miércoles, 22 de octubre de 2014

El regreso de los gays

Poco a poco se está conociendo lo que los fieles laicos no debíamos conocer por orden del papa Francisco: quién y qué dijo cada padre en el tumultuoso sínodo que finalizó la semana pasada en Roma. Y así, hoy nos enteramos que los que quisieron abrirle las puertas de la misericordia a los homosexuales fueron solamente tres miembros sobre los ciento ochenta que integraban el cuerpo: el cardenal von Schönborn, el P. Antonio Spadaro s.j., director de la revista oficialista “La Civiltà Cattolica” y nombrado por el Papa Francisco expresamente integrante del sínodo y Mons. John Ha Tiong Hock, presidente de la Conferencia Episcopal de Malasia y que ilustra esta entrada.
Conocidos estos datos, que reporta en su columna de hoy Sandro Magister, cae de maduro quién es el que está fogoneando el tema trolo: el Papa Francisco en persona. Ya sabemos de los devaneos del cardenal vienés hacia todo lo que tenga que ver con cualquier tipo “caminos sexuales particulares” y no nos asombra entonces su posición. No es secreto para nadie que el jesuita Spadaro es el portavoz del Papa Francisco a través de su revista y, esta vez también, lo es también a viva voce en el aula sinodal. Pero lo que llama la atención es la argumentación que utilizó el obispo malasio para proponer que la Iglesia revise su doctrina sobre la sodomía: las mismísimas palabras que el Romano Pontífice le dijo al P. Spadaro en la famosa entrevista. El círculo perfecto.
Bergoglio dijo en esa ocasión: “San Vicente de Lerins compara el desarrollo biológico del hombre con la transmisión del depositum fidei de una época a la otra, que crece y se consolida con el paso del tiempo. Ciertamente la comprensión del hombre cambia con el tiempo y su conciencia de sí mismo se hace más profunda. Pensemos en cuando la esclavitud era cosa admitida y cuando la pena de muerte se aceptaba sin problemas. Por tanto, se crece en comprensión de la verdad. Los exegetas y los teólogos ayudan a la Iglesia a madurar su propio juicio. Las demás ciencias y su evolución ayudan también a la Iglesia a aumentar en comprensión. Hay normas y preceptos eclesiales secundarios, una vez eficaces pero ahora sin valor ni significado. Es equivocada una visión monolítica y sin matices de la doctrina de la Iglesia”.
Mons. John Ha Tiong Hock expresó en el Sínodo que, así como la Iglesia fue capaz de madurar y reformular sus propios juicios sobre la comprensión del hombre en el pasado y, por ejemplo, cambió su doctrina sobre la esclavitud, así también debe hacerlo ahora con respecto a la homosexualidad. Por supuesto, nadie, ni siquiera el autor de semejante máxima –es decir, Bergoglio-, salieron a explicarle al asiático que una cosa son las peras y otras muy distintas las ardillas.
Como dice Magister, los homosexuales que quieren una doctrina católica que acepte sus particulares pulsiones sexuales, salieron por una puerta pero están por entrar por otra. Y adivinen ustedes quién se las va a abrir…

martes, 21 de octubre de 2014

Murmullos en el Palacio Apostólico

Luego de unas largas vacaciones, el corresponsal embozado del Wanderer en Roma, ha comenzado nuevamente su servicio de noticias. 


