miércoles, 7 de julio de 2010

¿Ganamos o perdimos?


Había preferido no tratar el tema del gaymonio en el blog porque no es un tema importante. Se trata, como dije en otra oportunidad, de una batalla perdida y, en el mejor de los casos, se podrá atrasar un par de años la derrota a costa, claro está, de claudicar en los principios. Como dijo Ludovicus, la batalla se perdió “con el universal desacatamiento de la Humanae Vitae. A partir de ese momento, como lo ha remarcado lúcidamente el Mago Blanco varias veces, se trata sólo de seguir extrayendo conclusiones de una premisa mayor entronizada como axioma: el sexo no está en función de la procreación, sino de las motivaciones "personalistas" de las "personas" humanas, unidas por el amor con prescindencia del denostado determinismo biologista. Contra este sólido fundamento racional,el "sentido común" del burgués o del cristianuchi medio (los nenes con las nenas)es tan lábil como una temporada de Tinelli”.

En ese sentido, me animo a decir que son más sólidos los argumentos a favor de la adopción por parte de parejas homosexuales, que los que se plantean en contra. O, mejor dicho, los argumentos “católicos” son muy débiles y fácilmente rebatibles. Por eso mismo, plantear la batalla con el “Queremos una mamá y un papá” es, en el mejor de los casos, un manotón de ahogado.

En definitiva, plantearon una batalla nominalista: si se llama matrimonio, perdemos; si se llama unión civil, ganamos. A los efectos, es lo mismo. Entregamos el principio.

Cuando en la P.D. 1 del post anterior anotaba que ellos “perdieron”, lo hacía en el contexto del medio televisivo y en relación a la entrada precedente. Es decir, mientras que el domingo se veía al enemigo en actitud triunfalista, ayer se lo percibía triste y derrotado, y eso me produce cierta alegría.

De cualquier modo, era una batalla que había que dar, aunque estemos seguros de la derrota. A quienes le tocó comandarla, eligieron esa estrategia que no me parece la más adecuada. Yo, en su lugar, no sé qué hubiese hecho. Quizás lo mismo; quizás nada.

En cualquier caso, mis respetos a ellos y a todos los que se sumaron a la cruzada.

30 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cruzada? Que cruzada más rara, no vi ninguna cruz solamente esos lavados cartelitos anarajados que no quieren decir nada. Claro, es porque a los votantes del PRO y súbditos del hereje alemán le gustan los colores brillantes. Piensan con los ojos, y ven magos blancos y cruzadas donde lo unico que hay es naturalismo e indiferentismo religioso.
Lamentable.

Anónimo dijo...

"Os digo, además, que améis vuestra bajeza; y amar la propia bajeza consiste en esto: si sois humildes, pacíficos, dulces, y mantenéis la confianza en los momentos de obscuridad y de impotencia, si no os inquietáis, no os angustiáis, no perdéis la paz por nada y permanecéis firmes en estas tinieblas..., actuando así, amaréis vuestra bajeza, porque qué es ser objeto de bajeza sino estar en la obscuridad y en la impotencia?" (Padre Pio de Pietrelcina)

Lucho Paredes dijo...

Estoy tratando de armar en mi cabeza el post y algunos comentarios sobre este que ud Wanderer no había mencionado hasta ahora.

La verdad que es un tema jodido y no comparto para nada toda esta movida legislativa.

Pero teniendo presente que Dios aborrece al pecado, pero no al pecador me viene a la mente pensar qué hacer con y por estas persona porque también son hijos de Dios y muchos bautizados que de alguna manera uotra tienen una búsqueda y un deseo de Dios, más allá de todos estos bemoles y permanentes confrontaciones a las que nos tiene acostumbrado es gobierno.

PD. Estuve visitando un blog joven (es más volcado a la filosofía), muy básico, pero con algunas reflexiones interesantes:

www.entremosapensar.blogspot.com

Anónimo dijo...

Increble la carta de Bergoglio

Lætitia dijo...

