lunes, 11 de junio de 2018

Pornografía religiosa

El documental de Wim Wenders sobre el Papa Francisco: un caso de pornografía religiosa

por Maureen Mullarkey 
Jorge Bergoglio encontró a su propio Leni Riefenstahl en la persona de Wim Wenders. Fui a ver “Papa Francisco: un hombre de palabra” anticipando una hagiografía. Pero lo que vi se parece mucho más a la pornografía. Resultó ser la pornografía de la nuda propaganda, esa conocida llave del “corazón de las masas”. La libido dominandi está disfrazada de una semblanza de piedad; la avaricia de fama se encuentra iluminada y puesta en escena para que parezca humildad.


Contrariamente a lo que sostienen los aduladores medios masivos de comunicación, recientemente Damon Linker le atribuyó al Papa Francisco tener “agudeza psicológica y astucia maquiavélica”. Y tiene razón. Pero a Linker le interesa que la Iglesia Católica se conforme a las costumbres modernas, especialmente a la legitimización de la homosexualidad. Y sin embargo, hay un asunto más amplio e interesante: la sacralización de ciertas políticas mediante la persona del papa mismo. Francisco no pretende reformar la Iglesia sino que la está desnaturalizando, reduciéndola a una herramienta social. 
Comisionado por el Vaticano, el documental constituye un caso de feroz papolatría. Su diluvio de imágenes glorificando a Bergoglio, estimula la devoción a su persona, el papa del mundo. Un halo quasi-erótico domina por sobre el todo. Es el eros de la rendición ante un libertador, un defensor contra los cucos ideológicos: “la globalización de la indiferencia”; “plata ensangrentada”; “temor al extranjero”. El viejo credo proclamaba la resurrección de Cristo. El nuevo credo bergogliano engalonando la cúpula de San Pedro durante la fiesta de la luz de 2016, proclamaba: “Primero está el Planeta Tierra”.   
Occidente debe “ser un poco más pobre” y arrepentirse de haber depredado a la hermana Planeta. Francisco lanza invectivas contra “la cultura del desperdicio” de un Occidente rapaz que se aferra a los bienes que nos pertenecen a todos.  Como si estuviese diciendo algo nuevo, Francisco declara que “la pobreza es un escándalo”. Y que incluso un “yanqui endurecido” puede llegar a conmoverse al comprobar “cómo hemos saqueado la madre tierra.”  Acto seguido Francisco apela al regreso a la original, inmaculada, “armonía de la Creación”. 
Un nebuloso regreso a la figura de San Francisco
Los plagios cinematográficos de Wender son tan torpes como el izquierdismo de Francisco. “El triunfo de la voluntad” se inauguraba con un nebuloso regreso en el tiempo donde vemos las ruinas de la Grecia antigua. De la misma manera, este documental comienza con un nebuloso regreso a las sierras de Umbría de San Francisco de Asís. La voz de Wender acompaña el viaje con una glosa acerca del misterio del tiempo.
Las estatuas griegas de Riefenstahl se metamorfoseaban para convertirse en bailarines vivientes. Por su parte Wender toma el fresco de San Francisco de la capilla Scrovegni para metamorfosearla en una cinta muda en blanco y negro que nos revela a un actor viviente haciendo las veces de un santo enternecedor. Un viejo truco de cámaras, de tanto en tanto se convierte en una moderna película en tecnicolor para enfatizar que Bergolgio no es sino una reencarnación de su patrono del siglo trece.   
El resto es predecible, sorprendente sólo en su deriva cinematográfica. Como un eco de las extasiadas escenas de las convocatorias de Nüremberg, el rugido de las muchedumbres constituye un tema tan importante como el del propio papa. Wenders recurre a tomas donde se lo sigue de cerca a Francisco: la cámara corre detrás de la cabeza del Papa mientras está de pie sobre un vehículo que pasa raudamente en medio del gentío que lo adora. El audio es emocionante; es que se oye el júbilo de las masas.

