martes, 4 de agosto de 2009

Otra carta para el Wanderer, con respuesta


Don Wanderer:

Hace un par de días empecé a leer su página, y la verdad que me parece sencillamente impresionante.

Hasta ahora venía leyendo a diario a Panorama Católico Internacional, y tenía lo que Marcelo Gonzalez decía como la voz de la verdad católica en nuestro tiempo. Como dice la entrada sobre los nuevos Midas. Jaja. La verdad, no me gustaban y no me gustan de ahí varias cosas que en otro momento puedo contarle.

Ahora que leo la suya, me paso de bando.

Leo lo que dicen los posts y los comentarios, y me parece leer mi misma vida espiritual. O lo que esta quiso ser.

Te cuento que tengo 33 años y fui seminarista en una diócesis del GBA.

Empecé a los 16 años con dirección espiritual con un sacerdote diocesano muy bueno. Como sabemos, a esa edad la mínima sugerencia de régimen de vida espiritual uno la toma como Palabra de Dios. o sea que si bien no me mandaron usar el "estadillo", yo mismo sin saberlo me lo autoimponía.

De ahí al Seminario. En el seminario obviamente un régimen de vida espiritual marcado.

Y siempre mirando con admiración a los hardliners: Opus Dei, Legionarios de Cristo, IVE. Miles Christi creo que no existía aun o no era conocido.

Ahora, años después, me estoy acercando a la liturgia de San Pio V gracias a este gran Papa, al Motu Propio, al levantamiento de las excomuniones, etc... Y volviendo a la dirección espiritual y confesión frecuente. Casado, con dos hijos.

Es verdad que uno prueba en carne propia las falencias de esos regímenes de ascética. Se ve que Dios no se nos da por ahí. Y más aun, que uno cada tanto tiene una experiencia de la Gracia en serio, y que no se nos dio por haber usado cilicios, ni haber ayunado ni nada, sino que, justamente, se nos dá Gratis (gracia). Sin embargo, tengo algunas tesis que quisiera debatir con Ud:

1. Si uno no hace esa experiencia de ascética, digamos, jesuítica, me parece difícil que uno pruebe la gracia. No porque la gracia se nos dé ahí, sino porque esta ascética "jesuítica" tiene por finalidad mostrarse insuficiente y ahí Dios viene y te ilumina. Como la Ley de Moisés, que lo que quería hacer era encerrarnos a todos en el pecado como dice San Pablo.

2. Si uno quiere ir a algún lugar a escuchar la doctrina católica, tiene que caer en algún hardliner. Tanto desde la dogmática como desde la moral, hasta la espiritualidad. Sobre eso, hacer comentarios, matizar, relativizar, etc... Pero no podemos negar que entre ir al IVE o a la comunidad de San Egidio uno iría al IVE.

3. Esto no quiere decir que los fundadores de esas comunidades sean santos. Solamente que enseñan la verdad católica tradicional independientemente de sus cualidades personales. Como se dice, Dios escribe derecho en renglones torcidos. Y muchas veces estos fundadores son instrumentos de Dios, aunque personalmente sean vanidosos, manipuladores, etc... Lo cual no me consta, lo digo en base a lo que leo en su blog.

4. Es muy difícil hacer una comunidad de "la verdad pura" tipo P. Castellani. Lo que sería la Iglesia de los primeros discípulos.

Bueno, otra vez sigo. Espero no haberle dado largas como dicen los gaitas.

Muchas gracias por su blog, es interesantísimo ver como la tecnología del malvado S XXI puede juntar a las almas y servir a Dios.

Cordialemente,

J.

Estimado J., ex-seminarista:

Le agradezco su mensaje, y le sugiero que agradezca a Dios por haber dejado a tiempo el seminario. Tomó una decisión saludable, a la vista de los tiempos.

No soy nadie para dar consejos, y mucho menos espirituales, pero ya que me pregunta, le doy mi opinión.

1. Hay cierta contradicción en su argumentación. Ud. plantea que es necesario que yo haga algo – ascética jesuítica – para recibir la gracia. Pero como Ud. bien dice más arriba, la gracia es regalada, y no viene como respuesta necesaria a una acción mía. La gracia, o el Espíritu, es el Espíritu, y Dios es Dios. Se da cuando quiere y a quien quiere.

Pero, cuidado. La idea no es que no haya que hacer ascesis, o sufrir de algún modo. San Pedro tiene una expresión muy significativa: “Hemos sido llamados a obrar el bien sufriendo con paciencia”. Es decir, nuestra vida de cristianos es una vocación al sufrimiento; así de simple, y de terrible.

