miércoles, 4 de mayo de 2016

Muy poca laetitia

De nuestro corresponsal en el Vaticano.
Mientras tímidamente se insinúa la primavera romana, la Exhortación Postsinodal no le ha traído muchas leticias al papa Francisco. Llueven las críticas, y el estado deliberativo instalado en las etapas sinodales no ha desaparecido.
Desde la Argentina le quisieron dar una alegría y un sostén, pero resultó al revés.
Los obispos argentinos reunidos en Asamblea Plenaria le enviaron una carta felicitándolo y agradeciéndole por tan magnífico documento, que los orienta sabiamente en la vida cristiana. 
Pero, el tono tan obsequioso del texto ya generaba suspicacias en el entorno de Francisco.
El mismo Papa habría mostrado poco entusiasmo cuando recibió la carta. Dicen que tuvo un gesto de relativización de la misma.
Pero el entuerto se consumó cuando una comunicación directa, tal vez vía telefónica, le contó la verdad no escrita.
En la Asamblea Episcopal estaba previsto que hubiera una presentación, y luego análisis colectivo del documento. El encargado era el arzobispo Víctor Manuel Fernandez. ¡Nadie más indicado! Pero su exposición se limitó a las partes que no suscitan problemas. Las que tratan de las mariposas y los pajaritos. Las de una mirada casi adolescente del negocio humano del matrimonio.
No sólo il coccolato evitó entrar in medias res, sino que se suprimió el tratamiento de tales partes en la Asamblea. Como a San Pablo en el Areópago, sobre los asuntos espinosos se dijo “oiremos o hablaremos otro día”.
El análisis y el debate episcopal quedó postergado sine die. Quedó librado a que cada obispo lo vea, lo rece, lo hable en su provincia eclesiástica, o lo consulte con sus laicos del Movimiento Familiar Cristiano. Algún socarrón dijo que lo mejor era llevar la Exhortación Amoris Laetitia a que la expliquen los de la Renovación Carismática, como hablan en lenguas no se entenderá nada y todos saldrán reconfortados. 
En definitiva, lo que ocurrió es que soplaba un viento borrascoso en la Asamblea Episcopal. No hay acuerdo en la interpretación ni en qué decir a los sacerdotes y a los fieles. El ánimo real de los obispos argentinos hacia el hermano obispo de Roma está contrariado. Los tonos del fastidio varían y se expresan en las conversaciones. Pero no en la carta.
Sin embargo, siempre alguno cuenta .........

Dall'ombra der Cuppolone


Nota bene: Añado al reporte de nuestro corresponsal romano un dato, y tiene que ver con las preguntas, muy pocas y tímidas, que le hicieron a il coccolato -es decir, Mons. Tucho Fernández- luego de su presentación. Uno de los obispos preguntó si era posible, entonces, que los recasados comulgaran. Tucho respondió: “Es esa la línea que deben bajar. Esa es la posición de Roma”. Ante esto, un señor arzobispo exclamó gozoso: “En la Iglesia ya no hay principios”. Lo curioso fue que ninguno de sus hermanos en el episcopado -y eran más de cien en el recinto- fueron capaces de discutir o rechazar tal afirmación.

