martes, 12 de marzo de 2019

Desconcierto y bronca en la CEA


Comenzó ayer la asamblea plenaria de los obispos argentinos y pareciera que será una reunión complicada. Los obispos más o menos serios están desconcertados y con mucha bronca. Los nombrados por Francisco, en cambio, revolotean en el paraíso de la ternura y la misericordia.

En la homilía de la misa de apertura, el presidente de la CEA, Mons. Oscar Ojea, afirmó que “los abusos sexuales son también abusos de conciencia y siempre parten de un abuso de poder”, y que “el papa Francisco llamó vivamente ‘a dar un corte radical a estas situaciones’ de abusos”, llamando a sus hermanos obispos “a no encubrir ni de lejos una denuncia que amerite una investigación para proteger a los menores y a los adultos vulnerables”.
Los prelados argentinos comprendieron enseguida que Ojea hablaba pour la gallerie, porque si era en serio, la mitad de los presentes debía retirarse. Saben que el problema de los abusos y encubrimientos en Argentina es mucho mayor de lo que piensa, y saben también que, si de encubrir se trata, el primero que encubrió a sacerdotes abusadores fue el cardenal Bergoglio, como ya hemos probado en este blog. Y causó sorpresa que fuera justamente Ojea, obispo de San Isidro, diócesis en donde se han producido los casos más resonantes de abuso y encubrimiento en tiempos de su predecesor, Mons. Casaretto, el que viniera a sermonearles de tolerancia cero. 
Son varios los obispos preocupados puesto que no saben qué harán cuando estalle la tormenta y truene el escarmiento de los fieles cuando descubran la subcultura homosexual existente en el clero argentino, que en algunas diócesis llega a porcentajes alarmantes, y justo en el momento en que el episcopado ha renunciado a los aportes del Estado y necesitan de la buena voluntad de los laicos para poder financiarse.
Para colmo de males, anoche, en un reportaje televisivo, la diputada Elisa Carrió afirmó que Guillermo Moreno trasladó al Vaticano durante el gobierno kirchnerista, fuertes sumas de dinero fruto de la corrupción. Y aunque sea un lugar común decir que Carrió está un poco chalada, lo cierto es que tiene una enorme credibilidad entre los argentinos, a quienes no les costará mucho creer que Bergoglio, además de peronista y amigo de los personajes más impresentables de la política, es también corrupto.
Por otro lado, la bronca de la mayoría de los obispos, según nos comenta un observador de la CEA, viene por la próxima beatificación de Mons. Angelelli, a la que no le encuentran ninguna razón y consideran no solamente irreverente sino también disparatada. Ellos han recibido y remitido a la Santa Sede documentos y protestas de muchos sacerdotes y laicos que se resisten a la idea de el Iglesia ubique en sus altares a un obispo y tres personajes más, que no solamente profesaron el marxismo, sino que alentaron el terrorismo como promotores del grupo armado Montoneros.
La única respuesta que reciben a estos planteamientos es que el Papa está mejor informado y tiene la gracia de estado para saber a quién beatifica, y eso mismo es lo que transmiten a los fieles que plantean su descontento. Pero bien saben que ese argumento no puede sostenerse pues los acontecimientos de los últimos tiempos demuestran que si algo le falta a Bergoglio es, precisamente, buena información. Y para prueba basta hojear los diarios de los últimos meses. 
Podríamos conceder que el Papa desconocía los detalles y la gravedad del caso McCarrick y de los miles de abusos ocurridos en Estados Unidos pero, ¿podía desconocer lo que sucedía en Argentina?
El caso de Mons. Zanchetta es emblemático pues se trata de un amigo personal del Papa Francisco. El pontífice fue informado oportunamente por las autoridades de la diócesis de Orán de los escándalos protagonizados por su ordinario que estaba sucediendo, e hizo oídos sordos. Finalmente lo relevó y lo designó en un un alto puesto del Vaticano, lo que contribuyó a acrecentar un escándalo frente al que nadie puede dar una explicación, como quedó demostrado en el desconcierto de Mons. Scicluna frente a una pregunta concreta sobre el caso realizada por una periodista americana. “¿Por qué debemos creer en las afirmaciones de tolerancia cero a abusadores y encubridores realizadas por Francisco cuando él mismo encubrió a Mons. Zanchetta recientemente?”, preguntó. Y todos hicieron agua en los intentos de respuesta. Y como si todo esto fuera poco, los medios publican hoy  que este obispo adicto a páginas pornográficas de contenido homosexual y al toqueteo de seminaristas, está participando, invitado por el Santo Padre, del retiro espiritual de la Curia Romana, como si nada hubiese pasado.
(No es un caso aislado. Hoy también nos enteramos que Mons. Capozzi, secretario del cardenal Coccopalmiero, que fuera descubierto hace unos meses en una orgía homosexual con consumo de drogas y que, se dijo, se había retirado a una vida de oración y penitencia, ha sido ya ascendido a párroco en una diócesis italiana).
Tampoco podía desconocer Bergoglio el caso Mons. Casaretto, que protegió al sacerdote pedófilo Cristián Gramlich y amenazó a las víctimas con un juicio penal por calumnias, caso al que nos referimos detalladamente en este blog. A pesar de esto, Francisco comisionó en 2017 a Mons. Casaretto para que investigara las denuncias de abuso sexual por parte del obispo auxiliar de Tegucigalpa a sus propios seminaristas, además de una serie de desfalcos económicos. No es de extrañarse por esta incoherencia, pues durante varios años el entonces cardenal McCarrick recorría el globo cumpliendo encargos del papa argentino. Vergonzosamente, en Argentina y otros países hispanohablantes se utiliza el Misal confeccionado por Gramlich con la firma del cardenal Bergoglio, que fue promulgado pocos días antes de su condena definitiva.
Públicamente documentada fue la evidencia de falta de información esencial y sensible del Papa  Francisco en el caso de Mons. Barros cuando, perdiendo sus estribos, respondió de mala manera a los fieles que le preguntaban sobre este obispo chileno, diciendo que no había prueba alguna sino sólo calumnias. Finalmente, en sede judicial, quedó ampliamente demostrado lo que todos sabían, excepto el Papa, de que no solamente Barros sino varios obispos chilenos estaban directamente implicados en casos de abuso sexual a menores y encubrimiento.
Todo hace suponer entonces que el Santo Padre no tiene ningún tipo de información privilegiada que justifique la beatificación de Angelelli y sus compañeros y, al permitirla, pondrá en serios aprietos a la Iglesia argentina.


