Páginas

Páginas favoritas

martes, 28 de julio de 2020

Mons. Taussig y el cierre del seminario de san Rafael

Aunque parezca intempestiva, la decisión de Mons. Eduardo Taussig de cerrar su seminario diocesano, con cuarenta seminaristas en formación, responde a su particular psicología.

El comunicado de prensa —que publicamos ayer— fue escueto pero luego, el vocero episcopal fue un poco más claro con los medios de comunicación. La decisión, dice, fue tomada por la Santa Sede debido a la desobediencia demostrada por buena parte del clero sanrafaelino al negarse a dar la comunión exclusivamente en la mano tal como había dictaminado su ordinario. Es decir, el seminario se cierra porque los sacerdotes son desobedientes.

Estas declaración del lenguaraz de Taussig merece un análisis.

En primer lugar, resulta muy raro que la Santa Sede tome motu proprio una definición de tamaña gravedad —estamos hablando del seminario más numeroso de Argentina—, en un tiempo tan breve y sin mediar siquiera una visita o una investigación más profunda. No es ese el modo de proceder de la Curia. Lo que estimo es que el propio Mons. Taussig le ofreció a Roma el cadáver de su seminario. Es decir, planteó en Roma las cosas según se versión, les dijo que quería cerrar el seminario y Roma, lógicamente, dio su apoyo. Y no tanto porque San Rafael fuera un seminario conservador, sino porque era esa la voluntad de su obispo, que es príncipe en su diócesis.

En segundo lugar, la mentalidad mezquina y ruin de Taussig traslada la culpa de la decisión a sus sacerdotes que, según él, son desobedientes. Ellos son los culpables —y el vocero episcopal se preocupa de dejarlo claro—, del cierre del seminario y pesará en sus conciencias. ¿Tendrá razón?

Los sacerdotes, efectivamente, desobedecieron pero no lo hicieron por un ánimo de rebeldía o por una personalidad revolucionaria. Lo hicieron por una cuestión de conciencia, y en este punto resulta clave recurrir a San John Henry Newman, que tan claramente estableció los estrechos límites entre conciencia y obediencia. 

Su teología de la conciencia en relación con la autoridad magisterial de la Iglesia, y por tanto del propio obispo, sostiene la soberanía pero no la autonomía de la conciencia individual. La conciencia es soberana porque es “vicaria de Dios”, su sustituta o delegada, pero no es autónoma porque no es un dios sino una sierva de Dios. La conciencia es la portavoz no de la personalidad individual o del propio temperamento sino de Dios. Dado que los católicos creemos que Dios habla a través de su Iglesia, la conciencia católica escucha el eco de la voz de Dios en las enseñanzas de la Iglesia. Si ellas son afirmativas o positivas (“dar la comunión sólo en la mano”, por ejemplo), la conciencia individual debe juzgar su aplicabilidad en cada caso particular. Pero incluso cuando son absolutas o negativas (“no dar la comunión en la boca en ningún caso”, por ejemplo), la conciencia debe decidir si una acción particular cae de hecho dentro de esa orden. Tanto la enseñanza positiva como la negativa requieren una cuidadosa evaluación teológica y una interpretación de acuerdo con las normas teológicas y las tradiciones de la Iglesia. Según Newman, entiendo, los sacerdotes de San Rafael actuaron de acuerdo a su conciencia que, en este caso particular, primaba sobre la orden del obispo. 

Podrá decirse con razón que, si quieren seguir su conciencia, que estén dispuesto a atenerse a las consecuencias. Y ellos los estaban. De hecho, varios de ellos las sufrieron siendo expulsados de sus puestos como informamos en este blog. Pero nadie esperaba que las consecuencias las sufrieran otros, en este caso, el seminario diocesano. Eso se llama represalia y es propio de las mentalidades inmaduras o enfermizas, o ambas. “Préstame la bicicleta”, le pide Juancito a Pepito. “No te la presto”, dice éste. “Entonces te rompo tu autito favorito”, remata Juancito, mientras estampa su pie sobre el juguete. 

En conclusión, los sacerdotes actuaron como corresponde a un católico. Con Newman, ellos también podrían brindar por Mons. Taussig, su legítimo obispo, pero antes brindarían por su conciencia.

Alguien comentó en este blog que la culpa la tenían los laicos que habían manejado imprudentemente la situación. Quizás en algunos casos hubo imprudencia, pero no me parece que así sea en términos generales. Lo que los laicos hicieron fue solicitar respetuosamente al obispo que les permitiera comulgar en la boca y, luego, juntarse a rezar a las puertas del seminario y de la catedral. No fue el caso de algunos católicos mexicanos que obligaron a sus sacerdotes a punta de pistola a celebrarles misa.

Muchos entienden que el cierre del seminario fue una decisión personal del Papa Francisco y que Taussig no es más que su ejecutor. No lo creo. Si Bergoglio hubiese tenido en mente cerrar el seminario de San Rafael, lo habría hecho hace años. Y en esto conviene ser realistas, y más allá del afecto que pueda tenerse por ese semanario, hay que reconocer que se trata de una casa de formación de una diócesis marginal, pequeña y pobre. San Rafael no es el centro del mundo, ni de Argentina y ni siquiera de Cuyo, y tampoco es la universidad de París del siglo XIII. No entra dentro del radar pontificio. Esto no significa que Francisco no haya estado al tanto de la decisión. Seguramente así fue, y la aprobó, pero lo hizo a instancias de Taussig.

¿Por qué entonces el obispo tomó tamaña decisión que le granjeará el odium plebis y le impedirá asomar la nariz fuera de su guarida? En un primer momento, supuse que habría negociado una salida: “Yo les hago el trabajo sucio y usted me sacan de San Rafael y me ubican en una diócesis mejor”. Ya no estoy tan seguro que sea así. Taussig actuó de ese modo como reacción propia y previsible de su psicología inmadura, sin medir las consecuencias. No me parece probable que  a Bergoglio, que es quien controla la iglesia en Argentina, le interese promoverlo. Sabe quién es y lo desprecia. Más aún, no sería raro que ese mismo odium plebis sea el motivo para misericordiar a Taussig como han sido misericordiados otros obispos que no gozan de las simpatías pontificias. Y si es que Taussig quiso negociar con Bergoglio, se equivocó de cabo a rabo: quien gitanea con los gitanos, irremediablemente pierde.

