jueves, 20 de julio de 2017

El cardenal Müller, ghost writer del Wanderer


He leído con satisfacción, la entrevista al cardenal Müller que se conoció ayer y que confirma lo que desde hace años venimos afirmando en este blog: el problema no es Francisco ni los “papas conciliares”; el problema es el sobredimensionamiento del pontificado romano.
Gerhard Müller fue destituido, o más bien misericordiado, por el Papa Francisco hace pocos días. Y no se trata de una interpretación personal. El purpurado lo dice con todas las letras: “Cualquiera se puede imaginar lo que ello significa. Fui llamado a Roma por el Papa Benedicto únicamente para este cargo. Normalmente se parte de la base de que es hasta los 75 años. Pero ahora se ha decidido otra cosa”. En pocas palabras, Müller se considera despedido por el Papa de la misericordia.
Hay que decir, sin embargo, que se las buscó. O, más bien, que no se sumó al coro de aduladores. Dijo las cosas cuando tuvo que decirlas, sin miedos y, seguramente, a sabiendas que podían venir represalias. Recordemos que fue un opositor a los “Amores de Leticia” desde el comienzo, y que en varias ocasiones abogó por una interpretación ortodoxa del documento pontificio. Declaró que su función era “enarmarcar” las declaraciones del Sumo Pontífice y lo le tembló el pulso para afirmar que “la doctrina social de la Iglesia debe aplicarse también en el Vaticano”, en referencia a los tres oficiales de la Congregación de la Doctrina de la Fe que fueron despedidos sin mediar razón por parte de Bergoglio. 
En la entrevista conocida ayer, sostuvo que hay personas que tienen una "devoción papal hipócrita”, con “adulación cortesana y afectada subordinación”. No puedo dejar de pensar en la marea de obispos trepadores y chupamedias que peregrinan a Roma para hacerse ver por el Pontífice a fin de lograr quién sabe qué favores. En su momento hablamos aquí, por ejemplo, de Mons. Eduardo Taussig, obispo de San Rafael, y digno exponente de esta especie de prelados arribistas.
Dijo luego que “El Papa también es solo un ser humano. Eso quiere decir que no todo lo que hace y dice es de por sí perfecto e insuperable”. Estas palabras, de mero sentido común, no caerán bien en los medios neocones, como Fasta, para quienes los “papas conciliares” son una suerte de semidioses, y tampoco en los medios ultramontanos, como ciertos sectores del tradicionalismo más enragé, para quienes los papas preconciliares son los que gozan de esa prerrogativa. 
Luego afirmó: “No debería surgir un culto a la personalidad ni un turismo papal por el hecho de que el pontífice sea una persona muy cercana. En los tiempos de los medios de comunicación masivos es peligroso que la gente solamente aclame al papa o que viaje a Roma por sensacionalismo, para poder decir después 'he visto al papa en primera fila y estaba muy cerca de él’”. Es exactamente esto lo que yo mismo decía hace pocos días, cuando en un post imaginaba las medidas que tomaría si fuera elegido Papa. 
No creo desvirtuar el pensamiento del cardenal Müller si afirmo, una vez más, que esta profunda crisis que está atravesando la Iglesia, si no es terminal, deberá servir para replantear el lugar que debe ocupar el pontificado romano.

Nota bene: Curiosamente, las palabras del cardenal Müller han servido para que Clarín se revelara como un diario ultramontano. ¡Quién iba a decirlo! El principal y progresista diario argentino es un decidido defensor del más rabioso romanismo. 

47 comentarios:

Anónimo dijo...

Los periodistas de Clarín tienen una incapacidad esencial para comprender conceptos como trascendencia, Dios, o religión. No se le puede prestar atención a nada que escriban sobre esos asuntos. Todo lo superior a la política le está vedado a esa gente.

Errata dijo...

