Páginas

Páginas favoritas

jueves, 22 de febrero de 2024

Tucho, el Iluminao. 1º Parte: La depravación de la perversión

 


por Eck


El pontificado de Francisco no será castigado. Es el castigo.


El Francistucho en Capri, nuestra zeitgeist

Una de las cosas más sorprendentes de nuestros días es el pasmo de tantos al ver como pontífice a Francisco y a su fiel Tucho como doctrinero. ¿Qué esperaban, almas cándidas? ¿Acaso los espinos dan higos y las zarzas manzanas? ¿Que un Papa como Francisco nombrase a un decente o un erudito? ¿Que en el actual estado de la Iglesia se sentase un Papa santo y tuviera como mano derecha a un sabio? ¿No era más normal un papa Calígula y un asno al cual nombrar cardenal en vez de senador? Milagro sería y ya ocurrió con Benedicto, y no creo que vuelva a ocurrir en mucho tiempo... Si ambos personajes han llegado a la cúspide junto a toda esa Corte de los Milagros que los rodean, es por ser la viva imagen del estado hodierno de la Iglesia con su triple corrupción: de gobierno, de inteligencia y de moral

    Un Papa tirano y dictador, un defensor de la fe rijoso y mediohereje y una corte depravada repleta de corruptos, politiqueros, depredadores sexuales y otras malas hierbas ponzoñosas que tan bien conocemos. No es una casualidad; la corrupción del pecado infecta a todas las realidades y si una empieza a pudrirse profundamente, las demás acabarán por hacerlo si no se ataja a tiempo: la mentira con la verdad, la tiranía con el bien común, la inmoralidad con la pureza, el pecado con la santidad. Cosa dura y difícil porque desde la Caída, si algo cuesta a los hijos de Adán, es la humildad de sabernos caídos en el pozo y de la necesidad de la gracia divina para salir del hoyo, una gracia que nos dé fuerzas para luchar en pro de la justicia, la verdad y la caridad. En definitiva, el único bálsamo, la única medicina es la santidad, el amor a Dios y a los hermanos.

    Ya nos hemos centrado en la figura del Papa, ejemplo de tiranos en el terreno espiritual, y ya se ha hablado mucho de esa corte corrupta durante décadas. Es hora de centrarnos en la corrupción de la inteligencia, encarnada en la figura de Victor cardenal Fernández, alias Tucho, capaz de mezclar lo más alto y lo más bajo, la mística y el sexo en una coyunda gnóstica, repugnante y naturalista. Degeneración, inversión y herencia del puritanismo protestante y de la devotio moderna. Las tiranías bergoglianas pasarán con su deceso y la corrupción de la corte puede ser limpiada con derecho y justicia por un Papa honrado, pero el daño intelectual y espiritual de este gnosticismo modernista, y su hermano gemelo y contrario, el gnosticismo reaccionario, seguirán envenenando la Iglesia y consiguiendo el rebrote  sucesivo de estos males: sin contemplación perecen los pueblos y sin verdad mueren las naciones. Para hacer el bien es importante pensar bien. Y para pensar bien es necesario ver bien.

    Francisco y el Tucho son el espíritu de nuestro tiempo en la Iglesia y el Mundo; por eso han llegado a lo más alto sin oposición y por eso gobiernan hasta sobre sus enemigos más implacables. Lo tienen todo a favor, hasta a los moderados y neocones. Son la encarnación del Zeitgeist y al espíritu del tiempo sólo lo puede detener el Espíritu Santo.


