miércoles, 5 de agosto de 2009

Carta a Mons. Fellay, sin respuesta (por ahora)

El padre Giovanni Scalese, sacerdote inteligente y sensato - rara avis en los tiempos que corren - le acaba de escribir una carta abierta a Mons. Fellay que publica en su blog "Sin pelos en la lengua".
Por ahora, sin respuesta.

Excelencia Reverendísima,

No sé si esta “carta abierta” llegará alguna vez a Sus manos. Yo la confío a los ángeles para que se la entreguen personalmente. Ya otra vez escribí un artículo teniendo en mente vuestra Fraternidad; lo publiqué sobre este blog (fue mi primer post) y milagrosamente llegó a destino: fue retomado por vuestros sitios y definido “muy interesante”.

Esta vez me dirijo a Usted porque sé que están en curso los preparativos de los diálogos doctrinales con la Santa Sede, pedidos por ustedes desde hace largo tiempo y finalmente, con el levantamiento de las excomuniones, concedidos por el Papa Benedicto XVI. Por lo que sé, Usted ya ha estado en Roma para tomar los primeros contactos con la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Personalmente, siempre he sido del parecer de que no hay necesidad de “diálogos” para la readmisión en la comunión de la Iglesia Católica. Lo único necesario, según mi parecer, debería ser la profesión de fe prevista por los sagrados cánones. Una vez que compartimos la misma fe, deberíamos estar en plena comunión. Sobre el resto, que no está incluido en esta profesión de fe, considero que es siempre posible discutir libremente pero estando el interior, no en el exterior de la Iglesia. La aceptación de un Concilio, que se ha autodefinido “pastoral”, no debería ser, según mi opinión, una condición para la readmisión en la comunión eclesiástica. Estoy de acuerdo en que es más urgente que nunca una reflexión sobre el valor y la interpretación del Vaticano II, pero no me parece que esto deba ser objeto de una tratativa entre la Santa Sede y la Fraternidad de San Pío X; me parece, más bien, un problema que concierne a toda la Iglesia. Es por este motivo que he propuesto varias veces en este blog que el próximo Sínodo de los Obispos esté dedicado a la interpretación del Concilio.

Sin embargo, según parece, sea de parte de vuestra, sea de parte de la Sede Apostólica, una aclaración sobre el Vaticano II es considerada como una condición previa a cualquier otro tipo de acuerdo. De aquí, la necesidad de “diálogos doctrinales”. Así que, visto que tales diálogos doctrinales existirán, permítame darle algún consejo. No porque pretenda saber más que Usted sino sólo para expresarle, en espíritu de caridad fraterna, lo que siento en este delicado


momento.

En primer lugar, cuando venga a Roma para discutir con la CDF, no venga como quien deniega o, peor, rechaza el Concilio. Esto significaría el fracaso inmediato de cualquier diálogo. Venga, más bien, como alguien que acepta el Vaticano II por aquello que ha querido ser y efectivamente ha sido, es decir, un concilio pastoral. Diga también al Card. Levada que la única cosa que ustedes rechazan – y sobre esto, estamos todos de acuerdo – es la absolutización y la ideologización del Concilio, no el Concilio en cuanto tal. Dígale también que ustedes encuentran en los documentos del Vaticano II algunos textos ambiguos. También sobre esto, el Card. Levada debería estar de acuerdo con Usted. El mismo Pablo VI encontró ambiguo el tratamiento de la colegialidad episcopal realizado por la Lumen Gentium, tal es así que sintió la necesidad de adjuntar a esta constitución una “Nota praevia”. Añada que, habiendo ambigüedades en los textos conciliares, se hace necesaria una obra de interpretación. Pero, por favor, no se presente con la pretensión de ser Usted o su Fraternidad los intérpretes autorizados del Concilio. Pida, más bien, que sea la Sede Apostólica quien dé una interpretación auténtica a las partes más oscuras. Algo ya ha sido hecho (la llamada “Nota praevia”; la explicación del significado de la expresión “subsistit in”), pero aún queda mucho por hacer. El criterio general de tal interpretación ya ha sido indicado por Benedicto XVI en el discurso a la Curia Romana del 22 de diciembre de 2005: la hermenéutica de la reforma en contraposición a la hermenéutica de la discontinuidad y de la ruptura. Y dígale que ustedes, sobre esto, no sólo están plenamente de acuerdo con el Santo Padre sino que también quieren ponerse a su completa disposición para ayudarlo en esta obra de relectura del Concilio en el surco de la ininterrumpida Tradición de la Iglesia.

