martes, 18 de agosto de 2009

El Fundador


Ludovicus nos habla magistralmente del Fundador. Para leer, comentar y repartir a la salida de misa.

La clave de la neutralización de las tendencias sectarias intraeclesiales (que por otra parte, son connaturales al hombre moderno, hay tendencias sectarias hasta en una asociación filatélica o en los boys scouts) reside en el énfasis de la pertenencia a la Iglesia universal. Y, agrego, en la "objetivización" de la pertenencia al movimiento, paralelo a la "desubjetivizacion": como bien dice Tomás de Aquino, la obediencia, en una orden, no se da al Superior ni al Fundador, sino a la Regla. Cuanto más "regla" (supuesto que sea "recto" el Estatuto o la regla, y esa es otra historia bien complicada), menos personalismo del Fundador o Superior.

Recordemos a Marañón: "¿Para qué escribir un libro más?" Y contestaba el gran médico: sólo si tienes algo nuevo que decir, algo realmente valioso que puedas agregar al conocimiento general. Si no, cállate.

¿Para qué fundar? Parecería que el reino de la cantidad ha afectado lo que es más propiamente cualitativo y "subjetivo" (en el sentido de Kierkegaard): lo religioso. Curitas y monjitas anodinos -que con los años llegarán a los altares, inflación de procesos canónicos debidos al Magno mediante- se lanzan a fundar, negando el viejo axioma occamiano sobre la inutilidad de multiplicar los entes sin necesidad: Ordenes, Congregaciones, Prelaturas Personales, Cofradías, Compañías, Legiones. Cada uno con la " idea justa". Con un carisma peculiar, presentado como una invención inusitada, habitualmente el descubrimiento de la rueda: la santificación de lo ordinario - la cristianización de la sociedad - la difusión de la buena doctrina - la promoción del laicado.

Con una visión o revelación que el Fundador ha recibido. Atribuida a la Voluntad o la Obra de Dios. Una especie de mini Iglesita, con un mini Cristo. Distante de la estructura jerárquica, y para compensar, con una buena profusión de verba papolátrica bastante hueca. Con manuales, directivas más o menos secretas, secretos, cultitos minúsculos, fetichismos personalistas, culto de la personalidad, idioteces (en sentido etimológico – idiotismos, particularismos) varios: que la tía del fundador, la mamá del fundador, el benefactor del fundador...

A veces, ese carisma muta en multiplicación de carismas. El recurso enciclopédico a la “totalidad de los carismas” al que hay Fundador que apela es una versión hidropesíaca de un enciclopedismo eclesial absurdo. Al no encontrar un carácter específico, la propuesta se derrama en un barroquismo que sólo esconde el vacío de una suma de yuxtaposiciones, un Frankestein de pedazos tomados de las organizaciones preexistentes.

Un buen fraile me contaba hace poco un congreso de vida religiosa al que había asistido. Tenía dos monjitas al lado, y les pregunté en qué orden estaban. La monja le contestó: en realidad, estábamos en tal congregación, pero como no correspondía a nuestro carisma peculiar, nos fuimos y estamos buscando. Si no encontramos una organización que llene nuestro carisma, pues fundaremos. Como si de armar una sociedad anónima se tratase, una compañía comercial más.

El problema es que una vez fundada la organizacióin, sobre la libérrima voluntad del Fundador asistido habitualmente por una visión o segunda revelación, se deja el reino de la autonomía de la voluntad, del derecho privado, para pasar al régimen público más severo. Ha nacido la Organización para la cual el propio Espíritu Santo reparte perentorias vocaciones. Quien no entra en ella pierde su vocación. Quien sale de ella se condena. Quien obedece nunca se equivoca. Quien pierde su conciencia en manos del superior, la encuentra, trocada en buen espíritu. Quien intenta salvar su espíritu crítico o al menos el sentido común, se pierde para todos. Se convierte en la oveja perdida, el Hijo prodigo que no tiene Padre amoroso oteando el horizonte.

Lejos de mí negar el animo asociativo en el ámbito religioso. Pero, ¿no es una patología esta de fundar estructuras supererogatorias, con pretensiones diversas, incluso praxis y ritos diversos, a veces liturgia propia con lenguaje interno y hábitos propios, como estructuras paralelas de la Iglesia?