Falso.
Soy lefe y no pienso que Pío 12 y los anteriores sean inenarrables. Tampoco lo piensan los curas, quienes celebran la Misa de Juan 23, pero preferirían que ese pontificado y los anteriores no hubiesen hecho cambios (ellos mismos lo dicen).

Anónimo dijo...

¿Medios ultramontanos como la FSSPX?
¿Wanderer, está diciendo que en la FSSPX hay un sobredimensionamiento del pontificado romano? Espero que pueda explicarme a qué se refiere. Tenía entendido que los lefebvristas justamente atacan esa idea...
Saludos

Wanderer dijo...

Yo mismo he escuchado con mis propios oídos decir lo que digo a conspicuos miembros de la Fraternidad. Sin embargo, tengo viejas y frecuentes relaciones con amigos miembros de la FSSPX de Alemania y en ellos, efectivamente, no aparece este esta exageración.
Le agradezco, entonces, advertirme puesto que hice una generalización indebida que ya está corregida.

Anónimo dijo...

tengo medio siglo de vida y me criè o crecì viendo como lo màs natural del mundo, la exteriorizacion fervorosa de gestos de amor ("adoraciòn") de los catòlicos hacia los Papas. Ahora la actitud ortodoxa frente al Obispo de Roma es tratarlos con frialdad republicana?

Wanderer dijo...

Si usted tuviera mil años de vida, la cosa sería distinta. Cincuenta años es nada para la historia de la Iglesia. Esos gestos que usted considera tan naturales no lo son. Se trata de adherencias modernas, de no más de ciento cincuenta años, que nos han llevado al estado en que estamos.
Y no se trata aquí de monarquía y republicanismo; distinga. Las peras no son perdices.

Anónimo dijo...

Al anónimo de las 13:17 se le escapó el término "adoración" en relación a los Papas. Ciertamente, no es algo muy ortodoxo.

Âνδρέας dijo...

Wanderer, por completo de acuerdo con cada letra y coma de este artículo.
Y con la idea general de que el problema no se debe entender "los Papas de este o de estotro lado del charcho (CVII)" sino la hiperdulía papal que ha sido refugio de ultramontanos, neocones y progresistas por igual. En fin, un caudillismo humano en la Iglesia, cuyo único Caudillo debe ser Cristo; caudillismo humano que por eso se presta para acoger la más diversa diversidad de actitudes mediocres y simplistas, y hasta de herejías, apostasías y cismas más o menos velados. El caudillismo papal debe desaparecer (y entonces sí que quedará un "resto fiel", es decir, los fieles a Cristo que mantienen o tratan de mantener el correcto orden en las causas).

Wanderer dijo...

Estimado Anónimo, abundo aún con un hecho que menciona el cardenal Müller: la incidencia de los medios de comunicación.
Hasta mediados del siglo XIX, todos los católicos del mundo respetaban y obedecían el Papa. Eso es claro. Pero no le asignaban el protagonismo y el carácter de hipóstasis trinitataria que adquirió en el último siglo. Seguramente usted estará al tanto que la "adoración" al Papa que hacían los cardenales luego de la elección, poseía el sentido latino más primigenio: "adorare" es, según la etimología proclamar con la boca (os,oris) la supremacía de una persona, o bien proviene de "orarare", que significa pronunciar palabras solemnes y públicas.
Con la Revolución Industrial se facilitó y abarató, entre otras cosas, la imprenta. Y fue entonces Pío IX quien se preocupo por imprimir en las máquinas de Propaganda Fide y de los salesianos, cientos de miles de estampitas con su figura, las que fueron repartidas en todo el mundo por las congregaciones religiosas. Y desde entonces, los católicos comenzaron a tener en sus casas una estampita del Sagrado Corazón, otra de la Santísima Virgen y, al lado, otra del Papa. Imagínese qué ocurrió cuando los medios de comunicación se masificaron: que actualmente los medios católicos del mundo hablan más del Papa que de Nuestro Señor. Ahora sí que tendrían razón los anglicanos si aún nos llamaran "papist", porque gran parte de los católicos lo son.
Se trata, a mi entender, de una hipertrofia de la figura pontificia.

