lunes, 2 de enero de 2017

Carta al adolescente

En respuesta al comentario de un adolescente recibido hace algunos días:


Estimado adolescente:
Quizás su comentario podría resumirse en uno de sus propios párrafos: “¿En verdad creen que delatando errores, malas conductas e, incluso, herejías de la jerarquía eclesiástica se saca algún provecho? ¿Acaso ustedes pueden hacer algo al respecto?”
Le tengo que decir que sí, que en verdad creo -y si usted echa un vistazo a la blogísfera católica verá que son muchos los que opinan como yo-, que en este momento el deber de algunos es denunciar lo que está ocurriendo con la Iglesia y en la Iglesia. 
Por cierto que es importante anunciar el amor a Dios y al amor al prójimo al que nos manda el Evangelio, pero si hay verdadero amor a Dios, se defiende su causa cuando es atacado por sus enemigos. Zelo zelutus sum pro Domino Deo exercituum (“Me consume el celo por el Señor Dios de los ejércitos”) decía el profeta Elías, y se lanzaba a combatir a los dioses paganos y a sus sacerdotes. Y esa era su modo (o su carisma) para demostrar el amor a Dios y el amor a sus hermanos judíos, porque el amor más grande hacia el prójimo es mostrarle la Verdad de Dios tal como nosotros hemos tenido la gracia de conocerla.
Estamos viviendo desde hace algunas décadas momentos gravísimos. Si no fuera por la promesa hecha por Nuestro Señor a Pedro, muchos de nosotros pensaríamos que la Iglesia está punto de desaparecer, engullida por el Mundo y, lo más grave de todo, entregada por quienes ocupan el lugar de administradores: el Papa y los obispos. Sabemos que esto había sido profetizado en el Apocalipsis y otros libros sagrados; los principales exégetas y comentadores así lo han explicado e, incluso, las revelaciones privadas que se ha dignado hacernos la Santísima Virgen hablan de lo mismo. Pero saber que todo esto debe cumplirse no nos exime del deber de la denuncia. 
Ciertamente, esa función -denunciar e identificar a los lobos que rodean el rebaño- es función principal e ineludible de los pastores pero, como sabemos, nuestros pastores, en su inmensa mayoría, se han vendido a los lobos y no trepidan en entregar sus ovejas a cambios de los favores y aplausos del mundo. Son pastores que fornican con los poderes de la tierra. Y me refiero a los obispos, sobre todo a los argentinos, que son los que más conozco. No sucede lo mismo con buena parte de los sacerdotes, que son fieles pastores de su rebaños y, por eso mismo, son perseguidos implacablemente con la crueldad que solamente un obispo puede exhibir. Sé de sacerdotes que, siguiendo la sugerencia del cardenal Sarah, comenzaron a celebrar la misa ad orientem en sus parroquias y sus obispos desataron contra ellos feroces persecuciones. Y ellos no poseen muchos medios de defensa; suelen estar solos, desamparados y empobrecidos. 
A los laicos, entonces, corresponde suplir en cuanto podemos la función que ellos -los obispos- no cumplen, y denunciar a diestra y siniestra los estragos que estamos viendo a diario. Y estas denuncias no tienen como objeto escandalizar. Por el contrario, buscan evitar el escándalo que provocan en los fieles las palabras y los gestos del Papa Francisco y de sus adláteres. Y le pongo un par de ejemplos muy recientes:
1. Un alto oficial de la Curia vaticana, el P. Hofmann, dijo la semana pasada: “Queridos amigos judíos e israelíes, no se preocupen que no se le dará a la FSSPX la regularidad canónica”. Este personaje, desembozadamente y sin ninguna vergüenza, admite que, para una parte al menos del Vaticano, es más importante estar de amigos y mantener “relaciones carnales” con los judíos en vez de levantar las injustas sanciones canónicas que pesan sobre un importante número de católicos nucleados en la Fraternidad. Prefieren al enemigo aún a costa de entregar a los propios. O, dicho de otro modo, entregan a las ovejas para que sean devoradas por los lobos.
2. A partir del último viernes, Argentina cuenta con una edición semanal de L’Osservatore Romano, que ha sido puesta a cargo, por expreso deseo de Bergoglio, de Marcelo Figueroa, un “teólogo” protestante y de Santiago Pont Lezica, director de FM Milenium, una radio que se precia de ser ecuménica porque “se seleccionan textos del Corán, como de diferentes religiones”; se lee la Biblia o la promueve la campaña de la tolerancia...”. El objetivo de la nueva publicación es "llevar la palabra verdadera y concreta del Papa”. Es decir, la palabra del sucesor de Pedro y vicario de Cristo, de aquél puesto para confirmar a sus hermanos en la fe, estará en manos de un protestante y de un licuado de religiones; es decir, estará en manos de los lobos. Una vez más, y en este caso el mismísimo Sumo Pontífice, entrega el aprisco a la jauría para que se den un festín. 
Dígame usted, estimado adolescente, si frente a esta situación no le hierve la sangre y no siente la necesidad de denunciar el crimen que se está cometiendo. Y más aún, si no le asombra y rebela que aquellos mismos que se proclaman devotos católicos y a quienes Dios ha concedido suficiente inteligencia para discernir, sigan ciegamente -insisto, ciegamente- las palabras del Papa Francisco, aún a costa de sus propios hermanos. Los famosos neocones, la quinta columna dentro de la Iglesia, que pretenden fidelidades a Santo Tomás de Aquino y se agrupan como la Falange española, pero terminan siendo funcionales a un enemigo peor aún que la Pasionaria.  
Finalmente, señor adolescente, dice usted: “no gasten tintas en otra cosa que no sea para parir la verdad que salve o bien para incrementar nuestro amor hacia el prójimo; de lo contrario, callen…pues ya estamos saciados de desprecios”. Recuerde que la Verdad ya fue parida por la Santísima Virgen un día de Navidad hace algo más de dos mil años, y el mensaje que la Verdad nos trajo lo tiene usted en las Sagradas Escrituras y en la Tradición, tal como nos ha sido enseñada por los Padres y Doctores de la Iglesia. Allí debe acudir en busca de la Verdad. A nosotros, en este momento histórico, se ha encomendado la tarea de denunciar el error, para que la Verdad brille aún más. 
Como usted dice, repitiendo el salmo 122, “estamos saciados del desprecio de nuestros enemigos”.  Los que escribimos y comentamos en este blog también estamos saciado del desprecio de nuestros enemigos desde que éramos adolescentes como usted. Y aquí nos tiene, varias décadas más tarde, con el mismo desprecio a cuesta. Esto vir! Sea hombre, y resista. 

61 comentarios:

TB dijo...

