Páginas

Páginas favoritas

jueves, 12 de octubre de 2023

Dos reflexiones históricas

 

Mons. Andrea Pila, ministro del Interior de Pío IX.

Desde el mismo día de la elección del cardenal Jorge Bergoglio al pontificado romano alertamos desde el blog sobre lo que sucedería; lo dijimos mientras estaba sucediendo y lo repetimos ahora que ya sucedió: Bergoglio está desmantelando la religión católica, y lo seguirá haciendo hasta su muerte. Sin embargo, hay que reconocer que desde ese mismo 13 de marzo de 2013 el nuevo pontífice comenzó a sufrir grandes presiones. Sus genes peronistas y sus simpatías por el nacionalismo argentino siguen vivos y, por eso mismo, no creo que haya sido muy de su agrado, por ejemplo, recibir a Bill Clinton y a Alex Soros hace pocos meses. Yo sospecho que lo hace debido a las presiones que recibe. Si en un rapto de cordura decidiera, por ejemplo, intervenir todas las diócesis heréticas alemanas y nombrar interventores a los cardenales Müller y Brandmüller, creo que los mayores agravios no vendrían de los católicos alemanes ni de los obispos depuestos, sino de las fuerzas progresistas que operan en la sombra. Y las represalias no serían solamente vituperarlo en la prensa; podrían ir mucho más lejos, sobre todo en cuestiones económicas. Recordemos que pocos días antes del 11 de febrero de 2013, el poder financiero suspendió el código Swift del Estado Vaticano, aislándolo de ese manera del mundo e impidiéndoles realizar cualquier tipo de transacciones. Curiosamente, el swift fue rehabilitado dos días después de la renuncia del Papa Benedicto XVI. En conclusión, el Papa Francisco cede a todas las presiones que se ejercen sobre él. 

    Si volvemos los ojos hacia atrás, podemos reconocer que el Papa Pío IX sufrió presiones similares. Recordemos que a mediados del siglo XIX, los Estados Pontificios eran una monarquía absoluta en la que el Papa era rey, y toda la administración de su reino —desde el cobro de impuestos, la jefatura de la policía o la administración de justicia— estaba en manos de sacerdotes. Por otro lado, el liberalismo avanzaba y presionaba para terminar con las últimas monarquías tradicionales. Cuando después del pontificado fuertemente conservador de Gregorio XVI fue elegido nuevo el Papa, todos los habitantes del reino pontificio estaban exultantes, pues Mastai Ferrati era liberal y coqueteaba con Francia, la abanderada de las reformas. Y apenas llegado al trono, Pío IX comenzó a conceder reformas liberales: elecciones municipales, creación de un consejo del reino, elección de un primer ministro laico, etc. Este es el motivo por el que la gente coreaba por las calles su nombre: no era, como piensan algunos piadosos historiadores, porque adherían a la figura del vicario de Cristo; era porque adherían a la figura de un rey liberal. Y este es el motivo también por el que, en término de dos años, el Papa tuvo cuatro secretarios de Estado: todos los cardenales renunciaba porque se oponían a las reformas que estaba concediendo el pontífice y lo alertaban de que cada vez le pedirían más. Y así fue. Poco después, Garibaldi y Mazzini comenzaron a tomar las ciudades del norte de los Estados Pontificios, Bolonia en primer lugar, y descendieron triunfantes hasta Roma. Pío IX se vio obligado a escapar disfrazado de simple sacerdote pues la revuelta en su propia ciudad era incontrolable. Total que se proclamó la República de Roma y el Papa debió refugiarse en el reino de Nápoles.

    Comenzó entonces a movilizarse la diplomacia vaticana para pedir a los países católicos que ayudaran al Papa a reconquistar sus territorios. El Imperio Austríaco tomó las ciudades del norte y el gran ducado de Toscana, pero no podía ingresar a Roma porque esto podía significar una guerra con Francia. El rey de Nápoles, ayudado por España, intentó tomar Roma por el sur, pero las tropas de Garibaldi lo derrotaron. La única esperanza era Francia. Luis Napoleón, su presidente, dudaba. Finalmente, decidió enviar tropas y reconquistar la Ciudad Eterna. Y no lo hacía porque era buen católico, sino porque necesitaba posicionar a su país en la península itálica y, sobre todo, porque era el modo de conseguir que los Estados Pontificios se convirtieran finalmente en una monarquía constitucional, adoptando los ideales de la revolución.

    No fue fácil, pero Roma fue reconquistada. Sólo faltaba que Pío IX dejara su refugio en Gaeta y volviera a tomar posesión de su trono. Y no lo hacía, a pesar de las fortísimas presiones de Francia. Y el motivo era porque las condiciones para devolverle la ciudad y, más importante aún, garantizarle la permanencia de las tropas francesas que evitaran que fuera nuevamente tomada por los revolucionarios, era que Pio IX adoptara medidas liberales. Además, como las arcas vaticanas estaban empobrecidas, para retornar a Roma el Papa necesitaba urgentemente un importante empréstito de la banca Rothschild, y la condiciones que ponían los banqueros era que levantara las medidas represivas a las que estaban sometidos los judíos que vivían en Roma. Y aún a esto —con o sin razón— Pío IX se negó. Prefería seguir en el exilio que ceder a las presiones. Su liberalismo inicial se había curado cuando vio a lo que llevaban esas ideas. Finalmente, los franceses entendieron que no conseguirían nada y le permitieron regresar a Roma sin condiciones. Y el barón Rothschild accedió al empréstito sin otros reclamos.

    Las actitudes de ambos pontífices, como vemos, son de los más opuestas. Pío IX tenía mucho más que perder que Francisco; sin embargo, no cedió. Francisco, en cambio, ha entregado a todos los católicos y a la misma Iglesia.

