martes, 28 de septiembre de 2010

Respuesta al P. Álvaro, otra vez


El P. Álvaro nos ha dejado ayer una nueva vuelta de tuerca a su argumento. Escribía:

“Estimado Wanderer, retomo una idea: Dios no es argentino, pero sí es hebreo (la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, al encarnarse, asumió una naturaleza humana de raza hebrea: el Hombre-Dios Jesucristo era de raza hebrea); por lo tanto, es lícito, desde el punto de vista hebreo, tomar a Dios como parte de su causa. Y si nuestra Patria nació a la sombra de la cruz del Hombre-Dios, entonces también es lícito identificar a nuestro Señor con la causa nacionalista, y más todavía cuando se trata de una flagrante usurpación como el de Malvinas. No quiero con esto invocar a una "guerra santa" ni nada por el estilo pero, desde este punto de vista, es lícito entonces argumentar por medio de su Iglesia: pretender y exigir, como garantía de una supuesta conversión nacional inglesa, la devolución de lo que no les pertenece. Es lo que enseña el Catecismo: "No robarás". "Y si robas, devuelve lo que robaste", podemos agregar. Sólo el buen ladrón, el ladrón arrepentido, entró en el cielo.”

Me parece un argumento muy débil, y peligroso. Nuestro amigo Teseo acertaba hoy en una de las patas flojas cuando comentaba:

“Padre Álvaro: sigo sin comprender su argumentación. Traer a colación el acto de elección libre de Dios sobre el pueblo de Israel no fuerza de ninguna manera a pensar que sus mismas prerrogativas deban trasladarse a la patria Argentina. Identificar las magnalia Dei en favor del pueblo elegido con las gesta saecularia de los gentiles injertados en el tronco es demasiado.
En el pueblo de Israel fueron preparativas a la revelación del Verbo, en la gentilidad el trasunto misterioso y consecuencial de la riqueza divina.

Aun cuando en el pueblo de Israel la promesa no ha alcanzado su pleno cumplimiento, aguardando la mirada sobre el "Traspasado", sin embargo la elección es indeclinable. El Apóstol "antisemita" nos recuerda, en el diálogo de Jesús con la samaritana, que la salvación viene de los judíos. O sea que el tronco, mediando la sequedad de la corteza, mantiene su carácter único de mediador para con el orbe entero que recibe la Buena Nueva.
No así con Argentina, ni con nación alguna. Sus gestas son cristianas en la medida que guarden orden directo con la voluntad salvífica de Dios. Pero de un Dios que salva individualmente, no por etnia ni sangre, ni por gestas humanas rociadas de agua bendita.
La única promesa de sangre fue dada a Israel, NO A LA ARGENTINA. Las gestas propiciadas por Yahvé, directa y manifiestamente, fueron en favor Israel. Todo el A.T. son su relato. Con la gentilidad, las gestas no guardan la misma formalidad: es que la revelación fue completada, y confiada al oficio profético, jerárquico y discente, no a las armas ni al sudor.”

Por mi parte, me permitiré agregar algunas objeciones más:

1. Toda la fuerza de la argumentación sostenida por el P. Álvaro se apoya en la premisa: “Y si nuestra Patria nació a la sombra de la cruz del Hombre-Dios”. Se trata, como bien lo formula el autor, de una hipótesis que, en todo caso, habrá que probar con argumentos historiográficos y no con apologías. Sobre esto ya hemos hablado en el blog y no insistiré pero, si nos atenemos a lo estrictamente científico-argumental, estamos jugando con hipótesis, como gusta decirse hoy, y si es por jugar, podemos construir grandes edificios argumentales sobre el endeble fundamento de las hipótesis, sin más sentido que el lúdico.

2. Aceptada que fuera la hipótesis del P. Álvaro, planteo yo otra. ¿Qué ocurre con los reclamos territoriales chilenos? En buena ley podemos decir que nos robaron una buena tajada de tierra, y Chile tiene los mismos derechos que Argentina para decir que nació al pie de la cruz. ¿Con cuál de las dos naciones estará Dios?