Típicos argumentos condescendientes con los errores.
- Por qué no rezan en vez de dar malas noticias?
Yo me pregunto: denunciar y rezar es incompatible?
- Les parece útil lo que hacen?
Me pregunto: si no es útil señalar el error, por qué sería útil escribirle al blogger señalándoselo.
- Por qué tanto odio? No es mejor señalar lo positivo?
Quién tiene odio? Lo positivo de qué, del error?
En fin, Wanderer. Reflexiones típicas de quien se queja de la lectura de Wanderer, aunque evidentemente lo lee.
Mmichos quieren una vida rosada por mero imperio de la voluntad.

Anónimo dijo...

Bien dicho!

Anónimo dijo...

El susodicho adolescente debería adoptar aquella sentencia de Chesterton: "Al entrar en una Iglesia me saco el sombrero, PERO NO LA CABEZA".

Delosdelcid.

Anónimo dijo...



Si desde varias décadas , la Iglesia anda de mal en peor y eso es causa de la perdida de la salvación eterna para muchas almas , no me explico , porque Dios no intervino para impedir esta catástrofe ....Sería pensar que El , quiere la salvación de unos pocos ...

Falstaff dijo...

Anónimo de las 10:45. Si la Iglesia está tan mal y provoca que tantas almas corran peligro Dios puede intervenir en esas almas a través de los medios que considere. Que Dios quiera la salvación de las almas no significa que la Iglesia esté siempre bien Muchas veces ha estado mal y ahora posiblemente peor que nunca.

G_Lino dijo...



Para el anónimo que no sabe porque Dios no interviene.

Le voy a dar mi teoría, por lo que pueda valer.

Cristo quiso dejar una parte incompleta de los dolores de su Pasión para que los hombres se hicieran solidarios de su sacrificio.


Para que se haga una idea le doy unos datos:

En el año 1 después de Cristo se calcula que había 200 millones de personas sobre el planeta.

En el 1.000 después de Cristo se calcula que habría unos 300 millones de personas. Es decir, un incremento del 33% en 1.000 años.

En el 1.900 después de Cristo había 1.200 millones de personas.

Pues bien, resulta que hoy en día, hay sobre el planeta 7.500 millones de personas.

Lo que quiero decirle es que posiblemente haya tanta gente viviendo en estos momentos como la que ha vivido hasta ahora, y esto es muy interesante.

Muy interesante, porque si un montón de gente sufriera muchísimo, durante un tiempo breve, por ejemplo, en una gran tribulación que no la haya habido ni en tiempos de Noé, quizá bien pudiéramos llegar a colmar la pequeña porción del sacrificio que Nuestro Señor Jesucristo quiere compartir con sus hermanos de adopción, y así rematar esta 2º edad del hombre, y poder volver a la comarca, a fumar en pipa, y dar largos paseos por un bosque encantado y encantador.

Quiero creer que Dios lo permite para poder acabar ya con este valle de lágrimas, porque es ÉL quien nos dejó dicho que cuando sucedieran estas cosas nos alegráramos, porque se acercaba nuestra liberación.

El último enemigo será la muerte.

Yo quiero que ella se vaya, y creo que por eso, merece la pena sufrir por ello.

Como dijo cierto personaje : No nos hes dado escoger el tiempo en el que nos gustaría vivir, pero sí que se nos hes dado escoger qué hacer con el tiempo que se nos ha dado vivir.

Ojalá vivamos los últimos tiempos. Esos tiempos en los que algunos de los últimos estarán entre los primeros. Ojalá seamos llamados a la hora nona a esforzanos por el reino, porque se nos pagaría como aquellos que fueron a la hora tercia.

Ojalá.


Jack Tollers dijo...

"Te conjuro delante de Dios y de Cristo Jesús, el cual juzgará a vivos y a muertos, tanto en su aparición como en su reino: predica la Palabra, insta a tiempo y a destiempo, reprende, censura, exhorta con toda longanimidad y doctrina. Porque vendrá el tiempo en que no soportarán más la sana doctrina..." (II Timoteo, 4:1-3).

Anónimo dijo...

Anónimo de las 10:45, en esa misma línea de razonamiento Ud podría preguntarse por qué Dios no intervino para que Lutero no se hiciera monje y hubiese llevado una vida tranquila como abogado, arquitecto, agricultor o lo que fuese, sin joderse él ni a tantos millones de cristianos.

Anónimo dijo...

Gracias a todo lo feo y escandalizador que se publica aquí - y en otros blog afines- pude por fin amar con todo mi corazón a la Iglesia. Pude saber que ésta Iglesia es la verdadera Iglesia aunque actualmente esté cubierta de trapos sucios que la afean y no la hacen parecer de Cristo. Que en este blog te levanten - aunque sea por un segundo de tiempo- esos trapos sucios te permite ver o vislumbrar que debajo de esos trapos sucios todavía está ELLA, la Iglesia de Cristo, preciosa e intacta. Y hace que uno no quiera irse de ELLA.
En mi caso, este tipo de blogs, renovó mis esperanzas.

Anónimo dijo...

He leido que un grupo neocon ha adoptado con el papa Francisco la misma actitud que los hijos de Noé,que le cubrían sus vergúenzas cuando se emborrachaba y yacía desnudo.No sé como tomarlo...
Un barcelonés.

Juan dijo...

“¿En verdad creen que delatando errores, malas conductas e, incluso, herejías de la jerarquía eclesiástica se saca algún provecho? ¿Acaso ustedes pueden hacer algo al respecto?”

Una manera de responder a esta pregunta es ver si entre los Padres de la Iglesia de los primeros siglos hay ejemplos que sean relevantes. Sin mucho esfuerzo encontré tres, proveniendo las citas de los artículos respectivos en Wikipedia:

San Ireneo de Lyon. "Su obra principal es Contra las Herejías."

San Hipólito de Roma. "Escribió obras polémicas en contra de los paganos, los judíos y los heréticos. La más conocida de estas es la Refutación de todas las herejías, que llegó a ser conocida bajo el inapropiado título de Philosophumena. De los diez libros que la componían, [...]"

San Agustín de Hipona. "Escribe contra los maniqueos, los donatistas, los pelagianos, el arrianismo y contra herejías en general." (El artículo en Wikipedia da una lista muy larga de obras polémicas.)

JUAN DE AUSTRIA dijo...

CARTA AL ADOLESCENTE.

