lunes, 27 de febrero de 2017

¿Una trampa de Bergoglio?

Tomado de Adelante la Fe:

Miguel Ángel Yañez

En los últimos días ha surgido el rumor, que hasta donde podemos saber  tiene un alto grado de verosimilitud, de que la Fraternidad San Pío X habría adquirido ya en Roma, o estaría a punto de hacerlo, la sede de la futura prelatura personal que se ve en la fotografía, para lo cual habría mediado el propio vaticano a través de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei.
Se confirme finalmente o no esta adquisición, lo que parece indudable es que hay una gran expectación ante lo que parece un cercano acuerdo que supondría una noticia de gran alcance en todo el mundo eclesial.
Personalmente, tengo una gran esperanza e ilusión porque así se produzca. Tuve el honor y el privilegio de poder conocer en persona a Mons. Lefebvre en el año 1989 en Econe, y me dejó una imborrable impresión. Creo que con la concesión de la prelatura personal se haría un acto de justicia hacia su persona y su obra, como recientemente señaló también Mons. Schneider, el cual dijo estar convencido de que la obra que fundó Monseñor Lefebvre ha formado parte del Plan de la Providencia para salvaguardar la Fe.
Por supuesto no es dogma de fe ni necesario el tener que estar totalmente de acuerdo con todo lo que él hizo o dijo, y como en toda obra también humana habrá habido sus aciertos y desaciertos (más de lo primero que de lo segundo en mi opinión), pero creo que la gran mayoría de los que nos movemos en ambientes “tradicionales” coincidimos en tener un profundo respeto por su figura y pues un ansia de que sea rehabilitada de forma oficial con este reconocimiento de justicia y derecho.
Se suceden continuamente cada vez con más fulgor análisis a favor y en contra de este posible acuerdo, contemplando múltiples puntos de vistas: canónicos, de prudencia, estratégicos, pero con frecuencia se olvida el que para mí es el más importante, el argumento de la salvación de las almas, el de los fieles.
No tiene sentido alguno reabrir ahora debates caducos, pero sí hemos de conceder que los fieles, los simples fieles de a pie que nunca antes han tenido contacto con el tradicionalismo, serían los grandes beneficiados de esta operación. Ellos no tienen que ser especialistas en derecho canónico ni tener conocimiento como para determinar lo que es el estado de necesidad, si las suspensiones a divinis son válidas o no y toda esa cuestión canónica que acompaña a la FSSPX, en cuyo debate no pretendo entrar aquí y que pienso es absurdo siquiera replantear en este momento histórico.
Creo que no merece la pena argumentar que la FSSPX tendría una INMEDIATA entrada de muchísimos fieles y sacerdotes que les da un cierto resquemor su situación canónica “irregular”, y ello conllevaría como efecto inmediato el que MUCHAS más personas tendrán la posibilidad de acceder a los sacramentos tradicionales  y la sana doctrina, pudiendo así salvar más almas que si se siguiera reducido al grupo de fieles habituales. Pienso en cuántos pobres sacerdotes diocesanos hay que viven martirizados por sus obispos y que podrían integrarse en la prelatura.
Si lo vemos desde un punto de vista puramente humano es indiscutible que podría parecer un suicidio, pero si lo vemos desde un plano sobrenatural habría que tener ese valor que tiene el guerrero que se lanza al campo de batalla sin saber sin morirá o no, pero confiando en su comandante que los guiará a la victoria. La Fraternidad San Pedro, a la que se le vaticinaba sería destruida al poco, lleva ya 25 años en liza, y sin obispos, lo cual es un detalle a tener en cuenta.
Se está argumentando mucho que hay miedo a que este acuerdo silencie a la FSSPX, como de hecho ocurre de facto con otros grupos regularizados. Yo, a decir verdad, no tengo miedo de eso porque la repercusión sería poca. Hace 25 años, cuando no había internet, la FSSPX representaba casi la única organización que tenía poder estructural y económico para difundir ideas mediante libros, audios, conferencias. Hoy todo esto se ha relativizado por completo gracias a internet, y pienso que hace ya años que el verdadero peso crítico no lo lleva ni la FSSPX  ni absolutamente nadie similar o de la órbita, sino las páginas webs de laicos muchas de ellas con ayuda de sacerdotes a título individual.
Es momento de unidad, momento de ilusión y sobre todo momento de orar al Espíritu Santo para que nos ilumine a todos en este combate.
Francisco ha traído una gran desolación, pero –y he aquí los caminos insondables del Señor- está consiguiendo unir a muchas personas que están abriendo los ojos y que, olvidando viejas rencillas, empiezan a ver a quienes consideraban enemigos hasta hace poco, como hermanos de batalla.
Recemos por ello.


