viernes, 22 de junio de 2018

Canuto Angelelli, obispo y mártir. Conclusiones

La primera pregunta que nos habíamos hecho fue si Mons. Enrique Angelelli había sido efectivamente martirizado o si su muerte, en cambio, fue causa de un accidente. Es la pregunta básica y fundamental. Según como se responda puede quitar todo sustento al decreto pontificio. Deberíamos encontrarnos entonces, con un hecho de claridad contundente y sobre el cual no se abrigaran dudas. 
Pero lo cierto es que las dudas son muchas. Hace pocos días, el P. Javier Olivera dio a conocer en su blog el resumen jurídico sobre el caso elaborado por la Dra. Silvia Marcotullio, ex-jueza de Cámara Penal de la Nación que, en su primera conclusión, afirma: "No solo no se acreditó cómo y quién o quienes fueron los autores del supuesto ilícito por el que se condenó a los procesados, sino que toda la prueba sobre el suceso indica que se trató de un accidente por caso fortuito o imprudencia del conductor del vehículo...". 
Me pareció oportuno poner a consideración de los lectores lo que dice al respecto un amigo y defensor de Angelelli, Horacio Verbitsky, para escuchar las dos voces. Y lo cierto es que él mismo termina admitiendo, volens nolens, que fue un accidente.
Pero el periodista modifica la versión: habría sido un accidente provocado por un Peugeot 404 blanco, en el que viajaban cuatro hombres, que habrían matado al obispo una vez ocurrido el choque. Esta versión tiene todavía menos asidero. ¿Qué testimonio tienen del auto y los asesinos que iban en él? El del P. Pinto, que acompañaba a Angelelli y que una y otra vez decía que no se acordaba de nada. Y el de un camionero que dice que vio pasar un Peugeot blanco. Yo también he visto pasar autos de esas mismas características muchas veces y no se me ocurre que vengan de matar a un obispo. 
Pero lo más inverosímil es que estos cuatro hombre se hubiesen preocupado de rematar en la ruta a Angelelli y hubiesen dejado vivo al único testigo. Si el Agente 86 hubiese estado a cargo del grupo podríamos discutirlo, pero no es ese el caso. 
Por otro lado, los testimonios que cita Verbitsky asombran por su solidez: trataron de asesinar a Pinto mientras estaba en el hospital pero lo impidieron sus dos hermanos gendarmes que se quedaron junto a él. Si las Fuerzas Armadas lo hubiesen querido matar, les habría resultado muy fácil lograr que los superiores de los gendarmes les ordenaran retirarse del hospital, dejando vía libre a los asesinos. Otra: poco después de la muerte de Angelelli, el ministro Harguindeguy recibió una llamada y se le iluminó la cara. ¿Eso es una prueba? Quizás le hablaba su mujer avisándole que su hijo había rendido bien una materia o que había preparado ñoquis para la cena. 
La primera pregunta entonces, debe responderse afirmando que ocurrió un accidente en el vehículo donde iba Angelelli, que no hay pruebas de que haya sido provocado y que tampoco puede concluirse que fue ultimado luego del choque. Esto solo es suficiente para desbaratar la pretensión pontificia de decretar un martirio para el caso del obispo riojano.
La segunda pregunta decía: Si fue martirizado, ¿lo fue por la fe, o lo fue por su ideología política o porque se oponían a los intereses del gobierno de turno?
Aún si damos por válida la tesis de Verbitsky, deberíamos discutir si su muerte fue un martirio o fue un asesinato motivado por cuestiones ideológicas o políticas. La Iglesia es muy clara cuando define quién es un mártir: es aquél muere por causa de su fe religiosa. Y no me parece que Mons. Angelelli hubiese sido asesinado por defender algunas de las verdades de nuestra fe contenidas en el Credo. En todo caso, habría muerto por una cuestión humanitaria, porque defendió a los pobres o desvalidos de los feligreses de su diócesis, o porque se opuso frontalmente a los poderes políticos y económicos de su época. Y todo esto, que podría eventualmente concitar nuestra admiración, no lo convierte sin embargo en un mártir. 
Finalmente, la tercera pegunta tenía que ver sobre la naturaleza de la fe por la que habría muerto Angelelli. ¿Se trataba de la fe católica? De la lectura de los relatos que hace Verbitsky, no pareciera que es el caso. Por el contrario, lo que queda claro es que fue un personaje que tiñó, como hicieron muchos en su época, su religión de ideología. Como dijeron sus sacerdotes: “Cuando la Iglesia se limita a enunciar una doctrina abstracta, intemporal, se la tolera sin mayores resistencias, [que] se hacen sentir cuando su enseñanza toca las realidades concretas”. Angelelli dejó de predicar las verdades “abstractas e intemporales” que son sobre las que se fundamenta nuestra fe católica y las únicas importantes e, ideologizado, se dedicó a solucionar las efímeras realidades concretas. Pero no como lo hicieron grandes santos como San Vicente de Paul o como Santa Isabel de Hungría, sino sembrando el odio y siendo “signo de contradicción” en el sentido marxista y no cristiano de la expresión.
Mons. Enrique Angelelli no fue más que un subproducto latinoamericano del Concilio Vaticano II. Ciertamente no fue un santo y, mucho menos, un mártir. 
Corolario: Considero que la decisión del Papa Francisco de decretar el martirio de Mons. Angelelli y sus tres compañeros y de proceder a su beatificación es tan grave, o más aún, que los desvíos doctrinales de Amoris letitiae. Está proponiendo como modelo de vida y virtud a todos los católicos del mundo a personajes que ideologizaron su fe -que fueron marxistas, en pocas palabras- y que también propiciaron la lucha armada que ensangrentó al país durante varios años. La foto del obispo Angelelli celebrando misa bajo la bandera de Montoneros es suficientemente elocuente al respecto.
Pero además, con un acto de este tipo, el Santo Padre está echando por la borda toda la doctrina y práctica católica sobre las canonizaciones, utilizando esta venerable institución de la Iglesia, para finalidades políticas y de promoción personal.