¿Es que no hay otras alternativas para ser católico, esto es, Singular, que entrar en una "orga", donde el único Singular termina siendo el Fundador?

¿Es que no alcanzan las tres, seis, diez órdenes monásticas, mendicantes y activas tradicionales?

El Fundador. El problema de las organizaciones es esta figura típica, que se repite hasta el hartazgo y que constituye la “forma” de estas estructuras. Culto a su persona, que promueve, permite, o tolera, qué más da, porque siempre se atribuirá al “exceso de celo” de los adeptos. Pero si hasta Augusto o Tiberio se enojaban cuando les levantaban altares. Inadmisible pretensión de moldear clones, al más puro estilo del triste estatolatrismo del siglo XX y del partido único, que repiten hasta el hartazgo anécdotas, gestos y costumbres del fundador como si fuera un nuevo evangelio.

Los ortodoxos orientales tienen un axioma: los elogios que recibe un sacerdote le serán imputados en el Juicio Final por el Señor, porque le han robado su Gloria.

Muchos querrían que el caso de Maciel y de la Legión fueran solo una singularidad negligible. Una rareza, a nosotros no nos va a pasar.

No. El caso Maciel es una red flag del Espíritu Santo a toda la jerarquía, a todos los miembros del Cuerpo de Cristo. Dios ha permitido que Ron Hubbard fundara una organización católica para decirnos algo.

Organización integrista, doctrina ortodoxisima, obediencia ciega, espíritu crítico suprimido, progresistas baneados como perros en la Iglesia, devoción a full al Papa y a María, exaltación de la gracia de estado para discernir hasta qué vas a comer y prohibir por voto de criticar al superior, control de conciencias, la madre del fundador santa, trituración de los apóstatas y rebotados al grito fanático de "vocación abandonada, condenación asegurada", fundador especificando cuándo iniciar su propio proceso, Magno poniéndolo sobre los cuernos de la luna, mausoleo del Fundador cabe las tumbas de Pedro y de Pablo, etc etc.

Y en el medio de todo este despliegue, el desastre. Pederastia, drogadicción, hijos ilegítimos, vida de farabute. Y un cover up y negacionismo que se extiende durante la friolera de medio siglo, con argumentos "prepotentes" como decía Castellani: que los resentidos, que los apóstatas, que el demonio que odia la buena doctrina, que el Papa, que la aprobación canónica, que por sus frutos los conoceréis, que el apostolado....

Qué idiota el que no entiende el lenguaje de Dios, que siempre habla a través de la realidad.

"Es necesario que El crezca y yo disminuya" es el lema kenótico y aniquilante de todo Fundador.

Disminuir también en sus seguidores, porque hay Fundador que decía que era una basura, pero sus seguidores se dedicaban a guardar sus restos de uñas, muestras de orina y pelo como reliquias futuras para la canonización.

Había Fundador cuyos seguidores ponían el retrato de la mamá, y de la hermana en las sedes. Había dirigente religioso que conocí, precursor de una organización actual, cuyos seguidores tenían las "Letanías para doña..." la mamá…

Aniquilación en serio, hay casos de Fundadores que combaten continuamente el culto a la personalidad, al par que lo generan con las circunstancias objetivas de su liderazgo. No es un problema de buena o mala fe (bueno, a veces sí: Marcial Maciel), la estructura es patologica y sacrifica adeptos y fundador en el mismo altar. Contra eso, aniquilación.

Y ojo con el "show de la aniquilacion", que eso también a veces es un montaje sectario.

No basta "hacerse" el humilde: el culto a la personalidad debe ser violentamente erradicado por el Fundador, pero tambien por la organización. Por la eutanasia o el suicidio del Fundador.

Bien hicieron los franciscanos, y eso que tenían a San Francisco de fundador, al deponerlo.

El fundador ideal debería ser un iconoclasta de sí mismo. Un modesto de las formas. Un aniquilado para que la Iglesia viva, que a su vez dispusiera a su organización a aniquilarse permanentemente en la faz de Cristo y de su Iglesia

Un John Henry Newman, en definitiva. Que evaporó hasta su cuerpo. Vayan a hacer reliquias con la tierra que dejó.

