martes, 14 de junio de 2011

Filtraciones de la curia


Fue publicado en AICA del viernes pasado el nombramiento de Mons. Alfredo Zecca como Arzobispo de Tucumán. Algunos medios digitales proclamaron el triunfo del Cardenal Jorge Bergoglio y la confirmación de que la Santa Sede le dará un aval para permanecer un tiempo más en la sede porteña.
El Tribuno consultó a un colaborador íntimo de Bergoglio quien pidió permanecer en el anonimato. Se extractan algunos pasajes de la extensa entrevista. Tiene algunos momentos sorprendentes.
“El nombramiento le cayó a Bergoglio como un baldazo de agua fría en invierno, pues, aunque lo impulsó fuertemente para obispo de San Luis, Zecca no es de su riñón. La candidatura a la catedral puntana era un modo de alejarlo de la UCA y de neutralizar una diócesis liderada a la distancia por Aguer”, dijo.
“(Zecca) tiene excelentes títulos para ser obispo. A algunos sorprendió el ascenso directo de cura a arzobispo. Pero eso puede entenderse por la edad del candidato y por sus dotes académicas. En este momento es el obispo argentino mejor preparado. Publicó algunos libros y mantuvo una vida escolástica seria”.
Sobre las dotes pastorales de Zecca confió que “la Inmaculada Concepción no es una verdadera tarea pastoral, porque ésa es la parroquia del seminario y su párroco no se ocupa directamente de actividades pastorales, pero ese cargo, más su cercanía con el grupo FUNDAR, le da un perfil más pastoral”. “Tampoco tiene formación litúrgica, pero en eso lo ayudará su primo, el Toto Aloissio (?)”, agregó.
Preguntado sobre posibles padrinos que apoyaran la candidatura del neo-obispo el entrevistado dijo que “es amigo personal del Cardenal alemán Walter Kasper, lo que le trajo el apoyo total de Benedicto XVI. Además es un conservador. Fue quien puso orden en
Devoto (N. de la R.: seminario y facultad de teología de Buenos Aires) durante la gestión de Quarracino –al menos en lo que pudo-, después de los extensos años aramburianos. Hubo consenso en la CEA para este nombramiento desde todos los sectores, pues aún los aguerianos Taussig y Puiggari lo apoyaron porque Zecca fue del Instituto San Pablo”.
“De todos modos no es un nombramiento impecable. Tiene algunos agujeros que evidentemente no le importaron al Nuncio Apostólico. Por ejemplo su relación con el grupo FUNDAR y sus enormes consecuencias financieras en la UCA –manejó los fondos a su gusto e piaccere-, su enfermedad o su gusto desmedido por el lujo.
“Le gusta la buena vida y la buena mesa, pero buena mesa en serio con vinos importados, platos caros y champagne francés. Para la ropa de paisano se viste en tiendas exclusivas como James Smart.
“Hace un año la Congregación de Educación del Vaticano le encargó que estudie a una orden religiosa (N. de R.: se trata del Verbo Encarnado, fundado por el P. Carlos Buela). Zecca le exigió al Nuncio como condición pasajes en primera clase, en caso contrario no aceptaba el nombramiento. Ante la sorpresa del Nuncio él se justificó en su enfermedad de columna, pues sufre de escoliosis crónica además de ser fuertemente hipocondríaco. Su enfermedad lo deja varios días en cama”, confió a El Tribuno el sacerdote.
“Ojo que hubo un obispo que viajaba en micro y terminó preso. Para vida austera ya está Bergoglio, un obispo debe tener un cierto nivel”, agregó.
“También es amigo de FASTA, lo que en Tucumán lo va a ayudar a relacionarse con los grupos conservadores de la ciudad […] y, lo más importante, es muy superior a su predecesor, Mons. Villalba”, concluyó.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

El peligro no se limita a una iglesia, ni son sólo dos o tres las que se han derrumbado bajo esta grave tempestad. El mal de la herejía se difunde casi desde los confines de Illyricum hasta la Tebaida. Las doctrinas religiosas han sido trastocadas, las reglas de la Iglesia se hallan en un estado de confusión; los puestos de autoridad han sido ocupados por ambiciosos sin principios; y la principal sede episcopal se otorga como recompensa a la impiedad, de modo que aquel cuyas blasfemias son más chocantes es quien resulta más elegible a los ojos del pueblo. Ha desaparecido la seriedad sacerdotal y no queda nadie competente que nutra la grey del Señor. Aumentan los ambiciosos y corrompidos que en beneficio propio se apoderan de los bienes que les han sido confiados para los pobres. Ya no existe la estricta observancia de los cánones, ni hay barreras para el pecado. Ante este espectáculo los incrédulos se ríen, y los débiles están desconcertados; la fe es incierta y la ignorancia se expande en las almas porque los que adulteran perversamente la Palabra lo hacen simulando la verdad. Las personas piadosas guardan silencio, en tanto se le da libre curso a toda lengua que blasfema. Las cosas sagradas son profanadas; y los laicos que aun conservan una fe sana, evitan los lugares de culto, cual escuelas de impiedad, y solitariamente, con gemidos y lágrimas, elevan sus manos al Dios del Cielo.