En situaciones como esta, una quisiera volver al siglo XVI, cuando el emperador Carlos V amenazó al Papa Pablo con convocar a un concilio ecuménico par deponerlo en razón de la negligencia evidente con respecto a la fe que demostraba con sus decisiones. Claro que ahora nos costaría bastante encontrar un emperador de ese tipo y mejor no pensar lo que podría salir de un concilio ecuménico.

jueves, 21 de junio de 2018

Canuto Angelelli, obispo y mártir IV


El coronel Osvaldo Pérez Battaglia, jefe del Batallón 141 de ingenieros del Ejército, fue designado interventor federal en La Rioja y de inmediato fueron detenidos dos sacerdotes. Angelelli viajó a Buenos Aires para gestionan su libertad ante el ministro del Interior. Al regresar, su valija fue violentada en el aeropuerto de La Rioja. También escribió que Pérez Battaglia lo trataba en forma grosera y lo llamaba “llorón”. Angelelli viajó a Córdoba para apelar ante el general Luciano Menéndez. Por su seguridad, pidió que lo acompañara el cardenal Primatesta. Angelelli expuso la situación de los detenidos políticos y sociales riojanos. Menendez, lo escuchó y le advirtió amenazante: “Tengan cuidado”.
Antes de regresar a La Rioja, el obispo previno a sus familiares cordobeses que algo terrible podía ocurrirle.
- ¿No tenés miedo? - le pregunto su sobrina Marilé Coseano.
- Un miedo tremendo. Pero no puedo esconder mi mensaje debajo de la cama.
El 18 de mayo la Comisión Ejecutiva puso los hechos en conocimiento de Videla, quien prometió intervenir. También Angelelli visitó a Videla en la Casa Rosada, en compañía de Primatesta y Zazpe. Según el relato de Angelelli a sus curas, Videla le sugirió que se fuera del país porque el no podía garantizada su seguridad en la jurisdicción de Menéndez. Ante un cuestionario judicial, cuando Angelelli y Zazpe ya habían muerto, Primatesta negó la existencia de la segunda reunión. 
[...]
El párroco de El Chamical, Carlos de Dios Murias [otro de los nuevos mártires], dijo en una homilía que podrían acallar la voz del obispo pero no la de Jesús. Descendiente de una tradicional familia cordobesa venida a menos, hijo de un dirigente de la Union Cívica Radical, Murias llevaba poco tiempo en La Rioja. Había formado parte de Cristianos para la Liberación y participado en encuentros y retiros en el noviciado de la Fraternidad de los Hermanitos del Evangelio en Suriyaco, La Rioja. A otro sacerdote francés de la Fraternidad, Enrique de Solari,  que trabajaba en Las Talas con un sindicato de campesinos,  Angelelli le sugirió que se fuera por un tiempo de La Rioja, donde la policía y los terratenientes lo vigilaban.
Murias había colaborado con el obispo en el asesoramiento a los labradores para evitar el despojo de sus tierras históricas por parte de miembros de las Fuerzas Armadas. Un civil vinculado con la Fuerza Aérea le advirtió al marido de Cristina Murias: “Que el hermano de su señora se cuide”.