Retorsiones postsinodales. (Roma - Palacio Apsotólico) Los activos servicios de prensa respecto a la actividad de la Santa Sede le prestan mucha atención a las noticias que, sobre ese tópico, se publican en la Argentina. Casi todos los artículos de E. Piqué y S. Rubin  son reproducidos. En los análisis sobre el Sínodo muchos reflectores de los vaticanistas se posaron sobre mons. Victor Fernández, en cambio nada sobre mons. Arancedo, los dos obispos argentinos participantes.  Todos saben la predilección del papa por el riocuartense (de Alcira Gigena, donde no goza de buen recuerdo), pero porteño de adopción. Todos saben que lo apodan Tucho, pero en la jerga vaticana también lo llaman il coccolato ("el niño mimado"). Un obispo latinoamericano, que no sabe mucho italiano, le preguntó a un colega español qué significaba esa palabra aplicada al obispo argentino: "Un valido, como Floridablanca", fue la respuesta. Por la expresión de su rostro, parece que la cultura histórica del latinoamericano no lo ayudaba: la respuesta no le aclaró nada.
Hoy los medios de prensa y alguna gacetilla traducen unas declaraciones del coccolato Fernández [Se refiere a este artículo de La Nación]. No cayeron  bien sus chismeríos sobre que algún padre sinodal se durmió o que otro se quejaba de dolor de espaldas en las sesiones.  Todo con cierta inquina para descalificar  a los sinodales de mayor edad y de pensamiento más tradicional.  Pésimamente fueron tomadas sus indiscreciones respecto a que en aula sinodal y fuera de ella algunos obispos y cardenales criticaban al Papa con palabras fuertes. Ya se conocían declaraciones suyas anteriores, respecto a críticas de algunos obispos argentinos al entonces cardenal Bergoglio cuando se preveía su jubilación en Buenos Aires. El coccolato participa en los círculos de crítica, escucha calladito, y luego sale a anunciarlo desde los tejados mediáticos. 
En todo grupo humano hay críticas. Una de las cargas anejas a la autoridad es ser blanco de ellas. Pero tener la costumbre de bocinar a quienes disienten del poder ..... no parece de buena persona. Un prelado gordito decía al respecto esta mañana en una oficina de la Secretaría de Estado: "A ese Tucho, pariente de la Presidenta argentina, hay que regalarle los escritos de Santa Catalina de Siena cuando les pedía a los obispos que sean viriles ...".  Para eso tal vez haga falta otro Sínodo, dijo el dueño de la oficina y ofreció caramelos.

Dell'Ombra der Cuppolone

Hipocresía en tres actos

1º acto: Quino, Mafalda y Susanita


2º acto: El cardenal Bergoglio y Cáritas. 2009
"Muestro lo difícil que es llevar hoy día la misión caritativa de la Iglesia. Uno de los dirigentes de un centro de Cáritas tenía que hacer un festejo, e hicieron el festejo en uno de los treinta y seis restaurantes que están en Puerto Madero, donde la cena más barata serán $250 por cabeza. Treinta y seis restaurantes que están a 1 km. de un tugurio, de una villa naciente. Si vos entrás en la solidaridad del servicio de Cáritas, tus hábitos de vida tienen que cambiar y no te podés permitir ciertos lujos...".  
El video completo pueden verlo aquí. 

3º acto: Papa Francisco - 2014
Por primera vez en la historia un Sumo Pontífice autorizó la apertura de los Palacios Vaticanos a fin de que sean alquilados para un evento exclusivo para millonarios que poseen automóviles Porsche. Como informa el sitio de la empresa fabricante de los lujosos automóviles, el evento se desarrollará según el siguiente programa: 
1. Acceso exclusivo a los Museos Vaticanos fuera del horario de apertura oficial.
2. Magnífico concierto en la Capilla Sixtina organizado exclusivamente para los participantes.
3. Inolvidable comida en medio de las obras de arte de los Museos Vaticanos.
4. Visita a los Jardines Papales del Vaticano.
5. Paseo en Porsche por la región sur del Lacio.
6. Número máximo de participantes: 20 personas.
7. Costo de la entrada: € 5000.
Por lo demás, no se trata de un hecho aislado ya que la política del Papa Francisco es abrir el Palacio Apostólico y los Museos Vaticanos para visitas privadas y exclusivas de personajes particularmente conocidos por su vida frívola y mundana. Se supo que la semana pasada el cantante Justin Bieber gozó de una de estas visitas, por la que pagó € 16000, aunque la experiencia no fue del todo positiva para el monsignorino que hacía de guía, ya el que artista pop se dedicó a patear pelotas de fútbol dentro de los corredores de las dependencias papales. 
No es un invento, aunque lo parece. El hecho fue publicado por el Catholic Herald. 

La Santa Sede aclaró que el Papa aceptó la realizar estos eventos a fin de recaudar fondos para las obras de caridad. 

- Santo Padre, ¿qué hará con el dinero que paguen los dueños de automóviles Porsche por comer caviar, salmón ahumado, faisán y otras delicatessen en medio de las obras de Rafael, Miguel Ángel, y en el lugar sagrado donde la Iglesia elige a sus papas?
- Vamos a comprar sémola, arroz, fideos y todas esas porquerías que comen los pobres. 