No me parece justo que se menosprecie lo que se hizo y se hace estos días. Coincido en que "era una batalla que había que dar, aunque estemos seguros de la derrota". Y no me conformo con la unión civil ni mucho menos.
Pero todo esto ha sido un despertar de la sociedad y, aunque tarde o temprano vayan a llegar estas leyes a nuestro país, sirve al menos para movilizar las conciencias.
Ahora tenemos que saber aprovechar estos esfuerzos,"manotazos de ahogado" (lógico, nos habíamos dormido, no?) y transmitir los verdaderos argumentos y convicciones para que toda esa gente que salió a la calle sólo por sentido común pueda conocer y convencerse de la Verdad.

Wanderer dijo...

Estimado Lucho Paredes: No estamos hablando de los homosexuales sino del matrimonio homosexual, que es algo bien distinto.
Como Ud. bien dice, son hijos de Dios, que cargan con una pesada cruz y merecen de nuestra parte la caridad que debemos a todos los hombres. Pero la solución no es permitirles el matrimonio sino darles a conocer, en la medida de nuestras posibilidades, la Buena Nueva, como a cualquier hijo de vecino: que Jesús es liberación y que la única felicidad consiste en abrazarnos a Él y a su ley por amor.
Se me vienen a la cabeza dos textos: "Abyssus abyssum vocat". "Un abismo llama a otro abismo". Cualquier concesión que se hace a la perversión llama a una perversión mayor. Es caminar en una pendiente embarrada.
El otro, es la fábula de Castellani en Camperas, que narra la historia del inglés que se mete en el pantano para cazar una garza. "Nos volvemos, patrón", le decía el peón. Al principio podían; después fue imposible.

Teseo dijo...

Guay con la carta de JB!

Como dijo Ludovicus: "esa carta, esa carta: pesa más que una lápida de mármol".

Lucho Paredes dijo...

Estimado Wanderer: tiene razón con su comentario y le pido disculpas por no expresarme con claridad y desenfocar las cosas.

Pero en realidad hace años que mi ánimo va en decadencia referido en lo referente a lo político. La desprolijidad de este gobierno, la falta insitucionalidad, la bajeza y chatura, y ese permanente ataque y destrucción de las instituciones me han impactado muy negativamente.

Ya cuando la política casi se homologa a la TV basura que ud ha citado más atrás es síntoma de las cosas están muy mal. Cuando los voceros de los acto de gobierno son D'Elía y Hebe De Bonafini y todo una caterva de impresentables es otro síntoma más grave aún.

Unión civil ¿mal menor? no sé. Es necesario atender a las necesidades de una minoría muy menor, pero inflada periodística y mediáticamente... yo creo que no.

Es verdad que es una batalla perdida... pero hace rato que está perdida, desde que la ignorancia se instaló en el poder y no lo digo por este gobierno solamente, sino, también por el querido Carlo' M y sus cohetes a la estratosfera, etc etc.

Quizás, como dice Platón en La República, que la democracia es el gobierno de los peores ya está pasos de devenir en la tiranía... ojalá no ocurra porque los síntomas cada verz son más claros

Anónimo dijo...

Yo quisiera preguntarle a los iluminados comentaristas de este blog con qué criterio se excluye del matrimonio a los homosexuales y con qué criterio se permiten ordenar a curas homosexuales (indisimulablemente homosexuales)

Muchachos, me parece que la torta está mal repartida.

Capitán Lope de Aguirre dijo...

Perdimos ganar así no sirve Nuestro Señor lo dijo a Dios lo que es de Dios al César lo que es del César parece que en algún punto quisieramos frenar lo inevitable y esto es oponerse a Providencia.Parecemos fariseos.Con dolor inmenso acá en el Amazonas y mas solo que perro abandonado lo digo.

Pd:Yo sé que en algún lugar está de acuerdo conmigo Maister Wanderer.Tristeza nao tem fin y es una tristeza de muerte lo digo en serio.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Qué curiosa la carta de JB a las Carmelitas, horra del estilo horroroso de este último decenio. Parece emitida por un Bergoglio del "Universo Bizarro" de Superman, en otra dimensión. Una especie de Bergoglio contrafáctico, como si el auxiliar derechista y fervoroso de Quarracino que nos supo engrupir hubiera reaparecido después de una larga abducción temporal.

