domingo, 6 de noviembre de 2011

Segual


Aquí va un largo y buen comentario de Andrés, que se dice estudiante de la UCA. Me lo imagino joven, aunque escribe demasiado bien para eso.
Su hipótesis es que micos y ucaboys son, en el fondo, lo mismo. Como los actos morales, se especifican por su fin, y el fin de ambos es cómo y dónde se emborracharán el fin de semana. Las diferencias, si existen, son de maquillaje. Unos compran la ropa en los persas de Retiro, y los otros en Alto Palermo. Y no mucho más. Quien haya ido en los últimos años a fiestas de casamiento de gente bien y del palo, habrá visto que bailan cumbia, se disfrazan con gorritos y narices de payaso y toman Fernet con Coca. No muy distinto a lo que sucede en cualquier fiesta de La Matanza.
En definitiva, estamos en el horno.

Las actitudes asociales como poner la música del celular siempre las tienen los grones, pero no todos los mestizos americanos tienen esa actitud, como ya se dijo de los bolivianos.
Como dijo el Carlista, ojalá el problema fuera racial; porque sería muy fácil encontrar una solución que finalice el problema.
Y lo que dice sobre la UCA también es cierto, te lo digo yo que estoy cursando en este momento. El veneno de la UCA es exactamente el mismo que el de Braian y Shonatán: una generación entera crece sabiendo que el esfuerzo no paga. Que trabajes o no, plata vas a tener. Estudies o no, el 4 lo vas a tener. En los dos mundos se enseña lo mismo.
Yo estoy a solas, separado de todos. No vivo en un hogar rico, ni pobre. Tengo a mis bisabuelos con nombre de calle, y a mis otros labradores calabreses.
Tuve ¿amigos?, compañeros de salidas, nacidos en la Matanza, y otros de Olivos y Vicente López. En todos los casos, la única proyección a largo plazo que pueden hacer es dónde emborracharse el fin de semana.
Preguntale a cualquier chico de 20 (rico, pobre, blanco, o negro) qué es lo que Martín Fierro decía sin ser muy ducho. Vas a ver que la ignorancia de la tradición está en todas partes. No es solamente cuestión de los morochos.
Lo mismo se ve en la Iglesia. Todo tiene que ser bonito y lindo, con gran cantidad de luces y colores. Son cuantitativos, no cualitativos. Hace falta mucho ruido, aplausos y sonrisas. La vida, y la misa, es una fiesta. Y hay que disfrutar todo ahora, en el corto plazo. Nunc est vivendum, quam minimum credula postero.
Lo único que queda al alcance de algunos es, como marcaron, Ricardo Iorio. Sale en la tele sólo porque da las entrevistas estando borracho (si lo dijera sobrio lo crucifican). Pero es un decadente, pobre hombre. Será buen bajista, pero hay que ser muy caradura para grabarse cantando Cambalache tan mal, y encima publicarlo y venderlo. Puede ser nacionalista, publicitar a José Larralde y hablar de gauchos; pero no deja de ser un adicto decadente.
Cambiar esto es difícil. Lo discutí con un par de conocidos, sin llegar a nada. ¿Cómo le enseñás a pensar a una persona? A veces sostuve que habría que enseñar mucha filosofía en los colegios y esperar que surta algún efecto. Pero después te leen medio resumen de Nietzche, Hegel, y Marx, dos panfletos posmodernos, y se van a Sociales a cortar la calle.
Y ahí está el núcleo del problema: el modernismo; donde la Elección es mejor que la Libertad, el Placer mejor que el Amor, y donde el igualitarismo descendente es la ley.
Cómo vas a formar ciudadanos pensantes, si la mayoría de estos individuos se guía por "el corazón" (y la entrepierna) más que por la razón?
Tinelli no es la causa, es un síntoma.
Para ellos el que piensa, es un boludo. Si te ven un libro que nadie te obligó a leer, sos un viejo. En especial si no se trata de una novela de conspiraciones yanquis. Así, los que piensan son atraídos a la masa, porque como dice Iorio: la soledad nos invita a escapar por la gran puerta del mundo de hoy.
Andrés

36 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo

Anónimo dijo...

si, es muy cierto y comparto. Pero igual, prefiero compartir mi vagón de tren con los degenerados de la UCA, que con los monkeys.