Agregado wanderiano: Muchos integrantes de la Fraternidad tienen el temor de que el ofrecimiento de una prelatura personal se trata de una trampa: dejar a la FSSPX a merced del Vaticano. Y ponen como ejemplo lo sucedido con los Franciscano de la Inmaculada y la Orden de Malta: intervención pontificia, y se acabó lo que se daba.
Pero hay una diferencia fundamental: la FSSPX, llegado el caso, puede resistir y tiene una enorme capacidad de resistencia. Los pobres franciscanos grises fueron capaces sólo de obedecer; los caballeros de la Orden de Malta declararon la guerra pero, al primer grito de Bergoglio, salieron corriendo. La Fraternidad nació, en cambio, en el resistencia. Recordemos la saña con la que fue perseguida por Pablo VI a través de quien fuera su Secretario de Estado, el cardenal Villot y, detrás de él, todo el episcopado francés. Juan Pablo II llegó al extremo más cruel de humillación e injusticia cuando excomulgó a Mons. Lefebvre y a los obispos por él consagrados. Y, a pesar de todo eso y muchísimos episodios más, resistieron, y se fortalecieron. Llegado el caso de que a algún Papa se le ocurriera iniciar una persecución, la FSSPX tiene espaldas suficientes para resistirla.
¿Por qué, entonces, hace esto Francisco, si no es para tenderles una trampa? Por una razón muy sencilla: la sinrazón de su voluntad omnímoda. Como ya hemos dicho hasta el hartazgo en estas páginas, Bergoglio es puro intelecto práctico vaciado de intelecto especulativo: no entiende ni le importan las razones. La única razón es su voluntad. Lo hace porque quiere.

52 comentarios:

Anónimo dijo...

Las prelaturas personales antes de ejercer su trabajo pastoral o misional en un lugar han de contar con el consentimiento del Ordinario

El obispo local tiene jurisdicción supletoria en las Iglesias, capillas, colegios, etc, de las prelaturas personales que haya en su diócesis.

Las prelaturas personales no tienen fieles ni pueblo propio: sólo clero. Si un fiel de la FSSPX quiere casarse, bautizarse, etc, deberá tener la autorización del obispo del lugar (o del rector de la parroquia de su pueblo, etc).

Los clérigos de las prelaturas personales, aunque trabajen bajo el gobierno y la autoridad del prelado personal, no están exentos de la autoridad ni de la jurisdicción del obispo del lugar: Una prelatura personal presta, por esencia, un servicio pastoral a las diócesis territoriales (y a sus obispos) en las que trabaja.

Eck dijo...

No creo que sea una mera voluntad de poder sino que tiene cierto sentido: la principal es la de no dejarse gobernar ni controlar por sus partidarios progresistas, alemanes, liberacionistas y demas recua. Esta usando la doctrina de Fernando VII: Palo al mulo blanco, palo al mulo negro. Viene bien, de vez en cuando, recordar a los alemanes y otros quien es el que manda y que puede hacer lo que le dé la gana sin su permiso o apoyo.

Anónimo dijo...

Si hay una regularización y los curas lefes siguen sin desearla y las propiedades lefes siguen en poder unilateral de la FSSPX, la autonomía para criticar e ignorar al Papa seguirá tan idéntica como hoy.
Los que desean un arreglo para que la FSSPX se encuentre tan en el descampado como ellos,no ven que eso no sucederá nunca mientras estas dos condiciones se mantengan. La trinchera no está tanto en la irregularidad canónica, sino en que no les importe lo que pueda querer o hacer la autoridad eclesiástica ante una reacción o crítica determinada.
De hecho, los sacerdotes de la FSSPX seguirán publicando libros y sermoneando de un modo impensable para los miembros del clero de otras congregaciones.

M.M.

Anónimo dijo...

Interesante el comentario del primer anónimo. Algo que, por ser más general, se deja de lado.

Para saber cómo va a ser el futuro de la SSPX bajo su nueva ropa jurídica hay que preguntarles a los únicos que tienen experiencia real en el tema: la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz y Opus Dei.

Como dato práctico sobre el doble rasero jurisdiccional, recuerdo que siendo arzobispo de Buenos Aires Jorge Bergoglio, los sacerdotes de la Obra andaban de sonata dentro de los centros y con clerygman fuera, en la calle. El arzobispo no quería sotanas en las calles.

Recuerdo también que en un momento se suspendieron ciertos paramentos en las adoraciones públicas del Santísimo (puede que recuerde mal, pero el sacerdote no usaba la capa pluvial).

De todas formas eran cuestiones muy menores a la que la mayoría de los sacerdotes de la Obra no prestaba el menor caso, aún sabiendo lo tiránico que fue siempre el hoy Santo Padre.

Sds.

Anónimo dijo...

Tienes razón de lo que dices Anónimo, pero hoy en día al menos en muchas ciudades de España, casi no hay curas, y los pocos que hay son contestones y rebeldes,claro el obispo está muchas veces a merced de esos soberbios curas. Pero se les va acabando el poderío, por defunción y falta de vocaciones. Yo creo que Bergoglio lo ha hecho por ser diferente e inconsciente, pero los caminos de Dios son inexcrutables. Yo creo que van ganar adeptos, la mayoría de la gente estamos hartos de misas teatros, y de curas oinsustanciales. Esto será lo que salve a la Iglesia.