(Carta de San Basilio a los obispos de Galia y de Italia)

Cholo dijo...

Mi candidato es el Cholo.
No es obispo todavía pero miren si no se merece una sede episcopal

http://padrecholo.blogspot.com/2011/06/homilia-yo-lo-envio-ustedes-domimngox.html#comments

Hermione dijo...

Realmente lo que dice lo dice en serio o es que es en tono irónico? Dotes Académicas....???????? Obispo Argentino mejor preparado????
En serio son estas cosas serias o cargadas?? En fin ... Espero que los tucumanos resistan firmes en la fe, aunque... es el gobierno de la ameba figuretti... En fin .... sin palabras....
Hermione

Anónimo dijo...

Y Catapulta no puso nada sobre este tema? Lo atacó a Zeca durante años.

Anónimo dijo...

Esta sóla entrevista con un curial es una muestra absolutamente representativa del estado actual de la Iglesia argentina.

Dice que Zecca no es del riñón de Bergoglio. Pues dudo que aún sus más íntimos colaboradores sepan cuál es el riñón del Cardenal. Para algunos eran los "curas villeros", pero luego traslada a los más problemáticos. Para otros, eran ciertos párrocos y curas viejos (no siempre en edad, pero sí en mañas) que controlan la arquidiócesis, pero luego los desautoriza con nombramientos inconsultos. Algunos creímos que era Zecca, por rodearlo de Fundar (instituto de Quarracino se negó a autorizar, y a los que JB puso en posiciones clave no sólo en Bs. As. sino también en la burocracia de la CEA), pero es muy posible lo que dice el entrevistado (Zecca era lo suficientemente progre para San Luis, pero es demasiado conserva para Tucumán). En algún momento se creyó en el P. Marcó, quien lo acercó al periodismo "bien" de La Nación (Quarracino prefería el más popular Clarín, donde tenía una columna semanal) y al ecumenismo pseudo-masónico del rabino Bergman, pero cuando criticó al Papa, lo dejó ir para que viva como aristócrata en la mansión reciclada a nuevo que alguna vez fue sede de una facultad de la UCA y hoy de Pastoral Universitaria. También alguna vez se pensó en cierto ex-funcionario menemista amigo de la infancia del Cardenal, cuyos hijos lo llaman "tío Jorge" y trabajan (es un decir) en la Curia, pero tampoco.

En fin, creo que nadie (ni su médico personal) conoce el riñón de Bergoglio y, menos que menos, lo que hay en su cabeza y cuál es "su agenda".

Para la medianía que es el clero porteño en la actualidad, un monseñor como Zecca es todo un "intelectual".

Rublev Mayer dijo...

El Tribuno mezcla información, que el Cardenal no haya sido principal impulsor y propugnador parece rarísimo; es claro que el candidato dio ul salto gigantesco; lo de FASTA y los grupos tradicionales es un ente de razón sin fundamento en la realidad;los tucumanos tendrán que aferrarse a san Muguel Arcángel y a la Rdentora de cautivos....llama la atención que el candidato no conozca Tucumán, pasó por allí hace 30 años, por qué existe esta paternidad porteña sobre esta sede? No sería mejor nombrar gente que conozca el terreno?. Otra cosa, al dar el curriculum de Zecca tienen miedo de decir que estuvo sólo en el ámbito académico, como si fuese una falencia grave no haber tenido apostolado parroquial (más allá de su orientación Hünermanniana). Mi pálpito, detrás de zecca, ante todo está el cardenal.
Rublev Mayer

Tucumano aporteñado dijo...

También Villalba, el anterior arzobispo de Tucumán, era porteño y había sido decano de Devoto. La única diferencia fue un breve intermezzo como obispo de San Martín (Prov. de Bs. As.) en su caso, y que no fue rector de la UCA, como Zecca. Siendo que Villalba es aún hoy Vicepresidente I de la Comisión Ejecutiva de la CEA, es probable que haya influido sobre el nombramiento, quizá más que el propio Bergoglio.

Lo que sí es cierto es que no parece que el clero tucumano haya tenido mucha participación, lo que da que pensar que quienes gobiernan realmente la arquidiócesis sean los dos vicarios.

Anónimo dijo...

Ruvlev Mayer:

conoce algún candidato tucumano apto para arzobispo de Tucumán?