Anónimo dijo...

No sé si diría que no es un tema importante. Después de todo, es bastante grave, en cuanto revela a qué punto hemos llegado: darle un status legal a uno de los pecados que según la tradición (no sé si neo-barroca, gótica, troglodita, patrística, judaizante, post-tridentina, nouvelle-théologie, gnóstica o qué) clama al cielo por venganza, junto con el homicidio, la defraudación del pago del obrero, y no me acuerdo el cuarto. ¿Acaso, para los "fundamentalistas" bíblicos, entendido en el sentido de un reciente post y cuya lectura comparto, Dios no envió fuego sobre las ciudades de Sodoma y Gomorra porque practicaban ese pecado nefando? Acá no sólo se lo practica, sino que, para peor, ¡se lo institucionaliza como un derecho! Es verdad que ahora parece que Dios se toma las cosas (en fin, sorry por la antropologización) de otra manera, y tiene mayor paciencia, pero ¡ay! su "no intervención", es mucho peor castigo que esos castigos fulminantes de la antigua ley.

Desde luego, es penoso estar hablando de esto, pero es el mundo en que vivimos. La verdad que no había caído en la cuenta de que la campaña estaba basada sobre un argumento tan débil como la no adopción, que no es más que una consecuencia nefasta de la aceptación de algo intrínsecamente "mentiroso" -como dice el Card. Bergoglio en la carta que tampoco conocía, ¿la habrán leído en las parroquias e invitado a acompañar a las carmelitas en su oración? Bueno, cierto que acá al dueño de la bitácora no le gustan las monjas... - y contradictorio en los términos. Y totalmente de acuerdo en que es de sentido común, ley natural, que si la sociedad y el estado reconocen la existencia y los privilegios del matrimonio, es justamente, porque su fin principal es la procreación y educación de los hijos. En fin, en este mundo loco, quieren "matrimonio" los degenerados, y los heterosexuales no quieren casarse, y sólo se juntan. Y además, no quieren tener hijos. Y los que no pueden tener hijos, los quieren fabricar como si fueran automóviles.

Desde luego, hablar de ley natural, naturaleza, etc., sólo significa algo para los cristinos, y sólo para algunos.

Por lo demás, confirmando lo que dice en este post, hoy me comentaba una amiga que había estado ayer intentando entrar al Senado, que cuando les dieron la noticia de la aprobación de la unión civil en lugar del "matrimonio", la gente que había ido ¡se puso a aplaudir! y lo festejaba como una victoria.

Sí firmé con bastante poco entusiasmo un petitorio pidiendo que no se aprobara la ley, y digo con desgano, porque los argumentos me parecieron más bien "ad hominem" y que no van al fondo de las cosas.

En fin, para los que no tenemos hijos, puede no ser tan grave, nos arreglamos como podemos, pero realmente, qué difícil para los que sí los tienen, mi oración especial también por ellos y mi admiración.

Anónima de las 12:50 del post anterior

Anónimo dijo...

Estimada Anónima de las 12:50 del post anterior:

No sé si los que somos padres nos merecemos admiración. Lo que es seguro es que debemos poner las barbas en remojo. Si bien la educación es obligación indelegable de los padres y no de la escuela, ni de la calle; es verdad que el hombre es naturalmente social. Nuestros hijos sociabilizarán.

La aberración que hoy vemos con esta estúpida ley era impensable hace 5 años (y ya iban más de 20 de democracia …). En 5 años más veremos a tantos maricones caminar de la mano en Capital Federal como hoy se los puede ver por Puerta del Sol, Madrid. Y ya nadie se espantará.

Los que tienen hijos de 20 años están viendo que sus hijos no son, ni serán, como sus padres y mucho menos como sus abuelos. Los que tenemos hijos más pequeños estamos aun peor. ¿Cómo será la sociedad que les espera en 20 años, si cada 5 la abyección creciente se hace notar? No lo sabemos, pero es terrible, siendo que la salvación de nuestros hijos nos importa tanto o más que la nuestra.