3. En ningún momento se me ha ocurrido dudar de los derechos que posee nuestro país sobre las Malvinas. Sin embargo, reconozco que los ingleses tampoco dudan de los suyos. Entiendo que la posesión de derechos no es materia de fe y se trata, en todo caso, de un caso de derecho positivo.Yo no conozco ninguna revelación divina acerca de la argentinidad de las islas. ¿De dónde viene, entonces, tamaña certeza en defensa de la cual se invocan las razones divinas?

Más que estas cuestiones menores, me llaman la atención los principios que invoca el P. Álvaro, y no quisiera yo estar en los zapatos de sus penitentes. En efecto,

4. Exige como garantía de conversión la devolución de lo robado. Es decir, exige como garantía de conversión la impecabilidad o el ya ser santo. Es medio mucho, ¿no? La santidad es el término ad quem; la conversión es el término a quo. Y entre ambos hay bastante distancia.

5. Podría decirse que, en el caso del robo, el verdadero arrepentimiento implica la devolución de lo robado, lo cual es fácil de exigir cuando es claro que se ha robado. Pero, ¿qué pasa en el caso de Inglaterra? Si se diera una improbable conversión nacional (no sé bien qué sería eso), alguna autoridad competente debería determinar si esa nación efectivamente “robó” las Malvinas y, sinceramente, no me parece que la Penitenciaría Apostólica, que sería la autoridad indicada, se expidiera al respecto. Sería un verdadero disparate.

6. Si se continúa la línea argumental del P. Álvaro, se termina en una recategorización del 7º mandamiento que pasaría a ocupar el primer puesto del decálogo. Pareciera que la condición última e impostergable de la conversión es el no robar y no el amar a Dios sobre todas las cosas. Ahora que me acuerdo, cuando era niño le robé un chocolatín a mi hermano, y cuando era joven robé un par de libros de una biblioteca frailuna. ¿Seré realmente cristiano con estos antecedentes?

8. El P. Álvaro dice que no llama a una guerra santa, pero tiene el megáfono en la mano. Si como él mismo afirma taxativamente, Dios es parte de la causa de Malvinas, podemos decir que Malvinas es la causa de Dios. Y si los ingleses son los usurpadores de Malvinas, los ingleses son los usurpadores y enemigos de Dios. De ahí, al Sea católico, mate a un inglés, hay un trecho bastante corto.

Casi casi un talibán cristiano.

36 comentarios:

Coronel Kurtz dijo...

2. Aceptada que fuera la hipótesis del P. Álvaro, planteo yo otra. ¿Qué ocurre con los reclamos territoriales chilenos? En buena ley podemos decir que nos robaron una buena tajada de tierra, y Chile tiene los mismos derechos que Argentina para decir que nació al pie de la cruz. ¿Con cuál de las dos naciones estará Dios?

En 1976/78, se compraba Cabildo en casa. Aún tengo algunos números y revisándolos hace un tiempo, hay numerosas notas donde se insta al gobierno del Proceso a ir a la guerra con Chile (así como suena, no estoy exagerando). Ahora bien, ¿acaso Chile no fue "fundada" bajo la Cruz como la Argentina? ¿acaso no son ambas hijas de España? ¿acaso en Chile en esa época no estaban Widow, el P. Lira y tantos otros de nuestros amigos y maestros? Incluso más, si comparábamos a Pinochet y Videla, no sé, no sé...

En el fondo de este problema está el dilema fundacional del nacionalismo argentino que pretende ser anti-liberal pero acepta las tesis liberales del principio de las nacionalidades, la nación-estado, la raison d'État, my country, right or wrong ...

Anónimo dijo...

Por eso decía previamente: o revindicamos el Virreinato del Río de La Plata, y nos buscamos algún Habsburgo decente (uno de los hijos de Otto es diputado en Alemania, y me cae bastante bien), o nos dejamos de joder con eso de nacionalismo "católico".

Nuestra patria es la Cristiandad Hispana. Lo otro son dibujitos de compás y escuadra.