La lujuria, la crueldad y el suicidio; todo queda en familia

No es baladí la obsesión tuchana por el sexo y las gónadas, nada extraña en tiempos del pontificado dictatorial de Francisco. Decía Belloc que temía al futuro no tanto por su lujuria como por su crueldad. Y es que van a la par. Se le olvidó que uno de los seres que mejor encarnó a ambas en un grado más puro fue también filósofo, ilustrado, revolucionario ejemplar y escritor inmoral, criado entre el pompierismo, el rococó y el sentimentalismo roussseauniano, cubiertas de la mayor escoria. Muchos ya habrán adivinado su nombre: el Marqués de Sade, el develador no reconocido de nuestros desgraciados tiempos. La fácil y justa condena de sus escritos —sentina y orgullo del infierno—, nos hace olvidar muy a menudo lo que nos puede enseñar sobre verdades olvidadas. ¿Cuantas veces no habremos escuchado con retintín y mofa la advertencia de los antiguos moralistas e historiadores que vinculaban vicio, libertinaje y lujuria con tiranía, opresión y crueldad? Al revés, la verdadera libertad está en la bragueta, nos dicen. Sin embargo, Donaciano Alfonso, marqués de Sade, les desengaña. Ateo coherente, materialista consciente lo afirma sin ambages llegando a la conclusión, a la raíz, a la destrucción como base de su lujuria, el otro como instrumento de los deseos y lo justifica:

… lo que hacemos al entregarnos a la destrucción, sólo equivale a operar una variación en las formas, pero que no puede extinguir la vida y supera entonces las formas humanas la tarea de probar que no puede haber crimen alguno en la supuesta destrucción de una criatura, de cualquier edad, de cualquier sexo o de cualquier especie que la supongáis…será por último necesario convenir en que, en vez de perjudicar la naturaleza, la acción que cometéis, al variar las formas de sus diferentes obras, es ventajosa para ella, ya que le proporcionáis mediante esta acción la materia primera de sus reconstrucciones, cuya elaboración se le volverá impracticable si vosotros no aniquilarais

    Esto fue escrito en su novela filosófica, Julieta o las prosperidades del vicio, y es que el buen marqués negaba a Dios, y sin Él todo esta permitido, y como única ley es la que estableció Aleister Crowley en su vida y obras: “Hacer tu voluntad será el todo de la Ley”. En el fondo late la primera tentación de nuestros primeros padres: Seréis como dioses. La lujuria está al mismo nivel en el cuerpo que el ateísmo en el intelecto y el voluntarismo en el espíritu, la triple negación de Dios, de la verdad y del hombre como su imagen y semejanza. Sin el Altísimo y el amor no se puede crear nada, su única forma de parecerse a la divinidad es la destrucción, la crueldad y, al cabo, el suicidio. Nuestro Señor habló de que el Diablo fue el primer homicida pero también fue el primer suicida. Por envidia, por querer ser un dios, se negó a sí mismo al querer ser el que no era y se odió por no serlo tanto como a Nuestro Señor por serlo. Un intelecto que no está abierto a la verdad, una voluntad cerrada a hacer el bien y un amor onanista y egoísta sin don, solo pueden estar abocados al odio, la soledad y la muerte. Así que hay un profundo vínculo entre las expresiones de lujuria pornográfica del Tucho, la tiranía, crueldad y destrucción del papa Francisco y el suicidio de la Iglesia, la negación de su pasado, su legado y su misión. No hablamos de las debilidades inherentes a todo ser humano caído o al desorden de la naturaleza humana por la concupiscencia, sino de algo más profundo, pues no sólo se cometen los pecados sino que se defienden.

    Hemos citado al diabólico marqués, pero su filosofía atea y materialista flaquea en un punto importante, y es que la voluntad es la negación pura del materialismo tanto como del entendimiento. Así acabó; décadas encerrado en la Bastilla y otras tantas internado en un manicomio. Se quedó a medio camino y traicionó su propia moral con una contradicción esencial: tuvo la honradez de defender sus ideas a capa y espada públicamente más allá de su utilidad personal, cuando su propia ética no le obligaba para nada. Fue a calzón quitado en vez de corromper de matute a los demás. Se sacrificó altruistamente por su idea cuando ésta fundamentaba un egoísmo absoluto. La podrida sociedad moderna podía escandalizarse hipócritamente con sus orgías mientras disfrutaba con sus narraciones; podía quemar sus obras farisaicamente mientras las leían morbosamente en secreto, pero no podía aguantar reflejarse en ese espejo: Troppo vero!!! Era el retrato oculto de Dorian Grey.

