jueves, 7 de octubre de 2010

Los límites


En los últimos días los católicos argentinos hemos sido golpeados nuevamente merced a nuestros pastores. El sitio Panorama Católico Internacional hizo pública la sentencia de un juez civil en la que se condenada a una mujer por injurias graves contra su esposo, verosímilmente a raíz de conductas adúlteras cometidas con su párroco quien, un año después, fue consagrado obispo auxiliar de Buenos Aires.

No me interesa discutir en este lugar si el adulterio quedó efectivamente probado en la sentencia, o si sólo se probó la injuria. Más allá de ser un tema muy serio, está siendo ya tratado en otros ámbitos.

Tampoco me interesa hacer leña del árbol caído, o inclinado. Quizás el p. Sucunza tuvo un mal día, o lo encegueció la pasión, o la mujer era una artera provocadora de la concupiscencia clerical. Y Dios me libre a mí cometer cosas peores.

Lo más grave de todo me parece -cuando no-, la voluntad de Su Eminencia y sus secuaces de promover al episcopado a un sacerdote que venía con ese problemita, y cual no era sólo conocido por su confesor o comentado por sus parroquianos, sino que se podía desprender con cierta facilidad de una sentencia judicial. Como dice un amigo cura, el sacramento del orden no sana los defectos, sino que los intensifica. Por eso en los seminarios se considera, o se debería considerar, que si el muchachito no ha superado sus problemas de castidad luego de los tres o cuatro años del ciclo de filosofía, no debe ser admitido a las sagradas órdenes puesto que, si llega al sacerdocio, su situación no mejorará y, probablemente, empeorará. De un modo análogo se podría hablar del orden episcopal. Si un cura tiene debilidad por viudas jóvenes y esposa descocadas, lo ideal sería que lo mandaran de capellán de monjas viejas y bigotudas, y no que lo hicieran obispo.

Sin embargo, toda esta situación me ha dejado un gusto amargo. Y no sólo por un nuevo, y es ya el enésimo, file en el prontuario episcopal argentino, sino por la oportunidad de la denuncia pública de PCI. No me cabe duda que el editor del sitio ha necesitado de una buena dosis de valentía y discreción para decidir publicar el caso. Pero, ¿era realmente oportuno? No me cabe duda alguna que, cuando hay víctimas de por medio, la denuncia debe ser hecha sin remilgos. Sería el caso, por ejemplo, de un cura manifiesta y probadamente pederasta o, si quieren, efebofilo, para usar la distinción vaticana. Se trata de una flagrante injusticia cometida contra un inocente por alguien que tiene ascendiente sobre él y de quien es muy difícil defenderse. Pero en este caso, luego de diez años de ocurrido el hecho y con la única víctima ya muerta, no estoy tan seguro de la conveniencia de la publicación.

Me parece, sí, definitivamente un error utilizar este dato para extorsionar. Ni aún la aplicación del Motu proprio y la autorización para la celebración de la Misa Tridentina justifica este tipo de conductas. Más de una vez hemos afirmado en este blog la esclarecida frase de Ludovicus: ¡Es la liturgia, estúpido!; pero no a toda costa. Es decir, hay límites. Es decir, el lugar común y la práctica consuetudinaria de los jesuitas según la cual el fin justifica los medios, es discutible.

Insisto en que el editor de PCI merece mi confianza y siempre se expresa de un modo claro pero moderado. Y no dudo que ha sopesado cuidadosamente todos los aspectos de esta difícil cuestión antes de decirse a dar a conocer públicamente el caso. Pero me quedan mis dudas. ¿Cuáles son los límites?

113 comentarios:

Ramón dijo...

Éste es el artículo que debió escribir Panorama.

Anónimo dijo...

Que le corten la carrera eclesiástica está muy bien. Porque si nadie hace nada, el tipo sigue ascendiendo. Y como está “sucio”, es fácil que otros que están peor que él lo extorsionen.

Lo de mezclar el tema con lo de la Misa no lo entiendo. Pero para opinar mejor me gustaría saber hubo ofertas para comprar el silencio, y Panorama redobló la apuesta.

Anónimo dijo...

Muy acertada la expresión de González “Misterio de iniquidad”. Pues no nos quedan casi otros términos para calificar estás cosas a las que nos tienen acostumbrados los miembros de ntra. querida jerarquía eclesiástica, como bien dices Wanderer.
Pareciera que ya no es el humo de Satanás, es Satanás mismo que está metido en medio… Pero afortunadamente Dios es más grande que es estas cosas, confiemos en él, y pidámosle la victoria final en este Lepanto Caótico Progresista.
Caudatario

Anónimo dijo...

Gonzalez mancha adrede a la gilada motupropista. Ya saldrá un Página 12: por una misa "en latín" los retrógrados son capaces de bla bla bla....amén amén dirán los episcopos.
Cuestión saldrá este malandra limpio como ya paso con Macarrone, y no faltará el imbécil que se refiera a la violación de su "vida privada".
Bergoglio es capaz de utilizar a un bragueta floja y mucho más...
Pero, si viniese Ratzinger no se juntaría con Zafarroni o con la Kretina?
Por favor...
Yañez de Gomera.

Anónimo dijo...

Uno no quiere pensar mal, pero hay cosas que no cierran. En primer lugar, no entiendo por qué alguien completamente enrolado entre los feligreses de la FSSPX, que cree que las cuestiones canónicas existentes son menores, que las cuestiones de teología sacramental como la validez de las confesiones y matrimonios realizados por ministros no incardinados, que la creación de una jerarquía paralela, etc. también son cuestiones menores, no entiendo qué interés puede tener en la aplicación del Motu Proprio en el ámbito de la Arquidiócesis de Buenos Aires, donde existe una viabrante comunidad lefebvrista con varias Misas semanales y numerosas actividades apostólicas en una zona céntrica y de fácil acceso.

¿O será lo contrario? Que quiere "manchar" la causa del MP vinculándola a este hecho acontecido hace 10 años y que, en última instancia, ha sido bastante común en la historia de la Iglesia (no estoy para nada justificando, pero todo en su medida).

O, peor, ensuciarlo envolviendo esta causa justa como una extorsión... "yo me silencio si vos me das la Misa tridentina... aunque (en realidad) no me interesa en lo más mínimo pues voy a seguir yendo sin problema a la calle Venezuela haya o no acuerdo con el Vaticano".

Por lo tanto, ¿qué hay detrás de todo esto? ¿Por qué de repente tanto interés por parte de Marcelo González en la aplicación del motu proprio en la Ciudad de Buenos Aires como para ofrecerlo como objeto de intercambio antes de ahorrarse un escándalo que en otras oportunidades no tuvo el menor empacho en ventilar?

¿Quién o quiénes quieren ensuciar el motu proprio Summorum Pontificum, es más, cuando M. G. sabía (me consta) que había gestiones desde la Santa Sede para implementarlo en estos próximos días, gracias a las 100 firmas que se remitieron a Ecclesia Dei?

-- El Escéptico --

Wanderer dijo...

No está de más recordar que el Autor de este blog no comparte necesariamente las opiniones de los comentaristas.
La idea es discutir, con madurez, los temas que nos interesan a todos.

Anónimo dijo...

Escéptico, si sos tal cosas no afirmes, que pifiás.

Si M.G. tiene malas intenciones contra el M.P. yo soy Rubén Peuchele.

Soy amigo de M.G. y me consta muy claramente que no hay nada de eso en sus intenciones. Ni remotamente, más bien al contrario.

Somos (ambos) de los lefes que creemos que a la Iglesia se la arregla desde la auténtica vida parroquial que ya no existe, por lo que no nos conformamos con esquivar la idiotez novordista.

Estábamos en la misma misa de la FSSPX cuando antes que salga en los medios nos enteramos en el sermón del nuevo M.P. (obviamente porque Castrillón se lo contó a Fellay y Fellay a los diferentes centros de misa con objeto que se diga en los sermones del domingo próximo posterior), noticia que ambos recibimos con lágrimas en los ojos muy a pesar que la misa ya la teníamos desde hace años.

Si querés, con niks, nos insultamos todo lo que quieras, pero cuando se pone en juego un nombre propio, tan solo el lícito acertar en el comentario.

El Carlista.

Anónimo dijo...

De "la gilada motupropista", habla el señor Gomera.

Entiendo que no sería gilada si esa misa fuese en un solo lugar determinado (con sedevacantistas, en la FSSPX, etc.) y no en todos lados, como debería.

En ese argumento hay más ideología inventada por el hombre, que no es otra cosa que paganismo, que cosa de Dios. Los conozco bien, son más de esa ideología que de la Iglesia.

La macana está en que, como dijo Fray Petit: la idolatría consiste en una mezcla de los atributos divinos con las cosas de la tierra.

Si fuese pagano, y a través del acto cultual idólatra, no lo sería desde la muy aburrida forma del catolicismo-ideológico-tradicional. Más bien, me arrodillaría frente a un Torino coupé o del Indio Solari.

Pero idólatra y a la vez aburrido como una misa, no... eso es una boludez.

El Carlista.

Anónimo dijo...

No sé, es un sentimiento... a veces, por el tono, por el énfasis, por el enojo, por el pechito inflado, hacen que la Comunión parezca la poción mágica de Panoramix.

Asuranceturix

Anónimo dijo...

Por favor, no me cuelguen de un árbol ni provoquen que el cielo se caiga sobre nuestras cabezas.

A., el bardo

Anónimo dijo...

Nadie habla de las cosas que pasan entre los lefes, y puedo asegurar, son tanto o más graves.

No sean giles, porque esta oportuna "revelación", no va a dejar de tener su contrapartida. Ambos bandos tienen sus abogados amigos, que viven de extorsionar y tienen material como para una masacre mediática.

Se vienen días muy divertidos para leer el diario y los blogs.