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer. Primero, me identifica con los judíos (extremistas); luego, me dice que soy un (casi) "talibán cristiano". Me parece excesivo y, de continuar así el ritmo identificatorio, tendré que bajarme de esta conversación virtual. Nada más lejos de mi intención, el ser un judío extremista o un talibán cristiano. Simplemente, mi argumento es el siguiente: Inglaterra, desde hace siglos, está acostumbrada a vivir, podríamos decir de un modo suave, "no cristianamente", en cuanto a tierras y recursos extranjeros (oro, plata, petróleo, diamantes, etc.); supuesta una hipotética "conversión nacional" (la de su élite, principalmente, y luego la de gran parte de su pueblo), debería dar muestras de la sinceridad de su conversión mediante la restitución de lo que no le pertenece. Esto no quiere decir que, aún haciendo esto -devolviendo las Islas-, Inglaterra pueda decirse una nación "católica", porque para la santidad se exige mucho más que la devolución de lo robado. La devolución de lo robado es nada más que un comienzo en el camino de la santidad. Pero si el ladrón dice que se arrepiente, y continúa con sus felonías, entonces el arrepentimiento no es tal. No se necesita la Penitenciaría Apostólica para determinar si Inglaterra robó o no nuestras Islas: basta leer un poco de historia. Por otra parte, Ud. pone en mí conceptos que yo no sostengo ni jamás pretendí sostener: ¿cómo voy a pretender que el "No robarás" esté delante del "Amar a Dios y al prójimo"? Pero sí es cierto que no puedo verdaderamente cumplir el primer mandamiento en su plenitud si, de una manera u otra, defraudo a mi prójimo, porque lo estoy lesionando en su integridad y en su dignidad. Y es esto exactamente lo que hizo y hace Inglaterra con MI Patria, al retener ilegítimamente las Islas Malvinas. Otro punto del cual debo defenderme, porque se ha malinterpretado el sentido de mis palabras, es que de ninguna manera pretendo que se instaure una especie de "revisión-y-restitución- de-tierras-robadas-y-retenidas ilegítimamente-a-lo-largo-de-la-historia", porque es algo que no comparto ni en lo más mínimo (de otro modo, tendrían razón los indigenistas que sostienen que Argentina y Chile deben desaparecer para dar lugar a la Nación Indígena, constituida por los pueblos autóctonos de estos lugares. Esto lo rechazo visceralmente). Tomemos como punto de partida la constitución de los modernos estados nacionales, determinemos los casos específicos, como Malvinas, en donde el latrocinio es evidente, y emprendamos la restitución. Por supuesto, esto es pura utopía, porque no se pueden pedir peras al olmo: ni Argentina es una "nación católica" al estilo de las naciones del medioevo católico (un gran porcentaje de argentinos es sólo católico nominalmente), ni lo es Inglaterra, por lejos. Por último, estimado Wanderer, conozco a muchos españoles que sostienen que Gibraltar es español, y que Inglaterra debería restituir el Peñón a la soberanía española, y nunca, pero nunca, se me ocurrió asociarlos, ni a los judíos extremistas, ni equipararlos a una especie de "talibanes cristianos". Me parecían lo que simplemente es: la posición de unos españoles bien nacidos, que simplemente desean ver restituida su soberanía nacional.
(continúa)