Y es que el marqués no era un depravado sino un perverso.


Perversidad y depravación

El marqués de Sade pagó muy caro sus cantos honrados y sinceros a la lujuria y la crueldad porque descubría el secreto que debía ser guardado celosamente y, además, negaba el principio espiritual de la Revolución. Reveló la luz a los no iniciados con su anarquismo escritural de cama y de crimen, y fue hereje del mal al negar el alma y lo espiritual cuando sus propagadores querían más la servidumbre del espíritu que la libertad de los instintos. Y nos preguntamos hasta dónde se asemejan el marqués y el Tucho. Sade era un pervertido y, como tal, se diferencia del depravado en que tiene una espiritualidad corrompida; en nuestro caso, una mezcla de sexualidad y mística religiosa o política. Ambos creen en esta mezcolanza con fe de carbonero y celo apostólico, son devotos y tienen deliquios del espíritu. Son, para mal de todos, generosos mientras que los perversos tienen una espiritualidad invertida, son demonios encarnados y condenados, odiadores y envidiosos de Dios y de todo bien, que laboran por la destrucción de todo y todos.

    Los pervertidos en su aspecto proselitista son peores que los depravados pues son los que extienden el mal, pudriendo con su labor, ejemplo y predicación a los demás, tentándoles más fácilmente al tener todavía rastros de bien, generosidad y bondad que justifican el mal que anida dentro. Son instrumentos, los tontos útiles de los depravados, que no se engañan acerca de sus doctrinas, hechos y principios. Estos se ocultan y necesitan de los perversos para su supervivencia, para su control y su poder sobre los demás. La corrupción que siembran los pervertidos es la base de los iniciados, sus cadenas, su potencia, su dominación. Por eso los que están entre bambalinas los promocionan a altos puestos y les dan influencia, apoyo y publicidad siempre que no crucen ciertos límites que les descubran antes de tiempo.

    Podemos ver la diferencia en esas vidas paralelas: el depravado era Voltaire y el pervertido Sade. Acertó de lleno Hugo Wast al mentar los manes de François-Maie Arouet —Voltaire— en sus novelas apocalípticas. Demasiado sagaz e inteligente y amplio conocedor de las entretelas del Mundo y de su príncipe para caer en la propagación del ateísmo racionalista y materialista de D´Holbach, Diderot y Hume, cándidos, pervertidos y sinceros filósofos. Y por eso prefirió difundir al ramplón del padre Meslier por su anticlericalismo, su verdadero punto de interés, pues no negaba lo espiritual ya que, por otro lado, estableció lazos fuertes con la masonería y fue iniciado oficialmente en 1778... Hipocresía pura en el mayor apóstol de los hermanos. Su labor depravada la extendió por todo el continente y unió a toda una serie de pervertidos como a Rousseau, al que abandonó cuando no le fue útil. Hizo que Federico de Prusia despreciase al devoto Euler, uno de los mayores genios matemáticos de la humanidad, por su defensa del cristianismo y ridiculizó bufonescamente por toda Europa al religioso Leibnitz, uno de los mayores talentos científicos de la historia, mientras se vestía con coturnos de filósofo y científico para atacar entre bromas y befas a la religión por ser enemiga de la razón. Sofistería y mentira pública pura de un enano frente a gigantes. ¿Qué descubrimiento hizo, qué nueva reflexión filosófica profunda escribió, que aportó a la ciencia y el saber? Nada. Eso sí, murió rico, con honores y reverenciado por toda Europa y nunca se la jugó por sus ideas. Su risa sardónica, su ironía vitriólica, su falsía egoísta prepararon la gran Revolución totalitaria y sanguinaria tras su muerte y que él mismo previó con sumo placer, relamiéndose los labios. Así se vengó de los jesuitas que le educaron en su juventud. Écrasez l’infâme! 