Anónimo dijo...

"Las prelaturas personales antes de ejercer su trabajo pastoral o misional en un lugar han de contar con el consentimiento del Ordinario".

Según he leído, parte del Acuerdo es que las casas, prioratos o instituciones de la FSSPX que ya están establecidos no deberán contar con aprobación del Ordinario. Solamente los nuevos deberán obtenerla. Pero en la práctica, si el Ordinario quiere guerra, habrá guerra. Y lo interesante será ver cómo se desarrollan esas guerras: ¿Persecución a los fieles? ¿Difamaciones? ¿Advertencias del Obispado hacia los fieles de la diócesis? ¿Prohibiciones públicas para los sacerdotes? ¿Entredichos? ¿Penas canónicas?...

tío Tomás dijo...

En el caso de España, hay muy pocos fieles hartos del teatro litúrgico. Hay una creciente bajada de práctica como en todo el mundo católico.
En esta Apostasía final,no entiendo dónde ven algunos que aumentan los fieles. Una cosa es la Esperanza y otra NO VER la realidad y el erial que son las celebraciones en las Misas de la FSPX o en los centros de Sumorum P.

Maite C dijo...

Yo sí creo que es una trampa de quien gobierna la Iglesia. No me fio en absoluto de Bergoglio.

Por supuesto Wanderer, la Fraternidad nació en la resistencia y a pesar de todo lo que hizo Paulo VI y Juan Pablo II en su contra, resistieron y fortalecieron. Pero estaba Mons. Marcel Lefebvre fundador de la FSSPX, grande entre los grandes, que se mantuvo en su posición firmemente hasta el final. Su carisma era extraordinario.

No veo a Mons.Fellay para nada en esta línea, más bien pienso que "puede" dejarse engatusar con mucha facilidad.

Hombre Gris dijo...

Yo me pregunto qué será de la Fraternidad una década después del acuerdo. Si se produjera la entrada a la FSSPX de muchísimos sacerdotes que les da un cierto resquemor su situación canónica “irregular”, como dice el texto. La nueva camada de sacerdotes ordenados o amparados bajo el paraguas de la Prelatura tendría un componente (que hoy no existe) de miembros con pruritos que necesariamente cambiarían la fuerza de resistencia tradicional. No es igual haber entrado a la Fraternidad ya regularizada. Los pruritos no serían superados, sino acallados hasta que surgiera un nuevo conflicto.
Según el articulista, una parte importante de la Fraternidad regularizada estaría conformada por sacerdotes a los que sí les dá resquemor una situación canónica irregular. ¿Qué pasaría con estos nuevos integrantes de la Fraternidad en caso de recrudecimiento de la herejía y del conflicto con la jerarquía de la Iglesia?; ¿Se podría contar con ellos para continuar el Buen Combate, o renacerían los escrúpulos canónicos?.
Por antipática que sea la pregunta me parece fundamental hacerla, porque si es como dice Adelante la Fe, con esta Prelatura se transformaría a la FSSPX en una espada sin filo. Cualquier militar sabe que es imposible ir al combate sin la convicción de la justicia de la causa Y DEL MÉTODO EMPLEADO. Minar la voluntad de lucha del adversario es un objetivo básico de cualquier contienda. No se gana una batalla con soldados pacifistas, tienen que estar convencidos de luchar.
Me sorprende no ver a nadie preguntándose esto dentro ni fuera de la Fraternidad.

Anónimo dijo...

No van a ganar adeptos con la regularización en más del actual crecimiento de la feligresía. El que ve un problema en la misa nueva ya lo vio, y el que no, no.
Y el que ve el problema pero no se acerca por la falta de regularización, en verdad no lo ve tanto, o al menos no lo entiende bien, pues por algo nimio sigue yendo a misa nueva o sigue incardinado en una diósesis.
El que se acerque "por" la regularización, con igual velocidad se irá a la primer mantilla que no esté acostumbrado a ver, o al primer sermón de cuarenta minutos, a la primer sotana que vea que el cura no se quita en días de calor o por cualquier otro motivo tan trivial como el que determinó su acercamiento.

Esos que no se acercaron a la Fraternidad por la irregularidad, acaso se acercaron en la medida de lo posible a orientales católicos para ir zafando?

No hicieron nada de nada. Esa es la verdad.

Ciclista.

Anónimo dijo...

Que así sea; levadura y sal de la Providencia.

Anónimo dijo...

Tampoco usted caiga en la trivialidad porque muchas chicas con mantilla del domingo, el sábado estaban en el boliche divirtiéndose a lo mundano... no se trata solamente de trivialidad ...

Anónimo dijo...

