martes, 31 de mayo de 2016

La restauración de la cultura cristiana



Finalmente, apareció la versión castellana de La restauración de la cultura cristiana, el libro de John Senior que hemos mencionado en muchas ocasiones en este blog. Se trata de un libro que debe ser leído: ilumina, acompaña y cura las heridas de todos los que caminamos en las sombras de este valle de lágrimas.
Fue editado por Vórtice y pueden visitar la página o blog de la librería para comprarlo. 
Aquí dejo algunos párrafos del prólogo e introducción para pregustarlo:

Andrew Senior (hijo del autor)
Este libro es como una fiesta asombrosa. Escrito cuando Occidente se adentraba en las profundidades de la malvada noche del mundo moderno, se transforma en una luz cálida y resplandeciente que esparce su fulgor en un mundo realmente malvado. En primer lugar, provoca que el lector tome conciencia que, como Dante en el comienzo de su viaje, estamos perdidos en una gran foresta. Y luego, suavemente, nos conduce hacia las viejos, probados, verdaderos, simples y familiares senderos de la tradición.

Philip Anderson (abad de Nuestra Señora de Clear Creek y discípulo converso del autor)
Una de las inspiraciones más grandes –y más sorprendentes– del Pearson Integrated Humanities Program, al cual John Senior dedicó su enseñanza en los ’70, fue el significado y la importancia que le otorgaba a Don Quijote de la Mancha. [...] En el contexto de los desafíos que enfrentaban los estudiantes universitarios de fines del siglo XX, el Caballero de la triste figura vino a simbolizar el combate desigual pero glorioso de cada ser humano contra lo que parecía ser la inevitable hegemonía de la tecnología y de la estandarización deshumanizada. Creo que, a pesar de las amarguras de esta lucha, John Senior nunca perdió esa actitud de “esperar contra toda esperanza”, ese valor quijotesco al que llamaría “asombro invencible”.

Rubén Peretó Rivas (traductor)

La lectura de La restauración de la cultura cristiana nos pone en contacto directo con esa maravillosa empresa que tuvo lugar hace pocas décadas, en un mundo y en un ámbito tan descristianizado como el nuestro. El modo en que se desarrolló este proceso no consistió en grandes encuentros masivos, ni ruidosas misiones populares, ni alborotados programas televisivos. Fue a través del silencio, la oración y la lectura de los clásicos, ofrecidos por tres profesores de provincia, que cientos de vidas se transformaron. Es ese el modo divino de actuar: Dios habla a través de la brisa y no del viento, y se manifiesta en el silencio y en la profundidad del corazón, como nos enseña Nuestra Señora.

Natalia Sanmartin Fenollera (autora de El despertar de la señorita Prim)

W. B. Yeats tiene un hermoso poema que expresa muy bien lo que quiero decir: “Una belleza terrible está naciendo”. Con la pequeña hoguera que se encendió en la Universidad de Kansas comenzó a nacer una belleza terrible. Una belleza que está presente en todo lo que Senior escribió, que está presente en las páginas de La restauración de la cultura cristiana, pero que sobre todo sigue viva en las múltiples vidas en las que él influyó. No hay una ruptura entre su vida y su obra, no hay una separación entre lo que hizo y lo que escribió, no existe una teoría separada de una práctica. Senior llevó a cabo en la vida la misión que plasmó en los libros. Por eso, cuando se conoce su historia y se leen sus palabras, se contempla un edificio levantado con cimientos firmes, construido sobre la verdad y alimentado por la fe y por la experiencia. No es un experimento pedagógico, no es una ideología de laboratorio; es la cosa misma.

26 comentarios:

Walter E. Kurtz dijo...

Es la mejor noticia de 2016. ¡Gracias al traductor y gracias al editor!

Anónimo dijo...

Lo estábamos esperando con ansias. ¡Muchas gracias!. ¿Saldrá también Death of Christian Culture?

Coco de la J.O.N.S. dijo...

Yo brindo por este logro de reedicion de la obra de Jonh Senior, da sustento en segunda instancia, a todas aquellas personas que disfrutamos dia a dia de esa BRISA DIVINA que solo se vislumbre en el silencio del hogar, de lo cotidiano y de lo inefable que tiene cada hijo, de lo hermoso y complicado que es comenzar a religar a esos pequenos que la providencia nos dio para volverlos a su ultimo fin que es Dios Nuestro Senor. Y esa restauracion que se plantea comienza alli en el centro de nuestro hogar.
Brindo con Vortice, Andrew S., el Abad, Ruben, Natalia (fruto de este espiritu) y con usted Don Wanderer por transitar este camino evangelico que Senior tambien entendio como usted, salud....!!!

barba azul dijo...