Seguramente, porque eres joven, no has tenido conocimiento ni experiencia de una iglesia valerosa, viril, resuelta, defensora de la Fe, enemiga del Demonio y sus pompas. Esa misma Iglesia tenía pastores intrépidos, decididos al sacrificio, luchadores por la Verdad y la Liberta de los hijos de Dios. Eran los obispos que defendían y alentaban a sus sacerdotes, que no vivían recluídos en sus oficinas, que no tenían pelos en la lengua para defender la doctrina de Xto. Estos pastores eran VALIENTES NO COBARDES. Uno de ellos, mons. Fulton Sheen, obispo de New York escribía y predicaba sobre la pureza, la inocencia, el pudor y la castidad, aun cuando fuese objeto de burlas. Pero hoy, querido adolescente señale un sólo clérigo o monseñor que desde el púlpito o la prensa escrita se haya expresado contra la pornografía, el escándalo sexual, la explotación del género, el adulterio y la bigamia.... No se da cuenta, querido adolescente que pareciera que el Papa ha derogado el pecado? que el 6to. y 9no. mandamientos han sido reemplazados por la misericordia y el perdón sin arrepentimientos ni contricción?
Esa es la nueva doctrina bergogliana de relativismo discepoliano que se basa en un perverso método de "discernimiento jesuítico" para hacer que "todo se'gual": lo BUENO y lo MALO, lo BELLO y lo FEO, la VIRTUD y el VICIO, la INOCENCIA y el PECADO, la DECENCIA y la DESHONESTIDAD.

Don Pelayo dijo...

Del oficio del sabio.
Suma contra Gentiles, I,1.

El oficio del sabio es doble: amar la verdad e impugnar el error.

Anónimo dijo...

Suscribo totalmente la respuesta de W. a quien se manifiesta como “el adolescente”, con un escrito que tiene todos los visos de participar de la estrategia de los sectores bergoglianos que, unos de forma bronca y otros sibilina, pretenden silenciar a los Cardenales de la dubia y a todos los que participamos en la defensa de la Fe Católica, que está siendo atacada de forma similar a las épocas de las herejías arriana y luterana, un embate comandado desde el más alto nivel de la Iglesia.

Momentos históricos en defensa de la Fe Católica nos deja el referente de grandes santos, teólogos y doctores. En la crisis arriana (s. IV), por no callar sufrieron persecución de quienes controlaban el poder en la Iglesia: San Hilario de Poitiers, San Basilio el Grande, San Gregorio Nacianceno, San Atanasio, que llegó a ser excomulgado.

En defensa de la verdad del matrimonio, fueron mártires por no callar (s. XVI), San Juan Fisher y Santo Tomas Moro.

Más comentaristas han citado a otros santos que combatieron herejías.

Cabe citar también algunos referentes para afrontar a un Papa pernicioso, pues ahí estamos. Como el Cardenal Tomás Cayetano (s. XV-XVI), dominico, teólogo, consejero papal: «Pedro está sujeto a los “deberes del Oficio”, de otra manera, “ni la Iglesia está en él, ni él está en la Iglesia”». Y San Roberto Belarmino (s. XVI-XVII), jesuita, cardenal, doctor de la Iglesia, que en su obra De Romano Pontifice, afirmó «Es lícito resistir al Papa que ataque las almas y especialmente al que intente destruir la Iglesia. Afirmo que es lícito resistirlo: no obedeciendo sus órdenes y evitando que se cumpla su voluntad».

Podemos decir, que si no hablamos nosotros en defensa de la Verdad y combatiendo a quienes pretenden destruir la Iglesia Católica, “gritarán las piedras”. No sabemos cuánto durará está gravísima crisis, que la Providencia permite dentro de sus designios, pero entre tanto, cada uno de nosotros está llamado, dentro de nuestra humildad, a sostener a la Iglesia y a los pastores fieles con la oración, y a dar testimonio y hacer nuestra contribución en defensa del depósito de la Fe que hemos recibido.

El Pampa dijo...

"El error no tiene derechos" Pío XII

"No es caridad tolerar el error" San Pío X

"El liberalismo es pecado" San Ezequiel Moreno

María J. García dijo...

El adolescente padece la misma enfermedad que muchos actualmente, es decir el antropocentrismo. No han entendido nada y ponen en primer lugar el último mandamiento que nos dió el Señor: que nos amáramos los unos a los otros como El nos ama. Descartan al Primer Mandamiento y con ello consiguen dos cosas: que los hombres sean dioses y Dios el esclavo de los hombres.

Se trata de que entiendan que

Primero, amarás a Dios sobre todas las cosas y

segundo, al prójimo como a ti mismo.

A Dios se le ama como Dios que es; y al prójimo como a nosotros, hombres que somos.

Así de sencillo.

Anónimo dijo...

El "adolescente" no parece serlo por su edad. Sino por adolecer de sentido común. O ser uno más de los que se ocultan con un cartel que no responde al verdadero contenido.
Dudo que tal adolescente de carne y hueso exista en realidad.
Confucio Iengupido, un aporte más al desorden generalizado.

Anónimo dijo...

Wanderer:
El pastor, los pastores,en muchos casos andan por los montes y han dejado re baño desprotegido,dejando penetrará en el aprisco lobos con piel de oveja,o directamente lobos.
Como yo lo veo es lógico apoyarse en nuestros hermanos.El fuerte sostiene al débil, el sano al enfermo,el sabio al ignorante...¿que seria de tantos si no se denuncia el error y el descamino?.En la verdad hay caridad.
He leído la carta del Adolescente.¿que no podemos hacer nada?.Error,la verdad cambia las cosas,porque nos modifica a nosotros por dentro. La verdad no comparte. No puede convivir con el error.Ya lo dijo Nuestro Señor yo soy el Camino,la Verdad y la Vida.

Es triste tener que decir esto:pero hoy por hoy no miro al pastor,miro a la oveja fiel.
Muchos blogs como este, y otras páginas o testimonios están haciendo una labor impagable.
Es verdad que Nuestro Señor es la roca firme,pero ¡es reconfortante el apoyo humano!
Saludos

Anónimo dijo...

1) Wanderer:
lo felicito por la "Carta al adolescente".

2) Con respecto a lo dicho por el anónimo del 2 de enero de 2017, 11:38
adhiero a lo que dice. Aunque en mi caso me sirve más bien para confirmarme en la Fe y para saber que no estoy solo entre tanta herejía y apostasía. A veces me da la sensación de que todos o casi todos han enloquecido de repente, y hoy niegan lo que ayer afirmaban, y asimismo afirman lo que tan sólo hasta ayer negaban.
Hace unas pocas semanas me tocó oír a un Obispo auxiliar arrancar su homilía afirmando, con voz suave y amable, que sólo unos escasos pasajes del Evangelio reproducen las verdaderas palabras de Jesucristo ( con eso implicando que el resto de Sus palabras en el Evangelio son falsedades, sin especificar cuáles ).
Ayer nomás, hablando frente a la Sagrada Familia en el pesebre, el sacerdote celebrante afirmó que desde ahora hay nuevos "modelos" de familia igualmente válidos, pese a quien no le guste. Así estamos. Valetodo. Y nadie dice nada.

Anónimo dijo...

Juan de Austria ...

Que se entiende como "discernimiento jesuítico"..?

Gaucho Matias dijo...

A propósito de que porque Dios tolero que Lutero sea ordenado, aprenda la Escritura y la teología (el mismo Carlos V se arrepintió de no haberlo matado cuando lo tuvo enfrente.