No es joda, están a un paso de empezar a arrojarse su excremento unos a otros.

Benigno dijo...

Totalmente de acuerdo.
Mi sobrino va a un colegio bilingue de Maschwitz, laico por supuesto (no vaya a ser que le enseñen algo raro) de mas de dos lucas la cuota y no veo diferencia alguna (al margen de la ropa los autos y otros articulos de consumo) entre los padres de sus compañeritos y los de cualquier escuela del conurbano. Son vacios, materialistas, groseros, grasas, e ignorantes con el agravante de tener dinero (lo cual es un don que deberia usarse para dar frutos no para dilapidar en un viaje a miami).
No hay solucion, estamos asistiendo a la destrucción de las clases (como termino bien entendido) la caja boba, el modernismo, la falta de limites, en fin todo lo que ya sabemos, esta haciendo realidad el sueño marxista, el kirchnerismo es anecdotico, quizas es un catalizador que acelera el proceso imparable que tiene como finalidad volver a la gente, chata, materialista, ignorante, grasa y vacia.

No nos sorprendamos, sabemos que esta escrito, ustedes ponganse contentos (asumo que W y la mayoria de los foristas son mas grandes que yo, que tengo 35 años y dos hijos que educar en este mundo sin mucha esperanza terrenal, es todo cuesta arriba, todos son enemigos.

Hoy en la misa el Padre Tony decia en el sermon, a colacion de la epistola de San Pablo, que nuestro enemigo no es de carne, que nuestras armas son para luchar un un enemigo invisible que siembra el odio entre nosotros (el maligno) que la gente es ignorante y por eso hace lo que hace y que esa ignorancia es no conocer la revelación, y que por esa ignorancia muere gente para regocijo del maligno.

Yo todavia estoy viendo como encajo en ese escenario, por lo pronto escucho ideas sobre a que escuela mandar a los pibes.

Anónimo dijo...

El tema da para mucho, y se agradecen este tipo de comentarios pues constatan algo sobre lo que pensar: que si no se nos indicara quién lo escribe, dudaríamos en situarlo en Argentina, España, Francia, Bolivia o Francia.
Lo de los medio/resúmenes de Hegel discrepo ampliamente; cuando se les plantea un trabajo a los estudiantines que roce cronológicamente a Hegel suelen abstraerse con algo como que "no les suscita interés". Algunos le citan ocasionalmente para no perder comba, pero si se indaga un poco se puede descubrir que no saben nada del mismo.
Menciona el muchacho el "modernismo", y me permito una breve reflexión (de las mías). Creo que el tema de la "modernidad" o del "modernismo" o como se le quiera denominar está insuficientemente analizado "por los nuestros". O bien porque produce la lógica repulsión, o bien porque implica moverse en cierta bibliografía indeseada o con la que no hay familiaridad. Y creo que es importante atacar el tema tratando de ir más allá de los comentarios convencionales sobre el mismo. Un servidor suele distinguir entre el "modernismo ilustrado", el "modernismo-moderno" y el "modernismo de diseño" (mejor que post-modernismo, que no deja de ser una veleidad hegeliana). Algún día seré famoso por esta distinción. Sin meterme en honduras, creo que la modernidad ilustrada buscaba esferas públicas de discusión dentro de un sistema de "orden", buscando determinar modos de relación entre "razón privada" (la del público) y la "razón pública" (el catedrático de marras o el genio kantiano). Sin duda muy propio del despotismo ilustrado. El "modernismo-moderno" supone el paso del estado absolutista al estado burgués (o más bien a la atomización del estado en conglomerado de burgueses), ahí se impone la homogenización de la población, establecer pautas de normalidad, con las virtudes habituales del buen burgués. Incluso homogeneizando pesas y medidas. La ampliación de la cultura es su mito, que no deja de ser el intento de que los trabajadores sean productivos en las fábricas y destructivos en los campos de batalla. Se le plantó delante el transgresor, el dadaísta, el bohemio. Finalmente la modernidad se ha dado cuenta de que le resulta más productivo generar diferencia que identidad: se establecen diversidad de modos de vida "interesantes" con un amplio mercado para dichas vidas. Se oferta la vida "gay", la vida "nocturna" o la vida "cani", siempre y cuando se pase por caja. Eso que llaman "postmodernidad" no es sino una modulación de la sociedad decimonónica burguesa que fomenta la diferencia en lugar de la identidad, porque supone un plus de integración y de ruptura de lo "bidimensional", lo "asimétrico", que cuando se exagera puede llegar a provocar el cambio social. Habermas lo achaca a la disolución de lo superestructural y lo estructural en un novum categorial. Es café para todos. Supone el triunfo de la plena unidimensionalidad.
Desgraciadamente la única solución es deconstruir el proceso. Tan difícil como para un pez deconstruir el H2O.
Saludos.