Pero la cuestión radica en la hermenéutica que hagamos de ese sufrimiento. Una, es la interpretación jesuítica, con la que no acuerdo, y que consiste en centrarse en el “yo sufro” o en “mi voluntad me lleva al sufrimiento” y, así, con el esfuerzo de mi voluntad, o de mi yo, podré salvarme.

La fe cristiana, sin embargo, nos hace desesperar de nosotros mismos a fin de poner todas nuestras esperanzas en la intervención de Cristo. Pero no se trata de no actuar y no hacer nada, cayendo en un quietismo, sino que el Señor nos hace desviarnos de nosotros mismos y tornarnos a Él, a fin de que pongamos en Él la fuerza de nuestro actuar, que nada, absolutamente nada de nosotros, nos podría dar. El sufrimiento, entonces, no es más que un arrojarse en Cristo, ciegamente, sin confiar en nada en nosotros. Y ese salto da vértigo, y asusta. Pero eso es la fe. Es luz, y es oscuridad. Es vida, y es muerte. Lo dice muy bien Castellani.

2. Tiene razón. Yo mismo muchas veces caigo en las misas de los lefe e, incluso, he ido a varias misas kukusas. Siempre es mejor hacerse mala sangre por las predicaciones de un cura bobo pero piadoso, que por las de un cura bobo y hereje.

3. Dios utiliza como instrumentos a quien quiere. A un caballo, montado por San Pablo y del que se pegó un porrazo, a Stalin, que convirtió en mártires en muchos cristianos, a Pablo VI, que también martirizó a muchos católicos, y a Karloncho, que engatuza a jóvenes y familias excelentes. A Dios no le podemos discutir, aunque a veces hace cosas medio raras. Si no, pregúntele a San Roque que se hizo santo haciéndose el loco y mendigando por las calles y en las puertas de las iglesias de Roma.

4. No es difícil hacer una comunidad pura. Es imposible. Si no me cree, pregúntele a Fr. U.

Su amigo,

Wanderer.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Ludovicus dijo,

"Esto no quiere decir que los fundadores de esas comunidades sean santos. Solamente que enseñan la verdad católica tradicional"

Dos precisiones en forma de pregunta:
1)¿Y quién dijo que enseñan la verdad catolica tradicional?
2)¿Puede haber ortodoxia sin ortopraxis?

Anónimo dijo...

J.

Entonces podríamos decir que el WANDERER es algo así como PANORAMA CATÓLICO pero diferente en la línea editorial?

O son cosas totalmente diferentes?

Solo cambia que allí son lefebvristas y aquí no tanto?, o cambia el objeto mismo de ambas páginas?

La diferencia, estimado ex seminarista, creo que está en el objeto de ambas publicaciones.

Aquí se conversa, como en un café.
Allí se informa de diferentes cuestiones de la Iglesia y de paso la gente opina.

PANORAMA no es "más duro" que WANDERER, ni remotamente.

Un ejemplo: WANDERER, en el post anterior, se manifestó de acuerdo con que no haya educación católica en Rusia atento a la crisis de la Iglesia y a pesar que "solo hay salvación dentro de la Iglesia Católica Apostólica Romana" (tema que me hace un poco de ruido pero en el que, casi casi, coincido con Wanderer).
Discúlpeme que le diga que eso es más duro que lo que comunmente dice González.

El problema de no conversar cara a cara es que este medio a veces se pone hostil. Es casi inevitable. Lo escrito no tiene vuelta atrás. Allí está y así quedó.
Luego vienen los muchachos a decir sus boludeces (recuerde que el modernismo es, primero que nada, una forma de boludez) y se les contesta aveces con más paciendia, a veces con menos, depende ...

Créame lo que le digo. Conozco a Marcelo Gozález. Soy su amigo. Es un tipo con muy buena formación. Es mesurado. Es buen amigo. Es divertido. No es el cuco que la gente se hace. No es Radio Cristiandad ...

La diferencia en los gustos o en los modos de expresión no deberían enfrentarnos (salvo si hay cuestiones doctrinales de por medio, claro está). Ya en la Edad Media uno se podía ir con los dominicos o con los agustinos.
Fue muy grande el despelote que ya lleva 40 años. Eso, logicamente, provocó inquinas, generalmente torpes. Pero no olvidemos que estamos del mismo lado (cosa que en general el lefebvrismo es el primero en olvidar, cosa que debo reconcerle).

Por lo demás, algo me siento identificado con su vida. No he sido seminarista, pero en otras cosas coincidimos.

Un abrazo, El Carlista.

Anónimo dijo...