Serpico

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer:
Le aclaro dos cosas con conocimiento de causa. No se ofreció silencio a cambio de la Misa Tridentina. La denuncia ya había sido enviada a la Santa Sede y a la Nunciatura. Luego de esos envíos, gente del más alto nivel se comunicó con PCI para pedir que no se publicara la noticia porque ellos se encargarían de hacer Justicia. El periodista tenía un compromiso con sus lectores y por otro lado, la inseguridad de que se llegara a buen fin (normalmente esto se disimula y aquí no ha pasado nada). Solicitó entonces una muestra de que en realidad tenían poder y lo iban a usar, pidiedo algo que en realidad ya está librado por el MP. Si no pudieron siquiera conseguir eso, entonces no iban a poder conseguir Justicia. Es decir no hubo chantaje sino se pidió que demuestren idoneidad y poder para hacer lo que hay que hacer. Fallada esa instancia no queda más recurso que la presión de la opinión pública.
Por otro lado, es de urgente necesidad para la salvación de las almas que esta mafia sea destruida y escarmentados sus miembros.
El tiempo ya se acabó, la Arquidiócesis está destruida y todo lo que se haga para salvar lo que queda es bienvenido. No importa que hayan pasado 10 años. Por algo la Providencia hizo aparecer las pruebas ahora y hay que usarlas.

Anónimo dijo...

Además de Petit de Murat lo menciona Bouyer al comienzo de su libro ¿Humano o Cristiano?:

“Nada es más propio de la humanidad que la religión: pero nada es más propio de las religiones de los hombres que la idolatría”.

Ojo al piojo.

Juancho dijo...

Wanderer:

Me parece que la idea de MG (en sus conversaciones con las autoridades de la Iglesia antes de publicarlo) no fué canjear silencio por Misa Tradicional, sino algo así...

"Acá hay algo grave y son Uds (jerarquía) los que deben actuar. Si realmente tienen voluntad y potestad para actuar, les pido una muestra de sus buenas intenciones y de su real potestad permitiendo la Misa Tradicional".

A mí tampoco me parece bien haber hecho de esa "negociación" algo público, yo me lo hubiera callado.
Y quizás decirlo a posteriori.

Pero me imagino que es muy dificil estar en los zapatos de MG, y hacer lo que su conciencia le manda, con los nenes y los poderes que tiene enfrente.

Que, como siguiendo lo que dice el escéptico, si hace esto es por amor a la Iglesia y a la Tradición (él ya se beneficia con la Misa Tradicional).

Juancho.

Pippin dijo...

Esceptico

Un par de observaciones:
1- En todos los sitios donde se ha ventilado este tema, se lo ha atacado a Marcelo González por una cosa u otra, pero ninguno de los atacantes ha dicho "lo que dice de este obispo, es mentira". Ninguno.
2- A mí tampoco me gustó mucho la negociación con el Motu Proprio, pareció extorsión. Pero tenga en cuenta que la cuestión era si hacía pública una denuncia QUE EL YA HABÍA ENVIADO A ROMA.
Por mi parte, se lo agradezco porque las manzanas podridas hay que sacarlas del cajón lo más rápido posible, en público o en privado, pero sacarlas. Yo no vivo en Bs. As. pero si viviera quisiera estar prevenido de con quién dejo hablar a mi esposa y a mis hijos.

Pippin

Anónimo dijo...

Advocatus dijo,

El señor González será muy respetable, pero lo que ha hecho es una difamación. Con leer los fragmentos de sentencia que transcribe queda claro que no se acreditó adulterio, sino "dìceres" de la mujer. Nada que lo autorice a titular "Obispo adúltero". Si sospecha, que comadree, pero que cuide las calumnias.
Que prepare los abogados, porque esto no se hace. Y me importa un pepino Sucunza y JB.
No se puede ensuciar famas con arrestos de dilettantes. De cuarta.

Martin Ellingham dijo...

Disculpen el off topic: el blog del Coronel Kurtz tiene una parodia de los "conservaduros" sin desperdicio.

Saludos.

Anónimo dijo...

Como abogado debo decir que Gonzalez se equivoca fieramente cuando afirma que la sentencia que publica "prueba" que el clérigo se encamó con la mujer casada. La sentencia da por probadas injurias graves de la mujer a su esposo, pero no el adulterio, que no fue probado en el expediente. Quedó sí claro que la mujer seguramente estaba enamorada del párroco, pero no que se haya acostado con él. Es muy grave dar ese paso porque la justicia no lo hizo. Cada uno podrá presumir lo que quiera, pero probado NO está.

Antonio

Anónimo dijo...

Un lector de Panorama Católico Internacional dijo,


Creo que corresponde distinguir los planos canonicos y civil. Ciertamente la conducta del sacerdote, si hubiera sido indigna o incorrecta aun cuando no llegase al adulterio, debio ser merituada con sumo cuidado al evaluar su designacion.

En cuanto a la sentencia civil, en efecto, los fragmentos no prueban en lo mas minimo que el Obispo haya cometido adulterio con la mujer. Notese que aun cuando la nota de la mujer (en la que alude a que se acuesta con "el") fuera intencionalmente falsa, es suficientemnte injuriosa en los terminos de la ley civil para decretar el divorcio por la causal de injurias graves. Creo indispensable para que la verdad sea conocida que se publique el texto completo de la sentencia, para ver si en ella se tiene por probado que el dicho sacerdote accedia carnalmente a la mujer o si tan solo esta probado que ella afirmaba ser esto asi, lo que tambien constituiria una injuria para el marido, aunque en ello ninguna culpa tuviera el sacerdote.

A muchos buenos sacerdotes les ha tocado sufrir la persecucion de alguna mujer obsesionada por el aun cuando su conducta fuera irreprochable.

Por otro lado, y sin perjuicio de que la sentencia debe ser leida haciendo las distinciones que la complejidad del caso requiere, tambien hay que tener en cuenta que la justicia de los hombres (tanto civil como eclesiastica) no es perfecta y que bien puede haber errado su juicio. Quiero decir que formular una acusacion tan grave que imputa a un obispo la comision de adulterio basandose en dudosas consideraciones de una sentencia civil, es como minimo entrar en terreno pantanoso. Si la justicia civil fuera infalible, entonces habria que revisar la postura de Panorama que cuestiona las sucesivas condenas criminales recibidas por el Padre Grassi. No sea cosa que se caiga en aplicar dos pesos y dos medidas.

No me mueve ninguna consideración ni simpatía por el implicado ni por sus superiores, sino solo la verdad. Creo que la virtud de la justicia exige dar a cada uno lo suyo, sin importar si el otro me cae o no simpatico o incluso sin considerar si es o no mi enemigo o enemigo incluso de Cristo. Si le debiera a Voltaire o a Stalin un centavo, la exigencia de la justicia es que pague ese centavo. Ahora bien, la buena fama también se le "debe" al projimo, me sea este agradable o no, y aquel tiene un justo titulo para exigir su respeto. Creo que la accion de panorama empaña la buena fama (por mala que pudiera ser esta en concreto) de una persona, que casualmente pasa por ser obispo, en base a meros indicios, que no alcanzan a ser presunciones y mucho menos plena prueba. En ese sentido el planteo me parece inconsistente.

En todo caso, si Marcelo González tuviera conocimiento cierto de alguna accion pecaminosa grave del obispo y tuviera las pruebas concretas de ella, deberia acercarla a las autoridades pertinentes, pero no ventilarla por internet que tanto daño puede causar a la Iglesia y a muchas almas.

Por otro lado, al plantear la precondicion o gesto de buena voluntad ya por todos conocida, sobre una base tan debil como la que enuncia, de alguna manera ha perjudicado a todos aquellos que luchan por la efectiva aplicación del Motu Proprio Sumorum Pontificum, que ahora dificilemente no sean relacionados con la actividad de tipo calumnioso/extorsiva.

Además, en general, la gaffe perjudica la credibilidad de Panorama. Hasta el lector más desprevenido se dará cuenta que si su Editor comete semejante error o imprudencia en una materia como esta, ¿con qué autoridad tallará sobre cuestiones teológicas? ¿qué credibilidad tendrá en un futuro cualquier noticia que publique panorama y no sea confirmada con pruebas acabadas?

Anónimo dijo...

Mirá "El Carlista", está muy bien que salgas en defensa de un amigo. Pero más soy amigo de la verdad que de Platón.

M.G. sabía que en Roma se estaba negociando con Bergoglio la implementación del MP con un cura como la gente en una iglesia céntrica de Bs. As. (se hablaba de la capilla de un colegio). Hasta había una fecha que concidiría, más o menos, con el viaje de un asesor de Ecclesia Dei (amigo, creo, de W.) a dar unos cursos en este mes de octubre.

Pero de repente, un mes antes, aparece todo este tema del Obispo Adúltero (aún está por verse si M.G. no se va a comer un juicio por calumnias e injurias que hay que ver cómo va a hacer para zafar).

Y para peor se mezcla con el tema del M.P. ¿Por qué? ¿Qué se ganaba?

A Bergoglio han ido a correrlo con cosas mucho más heavies y no pasó nada. Bergoglio no es idiota (o está bien asesorado) y sabe que el Papa no puede tocar al que (supuestamente) salió segundo en el cónclave sin que se arme un escándalo mediático, donde se perdería mucho más de lo que se ganaría (viendo el nivel de los obispos auxiliares de Bs. As. o de los que podrían ser trasladados desde otras diócesis - Aguer está "quemado", no sueñen).

Hay que ser muy ingenuo o tener algún interés bastante extraño para manejar las cosas como se hizo desde Panorama.

-- El Escéptico --

Anónimo dijo...

Cambian el eje de la discusión infantilmente poniendo en tela de juicio a M.G. de P.C.I. y no a quién debe estarlo hace mucho tiempo: Bergoglio y sus secuaces.
Flaco favor le hacen y se hacen al poner en duda la oportunidad de tal denuncia que dicho sea de paso era conocida desde mucho tiempo antes y solo los ciegos no querían verla. La corrupción de los pastores no se la esconde bajo los hábitos de monjas bigotudas o en oficinas de la UCA: se la barre fuera y se le anuncia a todos ad intra y ad extra. Bueno sería que desde esta página se hiciera un dossier con el desastre pastoral-litúrgico-teológico que es la arquidióses de Bs. As. por no decir ya de la Argentina en lugar de arrojar dudas sobre aquellos pocos que tienen cojones para denunciarlo.
Mi saludo sincero a The Wanderer.
Alfonso von Leeb

Anónimo dijo...

Carlista pueden poner misas piov en todas las parroquias del mundo que el CVII sigue vigente y la libertad religiosa sigue siendo enseñada como "magisterio".

Estamos en la misma.
Yañez de Gomera

pd: Vos sos el idolátra no yo, y uno bastante monaguillo por cierto.
Para arrodillarme antes que el Indio Solari, prefiero a Liz.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Estimado Pippin,

Yo no sé si lo que el sr.Marcelo González dice de este obispo es o no mentira. Lo que sé es que no sabe interpretar una sentencia. Y que no ha mostrado evidencia fehaciente como para acusar a una persona de adúltera.