domingo, 19 de octubre de 2014

A ver si maduran, che

Dentro de pocos días se realizará en Madrid un congreso sobre "La hermenéutica de los gestos del Papa Francisco". Se trata, por cierto, de una completa pérdida de tiempo, aunque vendría bien una hermenéutica del discurso que pronunció el pontífice en la clasura del sínodo sobre la familia el día de ayer. No tengo ganas de hacerla, pero hay una frase muy significativa que pinta su pensamiento. Dice en el último párrafo: "Tenemos un año para madurar las ideas propuestas". Veamos:
1. ¿Quiénes son los que necesitan madurar? No él, ciertamente, sino aquellos a quienes llama "tradicionalistas" que se considerar "dueños y patrones del depositum fidei", incapaces de "dejarse sorprender por Dios", y que tieran "pesados fardos" a los fieles.
2. ¿Por qué digo esto? Muy fácil. Porque los "tradicionalistas" sostienen la doctrina de la Iglesia, doctrina que ya está madura hace dos mil años. Yo me pregunto si es necesario madurar la idea acerca de que los adúlteros puedan recibir la eucaristía, o de que la práctica del sexo sodomítico pueda ser considera un valor para las comunidades cristianas. Los católicos hace veinte siglos que tenemos claras las respuestas a esas cuestiones y no necesitamos un año, ni siquiera un día, para "madurarlas". 
3. En el fondo, toda esta cháchara de la maduración, no es más que otra de las expresiones de la particular teología pontificia. Recuerdo que en la homilía de su primera misa como pontífice romano, la mañana del 14 de marzo de 2013, se la pasó hablando de que la Iglesia era movimiento. Pero esa no es la idea católica, sino que es justamente la contraria. La Iglesia es roca en la que los hombres se guarecen mientras arrecia el vendaval en los peligrosos mares del mundo. Ahora resulta que Bergoglio quiere someter a la Iglesia a los vientos y tempestades, idas y vueltas, y mareas y reflujos del mundo. Esas serían para él las "sorpresas divinas". 
4. Bajando a la práctica, ¿cómo se dará esa maduración de 365 días? Estimo que habrán dos procesos: la incubadora plebiscitaria, en la que las "ideas" pontificias pasaran por la maceración de los  diálogos y discusiones en el seno de las "comunidades cristianas", y la maduración a los golpes, en la que el pontifice romano se deleitará misericordiando a los padres sinodales que fueron críticos de sus propuestas. No nos extrañemos si, dentro de algunas semanas, nos enteramos el cardenal Napier es transferido desde su sede sudafricana de Durban a la sede rusa de Vladivostok.

sábado, 18 de octubre de 2014

La Iglesia con olor a oveja del Papa Francisco


Los medios de prensa de hoy nos comunican que, por primera vez en la historia, los edificios vativanos serán alquilados para un evento mundano.
Aquí está el programa de la serata que organiza la empresa Porsche, siempre tan dedicada a atender las necesidades motrices de los más desfavorecidos de la sociedad:

1. Acceso exclusivo a los Museos Vaticanos fuera del horario de apertura oficial.
2. Magnífico concierto concierto en la Capilla Sixtina organizado exclusivamente para los participantes.
3. Inolvidable comida en medio de las obras de arte de los Museos Vaticanos.
4. Visita a los Jardines Papales del Vaticano.
5. Paseo en Porsche por la región sur del Lacio.
6. Número máximo de participantes: 20 personas.

Si algún lector del blog está interesado en participar, puede reservar desde en www.porsche.com. Se requieren solamente dos condiciones: tener un Porsche estacionado en la cochera y pagar la entrada: 4500 euros por cabeza.

Y cuando estabas en Buenos Aires te escandalizabas públicamente porque los dirigentes de Cáritas habían ido a comer a Puerto Madero: Hipócrita!