lunes, 2 de mayo de 2016

A vueltas con Mauricio

Tarde o temprano habrá que hacer el balance. Seguramente con más tiempo. Pero todo argentino no enrolado en las huestes de los Orcos tiene que enfrentarse con la figura de Macri y del actual gobierno y tomar algún partido, aunque sea el de no tomarlo.
Conocemos la sempiterna estrategia de la izquierda, resumida en la máxima “no hacerle el juego a la derecha”. Bajo este amparo, se toleraban o silenciaban los peores crímenes. Las mismas víctimas asumían la consigna; la mayoría de los condenados a muerte en los juicios de Moscú no sólo confesaban sus crímenes sino que también expresaban sus temores de “no hacerle el juego a los enemigos del Estado soviético”, por lo que luego de la condena seguían protestando su adhesión al gran camarada Stalin. Sin dudas drogas y torturas tenían su parte en tales confesiones, pero también anidaba en los condenados –todos bolcheviques, todos extremistas, todos estupefactos ante la locura y la tiranía de Stalin- la exhortación de Nietzche, “no mates tu más alta esperanza”.  Idéntica actitud siguió la izquierda comunista cuando el pacto con Hitler, cuando la cortina de Hierro y sus esporádicas rebeliones, cuando las sevicias de Castro y del Che Guevara. No había que hacerle el juego a la derecha, había que ignorar atrocidades que, cometidas por la derecha, eran instantáneamente expuestas.
El kirchnerismo, huelga decirlo, heredó tal tradición, dentro de un marco un tanto más prosaico. No había que hacerle el juego a la derecha silenciando ejecuciones– alguna eventualmente habría- y tiranías, sino simplemente bóvedas llenas de billetes, doce años de latrocinios y la mentira sistemática empleada como instrumento de gobierno. El mantra era muy eficaz para acallar los escrúpulos de los intelectuales, sacerdotes modernos del progresismo. Sabemos que el “intelectual” no es hombre de fe, que no podía sencillamente creer en la honradez de Néstor, en la honestidad intelectual de Cristina o en la inocencia de Milani. Pero callaba, “para no hacerle el juego a la derecha”. Seguramente los juristas garantistas conocían, como valientemente lo expresó Carmen Argibay, que muchos de los procesos a los militares eran nulos, pero disimulaban por idéntico motivo. Los periodistas con más de cincuenta años saben perfectamente que los terroristas eran asesinos, pero no abundan en el tema, no sea cosa que se le haga el juego a la dictadura. Si hasta el candidato a juez de la Corte, el hamletiano Rosenkrantz manifestó sus reparos para penalizar la pornografía infantil, para no hacerle el juego a la censura.
Está claro que mientras Macri no tenga una oposición consistente, es decir, un peronismo purgado de kirchnerismo, la crítica destructiva a su gobierno es hacerle el juego a la izquierda. Ahora bien, ¿es simétrico el razonamiento para quienes nos consideramos, en un sentido que me cansa explicar ahora, de derecha? El cruel lector que me acusa de macrista hace varios posts estará esperando que responda en forma afirmativa. Naturalmente no lo haré, aunque más no sea para no darle el gusto. Quienes somos de la derecha tradicional no tenemos moral de facciones, ni traficamos con la verdad. Los ladrones son ladrones, tengan bóvedas o  Ph Ds. Los errores y las mentiras no tienen ideología: son errores o son mentiras. Y tampoco callaríamos la injusticia para mantener el orden, ni aceptaríamos la tiranía de derechas para salvar el pescuezo. Nuestra moral es moral, es decir, el fin no justifica jamás los medios ilícitos.
And yet, and yet… Algo tienen que aprender, conforme la frase evangélica, los hijos de la luz de los de las tinieblas. Un alarde de perfeccionismo a menos de un semestre de habernos salvado de quedar rehenes de un hato de ladrones extremistas no parece lo más inteligente. El proceso macrista tiene sus luces y sus sombras, sus innegables fallas y estrepitosas chambonadas, pero ignorar el efecto de arrastre de esos establos de Augías que dejó la Cleptócrata es ser un idiota útil y hacerle, sí, el juego al kirchnerismo. Es irrazonable no apreciar algunos innegables avances en materia de libertades, de recuperación del Estado de Derecho, hasta de humanitarismo (los militares convictos han vuelto a ser atendidos en su Hospital; se ha llegado, después del trato de campo de concentración, al nivel del trato dispensado en  Nüremberg, at last). En materia económica, casi no había opciones, porque los Kirchner no sólo quemaron los libros de texto, incineraron los apuntes. No se trata de ortodoxia económica, sino de descubrir la ley de gravedad. Hace muchos años, cuando un siempre ignorante Neustadt le hizo un reportaje a Oliveira de Salazar, éste le enseñó el secreto de su éxito económico: tener superávits gemelos. No era Kirchner, era un dictador de derechas, era 1968. También le regaló un “tip” que el moravo, huero de planteos existenciales, malinterpretó: el problema de los argentinos es que no querían ser mejores, sino estar mejor.
Como he dicho, mientras no haya una alternativa consistente, demoler al actual gobierno y reclamar el helicóptero para Mauricio es, sí, hacerle el juego de la forma más idiota al kirchnerismo. Crítica debe haber, y la necesita como el agua este gobierno inexperto. Los argentinos tenemos que recuperar la capacidad de pensar, esa espantosa autocensura de la corrección política que es la herencia más nefasta del Kirchneriato, ese cepo patotero a la inteligencia, y los gobernantes tendrán que aguantársela.  Libertad para todo y para todos, menos para los malhechores, como decía un presidente de nuestra América, ciertamente no muy democrático.
En este sentido y sólo con todos estos caveats, me niego a hacerle el juego a la izquierda. Ya una vez saltamos de la parrilla de Menem para caer en la sartén de los Kirchner: de la corrupción en escala artesanal y que ahora recordamos con cierta nostalgia conmovedora porque nos dejaba un ámbito de libertad, al megalatrocinio estatal en escala industrial acompañado de consignas castristas. Me niego a ser conducido por los mass media en manos de periodistas resentidos no sólo con sus empresas sino también con la sociedad, que sacan el manual de moral del bolsillo cuando el gobierno no está en manos de resentidos de su misma especie.
En cuanto a Macri, sigo valorando su nonchalance. Quizás si siguiera el ejemplo del  Enrique V de Shakespeare cuando se despojó de su nombre Hal, dejara atrás a Falstaff y mandara colgar un par de ex compañeros, despejaría las incógnitas.  Fundamentalmente, y como decía Borges cuando le preguntaron por qué se había afiliado al partido conservador, “es el único que no fomenta los fanatismos”. Nadie daría la vida por Macri, nadie mataría por Macri. Para mí, a mis años, si además gobierna y me deja tranquilo, es bastante.