Sólo un idiota puede no darse cuenta que el deterioro social crece geométricamente.

Vea lo que sucede con los “profesionales”, nuestros colegas… La economía, la inmoralidad, la impiedad … los han convertido en un tropel, como diría Maurras. La “proletarización” de “lo mejor” de la sociedad es palpable, es evidente. No son ni menos zurdos, ni menos brutos, que un barra brava. Son "reclamadores de derechos", son proletarios marxistas.

No tengo ningún optimismo, tan solo esperanza. Y por mis hijos, a veces terror, otras sólo miedo.

Suyo,

Coronel Kurtz dijo...

Estimado Wanderer: Dice Ud. que los homosexuales "son hijos de Dios, que cargan con una pesada cruz". Dejémonos de "concesiones", lo que la Iglesia pide a los homosexuales es exactamente lo mismo que pide a los heterosexuales que, por esas cosas de la vida, son solteros y, los que en todo caso, también cargan con una "pesada cruz". O tantos esposos cuyo cónyuge ha sufrido algún tipo de problema físico, psicológico, etc.

Si seguimos aislando el hecho homosexual (sea de origen genético, físico, psicológico, etc.) del resto de los casos donde la castidad se hace pesada carga (que son muchísimos más de los que enumero arriba), ya tenemos la batalla perdida.

Estimado Ludovicus: Esa carta es de no creer. Ayer me enteré que uno de los conventos a los que el Cardenal dirigió la carta es el de la calle Amenábar de monjas "maravillosas".

¿Alguien vio salir a un exorcista de Rivadavia 415?

Moro dijo...

"Queremos papá y mamá" es un slogan, no un argumento. ¿Alguno leyó las ponencias de las intervenciones públicas en Tucumán, Salta, Jujuy, etc.? Créanme que hubo muchas de un nivel excelente, lejos del nominalismo o la sensiblería (que también las hubo, pero con eso nada que hacer)
Quienes impulsan la movida no plantean nada parecido a “naturalismo e indiferentismo religioso”, ni mucho menos. Boludos hay en todos lados, y si es una manifestación popular, créanme que el porcentaje aumenta. Pero no confundan
Anónimo: Si el colorcito te gusta o no, es un planteo más bien pelotudo. Se usó y listo. Si usábamos el rojo nos tildabas de comunistas, si elegíamos el amarrillo éramos “pro”, el verde de abortistas o ecologiquetes. Se pide llevar banderas de Argentina, y el color surgió como una cuestión de difusión visual, puede ser anti estético, pero no inmoral.

Atanasio dijo...

Estimados:

Escribo desde la ex católica Ex-paña. Lo escrito por el blogger me recuerda que la situación vivida en España con la introducción de la sodomía en la institución matrimonial civil fue exactamente la misma. Mientras que la chusma de siempre lo promovió y lo consiguió, "la derecha" y los "católicos" se conformaban con "no llamarlo matrimonio".

Un discurso estúpido e inútil que pretendía reconducir el gravísimo envite en una discusión nominalista. Claro, quienes decimos estas cosas somos la caverna, lugar en el que por cierto nos lo pasamos la mar de bien. En fin, hasta cuándo habrá que soportarlos...

Saludos cordiales

Wanderer dijo...

Coronel Kurtz: De acuerdo con Ud. en un todo.
Con lo de "pesada cruz", simplemente citaba a algunos documentos eclesiásticos que así se refieren a la situación que atraviesan los homos.

Anónimo dijo...

Me parece atroz el discurso del obispo

http://es.gloria.tv/?media=86749

Anónimo dijo...

La batalla está perdida pase lo que pase en el senado. Y lo está, en la Argentina, desde que la televisión normalizó la contranatura a través de la telenovela "Los Roldán". Seguramente la derrota tiene sus antecedentes; pero esa telenovela con elevados índices de rating, marcó un hito en la aceptación general de la contranatura y la conquista del sentido común.