Anónimo dijo...

Disculpenme, pero no encuentro en toda la carta una prueba fehaciente que implique al obispo en cuestión. Sólo hay un "sentimiento expresado por una mujer, un "papel escrito" por la misma y una especulación. Considero que es bastante poco para ensuciar a una persona sea cual fuera su cargo dentro o fuera de la Iglesia. Quiera Dios que quién este a cargo de esta causa solo persiga JUSTICIA..... ?

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

La difamación es la divulgación de un pecado, sin causa grave y excepcional, quitándole la fama a una persona. Si además se acompaña con una afirmación asertórica (adulterio) sin pruebas fehacientes sino de una interpretación no concluyente, estamos ante una calumnia.

Por lo que lleva publicado PCI, la tacha de adúltero está fundada en presunciones y extrapolaciones. Comadreos los que quieran, pero mil chimentos no hacen el honor de una persona. Por lo menos entre caballeros, requisito sine qua non para ser cristianos.

Para afirmar un hecho de tal gravedad se requiere algo más que na sentencia de divorcio por injurias graves a una mujer desquiciada. Cabe enteramente el beneficio de la duda, y está a cargo del denunciante demostrar que queda descartada toda otra alternativa (mal manejo de una situación equívoca, obsesión de la mujer, etc). No lo hizo.

No me gustaría recordar a quienes le decían a Nuestro Señor borracho porque tomaba vino, y seguramente adúltero porque conversaba con prostitutas.

Esto no se hace. Ni con el enemigo, supuesto que PCI así los considere. Al enemigo, sobre todo al enemigo, justicia.

Anónimo dijo...

La sentencia no prueba nada, salvo la obsesión de la mujer con Mons. Sucunza. Creo que la gente de Panorama Católico se ha apresurado y equivocado harto en publicar semejante cosa. Por otra parte no es de hombres de iglesia recurrir a las eventuales malas costumbres para atacar y corregir a sus detractores o malos hijos.

El deplorable episcopado del Cardenal Bergoglio puede ser denunciado ante el Vaticano sin tener que enlodar la fama de un obispo por las fantasías de una mujer

Missus Romanus

Juancho dijo...

Escéptico:

Cuente más... cuente más...

¿Para cuando la misa Tradicional en el Centro de Bs As.?

Sigue o se frenó?

Juancho.

Anónimo dijo...

La gente analiza lo que Panorama dijo porque hizo una acusación diciendo que tenía pruebas y esas pruebas no resultaron ser tales.

Por lo tanto, se esperan pruebas para ver si Sucunza es o se hace. Pero se analiza la liviandad del acusador sin las pruebas que anunció, lo que es algo grave.

Missus Romanus dijo...

¡Copian comentarios que he hecho en otra parte!

Wanderer dijo...

Estimado Missus: Eso escapa a mi control. Por favor, indíqueme cuáles son los comentarios plagiados.

Missus Romanus dijo...

No hay problema Wanderer.

Solamente me causa gracia.

Saludos!

Pippin dijo...

No voy a salir a defender yo a MG, pero lean todo lo que ha publicado. Claramente ha dicho que no ha publicado el fallo "completo" y además, insisto, no hay nadie que lo haya salido a cruzar por mentiroso. Lo acusan de inoportuno, de hacer mal a la imagen de la Iglesia y qué sé yo cuanta otra cosa. Pero de mentiroso, hasta aquí, ninguno. Estoy esperando a ver si lo demandan por calumnias e injurias. Cuando pase, veremos.

Pippin

Anónimo dijo...

Excelente, Ludovicus, comparto plenamente sus dichos.

Algo parecido expuse en los comentarios de PCI, pero por toda respuesta recibí una andanada de críticas de exaltados, que me trataron incluso de abogado "tinterillo", abogado del Primado, e incluso dijeron que era Sucunza con seudónimo. Lamentable demostración de que en el bando de los supuestos "buenos" está lleno de mentecatos, que patean en contra.

Comparto que acá se cometió una calumnia gravísima (a menos eso debe concluirse si no hay pruebas), y para peor se mezcló el pecado con un pedido de Misa Tradicional, dejando en muy mala posición a esa buena causa.

Ahora, si MG no sabe leer correctamente una sentencia, me pregunto, ¿qué valor pueden tener sus interpretaciones de cuestiones también técnicas en materia de teología, liturgia, Derecho Canónico, etc., sobre lo que tanto deja correr la pluma? No quiero cargar las tintas sobre MG, pero es que no puedo creer todavía cómo se dejó llevar por esto tan tozudamente, sin asesorarse antes de caer en ridículo.

Saludos, un abogado (que no "tinterillo"

El Corsario Turquesa dijo...

Marcelo Chiche Gelblung González se pasó demasiado tiempo transitando los pasillos de la curia que le agarró "curialitis" (enfermedad gravísima, casi incurable, que sufren los curas rosqueros de la curia, los panfleteros laicos de la curia y otros boludos crónicos) también conocida como Romanitá.

Hay cosas que no se hacen Marcelo, no se hacen, quedan feas, ante Dios. No interesa tanto página 12 (que dira pagina!! eso es un problema de PCI, de la curia y del pelado ese de la cigoña amigo suyo), que dirá monseñor morfeteni? no se, me da igual. Que dirá su excelencia el cardenal lavagna? tampoco (no me junto con no cristianos).

No se chichegelblungisen como marcelo, hace mal, indigesta, produce gases (con olor a la estación términi) y no tiene nada que ver.

Castellani en su Cristo Vuelve o No Vuelve, y Disandro, en su Argentina Bolchevique tenían razón nomás...

(a joderse castellanianos no disandristas y disandristas no castellanianos).

El Corsario Turquesa

Fiel asqueado dijo...

Necedad, necedad increíble es lo que se ve en algunos comentarios de los amigos de Sucumbo.
Si hay alguien que puede opinar sobre lo que pasó entre el párroco de San Cayetano / Santa Rosa de Lima y esta mujer es el Juez de esa causa que tuvo a su alcance una investigación completa que llena dos tomos de casi 300 páginas cada uno.
Ese Juez dijo que tiene el convencimiento de que ese "él" es Sucumbo. Y aunque luego se disolviera el vínculo por injurias graves, no deja de estar convencido de que ese "él" es Sucumbo. Es decir, de última bastó la relación que entre ellos hubo para dar por ciertas las injurias, aunque no haya habido acceso carnal. Pero aún así persiste la convicción del Juez y de los Jueces de alzada.
El juez, para tener la certeza tenía que haber visto la realidad o un video. No vio, no asegura, pero tiene el convencimiento porque todos los hechos analizados lo llevan a él.
De última, que hacía el ganso de Sucumbo, reteniendo junto a sí una mujer que lo buscaba, durante 7 años?
En qué pensaba cuando la llevó de una Iglesia a otra desde su primera misa?
En qué estaba pensando cuando esta mujer pasó a vivir (casi) en la parroquia dejando a su esposo enfermo y a sus hijos?
Por qué le consiguió un trabajo en su escuela, poniéndola así bajo su dependencia económica?
Si Sucumbo, luego de todo eso, no tuvo acceso carnal, es un ganso al cubo y tiene merecido que lo manden a la Luna por imbécil.
Este fallo no se basa solamente en el escrito de la mujer sino en todos estos aspectos que fueron considerados por el Juez.
Y Sucumbo, que declaró en el expediente, no fue lo suficientemente convincente puesto que sino el juez no hubiera llegado a esa conclusión.
Y ahora Sucumbo no hace nada más que callarse porque él conoce el expediente mejor que los que aquí opinan y sabe que va al muere si se publica.
Lo que es peor, he visto que le contestó por mail a una Sra. que se quede tranquila, que todo es una mentira. Con lo que agrega otro pecado, el de mentir, al adulterio reiterado por 7 años.
Qué asco de gente.

Anónimo dijo...

En realidad , lo mas grave es la calumnia , y no se si eso se puede rectificar en este blog .

Anónimo dijo...

Escéptico,

Todo lo que quiera, pero que en M.G. pueda haber intención de "manchar la causa del MT" es filfa suya.

Del resto de los temas que aquí se tocaron nunca hablé, ni pensé, ni tengo una idea formada.

El Carlista.

Ps. Wanderer: no esperaba otra cosa que la censura de mi respuesta a Gomera (no me va a negar que "fue fino").
¿Pero la anterior a el Escéptico porqué la cortó?

boga a lunares dijo...

Ni por pienso, ni difamación ni calumnias Ludovicus.

Subjetivamente, si creyó actuar de buena fe no hay falta grave, ni delito penal.

Objetivamente, si el obispo realmente es adúltero pero Marcelo González lo afirmó con pruebas aunque insuficientes, tampoco difamó ni calumnió.

Jurisprudencialmente, con la prueba, suficiente o no, en que se apoyó Marcerlo Gonzáles, considerando particularmente su carácter de periodista, lo despega hasta un zapayo con matrícula habilitante.

Anónimo dijo...

Fiel asqueado, asesórese para no hacer papelones como MG. El juez se refiere a la nota en la cual la Sra. le escribe a su marido que está enamorada de "él"; para el juez, la Sra. SE REFIERE al clérigo cuando menta "él", pero -con esa nota- nunca pudo haber llegado a la convicción de que efectivamente ella "se acostaba" con él. Salvo que sea un juez que no conozca su oficio, lo cual no tengo por qué presumir.

Supongamos que usted, "fiel asqueado" (en adelante, "FA"), trabaja en una oficina, y una empleada se enamora de usted, se obsesiona, se vuelve pirucha, como tantas. Y lo persigue, adelante de todos, que lo ven cómo usted, le da charla, porque no le queda otra. Después la mujer, casada, le escribe al marido que está enamorada de FA, declarando: "me acuesto con FA a troche y moche".

El marido y la mujer terminan en juicio de divorcio, donde el marido se declara agraviado, dice que la mujer se la pasaba hablando de FA, y le muestra la nota con la "confesión". A FA lo citan como testigo, y niega cualquier relación ilícita, declarando que la mujer estaba obsesionada con él.

Después aparece un seudo leguleyo con un blog, y publica: "FA es adúltero y tengo las pruebas", y por toda prueba copia la sentencia con el relato anterior, donde una enajenada en celo dice que se acuesta con FA.