La noche del 18 de julio, quince días después del asesinato de los palotinos, dos desconocidos con credenciales de la policial, llegaron a la casa religiosa del Chamical donde vivía Murias y hablaron a solas con él y con el sacerdote Gabriel Longueville. Los cuatro se fueron en un auto oscuro y sin chapas. El 20 por la tarde los cadáveres de Morias y Longueville aparecieron sobre una vía en las afueras de Chamical, acribillados a balazos, las manos atadas, algodón y cinta adhesiva en la boca. Uno de ellos había sido mutilado. Junto a los cuerpos cubiertos por mantas del Ejército, que fueron quemadas en la morgue, había una amenazante lista con nombres de sacerdotes. Los familiares de Longueville acusaron por el crimen a Pérez Battaglia, al otro jefe del Regimiento, Jorge Pérez Malagamba y al segundo jefe de la base aérea de El Chamical, el comandante Luis Estrella, uno de los oficiales del grupo integrista que se había alzado junto con el brigadier Capellini en diciembre de 1975 para exigir que el Ejercito tomara el poder y que volvería a hacerlo en 1988 en apoyo del coronel Mohamed Ali Seineldín.  Otro imputado fue el oficial de inteligencia de la base aérea, alférez Ángel Ricardo Pezzetta. quien había sido compañero de seminario de Murias y tenía dos hermanos sacerdotes. Pezzetta era quien ordenaba que se grabaran las homilías de Murias.
Pérez Battaglia no autorizo que se publicara el comunicado del obispo en el aviso fúnebre que mencionaba el asesinato. La policía accedió a comunicar la noticia por su red radial solo si la palabra “asesinados” era sustituida por “fallecimiento”, la misma que utilizó al intendente de Chamical en su decreto de duelo. Angelelli preparó varias casullas para los obispos que asistirían a las exequias, pero ninguno llegó.
Sus colaboradores recibieron información sobre un plan para matar al obispo, que incluía a Pérez Battaglia, Estrella y el brigadier Aguirre. Entre los complotados se mencionaba al ex interventor federal durante la anterior dictadura, el político conservador Eduardo Menem, cuyo hermano Amado y sus hijos estaban enfrentados con Angelelli. Nunca hubo una incriminación judicial contra ellos.
Angelelli le confesó sus temores a su amigo Hesayne, quien le aconsejó que se ocultara por un tiempo, quizás haciendo un viaje al exterior. Los vicarios zonales también le sugirieron que se alejara, pero Angelelli no los escucho.
- Sí me oculto o salgo de La Rioja, seguirán matando a mis ovejas -, contesto.
El 22 de julio, Videla volvió a recibir a los tres miembros de la Comisión Ejecutiva del Episcopado. El motivo declarado era entregarles la respuesta a 1a carta por el asesinato de los palotinos. Dijo que la Junta Militar comprendía el dolor de la iglesia y haría lo posible por evitar hechos similares. Parecía una burla después del asesinato de Murias y Longueville. Peor aún, Videla les leyó informes de inteligencia que atribuían el asesinato de a “un grupo izquierdista que quiere provocar disensiones entre la Iglesia y el gobierno”. Si los sacerdotes hablaron veinticinco minutos con sus captores, prepararon su equipaje y salieron de la casa en forma tranquila, debía ser porque los conocían, agregó. Primatesta aceptó había quienes querían “provocar un conflicto entre la Iglesia y el Estado en el que nadie ganaría nada”, pero dijo que entre los aspectos a considerar estaba el de los grupos derechistas que gozaban de algún favor pese a su acción contra la jerarquía. Aclaró que no vinculaba a esos grupos con los asesinatos y que la sangre de los sacerdotes podía servir para la pacificación, pero transmitió también el relato de quienes pedían por sus parientes presos o desaparecidos. Según el informe secreto de la Comisión Ejecutiva, Videla asintió pero sin asumir ningún compromiso. Zazpe se despidió en forma efusiva de Videla y le comunicó “palabras de aliento en su difícil misión”. Aramburu y Primatesta manifestaron su deseo de “servir a la Patria sirviendo a la Iglesia". Hasta entonces no habían sido términos contradictorios.
[…]
Angelelli era menos optimista. Reunido con sus sacerdotes dibujó una espiral que se cerraba y señaló el crentro: “Aquí estoy yo. Buscan un copete colorado. Ahora me toca a mí”.
Una mujer que trabajaba para los servicios de informaciones había hecho saber a1 presbítero Juan Gorosito que si Angelelli no dejaba La Rioja lo matarían. El periodista Plutarco Schaller estuvo secuestrado siete meses en La Rioja. Mientras lo torturaban, los capitanes Heriberto Goenaga y Marcó, le anunciaron que entre quienes se había decidido que muriera estaba el obispo.
Al salir del cementerio donde fueron sepultados sus sacerdotes, Angelelli musitó al oído del médico de Chamical César Abdala:
- EI próximo soy yo.

Se equivocaba. Era el turno del dirirgente laico de la Acción Católica Rural Wenceslao Pedernera. El 25 de julio un grupo de encapuchados lo asesinó ante su esposa e hijos en Sañogasta.
El 4 de agosto Angelelli terminó su informe para el Episcopado con la frase “poseo muchos otros datos, algunos muy delicados y comprometedores, que por prudencia no debo escribir”, y le pidió al sacerdote Arturo Pinto que controlara la camioneta en la que viajarían hasta La Rioja, porque de noche advirtieron movimientos extraños detrás de la casa parroquial y vieron alejarse un vehículo ron las luces apagadas. 
Salieron de Chamical por el camino viejo para eludir la base de la Fuerza Aérea. A las tres de la tarde en el camino a La Rioja fueron perseguidos por un Peugeot 404 claro, que los pasó y los encerró. La camioneta que conducía Angelelli volcó. Segun Pinto “se produjo como una explosión. Y a partir de ese momento no recuerdo mas nada, hasta que fui trasladado a la ciudad Córdoba”. -
Inconsciente, Pinto decía: “Los papeles. Apúrese que nos alcanzan”. Según el testimonio del médico que lo atendió. Otro automovilista que venía detrás de ellos, se cruzó con un Peugeot 404 blanco que volvía desde el lugar del vuelco. A bordo iban cuatro hombres.
A un camionero que pasó por allí le llamo 1a atención que el cuerpo no mostrara magulladuras ni hematomas y aparentara “llamativa prolijidad”, que hacía difícil creer que hubiera sido despedido del vehículo. El espectáculo que encontró un sacerdote que llegó al lugar tampoco sugería un accidente. Policías y militares que empuñaban armas largas rodeaban el cadáver. Se lo veía “bien estirado”, como si lo hubieran “sacado del auto, liquidado y arrastrado hasta allí, porque tenía las manos hacia atrás. En un accidente uno se enrolla todo, se defiende”. La ropa del obispo estaba intacta, pero la autopsia constató fractura dc craneo con pérdida de masa encefálica”. La sobrina Marilé llegó a tocar la nuca de Angelelli. “Estaba destrozada”. El gran orificio en la nuca también fue descubierto por la monja que limpió et cadáver en la morgue del hospital de La Rioja. Dos oficiales de las Fuerzas  Armadas y Seguridad la retiraron de su tarea. “Hermana, usted no ha visto nada”, le ordenaron.
Dos hermanos de Arturo Pinto eran oficiales de Gendarmería. Cuando uno de ellos vio la escena del crimen corrió al hospital donde estaba internado el sacerdote y no se movió de su lado hasta que se recuperó. Estaba convencido dc que intentarían rematarlo.“Sus hermanos se turnaban en la puerta de la habitación. Un día aparecieron dos personas dc civil, “muy sospechosas”, que querían entrevistar a Pinto, pero el hermano menor no les permitió pasar. 