Ludovicus

viernes, 29 de abril de 2016

Cinocéfalos, ángeles y otras criaturas

Bienquerido Wanderer, 
gracias por contar un tema tan interesante y valioso, pues sus múltiples resonancias rozan las fibras más íntimas de nuestra Fe. Déjeme adivinar lo que subyace –o evoca, por caso–  su escrito, a ver si emergen algunas ideas sugestivas para el debate y la reflexión. Y después me da su veredicto, claro.
Ahí va el intento:
1) Hay un racionalismo lapidario, una lógica descarnada que de tan prosaica se vuelve estéril. Los de este bando, piensan haber llegado al fondo de la realidad por el rigor conceptual o la exactitud científica ¡Error! Han precisado en sus mentes una porción de realidad que han desencantado, arrebatándole su halo de misterio. Piensan haber descubierto todo y no se han dado cuenta que sólo han visto –al buen decir de Chesterton– las espaldas del mundo. O como dice un amigo, no conocen el reverso de la trama, donde habita esa luz nativa que irradia el orbe y cautiva, en contraparte, los ojos de espíritus atentos.
2) Si hay una exactitud científica –universal y necesaria–, hay también una exactitud poética. ¿Cuál es? Mandrioni dice algo así (cito de memoria): “La palabra justa o exacta del poeta es la que logra introducir la mayor carga significativa y evocativa en el corazón de la palabra”. En virtud de lo cual,  también es capaz de mostrarnos ese universo espiritual inasible que desborda cualquier intento de conceptualización. Justeza de la dicción al servicio de la evocación, así es la gramática poética.
El poeta ve diamantes antes que astros porque tiene memoria, me dijo un monje una vez. Y tenía razón. Usted dice que hay hadas en los bosques y el rey David que la noche a la noche le susurra el mensaje de una gloria divina… El que no alcanza a vislumbrar estos secretos de la creación, no hay ciencia ni filosofía que lo salve.
3) Imaginación y sensibilidad disponen el corazón; hacen de suelo firme y fértil no sólo para la germinación de la ciencia –según el citado Perse–, sino del pensamiento y, en última instancia, de la Fe. ¿Y de qué se nutre la imaginación sino es del mito, los cuentos de hadas y esa poësis perennis de la que habló Claudel? ¿Cómo adentrarnos en ese mundo maravilloso de Dios, si no hemos vivenciado la fantasía? No la fantasía egoísta, de realismo superficial, que sueña con mujeres lindas y manjares suculentos. No. Se trata de la fantasía desinteresada que enseñaba Lewis, “con pan mágico y rocío de miel”.
4) Y entonces Bruckberger da en la tecla cuando propone la poesía como auxiliadora de la Fe. Aquí es donde creo –y ya es mi última intuición aventurada– que recordó las palabras de su estimado John Senior: “Cualquiera sea nuestra especialidad, nuestra vocación, nuestro trabajo, todos somos amantes; y mientras que sólo los expertos en cada campo deben conocer matemáticas, ciencias u otras artes, todos debemos ser poetas en el camino de la salvación.” Porque hasta tanto no se haya restaurado el amor por medio de una poesía vital, que lo griegos denominaron psicagogia, la razón no echará raíces; y nuestra Fe se volverá pacata y aburrida mientras no repare en la voz del poeta, símbolo poderoso que le señalará esa eternidad sabrosa a la que pertenecemos…
En fin. Verá que hay mucha tela para cortar, pero soy sólo un aficionado asomado a las entrelíneas de su post. Mejor que prosiga la tejedora en boca de los que saben. 
Yo me marcho y le queda a usted mi afecto,