WANDERER, usted habla de los curas lefebvristas como "bobos".

No sé si soy bobo yo o si los curas de Martínez o Capital son bobos, pero, seguro que no noto bobera en los curas que escucho todos los domingos en La Reja.

Francamente: son tipos con los que converso no menos de 1/2 hora después de Misa todos los domingos. Se matan de la risa. Son muy abiertos a sacerdotes de fuera, yo lo he visto muchas veces. Son desacartonados y amigables (además de ser los tipos que celebran las Misas cantadas más hermosas que se puedan escuchar en este país, que yo sepa - hablo estríctamente de La Reja).

Quizás la feligresía y los curas son diferentes en los Prioratos. Quizás no se parezcan mucho a los del Seminario. Probablemente tenga que ver con que el Seminario es "autónomo" del Distrito. No lo sé.

De verdad. El más "gruñón" es un tipo macanudo. Es una cuestión de "primera impresión". Sé lo que le digo.

Una pregunta: qué sacerdote que celebra según el rito tradicional, a su criterio, no sería bobo? (creo que sé quien me dirá y estaremos de acuerdo).

Saludos.

El Carlista.

Juancho dijo...

Wanderer:

Ante todo gracias por la publicación de la carta.

Respecto a mi cuestión 3, trataré de explicarme mejor. Cuando uno es mozo (=adolescente) y quiere buscar a Dios, generalmente le dá por hacer muchos actos de piedad, tratar de imitar las mortificaciones que lee que hacían los santos, etc...

Yo me pensaba que entre eso y la santidad había una relación directa. Cuanto más rezaba y más me mortificaba, más santo era. Como que obligaba a Dios a pagarme con gracias mi "buena" voluntad.

Con los años, uno vé que la cosa así no anda. Y que hay que volverse más interior, más humilde, pedir más el don de la FE y rezar como el publicano "Señor, piedad de mí, pecador". No creerse más que nadie. Olvidarse de lo extraordinario.

Ahora bien: lo que digo es que para llegar a esto, uno tiene que haber empezado por la piedad exterior y las mortificaciones.

No porque ellas aporten algo de por sí, sino solamente para mostrar su insuficiencia, y que "toda nuestra justicia es como un trapo sucio ante Dios" como dice Isaías.

Como la función que San Pablo le da a la ley de Moisés. Que era para encerrar a todos en pecado y hacer más patente la necesidad del Redentor.

No sé, es lo que me parece. Para discutir nomás.

Juancho dijo...

Ludovicus:

Al punto 1). Me parece que lo que ellos enseñan es lo que más se aproxima a la tradición católica. Al menos la tradición tal como se cristalizó (como Uds dicen) en Trento . No quiero decir que IVE - Miles Christi lean mucho a los Santos Padres, o a los doctores medievales de primera mano (puede ser que sí, no lo afirmo ni lo niego). Lo que sí digo es que rechazan expresamente el modernismo / progresismo, que me parece lo más importante. Otro debate es en que medida Trento y el jesuitismo representas la modernidad dentro de la Iglesia. En eso no me quiero aventurar porque no lo sé.

Al punto 2). Supongo que a la larga no. Porque la voluntad sigue al entendimiento. Si pensamos bien, supuestamente tenemos que terminar obrando bien (flaquezas humanas aparte). Pero dígame: en las opciones concretas: ¿Ud va a un retiro en el IVE o en los focolares?

Una última: por otro lado hay que tener en cuenta la natura social del ser humano. Uno normalmente se arrima a otros que piensan parecido a uno para compartir y vivir en "comunión". "Vayan de dos en dos". Por eso entiendo a los que, queriéndose tomar en serio su vida cristiana, se acercan al IVE, al Opus, a Miles... Haciendoles todas las críticas que correspondan, que esta página con acierto detalla. Porque, como dice bellamente la carta de Jack Tollers al chico que quería entrar al Opus... "afuera hace mucho frío".

No quiero aparecer como apologeta destos grupos. Solamente agregar algunos puntos de vista.

Gracias por el intercambio.

Juancho.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Juancho, a su pregunta, "¿usted va a un retiro en el IVE o a los focolares?" Contesto sencillamente NO.
No, ¿qué?
No, Juancho.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Y qué quiere que le diga,la sabidurìa popular dice mejor solo que mal acompañado. Entre deprimirme solo o alegrarme en una secta fundada por émulos psicologicos de Ronnie Hubbard, me quedo con mi mujer, tomando un buen vaso de cabernet y los sermones de Newman, preferentemente en inglés o traducidos por Newman. Es toda la "Pia Unio" o "Societas Iesu" que necesito.