¿Qué me cuenta, FA? ¿Así que es un adúltero?

Asqueado también estoy, como Usted, pero de la imbecilidad humana.

Saludos.

boga con claritos dijo...

Es verdad, lo despegaría hasta un zapallo que escriba zapayo.

andá a lavarte las patas dijo...

Yañez de Gomera,

Yo le podría mencionar más de una parroquia donde se celebra conforme al MP (correctamente, no como lo hace el P. Dotro) y no se defiende la libertad religiosa, ni la colegialidad, ni novedad alguna.

Usted habla de lo que supone, pero que no conoce.

Anónimo dijo...

boga con permamente dijo:

Es verdad, lo despegaría hasta un zapallo que ESCRIBIERA que lo despegaría un zapallo que escriba zapayo.

Anónimo dijo...

Jeje, ahora el Turco Asís levanta el tema de Sucunza... lo anuncia por Twitter. Próxima entrega: Nuestro Lugo.
Como título, fabuloso.

Anónimo dijo...

Dr. House dice,

Ahora Marcelo G. " sospecha" que le cerraron la cuenta bancaria por influencia del obispo acusado, sobre la AFIP o el FBI, vaya a saber.
Da vergüenza ajena, y pena.
Pero más pena me da el calumniado.

Anónimo dijo...

"Nuestro Lugo" by Jorge Asís

boga a lunares dijo...

Ningún abogaducho con más universidad que práctica judicial salió a refutar lo que he dicho varios días atrás, salvo uno pero al solo efecto de marcar que zapallo va con elle. A él le pido disculpas por mi apuro y desatención.

Duele ver que entre cristianos supuestamente cultos de todos modos se podría caer en manos de profesionales de cuarta, pero mucho más que no se desdigan cuando se les marca el error que hicieron público desde el cobarde anonimato.

Y todavía un poco más duele que algún principiante insista con el tema de una supuesta calumnia.

No saben moral y menos derecho.

Anónimo dijo...

Dr. House.
Para que le apene el calumniado antes debería haber calumnia. No la hay aunque sí hay una incorrecta lectura del fallo invocado.

Que Dios le cuide el trabajo en el estado o la cátedra, que desde el llano, los auténticos cuervos le sacaríamos los ojos con cierta facilidad.

Atte.

Dr. J.R. Castex.

Anónimo dijo...

Está claro que nosotros debemos dedicarnos a la cátedra y la repartición pública debido a que en el llano ustedes, los cuervos, nos sacarían los ojos.

Esto sucede porque nosotros somos hijos de la luz. Mientras ustedes estudian jurisprudencia y tratados de derecho nosotros leemos la Summa, escribimos poesías y acompañamos a nuestras mujeres al supermercado a la salida del banco o del juzgado.

Otro abogado.

COMENTARIO DE PCI dijo...

Insisto, no soy el único que tiene la sentencia. Soy el único, hasta ahora, que habla de ella...

Respecto al pedido de juramento que me hace, le digo que no voy a jurar sino lo que leo en la sentencia: El juez de primera instancia afirma que hay adulterio y señala al clérigo Sucunza como partenaire de la mujer. En segunda instancia, dos de los tres votos señalan al cómplice de la injuria (adulterio) como el P. Sucunza. Y el tercer voto (que parece de "equilibrio político") dice que está probada la injuria (adulterio) pero que podría ser con cualquier otro individuo del sexo masculino... Gracioso, porque el único individuo del sexo masculino imputado de tal participación en la injuria (adulterio) es el Presbítero Sucunza...

Eso lo juro, por la salvación de mi alma.

Enviado por Marcelo González el Mié, 10/13/2010 - 17:22.

otro COMENTARIO DE PCI dijo...

Pero las sentencias firmes sí
Pero, por Dios: Mons. Sucunza debe dar a luz la sentencia ya y poner todo en claro, aplastando mis difamaciones. Conferencia de prensa, copia de la sentencia a todos los periodistas y se acabó el problema.

Si Ud. es amigo de Sucunza, o es el propio Sucunza, hágalo, por favor y salve su buen nombre...

¿Se animan? Total es una sentencia mal interpretada, leída por un ignorante en materia legal, ¿que pueden temer?

Pero háganlo ya, porque se les viene la noche.

Ayer el Turco Asís tomó el tema y le dio su propia interpretación (El Lugo Argentino I). El no tuvo reparo en poner el número de sentencia, cosa que yo omití. Cualquier día alguien la pone en internet...

A Sucunza no le queda otra alternativa: o desmiente con prueban en la mano, o renuncia. Quedarse es bailar en el Titanic...

Enviado por Marcelo González el Mié, 10/13/2010 - 16:42.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Caramba, menos mal que estos juramentos no son constitutivos y que Dios toma en cuenta la necedad de quienes los profieren...
Pues ha jurado en falso, la sentencia no dice eso.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Boga a lunares, debería tener en cuenta que cuando se habla de "difamación" y "pecado" estamos muy lejos de la teoría penal típica. Por eso comencé definiendo la difamación como la divulgación pública de un pecado real o no, definición que no se encuentra en ningún Tratado de Derecho Penal que conozca.
Es posible que su (de)formación (pro) fesional lo haya impulsado a darle una lectura de derecho positivo, que en ningún momento intenté. Podría hacerlo no obstante, pero no voy a gastar pólvora en chimangos.
No escribí para abogaduchos con alma de procuradores, sino a la luz de la teología moral. Ignoro si en el día del Juicio, un zapayo o no podrá despegar a quien hace juicios temerarios sobre la fama del prójimo ahora acompañado de juramentos. De eso se trata.

Anónimo dijo...

Boga, no es que no sepan moral.
Lo que les pasa es que saben repetir lo que dijo santo Tomás, pero no aplicarlo al hecho concreto.

Ahora esperamos las disculpas de quienes sí han difamado (a Marcelo González): anónimos, Yañez de Gomera, Advocatus, Dr. House, Ludovicus, Antonio, Missus Romanus, Un lector de Panorama católico Internacional y un abogado no de tinterillo.

Con las disculpas no alcanzaría. Además no olviden pasar por el confesionario antes de la próxima Comunión, que la falta es grave.

P. Lombardero.

Anónimo dijo...

Cabría preguntarle al jurante-perjurante Marcelo González dónde el juez dice que hay adulterio, con Sucunza como partenaire.

Para poder escribir primero hay que leer. González no sabe leer.

Un analfabeto no puede tener un blog, y mucho menos uno católico.

dr. House

Anónimo dijo...

Estimado W.no quisiera creer que de tras de la denuncia de M.G. esta la mano negra del eterno conspirador de la fraternidad monseñor de LAGATETA ya que el motu seria una competencia para su reinado, y lo digo con conocimiento, ya que este personaje conspiro en contra de todos los que le representaban una amenaza a sus aspiraciones, sino miren como se saco a Morello, al padre Faure,a Mathet como maltrato a Russo , y tiro por tierra la fama de MONSEÑOR. Este señor traiciono a nuestra agrupación, nos uso y nos dejo solos en el combate, luego en la cárcel y en los sacramentos.Saludos de un ex fraternista ,

Anónimo dijo...

La vuelta de tuerca perfecta: ahora, según P. Lombardero, el calumniado es Marcelo Gonzalez, porque un numeroso grupo de comentaristas no adherimos a su calumnia y a sus interpretaciones paranoicas (la última es que Sucunza habría estado complicado en cerrarle una cuenta bancaria donde recibe limosnas, dado que... habría intervenido el Banco Nación, que como todos sabemos es de la Curia,ajajajaja).

Perfecta lógica: si uno desarma la calumnia de un calumniador, lo está calumniando. Y hay que pedirle disculpas. Mientras tanto, el sr. Marcelo González continúa publicando la foto de un señor con el título "Adúltero" y su foto. Hasta Cigoña empezó a abrirse del asunto...

Cuánto loco suelto en el palo...
Esto me excede, yo soy clínico, no estudié psiquiatría.

Dr. House

Anónimo dijo...

Ludovicus y House.

Gonzáles puede jurar como lo hace debido a que la sentencia efectivamente dice lo que él menciona ahora aunque no sea parte de lo que al principio ha publicado sobre ella.

Los motivos por los cuales él no publicó la sentencia entera son para evitar que se haga público más de lo estrictamente necesario.

Como dije antes, deben disculparse.

P. Lombardero.

Anónimo dijo...

Estimados opinantes todos, bogas y bogos de todos los colores, diseños y patterns,

Uds. tienen una imaginativa muy fecunda, pero el fallo lo tengo yo. Los fallos, para ser exacto. Así que no pueden más que especular sobre la probada complicidad de Sucunza en el caso. Afirmar, lo que se dice afirmar, no pueden afirmar nada.

Me avergüenza leer algunos posts, culpándome de operar contra el Motu Proprio... Como si mi trayectoria de más de 10 años en Panorama Católico no probara lo suficiente.

Otros bogas deducen mi capacidad para juzgar en materia teológica de mi aparente incapacidad para leer un fallo. De lo uno no surge lo otro, pero además, si quieren saber sobre mi incompetencia o competencia en las materias que trato deberían leer Panorama Católico y tomar de allí la materia de las acusaciones. Así podrían opinar si recurrir a la oblilcua conjetural en sus comentarios anónimos.

Finalmente, parece mentira que en este blog, consagrado a destruir una orden religiosa argentina se hagan cruces porque publico una sentencia incriminatoria de Mons. Sucunza. Parece que todos los males del mundo y de la Iglesia vienen del IVE.

Pues sepan, bogas de todos los colores, que no han entendido nada de lo que se está haciendo, o no lo quieren entender. No entienden el timing, el medio, el objetivo... y además se han dejado infiltrar por los delirantes de Radio Cristiandad que no hacen más que destilar odio hacia mi modesta persona. Su problema.

Pero no se preocupen, ya no les produciré más vergüenza ajena con mi intervención.

Arrivederci. Espero que alguno me defienda gratis cuando Sucunza me demande... el día del arquero. Será adúltero, pero no es idiota.

Marcelo González

Martin Ellingham dijo...

De lo que he podido leer aquí y en PCI, parece claro que la sentencia no dio por probado el adulterio, sino la injuria de la mujer a su marido. Y no queda claro que S fuera cómplice en la conducta injuriosa de la mujer. Es posible que la esposa tuviera alguna fantasía, tal vez obsesiva, no correspondida por S.