    Pasemos a la otra reflexión. Con mucha frecuencia nos consolamos diciendo que si bien estamos atravesando una crisis gravísima, lo cierto es que la Iglesia atravesó otras crisis muy severas y siempre salió triunfante. Y cuando se pregunta a qué crisis se hace referencia, enseguida se menciona la crisis arriana y la famosísima frase de San Jerónimo: Ingemuit totus orbis, et Arianum se esse miratus est; “Gimió el orbe entero y se pasmó de verse convertido en arriano”. Lo dice en Altercatio Luciferiani et Orthodoxi 19. Se tiene la impresión, cuando se la lee, que durante la crisis arriana la fe estaba en unos pocos obispos y que la inmensa mayoría del episcopado no profesaba la fe católica en Jesucristo Hijo de Dios. Sin embargo, hay que prestar atención al género de obra en la que aparece: una altercatio o discusión propia del enfrentamiento verbal que se daba en los juicios en la que abundaban las expresiones retóricas y grandilocuentes. Es una disputa en forma de diálogo ficticio entre un luciferiano [Lucifer era un obispo rigorista] y un ortodoxo. El primero era un partidario a ultranza del homousios niceno y por lo tanto no aceptaba a los obispos que suscribieron en el concilio de Rímini del 359 una fórmula ambigua que favoreció a los arrianos. El segundo, el ortodoxo aceptaba la reincorporación de esos obispos en sus sedes; y este segundo es el mismo San Jerónimo.

    El concilio de Rímini se había reunido a fin de terminar con la crisis provocada por Arrio. Sin embargo, una minoría filoarriana ejerció una maniobra fraudulenta -como vemos, las matufias en concilios y sínodos son muy viejas- en la que cayó la mayoría de los cuatrocientos obispos firmantes de las actas conciliares, en las que se establecía una fórmula según la cual el Hijo es como el Padre según las Escrituras, omitiéndose la expresión “en todas las cosas”. Era una fórmula semiarriana. Apenas descubierto el engaño, los obispos asistentes rechazaron las conclusiones que acababan de firmar y quedaron horrorizados de lo que había sucedido.

    La expresión, entonces, de San Jerónimo: “Gimió el orbe entero y se pasmó de verse convertido en arriano” debe contextualizarse: “todo el orbe” eran solamente los cuatrocientos obispos asistentes al concilio de Rímini, los cuales se “pasmaron de verse convertidos en arrianos”, porque habían caído en la trampa de firmar una declaración pro-arriana. Ciertamente, había una mayoría del episcopado mundial que adhería a las tesis de Arrio, pero es interesante leer lo que dicen al respecto los autores de la época. San Hilario de Poitiers, por ejemplo, dice que los obispos arrianos no se animaban a proclamar sus ideas delante del pueblo (De Tr. 5, 25;), pues le temían. “El pueblo de Cristo, aunque este bajo la guía de los obispos del anticristo, no se pierde porque retienen que se debe creer según el sonido de las palabras. Escuchan que Cristo es Dios y piensan que efectivamente es aquello que les dicen. … Los oídos de los fieles son más santos que los corazones de los obispos”, decía San Ambrosio de Milán. (Contra Auxencio 6).

    En resumen, si bien en una época hubo una gran cantidad de obispos simpatizantes con el arrianismo, ellos no eran “el orbe entero” católico y, en todo caso, se trataba de una herejía de elite, de la que el pueblo no participaba.

    En la actualidad, y luego del Vaticano II, del que solamente muy pocos obispos se retractaron, estamos viviendo, en mi opinión, una crisis sin precedentes y que no puede ser asimilada a la crisis arriana. No solamente porque en nuestro caso sí que “el orbe entero” se pasmó al verse modernista y haber abandonado la fe católica, sino y sobre todo, porque ya no es una herejía de elite. La mayor parte del pueblo católico, que cada vez es más reducido, hoy sigue las herejías y doctrinas impías que pronuncian sus pastores. 


47 comentarios:

  1. Muy certero todo el artículo, de principio a fin. Ojalá esta crisis fuera como la arriana. Ahora se ataca incluso la ley natural.
    Si bien, haría una puntualización. El pueblo católico en occidente es hereje. Pero los millones de católicos de oriente medio, África, China y Europa del Este siguen siendo fieles.

    ResponderEliminar
  2. “Lo dijimos mientras estaba sucediendo y lo repetimos ahora que ya sucedió: Bergoglio está desmantelando la religión católica” (The Wanderer).
    Ya son numerosos los miembros de la jerqrquía de la Iglesia los que han alertado al respecto. El cardenal Viganò, sin duda, con mayor posibilidad de conocer qué es lo que está pasando hoy en el seno de la Iglesia católica, no hesitó en presentar las razones que lo mueven a denunciar el actual estado de crisis de la Iglesia Católica. Entiende que, en nombre de una supuesta saludable renovación de la Iglesia, lejos de comprendersela dentro de los carriles de una ponderable evolución homogénea, no se hace más que apuntar hacia una escandalosa evolución heterogénea que amenaza con negarla. Esto se advierte cuando todo parece indicar que, desde la cúspide de la Iglesia, entre otras cosas, nada se dice en contra de los planes urdidos por la elite propulsora de la globalización, de la apelación a la doctrina de la igualdad de género como argumento en favor de la propuesta del sacerdocio femenino, de la inclusión del criterio LGBT+, de la teoría del género, de la descalificación o negación de una iglesia preconciliar, de la cultura de la cancelación como aplicables a los campos de la fe y la moral.
    De esta suerte, la actual cabeza de la Iglesia, en lugar de confirmar a los fieles cristianos en la fe recibida de los Padres de la Iglesia, no parece hacer otra cosa que alejarlos de los divinos contenidos del Depósito de la Fe, por cuanto una tal actitud de complacencia con el pensar y obrar paganos, ha dado lugar a una grave “confusión” a los fieles en materia de fe, a una virtual dispersión del rebaño”, al olvido de la sublime misión de la “evangelización de los pueblos“, e incluso hasta llegar al extremo de proponerse “desatar lo que no se puede desatar, y atar lo que no se puede atar”.
    ¿Nos es posible realizar alguna acción para remediar tal grave estado de situación? Quizás desde el punto de vista humano ya sea demasiado tarde para lograr dicho propósito, pero no lo es para Dios. Mas, para ello, como en los desventurados tiempos de Sodoma y Gomorra, ha llegado la hora de volver al “saco y cilicio”, esto es, a la oración y a la penitencia, como recurso adecuado para solicitar el auxilio divino en defensa de la Iglesia y de nuestra salvación.
    ¡Dios salve a la Iglesia! ¡Alabado sea Jesucristo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viganò es arzobispo solamente. Nunca fue elevado al cardelanato