Conclusión

Así que no nos puede extrañar que vayan hermanados los escándalos sexuales, teológicos y políticos. La lujuria, la tiranía y la crueldad tiene la misma raíz como bien vieron los moralistas antiguos, la hybris, la desmesura de un hombre endiosado, sin fe ni corazón, déspota de sí mismo y de los demás, esclavo de sus deseos y sus apetitos, sirviente de su voluntad desaforada. Siempre pecó el hombre pero en épocas más sanas se reconocían límites y no se justificaban los crímenes; era la hipocresía el último homenaje que el vicio rinde a la virtud. La nueva hipocresía es lo contrario y mucho peor: “Antes, los deshonestos procuraban desesperadamente ser considerados honestos. Hoy, los honestos procuran desesperadamente ser considerados deshonestos” (Guareschi, D. Camilo y los jóvenes de hoy

Este es el contexto que explica al Tucho y nos puede hacer entender por qué ha subido tan alto un pornógrafo a lo divino gracias a un papa dictador y a una jerarquía corrupta. Es una de las faces de nuestro Zeitgeist: la lujuria espiritualizada de un alumbrado. 


28 comentarios:

  1. Es así don Eck, están totalmente vinculados porque, en definitiva, las consecuencias del pecado, todo pecado, cualquier pecado, aunque sean de cintura para abajo como menospreció el Papa, se propagan al todo del hombre, no son compartimentos estancos. E incluso esa relación que Ud. explica ha sido de alguna manera puesta de manifiesto por otros personajes nada vinculados a la Iglesia, o incluso también pervertidos. Ya en 1932, Aldous Huxley, en la introducción de Un mundo feliz, señalaba: «A medida que la libertad política y económica disminuye, la libertad sexual tiende, en compensación, a aumentar. Y el dictador hará bien en favorecer esta libertad. En colaboración con la libertad de soñar despiertos bajo la influencia de los narcóticos, del cine y de la radio, la libertad sexual ayudará a reconciliar a sus súbditos con la servidumbre que es su destino»
    Michael Foucault, gurú entre los gurús de los estudiosos del sexo, anunciaba en su Historia de la sexualidad que: “Poder y placer no se anulan; no se vuelven el uno contra el otro: se persiguen, se encabalgan y reactivan”. Muy buena entrada para poner en contexto la situación de la jerarquía al mando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien lo sabía Huxley ya que el conocimiento le venía de familia...familia muy metida en estos fregados desde que el abuelo defendiera a Darwin y creará organizaciones para controlar a la ciencia durante la época victoriana. Sabía de lo que hablaba.

      Eliminar
  2. Qué gusto leer esta mañana a Eck, su relato descarnado de la agonía que hoy vive la Iglesia no puede ser mejor. No sé, pero se me hace que de esta encrucijada fatal no vamos a salir como otras veces. Lo veo así porque la lucha contra herejías pasadas se daba en otro contexto. Antes de la aparición de la imprenta -por ejemplo- casi todos los fieles eran analfabetos, un problema que en cierto modo era una ventaja porque impedía que la gente sencilla se enterara de lo que ocurría en las altas cumbres de la Iglesia. Hoy la cosa es muy diferente, el desarrollo fabuloso de los medios de comunicación, especialmente internet y el mundo de las redes, permite que se conozca al instante lo que ocurre en cualquier lugar del planeta.
    Y visto que la carne es débil, la lujuria del mundo enancada en la pasión mística de Tucho hizo el resto para que este pontificado de Francisco sea "la viva imagen del estado hodierno de la Iglesia con su triple corrupción de gobierno, de inteligencia y de moral", como acertadamente hoy nos describe Eck con bisturí de cirujano.
    Ahora bien, ese es el diagnóstico crudo y sin anestesia de una realidad que nos abruma, pero..., ¿cómo termina la película? Pues para mi con un cisma brutal cuyos coletazos también tendrán consecuencias políticas en un mundo que a su vez viene a los tumbos herido por la guerra y el liderazgo maltrecho de EE.UU., una superpotencia que hasta ayer era indiscutida y hoy ni siquiera puede superar sus conflictos internos entre Biden y Trump, un dilema en aumento que amenaza terminar de la peor manera.
    Como vemos, todo tiene que ver con todo. La Iglesia y el mundo están en terapia intensiva. Es inútil mirar para otro lado.
    ¿Acaso vivimos tiempos apocalípticos? Me parece que sí. Es más, sospecho que para comprobarlo no habrá que esperar gran cosa.
    El croupier ya gritó ¡no va más! La bolilla ya está girando en la ruleta...