Me encanta la tapa.
Esa foto fue una de las varias que tenía elegidas tiempo atrás para copiarle el modelo y hacer una casita en un lugar que tiene notas comunes con la aldea de la Srta. Prim. Soy anglófilo en materia de arquitectura, me gustan las casas con calor de hogar. Imagino que por lo mismo me gustará este libro (la vida tiene etapas y hoy ya solo me importantan los libros que me gustan).
En estos días paso por Vortice a buscarlo y de paso pido la última de Cabildo.

AC dijo...

Gran iniciativa, gran libro.

Todos los que leyeron El despertar de la Srta Prim pueden ahora leer el fundamento de esa novela.

Anónimo dijo...

Dios le pague todo lo que hace amigo Wanderer!

Son muchos los frutos de este hogareño blog.

El colibrí

Andrea Greco y Fernando Álvarez dijo...

Excelente noticia, esperemos poder conseguirlo rápidamente. Hay unas líneas del primer capítulo que me han resultado especialmente sugerentes desde que las leí: "no es mi intención hablar de la crisis por la que atraviesa la Iglesia y el mundo. Este debe ser un libro positivo, un programa para la Restauración de la Cultura Cristiana y no un obituario de su muerte. Creo que es imprudente hablar de un estado de desastre irreversible, como muchos hacen. Publicando sus logros se da al Demonio más ventaja de la que merece. La cuestión es qué se puede hacer, qué puede y debe ser hecho, porque no tenemos opción". Supongo que a partir de esta idea es que se construye el resto del libro. Las cosas están muy mal pero la invitación es qué puede y debe hacerse.

Martin Ellingham dijo...

Algo más para introducirse aquí

http://info-caotica.blogspot.com.ar/2015/06/educacion-poetica-john-senior-dennis.html

Muy buena noticia.

Saludos.

Anónimo dijo...

Gracias. Pasaré a comprarlo.

Los celibes también tienen vida cotidiana. Un abrazo para todos los casados, ustedes se la perdieron.

Anónimo dijo...

Mi ha colpito el verso de Yeats que cita usted, don Guánder: «Una belleza terrible está naciendo». Permítame una divagación. El poema no vale gran cosa, y aún menos merecían los hechos que le dieron pie. Hoy ya sabemos demasiado bien en qué paró el nacionalismo irlandés que estaba naciendo en 1916, y que no merecía ser cantado. Sí lo merecía, y con mejor plectro, la gran epopeya de los irlandeses y otros mártires del anglicanismo, pero esta había acabado mucho antes. Sin embargo todos reconocemos la genialidad e inspiración de este verso, que el mismo poeta puso por lema de su autobiografía. La gracia está en el audaz contraste entre la idea de belleza —trascendental, poética— y la ominosa cualidad de terrible, que anuncia una destrucción. Ambas, de distinta manera, sobrecogedoras. Y ambas acentuadas por el hecho de estar naciendo: belleza que brota, catástrofe inminente. Pero ese feliz hallazgo —la conjunción de Pulchrum y terríbilis— no es de Yeats ni de otro poeta europeo: está en el Cantar de los Cantares.

Quae est ista quae progréditur quasi aurora consurgens,
Pulchra ut luna, electa ut sol,
Terríbilis ut castrorum acies ordinata?


¿Quién es Esta? La pregunta del enamorado, del hagiógrafo, tuvo respuesta siglos después. La Iglesia aplica este pasaje a la Santísima Virgen María: bella como la luna, terrible como un ejército. Pero... un ejército en orden de batalla, ¿es símil apropiado para tan dulce y delicada doncella? Pues sí: el poema es inspirado. Y remite a otros lugares de la Sagrada Escritura. Al Génesis: Ipsa cónteret caput. Y al Apocalipsis: Signum magnum apparuit in cœlo: mulier amicta sole, et luna sub pédibus...

Así aparecerá Ella en la Parusía.

el poeta dijo...

Magnífico, don Wanderer, para mí fue un libro maravilloso. Digno de releerse.

¡Gracias a quienes lo hicieron posible!

El poeta.-

Anónimo dijo...

Hace un tiempo leí este post que relaciona "El despertar de la señorita Prim" con Senior:
https://quenotelacuenten.com/2015/05/10/la-restauracion-de-la-cultura-cristiana-la-srta-prim-y-john-senior/

Anónimo dijo...



Que quiso decir San Pablo con ese versículo de su epístola a Timoteo ..( lectura de hoy )


" 2:14 Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes. "

Anónimo dijo...

En cuanto a las disputas «sobre palabras», quizá el que pregunta halle de provecho esta lectura: Logofobia.

Rafael Iraheta dijo...

¿cómo puedo comprar el libro si vivo fuera de Argentina?

Walter E. Kurtz dijo...

