miércoles, 11 de julio de 2012

Licuado de banana

Apareció en Perfil. No me gusta el lenguaje, pero lo que dice su autor - Guillermo Raffo, escritor y cineasta- es bastante cierto:


Google te da 1.160.000 hits si buscás “azúcar banana leche”. De ellos, 975 mil refieren, previsiblemente, al licuado; los 185 mil restantes (el 16%), a otra cosa. Anoten este último número porque les puede salvar la vida.
Esta semana, entre Calamaro, D’Elía y el muñequito de trapo del Che, me convencieron, otra vez, de que se van a terminar cagando a tiros allá, y va a ser horrible. Cada vez que me pasa reconsidero y vuelvo a una conversación que tuve hace tiempo –gracias al blog de mi vecino Quintín– con una chica de La Cámpora que me contaba el cuento de la Juventud Maravillosa. Ya sabemos que es mentira, pero (pensaba yo) ¿es necesariamente perjudicial?
Suponemos a menudo que la reivindicación de aquella militancia mesiánica y criminal, pasteurizada ahora y presentada como un batallón de heroicos idealistas, es peligrosa. Peligrosa en el sentido de repetir la historia, de que vuelvan a hacer cosas parecidas. Pero si la pasteurización es efectiva y realmente hay generaciones enteras que se convencen de que, digamos, Perdía era Mandela, ¿cuál es el riesgo? Porque la emulación, si la hubiera, estaría condicionada por la ignorancia sobre quién era Perdía, y sobre la fantasía de que Perdía era Mandela. Por lo tanto, reivindicarían a Perdía pero actuarían como Mandela. No está tan mal eso. Hay algo absurdo en este razonamiento, y sin embargo sugiere escenarios muy verosímiles. Por ejemplo: el costado más humano de la Iglesia Católica (la ayuda a los pobres, la caridad) sin duda depende de que sus actores crean que su institución está más cerca de San Francisco de Asís que de Torquemada. Esto puede no ser cierto, pero produce efectos benéficos. No sé si se entiende: mientras actúen como Mandela no me importa si reivindican a Hannibal Lecter. Lo único que me importa es que no actúen como Hannibal Lecter.
Resumiendo: la hipótesis es que la reivindicación de políticas criminales podría en realidad tener efectos positivos en la medida en que esas políticas sean transfiguradas por una revisión histórica disparatada que las presenta como benignas (i.e. Carlotto: “nuestros hijos luchaban por un país más justo”). Cagate de risa pero tiene sentido, aunque suene ridículo.
Ahora bien, el problema con mi propia hipótesis optimista es el siguiente: las organizaciones armadas no nacieron de un repollo. Y cuando le pregunté a la chica de La Cámpora por su formación política, me dijo: “Leemos a Kusch, el Popol Vuh, Galeano, Mariátegui, Galasso. Después, hablando de revoluciones burguesas independentistas en América latina leemos el plan de operaciones de Moreno, Di Meglio, el Facundo de Sarmiento, el Martín Fierro, más Kusch, Jauretche, Terán. Viñas, Hernández Arregui, Puiggrós, Abelardo Ramos. Películas de Pino, de Hugo del Carril, de Mariotto. Walsh, Cooke, Perón, Evita. Cosas de Fidel, de Ramonet, discursos de Cámpora, Perón, Amado Olmos, el gringo Tosco”.

Ninguno nuevo. Y todos los de aquella época. No falta ni uno, eh. En realidad falta Kadafi y sobra Mariotto, pero tampoco es un enroque muy tranquilizador. Entonces, si los viejos llegaron a esas conclusiones leyendo esas cosas, ¿por qué los nuevos no van a llegar a las mismas? Me quedaría más tranquilo si me dijeran: “confiamos en la visión de la historia de Felipe Pigna y José Nun”. Porque lo que dicen ellos es cualquier verdura, pero está por lo menos matizado por la época y por sus propias ambiciones materiales. Pero cuando me dicen Kusch, Galeano, Galasso, pienso: “otra vez sopa, es la ruta al desastre”. ¿Por qué no lo sería? ¿Sólo porque el resto del mundo cambió mucho? Los Beatles cantaron All You Need Is Love por primera vez en 1967 y 400 millones de personas en 26 países los vieron por la tele. Lo que pasó después pasó igual.
Banana, azúcar, leche. Esto puede producir cosas distintas, ¿pero cuál es la más probable? Licuado de banana con leche. Ustedes verán qué hacen con los elementos que tenemos hoy. La probabilidad de zafar es 16%.

11 comentarios:

flequillo rolinga dijo...

El autor parece querer decir que lo que se podría repetir es la violencia armada y no solo la idiotez propia del adoctrinamiento zurdo. Y esto de mano de La Cámpora porque lee lo que los anteriores terroristas leían.

Bueno, eso ya es absolutamente imposible en la derecha que no apuesta ni apostó por la violencia reducida a la comodidad de leer libros o escribirlos (los militares no fueron "la derecha", sino liberales y los grupitos de derecha que salieron a comerse los chicos crudos fueron demasiado pequeños e intrascendentes). Tampoco a La Cámpora, no menos burguesa que la derecha o "el palo".

La única posibilidad (y no es seguro) de lucha armada es con grupos como Quebracho y otros villeros, pero sin chances, por suerte.

No hay cojones para ciertas cosas desde la comodidad que todos (yo también) disfrutamos.

Es folklore de Cruzados, de buenos y malos. Monserga para chicos de 15 a 20.