Excelencia Reverendísima, estoy seguro de que sobre cuánto he escrito hasta ahora, Usted se encuentra de acuerdo en gran parte. Me parece percibirlo por el tono de sus últimas intervenciones, mucho más conciliadoras y posibilistas que hace un tiempo. Pero sé también que debe hacer frente, en el interior de la Fraternidad, a posiciones más maximalistas que le advierten sobre ser demasiado conciliador en las relaciones con la Santa Sede. En mi humilde opinión, debería hacer entender a estos hermanos suyos que no puede ganarse nada, en este momento, permaneciendo en posiciones intransigentes. El Santo Padre ya ha dado muchos pasos hacia ustedes; ahora son ustedes quienes deben dar algunos pasos hacia él.

Esto no significa ceder en los principios; porque, si realmente les preocupa la suerte de la Iglesia, no hay nada mejor, para hacer valer aquellos principios, que la Iglesia misma. Permaneciendo afuera, ustedes dejarían a la Iglesia en manos de aquellas fuerzas destructivas que, poco a poco, la están llevando a la ruina. Mientras ustedes rechacen el Concilio, estas fuerzas tendrán una excusa para decir: “¿Ven? Ellos están fuera de la Iglesia, porque rechazan el Concilio; nosotros somos la verdadera Iglesia porque aceptamos, defendemos y realizamos el Concilio”. Si también ustedes aceptan el Concilio, aquellos quedarán desconcertados; y, en ese punto, se revelará quién es verdaderamente católico y quién no lo es; quién interpreta el Concilio a la luz de la Tradición y quién lo interpreta ideológicamente, apelando a su supuesto “espíritu”.

Esto no significa tampoco traicionar la herencia del Arzobispo Lefebvre. Usted sabe mejor que yo que vuestro Fundador participó en el Concilio, dando una notable contribución a las discusiones y a la elaboración de sus documentos, los cuales aprobó y firmó en su totalidad. ¿Por qué? ¿No se daba cuenta de la ambigüedad en ellos contenida? Evidentemente esperaba que se pudiese dar una interpretación ortodoxa. Fue sólo cuando vio que la interpretación y la aplicación del Concilio se habían convertido en monopolio de los modernistas cuando endureció sus posiciones. Estoy convencido de que, si hubiese visto que había espacio en la Iglesia para continuar sus batallas desde el interior, no habría llegado nunca a una ruptura con la Sede Apostólica. Ahora que este espacio existe, y es el mismo Sumo Pontífice quien lo ofrece, me parecería absurdo no aprovechar esta ocasión irrepetible. Se trata de elegir entre permanecer en el seno de la Iglesia y desarrollar allí un rol, ciertamente difícil pero precioso para la salvaguardia de la Tradición y la revitalización de la Iglesia misma, o preferir permanecer al margen o incluso fuera de la Iglesia, con el riesgo de transformarse en el sarmiento separado de la vid, destinado a secarse.

Excelencia, discúlpeme si me he permitido intervenir sobre estas delicadas cuestiones. Le puedo asegurar que, de mi parte, no hay ninguna pretensión ni ningún interés, sino sólo el deseo de ver el restablecimiento de la plena comunión en la Iglesia. La Iglesia tiene necesidad de ustedes y ustedes tienen necesidad de la Iglesia.

Aprovecho la ocasión para confirmarme, con sentimientos de distinguido respeto, de Vuestra Excelencia Reverendísima devotísimo,

Giovanni Scalese, CRSP

13 comentarios:

Francesco dijo...

¡No olviden poner la fuente de la traducción cuando copian textos!

Fuera de ese "detalle", es una carta muy interesante y el Padre Scalese demuestra una gran inteligencia al presentar la cuestión. No sé si la habrá leído Mons. Fellay pero, en muchas de sus intervenciones, parece estar siguiendo esta línea de acción...

Anónimo dijo...

Fellay "por ahora" no le ha dado una respuesta al sacerdote que le escribió esta carta vía su propio blog, ni debería dàrsela nunca.

Porqué debería dársela, esté o no de acuerdo con ella?

Entiendo que Fellay, si es un hombre serio, no le contestará a este buen sacerdote; pues no está para contestar cartas vía internet.

El cartero loco.

Anónimo dijo...

“Mira que vengo presto
Mantén lo que tienes
Que nadie se robe tu corona"

“Vengo pronto”, la palabra que abre y cierra el Apokalypsis. “Mantén lo que tienes”, otra vez la consigna del tradicionalismo, de la Iglesia anterior. No es tiempo ya de progreso, cambio o evolución. El actual Concilio Vaticano* no cambia nada, esas grandes mutaciones que esperaban los fantasiosos y noveleros: ¡se entretiene con pequeñeces de liturgia! Lo único grande que se propone es la renovación de la vida cristiana conforme a la ley del Evangelio y la unión de las Iglesias que Dios quiera sea conseguida.