Fr. J.

Anónimo dijo...

Esto no es algo nuevo.
Si piensan en el menemismo, era una alianza de las clases bajas con las altas.
Una alianza del peronismo con la UCeDe.
Ménem sacó el 50% de los votos en el 95.
un 40% era voto típico peronista, gente de los conurbanos de las grandes ciudades y de las provincias del norte.
El otro 10% era principalmente gente de clase alta.
El 10% que votó a Alsogaray en el 89 y el 10% que votó a Cavallo en el 99 (la misma gente), votó a Ménem en el 95.

Siempre se habla de la clase media que votó a Ménem por el voto cuota y la vacación en Brasil en el 95, pero se exagera mucho. La única "provincia" en la que perdió Ménem fue la Capital Federal, también perdió en Rosario. Fue la clase media la que le dio el 30% a Bordón y el 17% a Massaccesi.

En Argentina la clase alta se volvió mersa antes que la clase media, cambiaron París por Miami con alegría.
Las opciones políticas de la clase media no eran meros nefastas (FREPASO, UCR), pero por lo menos mantenían la pretensión del buen gusto, de la biblioteca en el living, de la pose de leer filósofos franceses.

El logro de volver mersa a la clase media es del kirchnerismo.

Ex-luterano

el rulo dijo...

Benigno, no hay colegios buenos, ni pasa por ahí la cosa.

Usted debe ser el jefe de su casa. No aflojar nunca. Y eso sin merma de las demostraciones de amor que le toca también entregar a sus hijos y esposa. Las dos cosas de la mano, siempre.

"El palo" no es "el palo", no hay tal cosa, o es un palo muy disímil.
Entre sus grandes diferencias verá que el éxito en la crianza de los hijos no se da por la embergadura intelectual ni por la inteligencia de los padres. Se da en quienes ejecieron su rol con inflexible amor.

Seguramente haya más, pero yo conozco chicos nostables en la UCA, que, por supuesto, eran los mismos chicos antes de su ingreso a la Universidad.

No hay nada que inventar. Se trata de ser perfectamente lógico. Es la misa, es la mesa, es el saludo, el pedir permiso, el ayudar a la madre y al padre con el pasto y a limpiar la pileta.

Es todo, o es nada.

Savonarola dijo...

Efectivamente Fray J, el modernismo "moderno" es una versión recicalada del modernismo decimonónico de burguesitos bien portaditos y trajeaditos, ese modernismo ajeno a toda tradición y toda muestra de identidad. No por nada Marx escribió en el contexto en el que escribió. Nuestro moderno igualitarismo viene del capitalismo burgués del siglo XIX y los de la UCA (que me imagino que en argenina han de ser algo así como nuestros mexicanos de la Universidad Iberoamericana de los Jesuitas), son iguales que los monkeys (que me imagino son como nuestros "nacos")...

Anónimo dijo...

En España no es distinto.
Pregúntenle a los madrileños qué piensan de los que hacen las sentadas en Puerta del Sol o de los negros fumadores de hayís y punguistas del Paseo del Retiro, frente al lago, justito debajo de las columnas del monumento a Alfonso.

Pero hay una diferencia. Los españoles de Puerta del Sol visten medinamente normal y no te roban. Son zurdos y vagos, nada más.

Anónimo dijo...

No Savonarola.
La UCA vendría a ser la mejor Universidad del país (en realidad hay una del Opus que es mejor, pero que no me escuche Wanderer). Algo así como vuestra Salamanca.
Acá estamos peor.

Anónimo dijo...

Casamiento tipo del clase media para arriba:

http://www.eventomundo.com.ar/casamiento/casamiento_paola_y_jorge.htm

Anónimo dijo...