Eck dijo...

A los papas sólo se les debe pedir una cosa y es que cumplan con el mandato que Cristo le encomendó a San Pedro en la tierra:Confirmar la Fe (no crearla) u apacentar al rebaño (máxima instancia jurídica de la Iglesia). Lo demás o es dañino o es folclórico.
Como medida de control resucitaría los antiguos ritos y misas papales: el tiempo de su realización le restaría a muchos papas hiperactivos un tiempo y unas energías que ahora emplean en meter sus dedos en todas partes. Los más metepatas han sido los que mas han despreciado la antigua etiqueta. Y tendría como otra medida saludable darles un sentido de disciplina y favorecerían la cultura. Está por estudiar la pompa y el lujo como medida de control a los gobernantes...
Por otra parte Francisco es la verdadera imagen de la iglesia (humanamente hablando) hodierna: una facción o tribu jerarquico-carismática inmanente que tiene que negociar con otras facciones para conseguir sus objetivos políticos: influencia y poder, el verdadero dios moderno. En román paladino: Aspira a ser la ganadora en las oposiciones a capellan máximo del NOM. La papolatría en un paso que se dio en la inmanencia que ahora sacude la Iglesia, el clericalismo y el fariseismo dieron más, la devotio moderna y el jansenismo otros.
No deja de ser una ironía de Dios que una de las devociones más antitéticas de la devotio moderna, el culto al Sagrado Corazón, fuera difundida por la orden más devotiomodernista, los jesuitas.

Mariano Barthe Dupont dijo...

Cuán lejanos están los tiempos en que todo aquel que iba a Roma, para cumplir un voto o por devoción, decía que iba a rezar junto a las tumbas de los Apóstoles (Pedro y Pablo)! Hace ya mucho tiempo que, quien va a Roma, dice que va a ver al Papa.

el muerto dijo...

Don Wanderer: excelente. Es una idea que ya he leído en alguna otra ocasión en una de sus entradas. Y es necesarísimo insistir en ello. La hipertrofia del papado es unos de los males de la Iglesia actual; hipertrofia más desmesurada aún a causa de los medios masivos de comunicación. Más claro imposible. El P. Biestro ha escrito un luminoso y bello libro ("Jardín Cerrado¨) para mostrar que la Iglesia tradicional es mariana antes que petrina y corregir este error moderno. Ha sido ud. certero, oportuno y conciso. Nos hace ud. un buen servicio estimado Wanderer. Gracias.

PD: ¡Lo bueno, si breve, dos veces bueno!

Anónimo dijo...

Es increíble que en el s. XXI y dirigido a personas adultas y formadas un cardenal tenga que explicar que "no todo lo que hace el Papa es perfecto". ¿Se entiende que el Obispo de Roma es como cualquier otro Obispo pero con otro cargo y otras potestades..?

Todo lo demás que dice Muller es pura catarsis (con cierta dosis de veneno) porque lo echaron. Y lo entiendo.

Anónimo dijo...

Para mí, Müller está enfadado...

Falstaff dijo...

La papolatría ha conducido a la paradoja de que ahora tenemos un Papa que no se arrodilla en la Consagración: tanta gente adorando al Papa y éste no adora a Dios.

Eso en el caso de que Francisco sea realmente el Sumo Pontífice, lo que cada día me parece más dudoso.

Denisovic dijo...