      Eliminar
  3. Creo que la diferencia fundamental entre Pio IX y Francisco (que al menos yo puedo advertir) es que el primero quizá no estuvo tan convencido en el fondo de las ideas liberales y tenía algo de fé, pero Francisco ni lo uno ni lo otro. Por ello sí que estoy de acuerdo con que ésta época es la pero desde que Nuestro Señor fundó la Iglesia, ahora no sé si será el final o si vendrán épocas peores. La apostasía si que es la peor de todas las épocas y la división total de la Iglesia ya parece irreversible e imposible de detener.

    ResponderEliminar
  4. Muchas veces las misas novus ordo a las que concurro no tienen el grado de solemnidad que me gustaría, y la homilía es intrascendente y larguísima, por lo cual terminás pensando en cualquier otra cosa, pero no recuerdo haber escuchado herejías explícitas como lo del sínodo alemán. "De lo que no se habla" es un problema mayor que aquello de lo que se habla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vea que es curioso. Yo he asistido a correctísimas celebraciones en mi rito, y a la hora de la homilía era de taparse los oídos de las herejías que decía el cura...

      Eliminar
    2. Soy el anónimo de las 18:26, leo al Wanderer desde que apareció en la era de los blogs, pero nunca concurrí a una misa en latín según el rito anterior al concilio vaticano II, voy a lo que se podría llamar misa de parroquia promedio de escuela parroquial barata.
      Nunca escuché del cura algo como que los divorciados pueden comulgar, de hecho, muchas veces al final se reza una tal oración para la "comunión espiritual" que es así (sin el vosotros):

      Creo, Jesús mío,
      que estás real
      y verdaderamente en el cielo
      y en el Santísimo Sacramento del Altar.
      Os amo sobre todas las cosas
      y deseo vivamente recibirte
      dentro de mi alma,
      pero no pudiendo hacerlo
      ahora sacramentalmente,
      venid al menos
      espiritualmente a mi corazón.
      Y como si ya os hubiese recibido,
      os abrazo y me uno del todo a Ti.
      Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti. Amén


      y se sobreentiende que la oración es principalmente para divorciados "recasados", o chicos que tengan novia y que tengan sexo antes del matrimonio.
      No se me ocurre como podrían anunciar que los divorciados "recasados" pueden comulgar sin causar un gran shock

      Eliminar
    3. La comunión espiritual exige estar en gracia, no es una "solución" para que comulgue el que vive en pecado. Es una práctica que se ha asentado con toda normalidad en la Iglesia actual, sobre todo en parroquias y movimientos conservadores, pero es un error. Dios no inhabita en un alma en pecado. En otras épocas históricas, cuando la comunión frecuente no se había convertido casi en dogma, muchas almas hacían con frecuencia comunión espiritual. El cura de Ars o Santa Teresa se llevarían las manos a la cabeza con la idea de que comulgar espiritualmente en pecado grave.

      Eliminar
    4. Es como dice la condesa Rostova: la comunión espiritual, según la doctrina de la Iglesia, es igual a la comunión "física" del Cuerpo de Cristo; es decir, ser lo recibe realmente. Por tanto, siempre la Iglesia enseñó que, para hacer la comunión espiritual, hay que estar en gracia.
      En un mundo nominalista como el nuestro, pareciera que la comunión espiritual es una comunión de mentiritas, y por tanto no tiene importancia el estado del alma de quien la recibe.

      Eliminar
    5. ¡Tanto oír "aquellos que NO PUEDAN acercarse a comulgar, hagan una comunión espiritual", que lo había olvidado!!!! Apuesto doble contra sencillo a q los curitas jóvenes y no tanto no lo saben. La comunión espiritual era la diaria de los fieles, en particular laicos, cuando sólo tenían acceso a la eucaristía los domingos. También, lo q hacían quienes, x devoción, asistían y asisten a las 3 misas de Navidad, VO, ya q sólo se puede comulgar 1 vez x día, malgrę JPII.

      Eliminar
  5. Pío IX primero cedió a las presiones liberales, y luego las resisitó; Francisco cedió en todo momento, tal vez en cierta medida por convicción. Pero si Benedicto XVI renunció por presiones económicas, aunque fuesen muy graves, cedió mucho más que los otros dos: cedió el trono de San Pedro.

    ResponderEliminar
  6. En el apoyo de Napoleón III a Pío IX influyó mucho su muy católica esposa, la aristócrata española Eugenia de Montijo, quien, por ejemplo, consiguió que se nombrase un ministro de Exteriores del Imperio contrario a la unificación italiana y favorable, por tanto, a los intereses pontificios.