Como no leí el expediente, ni conozco las circunstancias del caso, espero que PCI pueda ampliar las pruebas de sus dichos. Caso contrario, el título dado a la noticia excede con mucho las pruebas exhibidas.

Saludos.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

P. Lombardero,

Quien afirma un pecado grave de un prójimo es quien tiene la carga de la prueba. Es ridículo pedir que se le tenga fe a Marcelo González cuando acusa de adultero a un obispo presentando párrafos de una sentencia que no lo prueban, con el argumento de que los que sí lo hacen han sido ocultados por el denunciante. A tal punto habría que tenerle fe, que habría que disculparse, sin ver los presuntos pasajes definitorios del adulterio en cuestión.
Esta sería la coartada perfecta de todo calumniador: calumniar, y cuando se le pide que de evidencias, mostrar una prueba insuficiente y decir que se reserva la prueba, pero eso sí, que afirmar que está calumniando es una calumnia, con lo que se desarma toda posible indagación.

Falla la justicia, pero sobre todo falla la lógica en su razonamiento.

No sólo no me disculpo. Cada vez estoy más asqueado de todo este proceder, a medida que aparecen más apologistas y muestran la hilacha de su ruindad.

Anónimo dijo...

Ludo, lea esto:

http://panoramacatolico.info/articulo/muchos-bogas-demasiados-pescados

Anónimo dijo...

MG, además de calumniador e inidóneo para leer una sentencia judicial, es un tipo de doble discurso. En su página pide al Wanderer que no censure su comentario (y no lo fue) pero a mí me ha censurado al menos 8 posts en su página, sólo porque lo dejo en ridículo ante los zafios que lo alientan en su demencial denuncia.
Ante las censuras le escribí desde mi correo particular, y MG contestóme que hallaba ofensivos mis mensajes (algo falso de toda falsedad); él no se privó, sin embargo, de tildar de cobardes a algunos en su página, y ahora de "pescados".
Doble discurso, doble moral, que cada uno saque sus conclusiones sobre este personaje. Pensó que quizás W. lo censuraba, porque ya lo dice el dicho "cree el ladrón que todos son de su condición".
Cada vez tengo menos dudas de que MG ha actuado para dinamitar la posible aplicación del Motu Proprio.
Saludos de un abogado, que no tinterillo.
AL

Anónimo dijo...

Son tres las diferencias entre Ludovicus y Marcelo González:

La primera, que González pone su nombre.

La segunda, que mientras Gonzáles conociendo la sentencia se limitó a decir la verdad sin publicarla entera, Ludovicus sin conocerla dice que González miente y no sabe interpretarla.

La tercera, que González no considera imprescindible publicar lo que podría dañar a terceros inocentes y Ludovicus sí.

Eso es todo, por más vueltas que le quieran buscar.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Hay una diferencia esencial entre Gonzalez y Ludovicus.

Ludovicus no difama, Gonzalez sí.
Lo menos que tiene que hacer un difamador es firmar con nombre y apellido. Y probar su difamación, tanto el hecho alegado como la necesidad de bien público que lo impele a difamar.

Ludovicus no tiene que firmar con nombre y apellido, porque no difama, se limita a decir que mientras no se cite específicamente el locus de la sentencia en que se determina el adulterio del obispo, existe una fuerte presunción en contra de González, que además interpreta mal la sentencia, basta con leer el comentario puesto supra, donde identifica injuria con adulterio, mostrando su supina ignorancia de la ley civil. Si tuviera algo mas contundente, lo diría, es elemental.

Del mismo modo, Sucunza no tiene que probar que no es adúltero.
Es al revés.

El argumento de no querer afectar a terceros es inverosímil. No estamos ante una persona con la conciencia escrupulosa, sino ante una que no trepida en enmerdar a un persona con hechos de hace quince años, en el mejor de los casos verdaderos para su erróneo entendimiento. Basta con dejar un blanco en los nombres de los terceros.

La triste realidad es que no hay más: cualquier exegeta sabe que cuando una persona tiene que probar asertóricamente una proposición, recurre a los extremos más fuertes, no a los ambiguos.

Y si no, publiquen la sentencia, con los blancos correspondientes.

Igual, creo que todos nos hemos hecho una idea del estiaje moral de este arresto. Muy bajo, más bajo que la mina de los chilenos. Rozando el Averno.

Allí lo dejo. No se acostumbren.

Wanderer dijo...

Estimado Nadie: su comentario es ofensivo. No puedo publicarlo. Puede manifestar su opinión de otro modo.

Anónimo dijo...

En los últimos días, MG ha denunciado tres hechos:

1. El de Sucunza
2. La desaparición de una tal hermana Perla, de la Casa de Ejercicios Espirituales. Perla acaba de aparecer en su blog y le dice que se deje de joder, que colgó los hábitos hace meses. Ante esto, González le pregunta, delicadamente, si está embarazada.
3. El cierre de su cuenta corriente (que según el estaba en cero desde hace quince días), misteriosamente atribuida con suspicacia a Sucunza. Parece que fue un problema de control de lavado, porque hay amigos mejicanos que le dan limosnas.

Volcó.

Dr. House

Anónimo dijo...

Muy bien dicho, Ludovicus.
MG y su circense entorno argumentan como Animal Fernández y la Kretina. Insisten en que se han "guardado" la parte más jugosa de la sentencia, donde supuestamente se confirma el adulterio.
Seguramente. También se la "guardó" en su carta a Roma, o al menos eso parece en vistas de lo que puede leerse en la página de PCI. MG: si va a Roma con una denuncia, le sugiero que ellos sí les muestre la parte que "se guardó"; seguramente ellos le harán mucho caso a Usted, en serio.
MG Tituló su post: "las pruebas", pero resulta que se las "guardaba". Como mínimo es un chapucero seudo-periodista, que nada tiene que envidiar a los escribas de Página 12.
Señor MG, entérese: si su lectura de la sentencia fue ridícula (ahora en su blog dice que la sentencia fue por injuria y acota -entre paréntesis- que ello equivale a "adulterio"), lo es más su pretexto ahora, sabiendo en su fuero íntimo que se equivocó. Usted publicó todo lo que tiene. No se asesoró con un abogado, acostumbrado como está a analizar desde su ombligo todo lo que se le canta la real gana. Si me preguntaba a mí, lector de PCI de la primera hora, que guardo todos los ejemplares impresos (aunque confieso que ahora los usaré para encender el asado cada domingo), le hubiera ahorrado el pecado y el ridículo, y gratis.
Debería admitir, MG, que se le acabaron las cartas, pues al ridículo agrega consentidamente el pecado de difamación.
En cuanto a sus alegaciones contra este blog sobre su supuestas intenciones contra el IVE, nuevamente argumenta como un kirchnerista, es decir, cae en la más pobrecita, raquítica y ridícula de las falacias, que es el argumentum ad hominem. Aún de ser cierto lo que dice sobre este blog -yo no lo creo, pero don Wanderer sabrá contestarle- con su argumento no prueba nada de nada.
No nos tome más el pelo. No le pido que publique la parte resolutiva de la sentencia porque jamás lo hará (ello en el caso de que pueda identificar la parte resolutiva). Al menos llámese a silencio, desaparezca un tiempito, y dedíquese sólo a mendigar a los que trabajan para que le compartan parte del esfuerzo de su esfuerzo.

Cordiales saludos,

AL, abogado, para defenderlo del Fisco, pero no de una demanda justa por calumnias (aunque a MG, como impune insolvente le importará un pepino la sentencia)

Anónimo dijo...

Ludovicus, es normal que no se demande y hasta que se sentencie por la "causal de divorcio genérica" (es una estrategia procesal recomendable) que es la "injuria" y no directamente que se demande o sentencie por la "causal específica de adulterio".

Esto es así en función que la doctrina y la jurisprudencia encuentran a las "causales específicas" de "incumplimiento del deber conyugal" y de "adulterio" como injuria suficiente para el divorcio vincular. La causal genérica las contiene a las otras.

No consideran únicamente "injuria" a la "causal genérica de injuria", como podría ser la escandalosa y habitual falta de respeto del otro frente a terceros, etc.

De allí que cuando González aclara "injuria" y luego entre paréntesis "(adulterio)" no comete ningún error en la interpretación de la ley civil y su jurisprudencia.

ABOGADO CIVILISTA EN EJERCICIO DEDICADO A CUESTIONES DE FAMILIA.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Sr. Abogado Civilista, celebro su dedicación para explicar una obviedad, pero le recuerdo, como propedéutica lógica a su saber jurídico, que la presencia del género no autoriza a presumir la existencia de una especie concreta. Para ser abogado primero hay que saber razonar.

"Injuria" puede englobar al adulterio o a la negativa al débito conyugal, o la desatención del hogar, o la alegación unilateral de relaciones sexuales con un tercero. A todas las especies, a alguna de ellas o a una sola. No es lícito presumir, de la génerica alegación de injuria, una especie concreta, salvo que se afirme su existencia.

Ninguno de los fragmentos traídos por MG señalan la existencia de adulterio. Ahora MG dice que "no se pone toda la carne en el asador", con lo que estaríamos ante un minucioso recorte de todo contenido adulterino por su parte, con fines desconocidos, dejando sólo las injurias de otra especie. Muy curioso.

En fin, esto ya es un ejercicio de voluntarismo, ideologismo y de prejuicios que me tiene cansado. Que el sr. Gonzalez muestre el o los pasajes de sendos resolutorios donde se afirma explícitamente la existencia de adulterio, y Usted nos ilustrará acabadamente, desde su vasto ejercicio en materia de derecho de familia.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

En particular, sr. abogado con dedicación a asuntos de familia, que MG transcriba textualmente el párrafo de la sentencia que expresa esta afirmación que ha hecho:

"El juez de primera instancia afirma que hay adulterio y señala al clérigo Sucunza como partenaire de la mujer"

Es fácil. Hasta un no-abogado sin dedicación a asuntos de familia lo puede hacer. Sólo hay que saber lógica, y tener buena fe.

El párrafo textual...

Anónimo dijo...

ABOGADO DEDICADO A UN POCO DE TODO EN LA PROFESION

Abogado Civilista, ¿y si la señora le pegaba al dorima? ¿esa injuria también es adulterio? ¿y si no lo cuidó cuando se enfermó de cáncer? ¿eso es adulterio? ¿y si le decía que fantaseaba todo el día con el cura en cuestión? ¿eso es adulterio?

¿dónde estudió, en la Universidad de las Madres?