A la hora del vuelco, el ministro del Interior recibió a José Alberto Deheza, ministro de Defensa de Isabel, cuya libertad le reclamo. Mientras hablaban, Heuguindeguy atendió el teléfono. “Su cara se iluminó con una sonrisa”.
[…]
Años después, junto con De Navares, Hesayne y el laico Adolfo Pérez Esquivel presentó la denuncia judicial. El 19 de junio de 1986 el juez Aldo Morales sentenció que se trató de “un homicidio fríamente premeditado”. Dijo que el cuerpo de Angelelli fue arrastrado luego del vuelco. Lo colocaron a veinticinco metros del vehículo, boca arriba y con las manos extendidas. Había perdido el calzado y tenia raspados los talones. La persecución penal a los culpables se detuvo en 1987 por las leyes de punto final y de obediencia debida y se reinició en 2005, una vez que la Corte Suprema de Justicia las declaró nulas. Los restos fueron exhumado en 2009. Las costillas superiores tenían la marca del golpe con el volante y la calavera mostraba una gran rotura en la nuca. Los peritos de la Corte Suprema de Justicia descartaron la intervención de terceros pero el perito designado por la familia destaco que no había manchas de sangre dentro del vehículo y que el cuerpo no presentaba otras lesiones que los golpes en la cabeza que le causaron la muerte.  […]
Un cuarto de siglo después el Episcopado argentino seguía sin asumir lo sucedido. […]
En 2008, cuando se cumplían treinta años del golpe militar, Bergoglio, quien necesitaba angelizar su comportamiento durante la dictadura para remover un obstáculo a su posible designación papal, pareció asumir el martirio de Angelilli. Pero lo hizo solo como recurso publicitario en su confrontación política con Nestor Kirchner. […] Bergoglio también pidió que se investigara la muerte de Angelelli, si bien dijo que no importaba como había muerto sino cómo había vivido.

Horacio Verbitsky, Historia política de la Iglesia Católica. Tomo IV: La mano izquierda de Dios, Sudamericana, Buenos Aires, 2010, pp. 100-109.

miércoles, 20 de junio de 2018

Canuto Angelelli, obispo y mártir III

Desde marzo de 1961, Angelelli había sido obispo auxiliar de Córdoba y en julio de 1968 Pablo VI lo designó al frente de la diócesis riojana, donde anuncio que se preocuparía “por el hombre que tiene hambre, que le falta salud, que no tiene trabajo”, por un pueblo “que se siente engañado y frustrado”. 
Muy pronto consiguió malquistarse con los terratenientes locales y el poder político. Nadie llevó mas a fondo las recomendaciones del Concilio y Medellín, comenzando por la tarea conjunta con sacerdotes y laicos. En la Pascua de 1969 propuso salir de los templos a la realidad riojana después de la Eucaristía, sin ataduras ni silencios cómplices con el poder. Invitó a personas no eclesiales y hasta a no creyentes a la Semana Diocesana, cuyo Documento Final elaborado por medio centenar de curas y monjas y un centenar y medio de laicos dijo que la injusticia y la violencia constituían “un pecado institucionalizado”. Esto le valió las primeras acusaciones de preferir a comunistas y ateos sobre los católicos. El documento proclamó que la tierra tiene que ser para quien la trabaje. Mientras muchos de sus colegas se espantaron por el Cordobazo Angelelli lo llamó grito de rebeldía de la juventnd y la clase obrera y le dio una interpretación profética: “Las fogatas de la destrucción" habían encendido una luz que iluminaba “el compromiso para que nadie muriera de hambre ni fuera excluido”. El obispo estaba poco en su despacho porque recorría en una camioneta los pueblos más postergados de la provincia. Desde uno de ellos se opuso al monopolio del agua, que como la tierra y el pan es para todos. “Y esto no es subversión”, advirtió en setiembre de 1969. En noviembre constituyó un Consejo Diocesano de Laicos para que en comunión con la jerarquía creara comunidades misioneras abiertas al dialogo con todos y normalizara las asociaciones, instituciones o movimientos eclesiales, cuyas autoridades y un par de sacerdotes reprocharon por su puesta en estado de asamblea.
Al finalizar 1969 los sacerdotes que formaban el Decanato de los Llanos, uno de los cuatro en que Angelelli dividió su diócesis, dijeron que Cristo vive pisoteado y humillado en la persona de nuestros hermanos llanistas. Luego de enumerar las penurias de comunidades que ni siquiera tenían agua recordaron a Facundo y al Chacho Peñaloza, que “se jugaron hasta derramar su sangre por la liberación”, y a la pionera de la educación popular Rosario Vera Peñaloza. Para los presbíteros de los Llanos los sinsabores y la persecución eran los signos que comprobaban la fidelidad de la Iglesia a su misión: “Cuando la Iglesia se limita a enunciar una doctrina abstracta, intemporal, se la tolera sin mayores resistencias, [que] se hacen sentir cuando su enseñanza toca las realidades concretas. […] Jesús fue condenado a una muerte de cruz porque se enfrentó a una situación de pecado y no trepidó en señalar con nombre y apellido a los que la provocaron”.
En 1970 Angelelli polemizó con el interventor federal Guillermo Iribarren, quien lo llamó resentido por enumerar miserias sin aportar soluciones. Iribarren planteaba la eterna alianza de poderes contra “la subversión izquierdista” cuyas intenciones creía “fatales para la cristiandad y para la Iglesia”. Un gobernante tradicional trataba de explicarle a un obispo renovador cual era la conveniencia de la Iglesia.