Esta hipótesis se fortalece por el hecho de la enorme imprudencia demostrada al anunciar el cierre del seminario seis meses antes de su efectivización. Un gobernante prudente habría anunciado solamente el nombramiento de un nuevo rector y, a fin de año, anunciaría el cierre. ¿Cómo hará el rector para regir los meses que quedan? El ambiente de los seminarios es siempre malsano; en este caso será irrespirable. No sería raro que dentro de un mes, de los cuarenta seminaristas sólo queden cuatro. ¿Qué motivo tendrán los pobres muchachos para seguir allí?

¿Qué harán? Pues tendrán que discernirlo, y yo les sugiero que no lo hagan a la sombra de Taussig o sus mandaderos. Sólo espero que no se les ocurra optar por algún otro seminario argentino; sabemos lo que son, y no resistirían allí más que unos pocos meses. Si me lo permiten la sugerencia, lo que yo les aconsejarían es que opten por algún instituto tradicional, donde podrán terminar una formación aceptable y ejercer un apostolado fecundo. El Instituto del Buen Pastor, o el de Cristo Rey o la Fraternidad San Pedro son opciones. Aquí se ha mencionado a la FSSPX. No lo veo. No hay compatibilidad en ninguna de las dos partes.


A pesar de que mis pecados son muchos y espero salvar mi alma, no quisiera estar yo el pellejo de Mons. Taussig cuando, en su lecho de muerte, se enfrente a su historia y a su conciencia y, cargado con esos petates, se presente ante el tribunal divino. 



46 comentarios:

  1. Quizás este el momento para que la formación de los futuros sacerdotes tome otros rumbos. Ya lo decía Bouyer:
    "Ordenar hoy a mozuelos de veinticinco años, que se apresuran a hacerse llamar “¡Padre!” (o como Knock: “¡Llámeme doctor!”) por hombres que habrían podido traerlos al mundo, es una absurdidad que no tiene nombre. No debería permitirse que se confirieran órdenes mayores a hombres de menos de treinta años, y nadie debería ser admitido en el seminario sin haber hecho estudios superiores completos y ejercido la respectiva profesión por lo menos un año, o haber recibido una formación laboral igualmente completa, en la industria o en el campo, y haberse ganado el pan algún tiempo en estos menesteres. Mientras no se llegue a esto, mucho me temo que no haya en el sacerdocio más que eunucos o, lo que es casi lo mismo, adolescentes perpetuos, incapaces de salir nunca de un estado esquizofrénico".

    ResponderEliminar
  2. El IBP, el ICRSS y la FSSP no tienen nada que ver con el seminario de San Rafael. Son congregaciones religiosas donde se celebra exclusivamente los ritos antiguos, se estudia latín, hay amor por los trapos, etc., etc.
    En San Rafael son conservadores y hasta ahí. No tradicionalistas. Son de la vertiente neocon, que en el fondo están en las antípodas del tradicionalismo.
    Por otro lado, el que tiene vocación a la vida diocesana se ahogará en el infierno de la vida en comunidad.

    ResponderEliminar
  3. Lo de "compatibilidad" no es correcto. En primer lugar no entrarían en ningún caso de los mencionados en un Seminario Diocesano y deberían adecuarse al espíritu de cada Seminario de esas congregaciones. En tal caso el Buen Pastor o la misma FSSP entonces tampoco porque tienen su origen en la propia FSSPX y, por eso, no son birritualistas. El Seminario de Mendoza no era tradicionalista sino conservador, que es distinto. Un tema es la Misa al momento de ver potenciales candidatos o desde ellos los seminarios. Puede ser que en EEUU quede algún diocesano pero deberán conseguir el traslado de San Rafael al seminario diocesano.
    Además está el espíritu de cada congregación. Respecto a Cristo Rey tampoco porque, además del tema de la Misa, son muy europeos para los "Latinoamericanos". Cada cual buscará lo que pueda, como pueda y en cada Seminario y Congregación verán si el candidato se adecua a cada congregación y comenzando todo, se reitera, por el tema de la Misa.

    ResponderEliminar
  4. La típica tolerancia de los intolerantes, como masones, "progresistas" (sic) y otras gentes de mal vivir.

    Mientras hagas lo que se te ordena, eres bueno.

    Si no haces lo que se te ordena, eres pésimo.

    Respecto a comulgar en la boca o no, a efectos de frenar el coronavirus, con los internos del seminario es completamente irrelevante:

    Los que se tenían que haber contagiado se han contagiado ya; y los que no, no.

    Esos son los inconvenientes -y las ventajas- de vivir juntos en el seminario y aislados de la población.

    Pero la gravedad, rapidez y final de la decisión de este pelado mitrado subraya algo:

    Que esto no tiene absolutamente nada que ver con el coronavirus, sino con los cambios litúrgicos impuestos a la Iglesia Universal por el tándem Bugini-Montini contra la petición expresa de los Padres Conciliares de dejarlos como estaban y que Bergoglio ha declarado públicamente que no va a cambiar y que no habrá "marcha atrás".

    Ese seminario estaba formando sacerdotes que no comulgaban con las fantasias a-teologicas de Bergoglio y de la mafia de San Galo.

    Es decir, estaban creando un "problema" futuro que no es tan futuro en cuanto se ordenen.

    Ese seminario tenía pues que cerrar y los seminaristas tenían que dispersarse -si es que los seminarios criptolutetanos los quieren acoger, porque los chicos están contagiados no de coronavirus sino de catolicismo-

    ¿Cabe redención?

    Sólo si lo suplican de rodillas a la Pachamama Concepción, se convierten a la ideología LGTB y piden perdón por la "conquista" de los que vinieron a cambiar el clima aserrando el Amazonas a cambio de dólares yanquis en el siglo XVI y los misioneros católicos que vinieron detrás.

    Así (de mal) está el patio.

    Mis felicitaciones para este criptogalo, por haber obrado con rapidez, soberbia y firmeza.

    Ahora, los donantes tienen la obligación de recuperar sus donaciones, que no eran para esto.

    ResponderEliminar
  5. Coincido plenamente. Pero si el negocio una posible salida, no sería factible que para evitar una rebeldía en masa (al estilo 27 pero de sacerdotes buenos), se designe un obispo hecho y derecho que decida reabrirlo?