Destrucción de la cultura occidental tradicional.
Los nuevos próceres de la clase "alta" son los nombres de las aulas de la UdeSa: Born, Fortabat, Neustadt, Agardy, etc.
Quedan las dos puntas, capitalismo y comunismo, fucionadas en un socialcapitalismo sin referencia a la tradición cristiana. Queda el capital y los derechos humanos. Es decir, nada. Nihilismo.

Roberto

Anónimo dijo...

L´Osservatore dijo:

acá un blog grochísticamente incorrecto.

http://todosgronchos.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Genial:

http://todosgronchos.blogspot.com/2010/12/que-las-hay-las-hay.html

Anónimo dijo...

errata bestia: fusionada, no fucionada. Soy parte de la decadencia cultural...

Roberto

Anónimo dijo...

Test:

1º paso: piense en un amigo del palo.

2º paso: trate de recordar el nombre de alguno de sus hijos.

3º paso: búsquelo en Facebook.

Fin.

El Profesor de Worms dijo...

La verdad que es muy cierto lo que dice Andrés. Me recuerda lo afirmado por Josef Pieper al comienzo de ese librito genial titulado "El ocio y la vida intelectual". La sociedad entera se ha proletarizado y esto no es una cuestión puramente económica. "Proletario" no es sinónimo de "persona de escasos recursos", sino más bien de "persona empobrecida espiritualmente" o "persona carente de libertad". Esto, claro está, si entendemos "libertad" como la capacidad de elegir las cosas por la bondad intrínseca que las mismas poseen y no por su utilidad, valoración social, etc.
Hace poco hablabamos con mi futura acerca de lo terriblemente violentada que se encuentra la idea de belleza en la actualidad, y esto no sólo entre los adolescentes sino también entre los adultos. El problema se agrava si pensamos que lo que vemos es sólo el comienzo: la generación que viene es la que ha mamado desde la cuna algo así como un "culto" por lo feo, lo chabacano, lo asqueroso. Para darse cuenta de lo que digo basta con mirar durante 5 minutos los dibujos animados que ven los niños de hoy: son todos horripilantes, deformes, grotescos. Las únicas que se salvan, a mi entender, son las películas de Pixar en las que, incluso, hay una clara intención de reflejar belleza espiritual. Con poco me conformo, dirán algunos: es que lo bueno hoy no abunda.
Sobre la comparación entre las fiestas y casamientos de La Matanza y "del Palo". ¡Qué se yo! Es complicado. Es cierto que todo tiende a vulgarizarse cada vez más, pero no creo que la cosa pase por si se toma fernet o si se baila algo de cumbia (recalco "algo" porque si es lo único que se baila ya tenemos un problema mayúsculo). Creo que la cosa es más profunda y apunta a una cierta elección de un modo de vida.
Hace añares, cuando iba a la fiesta de 15 de alguna compañera, ni se me ocurría no ir al menos de camisa, corbata, pantalón de vestir y zapatos. Y si el evento era con cena, entonces el saco era obligatorio. Esto era la regla, no la excepción. Hoy parece que los jóvenes (chicos y chicas) juegan una competencia para ver quién se viste más grasa: porque hay que ser "copado", y el copado es el que no se toma en serio nada. Esto es una elección más o menos consciente. Y me parece que es algo muy distinto de concederse alguna vez, dentro de un ambiente festivo, "payasear" un rato. En el primer caso se elige y proclama una escala(?) de valores. En el segundo, se juega una suerte de papel actoral para disfrutar de y causar (por qué no) la risa que tantas veces nos hace falta.
Sin dudas que el no tomar en serio absolutamente nada es uno de los problemas más graves que nos aquejan. Pero tomar demasiado en serio todas las cosas puede provocarnos otros problemas: creo que la manija neocon tiene mucho de eso. El justo medio es algo muy jodido.

Wanderer, mil disculpas. El comentario me salió casi un testamento.

Atte,

El Profesor de Worms

Anónimo dijo...

Más bien el "modernismo de diseño" del que hablo es un resultado de las "transgresiones" realizadas para escandalizar al "modernismo ilustrado" decimonónico, resultando la misma "producción de diferencias" por parte del sistema como medio de integración "modal".

Fr. J.
Es hablar por hablar. Se llama autocomplacencia, y no deja de ser algo muy kantiano...