Una cuestión queda sonando: una persona que ha demostrado manifiesta incapacidad para gestionar la información y ha manejado de un modo tan catastrófico la situación por la que está atravesando la Iglesia, ¿está en condiciones y tiene la gracia de estado para gobernarla?

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos los niños en clase de catequesis levantarían la mano para responder su última pregunta al unísono....nooooo

Claro que no. Y no le dejemos pasar a Casaretto el aberrante (mucho más que el de Gramlich) abuso de niños de parte del cerdo Mercau, quien, si no me equivoco, está libre y protegido por "fieles" tibios.

Anónimo dijo...

Una persona que ha demostrado manifiesta incapacidad para gestionar la información y ha manejado de un modo tan catastrófico la situación por la que está atravesando la Iglesia, ¿está en condiciones y tiene la gracia de estado para gobernarla?

R.- Breviter atque indubitabiliter: non!, como dictaminaría el gran Pascal, buen conocedor de los pastores/lobos.

Anónimo dijo...


Si existe información sobre el obispo Angelelli que desconocemos , habra que investigar o esperar para saber .

A priori no tendria que haber sorpresa . Pero ¿ Quien sabe ?

Elece

Anónimo dijo...

Que triste situación.

Jav dijo...

La cultura homosexual y modernista es presente en la CEA!!.
Estamos al mando del Club de San Isidro, que paradoja!!!
Manejan los obispos ricos y hablan los Marxistas de la Teología Liberación.
Dios Mío!!!
La gracia santificante actúa en estos Pseudo Obispos, donde quedó el Legado de Tortollo y Canovai.
Dios los guarde

Francis y sus amigos dijo...

https://infovaticana.com/2019/03/12/que-pinta-zanchetta-apartado-por-abusos-sexuales-en-el-retiro-del-papa/

Ahí se lo ve al Obispo Zanchetta esperando subir al autobús con el Santo Padre en los Ejercicios Espirituales del Vaticano

Anónimo dijo...