Anónimo dijo...

Es muy sencillo. Basta con leer la carta de denuncia que escribió Marcelo Gonzalez dirigida al Cardenal Ouellet para darse cuenta de que todo lo que tiene en la sentencia es lo que ha transcripto. Nada de adulterio, toda suposición sobre la base de la injuria de la mujer. Está en Panorama.

De lo contrario, estaría ocultando información a la Santa Sede, nada menos que en su carta formal.

Como ahora se empieza a dar cuenta de que hace agua, dice que se reservó información. Bluffero viejo.

Curial asqueado.

Anónimo dijo...

http://www.estudio-petersen.com.ar/Clases/Efectos_Personales_Matrimonio.htm

"En Doctrina se diferencia la fidelidad moral de la material, la primera es violada cuando sin llegar a mantener relaciones sexuales, el cónyuge se muestra en situaciones comprometedoras con su "amiga o amigo", en este caso, no habilitaría a solicitar al otro cónyuge el divorcio por la causal del artículo 202, inc. 1 (adulterio), pero si por el inc. 4 (injurias), del mismo artículo."

Anónimo dijo...

Estimado Ludovicus.

Hace años que siento una gran admiración por usted, quien es para mi una especie de joven Aristólteles argentino.

Pero lo de Aristóteles no le quita lo (evidente) de joven. Es claro que se encuentra más interesado en no ser vencido en esta trifulca que en desenmascarar a un (supuesto por usted) bribón.
Se nota en su verborragia siempre pronta a contestar y en más de un comentario que no firma "Ludovicus" pero que es evidente que usted escribió.

Insiste en que González debe publicar el resto de la sentencia y no es verdad que deba. No debe.

También insiste en que miente y no lo sabemos.

Usted ya dio su opinión, ya no trasnoche. Manténgase al margen.
No le preste a internet, a este mundo virtual, más importancia de la que tiene.

Con sincero afecto.

Un amigo del blog.

Anónimo dijo...

Cuáles son los límites? en La Provocación de Castellani hallo la respuesta: crítica profética, sí, provocación, no.

"En tiempo de San Cipriano hubo cristianos que precipitaban sobre sí mismos la persecución volteando ídolos o haciendo extemporáneas manifestaciones de fe. La Iglesia los condenó; y formaron un grupo herético llamado los "provocadores". Esa tentación se verificó en las persecuciones inglesas, sobre todo en el "Powder-plot" o Complote de la Pólvora; hecho histórico en el que inspiró R. H. Benson uno de los notables incidentes de su novela apocalíptica El amo del mundo: el cristiano que dispara su pistola sobre Oliver Brand cuando éste blasfema de Cristo, y es linchado por la muchedumbre; la conjura para hacer volar la Catedral en la sacrílega ceremonia de la Adoración del Hombre que provoca el arrebatado e inútil retorno del Cardenal Percy Franklin... y la voladura de Roma.



Verdad que estos eran crímenes para vengar otros crímenes, enormes éstos cuanto se quiera. Pero ¿sacrificarse a sí mismo sin daño de nadie? ¿No es esto lo que hizo Cristo?



Este problema lo vivió en carne propia y lo ilustró con su vida, después de haberlo resuelto trabajosamente el pastor danés Soeren Kierkegaard, poeta y místico, después de haberse equivocado una vez acerca de él. Fue el problema de Savonarola; y quizá el de Bartolomé Carranza.



¿Qué ha de hacer un cristiano en un Iglesia decaída, digamos, corrompida; un hombre de verdad a quien le toca el sino de vivir en mala época? ¿Qué es lo que le exige y le permite la fe? ¿Puede callar? ¿Está obligado a hablar? El problema se complica terriblemente con otras preguntas. ¿Qué misión pública tiene? ¿Hasta dónde está corrompida la Iglesia? ¿Qué efecto positivo se puede esperar si chilla? ¿Cómo ha de chillar? La obligación expresa de "dar testimonio de la Verdad", que fue la misión específica de Cristo, se vuelve espinosa en Sócrates, angustiosa en un pastor como Kierkegaard, perpleja hasta lo indecible en un simple fiel.



Hay dos actitudes extremas que son ilícitas: la de atemperarse al error (que es la más fácil) y la de provocar el martirio."

Anónimo dijo...

Cuáles son los límites? en La Provocación de Castellani hallo la respuesta: crítica profética, sí, provocación, no.

"En tiempo de San Cipriano hubo cristianos que precipitaban sobre sí mismos la persecución volteando ídolos o haciendo extemporáneas manifestaciones de fe. La Iglesia los condenó; y formaron un grupo herético llamado los "provocadores". Esa tentación se verificó en las persecuciones inglesas, sobre todo en el "Powder-plot" o Complote de la Pólvora; hecho histórico en el que inspiró R. H. Benson uno de los notables incidentes de su novela apocalíptica El amo del mundo: el cristiano que dispara su pistola sobre Oliver Brand cuando éste blasfema de Cristo, y es linchado por la muchedumbre; la conjura para hacer volar la Catedral en la sacrílega ceremonia de la Adoración del Hombre que provoca el arrebatado e inútil retorno del Cardenal Percy Franklin... y la voladura de Roma.



Verdad que estos eran crímenes para vengar otros crímenes, enormes éstos cuanto se quiera. Pero ¿sacrificarse a sí mismo sin daño de nadie? ¿No es esto lo que hizo Cristo?



Este problema lo vivió en carne propia y lo ilustró con su vida, después de haberlo resuelto trabajosamente el pastor danés Soeren Kierkegaard, poeta y místico, después de haberse equivocado una vez acerca de él. Fue el problema de Savonarola; y quizá el de Bartolomé Carranza.



¿Qué ha de hacer un cristiano en un Iglesia decaída, digamos, corrompida; un hombre de verdad a quien le toca el sino de vivir en mala época? ¿Qué es lo que le exige y le permite la fe? ¿Puede callar? ¿Está obligado a hablar? El problema se complica terriblemente con otras preguntas. ¿Qué misión pública tiene? ¿Hasta dónde está corrompida la Iglesia? ¿Qué efecto positivo se puede esperar si chilla? ¿Cómo ha de chillar? La obligación expresa de "dar testimonio de la Verdad", que fue la misión específica de Cristo, se vuelve espinosa en Sócrates, angustiosa en un pastor como Kierkegaard, perpleja hasta lo indecible en un simple fiel.



Hay dos actitudes extremas que son ilícitas: la de atemperarse al error (que es la más fácil) y la de provocar el martirio."

Anónimo dijo...

Cuáles son los límites? en La Provocación de Castellani hallo la respuesta: crítica profética, sí, provocación, no.

"En tiempo de San Cipriano hubo cristianos que precipitaban sobre sí mismos la persecución volteando ídolos o haciendo extemporáneas manifestaciones de fe. La Iglesia los condenó; y formaron un grupo herético llamado los "provocadores". Esa tentación se verificó en las persecuciones inglesas, sobre todo en el "Powder-plot" o Complote de la Pólvora; hecho histórico en el que inspiró R. H. Benson uno de los notables incidentes de su novela apocalíptica El amo del mundo: el cristiano que dispara su pistola sobre Oliver Brand cuando éste blasfema de Cristo, y es linchado por la muchedumbre; la conjura para hacer volar la Catedral en la sacrílega ceremonia de la Adoración del Hombre que provoca el arrebatado e inútil retorno del Cardenal Percy Franklin... y la voladura de Roma.



Verdad que estos eran crímenes para vengar otros crímenes, enormes éstos cuanto se quiera. Pero ¿sacrificarse a sí mismo sin daño de nadie? ¿No es esto lo que hizo Cristo?



Este problema lo vivió en carne propia y lo ilustró con su vida, después de haberlo resuelto trabajosamente el pastor danés Soeren Kierkegaard, poeta y místico, después de haberse equivocado una vez acerca de él. Fue el problema de Savonarola; y quizá el de Bartolomé Carranza.



¿Qué ha de hacer un cristiano en un Iglesia decaída, digamos, corrompida; un hombre de verdad a quien le toca el sino de vivir en mala época? ¿Qué es lo que le exige y le permite la fe? ¿Puede callar? ¿Está obligado a hablar? El problema se complica terriblemente con otras preguntas. ¿Qué misión pública tiene? ¿Hasta dónde está corrompida la Iglesia? ¿Qué efecto positivo se puede esperar si chilla? ¿Cómo ha de chillar? La obligación expresa de "dar testimonio de la Verdad", que fue la misión específica de Cristo, se vuelve espinosa en Sócrates, angustiosa en un pastor como Kierkegaard, perpleja hasta lo indecible en un simple fiel.



Hay dos actitudes extremas que son ilícitas: la de atemperarse al error (que es la más fácil) y la de provocar el martirio."

Anónimo dijo...

Nunca se pone toda la carne junta en el asador... Enviado por Marcelo González el Jue, 10/14/2010 - 18:32. ----------------------------------------------- Sr. González, cuándo va a poner TODA la carne en el asador? porque a mí me ha quedado la duda si se ha calumniado al obispo o no....y mis ojos quieren comprobarlo. Saludos Beatriz

Martin Ellingham dijo...

No se discute el derecho, i.e. los alcances de la noción de injuria como causal de divorcio, sino los hechos. Se trata de saber si está probado, no el hecho de la injuria de la mujer hacia su cónyuge, sino la participación real, y no sólo supuesta o imaginaria, de S. en los hechos injuriantes.

Saludos.

Anónimo dijo...

Si no es verdad es calumnia y es muy grave .
Si es verdad , y no es necesario divulgar es tambien muy grave por la perdida de la fama .
Piendo que Gonzalez habra tenido aval de su director ( o " asesor ")espiritual para hacer eso .

Anónimo dijo...