Nos enteramos de bien poco acerca del hombre en sí mismo, más allá de su imagen así establecida. De su vida antes del papado, sólo hay un clip de archivo en el que se dirige a una muchedumbre en los años ’90: más que como un arzobispo, habla como cualquier líder sindical peronista o cualquier político en plena campaña. 
En cada uno de sus viajes, desde las Filipinas hasta los campos de refugiados de Medio Oriente, la cámara se aproxima para mostrar cómo el Papa trabaja a las multitudes, deteniéndose morosamente en los rostros extasiados o llorando de la gente. Luego se mantiene vigil mientras una anciana se lleva la mano de Bergoglio a la boca y allí la deja durante demasiado tiempo. La cámara se mantiene bien cerca cuando los hombres lo besan y acarician, algunos clamando “¡Nobel! ¡Nobel!” Después hay tomas de exuberantes banderas y pancartas (“¡Grazie, Papa!”). Francisco goza con la adulación. 
Una serie de imágenes escenificadas
¿Quién no recuerda las imágenes escenificadas del presidente Clinton, solemnemente y en perfecta soledad, recorriendo las playas de las playas de Omaha? ¿O aquellas otras del presidente Obama haciéndose fotografiar, solemnemente y en perfecta soledad, recorriendo las playas del golfo donde ocurrió el derrame de petróleo de Deepwater Horizon? Wenders repite la apuesta una y otra vez a lo largo de este documental. 
Aquí está Francisco, solemnemente y en perfecta soledad, contemplando el río Jordan, de pie frente al Muro de los Lamentos, o mirando hacia una calle en ruinas. Filmado desde atrás, este toma en particular no trae a la memoria a Gary Cooper dirigiéndose a pie hacia el centro de Hadleyville. Donde quiera que haga pie Francisco, siempre estamos en “A la hora señalada”.
Aparecen cintas apocalípticas de Hiroshima. Por entonces Bergoglio apenas si aprendía a caminar. Pero se presenta como el protagonista del “Canto a mí mismo” de Walt Whitman: “Yo soy el hombre, he sufrido, estuve allí”. La pose resulta completamente inútil si se trata de entender las complejidades detrás del bombardeo de Hiroshima o las necesidades trágicas de una guerra defensiva—cosa que papas anteriores trataron de entender en medio de su angustia.  
La cámara vuelve a viajar en el tiempo para dejar que la distancia en el tiempo dramatice adecuadamente cómo el Papa se aleja en soledad después de la recorrida del campo de Auschwitz. Después salta hasta el rostro de Francisco, siempre solemne y en perfecta soledad, sentándose, la cabeza gacha, en una oscurecida celda del campo—una evocación de Jesús llorando sobre Jerusalén. Escenificado por la cámara y tras una serie de horrorosas escenas de archivo sobre el campo, este constituye uno de los episodios más desvergonzados de este deshonesto documental. La escena en que contempla a Israel le quita todo contenido salvo un muy bergogliano suspiro por los contrafácticos que hubieran podido ser.
Contradicción entre la imagen y la acción
Las viñetas de lugares comunes se suceden una tras otras como las cuentas de un rosario. El humilde Francisco besa pies; el paternal Francisco se divierte con los dibujos de los niños, el tierno Francisco le da unas palmadas a los enfermos. Échenle una ojeada al papa al lado de Stephen Hawking. Admiren su dulce sensatez cuando está en compañía de jefes de estado. Maravíllense como se gana las ovaciones de inmensas muchedumbres en el escenario del mundo. 
Un lance revelador ocurre en un hospital africano. Una paralítica yace inmóvil en cama cuando Francisco se agacha para tocarle la cabeza. De repente un empleado se lanza hacia adelante para retirarle la frazada exponiendo ante la cámara la mano temblorosa del paciente, para destacar el patetismo de la escena.  Ella le echa una ojeada a la cámara.  Después de todo, no es más que un montaje.  
Vinculando el caleidoscopio de escenas, siempre está la voz de Wenders. En un segmento auto-adulador, Francisco sobreactúa. Cuenta una anécdota sensiblera de un llamado telefónico, efectuado a pedido de la madre, que le hizo a un chico de ocho años que se moría de cáncer. Después de varias intentonas fallidas, Francisco deja su mensaje en el contestador telefónico  y, mirabile dictu, el niño murió “reconciliado con su propia muerte”.  Pero, no habiendo hablado con el niño, ¿cómo podía saberlo! En la ficción de Dickens, la muerte de la pequeña Nell resultaba risible en el esforzado intento de conmovernos hasta las lágrimas. En la vida real, y de parte de un papa que se auto adula desvergonzadamente, su replay resulta obsceno. 
Pero la preocupación de Francisco por una sola niña condenada a muerte no se extiende aquí a los aún no nacidos. Francisco guarda silencio ante la campaña en favor del aborto en Irlanda, un tema decidamente definitorio de nuestro tiempo. Presentado justo antes del voto, el documental no tiene ni una sola palabra en favor de la vida de los niños en el vientre materno. 
Una simulación de intimidad personal 
Wender utiliza efectivamente un “Interrotron” el invento de Errol Morris: se trata de un ingenioso dispositivo que crea la ilusión de que uno está accediendo a la vida emocional del entrevistado. Bajo la hipnótica luz de la pantalla cada espectador tiene la sensación de que hace contacto visual íntimo con la persona de Francisco. 