viernes, 17 de octubre de 2014

De Kikuyo a Roma con Ronald Knox

Un comentario que llegó al blog hace algunos días me recordó un texto de Ronald Knox, no muy conocido, que fue escrito durante las últimas épocas de su periodo anglicano, cuando la Iglesia de Inglaterra atravesaba, análogamente, una situación similar a la que estamos viviendo hoy en la Iglesia Católica.
Todo había comenzado cuando dos diócesis anglicanas de África había participado de un congreso de iglesias protestantes que había tenido lugar en Kikuyo y en el que se había tratado el tema de la colaboración entre las distintas denominaciones cristianas. La reunión terminó con una celebración litúrgica ecuménica, celebrada por un obispo anglicano, y “concelebrada” por pastores protestantes.
Este hecho produjo un gran escándalo y división en Inglaterra. ¿Era correcta esa postura aperturista de algunos sectores de la iglesia establecida? Por supuesto, Knox estaba en profundo desacuerdo y, para exponer su posición escribió en cuatro días un pequeño libro o pamphlet cuyo argumento era una simple reducción al absurdo. Lo tituló Reunion All Round y pueden leerlo, en inglés, aquí.
Traslademos los argumentos de Ronnie a nuestra situación actual: Si es un deber, como pareciera, que todos los cristianos deben unirse, borrando las diferencias que los separan –sugiero releer esta catequesis del papa Francisco- ¿por qué no abrirse también a los no cristianos? ¿Por qué no unirnos con los judíos? De ellos solamente nos separa el Concilio de Jerusalén. ¿Y con los mahometanos? Siempre sería posible salvar las diferencias entre la monogamia nuestra y la tetragamia de ellos partiendo diferencias: dos esposas para cada uno. Incluso los ateos deberían ser parte de esta unión pancristiana, ya que siempre sería posible –y esta sería una tarea para encomendarle a Mons. Trucho Fernández- llegar a una fórmula de consenso sobre la Naturaleza Divina que comprenda simultáneamente la existencia y la no existencia.  
Si los principios que, en época de Knox se propusieron en Kikuyo y que hoy propone el papa Francisco, son apropiados, debemos seguirlos hasta las últimas consecuencias. Si, en nombre de la caridad, es un deber de la Iglesia incluir en ella a todos los que se profesan cristianos, y ella misma debe estar dispuesta a realizar todos los sacrificios que esto implique –no importa que sean litúrgicos, disciplinares o doctrinales-, ¿por qué no deberemos incluir también a todos las personas buenas? ¿Por qué una creencia, por ejemplo la divinidad de Jesucristo, debe ser un impedimento para la inclusión en la Iglesia de puertas abiertas que nos pregonan desde Roma? ¿Por qué debemos incluir, por ejemplo, a un buen hombre como Roberto de Mattei y excluir a otro buen hombre como el ateo Scalfari? Si la Iglesia, que nunca puede perder de vista la caridad, frena la inclusión en su Cuerpo a muchos hombres simplemente por cuestiones de índole disciplinar o doctrinal, ¿no será hora de buscar una Iglesia más caritativa y derribar esas murallas oscurantistas?  
Ronald Knox llevó hasta las últimas consecuencias en un ejercicio lógico los principios que comenzaban a aparecer a comienzos del siglo XX en la Iglesia de Inglaterra, pero nunca llegó a pensar que, casi cien años más tarde, esa iglesia aprobaría la ordenación de mujeres obispos.  Era un absurdo demasiado grotesco.
Me pregunto yo si Bergoglio no es también un absurdo demasiado grotesco para que lo hubiese sido imaginado los católicos de hace cincuenta años. 

miércoles, 15 de octubre de 2014

El olvido del Papa Francisco


Roma (Elizabetta Piqué en exclusiva para The Wanderer) El Santo Padre Francisco y su equipo de teólogos asesores han caído en la cuenta, al releer el informe Erdö que, si bien en la euforia de los descubrimientos eclesiales de la primera parte del Sínodo fueron enumerados uno a uno los bienes, hasta ahora ignorados por la Iglesia, que se hallan presentes en las uniones de hecho y en las parejas de divorciados y de gays, se han olvidado completamente de aquellos que han sido llamados por otros caminos singulares. Para corregir esta involuntaria omisión, que podría llegar a constituirse en discriminación, le ha encomendado a su teólogo de cabecera, Mons. Víctor “Tucho”  Fernández, que avance en la profunda vía abierta por el Cardenal Schönborn.
Se conoció que el rector de la Universidad Católica Argentina está preparando una intervención en la que reflexionará sobre lo que antes era llamado con el ofensivo nombre de “vicio solitario” pero que, en realidad, es una forma imperfecta de unión sexual. Aplicando la recientemente descubierta “doctrina de la gradualidad”, el mal llamado onanista –que ahora recibirá el apelativo de “amante virtual”- en realidad es una persona se acerca gradualmente a la unión sexual plena, es decir, con otro ser humano, sea este varón o mujer, lo cual no tiene ya importancia alguna. “El amante virtual copula con la imagen de su amado o amada” –afirmó el arzobispo Fernández- “y, más allá de que esta presencia sea virtual, no puede ser este motivo de discriminación, sino que debe ser acogido con misericordia y acompañado en su camino hacia la realización plena de su amor”.
Estas declaraciones han despertado un sinfín de reacciones positivas en el amplio espectro de las figuras públicas. El futbolista Ever Banega afirmó que se siente aliviado pues podrá continuar con su amistad particular a través del chat sin cargo de conciencia y del mismo modo se expresó su colega ecuatoriano Antonio Valencia. Incluso Wado De Pedro y otros dirigentes de La Cámpora han manifestado su complacencia y habrían encargado al flamante embajador argentino ante la Santa Sede que sondee la posibilidad de iniciar la causa de canonización de Iván Heyn, fallecido en un éxtasis de amor virtual.