ABOGADO CIVILISTA,

Usted trae un tema que personalmente, estando yo también dedicado a temas de familia, no había tenido en cuenta. Creo que es necesario aclarar dos cosas por lo confuso de su post y para que lo entiendan también los legos:

a) El "incumplimiento del deber conyugal" no está dentro de las “causales específicas” detalladas en los incisos 1,2,3 y 5 del artículo 202 (y del reenvío del 214) del Código Civil, sino en el inciso 4 referido a “injurias graves” o “causal genérica”. Pero podríamos aceptar su consideración de “específica” siempre que lo haya hecho queriendo significar que el "incumplimiento del deber conyugal" no es “cualquier” injuria grave sino una en “particular”. Hasta aquí, tan solo le interesa a abogados y no tiene que ver con el tema de M. González.

b) Hay que aclarar que efectivamente es posible demandar o reconvenir por “injurias graves” (inciso 4º) y no por “adulterio” (inciso 1º) en función que se hace más sencilla la prueba. El adulterio es muy difícil de probar pues requiere testigos o confesiones sobre el acto sexual y jamás va acompañado de prueba documental que lo refrende (salvo cartas de amor). En cambio, aun habiendo efectivamente adulterio, es aconsejable la “estrategia procesal”, como usted bien lo dice, de demandar o reconvenir por la mucho más amplia causal genérica de “injurias graves”, pues el adulterio va casi siempre acompañado de una buena cantidad de injurias graves más fáciles de probar que el acto sexual, como por ejemplo que el o la adúltera pasara mucho tiempo con otra u otras personas, el desinterés consecuente, etc.

Sin perjuicio que la demanda o reconvención sea por “injurias graves”, es posible que la prueba colectada en autos indique claramente que hubo adulterio. Si esto sucediese, la sentencia mencionaría el adulterio pero condenaría por “injurias graves” (que las habría seguramente de sobra al margen del o los actos sexuales), pues “la litis” se encontraría “trabada” en los términos de la “injuria” y no del “adulterio” y no es posible para el juez salirse de este marco (litis) que marca el “objeto del proceso” o límites de actuación judicial.

En este caso, si hubo sentencia por “injurias” pero se menciona en la sentencia que hubo adulterio entre la mujer y el obispo (como parece que lo hizo el juez de grado y dos de los tres de la Alzada ) es perfectamente posible luego afirmar sin calumniar que la mujer y el obispo son adúlteros. Y esto es así porque dicha sentencia se encuentra firme tanto en su parte resolutiva (donde condena por “injurias”) como también en sus previas consideraciones (donde menciona el adulterio entre el obispo y la mujer). Además, porque cuando uno dice “adúltero” se refiere a una realidad fáctica que en este caso la Justicia tuvo por probada (y así lo menciona el fallo) aunque condene por injurias.

Más claro no puedo ser. Pido disculpas y espero se haya entendido.

Esto explicaría porqué luego de tantas quejas de diferentes abogados debido al tema de la sentencia por las solas “injurias” (y no “adulterio) Marcelo González se anima a redoblar la apuesta diciendo: “Espero que alguno me defienda gratis cuando Sucunza me demande... el día del arquero. Será adúltero, pero no es idiota”. Si es como antes relaté, González no se equivocó, ni corre riesgos judiciales de ningún tipo, ni manchó injustamente honor alguno, ni tuvo ni tiene obligación de hacer públicos más extractos de los fallos. Puede estar tranquilo en conciencia.

C. Mahuei.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Estimado amigo del blog.

Pues le aseguro que no tengo el menor interés en desenmascarar a nadie, ni en vencer a nadie.
Me molesta hondamente la injusticia, sea con un amigo, sea con un enemigo. Me acuerdo de la poesía de Bertold Brecht. Me acuerdo de ese libro de Bernanos, "Los grandes cementerios bajo la luna", sobre los horribles crímenes de los "buenos" en la Guerra Civil. Me acuerdo del Proceso. Me acuerdo de todos los que creen que el fin justifica los medios. Que al enemigo ni justicia. Y me caliento mucho.
Y me duele.
Marcelo Gonzalez tiene la obligación de publicar el párrafo donde la sentencia constata el adulterio, según sus dichos. Es obligación moral de quien afirma un grave pecado del projimo fundar su acusación. No se puede difamar y apelar a la fe en la palabra personal. Eso no es justo. Esto es teología moral.

Gracias por lo de joven. Y no le doy más importancia a internet de lo que tiene.

Sí a la fama de una persona, se llame Sucunza o Montoto.

Y acá hay difamación y calumnia, hasta que no aparezca cita textual del fallo donde se dice que "hubo adulterio y que el obispo fue partenaire de tal adulterio"

Anónimo dijo...

"pero si se menciona en la sentencia que hubo adulterio entre la mujer y el obispo (como parece que lo hizo el juez de grado y dos de los tres de la Alzada )"

No, no lo menciona la sentencia. Se le cayó la argumentación, abogado civilista.



Curial asqueado

Anónimo dijo...

"Y acá hay difamación y calumnia, hasta que no aparezca cita textual del fallo donde se dice que "hubo adulterio y que el obispo fue partenaire de tal adulterio"

A si? Y en qué tratado de teología moral está la obligación de dar la fuente además de no mentir?

Y si existiera esta obligación, no podría tener excepciones según la prudencia?

Y el SÍ SÍ, NO NO?

No inventen, que no nos convencen.

Lito.

Anónimo dijo...

Beatriz, no sea impaciente Las cosas tienen sus tiempos y esos tiempos no me los puede dictar Ud. ni ningún boga...

Hay cosas que yo no sé, solo sé que las brevas no están maduras... Pero podrían madurar repentinamente. En Roma saben todo lo que deben saber.

La reputación de esa persona está comprometida por sus propios hechos.

Manténgase en oración y todo se dará con bien.

La saludo cordialmente.

Enviado por Marcelo González el Vie, 10/15/2010 - 18:03.

Anónimo dijo...

Curial asqueado parece no entender.

Mahuei dice que es perfectamente posible que González haya citado la palabra "injurias" y no haya mentido diciendo que hubo "adulterio".

No era tan difícil de entender.

Obi Wan Kenobi.

Ramón dijo...

No sé si Marcelo González mintió. Lo cierto es que cuando se acusa a alguien hay que dar pruebas y éstas están a cargo del que acusa. No se puede pedir un acto de fe en esto.

Hasta ahora las pruebas no fueron dadas, por prudencia o por lo que fuera.

Si dijo injurias y es adulterio tendrá que demostrar que es adulterio con pruebas.

Eso es sentido común y, por supuesto, la más básica moral católica.

De todos modos, por cómo van las cosas y por el tono de la carta al Vaticano, parece que no hay más pruebas.

Igualmente eso de exigir que el acusado (sin pruebas) se defienda es de locos.

Aclaro que esto no significa que Sucunza sea inocente, sólo significa que la acusación, como fue presentada hasta ahora, es infundada y que las pruebas no prueban.

Anónimo dijo...

dijo M. Gonzalez en PCI:


Líos de bogas
Pasé por el Wanderer y veo que los bogas siguen discutiendo. Hay un tal Ludovicus particularmente ofuscado. Bueno, yo no voy a mostrar más porque no es necesario. Pero hay una solución que les propongo a los defensores de Sucunza: en la Curia Arzobispal de Buenos Aires hay una copia de la sentencia. Que Sucunza la pida y la muestre. Claro, será prudente que se le entregue copia certificada por escribano y en presencia de los distintos bogas que discuten el tema. Ludovicus el primero. Digo para que no intente arrancarle ningún folio. Bueno, la solución la tiene Sucunza. Ps. También puede pedir copia al tribunal... ya que él es parte interesada en la causa. Me extraña que no lo haya hecho aún. ¿O no querrá?

Anónimo dijo...

El país manejados por estos abogados se va al abismo. No puede ser de otro modo porque no saben razonar. Quieren demostrar la cuadratura del círculo.
Dice la sentencia:
"puede afirmarse sin temor a equivocarse que ese “él” que se menciona en la nota en cuestión no estaba referido al Esposo, sino a otro individuo"
Conclusión: La mujer cometió adulterio porque se acostó (que eso dice en la nota -hace cuatro años que me sigo acostando con él...-) con alguien que no era su marido, y eso lo podemos afirmar sin temor a equivocarnos.
Ahora, quién fue su compañero en el adulterio. Veamos lo que dice el juez.
"A lo que debe sumarse la convicción del juzgador de que esa persona que se cita en la nota se refiere al padre (Joaquín) Sucunza"
Conclusión: podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la mujer cometió adulterio y el Juez de 1ª Instancia y los de Cámara, tienen la convicción de que el compañero fue el Obispo. Y ellos son los que más saben de este caso.
Podemos afirmar entonces, que los jueces tienen el convencimiento de que el Obispo cometió adulterio.
Si fueran exiliados estos abogados que abogan por proteger sin razón alguna la más nefasta de las corrupciones, cual es la del clero, el país quizá pueda resurgir.

Anónimo dijo...

Si es calumnia , es tirar basura , y si no es calumnia , es tambien tirar basura .

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

leyendo el tenor de algunos comentarios, me alegro enormemente de que en la Argentina no haya juicio por jurados: ahora la afirmación de una persona constituye el adulterio, en forma indubitable. Disparate.

Otrosí digo: el día que se cumpla la mencionada manda constitucional, quiero, para un eventual juzgamiento, un jurado constituído por judíos y agnósticos pero intelectualmente honestos, algo así como el jurado 12 de "Doce Hombres en Pugna".

Por las dudas.

Anónimo dijo...

Una cosa es probar que alguien dijo, en una nota, que jugó al fútbol con Mardona; otra cosa, es probar que Maradona realmente jugó con el dicente. No es lo mismo.

elojoquetodolove dijo...

"Hasta ahora las pruebas no fueron dadas, por prudencia o por lo que fuera.

Si dijo injurias y es adulterio tendrá que demostrar que es adulterio con pruebas.

Eso es sentido común y, por supuesto, la más básica moral católica".

Lindo chamuyo!
No es verdad que deba dar más pruebas o las pruebas.
Para la moral católica alcanza que no haya mentido.
No es verdad que sea necesario (de)mostrar el adulterio. Alcanza con decirlo para que se lo remueva, pues no podía haber sido elegido obispo de acuerdo con lo que establece el Código de Derecho Canónico.

Las pruebas sí dice González haberlas entregado a Roma.

No inventen. Los mata la curiosidad, es lo que pasa.

Anónimo dijo...