    ResponderEliminar
  6. Buen análisis, don Wanderer. Es realmente lastimoso lo que ha sucedido. Me preocupan, realmente, los seminaristas.
    En cuanto a su consejo, lo comparto, en parte. Coincido plenamente en que deberían recurrir a un seminario tradicional. Los propuestos están bien, pero no veo porque descartar a la FSSPX. Puede no gustarnos del todo algunos aspectos formativos de sus seminarios, algún matiz por aquí, otro por allá. Pero no deja de ser eso, matices, algo accidental. No se puede poner demasiado puntilloso hoy en estos tiempos. Si hubiesen variopintos seminarios, de diferentes órdenes y congregaciones, todos tradicionales, uno podría ponerse más fino y decidir a cual entrar. Pero hoy en día don Wanderer, un seminario de la FSSPX es como una coca cola en el desierto. Es cierto que a algunos sacerdotes que ingresan a la FSSPX ,provenientes de las diócesis u otras congregaciones, les cuesta adaptarse a la forma de vida y apostolado adoptado por la Fraternidad. Aunque no veo en esto contraindicación absoluta para algunos de los seminaristas de San Rafael. Más de uno encontraría un lugar de paz allí, dónde rezar y formarse sin tener torturada la conciencia continuamente. Quizás no será la universidad de París, como usted dice, pero es lo que hay...y es bueno. No me imagino en tiempos de catacumbas, anhelando los primeros cristianos la solemne procesión de Corpus Christi ( si hubiese existido en ese tiempo); si se entiende la comparación. No es cuestión de ser pintilloso con añadiduras en estos tiempos. Desde ya, algunos tendrán otros venerables destinos, pero la Fraternidad, por sus grandes bondades (entre ellas, la cercanía) sería un destino más que apetecible.
    Cordialmente.
    A.G.

    ResponderEliminar
  7. Mas alla de la psicologia de Taussig que claramente es la de una almeja que cada dia se entierra mas, tambien esta la psicologia de Bergoglio que le gusta cocinar las cosas despacio y aprovechar los momentos. La encuesta del COnicet que hizo saltar a Trucho marco que la mayor cantidad de catolicos profesos esta en Cuyo, el plan comenzo con Lozano en San Juan, Colombo en Mendoza y los amigos Braida en La Rioja y Barba en San Luis. Bergoglio espera y se sienta a ver pasar el cadaver de su enemigo

    ResponderEliminar
  8. Don Wanderer, gracias por la meridiana claridad. Comparto casi todo lo que dice, en especial el equilibrio al opinar sobre el seminario.
    En mis años mozos tuve la intención de entrar al seminario, y busca que te busca, el de san Rafael era una buena opción, según me dijeron muchos conocidos.
    Pero resulta ser que yo no era fanático de unos folkloristas conocidos (aunque no desprecio el folklore argentino, no es la música que me acunó), ni era mi costumbre usar poncho y boina vasca. Al conocer algunos seminaristas me dieron muy buena impresión, pero me dió la sensación de estar en el mar de las opiniones, de repeticiones de cosas muy buenas, pero no del todo profundizadas. Nada malo sin duda, pero no era un centro de intelectualidad.
    Muy varonil el ambiente, pero demasiado "uniformado", espero que entienda lo que quiero decir. Sin duda que el producto del seminario era lo mejor para ese lugar, pero "para ese lugar". Y me impresionó mucho la afición de muchos laicos a una mujer vidente que hasta recibe estigmas. Las discusiones sobre cuestiones opinables sobre las que había que estar de acuerdo sí o sí, y un sinnúmero de dogmas que no son dogmas.
    Así como por comulgar en la mano, hubiera sido lo mismo si se trataba de usar o no usar la sotana, o cosas por el estilo.
    Gracias a Dios que hace milagros, hay muchos curas buenos, nobles y por demás inteligentes que han salido de seminarios pésimos.
    La ascesis de estos hombres durante esos años se ve en los frutos de la actualidad, y muchos ellos sin la ayuda de los "tradicionalistas" que no saben lo que cuesta una sotana. En fin, es triste el panorama. Dios dirá.

    Sceccu puviru.

    ResponderEliminar
  9. Desde el principio hubo algo violento en la existencia de ese seminario. Todo el proyecto IVE y sus adherencias tienen una marca muy fuerte de voluntarismo que fuerza la realidad. No significa que esté bien el progresismo, pero quiero decir que el seminario sanrrafaelino forma parte de un conflicto no terminado. El cierre es un nuevo acto de una tragedia eclesial que en la Argentina tiene sus propios capítulos. Tan torpe todo, tan falto de hondura espiritual todo.
    Pobres jóvenes ! son víctimas de una historia que ellos no empezaron y de la que sólo conocen un relato, sin poder alcanzar la perspectiva para entender el embrollo en que están metidos.
    Adultos, curas, obispos, laicos, de mucho amor propio, de poca espiritualidad y de mucha ideología, no tienen caridad con ellos.
    Les sugiero a esos jóvenes que hagan vida de laico por un tiempo, trabajen y estudien, lejos de estructuras iglesiásticas. Mantengan la fe, hagan oración mental, practiquen la caridad y la vida sacramental, busquen buenas amistades fuera de esta tragedia. Dios les mostrará el camino y obrará en Iglesia.
    Sin conocerlos personalmente, con afecto de padre y hermano en la fe,
    fr. Tortuga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lamentable y lastimoso comentario. Tipico de un resentido o bobo con aire intelectualoide.
      Se puede Hablar de los seminarios de San Rafael por los frutos que han dado.
      "Voluntarismos", poca "profundidad espiritual","mucho amor propio", "ideologia" y demas acotaciones habla del poco conocimiento de estas casas de formacion o de maldad y odio manifiesto a estas obras de Dios. Ademas de los consejos estupidos y de tinte liberatico que osas dar a estas pobres almas desamparadas por su pastor. Realmente lamentable.