Coincido con el anónimo de 1138.
La gente no va a salir corriendo al oir miren que allá dan la misa conforme al Vetus Ordo.
Como si fuera un parque de diversiones o una feria de atracciones.
Seremos siempre los mismos.

Hermenegildo dijo...

Hay que reconocer que el Papa Bergoglio ha sido muy respetuoso con los institutos "Ecclesia Del", hasta el punto de aprobar definitivamente las constituciones del Instituto de Cristo Rey. ¿Por qué entonces iba a querer intervenir la FSSPX ya regularizada?

Hermenegildo dijo...

Por cierto, "Adelante la fe" ha publicado estos días otro artículo en pro de la regularización:

http://adelantelafe.com/vuestra-actitud-demuestra-la-necesidad-una-regularizacion-la-fsspx/

Anónimo dijo...

Un asunto a tener en cuenta es si, de derecho o de hecho, le prohíben la incorporación de nuevos sacerdotes a la neo-prelatura.

Si los sacerdotes conservadores-tradicionales en conflicto con obispos no pueden ir hacia un refugio seguro (FSSPX u otro lado), quedarán completamente desamparados.

Creo que, en caso de acuerdo, la FSSPX debería poner especial atención a este punto, por dos razones: a) por el bien de la misma FSSPX, a la que podrían ingresar sacerdotes que hoy no lo hacen por su irregularidad; b) por el bien de los sacerdotes tradis que no están en la FSSPX, para que tengan el mayor poder de negociación que les otorga la posibilidad de ir a la FSSPX.

Por eso, el efecto negativo que temo se refiere a los tradis que no están en la FSSPX. Que puedan ser objeto de persecución sistemática sin posibilidad de defenderse. La FSSPX no estaría en posibilidades de recoger los heridos. Y con el tiempo podría quedarse sola. La multiplicidad y fortaleza de las organizaciones tradis ayuda al crecimiento de todos y hace más difícil los ataques externos.

Saludos cordiales.

El Cuyano.

Anónimo dijo...

Quisiera saber cuántos obispos y sacerdotes tiene la FSSPX, y cuantos fieles agrupa, una estimación, ¿alguien tiene estos datos? Gracias.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con el Sr. Yañez, salvo en la parte que admite que humanamente el eventual acuerdo de la FSPX sería un suicidio. La Iglesia está en estado de guerra, y no se puede ir a la guerra, de acuerdo con la doctrina tradicional en la materia, sin posibilidades razonables de prevalecer. Esas posibilidades no existen para la FSPX, por muchas salvaguardas juridicas que se quieran poner, tanto sobre sus bienes, como sobre su libertad de acción.
Estamos ante un obispo de Roma que ha hecho todo, y sigue haciéndolo, para destruir a la Iglesia. Ese es su objetivo y es necedad negarlo. Los hechos hablan por sí solos y por hechos me refiero a la destrucción de los Frailes de la Inmaculada, la remoción injusta de muchos buenos obispos -recientemente uno de Filipinas, precisamente por incordiar algunos de los antedichos Frailes-, el nombramiento de obispos y Cardenales manifiestamente herejes como De Kessel y Cupich, respectivamente, el no otorgamiento del capelo a sedes obligadas como Venecia, sólo porque Moraglia es ortodoxo, el desmantelamiento de las congregaciones para el culto y para la doctrina-donde Sarah y Müller son mantenidos cínicamente como meros adornos, y un largo etcétera). Si a los hechos agregamos los dichos de Bergoglio, vemos que considera a los católicos tradicionalistas como una recua de apestados, enfermos, rígidos y farisaicos, entre otras lindezas que les dedica.
Sostener que Bergoglio no querrá destruir a la FSPX y darnos por toda explicación que impulsa este acuerdo por la sola y mera voluntad de poder, me parece una enorme ingenuidad. En todo caso, la movida es de altísimo riesgo, y me parece que de tal gravedad, que sería un pecado de grave imprudencia de parte de la FSPX aceptar esto.
Por otra parte, no corre el argumento del bien de las almas, precisamente porque antes de que de les pueda hacer algún bien Bergoglio podría encargarse de destruir a la FSPX, o de neutralizarla. Me parece otro argumento ingenuo.
Protestar que Dios cuidará de la Fraternidad creo que tampoco es de recibo como argumento. Sigue vigente la advertencia de Jesucristo sobre ser prudentes y astutos.
Finalmente, la "regularización", en el actual contexto de cisma latente, y ante la evidencia de que Roma promueve el adulterio y se alía con los poderes globalistas, me parece innecesaria o, en todo caso, que tenerla no justifica los enormes riesgos mencionados.
Saludos.
Don Alonso de Caŕdenas

Hermenegildo dijo...

Andrea Tornielli, que tiene muy buenas relaciones con la Casa de Santa Marta, afirma que se están dando pequeños pasos, pero el acuerdo todavía no está cerca:

http://www.lastampa.it/2017/02/27/vaticaninsider/es/vaticano/fraternidad-san-po-x-a-pequeos-pasos-hacia-el-acuerdo-Ed1VFhTXQ1IfWDGHeFQ5kJ/pagina.html

Anónimo dijo...