    ResponderEliminar
  7. El mayor daño institucional que Bergoglio le está infligiendo a la Iglesia reside en la irreversibilidad de los cambios instrumentados. Occidente se rige por el principio de progresividad. Una vez que se avanza en los ¨derechos humanos¨no se puede retroceder, porque cada vez que se reconocen se establece una suerte de contrato irrescindible entre el mundo y la parte que reconoce dichos derechos, so pena de infinitas sanciones. Si mañana un papa, por ejemplo, vuelve a la doctrina ortodoxa en materia de divorciados que comulgan o sobre los homesexuales, no sólo deberá enfrentar a los sectores eclesiales: tendrá demandas civiles y denuncias ante el Estado por establecer ¨discriminación¨. De tal modo, Bergoglio es el mejor maestro de ceremonias para la persecución futura. In persecutione extrema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. Lo mismo pasa cuando se espera la vuelta a la Tradición de Roma, a la tridentina, etc. En el hipotético caso de que un Papa estableciera la Misa antigua o de siempre, serían muchísimos los que no querrían celebrarla o asistir a ella.

      Eliminar
    2. Sobre esto me gustaría ver un post y comentarios aquí.

      En el hipotético caso de un Papa hecho y derecho, ¿cómo se arregla el tema de la Liturgia?

      Los sacerdotes no saben latin en general, y podríamos decir que en su mayoría tienen actitudes contrarias a cualquier disciplina, formalidad, orden, etc

      Entonces, ¿Es necesario mantener el Novus Ordo un tiempo (con cambios) hasta que se prepare al clero para celebrar el Vetus Ordo? ¿O es mejor que se extirpe de raíz el Rito Nuevo?

      Yo veo que en mi diócesis, en el best case, habría algún padre que podría celebrar una Misa rezada con algo de dificultad.

      Me interesa saber la opinión de este blog y sus comentaristas.

      Eliminar
    3. En mí opinión debería irse primero a una situación similar a la que Benedicto estableció con Summorum Pontificium, pero con la seria advertencia de que la "forma" oficial es el vetus ordo y que en breve el novus será reemplazado. Además de que debería ser de inflexible con cualquier abuso liturgico. Igual en cierto modo me parece bastante utópico ésto hoy por hoy.

      Eliminar
    4. Gracias, Gabriel

      Eliminar
    5. Anónimo14 de octubre de 2023, 14:28

      No es tan difícil como parece; ni mucho menos.

      Yo creo que los sacerdotes de hoy tienen cierta idea de latín, porque se sigue estudiando en los seminarios como una asignatura. Pero si no la tuvieran, no importa nada.

      Simplemente, partiendo de un conocimiento ligero de cómo funcionan las declinaciones (sin aprenderlas de verdad), hay que aprender el canon de la misa como se aprenden los idiomas modernos (más específicamente como los habitantes del tercer mundo aprenden idiomas y se hacen bilingües; no como los occidentales intentan aprender idiomas y nunca los hablan bien)

      Simplemente tienes que tomar cada frase del ritual, a ser posible dividirla en unas más corta posible que tenga sentido, y compararla con su traducción castellana, intentando comprender la traducción.

      Se aprenden mejor las frases que las palabras solas; y las frases cortas que las frases largas

      Una vez hecho esto, hay que aprender la frase latina de memoria (cuando digo "memoria", es memoria; no vale fijarlo con alfileres).

      Si quiere ser más efectivo, utilice la "curva del olvido" para planear las memorizaciones, que siempre deben ser sesiones muy cortas (10 minutos )

      Un grave error que tienen los occidentales en el aprendizaje de idiomas es que leen y escriben. Los idiomas se aprenden memorizando de oído y pronunciando las palabras. Si no es imposible. Eso de leer y escribir viene después, como les pasa a los niños.

      Si compara el original latino con la traducción, se dará cuenta que es muy parecido, lo cual es normal, porque el texto es muy sencillo y el español está muy influenciado por el latín de la Vulgata.

      Respecto a la pronunciación, si le cuesta la eclesiástica italiana, que es hoy la de moda, pruebe con la eclesiástica española, usada hasta el Concilio.

      De todos modos hay un montón de videos y tutorials en Youtube para sacerdotes y monaguillos, sobre todo en inglés, para aprender a decir misa/ayudar a misa (aunque son del vetus ordo)

      Me imagino que sabe lo que son las sacras:

      Eran unos cuadritos que se ponían sobre el altar con ciertas partes del canon de la misa, específicamente la fórmula de la consagración, porque estaba terminantemente prohibido consagrar mentalmente, había que pronunciar en voz baja (para asegurarse de que efectivamente consagra).

      Pues necesita esto, pero con todo el ritual para asegurarse de que no se queda "in albis" en el peor momento.

      Y ya sabe: "practice makes perfect"

      El "novus ordo" es más fácil, porque el castellano es la traducción literal y porque es más corto. Una vez que haya aprendido ese, puede probar con el "vetus", con el que comparte bastantes frases.

      Puede probar este método aprendiendo así el Pater noster y el Ave Maria en latín, para rezar el rosario y algo fácil, como el Agnus Dei de la misa.

      Por ejemplo (usted pone la traducción ):

      Agnus Dei,
      qui tollis
      peccata mundi,
      miserere nobis
      Agnus Dei,
      qui tollis
      peccata mundi,
      miserere nobis
      Agnus Dei,
      qui tollis
      peccata mundi,
      dona nobis pacem

      (naturalmente tiene que decirlo con el sentido que da el significado: ej:
      donanóbis
      pacem)

      Recuerde que antes los niños ayudaban a Misa y se aprendían todo el canon en latín entero. Mi padre, ya mayor, se seguía acordando de párrafos enteros en latín.
      No puede ser tan difícil. Lo que se necesita es ganas y constancia.
      Dar un sentido sobrenatural al esfuerzo, ayuda.