P. Álvaro Sánchez Rueda dijo...

(Continuación) Por favor, Wanderer, yo también tengo "defectos", yo también tengo, aunque no lo parezca, una cierta nostalgia anglofílica. Reconozco en Inglaterra una cultura superior en muchos aspectos (desde las catedrales hasta la tecnología y el orden arquitectónico y estético de sus ciudades, algo de lo que, al menos mi provincia, carece en abundancia), al igual que la francesa y la española, y gran parte de la europea. Pero mi anglofilia -o eurofilia- no me hace perder de vista el bosque: Inglaterra usurpó ilegítimamente las Islas Malvinas, debe legítimamente devolverlas. Así de simple. Por vía pacífica, legal, por medio de tratados internacionales, sin recurrir a ningún uso de la fuerza por parte de nadie. Y por favor, nuevamente: respeto su posición, como la de los comentaristas que no estén de acuerdo con lo que digo, pero le ruego que no me identifique de la manera en que lo hace. Judío, talibán... ¿Qué es lo que queda? ¿Un agente encubierto de la CIA? Me hace acordar -lamentablemente- a cierta penosa institución llamada a sí misma "católica" que, ante el más mínimo disenso hacia lo que la institución considera como "verdad de dios" (así, con minúscula), empieza a cortar cabezas. Y eso sí que es ser un talibán. Espero que continuemos el diálogo virtual sin agravios personales. Gracias. P. Álvaro.

Wanderer dijo...

Estimado P. Álvaro: Me apresuro a responderle en cuanto a lo del "agravio". En su primer comentario, Ud. nos decía que sigue al blog desde hace mucho. Con ese supuesto, yo interpreté que Ud. conocía que aquí solemos tener un sentido del humor quizás un poco intenso, y creía que había sabido interpretar lo de "judío" como una simple broma, lo mismo que, ahora, lo de "talibán". Espero que no haya pensado que se lo decía de endeveras.
Es el estilo Wanderer. No se enoje; no es un agravio. Es solamente un poco de pimienta.

Anónimo dijo...

No se si tiene algo que ver, pero Ramón Doll habla de "Malvinas cuestión previa", a cualquier política de restauración nacional. Es decir, puede que nos devuelvan el petróleo o los mangos expoliados por la usura. Pero antes Malvinas porque eso tonificaría, espiritualizaria, cualquier acto soberano.
Me animo a agregar que eso no sólo significa una "cruzada" opss nacional sino que devolvería a Hispanoamérica su misión de "ecumene" católica.
Eso veia Doll, que el ataque de las potencias anglosajonas, cabeza de pulpo de la masonería, atacan primero a la Argentina por ser ella en la región la única que por ese entonces era capaz unir a los cachorros del León Español.

Yañez de Gomera.

Anónimo dijo...

"Opino personalmente que la revolución de Franco fue en efecto ese último extremo -por ende justa y legitimable, aunque no sacralmente santa. [Si la quieren llamar santa, las palabras son elásticas. Si la quieren llamar Cruzada, las palabras soportan todo. Sólo que la Historia no va para atrás, y las otras Cruzadas las proclamaban los Papas en vez de Queipo del Llano. Yo creo que Franco y Mussolini son católicos; pero de católico a santo hay que morirse primero, después hacer cuatro milagros y después ser canonizado ¡por el Papa legítimo! No basta un sacerdote, ni siquiera unos cuantos. Esta es la doctrina y lo demás son palabras…]… Esto podía ir para ciertos nacionalistas impacientes o irritables en demasía, que parecen (por lo menos en las palabras) no vislumbrar más útiles de acción política para tratar los (graves) problemas de nuestro país que el palo, la escoba, el rebenque, la espada y otros parecidos medios de persuasión y cura. Este modo de hablar no es bueno, aunque pudiesen hacerlo, que tampoco pueden. Y mucho más si recubre el mismo modo de pensar, o mejor dicho de no pensar." (Castellani)

P. Álvaro Sánchez Rueda dijo...

Estimado Wanderer. Entendido; por un momento se me pasó que podía ser una broma, y si es así, la acepto como tal (sólo que me parece un poco bastante "picante"). Si es en broma no pasa nada (aunque no hubiera perdido la estima que le tengo, si lo hubiera dicho en serio. Pero mejor que sea en broma). Me voy a escuchar confesiones. Saludos. P. Álvaro.

P. Álvaro Sánchez Rueda dijo...

...además, Wanderer, no sé si se dio cuenta, pero al final, indirectamente, yo también lo traté de "talibán" a Ud. (en broma, por supuesto), al compararlo con una institución que es "talibán" en serio. P. Álvaro.

Wanderer dijo...

P. Álvaro: No se pase de la raya. Esas comparaciones huelgan...

Anónimo dijo...