      Eliminar
  10. "La decisión, dice, fue tomada por la Santa Sede debido a la desobediencia demostrada por buena parte del clero sanrafaelino al negarse a dar la comunión exclusivamente en la mano tal como había dictaminado su ordinario". Este argumento es un sofisma, y clara excusa irrelevante, pues en nada tiene relación la actitud de sacerdotes que están "fuera" del seminario; si el "buena parte" son los que están "dentro" se cambian y listo. Tampoco tiene asidero alguna desobediencia de los seminaristas, los que no se adapten se van. Sería algo así como si el dueño de una radio decidiera cerrarla porque los corresponsales en otros países se niegan a seguir la linea del dueño o lo propio hacen algunos empleados locales. Todo esto publicitado no es mas que una falacia, sobre la verdadera causa no podemos tener más que especulaciones pero ante la gente el responsable es el mentiroso obispo.

    ResponderEliminar


  11. El Padre José Antonio Álvarez, vocero del Obispado de San Rafael explicó cuáles han sido las razones por

    En diálogo con LV4 El P.Álvarez señaló que la situación se originó a partir de las normas que se dieron por la cuarentena.

    “Cuando se abre la posibilidad de la participación de fieles en la misa, que estaba restringida y para poder lograr que al menos 30 personas pudieran participar. Se aceptó también y se acordó con la autoridad civil, entre las distintas Diócesis del país, particularmente en Mendoza, que la comunión, que es el único momento de contacto físico que hay en la celebración litúrgica, se diera en una de las dos formas legítima de recibirla, que es en la mano, para evitar un posible mayor peligro de contagio”.

    “En esto hay muchas opiniones –señaló Álvarez- hay que tomar una decisión, la más oportuna y prudente que se crea, y eso pensaron nuestros obispos, que era evitar el mayor riesgo, había dos formas de recibir la comunión. En la mano se veía menos riesgoso y se aceptó transitoriamente. Esto será durante este tiempo, que va a pasar, porque si bien nos parece que es eterna esta cuarentena, en algún momento se va a acabar y las cosas van a volver a la normalidad. Esa decisión comenzó a ser resistida por algunos, tergiversada por muchos, diciendo que el Obispo los obligaba a comulgar en la mano, lo cual no es verdad. Era una opción posible. Y quien no lo aceptara podía seguir haciendo la comunión espiritual, como lo habíamos venido haciendo desde el comienzo de la cuarentena. Esto creó malestar y mostró mal espíritu. Un espíritu de desobediencia, de rebeldía y de contestación a la autoridad, incluso en muchos casos de ofensa a la autoridad. Esto sucedió también en el contexto del seminario, no por los seminaristas, ellos están bien, pero sí por varios de sus superiores, con alguna honrosa excepción. Esto trascendió enormemente, salió de las fronteras de nuestra diócesis y por obra de este mismo espíritu contestatario, no acorde a la disciplina y al convivir de la Iglesia Católica, se convirtió en una verdadera guerra. Intervino la autoridad máxima de la iglesia, quien entendió que si quienes mantenían esa actitud eran formadores del Seminario, entonces el mismo se debía cerrar, al menos hasta que la situación cambie”.

    Los seminaristas, un grupo de 39 personas serán relocalizados en otros seminarios.

    El vocero del Obispado confirmó que puede haber habido actos de desobediencia previos, que en general no afectaban a tantos miembros del clero.

    “Es lamentable que se tenga que cerrar, teniendo en cuenta que es una obra en la que se ha trabajado durante muchos años y lo que pretenden lograr es conseguir un grupo de formadores que garanticen que esto no va a ocurrir de nuevo. Es un dolor muy grande. El Obispo se manejó estos meses tratando de evitar que esto de todas las formas posibles y la respuesta de muchos fue que esto se convirtiera en un escándalo y son ellos los responsables de que se llegara a esta situación. Las mentiras, calumnias y violencia no es el camino cristiano para resolver estos problemas, así es que esperamos que lo piensen bien, conviertan su corazón y vuelvan al ceno de la Iglesia, que está siempre abierta para recibirlos”.

    “En este punto ya se han bajado instrucciones desde la Congregación del Clero, que es el Ministerio del Papa, para este tipo de temas. Las personas serán reubicadas en otros oficios. Es difícil que se pueda encontrar un lugar para que vayan todos juntos. Se verá dónde conviene enviarlos, y eso llevará todo este semestre. Será un trabajo del Obispo, del Rector recién nombrado y del equipo de formadores que estarán acompañándolos, para ver que todo se haga correctamente. Y esperamos pronto volver a tener nuestro seminario”.

    Finalmente Álvarez se esperanzó en que “Dios sabrá sacar buenos frutos de esta prueba".

    ResponderEliminar
  12. Don W. En estos dias estuve leyendo el rol del sacerdote FX Morgan en la vida de JRR Tolkien. Y ahora me topo con esto del obispo. ¿Sabe que me fastidia? El burdo manoseo. Como padre de 4 hijos varones me da asco este tipo de manoseo y ahora que le va a decir a las familias de los seminaristas???.
    Que Dios nos bendiga con curas mas responsables.
    Sdos. P.

    ResponderEliminar
  13. Sobre la desobediencia, acto heroico por parte de los sacerdotes. Cito texto "sacerdotes, efectivamente, desobedecieron pero no lo hicieron por un ánimo de rebeldía o por una personalidad revolucionaria. Lo hicieron por una cuestión de conciencia sacerdotes, efectivamente, desobedecieron pero no lo hicieron por un ánimo de rebeldía o por una personalidad revolucionaria. Lo hicieron por una cuestión de conciencia"
    Pregunto, monseñor Lefebvre no desobedeció por la misma causa de conciencia? Y vuelvo a preguntar, entonces porqué don Maciel es considerado como un excomulgado y los sureños no? No hay peor ciego que el no quiere ver.