Dirigiendo su mirada al “Interrotron”, Francisco le habla al rostro de Wenders que está en la pantalla que tiene en frente. En realidad, Wenders estaba a unos 20 metros usando auriculares. El dispositivo reproduce cambios en la expresión facial y otros gestos que no se advertirían si el entrevistado fuera filmado de manera convencional.
En verdad, el medio se ha convertido en el mensaje. La simulación de intimidad personal que se logra con este dispositivo tiene una eficacia que no puede compararse con los medios de filmación convencionales. Le confiere una apariencia de solvencia a untuosas banalidades y a los lugares comunes de la ideología.  
El propósito del Papa Francisco no es el de informar, sino el de crear un aura. Francisco es un paternal mesías que nos recuerda que tenemos que bajar un cambio y jugar con nuestros hijitos. Tengamos sentido del humor. Y no nos olvidemos de sonreír: “¡Una sonrisa es la flor del corazón!” Las puerilidades hechas de dulce de leche con miel apuntan a la sensiblería de la gente del común que Francisco corteja y alienta. 
Todos somos “hijos de Abrahán”. Adoramos al mismo Dios; somos todos parte de una sola familia y Jesús es “nuestro hermano mayor”. Las verdades más molestas no tienen lugar en este equivalente religioso de la ópera bouffe. Francisco reproduce el tema de los musicales de Gilbert y Sullivan: “¡Nada importa el por qué y el por tanto / El amor puede nivelar los rangos, y por tanto…! (“Los piratas de Penzance”)”. Lo que nivela los rangos, bien puede nivelar los dogmas. Y a eso estamos jugando. Francisco no está restaurando la Iglesia sino que la está descristianizando.  

El Papa Francisco planeó esto ni bien asumió el pontificado
“El Papa Francisco” es un documental inquietante, no sólo por su exaltación de la figura de Francisco y sus políticas, sino por haber sido planificado desde el comienzo de su ascensión al papado. 
La página Biography.com declara que Wenders recibió una invitación por escrito  para “colaborar” con el Papa Francisco en la producción de un documental sobre su papado en el año 2013, el año en que empezó su reinado. Wikipedia fija la fecha como del año 2014. (La oficina de prensa del Vaticano se mostró veloz: ni bien se presentó, el documental ya tenía una entrada en Wikipedia, como si fuera un clásico en la historia del cine). 
De entrada, Bergoglio se concentró en documentarse a sí mismo como el héroe de su propio pontificado 
Dario Edoardo Viganò, un sacerdote italiano dedicado a la semiología del cine y de los audiovsuales, estableció el contacto entre Francisco y el productor de cine. Amigo personal de Wenders, desde que se conocieron en el Festival de Cine de Venecia en 2004, Viganò fue el primer enviado del Vaticano al Festival de Cine de Cannes del año 2015. En ese año, Francisco fundó el Secretariado para las Comunicaciones del Vaticano, designando a Viganò como su primer prefecto. Esto es crucial: de entrada, Bergoglio se había propuesto documentarse a sí mismo como el héroe de su propio pontificado. Así las cosas, el documental subordina la substancia de su papado a la personalidad de Francisco y sus tiquismiquis secularistas: “Él es el pastor del mundo entero. Su vida misma es como una homilía”, le dice un viejo amigo a la cámara.
¿Cómo termino? La Secretaría para las Comunicaciones es una mala copia del Ministerio de la Verdad. Todo está en cómo se dicen las cosas. Lo demás es puro espectáculo, llevándonos en andas de las olas de las sucesivas imágenes. Emociones inducidas a fuerza de imágenes triunfan por sobre las palabras y las razones. Pensado para promover el culto de su personalidad, “El Papa Francisco” hace un ídolo del Papa y reduce el cristianismo al nivel de cualquier ideología. 


Tradujo Jack Tollers)

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Típico del papa Francisco: vulgar y de pésimo gusto...

javcus dijo...

Es la más descarnada crítica cinematográfica de esa hagiografía ante mortem, pero todas coinciden en lo esencial: pura propaganda.

La diferencia entre esta aberración y «El triunfo de la voluntad» de Leni Riefenstahl es que al menos los nazis tenían mucho más glamour.

Social Justice Warrior: A review of ‘Pope Francis: A Man of His Word’
https://www.lifesitenews.com/opinion/pope-francis-the-activist-a-review

javcus dijo...

Verán que esta otra también coincide en lo esencial:

A Man of His Word? But His Word Is the Problem!

https://onepeterfive.com/man-word-problem/

“A dictatorship requires three things: a man, an idea, and a following ready to live for the man and the idea, and if necessary to die for them. If the man is lacking, it is hopeless; if the idea is lacking, it is impossible; if the following is missing, the dictatorship is only a bad joke.”