Quisiera saber de qué viven los que critican a los abogados, porque no sólo carecen de rigor jurídico (lo cual es lógico), sino que tienen graves problemas de sinapsis.
Si yo me paso el día con una señorita llamada "Carolina", después maltrato a mi mujer, le hablo permanentemente de Carolina, y -entre otras injurias- le escribo una nta diciéndole "estoy enamorado de 'ella', y me acosté con 'ella' varias veces", sucede que un juez no diría nada raro si afirmara:
1. Que yo injurié de mil maneras a mi mujer.
2. Que era público que yo pasaba demasiado tiempo con la tal Carolina.
3. Que mi nota de puño y letra claramente es agraviante, y que cuando me refiero a mis revuelques con 'ella' ME REFIERO a Carolina (cumpliendo así el objetivo de enervar más los nervios de mi mujer).
Y en todo este lío matrimonial, la pobre Carolina no tuvo nada que ver, porque jamás me acosté con ella, sólo -para maltratar a mi mujer- dije en una nota que lo hacía. Quizás fue imprudente al darme demasiada charla, quizás estuvo decididamente mal su actitud, pero DE AHÍ a que alguien copie la sentencia y diga: ¡¡ ESTO PRUEBA QUE CAROLINA SE ACOSTÓ CON EL BOGA !!
Quien eso afirme es un sofista de baja estofa, o una persona -como dije- con fallas en su sinapsis bastante notorias.
Un abogado, que no tinterillo.

Moralista dijo...

Para no mentir basta que Marcelo González crea que eso es así. La mentira se define como "locutio contra mentem". Ahora entre no mentir y decir la verdad puede haber un abismo.
Justamente aquí se ve la torpeza más que nada.
bien Ludovicus! Espero que nos juzguen los jueces divorcistas pero claros en ver las cosas y no católicos fervorosos que les basta pensar algo para creer que las cosas son así. Kant y Hegel dos porotos al lados de éstos.
Viejo hay que leer al menos el catecismos de San Pío X antes de opinar.

Moralista (arrenpentido y rectificado) dijo...

Wanderer:
me rectifico. Cierre los comentarios, incluso borre el mío anterior.
No vale la pena seguir discutiendo y repitiendo lo mismo. Creo que con el último comentario de Ludovicus basta. Es inútil. Si alguien no entiende la diferencia entre una veleidad y la realidad o entre "lo que estoy seguro" y lo que puedo demostrar estamos en el horno.
Además hay unos cambios vertiginosos de escenarios desde cuando se dice lo probé hasta donde se dice tengo pruebas que no les mostré a nadie. Ya será el tiempo que ni los ángeles conocen, sólo Marcelo González.
Ser pobre no es una muestra de ser prudente ni menos inteligente.
Dios nos ayude.

Anónimo dijo...

A ver.

Vamos a ver si la teoría de M González funciona con él y si no es, además de inmoral, muy peligrosa, incluso para él.

MG anunció que iba a dar el nombre de un obispo adúltero, sobre la base de pruebas judiciales. Dio un plazo.

Entabló negociaciones para no dar dicha información, con la exigencia de una conducta de la autoridad (la Misa). Es decir, un chantaje objetivo, como dice Wanderer; cambiar silencio de conducta privada por una prestación.

Incumplió el plazo para dar el nombre, pero una semana después lo dio, luego de la difusión pública de la información en otros blogs.

Las pruebas que muestra no concluyen la acusación de adulterio, a lo más una mujer obsesionada con él; lo que MG reconoce ahora, diciendo que "no pone toda la carne en la parrilla", se niega a revelar más, y desafía a que Sucunza desmienta la acusación.

También dice en su blog que hace quince días está en extrema necesidad, registrando un saldo cero en su cuenta corriente.

Aparece Fulano y dice que MG es un chantajista, no sólo en materia "litúrgica", sino económica. Que tiene pruebas de que pidió plata para callarse. Pero dice que no pone toda la carne en la parrilla, basta con acreditar la actitud de chantaje del periodista, que es evidente. Y la necesidad, confesa.

Y que en todo caso, no tiene la obligación de demostrar el pedido de efectivo, que demuestre MG su inexistencia. Y que si dicen que calumnia a MG, son a su vez calumniadores, porque tiene las pruebas, aunque no las muestra. Así que hasta que no las muestre, no se lo puede acusar de calumniador.

¿Es justo?

Yo creo que no. Fulano es un calumniador.

Dr. House

Anónimo dijo...

"bien Ludovicus! Espero que nos juzguen los jueces divorcistas pero claros en ver las cosas y no católicos fervorosos que les basta pensar algo para creer que las cosas son así. Kant y Hegel dos porotos al lados de éstos".

Porqué dice disparates?

Quién le creyó a González?

Cuándo González pidió que le crean?

Lo que sencillamente hizo Gonzalez fue publicar una sentencia, según él, que dice lo que dijo aunque no la transcribió entera dándole sí a la autoridad competente (Roma) y solo a ella la totalidad de la prueba.

No hay inmoralidad en eso, ni tiene obligación moral ni periodística de exhibir más de los fallos.

Eso es todo, por más que metan en el medio una moral (la cristiana) que ustedes saben que no exije lo que ahora salen a decir que exhije.

Creyeron que afirmando falsas morales les íbamos a creer como niños?

Relájese.

LUCRECIO.

Anónimo dijo...

Asís bajó su artículo sobre este caso. Mejor así. Seguro que le avisaron que lo de MG es pescado podrido. O leyó esta página y se dio cuenta. Porque no es abogado, pero tampoco es tonto.

Anónimo dijo...

Ludovicius, en la argentina basta el testimonio de un "testigo calificado" para meterte en cana. Sino, fijate los casos de "lesa humanidad", en que tal o cual creyó escucharte (luego de afirmar lo contrario) y así vas derecho a la carcel.

Con una "justicia" de este tenor, uno se ve obligado a evaluar las personas por medios intuitivos, o no juzgar nada.

Sucunza traicionó formalmente a Cristo y su Santa Iglesia Católica como Obispo, por lo que no sería una sorpresa que lo hubiera venido haciendo desde antes como hombre.

En todo caso, lo de Marcelo González solo daría más sustento a algo que se ve en el día a día de tan pésimo pastor.

Quizá Dios haga que Roma lo raje, a pesar de que esto sea o no verdad, escribiendo recto con renglones torcidos. En todos los casos, eso sería una magnífica lección de humildad para él, y probablemente un auxilio para su salvación eterna.

Gerardo del Busto

Anónimo dijo...

Estimado abogado no de tinterillo:
Recién me entero de que podría divorciarme de mi mujer con sólo escribir un papel en el que digo que me acosté con una amiga. Y eso sin mediar ninguna circunstancia que así lo acredite.
Ningún juez me llevaría el apunte porque se daría cuenta de mi trampa. Tendría que demostrar con algo más, que lo escrito es verdad.
En cambio en el juicio al que nos referimos, los jueces dan por cierto que lo escrito es verdad luego de analizar las circunstancias concomitantes, que están descriptas en el fallo de la Cámara.
Saludos.

Anónimo dijo...

PCI se suicido
Alabado sea Dios .

Anónimo dijo...

M.G. yo no te culpo de operar contra el M.P. si no que vos decís en tu pci que si no hay una respuesta favorable al mismo darás a conocer una sentencia, si eso no es chantaje que corno es. Si utilizar el M.P. como moneda de cambio no es operar que corno es. y por último vos decís que estas quebrado por que no puedo suponer que alguien te lo ofrece para salir de tu situación complicada en materia económica.Por último te aclaro no estoy con radio cristiandad, no soy sede vacante,por que Monseñor Lefebvre me enseño a no serlo. Por otro lado no me gusta que jodan con una intención por la que vengo rezando desde que me jodieron los fraternista.Y no entiendo que vengas a poner sin necesidad en una mesa de negociación como si fueras el dueño del MP., PREGUNTASTE A ALGUIEN, no, te las jugaste por vos,y la prudencia la dejaste de lado.Pobre sucumbo por ahí leyó a Castellani cuando comentaba de aquel cardenal que antes de acostase con su amante decía, sera por vicio sera por fornicio pero que sea por tú santo servicio.Creo que mesclar los planos de los pecados del cintura para abajo, con los de la cintura para arriba en este momento de la historia es desviarnos del tema central del eje de la batalla, lo de sucun con la taimada que lo arreglen con el de arriba,pero el de la MISA ES UN PROBLEMA QUE NOS TOCA A TODOS POR NUESTRA SALVACIÓN . Ex fraternista

13 dijo...

Ante un hecho como el relatado por Dr House, Marcelo González juraría por la salvación de su alma que no hizo un chantaje y listo.

Anónimo dijo...

Ahora en Panorama Católico la noticia mutó del obispo adúltero a una pelea entre villeros paraguayos disputándose la ubicación de una tal Perla, con semiacusación de apropiador a otro obispo de la diócesis. Desopilante las intervenciones de las tías, madres sustitutas y parientes.

Lástima que no tengan el cartelito rojo de Crónica ni al show bizarro de la periodista Ascar.

PCI volcó, se convirtió en un conventillo o villa miseria integralista.
Se "autosuicidó".

Curial Asqueado.

Mengueche dijo...

¿De qué Curia es Usted, Curial Asqueado?

Anónimo dijo...

Villeros paraguayos...
En cualquier momento se viene una acusación contra Lugo.

Juancho dijo...

Curial:

Disculpe, pero su comentario me parece un poco ofensivo para los pobres.

A que curia pertenece Ud?
No me diga que de Bs As porque no le creo.

Juancho.

Anónimo dijo...

Que es una pugna de villeros paraguayos lo dice el mismo PCI y la parentela de Perla, no creo que sea para el INADI, no la veo.

diputada luvertino

Anónimo dijo...

Y sí, de las pruebas truchas a las trifulcas villeras había un pasito nomás.
Ya lo decía el General, del único lugar del que no se vuelve es del ridículo.

Missus Romanus dijo...

Se llaman a sí mismos "curiales" pero viven como bacantes.

Amitiés

Viviana Canosa dijo...

Vuelve "Gente que busca gente" pero esta nueva temporada no será conducida por Franco Bagnato sino por Marcelo González. No se lo pierda: todos los días en Panorama Católico.
Hoy la historia de Perla. Una joven venida del Paraguay. Se hizo monja y parece que escapó. Podría estar embarazada de un obispo?
Como dijo Marcelo González "es una historia por entregas. No me pida que le cuente el final..."

Anónimo dijo...

Sobre las monjas de las villas no hay que preocuparse, más me preocupo yo desde el 11 de mayo de este año, que durante la fiesta de "San Mugica" el jefe guerrillero rezaba en la misa "intima" del Equipo de Sacerdotes para las Villas, por el eterno descanso de Ernesto Guevara.

Vayan a cualquier parroquia villera y van a encontrar gigantografías y murales de todo hereje, traidor o asesino que haya pisado el continente en los últimos 70 años.