      Eliminar
    6. Respecto a qué misa decir, se puede decir la de Pablo VI en latín para el pueblo y, cuando se domine la misa de los siglos, utilizar esta última para la misa privada diaria del sacerdote (aunque era obligatorio utilizar acólito, porque es dialogada)

      Eliminar
    7. En respuesta al comentario de Anónimo 14 de octubre 14:28, creo que el análisis que pide se hizo en la publicación del 14 de junio de 2023, “El fracaso de Traditionis Custodes“. Los dos párrafos finales. Y si mal no recuerdo en fechas cercanas anteriores o posteriores, se hacía una comparación entre el momento de la Iglesia hoy (sus últimos Papas), y el reino francés y sus últimos reyes

      Eliminar
  8. Comparto con Don Wander que hoy "el pueblo católico sigue las herejías y doctrinas impías que pronuncian sus pastores", cosa que no ocurría en tiempos del arrianismo, por eso decía San Ambrosio que "los oídos de los fieles son más santos que los corazones de los obispos".
    Esa apostasía generalizada que hoy se observa entre fieles y pastores sin distinción, podría ser la marca en el orillo que mucho más que un cambio de época probaría que estamos viviendo los últimos tiempos. De ser así, sin la intervención de Dios la Iglesia no podría superar esta prueba.
    En ese escenario Dios tendría que intervenir, porque si nos prometió que estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo, está claro que si no interviene la Iglesia se muere. Es más, pareciera que ya murió, porque esta iglesia de Francisco no es la que Cristo fundó en cabeza de Pedro. Si así fuera, hoy la Iglesia estaría en la oscuridad del sepulcro esperando su gloriosa resurrección.
    Consecuente con ello, sospecho que si queremos saber lo que le espera al mundo tendríamos que mirar a la Iglesia; porque si la Iglesia es la madre de Occidente -cosa que realmente lo es- el hijo podría correr la misma suerte que la madre. Veámoslo de este modo:
    ¿Es razonable que mientras Israel prepara sus ejércitos para un ataque demoledor contra la Franja de Gaza EE.UU. envíe al Medio Oriente al portaaviones Gerald Ford -el más grande del mundo- custodiado por una flota de destructores misilísticos al tiempo que en un movimiento de pinzas el Reino Unido despacha otra flota de naves de guerra al Mediterráneo sólo para derrotar a unos terroristas muertos de hambre? No, eso no es razonable. Algo mucho más grande se está preparando.
    Hoy la aviación israelí bombardeó el aeropuerto de Damasco cuando es sabido que detrás de Siria está Irán, el gran enemigo de Israel. Todo indica que si atacan a Siria, Irán tendrá que intervenir. Y la cosa se complicaría mucho porque detrás de Irán está Rusia. ¿Qué están buscando entonces Israel y EE.UU.?
    Desde 1948 árabes y judíos ya libraron unas cuantas guerras, todas ganadas por Israel. Aún así, si bien para los árabes perder una guerra es prepararse para la siguiente, para Israel perder una guerra sería su fin. Claro, hay un detalle no menor, como el pueblo judío es el pueblo elegido, el fin del pueblo judío sería el fin de la historia tal como la conocemos.
    ¿Será la batalla que se avecina la batalla de Armagedón? Si bien no lo sabemos, están dadas las condiciones para que así sea.
    Si entendemos lo que estamos hablando, llegaríamos a la conclusión de que el pueblo elegido parece estar viviendo las horas previas a la batalla por su supervivencia, exactamente lo mismo que le pasa a la Iglesia Católica. Tan extraordinaria coincidencia, ¿no es algo para pensar...?

    Fuenteovejuna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van a hacer una limpieza etnica en Gaza para desplazar a los dos millones y medio de Palestinos a Egipto, como ya hicieron en Jordania.

      La cosa pinta feo.


      Eliminar
    2. El improbable fin del Estado de Israel no equivale de ningún modo al fin del pueblo judío.

      Eliminar
    3. Estimado, absolutamente nada indica que el estado de Israel este peleando por su supervivencia. Parece que sí lo estará Hamas, y quizá la autonomía de Gaza. Noto en muchos de sus comentarios el mismo mecanismo. Propone un evento como posible, y luego, en el siguiente paso de su razonamiento lo da como cierto. Así es posible concluir cualquier cosa y darla como inminente. Aquí Ud pasa de Sirio a Irán, y de Irán a Rusia. Y de ahí a un probable aniquilación de Israel.

      Saludos,

      G.

      Eliminar
    4. Estimado G.
      Aprecio que siga mis comentarios, pero así como yo intento apoyar con algún argumento mis opiniones, mucho le agradecería que usted hiciera lo mismo. Digo esto porque si bien puedo estar equivocado, me parece poco serio afirmar que "absolutamente nada indica que el Estado de Israel esté peleando por su supervivencia" sin fundamentar con algo coherente tan categórica afirmación.
      Cuando yo digo que detrás de Siria está Irán y que detrás de Irán está Rusia, no estoy descubriendo el agujero del mate ni mucho menos, porque en la geopolítica del Medio Oriente es el ABC más elemental que ninguna de las grandes potencias ignora y que tanto Israel como EE.UU. tienen muy en cuenta antes de poner un pie delante del otro.
      Por eso me gustaría que al menos contestara la pregunta central de mi comentario:
      ¿Es razonable que EE.UU. envíe a la zona de guerra al portaaviones más grande del mundo acompañado de una flota de fragatas misilísticas y que el Reino Unido haga lo propio con otras naves de guerra por el Mediterráneo sólo para derrotar a unos terroristas muertos de hambre? ¿O se preparan para otro escenario mucho peor?
      Si me responde, en la medida de lo posible trate de argumentar por qué sí o por qué no, así con gusto después le ofreceré mi punto de vista.