Es evidente que conforme a lo que dice el cardenal Müller, no todo lo que dice y hace el Papa es perfecto, pero al menos, el alemán debiera haber tenido la suficiente astucia para adelantarse a la jugada maestra que ha realizado Bergoglio para quitarse de encima a su más notable enemigo. No creo necesario ser adivino para comprender que Bergoglio, sabía que se enfrentaba al potencial peligro de su propia supervivencia, es decir, que si Müller hablaba claramente afirmando que “Amoris Laeticia” es un documento que, doctrinalmente va en contra del Magisterio, Bergoglio habría quedado ante un callejón sin salida. Y ante la posibilidad de que el cardenal Müller hablara claramente, Bergoglio no ha dudado un instante en fulminarlo, por decirlo de alguna forma.
Con esta jugada maestra, se ha quitado de un plumazo el detonante de una bomba que lo podía destrozar como Papa, ya que en temas doctrinales era el alemán quien tiene la autoridad, no Francisco. Por lo tanto, hay razones para pensar que Bergoglio no quería correr ese riesgo, ya que si le llega a decir al alemán que tal o cual día cesaba en su cargo como responsable de la CDF, Müller, antes de cesar en el cargo, hubiera dicho que Amoris Laeticia es una herejía en toda regla, lo que significa que ante la opinión mundial, Francisco quedaría desprestigiado con la posibilidad de ser considerado incluso como un anti-papa.
Müller pensaba que finalmente acabaría llevándose bien con Bergoglio, pero ignoraba que su jefe se las sabe todas, demostrando con ello que es mucho más astuto que el alemán. Al dejarse llevar por una falsa prudencia, Müller ha puesto en evidencia su falta de valor y honestidad, siendo en todo este lío, el único perjudicado.

Anónimo dijo...

Dicen que dicen por problemas en las rodillas..

Anónimo dijo...

Off-topic:
el Padre General Arturo Sosa, SJ, oró en un Templo Budista en el marco de una ceremonia budista, según lo muestra la nota de la página oficial de la Conferencia de Provinciales de América Latina.
No sé si este hecho es parte de lo demoníaco, o de lo carnestolendo.
El Jesuita budista

Anónimo dijo...

Este problema comenzó con la proclamación de la inmaculada concepción de la virgen, la infalibilidad papal, y la asunción de la virgen. El concilio vaticano II sólo fue el siguiente paso.

Cómo católico acepto a todo lo mencionado en mi párrafo anterior, pero también todo eso me parece innecesario y en algunos casos perjudicial.
Es agregarle items a la lista de cosas en la que hay que creer para no ser hereje a más de 1800 años de la resurección.
Hace unos 150 años el Papa empezó a actuar por iniciativa propia, porque sí, o por razones políticas, en vez de como reacción ante un problema teológico real, como el arrianismo, el nestorianismo, el iconoclasmo, o la reforma protestante.

Earl Grey dijo...

Creo que el Sr. Anónimo de las 16:44 ha dado en clavo: la proclamación de dogmas innecesarios. O mejor, necesarios para afirmar el poder político de un papado que perdía terreno en la gravitación política internacional.
¿Existía, acaso, algún problema serio que amenazara la fe y que exigiera la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción? La mayor parte del orbe católico creía en ella, y los que no -como Santo Tomás de Aquino en su momento-, no hacían bandera de su opinión.

Falstaff dijo...

Anónimo de las 15:06. Le hemos visto arrodillarse para hacer el lavatorio de pies cada Semana Santa desde que es Papa. Y hay fotos de cuando era cardenal arrodillado ante evangélicos para que lo "bendijeran". Su problema de rodillas es muy selectivo; parece que ante Dios le duelen más.

Benedicto, que tiene diez años más que él y está mucho más envejecido, empleaba dos acólitos para arrodillarse cuando oficiaba Misa.

Anónimo dijo...

"Adoraciòn" entre comillas, Lease: Veneraciòn.

avistador de chimangos dijo...

Grey y el Anónimo parecen afirmar que si bien creen en esos dogmas, han sido inoportunamente definidos.
Cuidado con eso, que al definirlos hubo especial asistencia del Espíritu Santo y si Dios mismo no lo hubiese deseado así, desde la Santa Sede no hubiesen salido tampoco así.
Hablar de inoportunidad es equivalente a asegurar que Dios no se equivoca en el fondo, pero si en cuestiones menores de tiempo en lugar, cuando, en verdad, no se equivoca nunca.
Entiendo que siempre sea lindo sostener una tesis poco trillada, pero no sostengan esa.