Comparto totalmente el comentario de Don Alonso de Caŕdenas de las 15:25, el acuerdo es suicida en la situacion actual. La mano la esta tendiendo un enemigo acerrimo y confeso de la Tradicion.
Porque no esperar otro Papa antes de arriesgarse asi?
Cual es el apuro de Fellay?

Anónimo dijo...


Juan Pablo II no excomulgo a Mons. Lefebvre , y otros Obispos consagrados .
La excomunión fue ipso facto .

Nunca me pude imaginar la situación de la FSSPX , si no hubiera habido excomunión .

Anónimo dijo...


La movida es que la FSSPX es más poderosa que el ICRSS o la FSSP y los demás así que, posiblemente, recojan a esos fieles que ahora no tendrán problema para asistir a sus Misas para una vez reunidos todos excomulgarlos en bloque .
En Roma parece que buscan un acuerdo de mínimos con las otras confesiones cristianas, anglicanos, luteranos, evangélicos...y la única oposición que encontrarían sería entre los tradis. Si hay una sola cabeza se puede cortar de un solo tajo.
Timeo danaos et dona ferentes...

Anónimo dijo...


Anónimo del 27 de febrero de 2017, 14:57...

Si a su pregunta se le agrega , cuantos Obispos , sacerdotes , falsos o verdaderos , que han fundados , ordenados y consagrados , sedevacantistas ...son numerosísimos .

Hace unos años atrás , había calculado unos cuarenta , obispos y pseudos obispos .

Anónimo dijo...

"La gente no va a salir corriendo al oir miren que allá dan la misa conforme al Vetus Ordo".

Pues sí. Conozco católicos que irían, aunque sea por curiosidad. Los ala dura del Opus Dei, MC, IVE, Heraldos, quizás algún FASTA. No se olviden que en alguno de estos círculos neocones se coquetea muchísimo con el tradicionalismo pero se los ve con malos ojos porque están flojos de papeles.
En países donde hay Misas SP hay testimonios notables de gente completamente ajena al tradicionalismo que hoy no suelta la Misa tridentina por nada del mundo. Dejen de hacer estudios sociológicos de priorato.

Anónimo dijo...

Me alegran las especulaciones sobre la "regularización" canónica de la FSSX, rezo por que sea así. Coincido con el autor que el fin es la salvación de las almas, la Fraternidad tiene claro que eso es lo importante.
Podrá ser una trampa de Bergoglio como don Wanderer plantea?
Dado que Wanderer y el núcleo de autores y comentaristas son argentinos y muchos porteños de los cuales su testimonio sobre el estilo de gobierno de obispo Bergoglio es veraz y razonable.
La FSSX es la cara mas visible que enarbola la defensa de la tradición y ello es hoy lo más contracultural que hay.
La contracultura no es ajena a la lo Católico, porque el espíritu profético desde el antiguo Israel es contracultural, no es complaciente con el poder humano, a que complace y sirve es a Dios.

Por lo tanto en mi opinión, poco importan las segundas intensiones de Bergoglio, hay masa crítica para resistirlas eventualmente y la regularización daría a conocer lo obvio que muchos desconocen, la Misa de siempre no fue abrogada.
La riqueza y Belleza de su Liturgia no tengo la menor duda que convertirán y salvaran a muchos.

Pd: Luego de la regularización se imagina un birrete cardenalicio para Fellay?
Yo si, tendré demasiada imaginación?

Rafael de Uruguay

Anónimo dijo...

Justo ahora ???????? nooooo..!!!!

Ebrio y dormido dijo...

"sermón de cuarenta minutos" por Dios! Flojo favor le hace a la fraternidad su defensa.

Anónimo dijo...

Don Alonso de Cárdenas correcto todo lo que expresa. Hasta diría clarividente.

Anónimo dijo...

Dice W. "la FSSPX tiene espaldas suficientes para resistirla".

Entonces ¿para que ACORDAR?

Es un razonamiento plagado de ILOGISMO.

Juan de Burgos.

Anónimo dijo...

Por ahí decís que la gente no va a ir corriendo para acudir a la misa tradicional. Pues la gente de una edad no porque ya en general somos un poco zombis, y ya tragamos con todo,ponemos el móvil en silencio y nos medio dormimos. Pero para los nuevos conversos sí, una de las decepciones más grandes que tienen los nuevos conversos,es que cuando se acercan a la iglesia, no ven más que patochadas, informalidades, misas y sacramentos nada sacros, sermones insustamciales, sin ninguna profundidad. El que se acerca y se convierte quiere un giro de 180 grados, no ver en la iglesia lo mismo que en el mundo. Así que yo si creo que atraerán a los nuevos. Y los viejos cada vez menos en las iglesias, el tiempo lo dirá

Anónimo dijo...