*Diciembre de 1962.

P. L. Castellani – Apokalypsis según San Juan, p. 66.

No se si Castellani llegó a ver los frutos del Concilio -que sin dudas fueron y son calamitosos-, pero si el pensó que el mismo no cambiaba nada, le doy todo el crédito, y me sumo al pedido a la F. S P X para que lo acepte y luego de testimonio de su verdadera interpretación desde dentro de la Iglesia.


P.L.

Wanderer dijo...

Francesco: tiene razón. La traducción está tomada del blog "La buhardilla de Jerónimo".

Anónimo dijo...

De qué congregación es este sacerdote que firma "CRSP" ?

Hay algún sitio de internet donde se puedan ver todas las órdenes y sus iniciales?

Gracias.

Víctor.

Wanderer dijo...

Victor: Congregación de San Pablo, o barnabita.

Anónimo dijo...

En tanto que la religión marche, la razón marcha. Porque ambas son de la misma primitiva y autoritaria especie. Ambas son métodos que prueban y no pueden ser probados. Y en la acción de destruir la idea de la autoridad divina, hemos des­truido sobradamente la idea de esa autoridad humana, por la cual po­demos abreviar una división muy larga. Con un rudo y sostenido ti­roteo, hemos querido quitar la mitra al hombre pontificio, y junto con la mitra le arrebatamos la cabeza." (G.K. Chesterton) Ortodoxia.

Moro dijo...

Victor:

A.A. -- Augustiniani Assumptionis
A.B.A. -- Antoniani Benedictini Armeni
C.J.M. -- Congregation Jesu et Mariae (Padres de la Congregación de Jesús y María)
C.M. -- Congregatio Missionis (Lazaristas)
C.M. -- Congregatio Mariae (Padres de la Compañía de María)
C.P. -- Congregatio Passionis (Pasionistas)
C.PP.S. -- Congregatio Pretiosissimi Sanguinis (Padres de la la Sangre Más Preciosa)
C.R. -- Congregatio Resurrectionis (Padres de la Resurrección)
C.R.C.S. -- Clerici Regulares Congregationis Somaschae (Padres de Somasqui)
C.R.I.C. -- Canonici Regulares Immaculate Conecptionis ("Cánones Regulares de la Concepción Inmaculada")
C.R.L. -- Canonici Regulares Lateranenses ("Cánones Regulares del Laterán")
C.R.M. -- Clerici Regulares Minores ("Clérigos Regulares Menores", Mariani)
C.R.M.D. -- Clerici Regulares Matris Dei (“Clérigos Regulares de la Madre de Dios)
C.R.M.I. -- Clerici Regulares Ministrantes Infirmis ("Clérigos Regulares de los Enfermos", Camillini, Camilliani)
C.R.P. -- Congregatio Reformatorum Praemonstratensium
C.R.S.P. -- Clerici Regulares Sancti Pauli (Clérigos Regulares de San Pablo)
C.R.S.P. -- Clerici Regulares Pauperum Matris Dei Scholarum Piarum ("Clérigos Regulares de los Hombres Pobres de la Madre de Dios para Escuelas Pías", Piaristas)
C.R.T. -- Clerici Regulares Theatini (Clérigos Regulares Teatinos)
C.S.B. -- Congregatio Sancti Basilii (Basilianos)
C.S.C. -- Congregatio Sanctae Crucis (Padres y Hermanos de la Santa Cruz)
C.S.P. -- Congregatio Sancti Pauli (Paulistas)
C.S.Sp. -- Congregatio Sancti Spiritus (Padres del Espíritu Santo)
C.S.V. -- Clerici Sancti Viatoris (Clérigo o Clérigos de San Viator)
C.SS.CC. -- Congregatio Sacratissimorum Cordium (Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús y María)
C. SS. R. -- Congregatio Sanctissimi Redemptoris (Redentores)
Inst. Char. -- Institutum Charitatis
M.C. -- Misioneros de la Caridad
M.S. -- Misioneros de La Salette [Francia]
M.S.C. -- Missionarii Sancti Caroli ("Misioneros de San Carlos")
M.S.C. -- Missionarii Sacratissimi Cordis ("Misioneros del Corazón Más Sagrado")
O.C. -- Ordo Charitatis (Padres de la Orde de la Caridad)
O. Camald. -- Ordo Camaldulensium (Camaldolenses)
O. Cart. -- Ordo Cartusiensis (Carhusianos)
O. Cist. -- Ordo Cisterciensium (Cistercienses)
...