Sólo así se debería fundar. O no.

34 comentarios:

Terminator dijo...

Que buen post...!! y reciba ese halago de alguien que se pasó más de 8 años en las filas de los Miles Christi, y padeció a su Fundador.

Abrazo!

Anónimo dijo...

Sori, en particular a Ludovicus, por desviar la atención hacia otro asunto. Recomiendo ir a la buhardilla de Jerónimo y leer una entrevista a Mons. Bartollucci. Un fedayín. Raro que un tipo tan cerca del poder hable con tanta claridad. Solo extraigo una frase que muestra la libertad con que se expresa sobre el papa bueno: "...bajo el pontificado de Juan XXIII (quien, MÁS ALLÁ DE LO QUE SE DIGA, en liturgia era de un tradicionalismo convencido y conmovedor), me llegó una llamada...". ¿Más allá de lo que se diga? A la mierda.

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

Ludovicus, magnífico post... Y gracias, Wanderer, por publicar esta joya. Cuando escucho de alguno "Quiero fundar...", ¡salgo corriendo!

Ahora, es cierto que hay que tamizar muchas (por no decir la mayoría) de la instituciones que han aparecido en los últimos 30 ó 40 años: no tienen un carisma definido, no aportan a la Iglesia algo que realmente esté faltando... Pero también es cierto que el Espíritu Santo puede mostrar una carencia especial de cada época y mover a algunos a llenar esa laguna. Claro está, habrá que probar muy bien que efectivamente sea el Espíritu Santo Quien inspire... y esto se verá si se dan las condiciones que Ludovicus señala lúcidamente: adhesión a un contenido objetivo, recto concepto de obediencia y kénosis voluntaria del pretendido "Fundador"...

Ahora, recuerden que hasta Sta. Teresa de Ávila se equivocó fiero: ¿o no quiso convencer a esa pobre monja de estar seriamente enferma, sólo para ver si se adhería al criterio de "la Madre" (o sea ella)?
Qué difícil es la muerte a sí mismo...

- Malachi Martin -

Juancho dijo...

A mi me parece que esto de las fundaciones múltiples es otro de los frutos del Concilio.

Tengo esta visión esquemática: a las órdenes antiguas generalmente las copó el progresismo, y estas nuevas fundaciones de los '70 en adelante son de línea más tradicional, usan hábito, predican en términos más "tradicionales" (post-tridentinos, para los puristas del foro), son conservadores en liturgia, etc...

Ahí se generó un vacío que se iba a ocupar. Porque pretender la reforma de una de las ordenes históricas es evidentemente más dificil que hacer una nueva.

Sí me parece llamativo que en Argentina, por ejemplo, haya 3 fundaciones dentro de la tónica anterior con objetivos similares (hasta donde se ve desde afuera, de adentro no conozco ninguna): Los Miles, Los Legionarios y los IVE. Los tres predican ejercicios ignacianos, promueven esa espiritualidad, son ordenes clericales, etc...

Reflexiones de un outsider, nomás.

Juancho.

Anónimo dijo...

Muy bueno, Ludovicus. Hay todavía otra causa de algunas de las numerosas fundaciones actuales. Y es el deseo de sustraese del influjo del ordinario, cuando éste es extraordinariamente refractario a la sana doctrina o a una liturgia prolija. Los ordinarios están favorablemente dispuestos a aprobar estatutos y sacarse de encima al cura díscolo. Los curas ganan autonomía. Todos ganan. Así estamos.

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

"Los ordinarios están favorablemente dispuestos a aprobar estatutos y sacarse de encima al cura díscolo.", dice Anónimo 16:39...
¿Están favorablemente dispuestos? ¿Incluso si se asume como propia la forma extraordinaria (verdaderamente) del Rito Romano?

Entonces sí digo "¡¡¡Quiero fundar!!!"
¿Quién se anota?

- M. Martin -

Anónimo dijo...

Estimado Ludovicus: aprecio sus comentarios, que por lo general me resultan muy acertados y luminosos. Sí le confieso notar con frecuencia cierta monocromía o exceso de economía en las distinciones. Atribuyo a los límites de un blog, que no siempre ejerza con más detalle aquello del “si vis putere, oportet distinguere”.

