sábado, 31 de marzo de 2007

Sic transit gloria mundi

Los católicos de los ´50 y de los ´60 pudieron ver a sus papas en la sedia gestatoria. Nosotros, los de los ´90 y de los ´00, nos tuvimos que conformar con verlos en un ridículo carrito empujado por los gentiluomini. Santo subito!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Juan Pablo II estaba destruido por el parkinson: por eso tuvo que andar primero en un "carrito" y despues en silla de ruedas...

Bastante macabro el comentario...

Wanderer dijo...

Sr. Anónimo: lo que yo me pregunto, justamente, es que por qué no usaba la sedia gestatoria en vez de subirse en ese artefacto grotesco.