Anónimo dijo...

Está todo podrido, pero no hay que cargar las tintas sólo sobre la gronchada. Que los gronchos están alzados y cada vez más prepotentes, nadie lo duda. Los UCA boys y las clases supuestamente altas han sido colonizadas por las costumbres bestiales de las masas, produciéndose su mucamización. Y en medio hay un gran colchón de inservibles, en algunos aspectos más despreciables incluso que los gronchos. El arquetipo de este personaje está magistralmente descripto por Niño Pol, el autor de un blog divertido llamado "Por Dior", lamentablemente desactivado. Copio:

EL GRASA OFICINISTA
Se llama grasa oficinista a aquel que se disfraza de traje para ir a trabajar. Cada vez que lo ves pasar tenés la sensación de que es la primera vez que se pone uno. Siempre se lo distingue por las medias blancas de algodón que asoman y los zapatos horribles con grosera suela de goma negra, posiblemente "Stork Man".
En la oficina se la pasa comiendo bizcochos, tomando mate, escuchando la radio. No tiene ninguna intención de progreso, trabaja ahí desde que el mundo es mundo y gana más que cualquiera porque tiene décadas de antigüedad. Por su formación debería tener un puesto de maestranza, pero es "administrativo". Su computadora está atestada de calcomanías, en su escritorio se pueden encontrar imanes de todos los deliverys, expone fotos y dibujos de sus sobrinos espantosos.
Le encanta decir que cobra un sueldo X más tickets. Juega con su celular a niveles escandalosos, sobre todo en el colectivo. Está fascinado con los mensajes de texto.
Empezó seis carreras, todas de menos de cuatro años, en todas abandonó en primer año.
Siempre lee la sección deportiva del diario que está en la oficina, nunca lo compra, si compra algo es Olé, aunque haya estallado una guerra mundial, no le interesan las noticias.
En sus vacaciones siempre va al mismo lugar porque sus suegros tienen casa en "la costa", le encantan los juegos del verano de La Voz del Interior, pero solamente los que son descubrir las siete diferencias y como muchísimo una sopa de letras a medio hacer.
El grasa oficinista es lo peor que te puede pasar en un lugar de trabajo.

Saludos,
Extremeño maimonense

Juan Estrasnoy dijo...

Ya lo dijo Juan Strasnoy parrafraseandolo a Doll
"Hay negros de todos los colores"
http://www.youtube.com/watch?v=DXquTWn8KKk&feature=related

Ricardo Núñez dijo...

Leí y estuve analizando y meditando esta interesante entrada, donde ya hubo comentarios muy ricos. Aporto mi apreciación personal: descreo de las diferencias de clase o jerarquías sociológicas, sólo distingo dos categorías de personas: buenas o malas. En el caso de nuestro país (Argentina)pienso que nunca hubo "clase alta" ni "clase media", siendo éstas las poseedoras de las virtudes. Sólo hemos tenido una burguesía más o menos enriquecida y el resto (digamos, "clase baja") una multitud de poco favorecidos. Pero todo desde lo material (tener o no tener dinero), no desde lo espiritual, moral o intelectual. Hace muchísimas décadas tuvimos una alta burguesía "culta" y con buen gusto, pero definitivamente tilinga en sus mohines y prejuicios. Y la "clase media" siempre se esforzó por imitar a esa alta burguesía, haciéndose la "culta" y copiando sus mohines para paracer "finos", todo ello sin serlo. En tiempos más recientes todo luce aún más adocenado, la barbarie se ha generalizado, pero todo se mide desde lo material. La elevación espiritual hace rato que dejó de ser preocupación en nuestro país y en todo Occidente. Ejemplos de nobleza y de barbarie pueden encontrarse en todos los estamentos sociales.

Anónimo dijo...

Hubo un libro de Polo Lugones que al palo, cuando el palo era bastante más notable y parejito que hoy, le había gustado muchísimo.

En un párrafo reza:

"Los hombres de principios de siglo andaban tranquilamente por las calles y valíanse de los mismos medios de locomoción popular, sin tener a menos sentarse codo a codo con un jornalero, que no es lo malo compratir el asiento con un peón, sino pretender que hayamos de rebajar, lo que sabemos y somos, a lo que el otro desventurado ignora y nunca podrá ser".