Avísole: su observación nada tiene que ver con el punto. Le quedó trivial.
Pero se la tomo y agrego: quien se acerque a la FSSPX por la regularización, podría también alejarse de ella al constatar que la mantilla jamás en la Iglesia implicó la santidad.

Ciclista.

Anónimo dijo...

¿Cardenas con acento en la ere?

Anónimo dijo...

17:39 Sí los excomulgó.

Amelia Zalve dijo...

Me parece más prudente esperar. Y confiar en Dios. Humanamente puede ser una terrible y sutilísima trampa. " Canonizar" a Lutero y ,al tiempo, conceder una Prelatura Personal a los seguidores de Lefebre atufa algo a azufre.

Falstaff dijo...

Anónimo de las 17:39; es cierto que la excomunión de Mons. Lefebvre y los Obispos consagrados fue latae sententiae, tal como está previsto en el Derecho Canónico. Pero habría que ver lo que ocurrió entre el Vaticano y Lefebvre para que se llegara a esa situación. Le prometieron poder consagrar un Obispo para que continuara su obra, pero después le marearon y se lo prohibieron. Yo no voy a juzgar si hubiera sido mejor que Lefebvre obedeciera o si acertó con las consagraciones al comprobar que iba a morir dejando descabezada la fraternidad, pero desde luego está claro que le llevaron a un callejón sin salida aparente. Simplemente, con cumplir desde el Vaticano lo que ellos mismos habían aprobado previamente, no se habrían producido las excomuniones.

Por otra parte, cuestiones legales aparte, dice mucho que se excomulgara a quienes mantenían la Liturgia y la predicación como había sido hasta entonces, mientras toda suerte de heterodoxos campaban a sus anchas sin una sola amonestación efectiva que se pudiera comparar al castigo aplicado a la FSSPX. Lógicamente, la marea ha seguido creciendo.

Anónimo dijo...

El Papa Francisco está mejorando a ojos vista. Ya no se hace bendecir por hermanos separados. Ahora se hace imponer las manos por una sacerdotisa de la Pacha Mama (que tiene un innegable parecido con el Manochanta de Olmedo).
El Papa y la Pacha Mama

Anónimo dijo...

Algunos somos conversos que empezamos de jóvenes con Misas con guitarra, que pasado un tiempo nos acercamos en un primer momento a la Misa Tradicional con cierto rechazo para 5 años más tarde acudir a esta Misa varias veces por semana y estar deseando que la Iglesia otorgue el reconocimiento a la FSSPX y si hace falta adherirnos a ella.

El Señor puede llevarnos por donde menos nos imaginamos. Es mi caso y el de varias personas más.

Yo creo que el reconocimiento canónico serviría para que mucha gente que asocia lo Tradicional a Cisma perdiese el miedo, lo conociera y se enamorase de esta Liturgia como me pasó a mi, y a través de la Liturgia, descubrir el Magisterio perenne, la Tradición y tanta belleza como ha existido tantos siglos atrás.

Somos muchísimos fieles los que deseamos el acuerdo. Hasta amigos míos del Camino Neocatecumenal, que podríamos pensar que ellos son reacios. Pues tengo muchos amigos del Camino que acuden esporádicamente a la Misa Tradicional. Las personas y muchas realidades de la Iglesia actual no son bloques monolíticos, hay gente que hoy está en un punto y mañana el Señor le lleva por caminos que no se espera

Súper Oveja

Anónimo dijo...

Creo que es dia memorable.... Habra Prelatura, habrá templos "personales", prioratos personales con misa y sacramentos válidos. La Prelatura tendrá tanto y más prestigio que el Opus Dei. Tendremos obispos que viajarán a lo largo y a lo ancho del mundo administrando sacramentos seguros. Habrá un grupo de amigos sacerdotes de "San Pio X", que no necesitarán de excardinaciones o incardinaciones, pero que se dejarán apoyar espiritualmente. Y por otro lado vendrá la muerte, morirá Casaldaliga, morirán otros como el, como ellos, los teologos del Pueblo, los t. de la lib...... y la mano de Dios bendecirá el presente inmediato. Eso lo creo.

Guillermo dijo...

Para anonimo del 27/2/2017 14:57. La Fraternidad posee actualmente tres Obispos, y aproximadamente se calcula un millón de fieles (para mi es un número que queda corto). A ello debe sumarse los fieles que acudimos a las misas porque no hay otro lugar donde se oficie la misa tradicional o simplemente porque son los que mejor saben celebrarla. Había cuatro Obispos hasta que Mons. Williamson fue expulsado y formo un grupo aparte (La resistencia) pero esa es otra historia.

Anónimo dijo...