    ResponderEliminar
  14. Es impactante cómo miente Álvarez... Basta comparar todas las declaraciones que ha hecho para notar las contradicciones. Pero, que increíble que sea capaz de mentir tan descaradamente...quien tiene al final la culpa Álvarez... Los curas, los formadores o los laicos que mienten, calumnian y hacen actos de violencia.
    En qué mienten... que no obligó el Obispo a comulgar es cierto, pero que los trata de conciencia recta pero mal formada no se puede negar. Esta en el video de su catequesis.
    Y que en el seminario no se podía hacer comunión espiritual lo dijo él mismo al afirmar que acá se trata de una prueba de obediencia.
    Lo de la calumnia... tendría que decir cuál mentira han dicho. y comó ha afectado su fama.
    Y acusar de violencia a los fieles es un descaro tremendo. Si lo afirma por los recursos que algunos fieles hicieron contra la medida tiene una mala idea de qué sea violencia.... Y atentados contra su persona no ha habido.
    Solo se ve la patética situación de un hombre que habla según el viento que corra

    ResponderEliminar
  15. "A punta de pistola..." esa frase me iluminó. Habría que ver cómo obrarían estos valientes obispos "a punta de pistola" (laica, porque la punta de pistola bergogliana ya la tienen puesta). Son tan capaces de realizar estos actos "heroicos" a los ojos del progresismo y de Bergoglio... Hermoso sería que se formara un lindo batallón para dar "justicia por mano propia", al sacrilegio, a la apostasía y a la herejía de los obispos. Al modo como se manejaba en otra época la curia Romana... a la italiana, las cosas se hacían mejor.
    A ver cuándo los laicos entramos en acción! (seguramente seremos MUCHOS en alistarnos) "¡Hagan lío!" aconseja Bergoglio... bien sabe él de mafia. Y como muchos siempre lo afirman: "es la hora de los laicos". A ver si por el temor a la justicia humana (eclesiástico-laical), nuestros queridos obispos empiezan a tener más miedo al pueblo fiel que al "padrino" de Roma.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo 28/7 18:55. Fuera de tema, pero tengo que decirlo. Yo pensaba lo mismo que Usted con respecto a que los cambios en la liturgia fueron contra la voluntad de los padres conciliares. Ya en el punto 1 de la SC hablan de "reforma", aunque también usan la palabra "adaptación". Lea los siguientes puntos de la SC: 1, 4, 7, 14, 21, 22 (ojo, tiene tres sub-párrafos, pero en el resto del documento sólo se hace referencia al 22.2, es decir que en la práctica, asigna la competencia de cambiar el misal a las conferencias episcopales), 24, 25, 30, 32, 35, 36 (no dejarse engañar por el 36.1 sin leer el 36.2 y 36.3), 37, 40, 43, 44, 50, 54, 55, 57, 58, 62, 68. Después se mete con la reforma de los sacramentos, el breviario, y demás. Y después vuelve a la liturgia: 112, 119, 122, 128 (en este artículo es donde se deja la puerta abierta a cambiar de lugar el tabernáculo y adelantar el altar). Espero le sea útil.

    ResponderEliminar
  17. No veo claro esta explicación: "Los sacerdotes, efectivamente, desobedecieron pero no lo hicieron por un ánimo de rebeldía o por una personalidad revolucionaria. Lo hicieron por una cuestión de conciencia...". No. Lo hicieron por una cuestión de justicia. No tiene nada que ver con el asunto las intenciones, sino el objeto del acto. El objeto de la negativa de los sacerdotes es la justicia. Si pones por en medio la conciencia, comenzamos con los subjetivismos. Mal camino.

    ResponderEliminar
  18. Estimado Don wanderer:
    Con respecto a la sugerencia de que los seminaristas opten por una formación Tradicional, no veo de que otra forma podría ser, considerando el estado de los seminarios en el país.
    Con respecto a la compatibilidad con el Seminario de la FSSPX, ni usted ni nadie lo sabe a ciencia cierta, cada seminarista lo verá oportunamente y cada casa de formación hará su parte. Como dijeron mas arriba, en época de catacumbas no podemos ponernos en exquisitos.
    Hay algo que es de sentido practico: No se que seminarista de San rafael, va a priorizar y elegir un seminario en el exterior (Como es el caso de FSSP o IBP) por sobre uno en el país, de excelente formación.
    Puede no gustarle a varios ciertos matices, pero hoy por hoy, es la opción mas viable (recalco, viable, en cuanto a mejor o peor, cada alma sabrá).

    ResponderEliminar
  19. Al anónimo de las 19:39...le salvo la buena intención que creo leer en sus comentario, pero...qué ensalada! Si ud creía tener vocación, los argumentos que esgrimió para no ingresar en el de San Rafael son superficiales y de nulo peso. Ahora ya es tarde, pero hubiera sido bueno que se diera una vuelta por dicha casa de formación. Nadie lo hubiera obligado a usar boina, escuchar a los Chalchas o creen en vidente alguna.

    ResponderEliminar
  20. Archivada una denuncia arbitraria contra un buen obispo, Monseñor Sergio Fenoy:
    https://www.airedesantafe.com.ar/judiciales/abusos-sexuales-la-iglesia-desestiman-denuncias-contra-monsenor-fenoy-y-la-secretaria-ninez-santa-fe-n164589

    ResponderEliminar
  21. A don Pablo Segura: si vuelve a leer con serenidad su comentario-respuesta, podrá ver que resulta una buena confirmación de mi comentario anterior. Es muy bueno poder tomar distancia interior del calor apasionado del combate, para ver mejor las cosas. Mire usted cómo el señor de hs. 19:39 refleja a su modo el mismo diagnóstico. Viniendo de fuera de la burbuja se dio cuenta de que era algo raro. La reacción, la reacción contra el progresismo, no alcanza para ser un discípulo del Señor. La reacción alcanza para saber a d´`onde no hay que ir, pero no para instalarse en ella y construir a la fuerza una burbuja activa.
    fr. Tortuga

    ResponderEliminar
  22. A los amigos de Alvear: hay que superar el meloneo ramirense, el mundo y la Iglesia son mas grandes

    ResponderEliminar
  23. Anónimo 9:16: Tiene razón. Se trata de una cuestión de justicia. Lo que pasa es que, para Taussig es de justicia la obediencia; para los sacerdotes, es de justicia no dar la comunión en la mano.
    Como usted sabe, las virtudes cardinales deben ser aplicadas en cada caso particular de acuerdo a la prudencia, que es personal e intransferible, como dice Aristóteles.
    Y es parecido a lo de Newman: es la conciencia, "vicaria de Dios" en cada uno de nosotros, la que posee la soberanía y a la cual, en última instancia, debemos seguir.
    La cuestión de la conciencia se entiende muchas veces como una cuestión meramente subjetiva, y no lo es. Al menos, la teología de la conciencia de Newman, que es a la que me refiero, no lo es.