Que esto el palo no lo entienda con absoluta naturalidad, habla de su estado. El palo está un poco mocho.

Anónimo dijo...

Muy bueno!
Son exactamente iguales, porque todo se reduce a lo mismo, con o sin Cristo, o seres abisales o palanganas modernas.
Lo demás es detalle, fachada.
Me voy a tomar un fernecito con coca, pero con Él presente, y así rememorar una boda en Caná, a la cual nuestro señor se iba 3 dáis de joda.
Drunk Dummy.

Anónimo dijo...

Tengo 40 años y soy de Córdoba. Cuando era adolescente y joven, no se me ocurría siquiera bailar cumbia o tomar Fernet con coca. Ambas cosas existían, pero eran cosa de negro.
El problema no es el brebaje infame, el problema es que dentro de algunos años nadie sabrá lo que es el gin tonic o el Negroni. El Dummy se toma un fernecito, y después va a preferirlo a un Lagavulin.
Los chogrones arasan con todo, y ahora es refinado tomar un martini dry.

Anónimo dijo...

Me quedo con lo que dice el Extremeño maimonense.

Tiene razón. Y no empezó en esta generación. Si no me creen, acá cerquita tenemos un ejemplo.

Un tipo cincuentón con apellido paquetón que le grita desaforado a un televisor porque River se va la a la "B" es un muy buen exponente de que(y cito):

"las clases supuestamente altas han sido colonizadas por las costumbres bestiales de las masas, produciéndose su mucamización", tal como dijo el extremeño.

Jaimero

Anónimo dijo...

parece que los polos mochos no entienden que un dato fundamental dl problema es la época. Hablamos de una degenaración. Una caída. Una pudrición progresiva. Se entiende que ahora es peor que antes.

Sacar un libro de hace 50 años, que habla del obrero de hace 50 años, para refutar el estado de degeneramiento del morochaje actual (morochaje que rara vez es obrero, a lo sumo changarin, sino chorro) es un error.

El obrero del que habla el libro mentado, era un señor. Mucho más que los UCAboys actuales seguramente.

Nadie se quejó de ése obrero, que le daba el asiento a las embarazadas y ni silbaba por no molestar al resto del pasaje.

No cante retruco, cuando estamos jugando Poker

McGee

Anónimo dijo...

McGee,
Estoy de acuerdo con usted, a pesar de ser yo el de la cita de Polo.
Quería solo dejar constancia que antes las diferencias entre unos y otros se gritaban sin que el palo se espante.
Hoy se espanta buena parte.
El palo espantadizo, sería el mocho; que no Fray.

Anónimo dijo...

Jaimero:

Según Usté, nuestro Tano Pasman, sería un precursor de los UCAboys actuales???

Anónimo dijo...

Sí, se enmierdó todo. Aprenten los dientes y báncansela, no vaya a ser que encima nos convirtamos en maricas.

Carlos

Anónimo dijo...

Hagan lo que dice el anónimo de las 11:33 y verán bien ahí lo que dije antes.

No se preocupen tanto por los morochos, los UCAboys/girls o los jóvenes K, sino por los muchachos y las chicas del palo.

Ahí está el problema. Ahí se ve nuestro fracaso. No es que la Argentina no dejó nada. Ni siquiera es culpa de Menem o los Kirchner.

Es que ni siquiera nosotros, los que supuestamente la teníamos clara, dejamos nada. Nuestros propios hijos son más de lo mismo.

¿Hace cuánto que no ven las fotos en Facebook de sus hijos/as y las de los hijos/as de sus amigos/camaradas?

Me pregunto hasta qué punto "nuestra lucha (por Dios y por la Patria)" no era mero escapismo, mera pose intelectual o social, para después, el resto del día/semana, ser más de lo mismo, uno más del montón.

Anónimo dijo...

Uno de los aspectos más evidentes de la "negrización" de la Argentina es, ciertamente, el fanatismo inculto por el futbol atravesando todas las clases sociales.

Eso, hay que decirlo también, empezó con el Mundial del 78 que le debemos al gobierno militar, se sosegó con Alfonsín -apoyado por esas clases medias de las que habló un comentador aquí- y se exaltó de nuevo a niveles altísimos con Menem.