La respuesta es simple y la dio el Padre Castellani hablando del Anti-cuerpo místico que formara el 666: cuerpo pide cabeza; la rebelión protestante estaba latente.

Es una decisión sabia de Dios el haber permitido que Lutero haga y deshaga: le quito a todos la careta y los separo de la verdadera Iglesia, y para ello, necesitaba una mente que los una bajo una misma doctrina.

Cambie Lutero por Bergoglio y estos tiempos se harán mas comprensibles.

Anónimo dijo...

El odio al mal debe fundarse sobre el amor al bien al cual dicho mal se opone. Esto será así en la medida que las obras para el crecimiento del bien prevalezcan sobre las obras para la destrucción del mal.

Anónimo dijo...

Dios permite los males para sacar de ellos bienes mayores que no pueden obtenerse de otro modo; como permite la ofensa para que pueda existir el perdón.

Anónimo dijo...

A mi, como al anónimo de las 16:42 ayer me paso algo similar. Por motivos de logística tuve que cumplir con el precepto dominical en la parroquia cerca de casa. O al menos eso intenté hacer.

Como yo ya sabía con que buey estaba arando, en el momento de la homilía salí para no oír al buey en cuestión. Eso no importó porque el muy pillo tenía parlantes afuera.

La cuestión es que la Misa ya no es la renovación incruenta del Sacrificio sino que es "un momento lindo en el que nos juntamos con la gente del barrio a rezar". Esto sumado a que en ningún momento recitó las rúbricas, la Misa la siguió con la hojita de El Domingo.

El Señor lo bendiga y le pague todo el bien realizado amigo Wanderer.

Uno que espera que todo esto acabe de una buena vez.

Anónimo dijo...

En el marco de este asunto de si señalar o no los problemas eclesiales. Hace más de dos años, en este mismo blog, yo alerté sobre la aparición en mi zona de unos jóvenes, con hábito y muy piadosos, que se apodaban entre ellos sharmuta. Advertí que eran poco viriles, afectuosos entre ellos y muy entradores con la gente. Ahora me entero que era una fundación del norte (creo que de Salta) y que su fundador y otros miembros están procesados por denuncias de delitos sexuales.

Anónimo dijo...

Yo entiendo lo que quiso decir el adolescente, adolezca de lo que adolezca, sea real o ficticio.
Esta entrada es como tirarle con perdigones a un mosquito. No porque el adolescente sea un mosquito, sino porque lo que dijo fue algo muy puntual a lo que su post de hoy no logró responder, mientras contestaba a otros temas.
A veces sucede que estamos tan asaltados por tantos temas a la vez, que cuando nos aparecen con otro, explotamos y tiramos a todo, cuando en realidad exige algo más sencillo, pequeño y concreto.

Johannes dijo...

(Parte 1 de 3)

El Adolescente escribió: "digo esto por muchos jóvenes y adolescentes que están sedientos de luz y de amor, y no de más confusión, hueras riñas y razones para odiar. [...] En verdad les digo esto como un niño a un adulto o como un hijo a un padre, ávido de aprendizaje: por amor a Dios, no gasten tintas en otra cosa que no sea para parir la verdad que salve o bien para incrementar nuestro amor hacia el prójimo;"

La sed del Adolescente es muy buena, siendo de hecho Dios mismo a la vez su autor y el único que la puede saciar, porque Él es luz y amor esenciales (1 Jn 1,5 y 3,8.16), la verdad misma y la razón para amar al prójimo. Lo que trataré de hacer es ayudar al Adolescente a entender que señalar errores y herejías es central y necesario para, en sus palabras, "parir la verdad que salve", o en palabras de S. Pablo, para que se realice el designio divino de "que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" (1 Tim 2,4).

Para ello tomaré como punto de partida la finalidad para la cual Dios creó el universo. Como define el Concilio Vaticano I en la Constitución "Dei Filius", "el mundo ha sido creado para gloria de Dios". Obviamente esta noción debe entenderse en el contexto de la noción aún más fundamental de que Dios es infinitamente perfecto, glorioso y feliz en Sí mismo, tal que esa perfeccion, gloria y felicidad en nada pueden aumentar por la presencia de las criaturas. Por lo tanto, Dios ha creado todas las cosas, como explica S. Buenaventura, "no para aumentar su gloria, sino para manifestarla y comunicarla", o como enseña "Dei Filius", "para manifestar su perfección a través de los bienes que concede a sus creaturas". Así, como dice el Catecismo en el #294, "la gloria de Dios consiste en que se realice esta manifestación y esta comunicación de su bondad para las cuales el mundo ha sido creado."

Ahora bien, la manifestación se realiza cuando del lado de las creaturas hay percepción, y la comunicación cuando hay recepción. Por lo tanto, el fin de la creación, la manifestación de la gloria de Dios a través de los bienes que concede a sus creaturas, se realiza plenamente cuando esas creaturas conocen esos bienes y los reciben, y previamente a eso, conocen al Autor Trino de esos bienes, ya que de hecho es Dios mismo, el Hijo y el Espíritu Santo, el mayor Bien concedido a las criaturas racionales cuando éstas son hechas "partícipes de la naturaleza divina" (2 Pe 1,4) como miembros de Cristo y templos del Espíritu Santo.

A lo mismo llegamos si tomamos como punto de partida la primera de las peticiones del Padre Nuestro, las cuales sabemos que están en orden de prioridad. La santificación del Nombre de Dios, lo primero que pedimos al orar, es a la manifestación de la gloria de Dios, el fin para el cual el universo fue creado, análoga a lo que el aplauso de la audiencia es a la ejecución de un concierto, con la diferencia de que Dios es alabado no solamente, o ante todo, por lo que hace, sino por lo que Es. La glorificación, la santificación del Nombre divino por parte de las creaturas, es su respuesta a la manifestación del Nombre divino, de la gloria divina. Esto se ve con máxima claridad en la visión de Isaías 6,1-4, en la cual los serafines, que siendo el primer coro angélico son los intelectos creados que, antes de la Encarnación del Verbo, percibían más claramente la gloria divina, alababan incesantemente a Dios, literalmente santificando su nombre: «¡Santo, santo, santo, Yahveh Sebaot: llena está toda la tierra de su gloria!»

Finalmente, recordemos que "ortodoxia" no significa "recta doctrina" sino "recta glorificación". El punto es que lo segundo requiere lo primero: la correcta glorificación de Dios, la correcta santificación del Nombre divino, requiere el correcto conocimiento de ese Nombre, la correcta percepción de la perfección divina a través de los bienes que concede a sus creaturas.

Johannes dijo...

(Parte 2 de 3)

Con este marco en mente, veamos ahora si el señalamiento de errores y herejías a lo largo de la historia de la Iglesia ha sido una actividad central y necesaria para este fin o una mera cuestión académica totalmente accesoria, una pérdida de tiempo habiendo cosas más importantes que hacer. Para ello seleccionaré cuatro casos: el arrianismo, el monotelitismo, el protestantismo y el kasperismo amorislaetítico.

