jueves, 24 de septiembre de 2009

Wanderología

Sir Jack Tollers ha publicado en sitio un interesante escrito wanderológico en el que discute, al más preciso estilo escolástico, los pro y contra de este blog.
Pueden bajar el documento desde aquí.

Gracias don Tollers!

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Wanderer, también conocido como "el Wanderer", "lo de Wanderer", "Wanderland" y gracias a su versión prudentemente adaptada e ilustrada es reconocido por los niños que siempre es bueno que vengan a uno como "El maravilloso mundo de Wandy", es un sitio que nos aleja de la acedia espiritual, pecado capital que se opone a la sana tensión que debe mantener el alma y es padre y madre del desinterés y las sonseras que han convertido al catolicismo en un estúpido rebaño a merced de curas más burros que tontos o mal intencionados.

Esto es así por lo atípico y muchas veces críptico de los planteos. Menuda muestra de ello es el ya famoso "ya estamos salvados". Si se hubiese hecho el típico planteo sobre la naturaleza, la gracia, la fe, las obras y la esperanza, adornándolo con un raconto de las históricas herejías en un extremo y en otro, muy probablemente hubiera dado para poco. Pero no fue así y dio para mucho más, al punto tal que derivó en un tema colateral como es el del barroquismo y el elefante en un exelente post de Ludovicus. También es cierto que esta característica es la que lo convierte en un blog no apto para tuti li cuanti.

Tollers, qué bien escribe usted. Me hago cargo de lo que me toca. Sí, soy de los mal hablados. Pero qué quiere que le haga, no soy Lugones y hay cosas que sólo las sé decir puteando.

Saludos,

El Carlista.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Caramba amigo Tollers, ha logrado producir el mismo efecto que las quaestiones de la Summa. Cuando iba leyendo las dificultades, me preguntaba cómo cuernos las iba a resolver.
Al igual que en la Summa, las dificultades dejan poso y matizan la respuesta. En este caso, sirven de examen de conciencia para todos los comentaristas, siendo tan jugosas como el Sed contra y la respuesta, que por otra parte se agradece.

Creo que Tollers ha captado el sentido de este maravilloso blog levantado por Wanderer, una especie de koan catolico, tratamiento de shock electrico a la fibrilación emocional de nuestro pensamiento catolico postmoderno.

Como en Manalive, sólo con un revolver en la mano y la inminencia de la muerte se comienza a amar la vida. Sólo ante la paradoja lancinante de la Cruz, plantada escandalosamente en medio de nuestros pulcros esquemitas de manual, salpicando sudor y sangre, se empieza a pensar en clave de Ortodoxia Radical.

Anónimo dijo...

Ludovicus, me gustó como usó las imágenes al mejor estilo del criticado Gibson, para mostrar cuando se empieza a pensar en clave de Ortodoxia Radical.

The Seafarer

Juancho dijo...

Sir Tollers:

Brillante, 100% brillante.

La verdad que es un lujo el blog (autor - comentaristas - temática).

A veces da vergüenza poner algún comentario, porque uno ve que está entre gente peritísima en la sacra doctrina. Por eso prefiero preguntar nada más.

Es una catacumba virtual, o mejor cátedra virtual, al modelo de las medievales.

Desde que entré me hice lector diario. Y muchas cosas que voy leyendo (por ejemplo ahora le entré al "El Apocalypsis de San Juan" del P. Castellani) pienso: "...que bueno para discutirla en Wanderland..."

No aflojen que esto está muy bueno.

Juancho.

Anónimo dijo...

Excelente lo de Tollers, aunque le esquive el bulto a la crítica más pesada que se le formula al Wanderer, que no es propia del blog de Wanderer si no propia del blog per se. Quiero decir, del medio en el que se plasma la disputatio. Esto es, Internet.
Me hubiera gustado ver resueltas varias dificultades en este sentido, y propongo rústicamente a continuación algunas de las que se me ocurren a modo enunciativo:

1) El medio en sí tiende a la chabacanería, por cuanto pone al alcance de cualquiera el ingreso en la discusión mediante un simple click. Sin importar lo que estuviere haciendo, trabajando o webeando, ni si su interés en la cosa sea mucho o poco, o ninguno. Ni hablar de su idoneidad, o de su autoridad, o sapiencia. Este hombre web, medianamente católico y medianamente interesado también, recala en el Wanderer luego de su paseo pichinchero por otros blogs católicos, metiendo en cada uno su bocadillo. Recibiendo así su cuota de autosatisfacción brindada por su pequeña porción de protagonismo.
2) Esto no sucedería en un medio tradicional, por llamarlo de alguna manera en aras de la diferenciación con la web, como si por ejemplo el Wanderer organizara jornadas de debate en un lugar determinado. Ciertamente que entonces asistirían aquellos realmente interesados, sabios o no, pero con seguridad los ignorantes callarían y no se atreverían a soltar una sílaba. Mientras que en el blog se despachan con lo primero que cruza por sus molleras.
3) Porque esto tiene internet y el anonimato, que ambos pulverizan los frenos inhibitorios propios de la persona, haciéndolo decir cosas que no diría si estuviera frente a miradas escrutadoras o exponiendo la valía de su propio nombre a juicio del resto. Y esos frenos no son un capricho de la naturaleza sino que ordenan de alguna manera la comunicación entre los hombres, evitando que cualquier necio profiera una huevada tras otra e impida hablar a los que saben (aunque la modernidad haya atacado esta defensa natural y envalentonado a los necios convenciéndolos de que tienen el mismo derecho a hablar que los sabios).
4) Que el medio impide la lectura reposada y profunda del texto de cada post, al ser leída directamente del plasma del monitor, a las apuradas y sin una adecuada concentración, lo cual combinado con la ansiedad de participación y protagonismo, llevan al bloguero participante a un superficial entendimiento y atropellado comentario posterior. Todo esto mientras lo llama por teléfono su Jefe pidiéndole el informe que debe con atraso, lee los mails, un compañero de trabajo le comenta su nochecita del jueves y admira las piernas de la secretaría que le viene a traer un sobre.
5) Llama la atención también la fugacidad de los temas, quedando sepultado en el olvido el post anterior con cada nueva publicación.

Y varias dificultades más que habría que ordenar y clasificar en detalle, todas ellas surgidas del soporte en el que Wanderer existe, la World Wide Web.
Otra cosa sería el Wanderer exponiendo su tema frente a una audiencia atenta y respetuosa, que luego sería comentado, objetado y/o elogiado, pero por hombres de probada aptitud y no por zopencos como yo, que todo lo que puse arriba me ha pasado a mi, metiéndome como un imberbe a opinar en lugar de callar y aprender. Entonces sí, en otro ambiente más propicio, se podría cuestionar todo y moverle el piso a cualquiera, porque estaría garantizado el adecuado tratamiento, con la seriedad que amerita la gravedad de la cuestión.
En definitiva que para hacer un lechón al horno de barro se necesita un buen horno de barro, no siendo lo más recomendable un microondas.
Yo mismo no sé, a pesar de lo escrito, si es adecuado o no el blog de Wanderer. Pero me hubiera gustado el tratamiendo de Tollers en consideración al medio.
PL

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Y sí, PL, el medio es el mensaje, como macaneaba el gran Marshall para ganarse unos pesitos ante los Neustadts y Grondonas canadienses y yanquis en las lejanos sixties.

El medio -el blog- es ansiógeno, efímero, incompleto, afectado de una mortalidad ineluctable. Democrático hasta la náusea.

¿Pero qué hay del receptor del mensaje? Como Usted mismo lo advierte, escribimos y comentamos entre expedientes y pantallas, secretarias de piernas esbeltas (buena suerte la suya) y jefes de ceños nada simpáticos. Sin oportunidad de poder hablar de lo que realmente nos interesa, con esa nostalgia infinita de la charla llana de Castellani que todo católico ortodoxo argentino carga sobre sí como un duelo desde que se nos murió.

El medio es el mensaje, pero también el receptor, podríamos chantear sin por eso ganarnos ser extras en una película famosa de Woody Allen.
Tome la quaestio de Tollers. Tome una quaestio cualquiera. ¿Cuántos la pueden/emos leer? ¿Cuántos la pueden/emos entender? ¿Cuántos pueden/emos ver la volcánica pasión napolitana bajo el aparente anodino latín del Aquinate? ¿Cuántos pueden/emos plantarse en forma radical frente a la ortodoxia y mirar la realidad de nuestra fe con los ojos limpios? ¿Cuantos siguen/seguimos engañándonos con los lugares comunes, los conformismos idiotas y la tonta complacencia de creernos en la justa?