Pero en este caso, creo que alguna que otra distinción básica conviene agregar. Sobre todo, para rescatar la milenaria Tradición de una paternidad espiritual que últimamente —en esto de acentuar cosas— se prescinde en el análisis de este blog.
Casi todos los Padres —tanto los G como los L— han matizado o paradojado o salpimentado o como quiera llamarle, el “pater nolite vocare” de Mateo, con las intensas expresiones de san Pablo, defendiendo “su” paternidad única (non multos patres: ego vos genui!), por más diez mil pedagogos de los que se sirvan los corintios (1Co 4,15). Y remata el Apóstol, para horror de muchos (descarto que no para Usted, aunque su texto podría hacer pensar eso): “imitatores mei estote”, ¡imítenme!, (como yo imito a Cristo, acotó asustado san Jerónimo...). Y llama, acto seguido “hijo mío” a Timoteo.
Digo, en estos tiempos de desintegración y disolución eclesial, que no se nos vaya el niño con el agua sucia de la tina... Pues “la Iglesia necesita padres”, como dijo Benedicto días atrás, en la fiesta del santo Cura de Ars. Y sufre de un cuentapropismo eclesial, que siempre creí más progre que tradi...

El non sunt multiplicanda entia, convendría aclarar que es padre de mil desaciertos y recortes actuales; y que —de algún modo— mucho de la devastación litúrgica operada en los últimos 40 años tiene por ley-motive el principio de fray Guillermo. ¿Muchas cruces sobre la Oblea? ¿Para qué si con una sola basta!

Anotaría también que, de todos modos, la Iglesia en su Magisterio prevé y legisla en favor de que no se funden congregaciones “sine necessitate”. Habrá leído Usted con detenimiento la famosa Mutua Relationes, donde se fundamenta y legisla al respecto.

No obstante, estoy de acuerdo en que no se ha aplicado bien, sin duda. (Es como debatir si los problemas del Misal de Pablo VI son por defectos in se o por mala praxis,,, o por ambas cosas). No obstante, creo que los Dicasterios a cargo de estos asuntos están hilando hoy más fino que hace 200 años, donde la “diferencia específica” para treparse al árbol de Porfidio podía ser tan ínfima como rezar Completas media hora antes o después que tal otra Congregación...

Y anotaría también esto: que el conflicto no es excluyente de las fundaciones y sus fundadores. Como bien comienza diciendo Ud., hasta entre filatelistas se da esto, cuánto más en una realidad orgánica como lo es la Iglesia, Cuerpo de Cristo, donde —como enseña hoy la genética— aunque toda la información cromosomática esté en cada célula, sólo está activada en una célula concreta aquello que hace a su función orgánica: si soy hígado o riñón, ojo o brazo, como anota el de Tarso. El cáncer —hoy se sabe— es justamente esto: una célula no dispuesta a ser sólo la parte de un todo, cuya información genética procura activarse toda junta, monstruosamente...

Digo, para poder salvar fundaciones donde esto NO ocurre y para poder no-salvar otras realidades eclesiales —ajenas a toda la movida fundacional— donde esto SÍ ocurre. El caso más patente es el de párrocos que sin ánimo fundacional alguno, son el epicentro de todo y tienen a la comunidad parroquial en un puño. Miguel Speroni en la parroquia san Miguel de San Rafael, por caso.
Asociar en demasía la patología en cuestión al fenómeno de las nuevas fundaciones —a mi modo de ver— puede distraer la atención a los demás focos infectados y a su vez, amputar sine necessitate tejidos sanos, por cierta torpeza o tusiorismo quirúrgico.

No sé por qué sospecho que coincide con mi comentario.
Le remarco, de todos modos, que adhiero netamente en su análisis y en la ponderación de la tragedia del conflicto: sólo propongo una mejor demarcación tomográfica de dónde hincar el bisturí...

Dr. House

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo

Estimado Dr. House, básicamente de acuerdo. Pero cuando el cáncer está avanzado, los diagnósticos colaterales pueden esperar.