El arrianismo es tal vez el caso que ilustra más claramente cómo un error puede impedir total y radicalmente la correcta percepción de la gloria divina y la correcta santificación del Nombre divino, lo cual es evidente si un arriano sostiene que el Evangelio de S. Juan y el Apocalipsis del mismo autor son textos divinamente inspirados. Porque si, como dice Jesús en el Evangelio de S. Juan, la voluntad del Padre es "que todos honren al Hijo como honran al Padre" (Jn 5,23), entonces, dado que a Dios Padre se lo honra con adoración, y dado que la adoración de una criatura es idolatría, resultaría que, si el Hijo no fuese consubstancial al Padre, la voluntad de Dios Padre, el Bien Absoluto mismo, sería que todas sus criaturas cometiesen idolatría, el mayor mal moral! (El cual, por otra parte, estaría siendo continuamente cometido en la liturgia celestial, en la cual las criaturas dan al Hijo el mismo culto que al Padre (Ap 5,11-14)). Difícilmente se puede concebir una noción más abominable y blasfema sobre Dios que ésta. Si un arriano no quisiese caer en esa idolatría y esa blasfemia, debería rechazar el Evangelio de S. Juan y el Apocalipsis y adorar sólo a Dios Padre, con lo cual no estaría santificando correctamente el Nombre divino. Se entiende así la necesidad y centralidad del combate al arrianismo por parte de S. Atanasio y los Padres Capadocios.

En el monotelitismo, el alma humana de Jesucristo no tiene una voluntad humana ónticamente diferente de la voluntad divina común al Padre y al Hijo, a la cual obedeció libremente. Si ese fuese el caso fáctico, no solamente Jesús habría dicho algo sin sentido en la oración del huerto de Getsemaní - "Padre, si quieres, aparta de Mí este cáliz; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya." (Lc 22,42) - sino además su Pasión no habría tenido valor de reparación ante el Padre ni valor de ejemplo ante nosotros. "Por la obediencia de uno solo todos serán constituidos justos" (Rom 5,19): si no hay libertad no hay obediencia meritoria. Se entiende así la necesidad y centralidad del combate al monotelitismo por parte de S. Máximo el Confesor, hasta que el emperador de Bizancio le hizo cortar la lengua y la mano para que dejase de predicar y escribir.

En el protestantismo, entre otros errores, la justificación consiste en una imputación forense de la justicia de Cristo al pecador sin que cambie realmente nada en éste. Esto reduce radicalmente los bienes que Dios concede a los hombres al salvarlos con respecto a la noción de católicos y ortodoxos, según la cual Dios al justificar al pecador lo HACE realmente justo y santo haciéndolo participar de la justicia y santidad de Cristo, y no meramente lo considera justo imputándole esa justicia. Esa noción reduccionista de los bienes que Dios concede a sus criaturas, además de impedir que los verdaderos bienes les sean concedidos, redunda en una percepción disminuida de la gloria divina: Dios no podría renovar realmente a los hombres, crearlos de nuevo. Solamente podría "taparlos" con su Hijo para así no verlos como realmente son.

Johannes dijo...

(Parte 3 de 3)

Finalmente, en el kasperismo amorislaetítico, o amorislaetitismo kasperista, si se prefiere, - el cual, en contraste con los casos anteriores, es algo "fluído" que se resiste a una enunciación formal - se sostienen uno o más de los siguientes errores, para enunciar los cuales cambio el tono a irónico:

- Dios no da a los pecadores que se convierten a Él de todo corazón y con toda el alma la gracia actual o auxiliar para cumplir sus mandamientos. Tal vez porque no quiere hacerlo, tal vez porque no puede, vaya uno a saber. Y si alguien ve que no puede cumplir los mandamientos, que le dé para adelante.

- Los comportamientos prohibidos por los mandamientos divinos no son siempre gravemente ilícitos por razón de su objeto, tal que su elección comporte siempre un desorden de la voluntad, es decir un mal moral. Los mandamientos "no harás tal cosa" deben ser interpretados como "no harás tal cosa a no ser que, si no la hacés, pasen cosas muy malas". El fin justifica los medios.

- La enseñanza de Jesús de que una nueva unión luego de un divorcio es adulterio tuvo vigencia absoluta en tiempos pasados pero ya no la tiene. Lo cual implica que su otro pasaje "El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán." (Mc 13,31) requiere un serio masaje hermenéutico.

Es evidente que estos errores impiden la percepción correcta de la gloria de Dios, al opacar "la suprema grandeza de su poder en favor de nosotros, los creyentes" (Ef 1,19) en el primer caso, la sabiduría y bondad de los mandamientos divinos en el segundo, o la autoridad divina de Jesús en el tercero. Y al opacar el conocimiento de la voluntad de Dios, impide que esas personas glorifiquen a Dios con su vida. La gloria de Dios y el bien de las almas no son dos realidades conexas, son dos caras de la misma realidad.

Adolescente, Ud está sediento de luz y Jesús, el Jesús real, el de los Evangelios, es la luz. Ud está sediento de la verdad que salve y Jesús le dice como conocerla: «Si permanecéis en mi Palabra, seréis de verdad discípulos míos, y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» (Jn 8,31-32). Creer en Cristo como el Hijo consubstancial de Dios hecho hombre implica aceptar que su Palabra es un marco de referencia absoluto al que debemos hacer nuestro marco conceptual y normativo para poder conocer la verdad que libera y salva: «Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama no guarda mis palabras. Y la palabra que escucháis no es mía, sino del Padre que me ha enviado.» (Jn 14,23-24).

Ud también quiere que lo que se escribe ayude a "incrementar nuestro amor hacia el prójimo". Amar es desear y procurar el bien de alguien, y no se puede procurar el bien de alguien si no se tiene claro qué es conducente al bien de esa persona y qué no lo es. Los mandamientos divinos no tienen circunstancias eximentes ni fecha de caducidad, y quebrantarlos es incompatible con la permanencia en el amor de Dios y de Cristo (Jn 15,10). Quien oculta esta verdad a alguien no está procurando su bien espiritual y eterno, no lo está amando. Solamente en la fidelidad a la Palabra de Cristo amamos verdaderamente al prójimo, como escribió S. Juan en su primera carta:

"En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Pues en esto consiste el amor a Dios: en que guardemos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son pesados, pues todo lo que ha nacido de Dios vence al mundo." (1 Jn 5,2-4).

Anónimo dijo...

Observatorio Romano Argentino

Compuesto por 16 páginas, el ejemplar incluyó artículos del ya mencionado Fernández, del teólogo Carlos María Galli, del rabino Abraham Skorka y del editor para Argentina, Marcelo Figueroa. Esa es otra novedad, el responsable del contenido de la edición no es un católico sino un protestante, hombre del diálogo ecuménico y amigo de vieja data del Papa.