Les puede interesar mi (mala) traducción de "El Confesionario de Vidrio" (John Senior).

Saludos

AC dijo...

Estimado Rafael:

para adquirir el libro puede ecribir a vorticelibros@gmail.com

Anónimo dijo...

Gracias Kurtz por la traducción.
Me temía que este católico lúcido del siglo XX no podía ser otra cosa que lefebvrista (y tal vez un poco más, que le gustaba el Abbe de Nantes...).
Muy agradecido,

Lefe rematadamente lefe.

Anónimo dijo...

Al Anónimo del 2 de junio de 2016, 8:00.

Yo interpreto que Pablo se refiere a discusiones centradas en términos en vez de conceptos, en significantes en vez de significados. Doy dos ejemplos claros para mí:

Una discusión que no era de palabras fue el debate entre ortodoxos y arrianos en el siglo IV sobre si el Hijo es homoousios o homoiousios con el Padre, porque el concepto en juego está muy claro: de la misma sustancia o de una sustancia similar.

Una discusión de palabras es, en filosofía moderna, el tema de los truthmakers. Si lee el primer párrafo de esta entrada, verá que es ponerse a discutir sobre algo sin tener claro de qué se está hablando.

http://plato.stanford.edu/entries/truthmakers/

Walter E. Kurtz dijo...

De nada, estimado "Lefe"; me alegro que le gustara. El profesor Senior falleció casi 10 años después de ese artículo de The Remnant. Era lefebvrista, a su manera. En sus últimos años asistía a Misa en la capilla la Inmaculada del St. Mary’s College de Kansas (SSPX), donde está sepultado. En aquel tiempo el P. Ramon Angles era el responsable. Pero también dio gran apoyo a comunidades Ecclesia Dei como los monjes de Clear Creek (cuyos fundadores habían sido sus alumnos) y la St. Gregory Academy (FSSP), o iniciativas no estrictamente tradicionalistas como el Catholic Center de Msgr. Krische (también su alumno), Thomas Aquinas College de Sta. Paula (Calif., su fundador Ron McArthur también era amigo), etc. Continuó asimismo colaborando con The Remnant (con Walter Matt y su hijo Michael) aún cuando la publicación se abrió un poco de la FSSPX.

Al que le interesen los temas de Senior, le cuento que armamos un grupo en Facebook donde volcar todo lo que vamos encontrando por ahí sobre "sus temas". Aquí.

Finalmente, al que preguntaba por The Death of Christian Culture (algo así como la precuela de este libro), le aviso que tengo traducida creo que la mitad del trabajo. Si alguien se compromete a finalizarlo, se lo mando para que lo cotinúe y lo publique. Pero le advierto que no es fácil: Senior era profesor de literatura y su estilo (intercalado con innumerables citas poéticas) no es simple de traducir (tampoco lo es encontrar buenas traducciones de poesía inglesa y yanqui). Por eso es muy valioso el trabajo del profesor Peretó Rivas. Espero que lo lean.

Perdone don Wanderer por abusar de su espacio.


Anónimo dijo...

Sí, se puede! Sí, se puede! restaurar la Cristiandad. A sí?...no me hagan reir por favor. Pd. Y si se pudiera, de algo estoy seguro: mis ojos no lo van a ver. Porque como decía Castellani, ahora "no se ve ni fósforo"

Walter E. Kurtz dijo...

Anónimo 19:21,

Necesita leer el libro. Dice eso mismo que usted intuye.

Anónimo dijo...

Habla de empezar a restaurar la cultura, que es una manera de empezar a restaurar las pequeñas comunidades, empezando por la familia. Donde termina es cosa de Dios, siempre, pero ¿se entiende por dónde empieza? Mejor léalo.

Anónimo dijo...

Me impresionó bastante lo que dice sobre restaurar el tomismo; análogamente podría decirse de quienes pretenden restaurar una patria católica. Senior es enemigo de todo maximalismo.

Anónimo dijo...

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "LA RESTAURACIÓN DE LA CULTURA CRISTIANA".

La presentación estará a cargo del Dr. Ceferino Muñoz, y será el día Viernes 24 de Junio, a las 18 hs en el aula C12 de nuestra Facultad de Filosofía y Letras de la ciudad de Mendoza, Argentina. Al final de la misma, se podrá adquirir el libro con un significativo descuento.

Anónimo dijo...

"Hazte Pilar y sostendrás un día la construcción aérea de la Patria" es la idea Marechaleana que todos estos libros postulan. Con leer esta entrada y los comentarios, ya como que me sabo todo lo que puede llegar a decir el autor. Gracias por la recomendación igual, pero ahora necesito concentrarme en restaurar mi economía cascoteada por los politiqueros del turno