Por ahí dije fibrilación.
Con ese interés característico de quien ignora todo sobre algo y no vive de ello, impulsado por la visión cotidiana de Dr House, le pregunté a un amigo médico qué era. Algo así como que el corazón se contrae pero no se contrae. Parece que funciona pero no. Parece que se muere pero palpita. Hay que darle un shock de electricidad porque así no va más.

El catolicismo argentino fibrila. Carguen, despejen, llegó el Dr. Wanderer.

Epifanio dijo...

Lo único malo que veo en todo esto es ver que un grupo de buenos católicos, lúcidos e inteligentes abandonan lo político (en sentido amplio, se entiende) para apostar a una suerte de neo comunitarismo que ya fracasó.

CHESTERTON dijo...

... muy buen escrito, prolijo, métodico, atendiendo (o al menos pretende) solucionar las recurrentes objeciones que se le hacen a este blog de tan buenas intenciones e ideas maravillosas.

Nada se le escapa a un escolástico en la Summa, y el que se atreva a tratar de discutir con él, al recorrer esas interminables páginas, se sentirá aniquilado, asfixiado ante esa manía de tratar de explicarlo todo, en la esperanza (algunos dirán ingenuidad) de que los demás también sean escolásticos.


Sören

Yolanda dijo...

Soy "un nick cualquiera" aunque espero que no por eso caiga en la chabacanería. El blog es un género nuevo. Creo que es bueno, pero puede aspirar a al excelencia. A poco más que se lo lime, será excelente también para estos temas.

La disputatio, ¡increíble!. Magnífica. La voy incluso a releer ya que dos o tres de las soluciones me han parecido espléndidas, con genio, verdaderamente.

Ludovicus... supongo que Neustadt y Grondona son periodistas de su país, porque no los conozco. En cambio Marshall... ¿se refiera a Mac Luhan? tenga en cuenta que algunas somos algo necias, y si no nos lo aclara... ;)

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Sí, Yolanda, el católico Marshall Mac Luhan. Se lo puede ver en la cola de un cine creo que en Annie Hall, ratificando una teoría que Woody Allen explica. Parece que con la plata de la cátedra no alcanzaba, pobre...

Anónimo dijo...

Gracias Ludovicus. No, el medio no es el mensaje, o no debería serlo. Pero hay medios que trascienden su papel de tales y yo ya no se lo que son.
Para graficarlo, podríamos decir que las armas son un medio en y para la guerra, pero ¿la bomba atómica lo es también?.
Algo similar, que no logro poner en lenguaje inteligible, me parece que es internet.
Y por eso quería que Tollers, o porque no Ud., se aplicara al tema.
PL

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

amigo PL, se lo digo más simplificado: el medio es una mierda, pero el hombre moderno no es/somos, fenomenologicamente hablando, más.
No me imagino a Platón en un blog, ciertamente.
Es lo que hay.
Just so.

Anónimo dijo...

Eso lo había entendido, Ludovicus, gracias igual por la paciencia.
PL

Anónimo dijo...

Wander y Tollers un solo corazón. No se por qué pero tengo la impresión de que son la misma persona. Y hasta quizás Ludovicus también.
Respecto al articulo del Sacerdote Fiel, me parece que no entendieron ni jota....

Wanderer dijo...

Anónimo de las 19:28: No se por qué pero tengo la impresión de que el que no entendió ni J es Ud.
El esquizofrénico Wanderer-Tollers-Ludovicus-Kirchener-Perón-Lenín_...

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

mi amigo, postular la identidad de este servidor con Wanderer es un tanto aventurado.
Wanderer es católico y yo también, Wanderer es antibarroco y yo también, Wanderer es gorila y yo tampoco.

Pablo dijo...

Estimado Ludovicus:

Mala memoria, la del anónimo. Olvida que fui el primero en advertirle a Wanderer que nos dirían gorilas... Y como el gorilismo es tan minoritario, debiera considerarme un desdoblamiento de personalidad del caminante... :)

Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Y no sólo minoritaria, estimado Pablo, la especie gorila está en estado de extinción, así que más vale que la cuidemos.
Abrazo