“Mi pertenencia eclesial protestante refleja una apertura y generosidad de parte de Francisco que no quiero dejar de agradecer profundamente, como tampoco de discernir en su real significado. Es por ello que en esta edición del ‘L’Osservatore Romano’ para Argentina, los espacios de opinión y reflexión se abrirán desde los representantes destacados de la Iglesia católica nacional hasta los referentes de distintas confesiones religiosas y a todas las personas de buena voluntad que puedan dar una visión local de la influencia de Francisco. No hacerlo, sería desconocer la actualidad e indiscutible influencia de su voz entre los fieles del pueblo católico y su referencia como piedra angular y guía en el diálogo interreligioso e intercultural argentino y continental”, escribió el propio Figueroa, en su texto titulado “Mucho más que una tradición”.

Y agregó: “Francisco es argentino y merece ser conocido fielmente en su amado país. En esa indelegable e invalorable tarea, el pensamiento de sus coterráneos tendrá en esta edición nacional un lugar destacado. Del mismo modo, y para favorecer la visión universal de su pontificado y mantener una unidad comunicativa internacional, una gran parte de cada edición será coincidente con la edición semanal en lengua española impresa en el Vaticano desde hace casi cincuenta años”.

Como quedó explicado, la nueva edición estará entonces compuesta por dos partes: una de contenido propio y otra producida en Roma. Acompaña la iniciativa como productor ejecutivo Santiago Pont Lezica, hombre de radio y otros medios en Argentina.

Resulta interesante observar que dos de las 16 páginas impresas del número 1 estuvieron dedicadas a inserciones publicitarias, algo nunca antes visto en “L’Osservatore”. Condición necesaria para la supervivencia financiera. Destacaron avisos de la Secretaría de Culto de la Nación Argentina, de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera del país (Atilra), de la Universidad Católica (UCA), de la Conferencia Episcopal, de la Ciudad de Buenos Aires, de Alfa Romeo, del Seminario Rabínico Latinoamericano, de la Obra Social de Viajantes Vendedores de la República Argentina y de Provincia Seguros.

Nota completa en http://www.lastampa.it/2016/12/30/vaticaninsider/es/documentos/directo-y-entero-el-diario-vaticano-llega-a-argentina-HpGcqlkJeDVoxY4dOWP2YL/pagina.html

Anónimo dijo...

Lo de L'Osservatore Romano versión argentina no creo que resulte muy grave en definitiva. Ese tipo de publicaciones, que se reparten gratuitamente, pues no hay quien las compre y menos quien las lea, suelen servir a la postre para envolver el pescado. A mí me son muy útiles por ejemplo para cubrir el lavabo mientras me recorto la barba: acabada la operación, recojo el periódico, hago con él una bola y ni un pelo. Las hojas parroquiales suelen ser pequeñas y poco útiles: un "osservatore" puede ser todo un regalo para estos menesteres. Lo único, lamentar la mala intención francisquista y su ensañamiento con su patria, pergeñando semejante bodrio. Como mucho servirá para inspirar alguna homilía, pero quien lo haga no necesita que lo descarríen: ya lo está. Quien tenga las ideas claras como mucho se abanicará con sus páginas, aprovechando el verano austral. Lo que hay que ver...

Olaveaga

Anónimo dijo...

Papa San Félix III: “Cuando el error no es combatido, termina por ser aceptado; cuando la verdad no es defendida, termina siendo oprimida”

Anónimo dijo...

también omiten el "como Él", María....

Anónimo dijo...

Yo era igual de tontorrón.
En el buen salvaje creía!
Después de tanta res podrida,
Por suerte conocí a Platón
y solo las Leyes leía.

El piola vago

javcus dijo...

Dos cosas:

*** Hoy en 1P5 se denuncia: «El papa ordena despedir a tres sacerdotes de la CDF»

Se ve que Müller no lo hizo inmediatamente, sino que pidió varias veces audiencia porque se trata de tres muy buenos y preparados, y cuando la consiguió (traduzco ahora) «le dijo: “Su Santidad, he recibido esas cartas, pero no he hecho nada porque esas personas están entre los mejores de mi dicasterio... ¿qué han hecho?”. La respuesta fue, como sigue: “Y yo soy el Papa, no necesito dar razones de ninguna de mis decisiones. He decidido que han de irse y tienen que irse”. Se levantó y tendió la mano para indicar que la audiencia había acabado».

Le está saliendo el Tirano Banderas

http://www.onepeterfive.com/pope-orders-cardinal-muller-to-dismiss-three-cdf-priests/

*** Respecto de la FSSPX: cuanto más los conozco y trato con ellos, menos me gustan. Que no los quieran regularizar para estar a bien con los sionistas (a pesar de que ya defenestraron a Williamson) es un escándalo y una verguënza. Ahora bien, he visto y oído cosas de ellos, de primera mano, que me huelen MUCHO a chamusquina. Una es el chuleo que le hicieron a BXVI cuando les tendió la mano y el silencio actual a las atrocidades de Francisco con tal de regularizarse. Me da que buscan monopolizar la «tradición», cuando hay muchos más que la siguen (¿quizás convertirse en la High Church del papismo?). Otra su sedevacantismo latente sus chorradas de la «Roma Eterna». Pero además he podido observar, con gran sorpresa de mi parte, una serie de críticas y actitudes rigoristas extremas, como la crítica a la comunión frecuente, que recuerdan un montón a los jansenistas, herejía que pensaba exterminada por la Francesada (una de las pocas cosas buenas que hizo, como cargarse al clero galicano y después conjurado). Me niego a aceptar un Ecône que sea un Port Royal 2.0. Malos son los herejes modernistas, pero un clero jansenista es más odioso si cabe porque no es tan evidente. Aunque bien pensado... ¿qué se puede esperar de unos gabachos?

Don Diego dijo...

Olaveaga, no se haga problema; aquí en la Argentina le damos un muy buen uso a esos diarios: sirven para limpiar la parrilla y prender el fuego para el asado. Tengo una colección de hojas de las lecturas dominicales, panfletos que dejan los testigos de Jehova bajo la puerta y otras impresiones con esa finalidad; no se hace una idea de lo bien que prende el fuego con esas hojitas.

Anónimo dijo...

Don Diego, me descubro. No se puede dar mejor uso a según qué cosas.
Lo único, que el asado le salga con sabor a azufre...

Olaveaga

Anónimo dijo...

¿Cuales son los nombres de los tres oficiales de la Congregación de la Doctrina de la Fe que fueron renunciados ?

javcus dijo...

Anónimo @16:16

No se sabe, sólo sus nacionalidades: Según OnePeterFive los tres sacerdotes implicados son de nacionalidad eslovaca-americana, francesa y mejicana.

http://infovaticana.com/2017/01/03/papa-obliga-muller-despedir-tres-mejores-hombres-doctrina-la-fe/

flequillo stone dijo...