En ese momento aparecieron los primeros manifestantes de Tradición, Familia y Propiedad que acusaron al obispo de comunista. Sin prestarles por entonces mayor atención, Angelelli propuso una reforma agraria, la creaeion de comunidades de base como agentes de cambio y de cooperativas de producción y consumo.  En enero de 1971 Angelelli hizo la primera mención pública a los ataques que recibía de TFP y en marzo lo planteó en la Comisión Permanente del Episcopado. Dijo que los obispos estaban muy solos frente al avance del poder y mencionó los agresivos informes de los servicios de informaciones. Con un dejo de ironía, el obispo de Jujuy, José Miguel Medina, le replicó que hay informes secretos muy exactos y que sería bueno que los obispos se informaran bien antes de “defender casos que luego resultan indefendibles”. Aramburu propuso solicitar al gobierno que cuando tuviera informes comprometedores para personas del clero los comunicara a la jerarquía y Tortolo pidió que esas comunicaciones fueran escritas para que quedara constancia.
Los ocho obispos restantes sólo opinaron de manera implícita, como se desprende de los demás temas tocados: la solicitud de pasajes nacionales e internacionales para los obispos, gratuitos o rebajados, y la designación de un hombre de la Iglesia en el organismo gubernamental de censura cinematográfica, para considerar la película Un cura casado. En votación secreta, Manuel Moledo obtuvo diez votos, Oscar Justo Laguna nueve, Carlos Galan tres, Rodolfo Bufano dos y hubo un voto en blanco. Para esa mayoría nada perturbaba la cooperación con el Estado.
Angelelli había decidido desterrar toda diferencia de clases sociales en la misa y el sacramento del matrimonio. Esto ofendió a la burguesía local, porque el obispo consideraba las ornamentaciones una desviación de la fe fruto de la vanidad.
El gobierno nacional ordenó que la estación local de la radio del Estado dejara de transmitir las misas dominicales del obispo. “Se puede silenciar una transmisión radial pero no a la iglesia”, replicó Angelelli. El Vaticano pidió explicaciones. 
Angelelli no retrocedía y la dictadura tampoco. En su mensaje de Cuaresma el obispo dijo que eran inmorales el torturador, el opresor, el usurero, la represión y el robo institucionalizado. En represalia fueron golpeados un sacerdote y dos laicos. Los sacerdotes Henry Praolini Colombo y Antonio Gill fueron detenidos el 24 de agosto de 1972. La policía riojana decía que habían realizado una practica de tiro en un monte y enterrado una caja con panfletos del ERP: cartuchos de gelamón y detonadores. Angelelli acusó a los servicios de información de manejar datos falsos y exigió que no fueran torturados. Sus reproches alcanzaron a otros obispos: “Si hubiéramos asumido como cuerpo episcopal todo lo que debimos asumir no haría falta el movimiento del Tercer Mundo. [...] Hay una psicosis promovida por el miedo. Decir Tercer Mundo hoy en el país, es poco menos que sacar a1 diablo del infierno; decir Tercer Mundo es decir marxismo, subversión, etc.”
Uno de esos obispos era el de San Luis, Rodolfo Laise. Durante unas jornadas sacerdotales promovió un documento cuyas conclusiones leyó el teólogo Estanislao Karlic: “Todo intento de democratizar -en plano de igualdad absoluta- a1 obispo y al presbítero será ir contra la misma institución divina de la Iglesia, que es jerárquica”.
Ademas de homenajear en la Catedral a los sacerdotes detenidos Angelelli convocó a una procesión que fue prohibida invocando el estado de sitio. Angelelli lo denunció en la misa como un atropello al pueblo riojano y un manoseo dc su fe. La justicia le dio la razón al dejarlos en libertad.
Era inevitable que esto se reflejara en las deliberaciones episcopales. Durante una reunión de la Comisión Permanente, Angelelli discutió con Tortolo sobre las implicaciones catequistas para niños y las verdades de la fe. También chocaron respecto de la jurisdicción castrense. […]
El diario riojano El Sol era propiedad de Tomás Álvarez Saavedra, concesionario del casino de la provincia y dueño de hoteles. Cuando Angelelli objetó la usura y el tráfico de sustancias estupefacientes y mujeres, El Sol comenzó a llamarlo Satanelli. 
[…]
Una semana antes del regreso de Perón, en una pequeña población andina se produjo un episodio que sintetiza la situación de antagonismos en la Iglesia, en el peronismo y en el país.
Una de las cooperativas creadas por iniciativa del obispo riojano Angelelli solicitaba la expropiación de un latifundio ocioso que consumía el 70 por ciento del agua de la zona conocida como la Costa. La intervención federal expropió el latifundio pero lo ofreció en venta en parcelas individuales, desdeñando cualquier proyecto cooperativo, “que solo existen en Rusia, Cuba y China”. Durante una visita canónica de Angeielli a un colegio religioso un grupo de padres opuestos a la pastoral diocesana, junto con un sacerdote que había renunciado como secretario del Obispado por diferencias con su línea, lo insultaron y le exigieron que se retirara. Así comenzó a gastarse una Cruzada Renovadora de la Cristiandad que, como su nombre lo indica, solo aceptaba los postulados integristas.