    ResponderEliminar
  3. Leyendo sobre la aceleración de los belgas, la oferta de trabajo -contrato de trabajo indefinido-, anuncio mediante de la diócesis de Dresde-Meißen (Alemania), el cúmulo de “buenas nuevas” que nos llegan –diariamente-; y, ver que el Papa asegura que las dos grandes crisis de nuestra época son el deterioro de nuestra casa común y las migraciones, lo de Tucho ya parece ser sólo una mancha más del mismo tigre (ver Infovaticana y La Cigüeña de la Torre; no más, para evitar mayores náuseas). También de mal gusto, claramente.
    Que Dios nos perdone a todos. Uno ya no sabe qué decir.

    ResponderEliminar
  4. Y en estos temas de lujuria y perversion, linda fotito le publicaron a Bergoglio en La Nacion, creo que ayer o anteayer con el satrapa del jesuita Rupnik, organizador de orgias y otras atrocidades.
    Menos mal que no vive ya el Petiso Orejudo, porque sino El Papa se retrata con el y completa el album de figuritas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no tenés una foto con Bergoglio fracasaste en la delincuencia.

      el Pulpero de la Recoleta

      Eliminar
  5. Epístola de Dan Pablo a los Romanos:
    "(...) 20 Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad, de forma que son inexcusables;

    21 porque, habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, antes bien se ofuscaron en sus razonamientos y su insensato corazón se entenebreció:

    22 jactándose de sabios se volvieron estúpidos,

    23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una representación en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos, de reptiles.

    24 Por eso Dios los entregó a las apetencias de su corazón hasta una impureza tal que deshonraron entre sí sus cuerpos;

    25 a ellos que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en vez del Creador, que es bendito por los siglos. Amén.

    26 Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza;

    27 igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío.

    28 Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, entrególos Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene.(...)"

    Al final del versículo 27 queda clarísimo lo mismo que dice el articulista: el pecado es el castigo.

    ResponderEliminar
  6. En la Filosofía del Tocador del Marqués de Sade entre el prefecto Fernández y sus libros ‘La Pasión Mística, espiritualidad y sensualidad’ y “Sáname con tu boca: El arte de besar”, sólo existe la diferencia entre el libertinaje ilustrado ateo y esta herejía del "erotismo místico". Realmente, dos mentes retorcidas que van hacia el placer, pero cada uno lo remodela en sus justificaciones según el gusto de la audiencia a la que va dirigida, ateo-pagana y pseudocatólico-progresista.

    Ésta es la entradilla del primer tomo de la Filosofía del Tocador, interesante de leer para ver el nivel de depravación filosófica a que se cae para pasársela bien, un ejemplo de "me gusta esto y busco una filosofía para justificarlo", y a la par, para desacreditar a quienes les obstaculiza tener muchas personas con las que compartir sus demencias, la Iglesia Católica y los padres, se dedica a la política del odio.

    Viene a decir que la Naturaleza nos hace viciosos y virtuosos, y esto es moral al ser objetivamente palpable, por lo que no debe de existir restricción religiosa, moral, social o jurídica, dando rienda suelta a lo natural.