La iglesia se escuda en que es un mal social, un abuso de poder, el robo producto de la codicia capitalista, el abuso sexual debido a la televisión,la prostitución a la trata de personas y la debilidad humana. Si los gobiernos pensaran lo mismo las cárceles estarían vacías y los ciudadanos con pistolas en la mano. Es que desde Francisco para abajo, da asco oirles hablar. Pero lo indignante es escuchar los discursitos de Francisquito mandando al infierno a los que pagan en negro, a los empresarios, a los chismosos, a los que critican a la iglesia son sobrinos de satanás. Es que tanto morro y una cara tan dura como el cemento armado es imposible con el que se ha cubierto la iglesia en este podrido mundo. Los fariseos al lado de ellos son hermanitas de la caridad.

Anónimo dijo...

Seis años de un papado "deslumbrante"!

https://www.infobae.com/opinion/2019/03/13/el-papa-deslumbro-al-mundo-por-que-los-argentinos-lo-resisten/

Anónimo dijo...

El año pasado en el mes de octubre me fui a confesar a una parroquia en Capital, y le dije al sacerdote que a veces la ira que sentía por las cosas que pasan en la Iglesia no me hacía bien y temía que fuera del mal espíritu.
El sacerdote me dijo que si me pasaba eso era porque estaba desinformado (básicamente que me creía lo que decían todos los medios), yo le dije que había cosas objetivas, como lo de Angelelli. Me respondió que eso era sólo un rumor, a lo que le dije que no, que estaba desinformado porque ya se había anunciado la ceremonia de beatificación para abril.
Luego (en la misma confesión) me dijo entonces que si ponía en duda eso yo no era católico sino protestante.
Me callé la boca a lo que decía esperando la absolución (en un momento dudé si me la iba a dar) porque toda la discusión (que yo no había tenido intención de provocar) me parecía delirante en el ámbito de la confesión.
Lo que resulta realmente triste de todo esto es que no se puede ni hablar con muchos sacerdotes y obispos de estas cuestiones. Cuando uno cuestiona las respuestas son (i) o hacen silencio, (ii) o agreden con el fin de neutralizarte, el caso de Mons. Colombo cuando contestó el editorial de La Nación (que cuestionaba la beatificación de Angelelli), llamando profetas del odio, o la anécdota que cuento.
Frente a la argumentación racional la respuesta es la sinrazón o, paradojalmente (ya que son los mismos que lo denuncian), el peor de los clericalismos.

Anónimo dijo...

Una aclaración. Inés San Martín, la periodista que hace la pregunta a Scicluna, es americana sí, pero de Argentina.

Anónimo dijo...

Esto me hace recordar a la militancia K, descalifican con falacias, nunca un argumento

Maximiliano Aquino dijo...

Querido anónimo

Si algo me a enseñado el ecumenismo es que:
Si el sacerdote que en cuestión le ha dicho a usted que es un protestante, tranquilamente pudo pedirle directamente la Comunión sin necesidad de absolverlo. Y también que se arrodille y le besé los pies y le diga cosas solo cosas lindas...

Si llaman protestante a un católico preocupado por la Iglesia que sean coherentes con el ecumenismo y nos llenen de flores cómo hace Roma con los herejes y cismaticos

Jan Ellery dijo...

Don Wanderer, queridos y demás. Se acumulan novedades que tienden a ir mas que "de mal en peor", de horror en horror. Vergüenza o confusión. No se pero, ya!
No se me acuse de "sedevacantismo", por favor, porque no es el caso ni el deseo.
Pero, señores, ¿no suena apropiado acaso aquello de "SALID DE ELLA PUEBLO MIO"?
¿No sienten que es necesario DIFERENCIARSE, DISTANCIARSE, ALEJARSE?
¿Y por que? Porque quizas sea que ya no es posible ver el Rostro de Cristo en eso que ocupa el sitio pero que todo parece señalar que en realidad ES OTRA COSA.

Empleado Bancario dijo...

En cuanto a lo de la denuncia de Carrió de lavado de dinero de la corrupción kirchnerista por parte del Vaticano, por ahora no hay nada concreto más que acusaciones mediáticas.

Y lo digo porque más allá de casos muy intrincados --que no es el caso--, existen al menos desde hace 20 años controles internacionales bastante complejos muy difíciles de sortear.

Si lo de Lilita está basado en los delirios del "diácono Sonante" (miembro de su partido), Bergoglio puede dormir tranquilo...