      Fuenteovejuna

      Eliminar
    5. Igual respecto a lo que dijo Fuenteovejuna, San Pablo habla de la conversión final del Pueblo Elegido. Antes de que venga el fin debería suceder eso. Igualmente no veo a los judíos muy por la labor de convertirse aún.

      Eliminar
    6. ..."Cosa que no ocurría en tiempos del arrianismo"...

      Naturalmente, porque entonces el pueblo vivía su fe y ahora, no.

      Cuando no te importa algo, ¿te vas a pelear por cuatro palabras?

      Pues no.

      No te vas a quemar la sangre por una "tontería", ¿verdad?

      Además el Santo Padre vela por nosotros.

      Eliminar
    7. Estimado Fuenteovejuna, como el mismo Blinken declaró, el movimiento naval es para disuadir a cualquier país islámico de acercarse al conflicto. Siria e Irán serían suicidas si tiraran un solo tiro por arriba de la frontera. Rusia, en medio de un conflicto que no sabe resolver, no tiene ni fuerza ni voluntad de involucrarse. Lo que está haciendo USA es lo que hace siempre que los intereses nacionales son lejanamente amenazados. Te ponen los portaaviones al alcance de tus ciudades y te avisan que estan. Hamas ya está en retirada, y nadie del mundo islámico amagó a poner un solo soldado en tierra israelí. Créame, esto va a terminar con un cambio en la distribución de poder territorial en Medio Oriente, y los que ganen serán los judíos. Ni un chasquibúm va a explotar en Jerusalén o Tel Aviv, excepto bombas en buses o escuelas. Pero Hamas no tiene capacidad de lanzar una ofensiva seria por tierra o aire a las grandes ciudades.
      El paralelismo que Ud plantea entre el conflicto sinodal y la guerra suena bien, profético, parusíaco. Pero no tiene, en mi opinión, ningún asidero en la realidad. Y no es mi opinión nomás. No he leído analista que sugiera siquiera que Israel corre peligro. En poco tiempo veremos si me equivoco y Ud tiene razón.

      Saludos,

      G.

      Eliminar
    8. La cuestión de la conversión de los judíos se las trae.
      ¿Se debe convertir TODO el pueblo judío, o una mayoría, o una minoría?
      ¿Y cómo definir "pueblo judío", los de sangre estrictamente, los prosélitos incluidos, todos los que profesan la religión judía de cualquier modo, sólo los "ortodoxos"...?
      ¿Se convertirán antes de la aparición del Anticristo o luego de servirle de corte y guardia de honor?
      ¿Serán acogidos en la Iglesia "visible" o se convertirán en un tiempo donde la estructura temporal de la Iglesia haya caído por su propio peso y la visibilidad de la Iglesia Católica esté puesta en entredicho?
      Etc.

      Eliminar
    9. G., no sé qué analistas lees, pero los que yo consulto opinan que Israel está para desaparecer.
      Hamás ya no lucha con palos y piedras, Hizbollá en el norte es un ejército de primera línea, Israel involucró estúpidamente a Siria...
      Rusia no es que no sepa resolver el conflicto con Ucrania, sino que se sabe vencedora y espera pacientemente el desgaste cada día mayor de los enemigos.
      USA ha mermado grandemente sus arsenales y ya no puede sostener tantos frentes, además está en decadencia.
      Los portaaviones son una reliquia, la relación costo-beneficio no es positiva, porque te los hunden con un par de drones de unos miles de dólares.
      Israel tiene conflictos internos, también, políticos y sociales.
      Kissinger dijo hace 10 años que el Estado de Israel desaparecería.
      Blinken puede decir lo que quiera, pero la realidad es otra.
      Hablando de suicidas, Israel tiene un plan suicida de veras, la Operación Sansón, que es básicamente llevarse a todo el mundo con ellos (y pueden hacerlo).

      Eliminar
    10. Estimado G.
      Su punto de vista es razonable, hasta ahora siempre sucedió así y es posible que ahora se repita. Sin embargo, yo sospecho que esta vez las cosas pueden ser diferentes.
      Me explico: desde que Trump desconoció el acuerdo nuclear que Obama había firmado con Irán, Israel está convencido que los persas no tardarán en tener la bomba atómica. Y como Netanyahu ha dicho más de una vez que Israel no permitirá que eso ocurra, la única forma de impedirlo es la guerra.
      Lo que advierto es que Israel no quiere aparecer como agresor sino como víctima tal como ahora ocurre en esta guerra con Hamas, donde luego de que la prensa mundial mostrara hasta dónde puede llegar el horror del terrorismo, Israel parece estar justificado no sólo para acabar con Hamas, también para arrasar con los palestinos de Gaza que desgraciadamente están entre dos fuegos porque también son víctimas de los terroristas de Hamas.
      En esa inteligencia, creo que si hace un par de días Israel bombardeó el aeropuerto de Damasco fue con la clara intención de que Irán salga en defensa de Siria. Si lo hiciera, sospecho que con el apoyo conjunto de EE.UU. y el Reino Unido, Israel podría lanzarse a esa guerra cuyo final es una incógnita porque mucho me temo que Putin no permitirá que Irán desaparezca del mapa.
      Por lo tanto, por ahora parece que todo depende de hasta dónde quiere llegar Israel para ver si obliga a Irán a entrar en la guerra, todo vale para evitar que tenga la bomba atómica.
      Habrá que esperar, la situación es sumamente delicada. Al menos así lo veo yo.