Querido P. Álvaro:

si quiere llevarse bien con Wanderer no toque a la madre patria Inglaterra.

Con el resto escriba lo que quiera, hasta cosas judaicas, pero con mamá Inglaterra no se meta.

Gelfand dijo...

Si la cita del Anónimo de las 18:48 es verdadera, Castellani estaba mas loco de lo que yo pensaba. Decir que Mussolini era católico...por favor.
(Ay, ya siento a las huestes nacionalistas)

Anónimo dijo...

¿No fue acaso que los ingleses dejaron de ser católicos cuando el cisma en época de Enrique VIII? A mi me suena que el P Álvaro habla como si nosotros fuéramos muy católicos y los ingleses, pobres de ellos, “se quedaran afuera de la verdad”. Haciendo un comentario muy por arriba, diría que P Alvaro no hace más que redundar en la idea de la diferencia cierta: ellos no son oficialmente Católicos Romanos.

Respecto a las relaciones entre argentinos e ingleses, tengo esta idea que creo aprendí de Landrisina, a saber: las relaciones entre ambos pueblos siempre serán un malentendido. Sea dicho para establecer otra “diferencia nacionalista”.

sebas

Anónimo dijo...

Mussolini muere católico y su política también lo fue.

Anónimo dijo...

¿ Han leido alguna vez , que escribe Castellani de la Argentina ?

Anónimo dijo...

Gelfanf:

por qué está loco quien afirme que Mussolini era católico?

Juancho dijo...

Mussolini decía "los italianos se preguntan que será de Italia cuando muera Mussolini. Mussolini se pregunta que será de Mussolini cuando muera." Era bastante católico el tano.

(cito de memoria a Castellani)

No sé si católico, pero medio religioso parece que era.

Aunque, analizándolo bien, como decía mi profesor de filosofía moderna, el fascismo es modernidad en estado puro, ergo de catolicismo poco. Voluntarismo, hombre prometeico, etc... etc...

Aunque una cosa era Mussolini persona y otra el fascismo.

Sustraerse al poderoso "zeitgeist" estando en la Italia fascista (como estuvo don Leonardo) o la Alemania nazi debió ser difícil.

Juancho

Gelfand dijo...

Miren anónimos, son tantas las cosas por las que considerar a Mussolini un católico es una locura que no se por donde empezar. Digo solo algunas.
- Su pensamiento es hijo del hegelianismo, el socialismo y el nihilismo, todas filosofías incompatibles con el pensamiento católico.
- Se enaltecía la acción por sobre el pensamiento y la contemplación.
- Como todo totalitarismo buscó someter todas las organizaciones al Estado, incluida la Iglesia, negándole su labor educativa (suena tanto a Kirchnerismo, no?) Ver Non abbiamo bisogno de Pio XI.
- Estableció leyes raciales contradiciendo el magisterio de Pio XI (o no?).
- Se llegó a una verdadera divinización de la nación ("propia statolatria pagana").
En su vida personal
- Nunca expresó su pertenencia a la Iglesia. El único sacramento que se sabe que recibió fue el bautismo (a escondidas de su padre que era anarquista) y el matrimonio, solo cuando le fue útil.
- Fue un claro oportunista que intento utilizar a la religión católica (y a cualquier otra cosa)para sus fines políticos.
- Su vida privada estuvo lejos de ser modélica y nunca dio muestras de arrepentimiento.
Habría muchas mas a quién les interese el tema les sugiero leer a Augusto del Noce, intelectual católico y estudioso del fascismo.
O si quieren algo mas ligero, lo que dice Giacomo Biffi en su biografia sobre él.
A los que no les guste leer, les recomiendo ir a Italia y decirle a un buen católico lo que piensan de Mussolini. Después me cuentan.

Anónimo dijo...