Algo bueno de esta época, en ese sentido, para la serie "No soy kirchneirsta, pero...": si bien mantiene el "futbolismo", el kirchnerismo hizo mierda a Susana, Mirtha y Moria como referentes. Lo sigue siendo el negro Maradona, porque a los Kirchner les conviene. Pero estaba harto de tanto estúpido citando a Susana o Mirtha Legrand como si fueran el alfa y la omega de la racionalidad y el buen pensar y decir. Macri peca de eso, inaugura el teatro Colón y muestra a Susana y Mirtha, como si eso fuera legitimante de la restauración del teatro. No se invitó o destacó a grandes músicos ni referentes de la cultura argentina: las cámaras enfocaban 100 % a Mirtha y Susana. De más esta decir que me quedé con las celebraciones populares y callejeras del kirchnerismo que con ese esperpento de la farándula en el Colón; lo primero era, al menos, "normal".

Y es cierto, están ahora los intelectuales K, pero les digo que de lejos prefiero al puto Barone (que con haber juntado a Borges y Sábato ya se merece un lugar en mi biblioteca), a Forster y algunos así que a Susana, Mirtha, la Alfano o Moria.

Bien por los K en eso, las vedettes para el teatro de revistas y las necesidades fisiológicas. No más.

Anónimo dijo...

Lo que dá risa es que piensan que en las generaciones de sus papis y tatas se portaban todos bien. Gente, dejen el romanticismo para las novelas.
Había mucha degeración, pero se cuidaban las formas. Nada más.

Néstor

Wanderer dijo...

Néstor, y aunque así fuera -que no lo creo-, era algo, y algo siempre es mejor que nada.

Anónimo dijo...

Seguro que era algo...Pero vamos, no seamos tan flojitos! Sí, claramente nos tocó esta náusea como mundo. Pero que uno sienta rechazo al mundo es un don! Es más fácil distinguir lo realmente bueno respecto a la basura. El gran riesgo es perder la Fe, ahi estamos fritos. Busquemos la humildad y el arrepentimiento porque sino vamos a ser unos fariseos, nos vamos a condenar, mientras que los wachiturros se van a ir para arriba: al que se le dió mucho se le pedirá mucho!
Ojito! Viendo la viga en el UCAboy yo me condeno por fariseo, sepulcro blanqueado...
Ojo, es mi opinión nomás.

Nestor

Juana dijo...

Leyendo los sucesivos post y comentarios de estos días me pregunto:
¿lobotomización colectiva?
Luego: ¿quiénes son los esotéricos señores del palo? ¿La derecha nacionalcatólica "de siempre", los viriles amadores del niño José Antonio, los filolefebvristas, el séquito, casi extinto, de los Beccar Varela?
Lo que dicen lo dicen como cristianos ¿?, ¿es posible realizar las afirmaciones que hacen y seguir llamándose cristianos?.
¿Están jugando a algún juego siniestro y banal?
Un toque gracioso ¿la UCA es la mejor universidad de Argentina -y además hay una mejor que es del Opus Dei? Es realmente hilarante, pero un condimento humorístico en medio de un panorama oscuro...pero oscuro Mandinga, no oscuro boliviano.
Leo, vuelvo a leer y me resulta difícil entender qué les pasa por la cabeza cuando escriben y reiteran una y otra vez los insultos, las infamias, la violencia.
Gente rara la "del palo", una derecha queer, quién lo hubiera dicho.
No es extraño que algunos hayan pensado que un peinado jacobino atenuaría ánimos como los vuestros y pondría algunas cabezas en su lugar...
En fin, parce nos Dómine, y que soplen mejores vientos.

Señora Gorda de zona Norte dijo...

¿Qué entiende Juana por ser cristiano? ¿Lo que entiende los progres y los curas tercemundistas? Para mí que lo de Juana es la pose de una señora burguesa que se le dio por lo pobres.

Anónimo dijo...

Juana, sorry. Pero lo que leés es una conversación entre hombres. Cuando las mujeres no están para interrumpir con objeciones sobre nuestro estilo de conversación, hablamos así. Lisa y llanamente. Que es la forma más cristiana de comunicación que conocemos. Y la más amical, aunque a las respetables señoras como Ud. le parezca que nos estamos matando a insultos y que somos muy crudos o vaya a saber qué otra cosa.

Es una charla de amigos. De hombres amigos. Sit and relax