    Sorprende la absoluta franqueza de sus repugnantes ideas satánicas, pura mentira y homicidio del alma, pero visto lo que sucede en la Iglesia, sigue de actualidad quien sólo debiera de ser execrado:

    La Philosophie dans le boudoir. AUX LIBERTINES: "Voluptuosos de todas las edades y sexos, sólo a vosotros dedico esta obra [Voluptueux de tous les âges et de tous les sexes, c’est à vous seuls que j’offre cet ouvrage]; nutríos con sus principios, porque favorecen vuestras pasiones [de la Naturaleza], y ellas —de las que os espantan los moralistas fríos y vacíos [católicos]— no son sino los medios de que se sirve la Naturaleza para conducir a los hombres hacia los fines que les ha asignado. Atended esas deliciosas pasiones [naturales]; sólo ellas pueden conduciros a la felicidad [de los sentidos].
    Mujeres lúbricas: que la voluptuosa Saint-Ange sea vuestro modelo; despreciad, a
    su ejemplo, todo lo que contraríe las divinas leyes del placer que la encadenaron [irónicamente, eleva a las leyes del placer natural a estatuto divino, es decir, la ley de la Naturaleza es un valor supremo].
    Jóvenes doncellas, durante tanto tiempo atadas por los lazos absurdos y peligrosos
    de una virtud imaginaria y de una religión repugnante [catolicismo]: imitad a la ardiente Eugenia; destruid, pisotead con su misma ligereza todos los ridículos preceptos inculcados por vuestros imbéciles padres [apreciable nivel de odio a la Madre y Maestra, la Iglesia, y a la Iglesia Doméstica, la familia de padre y madre].
    Y vosotros, gentiles seductores, vosotros que desde la juventud no tenéis más frenos
    que el del deseo, ni más leyes que las de vuestros caprichos [dictados por la Naturaleza], que el cínico Dolmancé os sirva de ejemplo; id tan lejos como él, si a su semejanza queréis recorrer los caminos de flores [la puerta ancha] que os prepara la lubricidad..."

    Por tanto, de un lado tenemos la justificación religiosa de su amoralidad (Sade usa de la Naturaleza; Fernández usa la mística; Rupnik parece que usaba el abuso de conciencia diciendo de sí que era "la máxima representación de la Santísima Trinidad" y "para que creciese su espiritualidad");

    y de otro, tenemos el desprecio hacia todo aquél y toda la sana moral que les impedía de tener el máximo de compañeros para elegir ejercitar sus actos perversos. Al final, lo que quieren es tener muchos pervertidos en su moral disoluta, para así tener más posibilidades de libre elección de compañero dentro de la comunidad y comunión de los pervertidos.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Eck.
    Gracias por este duro y descarnado artículo, que dice la verdad por donde se lo mire.
    La diferencia entre Tucho y Sade es que Sade sabía escribir, y Tucho se asemeja a alguien que carece de cultura.
    Jamás hemos padecido tantas tribulaciones los católicos.
    Ninguno de estos repugnantes inmorales y amorales se ha manifestado sobre la sacrílega profanación en la catedral de San Patricio, porque para ellos más importante es el cambio climático, los migrantes climáticos, las guerras, etc.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que es la firma del mismo Satan, el angel caido que gusta de la lujuria y la perversion porque eso reduce a las personas a objetos, rebaja su dignidad, no en un sentido intrinseco, pero si a los ojos del semejante.
    Es el abuso, el poder, la inmoralidad mas absoluta, a lo que conduce, torciendo el plan de Dios.
    Eso se esta tratando de imponer en la cultura o pseudocultura de esta epoca perversa.
    No puede ser que la Iglesia aliente y acepte semejantes cosas.
    Sin embargo, asi pasa.
    Nos hemos llenado de pervertidos y de gente que se lava las manos en vez de sacarlos a patadas, que seria un trato muy compasivo si vemos las atrocidades que dicen y que hacen.

    ResponderEliminar
  9. Yo me pregunto por qué Juan Pablo II y Benedicto XVI no hicieron nada contra los corruptos del Vaticano que pululaban desde hace mucho y ahora son funcionales a Francisco. ¿Por qué esa debilidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues porque eran buenas personas y porque estaban solos.