El Poeta

miércoles, 27 de abril de 2016

A midsummer’s nigthmare


Anoche soñé lo siguiente: que llegaba diciembre, con Bergoglio con 80 años cumplidos.  Que éste, advirtiendo que su ciclo estaba agotado, que había disparado todas las bengalas de pólvora trucha que le quedaban, que se repetía como Bill Murray en El Día de la Marmota, anunciaba en un latín macarrónico que renunciaba al trono de Pedro pero no a la lucha, convirtiéndose en el Segundo Papa Emérito Viviente. Pero que declinaba el honor de vivir junto al Abuelo: él era un Pastor, no un intelectual de gabinete.
Que preparaba minuciosamente su sucesión, quizás ungiendo a un prelado de lengua germánica y noble apellido.
Que volvía a su país y a su barrio, para continuar caminando juntos en la Argentina, como su obispo emérito y popular. Que venían días difíciles para la Patria Grande, y que su lugar estaba junto al pueblo, agredido por el imperialismo y el poder de las finanzas. Que no quería más honores que los de un cura de barrio que pudiera predicar todos los domingos sus sermones y recorrer los barrios con sus zapatos gastados. Y que convocaba a un gran Frente Ciudadano para que todos los argentinos pudiéramos comer en la misma mesa y dormir en la misma cama.

Me desperté temblando, mientras una ola de alivio me inundaba. Era una pesadilla. Macri piensa lo mismo.

Ludovicus

lunes, 25 de abril de 2016

Del cosmos como obra de arte (y cinocéfalos)

Publicaba hace unos días Wanderer una bella defensa de la poesía como auxiliar de la religión, bajo el título «De cinocéfalos y ángeles».
Si este blog, en lugar de ser un espacio virtual, fuera tan físico como la taberna «Del Águila y el Niño», creo que dicho texto hubiera dado pie a una intensa y agradable tertulia, en el rincón junto a la chimenea. Y creo además que alguna protesta por mi parte se hubiera escuchado ahí.
Desde luego, no le reprocharía la defensa de los cinocéfalos, por muchas razones. Entre otras por respeto a San Cristóbal; pero también por su parentesco con Anubis, que vigila una balanza en la que no puede pensarse sin temor ni temblor. Ahora bien, ejerciendo la cerveza de mediadora, y cuando la niebla de las pipas se fuera ya espesando, sí que le afearía la contraposición entre ciencia y poesía que se desprende de las reflexiones culminantes del artículo:
«Por eso, la poesía termina siendo la mejor auxiliar de la religión, y un medio privilegiado para atravesar este valle de lágrimas, poblado de los fríos cálculos de los hombres de ciencia, etc.».
Y es que Dios es el más verdadero Poeta, y su poema, su obra de arte, es la creación. Por eso, la actividad de la primera y memorable centuria de científicos modernos (los Copérnico, Galileo, Kepler, Newton...) no era fría, aunque sí calculadora. ¡Y qué pasión la de aquellos cálculos! Pues de lo que se trataba, ni más ni menos, era de poner al descubierto párrafos enteros, y estrofas, y cantos, de ese gran poema que estaba aguardando ser leído desde el primer día del mundo.
Querido Wanderer, queridos amigos de esta virtual taberna errante, ¿pueden imaginarse la emoción que tuvo que sentir por ejemplo Kepler, cuando después de casi una década de intensísimos desvelos, pudo por fin comprender el simple y elegante ritmo de los versos divinos que cantan el camino de Marte por el firmamento?
Diez años de intentos y fracasos, de noches de insomnio y de dudas. Pero alentado en todo momento por la seguridad de que estaba estudiando la obra del Poeta incomparable, y que era una obra compuesta de modo que nosotros, hechos a su imagen y semejanza, pudiéramos entenderla. Y al cabo... las leyes del movimiento planetario: hermosas, sencillas, dotadas de una gracia luminosa. ¡Divinas!
«Verachtet mir die Meister nicht, und ehrt mir ihre Kunst!», es decir, «¡No me despreciéis a los maestros, y honradme su arte!», es la enérgica amonestación de Hans Sachs en la escena final de «Los Maestros Cantores de Núremberg». Y la misma enérgica amonestación vale también en este caso: ¡No me despreciéis a los verdaderos científicos! Es decir, a aquellos que no han perdido el sentido religioso y poético de su obrar, y se acercan con amor, y pasión y reverencia a los versos de la naturaleza.
Dice el salmista: «Los cielos narran la gloria de Dios», y debemos por ello quedar agradecidos a los que dedican su vida a poner al descubierto más y más detalles de esa gloria. ¡Qué enorme, qué fecundo y qué lleno de maravillas es el universo creado por Dios! Ya nos había advertido el sabio cardenal Nicolás de Cusa que, siendo Dios infinitamente generoso, no cabía esperar de su «fiat» otra cosa que la creación de un cosmos tan similar a Él mismo como fuera posible. Y el trabajo de los grandes científicos ha consistido en mostrarnos, de generación en generación, nuevos aspectos de esa realidad exuberante que es el universo, como poema y canto del Creador.
Por tanto, «Verachtet mir die Meister nicht!», y no caigan en la trampa de dejar las reflexiones sobre la ciencia en manos de ese pueblo mezquino de los cientifistas de nuestro tiempo (o mejor dicho: «de los cientifistas decimonónicos», pues ese es su mundo mental, aún en nuestros días).
Todo ello, por supuesto, sin menosprecio alguno de los poetas, ni desdoro de los cinocéfalos.
Francisco José Soler Gil