Javcus,
Sepa entender mi consulta, que la lejanía con África nos hace un tanto ajenos a ciertas licencias del lenguaje.
¿A qué se refiere con gabachos?

Anónimo dijo...

Flequillo, gabacho significa frances dicho despectivamente.

Anónimo dijo...

Flequillo,
gabacho es un francés. Eso lo sé hasta yo, que soy argento de tercera generación.

Anónimo dijo...

de la wiki
Gabacho, al igual que franchute, es una forma despectiva de referirse a los ciudadanos franceses y a todo lo que tenga que ver con Francia.

Anónimo dijo...

A través de la página en Facebook de este blog, Vero Camarero me pregunta de dónde surge la palabra ‘gabacho’ que se utiliza para llamar de modo despectivo a los franceses.

El origen de llamar despectivamente ‘gabacho‘ a una persona de nacionalidad francesa surgió a mediados del siglo XVII, debido a que esa es la forma que adoptaron los españoles para referirse a aquellos inmigrantes de condición humilde y que provenían de las zonas colindantes a los Pirineos que llegaban a nuestro país para trabajar en los empleos más denostados y peor remunerados.

Posteriormente, a raíz de la invasión napoleónica y Guerra de la Independencia española (1808-1814), su uso se generalizó hacia todos los franceses, tanto los que residían en nuestro país como los que no.

Hay divergencias sobre la etimología del término, encontrándonos que algunas fuentes (entre ellas el Diccionario de la RAE) apuntan que procede de ‘gavach’ cuyo significado en occitano era ‘el que habla mal’ y eso era debido a que aquellos montañeses de origen francés solían tener una mala dicción a la hora de hablar, aunque otros (unos dicen que era debido a una enfermedad típica de los montañeses que les afectaba a la garganta y otros por la falta de educación al provenir de un entorno rural, ya que se les tachaba a menudo de groseros). Esas mismas fuentes apuntan que gavach provenía de ‘gava’ cuyo significado era bocio o buche de las aves, por lo que gavach (gabacho) sería literalmente bocioso (aquel que padece un aumento, difuso o nodular, de la glándula tiroidea).

Por otro lado nos encontramos quienes apuntan que el origen del término gabacho lo encontramos en ‘gave’ (en gascón ‘gabe’, en castellano ‘gaba’) nombre genérico que se le da a los ríos y cursos de agua en los Pirineos occidentales y por tanto se designaba gavach/gabacho a aquel que provenía de aquellas zonas.

http://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/de-donde-surge-llamar-despectivamente-gabachos-a-los-franceses/

javcus dijo...

Flequillo stone:

También parece que la lejanía con África les hace un tanto ajenos a saber consultar el diccionario de la RAE.

Anónimo dijo...

Javcus:

Va a tener que informarse más con respecto a la FSSPX. Cuando Benedicto tendió su mano, en las conversaciones con él se acordaba una cosa y en los papeles para firmar venía otra, porque no los escribía él, y nadie en el Vaticano le hacía caso al Papa, eso es archisabido. Benedicto aceptaba que la FSSPX no tuviera que prestar conformidad a un concilio que solo es pastoral, pero la progresía lo toma por dogma y se lo quiere imponer a la FSSPX, aunque tenga errores.
Otrosí: la FSSPX no es sedevacantista (averigüe por qué no lo es, por favor, está escrito en muchos lados). Tampoco es jansenista. Concurro a uno de sus prioratos y hay colas de gente para comulgar (y también para confesarse).
Se podrían escribir muchas páginas para argumentar con fundamento en contra de lo que usted afirma tan livianamente, pero no es hora.

Anónimo dijo...



De los gabachos , se puede esperar San Luis Rey , Santa Juana de Arco , el Cura de Ars , Santa Juana de Francia etcétera...........Venerable Louise de Borbón , venerable Clotilde de Borbón , venerable Elizabeth de Borbón.....

bibliotecario de paro dijo...

Javcus.
Dice usted que la FSSPX critica la comunión frecuente, no obstante en todos los prioratos que le conozco muchas veces escuché que recomiendan la comunión diaria y sé de muchos feligreses que la practican.
Eso sí: si usted se refiere con "frecuente" a más de una vez por día, sepa que no es algo que puedan hacer los laicos.
Siendo esos los hechos, lo suyo es (supongo) una flor de chamusquina.

Ps. No se alejen tanto de Francia, que tan pegados solo a Portugal y Marruecos, quedarán peor que Paraguay.

Anónimo dijo...



Me parece mucho más interesante y completa esa explicación de Wiki , pero esta en frances ...Pues en Español, no es tan completa ..

https://fr.wikipedia.org/wiki/Gabacho

Anónimo dijo...



La FSSPX es ( en un cierto grado ) galicana , y jansenista ...

Pero es como en Argentina , los que hacen de la Hispanidad un especie de dogma ..

Anónimo dijo...

Gracias a gabachos sinvergüenzas, ingleses instruidos, irlandeses piadosos y alemanes laburantes este país salió adelante por 1860-1910. Si no, sería un bicherío de gallegos y tanos brutos mezclados con sirios y libaneses ignorantes, y la indiada mestiza, claro.

Respecto de la FSSPX, supongo que es como todo: hay gente (y curas) más o menos locos, algún desviado, algún cura medio hereje, etc. Yo la otra vez me quejé acá del cura que planteaba hacer los "propósitos" como meta principal de la Navidad y que enumeraba una lista de desviaciones morales en vez de predicar sobre el Evangelio. Pero supongo que los hay mejores. Y peores.

El que habló de la FSSPX como 'High Church' del 'papismo' no tiene idea de qué es la High church en el Anglicanismo (qué función cumple), desde cuándo y por qué. Habla como un católico de cueva que leyó un artículo sobre Anglo-catolicismo en Wikipedia (en versión lunfarda).

Wanderer dijo...

Estimado don Javcus:
Yo no pertenezco a la FSSPX aunque asisto frecuentemente y con gusto a sus ceremonias.
No hace falta que la defienda porque ellos se saben defender muy bien solos.
Lo que sí me interesa destacar es que la Fraternidad está muy lejos de ser "jansenista". En ese sentido, son muy equilibrados y todos sus sacerdotes -al menos todos los que me han tocado-, excelentes confesores y sin ningún tipo de rigorismos.

De cualquier modo, y fuera del caso de la Fraternidad, habría que tener cuidado en rotular de "jansenismo" al que sea. Si la cuestión es la comunión frecuente, probablemente usted tacharía de jansenista a Santa Teresita del Niño Jesús, que comulgaba pocas veces al año, y siempre con permiso de su confesor.
Los jansenistas tenían un solo reparo con respecto a la comunión (frecuente o infrecuente): debía recibirse luego de confesarse con contrición perfecta, ya que consideraba que era atrición no era suficiente. Es una cuestión teológica seria, y no puede rotularse lisa y llanamente de "herejía". Sería injusto y mentiroso con respecto a muchos piadosos y meritorios personajes "gabachos" que vivieron en medio de una Francia corrupta.