Thus said Joseph Goebbels, the “Minister of Public Enlightenment and Propaganda” for Nazi Germany from 1933 to 1945. To his list of three requirements for a dictatorship, I would add an obvious fourth (given his office, I’m surprised Goebbels didn’t mention it): propaganda.

Walter E. Kurtz dijo...

"El Triunfo de la Voluntad" parece el título de un libro de autoayuda con bergoglemas. Es jesuitismo disuelto en agua del Riachuelo.

Anónimo dijo...

Una sola imagen dice mas que mil palabras. Cuando el Papa va entre la gente se ve que no bendice con la señal de la Cruz, si no que saluda levantando la mano. Eso solo creo que dice mucho.

Slds

Anónimo dijo...

Hago una consulta al foro y agradeceré su respuesta.
Estoy investigando sobre cuando comenzó a practicarse la confesión o sacramento de la penitencia tal como lo conocemos hoy. Por lo que pude rastrear desde el siglo XIII, durante el Concilio de Letrán se impuso la confesión privada.
Si alguien puede aportar material se lo agradeceré.
Saludos,
Pep

Dark Henry dijo...

Lanzar este film antes de que Pancho palme no parece haber sido una buena movida del Vaticano.
PS: Guste o no, Adolf y Joseph dijeron mas verdades que Pancho y Tucho.

Anónimo dijo...

Todo bien con la crítica, pero ¿justificar Hiroshima en la guerra defensiva? Me parece demasiado yankee.
Hilbert

javcus dijo...

Dark Henry:

No es que ni esperan a que la palme, es que casi ni esperan a que empiece el pontificado:

«La página Biography.com declara que Wenders recibió una invitación por escrito para “colaborar” con el Papa Francisco en la producción de un documental sobre su papado en el año 2013, el año en que empezó su reinado.»

Dark Henry dijo...

Totalmente de acuerdo con el Anónimo (12:17). Los EEUU estaban deseosos de entrar en la 2da Guerra y provocaron una y otra vez tanto a Alemania como a Japón. Pearl Harbor fue una operación de bandera falsa, sabian que se venia porque Japón estaba contra las cuerdas, y lo dejaron hacer. Decir que Hiroshima fue algo "defensive" es repulsivo. Fue un crimen atroz, cobarde e injustificado que clama al cielo, como el de Dresden, que los gringos pagarán a su debido tiempo. O quizás ya lo hayan empezado a pagar. La autora tiene claramente un costado neocon.

Anónimo dijo...

10:39 en Arg se le dice chabacano a esa clase de mentalidad naturalista y pedestre.

Walter E. Kurtz dijo...

Al final va a ser que la hipótesis/profecía de las dos Iglesias, la de la publicidad y la de la Fe, del P. Meinvielle en la "Conclusión" de De la Cábala al Progresismo se está cumpliendo.

Anónimo dijo...

Kurtz: es asi, lo vengo diciendo hace rato. Pero parece que a muchos la coexistencia de dos Papas se les ha hecho algo natural. Impresionante la profecia de Meinvielle, la pega hasta en los detalles (como cuando dice que un mismo Papa presidiria ambas Iglesias).

Walter E. Kurtz dijo...

Ojo, pero Meinvielle no dice que coexisten "dos" Papas, sino por el contrario que es el mismo Papa para estas dos "Iglesias".

Un mismo Papa presidiría ambas Iglesias, que aparente y exteriormente no sería sino una. El Papa. con sus actitudes ambiguas, daría pie para mantener el equívoco. Porque, por una parte, profesando una doctrina intachable sería cabeza de la Iglesia de las Promesas. Por otra parte, produciendo hechos equívocos y aun reprobables, aparecería como alentando la subversión y manteniendo la Iglesia gnóstica de la Publicidad.

Ramón dijo...

Evidentemente es anterior. En el mundo oriental, que no reconoce ese Concilio, se confiesa desde tiempo inmemorial. Es tradición apostólica.

Dulcinea Argentina dijo...

Exacto KURTZ...venimos diciendo eso desde hace rato. Pero, hay que ver que Caponnetto insinúa que no es papa Francisco, entonces no todos ven lo de Meinvielle.

Walter E. Kurtz dijo...

Dulcinea,

Por supuesto que es cuestión opinable. Siempre vemos "la realidad" desde donde estamos parados... (los contemporáneos de Napoleón pensaban que él era el Anticristo).

Pero siempre se puede estar peor.

Es una hipótesis teológica de Meinvielle, fundamentada sí, pero no dogmatizable.