jueves, 21 de abril de 2016

Las sandías de Leticia

Circula por Internet un texto muy interesante. Se trata de un explicación for dummies, y para neocones y, en realidad, para todo el mundo, acerca del valor relativo del famoso magisterio pontificio que el Papa Francisco acaba de dinamitar de modo solemne con su pasquín sobre los amores adulterinos y el uso del celular durante las comidas familiares. 


En medio del fatigoso debate desatado, una vez más, ante el reciente documento Papal, respecto de si ahora sí se puede tal o cual conducta, o ahora no, si la Iglesia ahora me permite tal o cual cosa, o decide declarar mala tal otra, me parece oportuno avisar una verdad básica que se da un par de casilleros previos a este asunto. Una verdad tan robusta como simple. Verdad básica, sea tal vez ese el adjetivo que busco. Básica de basal, claro. 

Y es avisar que el Magisterio de la Iglesia es el segundo piso de un edificio donde es posible pintar sus paredes del color que se quiera… pero es imposible modificar su ubicación catastral. Avisar —dicho más del derecho— que el Magisterio de la Iglesia no cambia ni decide nada (aunque muchas veces dé un poco esa sensación o imagen, ciertamente). El Magisterio de la Iglesia, como el término ya indica, es un ente docente, que enseña (con más o menos destreza) algo que ella no determina. 
El Magisterio de la Iglesia no tiene mucho más “poder” del que tiene un maestro rural enseñando los ríos de cada provincia del país, o, si se quiere realzar un poco su status, digamos, del que tiene un profesor de astrofísica repasando a su alumnado los planetas conocidos del sistema solar. Al docente no le atañe agregar ni modificar cuál sea la capital de Formosa ni el recorrido del Pilcomayo. Ni al docente raso ni a la máxima autoridad del Ministerio de Educación. 
Todo magisterio es descriptivo de una realidad preexistente. Por supuesto, la docencia puede ejercerse mejor o peor, pero nunca puede quedar en posición adelantada respecto a la ciencia, que es la que le marca la cancha, ya sea ciencia empírica, ciencia filosófica o ciencia divina. 
Pero a su vez, la ciencia, cual fuera, tampoco establece la realidad: justamente su rol consiste en descubrirla, no en inventarla. Es valiosa la etimología de “docente” en algunas lenguas —las germanas, por caso— donde expresamente se ubica al docente por debajo de la sabiduría. La ciencia descubre, no inventa. No es artífice. Sólo descorre cortinados. 

Curiosamente, los científicos —a los ojos de los piadosos— tienen fama de arrogantes, de soberbios, de pretender saberlo todo. Y puede que incurran en algo de eso en sus secretas expectativas… pero notablemente jamás un científico pretendería arrogarse el derecho o la posibilidad de determinar la realidad. Ella está allí. Antes. Y ella manda. El bendito Dasein: ese estar ahí, más allá de todas nuestras especulaciones, expectativas y pretensiones. 