1)Mi post se circunscribe al fenómeno moderno y patológico del Fundador desorbitado y en nada obsta a la paternidad espiritual. No obstante lo cual, la clara advertencia del Salvador: "A nadie llaméis Padre", matizada o no, algo debe querer decir. Y que el mayor mistificador de estos tiempos se hiciera llamar "Notre Pere" algo quiere decir. La confusión entre Dios Padre y el Padre Fundador en alguna organización algo quiere decir.
2) La teratogénesis o los carcinomas pueden darse no sólo en movimientos u órdenes, sino también en otras unidades (sit venia verbo) eclesiales. No obstante, la característica compartimentada de las sectas intraeclesiales asì como la debilidad total del sistema inmunológico de la carne de cañón sectaria permiten la pacífica proliferación de estas anomalías.
Agréguese a esto la lamentable falta de control del médico -Roma- cuando no la complicidad directa de ciertos personajes y el enfermo está en terapia intensiva.
3) Con relación al non sunt multiplicanda. Creo que la carga de la prueba de la necesidad debería competir a quien postula la nueva asociación, no al que la impugna.
Y en todo caso, seguir la regla del Concilio Laterano en cuanto a la limitación y restricción en el número de ordenes apostolicas.
Sobre todo, limitar las facultades de multiplicar entes al interior de las nuevas organizaciones: estatuto nuevo, liturgia (sì, liturgia) diversa, votos nuevos.

Por lo demás, siempre de acuerdo en no tirar al bebé con el agua de la bañera.
Salvo cuando el bebé se haya ahogado.

Anónimo dijo...

En nuestros pagos: Miles C. y su fundador, Cristo Rey y su fundador, Fasta y su fundador..., los "seminaristas" del R.P. Dumas..., ¿sigue la lista?; ¿me ayudan a completarla? ¿Alguien podría pasarles este post para que salven su "vocación" y/o se ahorren años de angustia y visitas al terapeuta?
Saludos!
Gigaset.

Anónimo dijo...

Todo MUY BIEN; pero Newman es a vos, lo que "el Fundador" a los "Fundados"


Jean de les palots

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

Wanderer, ¿qué le parece lo que sigue?

"A monseñor Joao Scognamiglio Clá Dias la “Pro Ecclesia et Pontifice”

SAO PAULO, lunes 17 de agosto de 2009 (ZENIT.org).- Durante una solemne y emotiva eucaristía en la fiesta de Nuestra Señora de la Asunción, celebrada en la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Fátima, el Cardenal Franc Rodé, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica entregó el 15 de agosto, en nombre del Papa Benedicto XVI, la Cruz "Pro Ecclesia et Pontífice", a monseñor Joao Scognamiglio Clá Dias, fundador y presidente general de los Heraldos del Evangelio.

Al hacer entrega de la condecoración, según informa la Oficina de Información de el cardenal Rodé presentó los objetivos de esta reciente asociación internacional de fieles de Derecho Pontificio inspirada en "un nuevo ideal de santidad y un heroico empeño por la Iglesia".

"En esta iniciativa nacida en su noble corazón, no podemos dejar de ver una gracia particular concedida a la Iglesia, un acto de la Divina Providencia, ante las necesidades del mundo de hoy", reconoció el cardenal esloveno dirigiéndose al fundador.

Según el purpurado, el ideal que propone monseñor Joao Scognamiglio "es el de seguir a Cristo en el gran movimiento de los Heraldos del Evangelio, con radicalismo evangélico, combatiendo sin tregua, como dice San Bernardo una doble la batalla, sea contra la carne y la sangre; sea contra los espíritus malignos del mundo invisible".

"Gracias monseñor por su noble empeño, gracias por su santa audacia, gracias por su amor apasionado por la Iglesia, gracias por el espléndido ejemplo de su vida. Usted es de la estirpe de los héroes y de los santos", añadió el cardenal." (y sigue el texto de Zenith)

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Jean, ya que la tiene tan clara, intente conseguirme un huesito de Newman. Le va a costar.

Toto corde

Anónimo dijo...

Aplaudo de pie el post de Ludovicus y sus matizadas respuestas. Sospecho que le harán un bien a más de cuatro. Y que más de cuatro lamentarán no haberlo sabido antes . . .