Juancho dijo...

Amigo Carlista:

Veo varias diferencias entre este blog y Panorama. Algun día espero comentartelas personalmente (pienso ir al festejo del cumple del druida).

Pueden deberse al propósito del sitio, no lo niego.

Hay algo básico: hasta donde entendí, los tradis "duros" no admiten que uno vaya a misas Novus Ordo y sea buen católico. Corregime si me equivoco.

Más aún: si uno intentaba alguna defensa en este aspecto, le caían los comentarios que eran fuego del Cielo. Esto no es tanto del editor de la página como de los comentaristas.

Y esa crítica a la cerrazón, a la estrechez de miras, al voluntarismo espiritual, al simplismo de leer un solo autor, etc... no la ví en Panorama. Que es si querés el pecado capital en el que puede caer un tradicionalista. Esa crítica al fariseísmo que hizo don Leonardo. De eso hay mucho que rescatar y mucho examen de conciencia que hacer.

Ni que hablar de los "nacionalistas" que quieren hacer revoluciones y guerras para acabar en Argentina con la democracia liberal.

Como nos desacreditamos cuando nos embanderamos con esas cosas, y confudimos lo temporal con lo eterno!!!!!!!!

A Marcelo le guardo mucha gratitud por lo que enseña en su página, realmente aprendí mucho de él y de algunos comentaristas (de los cuerdos, no de los locos).

Saludos,

Juancho.

Anónimo dijo...

Ludovicus: anímese y funde la "Societas cabernetis". Yo contribuyo con algunos libros de Newman.
Angélica Catena Zapata

Anónimo dijo...

Primero Junacho ha dicho:

"Hasta ahora venía leyendo a diario a Panorama Católico Internacional, y tenía lo que Marcelo Gonzalez decía como la voz de la verdad católica en nuestro tiempo. Como dice la entrada sobre los nuevos Midas. Jaja. La verdad, no me gustaban y no me gustan de ahí varias cosas que en otro momento puedo contarle".

Pero luego Juancho dijo:

"A Marcelo le guardo mucha gratitud por lo que enseña en su página, realmente aprendí mucho de él ..."

Pregunta:

¿Será que Juancho está crazy, Macaya?

Marcelo Araujo.

Juancho dijo...

Ludovicus:

De acuerdo.

Yo le cambio el cabernet por una coca con hielo en verano y un té con limón en invierno. Y cada uno con su mujer.

Le quiero decir que yo tampoco voy a ningún grupo.

Pero entiendo mucho a los que van.

Le repito una vez más, porque me encantó la frase: "afuera hace mucho frío".

No es para todos la bota e' potro

Juancho.

larvatus prodeo dijo...

Del voluntarismo ese del que habla Juancho, a mí me sacó Santa Teresita (pese a que no le tengo mucha devoción).

Ella sostiene que la gracia sólo opera cuando uno ha sido vencido. Bien vencido. Pero esa gran derrota supone antes "un gran esfuerzo".

Con lo que la vida cristiano no sería sino un "derrotero".

Hay varios libros que enfatizan esto (ahora me da por acordarme de Jean Lafrance, por ejemplo, pero son muchos más).

Abrazo,

L.P.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

No, Angelica, los libros ya los tengo. In vino veritas.

Anónimo dijo...

Probablemente sean bobos los curas lefes, pero al menos son misas válidas.

Juancho dijo...

Marcelo Araujo:

Todos tenemos contradicciones (aparentes o reales), más si escribimos a las apuradas.

No vale la pena que las explique.

No es tan importante el tema.

Saludos,

Juancho.

Juancho dijo...

Larvatus Prodeo:

Jean Lafrance. "A Merced de Su Gracia".

Lo estoy terminando justo ahora (es la cuarta o quinta lectura).

Brillante por donde se lo mire. Es un libro SUPERLATIVO, aun cuando fácilmente atacable por los ultras como quietista, semi protestante, etc...

Pensaba enviarle al Wanderer por email extractos para publicar y comentar.

Si tenés otros de la misma línea para recomendar, bienvenidos.

Juancho.

Anónimo dijo...

Qué Buen blog! Llegué por el del hombrecito gris.
A mi el grupo "hardliner" que frecuentaba me dejó de loquero. Pero bueno, me fui. Lo único que me quedó es la Fe.
Conclusión: prefiero haber pasado por ahí, y no por Pascua joven.
Ahora tengo 31, con un trabajucho de oficina...soltero, o solterón.já. Sin titulo...Alquilo un depto miniatura, y nula expectativa de que mi situación economica vaya a mejorar jajaj.
Pero tengo Fe, gracias a Dios.
Dios a cada cual le dá un caminito...