OFF TOPIC
Ricardo mira, oye y cuenta
En la UCA se largó la cuestión de la renovación o sucesión de Mons. Fernandez en el Rectorado. Es un tema caliente, más que la temperatura que aguantamos en estos días en Buenos Aires. Estatutariamente el nombramiento lo hace una comisión episcopal y pasa a confirmación de la Congregación para la Educación Católica. Allí fue que se trancó en su momento la designación del actual Rector. Con gran fastidio del Card. Bergoglio.
Ahora se plantea si la Comisión de la CEA actuará per se, según derecho, o consultará primero con Francisco. No es menor el asunto, pues si no lo renuevan a Fernández un Arzobispo se queda sin tarea. Nada menos que el protegido del Papa !! Por ello sería lógico preguntarle al Papa si él tiene algún destino para este arzobispo.
Por otro lado, si la CEA considera que es mejor un cambio, elegantemente convendría que antes de finalizar el mandato lo nombren a Fernández en otro lado; así el cese sin renovación aparece motivado por las nuevas funciones, y no por el deficiente desempeño rectoral.
Según versiones, el cardenal Poli, como gran elector de la Comisión, tiene un nombre de su preferencia. Sería un laico. Sería el primer Rector de la UCA no clérigo. El juego de los nombres y las versiones está en movimiento, a pesar que en Puerto Madero todavía hay poca gente.
Mientras tanto en la Facultad de Teología han nombrado como Decano a Carlos Galli. Ya lo fue. Regresa con el aura de miembro de la Comisión Teológica Internacional y de expositor mundial del pensamiento de Francisco. Es de la casa.

Anónimo dijo...

TRAMPEANDO
DE NUEVO CAMPOS
La historia se repite. A principios de los años 2000, la FSSPX argumentó correctamente que los sacerdotes de la Diócesis de Campos estaban siendo remoldeados, poco a poco, por la iglesia conciliar. Ahora, en 2017, es la Fraternidad que lenta pero seguramente está siéndolo.
En su Carta a los Amigos y Benefactores del 6 de enero de 2003, Mons. Fellay expuso para que todos vieran la errónea forma de pensar de Campos y COMO ELLOS ESTABAN CAYENDO EN UNA TRAMPA. Sus observaciones pueden ahora ser aplicadas a las relaciones actuales entre la Fraternidad y la Roma modernista.

http://nonpossumus-vcr.blogspot.com.ar/

Seminarista dijo...

Empiezo, antes de continuar, diciendo que deseo que sean acogidos bajo la estructura de prelatura persona, dicho esto, sigo:
Lo que no me gusta de los institutos, congregaciones, fraternidades y demases es el "carismatizar" la forma tridentina.
Uno puede querer celebrar en la forma extraordinaria sin querer formar parte de ningún grupo, queriendo ser un cura "normal"; el éxodo de algunos curas que se avecina hace temerlo más aún, que sacerdotes incardinados en una diócesis se pasen a la FSSPX al regularizarse sólo complica la cosa a quienes quieran con mayor o menor frecuencia, celebrar por la forma extraordinaria.
Es decir, que el asumir la forma extraordinaria como parte de una congregación, prelatura, o lo que sea, no hace sino favorecer la imposición de la forma ordinaria como constitutiva del sacerdocio diocesano.
Entra así el temor a un "segundo opus", una universalización de lo que no es, catacterizado porque estos son lo hacen bien, tienen buena doctrina, tienes dónde humanamente sostenerte. Cosa que ya va bien a la prelatura, pues de regularizarse aumentaría en número vocaciones, sacerdotes, fieles... Pero conllevaría una pérdida terrible para la iglesia; supongo que en Argentina pasará más con el tema del IVE, que debió en gran parte monopolizar el cristianismo "ortodoxo" (sin entrar ahora en problemas internos).
Algo así como: "quiero celebrar misa tradicional" "pues si ese es tu carisma vete con los lefes, aquí o cabes, ya viste que tal y tal lo hicieron" o "vente con nosotros, que celebramos la misa tradicional". Pero uno puede querer celebrar la misa tradicional sin quererse poner al servicio de la FXXP o de IBP, etc. (sin ser esto una crítica a quienes sí lo han querido hacer).

Anónimo dijo...

¡Cuidado que os va un pendejo de la ONU para la Argentina, a fiscalizar lo que pensaís, no sea que seaís homófobos.

Hoi Sec dijo...

Me parece que lo subestiman al papa. En un abrir y cerrar de ojos te hace jake mate. No es tonto.

lefe informa dijo...

No entiendo cómo puede tener éxito una supuesta trampa, si es tan simple como mantener las propiedades a nombre de la FSSPX (jamás de la Santa Sede, ni en 50 años) y patear el tablero nuevamente si resulta necesario (si no se consagran obispos, si deciden sancionar por críticas a nuevos documentos de la jerarquía o porque no se acepte la Misa Nueva, etc.).
El escudo protector de la FSSPX no es el formato de prelatura, sino el aceptar sólo la ortodoxia, no aceptar consejos ni meteretes, ni auditores en los seminarios, ni opiniones ajenas y ser los dueños del dinero y de los bienes que necesita todo el que no sea un ángel para llevar adelante su misión.