Anónimo dijo...

Müller podía, puede que hubiera debido, haber hablado antes pero sería más elegante si callase ahora.

Anónimo dijo...

una consulta para los Sabios que objetan la inoportunidad de las declaraciones de Dogmas de Fe: cuales son los requisitos temporales que solamente los vuelven oportunos?

Juancho dijo...

Avistador de chimangos:

su afirmación "al definirlos hubo especial asistencia del Espíritu Santo y si Dios mismo no lo hubiese deseado así, desde la Santa Sede no hubiesen salido tampoco así", en qué se sustenta?

O sea, en qué lugar de la Escritura y/o de la Sagrada Tradición dice que cuando el Papa defina algo ex cathedra sólo lo hará si así Dios lo desea?

Anónimo dijo...

Anónimo de las 12:48, el requisito temporal que vuelve a una declaración de Dogma de Fe oportuna, es precisamente, que aclare una controversia de la época, o que condene un error de la época.

Los concilios y las declaraciones del Papa antes del siglo XIX, por lo que tengo entendido, eran producidos en reacción a algo (una controversia, una herejía) presente en su época.
El arrianismo, el nestorianismo, el monofisismo, el monoteletismo, el iconoclasmo, la idea de que sólo "vamos al cielo o al infierno" después de la resurreción y no después de la muerte, el protestantismo o el jansenismo.

Aunque se trate de una Encíclica y no un pronunciamiento Ex Cathedra, Humanae Vitae es un ejemplo del papa actuando en forma oportuna en contra de la moral sexual de la segunda mitad del siglo XX, Ordenatio Sacerdotalis de JPII también fue una encíclica oportuna para oponerse a todos los impulsores del sacerdocio femenino.
También el Papa puede elegir no dar ninguna defición, y dar cierta libertad de creencias en algunos asuntos, como la controversia sobre el libre albedrío y la predestinación entre tomistas y molinistas.

No me gusta la idea de que el Papa puede hacer lo que quiera, lo que le plazca, porque tiene la autoridad, del mismo modo en que no me gusta que los curas hagan lo que quieran en misa. Son servidores. Y siempre vi al accionar del Espíritu Santo sobre el Papa más como una garantía, una salvaguardia, de que el Papa no va a hacer un desastre.

Esto dijo Ratzinger sobre si el espíritu santo elige al Papa (perdonen que esté en inglés) http://www.ncregister.com/blog/jimmy-akin/the-next-pope-will-be-gods-choice-.-.-.-right


"I would not say so, in the sense that the Holy Spirit picks out the Pope. … I would say that the Spirit does not exactly take control of the affair, but rather like a good educator, as it were, leaves us much space, much freedom, without entirely abandoning us. Thus the Spirit’s role should be understood in a much more elastic sense, not that he dictates the candidate for whom one must vote. Probably the only assurance he offers is that the thing cannot be totally ruined.......There are too many contrary instances of popes the Holy Spirit obviously would not have picked!"

Anónimo dijo...

El tradicionalismo católico que postea en los blogs no tiene remedio. Ahora resulta que los dogmas mariológicos (epígonos del desarrollo dogmático y cumbres de la cristología antropología teológica y escatología)son cuestionables en su declaración. Por qué no se van un poco a lavar la cabeza.

Anónimo dijo...

Indignado sigo en otro tenor. Va a tener razón Francisco cuando dice que si alguien insulta a tu madre... O mejor Pappo: Que nadie se atreva...

Anónimo dijo...