De modo que se dan normalmente tres eslabones firmemente encadenados: el docente que explica lo que la ciencia descubre de la realidad manifiesta. De idéntico modo —y tal vez como el ejemplo más puro y emblemático de esta terna— el Magisterio de la Iglesia explica lo que la Revelación nos desvela acerca del Misterio, en su Realidad divina y humana. Incluso el Magisterio extraordinario declarando dogma la Inmaculada Concepción: ni la genera ni la desvela: anuncia con certeza lo que la Revelación le manifiesta acerca de la Realidad de la Virgen.

Así las cosas, es importante que el católico de a pie entienda que un Papa no decide qué está bien y qué está mal. No pone ni saca, como ningún docente pone ni saca ríos de provincia ni planetas del firmamento, ni catetos del triángulo. Lo que está bien, lo está desde siempre; y lo que está mal, siempre estuvo mal y seguirá estando mal. A los papas (y todos los docentes que estamos debajo suyo) nos atañe explicarlo con renovada destreza, con mejor ingenio, con un novedoso enfoque pedagógico, si se quiere. Pero no nos incumbe establecerlo. 

Agreguemos de paso, que “algo está mal si hace mal y está bien si hace bien”. Y hace bien cuando tal acción mejora nuestro ser, nuestra realidad. La moral cristiana es tan simple, tan pura, tan cristalina como eso: secuela esse, seguir al ser. Porque el deber ser es idéntico al ser. En una paridad abrumadora, aplastante. Nuestra moral no nos conmina más que a un simple “let it be”, siempre que ese “be” sea algo más que el zumbido de abejas y cuente con la insoportable densidad del ser. 

Cuando los investigadores descubren que los rayos solares producen cáncer y lo avisan a la comunidad médica y ésta lo baja a la sociedad: ninguno está “cambiando” nada sobre la realidad. Desde que hay sol y hay humanos, esto fue así. Antes de que se descubriera. Y antes de que se avisara. Y antes de que algún alegre desaprensivo, nopasanadista, insistiera en tomar sol al mediodía sin hacer caso. O que un dictador excéntrico decretara que en su imperio el sol no hace daño. 
A su vez (y esto es crucial para el distorsionado imaginario colectivo): nada cambia, nada modifica, nada incrementa ni disminuye el daño que la radiación ultravioleta le genera a mi piel el hecho de que: yo sepa, yo no sepa, yo lo sepa a medias pero no lo crea, yo lo sepa posta pero me importe un belín, yo termine o no termine de comprender los daños inherentes a los rayos ultravioletas… sea como sea mi situación: si no me cuido, el melanoma se llevará mi vida sin atender a mi subjetividad. 
Y también es interesante repasar la verdad inversa: si hoy la ciencia descubriera que en realidad no hace daño combinar vino con sandía, y los canales docentes así nos lo informaran: esto no “entra en vigencia” a partir del día del comunicado de la OMS: sino que nunca jamás hizo mal. Ni a mí, ni a mi tátarabuelo. Y todos los que se privaron del vino ante la sandía, se privaron al divino botón. 

El cristiano medio cree, contrario a todo esto, que en el caso de la ciencia moral (esa que explica qué conductas nos hacen bien y cuáles nos desfavorecen), cree que la VERDAD sale por decreto. O sea, entra en vigencia, por decreto. Que se genera por una voluntad. Algo así como si la OMS decidiera bajar de su listado una enfermedad, mágicamente tal enfermedad dejara automáticamente de ser tal (y de hacerme mal, claro). Son taras de corte guillermomorenista, que nos alientan a creer que si yo bajo el número del INDEC, bajo la inflación. Creer que la naturaleza imita al arte. 
Pues no. No. Y no. 
Todo eso es voluntarismo puro y duro.

Lo cierto es tan abrupta y diametralmente opuesto, que la Doctrina cristiana insistirá, en un colmo de honestidad, que ni el mismo Jesucristo, ni el ipsísimo Dios, determina qué esté bien y qué esté mal. No se contenta con decir: “esas cosas no las deciden los humanos, las decide Dios”. No, no. ¡Ni Dios las decide! Nadie las decide. ¡Son! Porque Dios las hace, son. Y porque son, obligan.
Cuando san Juan en su Prólogo llama al Logos Eterno “el Exégeta” está avisando algo de esto: el Hijo Eterno es Quien nos revela, nos explica, nos manifiesta lo-que-ya-es y Lo-Que-Ya-Es. Cristo es “la Ciencia del Padre”, como gustan decir los Padres. 