      ¿Tu por qué crees que ha habido tanto tiempo en Roma un Cardenal Nepote?

      ¿Por nepotismo?

      Bueno, parte sí; pero era la manera más efectiva de controlar la Curia Romana con alguien más joven (y por tanto con más energía ) y de absoluta confianza (porque era de la familia: "blood is thicker than water")

      En principio esto conviene a todo el mundo, porque queda mal que en una organización que se dice "cristiana", habla de "poner la otra mejilla" y se encomiende el perdón, como Cristo perdonó, el jefe supremo gobierne con un palo en la mano a la voz de orden y mando...

      Claro; así le fue al gentil Benedicto, que era un cacho de pan.

      Pero su buena fe y su modo manso de ser permitió que gente como BERGOGLIO y la Mafia de San Gallo se encaramasen en la Iglesia e hiciesen de las suyas.

      Una vez dado el golpe de Estado y ganada la confianza de los fieles, comenzó a hacer de las suyas:

      Obligar a todos los católicos a hacer lo que no quieren hacer con la excusa de:

      "está en el espíritu (sic) del Concilio".

      Y ya ves cómo se las gasta el mal bicho.

      Eliminar
    2. Porque en el fondo eran modernistas, aunque no fueran recalcitrantes como Francisco.

      Eliminar
    3. Pero ¡Andreas!, ¿qué "modernismo" ni qué niño muerto?

      ¿Quién dice que "eso" es moderno?

      ¿Quién dice que lo moderno es bueno?

      ¿Algo de los años 60 es moderno?
      (a parte de los Beatles y la vespa)

      Lo que es es una manipulación como una casa.

      Nos están diciendo:

      Esto es "moderno", por lo que es "in"; y si no lo aceptas es que tu eres "antiguo" y por tanto "out".

      El caso es que la Iglesia es tan antigua y el ser humano mucho más, que seguro que hay por ahí una o dos herejías con nombre latino parecidas o calcadas...

      Y no hay que pensar en Lutero, Calvino o Enrique VIII: Ellos también fueron víctimas de sus vicios y sus pecados y cayeron donde otros más santos cayeron siglos atrás...

      ¡Y eso que en aquellos tiempos no había malvados jesuitas!

      Eliminar
    4. Anónimo 17:34
      No entiendo su comentario.
      Realmente no tiene pies ni cabeza lo que escribe, no se puede ver cuál es su objetivo ni qué tiene que ver con lo que yo comenté antes.

      Eliminar
  10. Todo empieza por sustituir a santo Tomás por Rahner.

    ResponderEliminar
  11. «A menudo veía nuevas tropas de hombres caer como desde lo alto en esta ceguera del vicio. No vi que nada mejorase … Me hizo entrar en las tinieblas y considerar de nuevo la malicia, la ceguera, la perversidad, los engaños, las pasiones vindicativas, el orgullo, el engaño, la envidia, la avaricia, la discordia, el asesinato, la lujuria y la horrible impiedad de los hombres, todo tipo de cosas que sin embargo no les eran de ningún beneficio, sino que les hacía cada vez más ciegos y miserables y les hundían en las tinieblas cada vez más profundas. A menudo tuve la impresión de que ciudades enteras se encontraban situadas sobre una corteza de tierra muy fina y corrían el riesgo de hundirse muy pronto en el abismo.»
    [...]
    «Como él (Satán) hablaba de su derecho, y como ese lenguaje me sorprendía mucho, fui instruida que él realmente adquiría un derecho positivo cuando una persona bautizada que había recibido por Jesucristo el poder de vencerle se libraba por el contrario a él por el pecado libremente y voluntariamente»
    «Veo una cantidad de eclesiásticos castigados de excomunión, que no parecen inquietarse ni incluso saberlo. Y sin embargo son excomulgados cuando toman parte en esas empresas, cuando entran en asociaciones y se adhieren a opiniones sobre las que pesa el anatema. Veo estos hombres rodeados de una nube como de un muro de separación.»
    Ana Catalina Emmerick, Profecías del fin del mundo (Obras completas, vol. 15).