Anónimo dijo...

Qué hacía Zanchetta en el retiro? Como podrían justificar su presencia?

Anónimo dijo...

Tortolo?

Anónimo dijo...

Miro la foto y pienso: "¡qué pintas! ¡qué caruchas!" Y eso que tienen delante ¿se supone que es el Altar?

Anónimo dijo...

Nadie festeja que hoy se cumplen 6 años?

Anónimo dijo...

Gracias al anónimo de las 22.35 fijo la mirada en el "altar" de la foto. Sin cruz, sin velas, sin flores... desprovisto de casi todo. Una tristeza. Un signo elocuente. Y para los concelebrantes, no pudieron conseguir siquiera unas estolas moradas...

El Nevado

Joaquín Aragón dijo...

En un todo de acuerdo con su comentario Jan Ellery. No sé cuántos fieles habrán perdido la fe debido a esta hecatombe pero lo que sí sé es que se rompió la confianza en el clero. Al menos para mí ya es tiempo de preparar las valijas.

Anónimo dijo...

Estimado D Guander
En su generalidad, la liturgia actual no supera una papolatria berreta y supersticiosa y lo misional no alcanza a una ONG barrial.
Con mis respetos
Puestero del Oeste

Jan Ellery dijo...

Estimado Joaquín. En principio gracias. Su comentario hace que uno no se sienta tan sólo. Y coincido con usted, porque yo creo que tambalea la fe de muchos. Se dirá que son pruebas y que en esas pruebas se acrisola y fortalece el hombre de fe. Yo... puedo conceder, sin embargo me parece que permanecer en el mismo sitio que esos... (ni siquiera sé como denominarlos; huyen hasta los adjetivos cuando se trata de estas cuestiones) pues bien, yo siento, y no pretendo involucrar a nadie ni lanzar una corriente ni nada parecido, siento que hay que diferenciarse públicamente.
Insisto que como usted dice "es tiempo de preparar las valijas" y... ¿será el de "rajarse" pa'l desierto de la fe? Yo no sé. Porque ¿como es eso? Pero la verdad es que la cosa se pone cada vez más fiera, ¿vio?
Se verá supongo... dicen que Dios aprieta pero no ahorca.
A mi, o sea, mi límite es eso de la "marca" que dice San Juan.
Si un día empiezan con eso (sello, microchip, o lo que sea) ahí si que me tomo las de Villa Diego. Abrazo.

Anónimo dijo...

Jan: yo creo que el límite es la Abominacion Desoladora en el Lugar Santo...al menos Cristo lo da a entender cuando dice:....entonces ahi si, huid a los montes, etc, etc.

Odysseus dijo...

¿Es que todavía se usa eso de ir a charlar en el confesionario sobre espiritualidad o teología? Pensé que era para acusarse de los propios pecados y esperar la absolución (y en el mejor de los casos algun avemaria de penitencia).
No nos quejemos si los curas cambian los ritos si nosotros vamos cambiando los que nos parecen.

Saludos cordiales,
Odysseus.

Jan Ellery dijo...

Anónimo de 12:06
De acuerdo. ¿y eso que es según usted? O, mejor dicho, hago un intento, a la vista de la actualidad. Bastante abominable es la situación actual, ¿no? Tanto así que si es cierto sólo en parte lo que cuenta el intragable de Martel, lo abominable estaría bien instaladito en lo que otrora era la "cátedra de la verdad".
Pero a esto que es escatológicamente escabroso agreguemosle el declive (si no mutación) de la Liturgia, que para mi es una constante desde hace décadas. Y vaya si hay en ese rubro abominables experimentos y sacrílegios.
Y ya que estamos... Ha habido de todo, es cierto, a lo largo de los siglos en materia de papas o pontífices. De todo significa... DE TODO. Bien. Pero, el pontificado de Bergoglio digamos que resulta ser, no digo que lo peor que se haya visto en 2000 años, pero si, también, bastante abominable. Y creo no equivocarme si digo que todavía no hemos visto lo peor y se avecinan profundas simas de abominables soledades, aislamiento mientras que deberemos prepararnos a peores espectáculos. Así que, si bien no tengo ni idea de cual sea el momento exacto en que nos encontramos, algo me dice que hay que estarse preparados para cualquier cosa.