Denisovic, ser antipapa tiene que ver exclusivamente con la legitimidad de la elección. En el Gran Cisma de Occidente, los papas de Roma eran papas y los de Aviñón antipapas debido exclusivamente a la legitimidad e ilegitimidad de sus respectivas elecciones, no a la ortodoxia o heterodoxia de sus enseñanzas, porque los de Roma y los de Aviñón enseñaban lo mismo.

Anónimo dijo...

Pido disculpas por llamar la atención sobre otro tema, pero creo que es importante. Mons. Héctor Aguer, en el programa "Claves para un Mundo Mejor" (15 de julio de 2017), hizo una reflexión sumamente crítica sobre el proyecto de ley de Libertad Religiosa enviado recientemente al Congreso por el PEN.

Ese proyecto no tiene como fin, como entiende Mons. Aguer, permitir "que pulule una cantidad de sectas incontrolables", sino proteger legalmente a los cristianos que quieran vivir de acuerdo a la verdad y la voluntad de Dios, evitando que, en cualquiera de los ejemplos que doy a continuación, el cristiano en cuestión sea denunciado por discriminación terminando en quiebra y/o en la cárcel, o por incumplimiento de su deber terminando en la incapacidad de ejercer su profesión:

- alguien que se niegue a llamar como mujer a una persona que nació hombre,

- un funcionario del Registro Civil, fotógrafo, pastelero u organizador de eventos que se niegue a prestar su servicio público o profesional para el acto público o la fiesta de enlace entre dos personas del mismo sexo,

- un médico o enfermero que trabaje en un hospital público que se niegue a realizar un aborto de acuerdo al protocolo ordenado por la Corte Suprema de la Nación en caso de violación.

Notablemente, el verdadero fin de la ley fue entendido correctamente por Amnistía Internacional, que envió una carta pública a Macri denunciando que el artículo 7 del proyecto, que proclama de manera explícita el derecho a la objeción de conciencia de las personas y de las instituciones, estableciendo que “toda persona tiene derecho a invocar un deber religioso relevante o una convicción o moral sustancial como razón para negarse a cumplir una obligación jurídica” incluyendo a los funcionarios públicos, tendría las siguientes consecuencias, todas inaceptables para ellos:

- "Pone en vilo la ley de Educación Sexual Integral, porque cualquier docente podría limitar la enseñanza religiosa a la moral sexual cristiana o moral de cualquier otra religión."

- "Un juez de paz o un registro civil podría negarse a casar a un matrimonio entre parejas del mismo sexo basándose en principios morales o religiosos, violando el derecho a la igualdad y no discriminación de las personas."

- "Una obra social podría negarse a proveer anticonceptivos aun existiendo una obligación legal para hacerlo y violando los derechos sexuales y reproductivos de jóvenes y adultos."

Nótese que el último punto es aplicable solamente a católicos, porque solamente la Iglesia Católica sostiene que la anticoncepción y esterilización voluntarias son contrarias a la voluntad de Dios.

avistador de chimangos dijo...

Juancho.
El Papa cuando define ex cathedra lo hace porque el Espíritu Santo lo asiste puntualmente en esa definición y por eso lo definido es de fide. Es de fide porque no es virtud del Papa, sino de Dios mismo.
Escincindir, o pretenderlo, lo definido y su oportunidad o modo, es afirmar que a la Divinidad le atrasó o adelantó el reloj. No es de fide que la oportunidad es inenarrable, pero fue en "esa" oportunidad que Dios asistió, asi que mejor callar y al que no le guste mejor si lo oculta a que haga alaraca.

Anónimo dijo...

Juancho, desde siempre, aunque recién se "definió" (que no es lo mismo que "inventó"), en el Concilio Vaticano I.
Suyo,
MOP

Juancho dijo...

Avistador de chimangos:

Dice Ud. que "no es de fide que la oportunidad es inenarrable".

A eso me refiero.

Ahora bien, que cada uno se ponga a examinar la oportunidad de esas acciones solemnes de los Papas, de las que encontramos una por siglo, puede ser temerario siguiendo las normas de la prudencia. Y estos casos hacen más delicada la cuestión por la relación que tiene con la inspiración y asistencia divina.