    ResponderEliminar
  12. Pervertidos y depravados, sean quienes sean, mala muerte tendrán. Ignoro cómo murió Sade , pero Voltaire tuvo una muerte infame, impía y dolorosa.

    ResponderEliminar
  13. Excelente! Si el nuevo Rito es casi igual al Anglicano y Luterano, vale verlos como estan para saber donde vamos. Marcelo

    ResponderEliminar
  14. Saben cual es el gran problema de esto? Que muchos seminaristas hoy son formados y viven bajo la guía de sacerdotes que manejan el mismo nivel de perversidad que tucho, escondiendo sus problemas no resueltos. Curas que ven sexo hasta en el meter la cuchara en la naveta.
    No hace falta tener alguna situación de acoso para entender la perversidad de esta gente. Se palpa en lo diario, en lo cotidiano. Ellos hablan y predican constantemente de el problema de vivir “disociados” de la fe, de la “esquizofrenia espiritual”, etc, cuando en realidad están hablando de sí mismos. Son incapaces de mantener criterios, modos, horarios. Ni hablemos de los estados de ánimo.
    Se refugian y se fundamentan en espiritualidades vacías. Y son los primeros en “cortarse”, alejarse. Algunos quieren aparentar incluso caminar con esta nueva iglesia, pero solo pasean sus sotanas unos minutos para hacerse ver pero sin ser capaces de permanecer, nisiquiera de animarse a compartir.. viven sumergidos en sus delirios cuasi monásticos, otra vez: totalmente disociados.
    Y no hablemos de la manipulación que ejercen constantemente, creen que por su oficio les es lícito escarbar hasta en lo mas profundo del foro interno de los candidatos. El problema de los seminarios no es ideológico, no pasa por ser tradi o progre; comulgar de rodillas o en la boca; guitarra u órgano; sotana o no sotana, el problema es justamente la el vacío espiritual que los sostiene, que no es más que la depravación.
    No hablemos intelectualmente, porque si espiritualmente están vacíos, son seres inertes, incapaces de cualquier razonamiento lógico.
    En fin, oremos porque detrás de los muros de piedra, incluso vistiendo sotanas y alzacuellos blancos, son capaces de hacer mucho daño.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No será mucho?

      Eliminar
    2. Vea usted a Tucho, y si, es mucho

      Eliminar
    3. — En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. Haced y cumplid todo cuanto os digan; pero no obréis como ellos, pues dicen, pero no hacen.

      Atan cargas pesadas e insoportables y las echan sobre los hombros de los demás, pero ellos ni con uno de sus dedos quieren moverlas.

      Hacen todas sus obras para que les vean los hombres. Ensanchan sus filacterias y alargan sus franjas. Anhelan los primeros puestos en los banquetes, los primeros asientos en las sinagogas y que les saluden en las plazas, y que la gente les llame rabbí.

      Eliminar
    4. El porno cardenal debe estar muy excitado leyendo como lo dehollamos vivo. Se lo ha ganado en buena ley.

      Eliminar
  15. Quien describe esa realidad es alguien que claramente conoce muy bien el paño. Me consta que son muchos los jóvenes candidatos que padecen a estos hombres. Lo triste es que mientras están ahí es muy difícil reconocer todo eso y animarse a decir, y aunque lo digan los obispos no hacen nada.
    Es serio el asunto, porque Tucho y toda esta gente ya tienen una vida más o menos hecha de la cual tendrán rendir cuenta, pero en los jóvenes y futuros sacerdotes? Los marcan para todo el viaje señores.

    ResponderEliminar
  16. Este artículo es una joya, ¿dónde puedo ampliar sobre la antropología de la Ilustración, sobre lo pervertido y depravado? Lo quiero incorporar a mis clases de Historia.

    ResponderEliminar