Durante la campaña electoral de 1973, un hermano del ex interventor federal Eduardo Menem presentó su candidatura a la gobernación riojana. Carlos Saúl Menem prometió que de ser electo entregaría el latifundio a la cooperativa y lo reiteró luego de asumir la gobernación. También restituyó la transmisión radial de las misas de Angelelli. El obispo se confió y el 13 de junio de 1973 viajó acompañado por diez sacerdotes y cinco religiosas para presidir las fiestas patronales de San Antonio en el pueblito natal de los Menem, Anillaco. Un grupo de comerciantes y terratenientes, entre ellos el hermano del gobernador, Amado. y sus sobrinos Cesar y Manuel Menem, repudiaron por altoparlantes el propósito de Angelelli de reemplazar al viejo párroco Virgilio Ferreira por dos sacerdotes capuchinos, declararon a Anillaco Capital de la Fe y, ante la pasividad policial, irrumpieron por la fuerza en el templo y la casa parroquial. Cuando Angelelli se retiró luego de suspender las celebraciones religiosas, lo corrieron a pedradas.
Los sacerdotes riojanos habían pedido la excomunión de los tres Menem y sus acompañantes, pero Angelelli prefirió una sanción menos drástica y al día siguiente del regreso definitivo de Perón a la Argentina declaró a trece de los responsables “incursos en entredicho personal”, lo cual los privaba en forma temporaria de asistir a celebraciones religiosas y recibir los sacramentos pero sin llegar a la excomunión. Atribuyó la agresión a un grupo que ejerce el poder en forma injusta y violenta para mantener sus privilegios y por eso se opone a la obra de promoción humana y cultural de los más pobres y oprimidos. Mencionó como adversarios del Concilio Vaticano II a los grupos Cruzada Renovadora de la Cristiandad y Tradición, Familia y Propiedad. También dispuso suspender las ceremonias litúrgico-sacramentales en todos los templos de la parroquia, que quedarían abiertos para que el pueblo pudiera pedir perdón y solicitar la conversión de quienes ofendieron a Dios. Dos semanas después, en otro pueblo vecino de la Costa, un movimiento similar asaltó y destrozó la casa y el oratorio de las monjas enviadas por Angelelli y ocupó la sede de la cooperativa. Arguyendo la intranquilidad social promovida por sus familiares, el gobernador Menem retiró su apoyo a la cooperativización del latifundio y la Legislatura decidió venderlo en parcelas, tal como había dispuesto la intervención militar.
Horacio Verbitsky, Historia política de la Iglesia Católica. Tomo III: Vigilia de armas, Sudamericana, Buenos Aires, 2009, pp. 165-169; 278-279.

lunes, 18 de junio de 2018

Canuto Angelelli, obispo y mártir I

El día del Sagrado Corazón de Jesús, 8 de junio de 2018, la Santa Sede publicó el decreto por el cual el Papa Francisco reconoce el martirio de Mons. Enrique Canuto Angelelli, dos sacerdotes y un laico, argentinos todos y riojanos para más datos. Ahí lo tenemos. Nosotros que nos quejábamos porque nuestro país no había dado mártires y mirábamos con envidia a los españoles o mejicanos, de sopetón nos aparecen no uno, sino cuatro mártires como generoso regalo del primer y último papa argentino de la historia. 
Pero la prudencia nos impone un examen previo. Tengo algunas sospechas acerca de la genuinidad de estos mártires vista la enorme feria de La Salada que se ha instalado en el Vaticano y que reparte a precios de ganga productos adulterados que nos quieren hacer pasar por buenos y originales.
Mons. Angelelli no es santo de mi devoción y no tengo previsto incorporar su estampita a mi mesita de luz, ni siquiera después que sea beatificado dentro de poco tiempo. Pero no es serio ni responsable desechar así nomás su martirio. Ya que no confío en absoluto en las decisiones e intereses del Papa Francisco, corresponde que ponga mis escasos medios para formarme una idea del caso y no decir una cosa por otra. Y encuentro que hay tres preguntas para responder: ¿Angelelli fue martirizado, o fue asesinado, o murió en un accidente? Si fue martirizado, ¿lo fue por la fe, o lo fue por su ideología política, o porque se oponía a los intereses del gobierno de turno, lo cual indicaría que no fue propiamente mártir? Y si fue martirizado por la fe, como dice el Santo Padre, ¿por qué fe? ¿Por la fe católica o por una fe adulterada por buenas cantidades de ideología?
Yo, un simple laico, no tengo manera de responder preguntas tan delicadas. Para hacerlo, debería haber leído concienzudamente la positio preparada por la Congregación para la Causa de los Santos y sobre la cual se habrá basado -estimo-, Francisco para emitir el decreto del martirio. No la tengo, y no sé si alguna vez la tendré. Por tanto, no me queda otra opción que recurrir a la  bibliografía que se ha escrito sobre Mons. Angelelli, pero aquí me encuentro con otro problema: al haber sido un personaje muy controvertido y sumido hasta el cogote en luchas más políticas que religiosas, todo lo que se ha escrito sobre él está teñido de ideología, de simpatías o antipatías, que quitan buena parte de objetividad. 
Mi tendencia, por mis inclinaciones derechosas y conservadoras, sería basarme en textos de gente amiga, es decir, de lo que dicen otros derechosos y conservadores como yo, pero aunque sería una lectura más fácil y agradable porque confirmaría lo mi opinión, atentaría contra la objetividad que quisiera alcanzar en el caso. Es lo que ocurriría si leyera el completo y documentado artículo que publicó Cabildo en 2008. He decidido leer entonces, y transcribir en el blog, el relato de la vida y pretendido martirio de Angelleli escrito por quien quizás sea uno de los enemigos de la fe más fieros que aún respira en Argentina: Horacio Verbitsky. Dejémoslo hablar a él, que no se priva de ningún panegírico ni de ninguna incensación al mártir riojano, y tratemos después de responder las preguntas propuestas al inicio del post. Lo haré en cuatro entradas, pero en esta primera añado un documento que habla por sí mismo de la fe católica y misericordia evangélica del obispo Angelleli y de buena parte de su clero, incluidos los dos sacerdotes que también son ahora mártires de la fe. 
Se trata de un acta diocesana de julio de 1972 (cuatro años antes del "martirio") redactada luego de una reunión del clero de La Rioja presidida por Mons. Angelelli. 
Mis comentarios huelgan.