      Fuenteovejuna

      Eliminar
    11. Efectivamente la Iglesia es madre de Occidente y, a través de la enorme influencia de éste en el mundo actual, ha influido en el mundo para bien (respecto de la mujer, Derechos Humanos, romper la tribu con la prohibición de matrimonio entre primos, el universalismo igualitario...)

      ¿Qué pasará cuando falte la Iglesia ?
      (o más cercano, cuando sea una iglesia bergogliana, por ejemplo )

      Gibbons sólo vio, muy equivocadamente, que el latín de la edad de oro augustea y los triunfos militares había sido sustituido por el latín de los frailes franciscanos rezando el oficio vespertino en lo que antaño fue el templo de Júpiter Máximo.

      Cuando la Iglesia falte todo volverá a su ser natural; lo que entendemos como injusto, violento y la opresión del fuerte sobre el débil volverán por sus antiguos cauces, porque eso es nuestra naturaleza humana y así ha sido el resto del mundo hasta casi hoy mismo.

      Los ilustrados y los masones, en su fanatismo caprichoso, sólo veían en la Iglesia el límite a su poder sobre el débil y a su control egoísta sobre la sociedad.

      No se dan cuenta de que vivimos en un mundo que no ha sido creado por ellos, pero que ha permitido que ellos aparezcan, se desarrollen y florezcan.

      Quita la clave del arco y ya verás lo que pasa con el arco.

      Eliminar
  9. Anónimo de las 1:25, en mi opinión Israel no está buscando nada misterioso o particularmente grandioso.
    El objetivo más ambicioso que tienen es anexarse la Franja de Gaza, vía convertir a la mayor parte de sus habitantes en refugiados que vivan en otros países. Para llegar a ese objetivo es necesario provocar una crisis humanitaria gravísima, algo que ya está ocurriendo.
    Los europeos que leen este blog deberían empezar a preocuparse más por la posibilidad de terminar con vecinos palestinos, que por el desenlace de la guerra. Rueguen por que los reciba Egipto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los europeos no nos preocupamos de que vengan pocos o muchos palestinos porque la sobreabundancia que ya tenemos de moros es tal que apenas se notarían.

      Eliminar
  10. Me es claro que Bergoglio no escucha la voz de la Iglesia. Se ha dicho ya que el Papa Francisco no ha respondido los dubia de los cuatro cardenales, ni ahora las de los cinco, y, en este caso, a los de la segunda repregunta. También llama la atención que, a la hora de convocar a los participantes del Sínodo de la Sinodalidad, que ni es un auténtico sínodo como lo debe ser todo Sínodo sólo de obispos, se ha preocupado por dar la palabra a quienes, en rigor, no deberían asistir a él, o bien porque no son obispos, o bien porque, al menos algunos de ellos, reniegan a tal punto de la fe, que sólo parecen responder a lo que se les da su regaladísima gana. Y me pregunto con gran tristeza si Francisco escucha a alguien. Tal reflexión se suscita por los antecedentes que aparecen en ocasión del Sínodo de la familia.
    Según Sandro Magister, Bergoglio no escucha a los dignatarios de la Iglesia que no coinciden con él: ““Si hablamos explícitamente de la Comunión para los divorciados vueltos a casar, ¡ustedes [es decir, los cardenales y obispos en contra – ed.] no saben el lío que hacen! Así que no hablemos de ello directamente, asegúrense de que las premisas estén ahí y luego las conclusiones las sacaré yo”.
    ¿Cuáles fueron estas conclusiones? En opinión del prefecto emérito para la Congregación para la Doctrina de la Fe, en el polémico capítulo VIII de “Amoris Laetitiae” cuando deja librada la decisión de otorgar la comunión a divorciados vueltos a casar a la libre interpretación del propio pecador: "es posible dar la absolución sacramental a un bautizado que, después de haber contraído matrimonio sacramental, mantiene relaciones sexuales con una persona con la que ella está en una segunda unión, sin que el bautizado tenga que tomar la resolución de no seguir teniendo estas relaciones, ya sea porque discierne que no le es posible, o porque discierne que esa no es la voluntad de Dios para él ".
    Mas, según Müller, tal definición doctrinal no concuerda con el precedente magisterio de la Iglesia: “El Concilio de Trento enseña, de hecho, las siguientes verdades: que la confesión sacramental de todos los pecados graves es necesaria para la salvación (DH 1706-1707); que vivir en una segunda unión como marido y mujer mientras exista el vínculo matrimonial es un pecado grave de adulterio (DH 1807); que una condición para dar la absolución es la contrición del penitente, que incluye el dolor por el pecado y la resolución de no pecar más (DH 1676; 1704); que no es imposible que el bautizado observe los preceptos divinos (DH 1536,1568).
    Y, por lo mismo, sigue Muller, tampoco sigue al mismo dato de la revelación:: “El testimonio de Juan Pablo II, Benedicto XVI y el Concilio de Trento se remonta en última instancia al testimonio claro de la Palabra de Dios, a la que sirve el Magisterio.[...] porque sólo la obediencia a la voluntad de Dios puede servir a la salvación de los hombres. Jesús dice: “Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; y si, habiendo repudiado a su marido, se casa con otro, comete adulterio» (Mc 10,11ss). Y la consecuencia es: “Ni los fornicarios ni los adúlteros […] heredarán el reino de Dios” (1 Cor 6,10). Esto también significa que estas personas divorciadas no son dignas de recibir la comunión antes de recibir la absolución sacramental, lo que a su vez requiere el arrepentimiento de sus pecados, junto con la resolución de enmendarse a sí mismos. Aquí no falta misericordia, sino todo lo contrario, como la misericordia del Evangelio no consiste en tolerar el pecado, sino en regenerar el corazón de los fieles para que vivan según la plenitud del amor que Cristo vivió y enseñó. nosotros para vivir”.
    Roguemos al Señor por el bien de la Iglesia. ¡Alabado sea Jesucristo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que ..."Bergoglio no escucha la voz de la Iglesia"...?