El Vigía

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

efectivamente, este Joao Cla es el antiguo uomo de fidanza del Profeta inerrante e inmortal Plinio. Para llorar.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

la pregunta obvia es si un señor que fomentó un culto idolátrico a un pobre anciano sumergido en el Alzheimer, en el seno de una sociedad secreta con una doctrina y práctica demencial, puede convertirse, por obra y magia de alguna cordata, sodanata o quien fuere, en el fundador de una organización religiosa, más precisamente de la primera reconocida por el Vaticano en el nuevo milenio. Ordenado a los 60 y chau. Eso sí, su curriculum vitae en los Heraldos tiene un blanco de unos 40 años.
Esa es la pregunta con Clá.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Un dato adicional, sobre el vergonzoso elogio del cardenal Rodé al uomo de fidanza del dr. Plinio.
Este cardenal ha sido uno de los elogiadores más consecuentes y más recientes de la Legión de Maciel y de su nefando fundador -junto con Sodano, pero Sodano se retiró del tema antes-, al borde de las medidas tomadas por Benedicto.
Un corresponsable e irresponsable.

Chechenio con resaca dijo...

Ludovicus "Paladín Diocesano", siéntame una cosa:

Qué hay con Pablo que llamó a los suyos "hijitos". ¿Cómo es que le decían a él?, ¿-Viejo?.

Gregory House siempre me resultó demasiado artificial, puro frío y pulido guión.

Pablo dijo...

Este post me recordó parte de una conversación que tuve con un amigo común que tenemos con Wanderer.

El amigo hizo una distinción que me dejó pensando. Creo que podría sintetizarse con términos jurídicos: algunos causan daño con culpa (con diversos grados de advertencia; en parte actúan bajo el peso de cierta “tradición corta”) y otros lo hacen con dolo eventual (se representan la posibilidad de dañar al prójimo, pero son indiferentes respecto del resultado). Todos deben abstenerse de dañar y reparar los daños causados. Pero los del segundo grupo, dan menos esperanzas de cambio para mejor…

Cordiales saludos.

Juancho dijo...

Don Ludovicus:

Ha visto el blog "divinavocación"?

Hay muuuuccccho movimiento con esto de las nuevas fundaciones...

Juancho.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Sí, Pablo, la distinción es jurídicamente factible, pero a los efectos de los dañados, irrelevante. Basta darse vuelta por la página de los expulsado del Opus para darse cuenta del daño.
Por eso, prevención antisectaria.

Cordialmente.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Chechenio, se lo contesto cortito,
San Pablo era San Pablo,
Maciel era un degenerado.

Muéstrame a Pablo y lo llamaré padre. Muéstrame a .... y lo llamaré como corresponde.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Y hablando de daños, qué quiere que le diga, Pablo, en este CroMagnon eclesial que fue la Legion de Maciel todavía no condenaron a Chabán ni al que disparó la bengala...

Anónimo dijo...

Gigaset: ¿quién es ese P.Dumas??

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

Ludovicus, este post es histórico...Admirable. Lo vuelvo a leer y cada vez me reconforta más.

Ud. dijo: "Un dato adicional, sobre el vergonzoso elogio del cardenal Rodé al uomo de fidanza del dr. Plinio.
Este cardenal ha sido uno de los elogiadores más consecuentes y más recientes de la Legión de Maciel y de su nefando fundador -junto con Sodano, pero Sodano se retiró del tema antes-, al borde de las medidas tomadas por Benedicto.
Un corresponsable e irresponsable."

Se dice que el Maciel repartía Mercedes Benz entre los curiales... ¿Habrá recibido alguno el cardenal Rodé? ¿Y este Clá no habrá hecho algún suculento regalo para merecer canonización en vida? "Gracias por el espléndido ejemplo de su vida. Usted es de la estirpe de los héroes y de los santos"... Qué asco.

¿Falta Mucho, todavía, para la Parusía...?

Pablo dijo...

En efecto, Ludovicus, para las víctimas lo que importa es el daño. La distinción del amigo apuntaba a explicarme, por comparación de modos de obrar, el por qué de la mayor indignación con unos que con otros. A lo que se unía el deseo –creo, compartido por todos- de conversión, que incluye las consiguientes medidas de reparación y de prevención.

En cuanto al caso Maciel, si toda la información que se publica se ajusta a la realidad, es tan perverso el asunto, que hace saltar por los aires esquemas, distinciones…

Por otro lado, hay gente que por quince minutos de fama, un millón de billetes verdes, etc., ha calumniado terriblemente a otros. Y luego los medios lo repiten cientos de veces… porque "vende"...

Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

Ludovicus...espero que Dios no sea tan apurado AL JUZGARTE, como vos sos en juzgar a los demás.....

porque si tenés pruebas para condenar a Maciel, sería bueno que las aportaras a quien corresponda....digo, no se.

Nunca tuve nada que ver con nada de los Legionarios, aclaro; pero nadie es culpable, hasta que se demuestrelo contrario....


Jean de les palots

PD: cambio, uñas del padre Torres Pardo, por pelos de Buela, también tengo estampitas autografiádas de Yanuzi.

es que soy grosso.

Jean.

PD: le pedí a Clá que me ordenara sacerdote; pero me dijo que tenía menos de sesenta años....que macana.

Jean de les palots.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo

Estimado Pablo, el supuesto de su último párrafo no es el caso de Maciel (donde los acusadores ante el Magno no pidieron jamàs un peso) ni de los ejemplos que he dado. Los hijos sí estàn pidiendo plata, pero la Legión la cuenta ante los pobres.
Alguna calumnia habrá habido, pero todo lo que expongo está contrastado razonablemente.
Le soy franco, los medios son muuuuuuuuuuy benignos. Sorprendentemente benignos. Sospechosamente benignos.
Con la mitad de la data que tengo se hacen diez Codigos Da Vincis, con Silas y todo. La crónicas de la TFP, los Heraldos, Maciel, Lumen Dei y otros "Dei" sólo podría escribirlas García Marquez, borracho.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,
Jean
Sobre las pruebas del caso Maciel, favor de dirigirse al R.P. M. Scigluna, Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, apud Roma.
Puede leer el statement de la SCDF del año 2007.
En su defecto, tiene las declaraciones oficiales de la Legión, reconociendo la doble vida de Marcial y su adulterio sacrílego. Todavía no reconocieron la pederastia ni la drogadicción. Por cierto, se sabe que mantenía a sus amantes con dinero de la Legión, ¿de dónde lo sacaba si no?
Creo que ni a Judas lo juzgaron en proceso canónico, y sin embargo tenemos un buen scope de su vida.
Para un estudio acabado de la naturaleza sectaria, videtur el link que puse de Peter Vere, canonista reconocido.
Para estudiar los tenebrosos Estatutos,
Vid. http://www.wikileaks.com/wiki/Censored_Legion_de_Cristo_and_Regnum_Cristi_document_collection#II._Telephone_contacts_with_family

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Otros sitios interesantesobre Maciel. Recomiendo vivamente estudiar el modelo, porque en seguida se encuentran analogìas:

http://exlcblog.blogspot.com/
y
http://cassandrajonesing.blogspot.com/

Pablo dijo...

Estimado Ludovicus:

El último párrafo no aludía al caso Maciel, ni a ninguno de la LC.

Tengo casi certeza de que a dos inocentes se los acusó falsamente en público sin el menor reparo. Y los medios que levantaron la falsa denuncia nunca repararon la injusticia.

La impunidad es mala para todos. También la impunidad de los que calumnian y la irresponsabilidad civil de los medios (gracias al invento de la real malicia).

Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

Hablando de fundadores, en Hollywood están haciendo una película sobre El Fundador!
http://www.imdb.com/title/tt1316616/

Tito Livio

Anónimo dijo...

Genial

Anónimo dijo...

Las analogías entre los Legionarios de Cristo, el Opus Dei y los Heraldos del Evangelio son sorprendentes, sin embargo la saga de estos últimos deja atrás a cualquier otro grupo. Ciertamente Tom Hanks se vería contratado para el resto de su vida interpretando al enigmático "monseñor Joao Clá" y su extraña fundación llamada a infiltrarse en el seno de la Iglesia para destruirla por dentro y refundarla según los principios de Plinio Correa de Oliveria. A esta estrategia Joao Clá la llamó su "Maniobra Judith".
Referencias en
www.tfpheraldos.com/ y
www.salvemaria.info

Anónimo dijo...

Diferencias y semejanzas entre TFP y Heraldos del Evangelio en:

trescarabelasaladeriva.blogspot.com