En la última homilía traducida por Tollers (sobre el Mundo, nuestro enemigo), ocurre esta frase:

"Contemplad la historia del mundo, ¿y qué leemos allí? Innumerables revoluciones y cambios, reinos que ascienden y que caen; ¿y cuándo sin crimen? Los estados han sido establecidos por mandato de Dios, mas ¿cuándo se vio uno que permaneció para siempre… o, menos todavía, que se mantuviese sin guerra y derramamiento de sangre? De todos los instintos naturales, ¿cuál es más poderoso que aquel que nos prohíbe derramar la sangre de nuestros prójimos? Con horror natural el sólo pensar en un asesino nos repele; y con todo, ni un solo gobierno se ha establecido o un estado reconocido por sus vecinos sin guerra y la pérdida de vidas humanas; peor todavía, no sólo contento con el injustificable derramamiento de sangre (cuya culpa debe estar en otra parte) en lugar de lamentarlo como un mal grave y humillante, el mundo ha elegido honrar al conquistador con el más amplio despliegue de admiración. A los ojos del mundo pareciera que para ser un héroe resulta prácticamente indispensable quebrar las leyes de Dios y del hombre. Así las gestas del mundo se compadecen con las opiniones y los principios del mundo: se adopta una mala doctrina para justificar malas prácticas; el mundo ama las tinieblas porque sus obras son malas.
Y así como debido a su naturaleza corrompida los asuntos internacionales son depravados, así también todas las dispensaciones y dones de la Providencia se encuentran igualmente pervertidos."

Anónimo dijo...

Anónimo Tolleroso, el comentario parece casi luciferino. Un espíritu totalmente angélico que se sorprende horrorizado del precio universal de todo en este Valle de Lágrimas: el sacrificio!

Con ese criterio, no solo humillemos a quienes mataron y murieron por defender causas justas, sino cualquier tipo de diferenciación humana. Luego llegamos a que toda ganancia es injusta, y de allí al anarquismo ateo más rancio, hay un solo paso: la negación de Dios.

Dios ha mandado a realizar guerras, y ha dado la victoria a los gobernantes que le fueron fieles, o la derrota cuando se alejaron de Él y su Santa Voluntad.

¿Será que descubrieron una vocación hare-krishna?

Anónimo dijo...

Misceláneas

Pienso que Mussolini y Franco ( como políticos ) hicieron lo que tenían que hacer para sus pais en determinados momentos históricos

Pero la historia esta moblada de gobernantes y príncipes Santos . que tenemos que tomar como ejemplos .

El último fue el Beato Carlos I de Habsburgo, Un Imperador , desterrado , que perdió su imperio , políticamente fracasado delante de la historia y de las potencias del momento.

Un rey como San Luis Rey de Francia, cuyo fin principal de las cruzadas era la conversión de las sarracenos. También tuvo algunas diferencias con el Papado.


Tambien hay grandes soldados santos o beatos . Carlos de Valois , Nuno Alvares de Pereira .etc..

Hace unas semanas estuve con una familia ecuatoriana ( el , profesor universitario , ella medica , un hijo medico y una hija religiosa ( familia católica mas bien tradi) ). Le pregunte sobre García Moreno …. para ellos fue un gran tirano . Siguiendo conversaciones hablamos de Nacionalismo Católico ….. no tenían ninguna idea de lo que podría ser.

Creo como otros que se termino el Tiempo de la Naciones .

Anónimo dijo...

Es cierto que dijo algo así como lo que sigue "somos católicos, pero ante todo fascistas"..... pero también dijo "todo el mundo se pregunta que será de Italia cuando muera Mussolini, pero a mi me preocupa más que será de Mussolini cuando muera".

Cito de memoria -mala-.

Anónimo dijo...

Gelfand, le recomiendo el libro del cura Ennio Innocenti, "La conversión religiosa de Benito Mussolini".

The Seafarer

Anónimo dijo...

Gelfand:

No leí los libros por Ud citados, sí leí "La conversión religiosa de Benito Mussolini" del P. Ennio Innocenti y me pareció convincente. Digo, porque Ud recomendaba preguntar a un buen católico italiano sobre el tema. La consulta ya fue hecha, escribió un libro al respecto. Supongo que el sacerdote entra dentro de la categoría de "buen católico".