Richard

Anónimo dijo...

Wanderer, yo también quiero saber!

Cuáles serían los curas, lefebristas o no, que siendo tradicionalistas no son bobos?

Qué es bueno saberlo!

Y otra cosa ... busco novio, pero no pueden ser ni Ludovicus ni Juancho por ser casados, ni Richard por estar loquillo.
Está usted solapa?

Susy ... miau.

Jero dijo...

Richard, a mí siempre me causó gracia la descripción que hizo Natalio Ruiz del blog del Wanderer ¿la leyó?

Jero

Anónimo dijo...

Sí, Jero. Lo leí. Excelente pieza.
Pero aclaro, para el que lea los comentarios de ese post, que yo no soy ese Richard. Pero no aclaro más.
Lo que me gusta de Wanderer es que nos enseña a los católicos que crecimos anulados en diversas "orgas" que podemos pensar, que está bien, que hay que hacerlo. Que no solo piensa el fundador o los de arriba. Que la cosa pasa por otro lado, no por la santidad del "instituto" en que uno "milita".
Susy: Quedate tranquila que no busco novia, porque, como vos decis, estoy "loquillo". Sí, tomo pastillas todos los días. A veces me tiento en soñar con casarme y todo eso, pero, siguiendo a Kierkegaard, sé que muchos estamos, sin quererlo, llamados a la soledad. No podemos formar una familia, sería un tormento para ella. Muchas veces lloro por la noche, no puedo dormir y la tentación de desesperar se hace muy fuerte. Pero ahi, en esa terrible soledad, rezo y encuentro al Dios escondido, que sé, por Fe, que me quiere personalmente. Y eso me da paz.

Richard

ps: No me gusta comentar. No lo haré más.

Embajador en el Infierno dijo...

Llego tardísimo y además no he leído los comentarios anteriores pero no me resisto a dejar un comentario para lo que pueda servir (comentarios adicionales incluidos que agradeceré). Pido perdón si repito lo ya dicho. Sobre el asunto de si hay que hacer o no hay que hacer para recibir la Gracia que se nos da gratuitamente. Peliagudo asunto. Opino (y por eso agradezco comentarios) que la ascética nos permite estar abiertos a la Gracia. El hacer porque hay que hacer no nos lleva a ningún lado si no tenemos claro que lo que se hace es para estar adecuadamente preparados para saber que hacer (ahora si) cuando la Gracia llega.

Juancho dijo...

Embajador:

Lo que a mi me parece es que, al hombre que quiere vivir en Dios, la ascética lo que le muestra es que "toda carne es heno, y toda su gloria pasa como flor de heno".

Uno se esfuerza, ayuna, hace obras externas de caridad o apostolado, ora, etc... pero con eso uno se queda en el plano humano, de la sola buena voluntad.

Eso no me "compra" la gracia (la gracia no se vende), esa gracia que llena nuestro vacío interior, afectivo, etc...

Que la mejor ascética termina siendo la oración del ciego de nacimiento "Señor ten piedad de mí pecador", constante y confiada, hasta que Dios se apiade de nosotros y nos visite.

Hay un libro superlativo sobre esta temática que es A Merced de su Gracia de Jean Lafrance. Ed Narcea. (perdón si me repito).

Saludos,

Juancho.

Embajador en el Infierno dijo...

Juancho- Muy de acuerdo en que la gracia no se compra y en ese sentido me parece un poco "comercial" tu comentario cuando dices:

"Que la mejor ascética termina siendo la oración del ciego de nacimiento "Señor ten piedad de mí pecador", constante y confiada, hasta que Dios se apiade de nosotros y nos visite."

Parece como si el "clama, ne cesses!" es para conseguir que Dios se apiade de nosotros,o sea, para convencerle de que nos envíe la Gracia, o sea para comprarla.

En fin, lo que acabo de escribir son absurdas ganas de dar inútiles vueltas a un asunto en el que creo estamos de acuerdo.

La Gracia no se compra, por eso digo que la ascética prepara adecuadamente para cuando se reciba la Gracia, nos permite estar abiertos a ella. El hecho de recibir la Gracia no es garantía de nada, porque si uno no está abierto a ella, y actúa conforme a sus mociones no hay fecundidad ninguna.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Embajador, aceptar una gracia también es una gracia. También supone una gracia disponerse a aceptarla.

Todo es gracia.

Embajador en el Infierno dijo...

Ludovicus,

No, no creo que eso que dice usted sea correcto.

Y si, llegado cierto momento, todo es gracia.

Saludos