M.E.

Anónimo dijo...

Ganamos o perdimos?
Yo creo que perdimos ya hace mucho tiempo. Para irnos un poco mas cerca, el divorcio. luego hasta aceptado por la Iglesia, ya que de algun modo hasta alguien casado, con hijos, con años de matrimonio, y con algunos testigo puede pedir la anulacion del matrimonio por Iglesia.
En definitiva yo no se si la batalla se pierde por la poca fuerza que se puso en la campaña, o simplemente porque no se quizo dar batalla.

Pippin dijo...

Rafael Gambra tiene un librito titulado "El silencio de Dios". Pero me gusta más cómo lo presenta el P. Benson en su novela "El Señor del Mundo". La verdad es que meditar en el silencio de Dios da para mucho. ¿No cree que merecería un post, Don Wanderer?

Pippin
Pequeño hobbit asustado... por el silencio de Dios y el futuro de sus hijos

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

Vean en History Channel los trabajos de Isaac Newton sobre el Apocalipsis y la reconstrucción del Templo de Jerusalén... Lo repiten el Domingo a las 21,00hs.

Parece que están un poco apurados...

- M. Martin-

El Profesor de Worms dijo...

¿Ganamos o perdimos? Totalmente lícita la pregunta. Justamente hace dos semanas charlaba acerca de esto con una persona muy querida. A ella le decía que esta era una batalla que tarde o temprano se perdería. Y que habría que ver hasta qué punto no está ya perdida.
Puede ser que, como decían anteriormente, esté perdida desde el desacatamiento a la Humanae Vitae. Pero a mí me parece que está perdida desde mucho antes; posiblemente desde que fue lícito dudar de lo más evidente: de la veracidad del conocimiento sensible. Si puedo dudar de que lo que me muestran los ojos sea real, ¿por qué no voy a dudar, por ejemplo, de la existencia de una ley natural? Una vez postulada la posibilidad del relativismo, éste se convierte en una bola de nieve prácticamente imposible de frenar, al menos para nosotros.

Por otro lado, sobre la unión civil y la aceptación del mal menor, totalmente de acuerdo con los comentarios, y agradezco la cita que trae Wanderer: Un abismo llama a otro abismo. La aceptación de una corrupción sólo traerá peores consecuencias.

Incluso en un momento se me planteó un caso hipotético: ¿qué pasaría si alguno de nosotros fuera senador nacional y se diera cuenta que necesita 5 votos más para rechazar definitivamente este proyecto? ¿Qué haría si el mismísimo Néstor Kirchner se le sienta delante y le asegura esos 5 votos con tal que votemos a favor del kirchnerismo en un tema en disputa como, por ejemplo, la distribución del impuesto al cheque? ¿Aceptaríamos ese trato? Mejor dicho (ya que es imposible realizar predicciones en materia del obrar humano)¿sería correcto aceptar el trato? Yo de movida opino que no, pero me gustaría saber qué pienan Uds.

Bueno, perdón estimado Wanderer por la longitud del comentario. Saludos a todos y feliz día de la Patria (o de lo que queda de ella)

El Profesor de Worms

Diego dijo...

Claro que la batalla está perdida, hace rato. Este es de los últimos bastiones, estamos rezando y peleando con las mejores armas que tenemos, hemos logrado retrasar el paso del enemigo unos...2 metros. Podemos seguir defendiendo la fortaleza, pero a la larga nos van a ganar, nos van a golpear y violar a todos y después nos torturarán y descuartizarán vivos. ¿Seguimos peleando o la entregamos?
Estoy dando manotazos de ahogado y les aseguro que ni yo ni la mayoría de los que está manoteando conmigo ha aceptado que el Estado reconozca como legítima a la sodomía, sea cual sea su nombre.
Que hay de todo, hay de todo. Como en este blog, como en la Iglesia, como en la humanidad.
Si alguien tiene una idea mejor, avíseme, la estoy esperando.

Anónimo dijo...