Español dijo...

Una matización, la Cruzada en la España del 36 no la proclamó Quiepó del Llano, como ha dicho un lector, sino la mayor parte de los Obispos españoles de entonces. No olvidemos que en esa contienda se produjo en poco tiempo la mayor concentración de mártires de la Hitoria desde los tiempos de Roma.
Máritres que, sin duda, interceden ante Dios por nuestro hoy decadente pueblo para, quien sabe, si favorecer la promesa del Sagrado Corazón de Jesús al P. Hoyos: "Reinaré en España".

Gelfand dijo...

Si, y según otro famoso sacerdote italiano, Luigi de Magistris, también se habría convertido Gramsci. Que hacemos, también le rezamos a él??
Muchachos, seamos serios. Esto dice un biografo de Mussolini.
"Inoltre c' e' sempre stato il tentativo di far apparire il duce come un "pentito", ma la prova di una conversione non c' e' . "Tutto comincio' con un fotomontaggio che ritraeva il duce a Ponza dopo il 25 luglio, vestito di bianco, in ginocchio davanti a un prete benedicente. Era un super falso: gia' allora interessava dimostrare che il duce aveva ritrovato la fede". Bertoldi porta la sua testimonianza: importante e di prima mano. "Un sacerdote venne chiamato piu' volte da Mussolini a Gargnano: era monsignor Giuseppe Chiot, parroco di San Luca a Verona e cappellano del carcere degli Scalzi. In questo suo ruolo assistette Ciano e gli altri componenti del Gran consiglio nella detenzione e durante la fucilazione. Per questo il duce volle parlare con monsignor Chiot per conoscere nei dettagli gli ultimi attimi di vita del genero. Il duce . prosegue Bertoldi . parlo' con Chiot di problemi della fede, di rimpianti per non aver creduto. Ma a me il monsignore, che conoscevo bene, smenti' di aver confessato o comunicato il duce. Per Chiot la conversione di Mussolini sarebbe stata una grande vittoria: me lo avrebbe detto".
En todo caso, nada quita que sus politicas y su actuar estuvieron bien lejos de ser católicos.

Anónimo dijo...

Le pregunté a otro buen católico italiano. Esta vez a una religiosa, Sor Elena Aiello, declarada Venerable por Juan Pablo II en enero de 1991.
Ella vide in Purgatorio Benito Mussolini (vide in Purgatorio anche un Papa...). Alla domanda di come mai Mussolini si fosse salvato, il Signore rispose che era perché aveva vissuto il suo servizio alla Patria in modo disinteressato, senza volersi arricchire o approfittare della propria posizione per interesse personali.

Anónimo dijo...

Algo peor que motu propista, antifascista.

Yañez de Gomera.

Gelfand dijo...

Si Uds. se fija bien, me esta dando la razón a mi. Ya que Sor Elena se sorprendio de ver a Mussolini en el purgatorio ("come mai"). Los buenos católicos que no tienen visiones, ni estan obligados a creen en las de Sor Elena, piensan que no fue católico.
De todas formas, mal ejemplo pone Uds., ya que sor Elena acusó varias veces a Mussolini por sus políticas no cristianas.
Claro que siendo un lugar donde va aquel que "aveva vissuto il suo servizio alla Patria in modo disinteressato, senza volersi arricchire o approfittare della propria posizione per interesse personali." habría que ver si en verdad era el purgatorio. Sino pareciera que el camino mas fácil para llegar a la santidad es ser dictador.

Jacobita dijo...

No creo que tengamos que rezar A Mussolini, sino POR él. Si supiera que en una iglesia italiana celebran Misa por la mañana por el descanso del alma de Mussolini, y por la tarde por el de Gramsci, no me escandalizaría. No sé cuál es la población del infierno, pero creo que el purgatorio está muy lleno, incluso de gente que nosotros ya habríamos considerado con seguridad entre las llamas.
Como escribió Graham Greene (que anduvo al final de su vida con un pie dentro y otro fuera de la Iglesia, que tuvo muchos problemas con el sexto y que antes de morir recibió los sacramentos): "You can't conceive, my child, nor can I or anyone the ...appaling... strangeness of the mercy of God."