Lefe Estepario dijo...

Concuerdo con todos respecto a la FSSPX. La confesión y comunión frecuente es recomendada vivamente por los padres.

Curiosa la acusación de sedevacantismo. Los "resistentes" de Willy acusan a la FSSPX precisamente de lo contrario: de entregarse totalmente en garras de Bergoglio. Claramente no se puede dejar contentos a todos, aunque dudo que Mons Fellay ande preocupado de "quedar bien" con alguien que no sea Nuestro Señor.

Si es cierto que la FSSPX pudo ser más receptiva con Benedicto y tratar de hacer una crítica más constructiva de la "hermenéutica de la continuidad". Quizás al final era una utopía, pero valía la pena para acercar posiciones con quienes llevan años de prejuicios frente a la Tradición.

javcus dijo...

Estimado Wanderer:

Hablo de lo que he visto y oído en ambientes lefebvristas en España. Me alegro que me informe de que no es lo normal. Sin embargo, los de la FSSPX deberían echar un ojo a estas cosas porque se pueden desmandar. Dése cuenta que he dicho «apesta a...», no que lo sean. En cualquier caso, ya desde Trento se recomienda la comunión frecuente (por supuesto con las condiciones y disposiciones necesarias, no el cachondeo que pretenden colar actualmente).

Respecto del que critica mi desconocimiento de la High Church, díganme si lo que pretende Francisco con su «poliedro» no se parece un montón a lo que ya existe —algo así como el ensayo piloto— en la Iglesia Anglicana: ahí cabe de todo, cada rama con sus manías —unos que si sólo hay dos sacramentos, otros que si son siete— pero eso sí, todos obedeciendo a la reina y en particular a lo que disponga el Parlamento. En mi opinión, jurídicamente podría ser adecuada la prelatura para la FSSPX, pero a la larga creo que sería perjudicial para la Iglesia porque daría pie a que se viera lo que debería ser normal como una excepción concedida a unos frikis; además, ellos no tienen el monopolio de la Tradición. Mucho mejor es la actitud de obispos como Schneider, Burke y otros, sin contar la FSSP; aunque reconozco a la FSSPX que su actitud de moscas cojoneras ha favorecido que muchos se replanteen las atrocidades del postconclio, aunque la ordenación de los cuatro obispos fue un acto de gran torpeza, dañino y contraproducente. Y echarle más huevos en la denuncia de los herejes y la resistencia a sus desmanes, sean quienes sean y tenga las consecuencias que tenga; en resumen, lo que hace este blog. Y de una vez por todas inculcar a machacamartillo que la obediencia NUNCA es en el pecado, que parece que nadie aprende —empezando por el pelotillero del neocardenal Farrell— de los disgustos que han dado algunos grupos neo-conservadores.

Respecto al exabrupto de «gabachos», mi resquemor tiene bastante justificación, empiezo a estar hasta las narices, que no tengo más remedio que tratarlos. No desprecio a los santos que ha dado Francia —de hecho, tengo especial devoción por algunos de ellos, como Grignon de Montfort—, pero la influencia de los pensadores católicos y teólogos franceses (Maritain, la Nouvelle Théologie) sobre la iglesia española, en particular la catalana (los abrazó entusiásticamente por eso de ser modernos y diferenciarse de la España oscurantista: la conozco bien porque la he sufrido, su ídolo es la nación, como para gran parte del clero vasco), que ha actuado de vehículo de entrada del modernismo en España y a través de ésta en Hispanoamérica (¿qué tal si le echan un vistazo a los orígenes de pioneros de liberacionismos, indigenismos y antihispanismos?), ha sido deletérea. Eso sin hablar de la influencia francesa en el campo político: es bien sabido que las logias de obediencia francesa son muy potentes en Barcelona, así está como está. Y no cuento la influencia del Liceo Francés en la educación de políticos catalanes separatistas ni de las maniobras del cónsul de Barcelona. Supongo que habrá habido alguna influencia francesa buena en lo que va de s. XX y XXI... sólo que ahora no se me ocurre nada.

Anónimo dijo...

javcus:
Y qué tiene que ver toda su perorata sobre los gabachos con la FSSPX? Admita que se ha equivocado y sanseacabó. Es tener don de gente saber reconocer los propios errores, que todos podemos tenerlos ¿no?

Anónimo dijo...

Javcus.
Usted critica las ordenaciones episcopales hechas por M. Lefebvre, las que posibilitaron las ordenaciones de cientos de sacerdotes infinitamente mejores que la mayoría de los que hoy se pueden encontrar. Pero el árbol se juzga por sus frutos...
O acaso usted no conoce la Escritura?
Y si la conoce, cómo puede pensar de aquellas ordenaciones como piensa?

Fort.

Anónimo dijo...



Ahora , al Cardenal Schneider , por el tema FSSPX , le hacen buraco .......

Anónimo dijo...

Javcus, ni la Iglesia de Inglaterra ni la Iglesia Episcopal de EE.UU., que son las que están más claramente divididas en High y Low (pero no las únicas) funcionan tal como ud. dice.
La única razón por la que conviven en una suerte de 'broadchurch' es porque el Anglicanismo es de naturaleza protestante. Ahora es más difícil verlo por las innegables influencias del Movimiento Oxford y del Movimiento Ecuménico en la Iglesia de Inglaterra, que dieron un brillo al movimiento Anglo-católico que no se veía desde el s. XVII. Y de ahí salen las modernas 'Iglesias' del Continuum anglicano, como la T.A.C., que no está en comunión con el Arzobispo de Canterbury (osea, fuera de la Comunión Anglicana) y a partir de cuyo acercamiento se crearon los tres Ordinariatos que hoy conocemos.

De paso, alguien dijo en InfoCatólica (sitio que ha dado un impresionante giro 180°), que la rehabilitación de Lutero podía tener que ver quizás con una política de acercamiento a los luteranos hochkirche (los más'católicos'). Me suena poco creíble, sobre todo porque el mismo Bergoglio le comunicó personalmente en su momento al Obispo anglicano en BsAs (Venables) que él estaba en contra de los Ordinariatos creados por Benedicto.

Anónimo dijo...

Es notable hasta qué punto han logrado desviar los comentarios respecto al tema del artículo, el cual es verdaderamente interesante porque es lo que nos pasa hoy mismo.

Señora santa dijo...

Sr. Wanderer: me gustaría que transcriba el comentario completo al cual hace alusión en esta nota..

Muchas gracias

Anónimo dijo...

Señora santa, el comentario completo que dio pie a este artículo es el datado 31 de diciembre de 2016, 10:40 bajo este otro artículo:

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2016/12/le-queda-poco-tiempo.html