De ahí a decir que "cuando el Papa defina algo ex cathedra sólo lo hará si así Dios lo desea" hay una sustancial diferencia.

Juan dijo...

A los que cuestionan la oportunidad de la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, les recuerdo que no habían pasado 4 años de esa definición cuando la Santísima Virgen, ante el pedido de Bernardette Soubirous en Lourdes, respondió: «Yo soy la Inmaculada Concepción». Lo cual yo interpreto como una muestra clara de que, para la Virgen, la definición del dogma no había sido precisamente inoportuna.

Anónimo dijo...

Anónimo del 22 de julio de 2017, 18:49 muchas gracias por estos datos.
En Infocatólica había salido un artículo sobre la furiosa reacción de Amnistía Internacional.
Gracias de nuevo.

Anónimo dijo...

Mire, Juancho: si Dios no lo desea, no lo asiste. Y si lo asiste especialmente y se trata de moral o fe es ex cathedra.
Se me hace que si es verdad dogmática y a Dios le parece inoportuno, espera para asistir al Papa en otra oportunidad.

Anónimo dijo...

¡Que te hicieron Padre Custodio!


https://infovaticana.com/2017/07/22/omella-se-quita-custodio-ballester/

Y es que, predicar el Evangelio ya es incómodo hasta a los obispos, especialmente a los francisquitas.

Capitan Ryuder

Anónimo dijo...

Me parece que por criticar a Francisco se termina hasta...sí, hasta criticando, aunque sea indirectamente, dogmas de fe.

¿Puede un Papa despedir a un Prefecto? Sí, por qué no. Imaginemos el caso de que Tucho fuese nombrado prefecto, muere Francisco y asume Sarah ¿No puede deshacerse de Tucho? Claro que puede. ¿No desearíamos que lo haga? Ciertamente.

El criterio para juzgar lo bueno o malo de la movida ha de ser la capacidad e idoneidad de los Prefectos, no el cambio mismo.

Âνδρέας dijo...

Avistador de chimangos y adláteres ahora van a decir que los hagiógrafos escribieron exactamente lo que el Espíritu les dictaba...

Muchachos, practiquen un poco el saludable ejercicio de distinguir (o sea razonar).

Falstaff dijo...

Negar o poner en duda el dogma de la Inmaculada Concepción dentro de la Iglesia es la típica blasfemia progre. Ahora resulta que también es «tradi». Qué difícil es en la Iglesia de hoy ser normal.

Anónimo dijo...


Ejemplo sencillo...

http://www.lanacion.com.ar/2046505-tunten

Anónimo dijo...

Nada que ver. No vamos a decir eso de los agiógrafos.
Qué dice este hombre?

Anónimo dijo...

Me alegro ver como Falstaff se dio cuenta que existe la blasfemia " tradi ".

Es un tema interesante . Hace tiempo ,y por varias razones llegue ( y otros también ) a una conclusión que existe el " marxismo tradis ".

Hay mucho para hablar sobre eso .

Falstaff dijo...

Completamente de acuerdo,anónimo de 10:49. Hegel y Marx también están presentes en el tradicionalismo. A lo mejor desde antes de que existiera el progresismo eclesial.

Anónimo dijo...

¡Qué buena esta definición de Eck, en su comentario del 20 de Julio, acerca de la iglesia hodierna!:
"Aspira a ser la ganadora en las oposiciones a capellan máximo del NOM".

Le informo que se la pediré prestada de ahora en más, pero siempre respetando sus derechos de autor.

Anónimo dijo...

Lamentablemente, el Cardenal Müller habla cuando ya no puede hacer nada.
Creo que hubo un artículo aquí mismo respecto a Gänswein, al cual Müller le puede pedir prestado el título: "Tarde piaste".
Los madrugó un porteño ladino y sinuoso.