    ResponderEliminar
  24. Estimado Rodrigo: en efecto, no tienen mucho peso pero, yo no dije que era la única opción para dar respuesta a la vocación. Lo concluye usted. Solamente hice notar cierta nota llamativa de uniformidad, salvando que ese seminario tal vez fuese lo mejor para esa zona, y de cierto modo solo para ella.
    Pasa que cuando usted cuida el de atrás, tiene todo el derecho de ser lo más riguroso que pueda para conservarlo sano. Y estos asuntos también entran.
    No fue mi intención descalificar a nadie. Era un buen seminario, y salió de ahí muy buena gente, se puede constatar. Sólo expuse mi impresión. Pero, por ejemplo, que pasa si usted no está dispuesto a luchar por e uso de la sotana en el seminario? U esta, que es más difícil de resolver, porque habría que demostrar que la comunión en la mano es "per se" un sacrilegio, sosteniéndose que es una situación de excepción, quedando siempre la posibilidad de no comulgar, y sino demostrar que el virus no existe o que no es tan peligroso como dicen. Es ridículo que el obispo haya puesto semejante medida en el seminario, pero siendo que al ser instituido acólito va a tener que distribuir la comunión, espero que no sea cierto lo de las lágrimas. No es fácil de resolver el asunto, en la antigüedad y en todo tiempo hubo muchas maneras excepcionales de distribuir y recibir la comunión, testimonios que espero no vaya a poner en duda. Entonces, insisto, no es fácil, porque además esto ya es del orden de la prudencia, y en un seminario no es fácil. No podemos juzgar sobre eso, pero si se tira la cuerda a un loco es difícil saber cómo reaccionará. Hay consecuencias en estas cosas, lo sabemos bien. Al menos queda claro, y bueno, un chapuzón de agua fría y a despabilarse.

    Sceccu

    ResponderEliminar
  25. Francamente, este episodio del cierre del Seminario de San nRafael me ha llenado de franca indignación. Por supuesto entiende que el creyente, y con mayor razón el seminarista, está obligado a obedecer la voluntad del superior. Pero, lejos de conferirle este voto de obediencia la razón a Mons Taussig, entiendo que lo responsabiliza más acerca de todo lo que ha pasado en ese ejemplar testimonio de fe que es la comunidad de San Rafael. Porque, mal puede un cristiano negarse comulgar con la boca cuando esto mismo es lo que manda la Iglesia como prioridad en materia de comunión. Por consecuencia, mandar que se comulgue con la mano me parece, en el mejor de los casos materia discutible, y, por tanto opinable. Y, por lo mismo, al decir de San Agustín, de libre aceptación. Luego, entiendo que la decisión puede afectar a la fe, a la esperanza, a la caridad, y, desde luego, también a la caridad.

    ResponderEliminar
  26. «los sacerdotes de San Rafael actuaron de acuerdo a su conciencia que, en este caso particular, primaba sobre la orden del obispo.»

    No hace falta acudir a Newman: actuaron según su conciencia y amparados por el Derecho Canónico, que para eso está, para poner orden, evitar arbitrariedades y defender al débil. Lo que pasa es que, sobre todo desde Francisco, está de adorno, como en su momento la Constitución de la URSS. En estos momentos la Iglesia se rige según los principios de los Soviets, y lo único que se permite es aplaudir.

    ResponderEliminar
  27. “Todo deber ser se funda en el ser. La realidad es el fundamento de lo ético. El bien es lo conforme con la realidad.
    Quién quiera hacer el bien debe dirigir su mirada al mundo objetivo del ser. No al “propio sentimiento”, no a la “conciencia”, no a los “valores”, no a los “ideales y modelos” arbitrariamente propuestos. Debe prescindir de su propio acto y mirar a la realidad. (...)
    “El ‘justo medio’ de la virtud moral se determina por la virtud intelectual, esto es, por la prudencia; pero el ‘justo medio’ de la prudencia tendría que ser determinado a su vez por otra virtud; y de este modo surgiría una cadena sin fin. La respuesta de Santo Tomas dice:”No es necesario proceder hasta el infinito en las virtudes, porque la medida y la regla de la virtud intelectual no es otro género distinto de virtud, sino la realidad misma (I,II,64,3ad2)”
    (Pieper)

    El tema de la conciencia como regla principal del obrar moral es controversial. Podría admitirse con muchas distinciones, por ejemplo que la conciencia debería estar informada actual y perfectamente por la Caridad, siendo la prudencia infusa, en este caso, la norma próxima del obrar. De otro modo, este recurso a la “conciencia” a secas, es un anillo roto que ajusta a cualquier dedo, sea el de Taussig como el de los seminaristas.
    Lo grave del pretender forzar la conciencia de alguien, es que primero se ha forzado impunemente la “realidad de las cosas”,

    ResponderEliminar
  28. El último comentario de Javcus de las 13.50 me hizo acordar la terrible anécdota que incluye Martín Amis en su libro Koba el temible, Editorial Anagrama, Barcelona, 2004, pág. 161, citando al mismo Solzhenitsyn: “[Durante un homenaje a Stalin, quien estaba ausente] todos se levantaron y rompieron a aplaudir; nadie se atrevió a parar. Según la versión de Solzhenitsyn, cinco minutos más tarde los viejos jadeaban agotados. Diez minutos más tarde mirándose unos a otros con fingido entusiasmo y decreciente esperanza, los jefes de distrito siguieron aplaudiendo hasta que cayeron redondos al suelo, hasta que se los llevaron en camilla. El primero que dejó de aplaudir (el director de una fábrica local) fue detenido al día siguiente y condenado a diez años por otro delito”. Es un buen paralelo de lo que está ocurriendo hoy entre el colegio episcopal, el colegio de cardenales y el Papa.