      Pues naturalmente que no.

      Es que ÉL es la Iglesia.

      "L' église c'est moi s.j.", dice

      Pues seguro que sí.

      Me pregunto si Jesús sufrió tormento y murió en la cruz para llegar a esto

      Eliminar
    2. Si, Jesús ha venido para ruina y para resurrección de muchos, para ser una señal de contradicción, y para descubrir los pensamientos de muchos corazones.

      Eliminar
  11. La ortodoxia le pone límites y da su opinión sobre el sínodo, expresando su solidaridad con los gladiadores que le han manifestado al papa sus dudas. We're praying for the Dubia Cardinals*

    Churches of Orthodoxy, such as the Apostolic Western Orthodox Church, are governed by the historic deposit of faith, not a single man. We fervently believe that Jesus, the Christ is the head of the Church, not a single fallible man. In that understanding we will not experience a crisis of faith should one jurisdiction fall into heretical error, as appears to be the direction Rome is heading.

    We therefore applaud the following cardinals of the Roman Catholic Church for taking a stand for traditional Church values, by submitting their latest DUBIA to Pope Francis:
    * Walter Card. *Brandmüller*
    * Raymond Leo Card. *BURKE*
    * Juan Card. SANDOVAL *ÍÑIGUEZ*
    * Robert Card. *SARAH*
    * Joseph Card. *ZEN* ZE-KIUN, S.D.B.

    These cardinals have demonstrated courage and fidelity in their defense of the faith, and we stand with them in their efforts to uphold the traditional teachings of the Church.

    We pray that Pope Francis will give due consideration to the cardinals' DUBIA, and that he will lead the Roman Catholic Church back to a faithful adherence to the teachings of Christ and the Apostles.

    *#Dubia #TraditionalCatholicism #Orthodoxy #StandUpForFaith*

    ResponderEliminar
  12. Sea el cardenal Zen que Müller respondieron a Tucho Alciro y lo pulverizaron

    ResponderEliminar
  13. He leído la carta de Müller. El alemán ya ha entendido todo. Se dió cuenta de que Tucho y Francisco son dos malas personas que no titubean en mentir -o en hacer decir a Juan Pablo II cosas que no dijo- con tal de perder las almas. El tema es cómo se sigue en la Iglesia luego de haber escrito eso.

    ResponderEliminar
  14. Estoy de acuerdo con el artículo. Siempre lo he dicho y siempre lo diré: el pueblo católico en su mayoría no es católico. Y hablo de los que van a misa. De los que no van, ya ni hablamos. Estamos así porque se han encargado de destruir la fe de la gente durante décadas. Por eso mucha gente dejó de ir a misa y por eso tanto ateísmo. Si no se da la batalla, no se corrige, no se forma a la gente, se toma la misa a pitorreo... ¿Quien tomara esto en serio? La situación que nos han dejado es tan difícil, que los pocos que quedamos que queremos ser fieles lo tenemos difícil hasta para encontrar novia. Una chica o un chico católico no significa nada hoy en día. A veces, incluso peores que paganos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los jóvenes tienen que pedir a Dios la gracia de encontrar una novia o novio católico cabal, con quien además congeniar para formar una familia cristiana. Pedid y se os dará.... Lo digo como madre: he rezado por esta intención para mis hijos y El me viene escuchando...

      Eliminar
    2. No se preocupe, siempre hay una rota para un descosido. Lo que hay que hacer es buscar dentro del circulo de aquellos con ideas afines, ahora si buscas en Tinder va a ser que no.

      Eliminar
    3. Muy equivocada forma de ver el tema. Mi madre, ferviente catolica logro que mi padre, ateo, se convirtiera a los 60 años. Y era y fue un medico ejemplar, una persona de valores y conducta intachable. Vivio hasta los 24 años.
      Y murio confesado, habiendo comulgado.
      Siendo ateo era, por ejemplo, tremendamente contrario al aborto y era honrado y austero, llevando uma vida muy ordenada y ejemplar.
      Asi que, los caminos del Señor, no son tan lineales. Conozco catolicos que viven peor que un no creyente y sus familias son una fachada, un verdadero desastre y solamente aparentan y fingen, algo que en verdad, no viven.

      Eliminar
    4. Quise escribir 84 años. Y no solo se convirtio a los 60, fue ademas algo edificante para muchos, sobre todo las personas cercanas.

      Eliminar
  15. A diferencia de la época de Arrio, la Iglesia ha perdido la batalla cultural. Empezó a perder a fines de la Edad Media. Durante varios siglos la peleó, pero una acumulación de errores y flaquezas propias llevó a la derrota total. El CVII fue la rendición con banderita blanca sin condiciones y desde entonces buscan acomodarse al mundo jugando el rol de capellanes de la ONU, profetas de calentamientos y vacunas, lo que sea con tal de mantener los privilegios del microestado vaticano, la impunidad para tocar a los pibes y disfrutar las cometas por mover el dinero negro de todo tipo de tráficos a través de la banca Vaticana.

    ResponderEliminar
  16. Aún no leo los comentarios, x falta de tiempo, pero el post es excelente. Lamentablemente, en estos tiempos vaticanistas ya nadie se pasma. O sólo unos poquitos.

    ResponderEliminar