No conocen de cerca a la FSSPX los comentaristas que arriba vienen diciendo que ahora, "desde el llano" la FSSPX debería sufrir las heterodoxias como los demás.
No pasa por ahí la posibilidad de ser castigado.
A ver:
Si injustamente se manda a Burke a una isla inóspita por defender la Fe, Burke va. Pero cualquiera de los tres obispos de la FSSPX, con regularización o sin ella, ni siquiera se tomarían en serio la invitación, ni harían las maletas, ni sacarían el pasaje de avión.
No lo harían porque tienen un concepto de obediencia diferente, más al estilo del de Castellani en el Ruiseñor Fusilado. Es otro mambo y otra experiencia de vida.
No están hechos de la misma madera.
Burke se va enojado y reza para que sirva de santificación propia y ajena, un lefe ve que es ceder ante el error y en todo caso ve de santificarse de otro modo.

Con esto no quiero decir que quiero un acuerdo, sino que éste carece de aptitud para perjudicar a la FSSPX; por lo menos de acá a muchos años más en que las cabezas y curas con voz y voto sean los actuales.

Anónimo dijo...


Yo no le subestimo, pero también es cierto que los que le rodean tampoco son tontos, ven los años que tiene y aunque muchos se han pasado descubriendo sus cartas,quizás los más viejos como Kasper, otros están esperando lo que pasa, las cartas las tienen guardadas, depende de lo que ocurra, sacarán unas o sacarán otras. Otro gallo cantaría si tuviera 10 o 15 años menos.

Luis Gatti dijo...

Muy cierto! La fe recibida en ambientes católicos es un gran don!

NAVEGANTE dijo...

A más visibilidad más luz llegará a los que viven en la sombra. No será una revolución rápida ni numerosa, pero será una mejora para los que buscan y no saben dónde hacerlo.

De todos modos lo importante es la calidad de la mies, no la cantidad. Y mejor será cuanto más cercano sea un entorno apropiado a más creyentes que no vemos una Iglesia viva a la que acudir.

Anónimo dijo...


Una pregunta a NAVEGANTE .

¿ que significa ..." lo importante es la calidad de la mies, no la cantidad .."

Orestes dijo...

lefe informa:

en parte de acuerdo con su reflexión. Pero permítame decirle algo. Usted dice que los obispos de la FSSPX "tienen un concepto de obediencia diferente, más al estilo del de Castellani en el Ruiseñor Fusilado. Es otro mambo y otra experiencia de vida". Distingo: eso lo tendrá para arriba, porque para abajo tienen el peor concepto de obediencia. Si tiene dudas pregúntele al P. Tam o a otros que han salido de la FSSPX o han sido expulsados sin discentir con los fundamentos del Instituto.

Lucio Alejandro dijo...

Hace muchos años que acompaño tu blog. Casi odio a FranciscO,el papa,como le llaman y eligieron. ir a misa cada mañana es a veces una porquería. Esetoy acostumbrado. El Santo Papa hoy jocosamente viviendo casí en el Vaticano, sólo por coborde. En santa Marta. Hizo de hecho un gran bien a mi hermanito,el sacerdote de Cristo Mario Sergio Briglia.Quien falleció en 2012. Y lo cuido con Cariño de padre y buen amigo Hasta su último día.

nachet dijo...

Creo que el plan de los rectores de la FSSPX es que la regularización de la Fraternidad permita, no sólo que se "refugien" en ella los tradicionales perseguidos por sus obispos, sino también que nuevo estatus "legal" les permita abrir casas, seminarios y hacer apostolado en aquellas diócesis donde los obispos no sean muy beligerantes (e igual nos llevamos sorpresas y son los neo-cones los más hostiles).
Es decir, trabajar con perfil bajo durante unos años, asegurando la válida consagración de obispos y la renovación, e ir ganando ascendiente poco a poco: convertirse en la balsa (la nueva barquita de Pedro) donde se puedan refugiar los fieles cuando la Iglesia oficial ya claramente comience a resquebrajarse y a hundirse, sin el estigma de estar fuera (y por tanto, sin los obstáculos que provocan los escrúpulos de conciencia a muchos católicos).

La tentación de asegurarse un lugar dentro de la "legalidad" y trabajar más desahogados, pero sin renunciar a sus principios, está ahí. Y también debería acompañarse de la fortaleza para resistir los seguros ataques de la banda progre encabezada por su "máxima" cabeza. Y ser capaces de decir en un momento dado: por ahí no paso, nos salimos otra vez.

La prueba va a ser dura, porque habrá prueba, que nadie lo dude (tanto de palos como de zanahorias), pero la oportunidad también es de las que pueden presentarse una sola vez en la vida. Y entiendo que los dirigentes de la FSSPX se hallen ante un dilema grande.
Dios les ilumine. La Tradición católica necesita muchos paladines y una cabeza clara dentro de la Iglesia.