    ResponderEliminar
  29. Es la pugna entre el orden moral y el orden teologal. La obediencia humana pertenece al orden moral y la obediencia a Dios al orden teologal. La diciplina que tiene un objeto moral se debe subordinar al orden teologal, es decir a la Fe; se obedece a Dios ante que a los hombres.
    La diciplina y la ley canónica tienen como objeto primordial la salvación de las almas, toda interpretación ardidosa es prevaricación en contra del bien de las almas y de la Iglesia.
    Este pobre hombre no se apoya en la Fe sino en su potestad de diciplinar, apoyada por el Gran Disciplinador de la iglesia; él solo no se basta, delatando su vacío doctrinal. Es el ejercicio de la potestas sin la auctoritas.
    Monstruoso o satánico es probar la obediencia de otro exigiendo un acto contrario a la piedad.
    R I Agüero

    ResponderEliminar
  30. Son responsables Taussig y Bergoglio, pues si uno ofreció el cadáver del seminario, el otro Bergoglio lo acepto. Es orden de Bergoglio, y algún muerto debe tener oculto Taussig en el placard que es fácilmente manejable. Sino no se explica su suicidio público.

    ResponderEliminar
  31. Pues si a los desobedientes les cierran el seminario, y esa forma tan fuerte de actuar se aplica a todos, voy a comprarme unas palomitas para ver desde mi sillón como cierran Alemania dentro de unos meses.

    ResponderEliminar
  32. Las disposiciones y órdenes de M. Taussig no solo avasallan la conciencia de los católicos sino que son contrarias a lo que ya ha ordenado y dispuesto la Iglesia. Sus órdenes carecen de valor legal y configuran en abuso de poder pues se opone al Derecho Canónico y al Magisterio de la Iglesia. Cada Obispo es dueño de hacer lo que quiera o tiene limites?. O lo que ordenan los Papas quedan en papel mojado y cada uno hace lo que le parece, de modo que un Obispo tiene más autoridad que toda la Iglesia y los Papas? Tal parece que es Taussig el rebelde y desobediente al Derecho Canónico y a TODO el Magisterio de la Iglesia. Solo cito algunos puntos

    Derecho Canonico Codigo 843.
    1. Los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes los pidan de modo oportuno, estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos.

    Congregacion del Culto Divino. Redemptionis Sacramentum

    90.En la distribucion de la sagrada Comunion se debe recordar que .[177] Por consiguiente, cualquier bautizado catolico, a quien el derecho no se lo prohiba, debe ser admitido a la sagrada Comunion. Asi pues, NO ES LICITO NEGAR LA SAGRADA COMUNION a un fiel, por ejemplo, solo por el hecho de querer recibir la Eucaristia arrodillado o de pie.

    [92.] Aunque TODO FIEL TIENE SIEMPRE EL DERECHO A ELEGIR SI DESEA RECIBIR LA SAGRADA COMUNION EN LA BOCA, [178] si el que va a comulgar quiere recibir en la mano el Sacramento, en los lugares donde la Conferencia de Obispos lo haya permitido, con la confirmacion de la Sede Apostolica, se le debe administrar la sagrada hostia.

    Instruccion MEMORIALE DOMINI.
    " La nueva forma de comulgar ( en la mano) NO DEBERA SER IMPUESTA, de modo que excluya el uso tradicional."

    Codigo Derecho Canonico
    385 Fomente el Obispo diocesano con todas sus fuerzas LAS VOCACIONES a los diversos ministerios y a la vida consagrada, dedicando especial atencion a las vocaciones sacerdotales y misioneras.

    391.2 El Obispo ejerce personalmente la potestad legislativa; la ejecutiva la ejerce por si o por medio de los Vicarios generales o episcopales, CONFORME A LA NORMA DEL DERECHO; la judicial tanto personalmente como por medio del Vicario judicial y de los jueces, conforme a la norma del derecho.



    ResponderEliminar
  33. Sigue sorprendiéndome la pasividad de la Iglesia. Parece chiste, pero no he escuchado un solo rezongo en todo este tema, mucho menos a un solo consagrado, de cualquier índole: sacerdotes, laicos consagrados, monjas, etc... hablar acerca de la cuarentena y sus implicaciones. Parece que la obediencia al Papa Francisco está por encima de la obediencia a Dios. Pero yo me pregunto: obedecen al Papa o a quién? Porque ni Francisco llega a estos extremos. Con todos sus errores y aciertos, lo conocemos bien, sabemos de qué es capaz y de qué no. El silencio de los consagrados es lo que duele. El resto, ponemos la jeta, como siempre. Al final, no solo los mantenemos (como acción caritativa), sino que además nos envían a cualquier lado. Vamos a ver cómo se resuelve todo esto, pero los seminarios son desastrosos, el nivel de formadores e, incluso, de los catequistas, es paupérrimo. Han convertido a la Iglesia en una ONG sin ningún tipo de alma, sin moral ni sentido. Esto, lo que estamos viviendo, es un desastre.

    ResponderEliminar
  34. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  35. Yo creo que más que una cuestión de conciencia lo es de respeto a la legalidad vigente. Según la ley general de la Iglesia, los fieles tenemos derecho a comulgar en la boca. Cualquier disposición episcopal en contrario es nula de pleno derecho por contravenir una norma de rango superior.

    ResponderEliminar
  36. ¿ Cuantas ordenación sacerdotales hubo en San Rafael desde 1991 , ( fecha del fallecimiento de Mons.Kruk..???

    ResponderEliminar
  37. La FSSPX en simplemente una Hermandad Sacerdotal, con fieles que no son "lefes" ni otra cosa, constituida para tiempos más que particulares, centrándose en la defensa de la tradición católica en la preservación del sacerdocio y defendiendo la doctrina tomista en su formación a través de seminarios aptos. Asimismo en los 6 seminarios internacionales de la FSSPX también se forman: dominicos, capuchinos, benedictinos y de otras congregaciones, inclusive de rito oriental como los ucranianos de la San Josafat que están bajo la protección de los obispos de la FSSPX. Bastante lograron para sólo 50 años de tragedia conciliar. Además como desprendimiento de ella surgieron la FSSPedro, el Ito Buen Pastor y, en parte, la SSJuan M Vianney de Campos, Brasil. Estas otras congregaciones también tienen sus seminarios, como la FSSP 2. Hay que ver todas estas y otras mas congregaciones (ICRSS, etc.), como oasis en medio de tragedia conciliar. Cada una con lo suyo. De lo contrario se cae en la visión contraria a la una, santa, católica (universal) y apostólica Iglesia en cuanto a sus marcas. Por ello hay que dejar de tener una visión socio-política (muy de la modernidad) de la vida religiosa.
    El seminario de San Rafael fue un intento, lo mismo que antes San Luis o Paraná, etc.