Anónimo dijo...

Sé cual es el pecado de ser tirano, pero el de ser dictador, cuál es?

MARIO BROSS dijo...

WANDERER, entre las "miscelaneas" de J. Tollers acabo de leer un buen resumen de muchos de los temas que aquí se han venido tratado desde que existe el blog (tradición, moral, etc).
Vale la pena que lo suba y nos deleitemos con sus ataques y adhesiones.
Se llama "Remedo de tradicionalistas":
http://www.cuadernas.com.ar/miscelanea.php/remedo_de_tradicionalistas.

Anónimo dijo...

Para musolineanos, vean Vincere, la parte documental digo, si las arengas que se muestran no eran payasescas, y bueno...

Anónimo dijo...

Uno que quiere ser de Cristo, dijo:

Gelfand amigo, no se pelée con los muertos, estén donde estén eternamente. No sea cosa que más tarde los tengamos de compañeros de cuarto.

Mussolini no fue línea media como Ud. pero capáz por eso mismo se pudo haber salvado, quién le dice.

Y los fascistas podrían ser sucios, feos y malos pero la concordia con la santa sede y la aplicación real y extendida de la doctrina social de la iglesia, la hicieron ellos y ningún rey amanerado ni ningún político liberal. Qué le vamo' a hacé

Yo sé que los camisas negras sin dientes y con olor a ajo, les pegaban a los nenes de la Acción Católica, que eran en su mayoria gente muy decente.
Es realmente una pena, pero capáz los pitucos de la Acción Católica la pifiaban de vez en cuando, sobretodo en política(ahora de sus filas salen dirigentas del PS).

La verdad buscarle la pata coja al Dux me parece al cuete, sobretodo cuando hacia el final de su vida el gran estadista enderezó el timón.
¿Vió qué medieval? Los malos se arrepienten en los cuentos de Disney y en la historia de Italia.


PS. ¡NO JODAN CON EL DUCE!

P. Álvaro Sánchez Rueda dijo...

De acuerdo con Gelfand respecto al anti-testimonio católico de Mussolini. Por otra parte, aunque estuviera en el Purgatorio hasta el fin de los tiempos, enhorabuena, porque Cristo dio su vida y derramó su sangre por la salvación de las almas, y Mussolini era un alma a salvar, aún cuando hubiera dado pésimo ejemplo de su catolicismo. Pero puestos a fijarnos en el catolicismo de líderes políticos, pro-hombres, próceres, y héroes, en nuestro país abundan los buenos ejemplos: los congresales de Tucumán, San Martín, Belgrano, Rosas, todos dieron ejemplo de su catolicismo, un catolicismo genuino, devoto, piadoso y profesado públicamente. Además, a los hechos históricos en los que intervinieron nuestros máximos patriotas, San Martín y Belgrano, les podemos dar una connotación sobrenatural, que con toda seguridad no estuvo lejos de la intención de nuestros próceres: bajo la guía de la Virgen del Carmen, San Martín cruza los Andes, como anticipo y prefiguración de un cruce mucho más difícil: de esta vida a las cumbres de la vida eterna, de manos de María; Belgrano, al nombrar a la Virgen de la Merced como Generala del Ejército Argentino y entregarle su bastón de mando, prefigura lo que todo católico debe hacer: entregar el bastón de mando de su propio ser a la Madre de Dios, para ganar la Batalla Final de su vida en ese Campo de las carreras tan particular que es el corazón humano, en donde el Bien y el mal, personificados en el Hombre-Dios Jesucristo y en el ángel caído respectivamente, combaten día a día, por el destino eterno del alma. "Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor", dice el salmo. "Bendita nuestra Patria cuya Conductora es la Madre de Dios", podemos parafrasear nosotros. P. Álvaro.

Anónimo dijo...

San Martín católico? hummm... Me quedo con el Duce, que probado está que no era ni masón ni deísta.