Volviendo al Magisterio papal: entiéndase bien, de una buena vez. El Papa no es tan sólo que no “deba”, sino que directamente le resulta por completo IMPOSIBLE tornar disoluble el matrimonio, ni tornar bueno lo que hasta ayer fuera malo. Ni el Papa ni Jesucristo. Porque el matrimonio es intrínsecamente indisoluble, es que Nuestro Señor así lo revela, y porque Él así lo revela, es que el Magisterio así lo enseña. 

Sí atañe al Papa de turno esmerarse en explicar más y mejor la compleja realidad humana, que está allí desde siempre y que nos fue manifestada por Jesucristo. Y en esto puede fallar también. Pero dejemos de lado por el momento ese margen de error para ubicarnos bien ante el peso específico del Magisterio. Es un ente docente. Ni menos de eso, ni más, claro. 
Como un buen maestro, el Sumo Pontífice está para ayudarnos a comprender lo que Cristo nos ha manifestado acerca de la REALIDAD. Se esmerará en refinar con ingenio y aggiornamento el recurso didáctico; no la certeza de ciencia; y mucho menos aún: la cosa en sí, objeto de tal ciencia. Un Papa ni genera realidad ni genera tan siquiera la Sacra Doctrina (conformada por las Sagradas Escrituras y la Tradición). Lo suyo, su rol, su función, su servicio, es enseñarla. De modo ordinario (con margen de error) o de modo extraordinario (sin margen de error): enseñarla.
Recién entonces cabe habilitar el asunto tan en boga respecto a que los Papas, en el ejercicio de este rol, pueden acertar y pueden desacertar y cuáles son los límites de una y otra posibilidad. Pero eso viene después. Después de entender bien que ni la realidad ni la manifestación de esta realidad está en juego, sino la enseñanza de la manifestación de la realidad. 

Pero hay más (y en los tiempos actuales es mucho más que más lo que atañe a este más): hay que saber que un Papa no sólo no genera Realidad ni genera Revelación, limitando su ministerio a hacer el Magisterio de ambas. Sino que, además de su ministerio petrino con su rol magisterial, tiene una vida propia. Como el maestro rural tiene una vida y el catedrático de Oxford tiene una vida. Y el lustroso oxoniense tiene todo el derecho a opinar sobre el arbitraje del último partido del Tottenham Hotspur. Aunque a los viejos carcamanes del Consejo Académico les pareciera que el profesor no debería emitir opinión alguna fuera de lo estrictamente escolar. Lo mismo vale para el Sumo Pontífice: escandalizarse porque opine sobre San Lorenzo o sobre los osos panda en extinción no está bueno. Lo importante es saber diferenciar bien cuándo está siendo docente desde su cátedra y cuándo no. 

Recapitulando: 
PLANTA BAJA: está la realidad, creada e increada, ahí está. Y allí mismo ya está la norma moral que es idéntica a la realidad sin corrimiento alguno. 
PRIMER PISO: luego está su manifestación: autoelocuente en el caso de la realidad creada, se muestra a la razón natural; y como misterio en el caso de lo increado, se revela a la Fe, por la Escritura y la Tradición.  
SEGUNDO PISO: el aparato docente, que en variadísimos registros se ocupa de transmitir lo que el primer piso le refiere sobre la planta baja.
AZOTEA: nada, el cobertor del edificio; alude en esta parábola a todo aquello que el docente haga y diga por fuera de este específico rol de transmitir lo que el primer piso le refiere sobre la planta baja. 

Esto es un edificio, y es valioso como totalidad y en cada una de sus partes. Aunque, claro está, en el negocio inmobiliario, no todo vale lo mismo (ya lo dijo un griego: soy amigo de la azotea, pero más amigo de la planta baja). No obstante, insisto: cada espacio tiene su nobleza y valor. Lo realmente importante (y acuciante) es saber bien dónde uno está parado y no confundirse de lugar. Pues ha pasado —y por desgracia seguirá pasando—, que más de un distraído, caminando por la azotea, o el balcón del segundo piso, creyéndose al ras del suelo, fue víctima de un suicidio involuntario.