Moro dijo...

O.C.C. -- Ordo Carmelitarum Calceatorum (Carmelitas)
O.C.D. -- Ordo Carmelitarum Discalceatorum (Descalzos, Carmelitas)
O.C.R. -- Ordo Reformatorum Cisterciensium (Cistercienses, Trapistas)
O.F.M. -- Ordo Fratrum Minorum (Franciscanos Observantes)
O.M. -- Ordo [Fratrum] Minimorum (Mínimos de San Francisco de Pablo)
O. Merced. -- Ordo Beatae Mariae Virginis de Redemptione Captivorum (Mercedarianos)
O.M.C. -- Ordo Minorum Conventualium (Franciscanos Conventuales)
O.M. Cap., O.F.M. Cap., O.M.C. -- Ordo Minorum Cappucinorum (Capuchinos)
O.M.I. -- Oblati Mariae Immaculatae (Padres de María Inmaculada)
O.P., Ord Fratr. Praed. -- Ordo Praedicatorum (Dominicos)
Ord. Praem. -- Ordo Praemonstratensium (Premonstratensianos, Norbertinos)
O.S.A. -- Ordo [Eremitarum] Sancti Augustini (Augustinianos)
O.S.B. -- Ordo Sancti Benedicti (Benedictinos)
O.S.C. -- Oblati Sancti Caroli (Padres de San Carlos)
O.S.F.C. -- Ordinis Sancti Francisci Capuccini (Capuchinos Franciscanos)
O.S.F.S. -- Oblati Sancti Francisci Salesii (Padres de San Francisco de Sales)
O.S.H. -- Ordo [Eremitarum] Sancti Hieronymi (Hieronimitas)
O.S.M. -- Ordo Servorum Mariae (Servitas)
O.SS.C. -- Oblati Sacratissimi Cordis ("Padres del Sagrado Corazón ")
O. Trinit. -- Ordo Sanctissimae Trinitatis (Orden de la Santísima Trinidad)
P.O. -- Pr tres de l Oratoire, Presbyteri Oratorii (Oradores)
P.S.M. -- Pia Societas Missionum (Padres de la Sociedad Piadosa de Misiones, Pallottini)
P.S.S. -- Presbyteri Sancti Sulpicii, Pr tres de S. Sulpice (Padres de San Sulpicio)
S.C. -- Salesianorum Congregatio (Congregación de San Francisco de Sales – Padres Salesianos)
S.D.S. -- Societas Divini Salvatoris (Sociedad del Salvador Divino)
S.D.V. -- Societas Divini Verbi (Sociedad del Verbo Divino)
S.J. -- Societas Jesu (Sociedad de Jesús, es decir: Los Jesuitas)
S.M. -- Societas Mariae (Sociedad de María)
S.P.M. -- Societas Patrum Misericordiae (Sociedad de los Padres de la Misericordia)
S.S.S. -- Societas Sanctissimi Sacramenti (Sociedad del Santísimo Sacramento)


Saludos.

Anónimo dijo...

Opinión personal de Malachi Martin para P. L.:

"No se si Castellani llegó a ver los frutos del Concilio -que sin dudas fueron y son calamitosos-, pero si el pensó que el mismo no cambiaba nada, le doy todo el crédito..."
No es cierto que no cambió nada: acentuó la descomposición espiritual latina... Quien haya seguido los entretelones sólo de la primera sesión del C.V.II, no podrá dejar de ver que no por casualidad se hio presión para tratar el tema litúrgico: se lanzaron como perros rabiosos sobre la "Adoración"... Destruída ésta, lo demás cae sin mayores problemas.
Me permito sugerirle la lectura del post de Wanderer titulado "Culto poiético (o liturgia renga", del año '97, si mal no recuerdo.
Con aprecio

- Malachi Martin -

Wanderer dijo...

Moro: Te falto I.V.E.: Instituto del Verbo Encarnado.

Anónimo dijo...

Moro, mil gracias.
Víctor.

Anónimo dijo...

El padre Scalese está desinformado y parece desconocer la situacion de la FFSPX y la capacidad de Mons. Fellay.
Si todos los sacerdotes se limitaran a ser buenos sacerdotes tendrían que emplear su tiempo en aconsejar a sus fieles y no caerían en el defecto tan actual de creer que se puede opinar sobre todo y que cualquiera sabe cómo deben actuar aún los de jerarquía superior. Y fundamentalmente no se hubiera llegado a la situacion que vive la Iglesia...pero si Dios lo permite, quién soy yo para decir algo. Por suerte es El quin juzgará.