Canuto Angelelli, obispo y mártir II


Hijo de chacareros italianos que lo llevaron hasta el Seminario en c1 carro de las verduras, Enrique Angelelli fue ordenado en 1949. Completó su formación en Roma donde conoció al fundador de la JOC,  José Leon Cardijn. Esa experiencia lo marcará para toda su vida. De regreso a Córdoba comenzó su labor pastoral en los barrios pobres y en las villas de la ciudad.
En 1952 fue el primer asesor de la Juventud Obrera Católica (JOC) cordobesa, a cargo de la capilla Cristo Obrero. En la actividad siempre intensa de Angelelli se reflejarían las contradictorias alternativas de la relación entre el peronismo y la iglesia y las mudables opciones políticas de las clases medias.
Bajo la conducción del arzobispo Lafitte, Córdoba fue el núcleo de la resistencia contra el peronismo y Angelelli uno de sus instrumentos destacados. Colaboró con el sacerdote italiano Quinto Cargnelutti en la organización de un Movimiento Católico de Juventudes. Intentaba competir con la UES y disputarle al peronismo la conducción del movimiento de masas, con la consigna “la conciencia vale mas que una motoneta”. El gobierno denunció la infiltración eclesiástica en la CGT y la UES. Pero a poco del derrocamiento de Perón, Angelelli y los demás integrantes del Equipo Nacional de Asesores de la JOC ya trabajaban en forma estrecha con los sindicalistas perseguidos por el régimen militar.
Junto a la capilla Cristo Obrero había un Hogar Sacerdotal frecuentado por curas del interior de la provincia, en el que Angelelli instaló su vivienda. Pronto se convirtió en lugar de reunión para jóvenes obreros y estudiantes.
Angelelli también trabajaba en la curia arzobispal y en la pastoral universitaria y su figura se volvió familiar en la ciudad, siempre sobre una pequeña moto Puma, símbolo del desarrollo industrial que el peronismo llevó a Córdoba. La llamó La Providencia, porque necesitaba de la ayuda divina para llegar. Su popularidad era tal que a nadie sorprendió que en diciembre de 1960 fuera designado por Juan XXIII obispo auxiliar dc Córdoba y nombrado Vicario general de la arquidiócesis.
El día de su consagración la Catedral se pobló de obreros y gente humilde. Los militantes de la JOC lo levantaron en andas.
Canuto Angelelli tenia 42 años y no aceptó la sugerencia del arzobispo Ramon José Castellano de abandonar su moto.
Tampoco un reclamo patronal de sanciones a los sacerdotes que apoyaban a trabajadores en conflicto. Les dijo que “si estas injusticias continúan algún día estaremos en el mismo paredón los patrones y los curas”.
Tampoco un roce similar que tuvo en 1963 con 1a familia que había dado refugio a Lafitte en 1955. Su jefe, el ingeniero Justiniano Allende Posse, ex director de vialidad durante el gobierno de Justo y uno de los organizadores de 1a marcha de la libertad contra Perón en octubre de 1945, presidía el Grupo Económico Corcemar.  Durante una celebración en una cantera de cal,  los obreros fueron ubicados muy lejos de las mesas dc los patrones. Angelelli eligió almorzar con los trabajadores, lo que motivó una denuncia ante el arzobispo por parte de la ofendida señora de Allende Posse.
Castellano lo designó rector dcl Seminario Mayor,  cuyos alumnos reclamaban la actualización conciliar. Angelelli llevó como vice al presbítero Nelson Dellaferrera, que había regresado luego de cursar su licenciatura en Roma en los días del Concilio. Angelelli permitió que los alumnos salieran una vez por semana y no por año y que tomaran contacto con las capillas y barrios obreros Los sacerdotes que volvían de Europa se apartaban con naturalidad del antiperonismo y del antimarxismo. En enero de 1964 un grupo criticó por escrito la falta de proximidad y diálogo entre el obispo y sus presbíteros que reclamaba cl Concilio. El nuncio le recomendó a Angelelli que actuara como nexo entre el clero y Castellano. Pero el arzobispo consideró e1 documento como una infidelidad y Angelelli defendió a sus autores. Dos meses después, Dellaferrera y los presbíteros Eric Vaudagna y Jose Oreste Gaido se pronunciaron en reportajes periodísticos por una iglesia pobre y evangélica y en favor del plan de lucha de la CGT. Cada uno firmó un texto, pero la elaboración fue colectiva, con otros profesores del Seminario y curas de la Arquidiócesis.

Mientras Castellano y los colegios católicos preparaban una movilización contra el gobierno del radical Justo Páez Molina por los cambios anunciados en la ley de enseñanza privada, el vicerrector Dellaferrera dijo que la libertad de enseñanza era una hipocresía porque sólo beneficiaba a los privilegiados,  y las inversiones edilicias de los colegios católicos “una bofetada que suena a sacrilegio en el rostro de los pobres”. Vaudagna agregó que se quería usar a la Iglesia para detener las reformas sociales mediante una presentación “falsa e interesada” de los valores religiosos.
La ley cordobesa suprimió la obligación de comenzar cada día de clase con una oración. Los libros de lectura debían promover la formación democrática, lo cual implicaba sacar de circulación algunos que proponían una Argentina corporativa y falangista. Además dispuso una distribución más equitativa de los recursos públicos destinados a la educación privada, que desde el derrocamiento de Frondizi solo beneficiaba a los colegios religiosos católicos: condicionó el pago del aporte estatal al mantenimiento de un número mínimo de alumnos por grado al igual de los colegios oficiales, ya que se había detectado la creación de grados fantasma para incrementar el subsidio, y asumió el control de las planillas de pago. Hasta ese momento el Estado aportaba el 80 por ciento de los salarios que fijaba el estatuto de los docentes pero la iglesia les pagaba según el mas modesto escalafón de los empleados de comercio y disponía la diferencia para otros fines. Virulentas manifestaciones en demanda de la renuncia y excomunión del gobernador recién electo ocuparon las plazas de la Ciudad con imágenes de dragones rampantes y caballeros medievales. Las exigencias se difundían por LV2, La Voz de la Libertad, 1a radio de los golpistas de 1955, y el articulador de la rebelión fue el cura ex comando civil Quinto Cargnelutti, con quien Angelelli ya no tenía los puntos de coincidencia que los habían unido en la resistencia contra Perón.
Para Castellano el gobierno violaba la libertad religiosa […]
El Episcopado vio gérmenes de destrucción y desorden en la ley. El cardenal primado Caggiano afirmó que como administrador de los dineros del pueblo el Estado debía respetar “los anhelos de la mayoría" y que “si falta Dios falta todo”. La Comisión Permanente del Episcopado llevó sus reclamos a Illia. El acto programado en la catedral cordobesa contra la ley educativa se convirtió en una muestra de adhesión al arzobispo. Los curas críticos obtuvieron el apoyo de veintiocho sacerdotes y del Seminario. Castellano les recriminó falta de lealtad y obediencia y dijo que la renovación no importaba un cambio total y revolucionario. Angelelli defendió la seriedad intelectual, moral y espiritual de sus sacerdotes: no habían incurrido en cisma, herejía, desobediencia ni rebelión.
[…]
Dos meses después, la confrontación recrudeció cuando el sacerdote Milan Viseovich, graduado en Lovaina y Paris, adhirió al plan de lucha de la CGT. La automotriz Kaiser exigió su expulsión como decano de la Facultad de Ciencias Económicas. La Universidad Católica acepto excluirlo de sus cátedras. Viseovich dijo que prefería “la iglesia de la CGT” antes que “la Iglesia de la Bolsa de Comercio” [uno de cuyos principales directivos era Justiniano Allende Posse], que durante dos siglos los cristianos habían hecho de “idiotas útiles del capitalismo liberal” y que existía “una Iglesia de los ricos opuesta a una Iglesia de los pobres".