Puede ser que la batalla esté perdida, que haya sido mal planteada por una fuerte "línea media" que no quiere que aparezca la cruz(mis hijos han sido hartamente criticados cuando llevaban una insignia religiosa en una marcha contra el aborto); que no hay razones sino slogans, que está perdido todo.... etc.,etc.
Pero defiendo la participación. Que cada uno de cuenta de lo que ha hecho por qué y cómo. Por ejemplo, en las audiencias de las provincias, los testimonios y las razones esgrimidas fueron muy superiores a la de los homosexuales. Lo digo con funamento porque participé de una y gracias a Dios no hablé porque escuché argumentaciones de primer nivel que incluían análisis que iban desde lo teológico hasta lo médico.
Bueno, espero que Dios nos lo tenga en cuenta. ¿No les parece?
Y si se logra alargar dos años la ley, siempre es tiempo. Y nadie sabe lo que puede pasar en esta Argentina.
Cordialmente
Sole

Anónimo dijo...

La irracionalidad del p. Nicolás Alessio (y compañeros desobedientes y dementes), la inutilidad de Mons. Ñañez y las cavilaciones de Mons. Urbanc hacen que esta batalla esté estrepitosamente perdida, al menos, en el ámbito de la jerarquía, que nos guste o no aigue siendo importante en la Iglesia verticalista (cuando le conviene).


Si se apureba o no, para mi ya pasa a un segundo plano porque las diversas manifestaciones y las omisiones de algunos sacerdotes y obispos nos dan cuenta que estamos en un camino sin retorno.

Benigno dijo...

En mi ignorancia e humilde opiñon la verdad que creo que esta batalla la ganamos, pero es una victoria pirrica, puesto que no creo que la ley se apruebe pero si creo que se va a aprovar la union civil, lo cual es un paso mas en favor de los invertidos. Pero de que nos sorprende? esta escrito que esto, y cosas peores pasen.

Lo que me llamo la atencion fue la carta de JB. Si bien yo reclamaba algo en ese estilo, tanto a el como a nuestros obispos, me di cuenta de que hablar del maligno como artifice de toda esta porqueria (ojo yo estoy de acuerdo con esa posicion), pianta votos, la gente, inclusive muchos de los que estan en contra de la ley, se espantan con el contenido de la carta de JB.

Es triste, y tambien es culpa de JB y de los obispos que la gente ya no crea en lo que debe, es asi que hoy por hoy reconsidero, y creo que por ahi, hubiera sido mejor estrategia no decir nada y simplemente dejar hablar a los invertidos (cuanta gente de posicion indecisa se habra espantado al ver a la fauna gay como piazza o cibrian defendiendo el "derecho" a adoptar, solamente por el grotesco la gente rechazaba esas posiciones.

En fin, no es sorpresa, son señales de los tiempos, yo por lo pronto rezo todos los días un rosario por este tema, y tengo las armas listas, para que llegado el momento, me lleve algunos conmigo (si es posible desde el campanario, mejor).

Saludos.

Benigno

Beatriz dijo...

Todavía no ganamos ni perdimos. O, en todo caso, ya hemos ganado con el Señor.
Sobre los argumentos católicos, que a Ud. le parecen débiles, debería preguntarle al mutuo amigo Lewis. El tao no necesita demostración.

Además, esta batalla tiene que ver con personas reales, con niños reales,y eso no es sentimental.
Si ganamos y el éxito dura 2 años. Serán dos años que los niños sin familia no serán entregados a perversos. Si dura un año, será por un año, si es por un día,...
Lo mismo pasa con el aborto. Las personas cuentan de a una.
En la vida real no nos podemos dar el lujo de mantenernos melancólicamente anónimos.

Por otra parte, en todo de acuerdo con el comentarista Moro.

Anónimo dijo...

Ilustra lo anterior esta entrada del excelente blog El Brigante:

http://www.elbrigante.com/2010/07/de-la-forma-de-la-sociedad-depende-el.html

Anónimo dijo...

La 1º parte:

http://www.elbrigante.com/2010/07/vivir-sin-sociedad.html