    ResponderEliminar
  38. Un católico no obedece a la autoridad, sea Papa o sea obispo, obedece sólo a la autoridad que obedece a la Autoridad de Dios.

    Por eso no hay que cumplir nunca jamás el mandato de la comunión y absolución de los adúlteros del num. 305 y notas 336 y 351, y el Rescripto ex audiencia de 5/6/17, publicado en el AAS del 7/10/16, que eleva la herejía a magisterio auténtico.

    En la Argentina no hay obediencia debida al superior, hay obediencia a la Constitución y a los principios superiores de la democracia y los derechos humanos, que afecta al más pequeño de los ciudadanos (lo que elimina la legitimidad de los terroristas, los corruptos y otros grupos violentos), según el art. 36 de la Constitución argentina.

    Lo mismo en la Iglesia: sólo se obedece al Papa, obispo, abad o superior si su persona (no es hereje, cismatico, cesado, actúa fuera de su competencia) y si su mandato está dentro de las Sagradas Escrituras y Tradición, el Magisterio conciliar y Pontificio vivo y tradicional, el derecho canónico y las leyes justas y no inocuas de su país.

    Son imposibles el Papa Stalin, el obispo Hitler y el abad Mao. La Iglesia no es la masonería, el partido comunista o una organización paramilitar, criminal o terrorista.

    ....

    Comunión: primero comulgan los que la quieren en la mano, y los últimos son los que lo quieren en la boca. Es lo lógico y racional. Darlo sólo en la boca va contra la norma escrita y tradicional. En las grandes epidemias medievales y modernas, se dio la comunión sólo en la boca.

    ResponderEliminar
  39. Al que preguntaba cuantos Sacerdotes ordenados: no encontré la cifra exacta, pero desde 1997 fueron mas de 55 Sacerdotes. En los últimos años fueron poniendo cada vez mas restricciones (cuando no la prohibición absoluta) al ingreso de candidatos extra San Rafael, lo cual disminuyó la cantidad de seminaristas.

    ResponderEliminar
  40. Al que preguntaba cuantos Sacerdotes ordenados: no encontré la cifra exacta, pero desde 1997 fueron mas de 55 Sacerdotes. En los últimos años fueron poniendo cada vez mas restricciones (cuando no la prohibición absoluta) al ingreso de candidatos extra San Rafael, lo cual disminuyó la cantidad de seminaristas.

    ResponderEliminar
  41. Don Wanderer, ¿Por qué dice que no es viable el seminario de la FSSPX?

    ResponderEliminar
  42. Yo no digo que el seminario de FSSPX no es viable, sino que no es compatible con el "espíritu" de San Rafael. Y a la inversa.

    ResponderEliminar
  43. Estimado Wanderer: estoy de acuerdo que el Seminario de la Reja no es compatible con con el de San Rafael, pero mi pregunta es como estos pobres seminaristas, podrán acercarse al IBP, ICRSS o la FSSP. La Reja esta "a mano" pero los demás están hasta donde yo se en otra parte del mundo, lo que no lo hace imposible pero lo dificulta. Saludos.

    ResponderEliminar
  44. Don Wanderer: El tema es que San Rafael a fin de año cierra, luego se termina su "espíritu", si es que ya existía como antes. No es de suponer que hay un "espíritu" en todo San Rafael. Luego ahora queda en cada seminarista que hacer y si el y sus circunstancias son compatibles con tal o cual seminario, diócesis, obispado. etc. Para el caso ¿Ud los ve en Devoto, San Justo, Córdoba, etc.? Además no son tantos, incluyendo los de Sudamérica: http://es.catholic.net/op/articulos/17413/cat/507/seminarios-diocesanos-en-centro-y-sudamerica.html / https://es.qwe.wiki/wiki/List_of_Catholic_seminaries#Argentina

    ResponderEliminar
  45. El problema de los seminarios parece insoluble. Una vez un muchacho que ya no daba más (en ese seminario) pero prometía mucho (intelectual, humana y espiritualmente hablando) tomó la celebre decisión de irse. Sin duda le habría ido bien en otro seminario del extranjero, pero no tenía nada en los bolsillos, ni él ni su familia. Recuerdo una conversación entre gente tradicional y de buen pasar económico (cuando no ricachones, aunque no me consta) en la que sopesando la posibilidad de costear ellos los viajes y gastos (el seminario no es gratis) se decidieron por no arriesgarse a un "mal negocio" ( a estas palabras las pongo yo, pero es lo que quisieron decir al fin y al cabo), porque, y ¿si deja? Todo al tacho.
    En la Iglesia viene pasando lo que pasa en tristemente en el mundo en el ambiente académico, etc. El que tuvo sus buenos morlacos y fué a estudiar a Europa volvió con apenas un poco más de lo que se llevó, siendo mediocre volvió mediocre, pero con un título de una ilustre universidad.
    Y pareciera que con los curas anduvo pasando algo así hace rato. Nadie duda de los grandes beneficios que un buen seminario puede hacer en la formación de un muchacho, pero los muchachos que entran son los muchachos que hay hoy en las familias, que aunque tradicionales no vayamos a pensar que es la gran reserva moral del país y de la iglesia.
    Al fin y al cabo, años ahí adentro y muchos con suerte salen sabiendo a medias el catecismo (del polaco, encima) Tal vez habría que pretender más curas rasos, de una formación sólida pero sin pretensiones de que sean astros (lo que natura non da, salamanca non presta) y si hubiera buenos gobernantes de iglesia, sabrían ellos a quienes encargarle dedicarse de ciertas cosas referidas a las ciencias.
    Es curioso, pero por lo general en lo seminarios, los profesores laicos suelen ser los que mantienen el nivel, y por eso en los años de estudios filosóficos se aprende más y mejor que en los años teológicos donde son mayormente curas los que dictan las materias.
    El p. Bouyer es de la idea de admitir a hombres de al menos unos 25 años de edad, con estudios o con oficio, que hayan trabajado o estudiado en serio. La verdad, que un hombre que no es capaz de ser padre de familia no debería ser sacerdote, espero que se me interprete bien. ¿Por qué imponer cosas que no van estrictamente ligadas con el oficio de sacerdote? Porque, al final queda todo en los papeles, pero en la realidad no es así.

    ResponderEliminar