Horacio Verbitsky, Historia política de la Iglesia Católica. Tomo II: La violencia evangélica, Sudamericana, Buenos Aires, 2008, pp. 184-189.

jueves, 14 de junio de 2018

Bonum certamen certavimus




Se combatió el buen combate. Y se lo hizo bien: en las marchas que reunieron a millones de personas, en los testimonios ante el Congreso que, como decía Ludovicus, en muchos caso se percibía “un olor de santidad y de destellante claridad”, y en la oración y el ayuno de los fieles en estos días a lo largo de todo el país.
Quedan algunas conclusiones:

  1. Ya sabemos quiénes son los que se mancharon las manos con sangre inocente, y el primero de todos ellos es el presidente Mauricio Macri, causa necesaria de llevar al país al infanticidio. No les será gratuito. Les espera la condenación eterna y el rostro de los bebés a cuyo asesinato concurrieron persiguiéndolos durante toda la eternidad. 
  2. La reflexión obligada es, una vez más, la evidencia que la democracia liberal es un sistema perverso y que el voto no sirve. Y por tanto conviene preguntarse nuevamente si es lícito que los católicos votemos, legitimando de ese modo un sistema perverso.
  3. Los hechos han demostrado los estrechos límites del entrismo político de algunos católicos que piensan que, enquistándose en algún partido político, pueden lograr algún bien. (Una curiosidad: hasta donde sé, la gran mayoría de los diputados massistas votaron a favor del aborto. Y fue justamente en ese espacio político donde el entrismo se radicó hasta hace poco tiempo).
  4. No hay que olvidarse que la lucha es contra el Poder de las Tinieblas, y que este poder debe triunfar antes de ser definitivamente derrotado con el solo aliento de Nuestro Señor cuando vuelva en gloria y majestad. Más allá de los resultados finales de la ley, el triunfo del mal esté asegurado. Ayer se conoció que a fin de mes, el Ejecutivo enviará el proyecto de ley con la reforma del código penal que dispondrá “la despenalización del aborto cuando esté en riesgo la salud física o mental de la mujer y si ese peligro no puede ser evitado por otro medio. También si el embarazo es producto de un abuso sexual”. Es la ley del aborto encubierta en caso que sea rechazada en el Senado. Cualquier mujer que considere que el embarazo le provoca, por ejemplo, ansiedad y que los anxiolíticos le hacen mal al estómago, encontrará médicos comprensivos que la aliviarán practicándole un aborto.
  5. Sepamos, además, que los que parecen buenos no son tan buenos. Gran parte de los diputados y políticos que se manifestaron en contra del aborto propusieron intensificar la educación sexual en las escuelas y la prevención de los embarazos no deseados. Ya sabemos lo que están haciendo con los niños a los que, desde los cinco años, se les enseña sexualidad, robándoles su infancia y su inocencia. En cuando a la prevención, relato aquí lo que sucede diaria y sistemáticamente en las escuelas públicas mendocinas: llega al establecimiento un vehículo del Ministerio de Salud, ingresan en las aulas médicos y enfermeros que ofrecen a todas las alumnas a partir de los trece años “ponerse el chip”. Por supuesto, la inmensa mayoría accede. Las llevan al camión donde primero le hacen un test de embarazo, luego las anastesian y finalmente les colocan en el brazo, intramuscularmente, un implante anticonceptivo de Nexaplom, el cual impedirá el embarazo durante tres años. Por cierto, provoca hemorragias, inflamaciones y otros problemas de salud. Si la alumna decide quitárselo, se lo prohiben. El costo de cada implante es de $4000. Me cuesta imaginar de qué manera Gabriela Michetti, por ejemplo, quiere incrementar estas prácticas.
  6. Un hecho que lamentablemente no asombra. Ayer, día en el que el Congreso discutía la ley del aborto, el papa Francisco tenía su audiencia pública y catequesis semanal que, casualmente, trató el tema de la vida. No dijo una sola palabra sobre la cuestión que nos estaba doliendo en esos momentos a sus compatriotas, los católicos argentinos. Peor aún, con un cinismo que cuesta entender, afirmó que “el mayor peligro en la vida es la mediocridad y la pusilanimidad”. En Argentina ahora sabemos que hay peligros mucho mayores para la vida. 

miércoles, 13 de junio de 2018

Oremus

Madonna del parto, Taddeo Gaddi, Firenze

¡Ave Maria, gratia plena!