Si conocen un solo tipo del palo o camporista dispuesto a criticar el pacifismo y acto seguido a salir a la calle me dicen, así me río.

Javier dijo...

Hmm,

me parece que no es lo mismo que los 70. Una revolución te la hace Robespierre, el Che Guevara, Stalin, Kemal Ataturk, etc.. Es decir, gente medio desquiciada a la que morir le importa relativamente poco, y que persigue algún ideal delirante, que claramente no es material. (¿Cuán delirantes?: recordar al comandante Masetti ejecutando a un guerrillero suyo de un balazo en la nuca por masturbarse).
Hasta ahora La Cámpora ha mostrado gran disposición para exponer el pecho a sueldos de U$S 10.000 por mes en puestos públicos. Y para hacer una revolución el pecho hay que ponérselo a las balas.
En ese sentido, en la Argentina, creo que desde los 70 han pasado muchísimas décadas.

Canisius dijo...

Wanderer, disculpe pero este Sr. es un ignorante que repite lugares comunes. No tiene idea ni de los setenta ni de ese proceso historico.

Un profesional del lugar comun.

Anónimo dijo...

Aunque no parece lo más adecuado acercarse a la conducta del hombre en sociedad a través de análisis matemáticos, la lectura de la situación parece interesante. Quizás, por que esté demás el recurso aritmético; lo que hace verosímil la conclusión es el de los espíritus que mueven estos pequeños árboles.
Si son ciertos estos designios, se me ocurre estamos a las puertas de un tragedia nacional. Es por esto que escribo (mal), para recurrir a un poco de luz sobre el tema a quienes saben y escriben en este blog.
Digo que me parece estamos al arribo de hechos trágicos por lo siguiente; en los hechos anteriores muchos fueron los "chicos enfervorizados (adiestrados)en pos de un país más justo" y utilizados como carne de cañon. En el frente había un ejército entrenado; una fuerza que en la actualidad no sólo no está entrenada, no existe. Entonces ¿Quién se pondrá al frente? ¿Acaso no serán civiles sin preparación, sin guía? Esto ¿No demorará la sangría?

JOEL.

Anónimo dijo...

Por supuesto los pestíferos matequitas derretidas de la cámpora no van a agarrar un revólver ni por casualidad, pero es que no necesitan pues reclutan gente en las villas y en las cárceles.
http://diariopregon.blogspot.com.ar/2012/06/negros-de-mierda.html

Anónimo dijo...

Con tu flequillo estón, no me llames burgués, oh Rolinga. Que soy nacionalista católico, de la Vanguardia y pinto paredes.

Molotov.

Anónimo dijo...

Estos no cobran 10.000 dólares y le ponen el pecho a las balas:

http://www.perfil.com/contenidos/2012/07/10/noticia_0028.html

Anónimo dijo...

Pésimo análisis. Las guerrillas existen como medio para tomar el poder. Una vez que están en el poder ya tienen todo: tienen policía, ejército, jueces, leyes, "educación". No les hace falta arriesgarse a pelear cuando pueden firmar la destrucción de la patria de nuestros abuelos desde la comodidad de un sillón.

Walter E. Kurtz dijo...

Es interesante lo que dice este tipo, y es también cierto lo que se comenta aquí.

Me parece que La Cámpora no es el potencial problema. El nombre de la "agrupación" está muy bien elegido, porque representa a un año en que estaba de moda vestirse de guerrillero, hablar como guerrillero, leer lo que (supuestamente) leían los guerrilleros; pero era cuestión de que sonaran tres petardos para que saliesen corriendo a pedir refugio a sus papitos bien burgueses... o al cura del colegio que los había felicitado por comprometerse con los signos de los tiempos (mientras él se divertía con su concubina o se juntaba con otros curitas a escribir manifiestos).

Para esa época, 1973, los elemntos "idealistas" de ERP/Montoneros/FAR estaban todos muertos, los que sobrevivieron ya estaban "a sueldo"... Y, claro, como siempre, una banda de perejiles que laburaba para ellos gratis, escondiéndoles las armas, haciendo pintadas, llevando los carteles a la Plaza de Mayo, dándoles plata, "regalándose", etc. Era la JP, la Tendencia, etc., "la gilada" a decir de un cumpa ponebombas.

La Cámpora hodierna cumple la misma función. Prepara el camino, abre el juego, para que otros (estos sí preparados, entrenados) hagan lo que saben hacer cuando sea el momento.

En esa línea, me preocupan las fotos de ministros y funcionarios del Gobierno (algunos de La Cámpora, pero no todos), dando "clases" y "conferencias" en las cárceles a presos comunes, ofreciendo la posibilidad de acortar su condena si... no se sabe bien qué se les ofrece a cambio, o que se les pide que hagan.

Me preocupan los barrabravas que dejaron libres ayer para ¿ir al acto de la CGT? ¿sostener a Caló?... quién lo sabe.

Si los montos/erpianos de ayer tenían algún "código", los guerri-chorros de hoy, con el cerebro consumido por la droga, que son capaces de matar a alguien en una bailanta porque "lo miró mal". Esta sub-especie sí es de temer.

Es el apocalipsis zombie... pero en serio.

Javier dijo...

Anónimo de las 09:02,

me permito disentir. Yo considero que ponerle el pecho a las balas es lo que hizo Hezbollah en 2006 en el sur del Líbano frente a los tanques Merkava del Tzahal. Me parece que al "Vatayón Militante" para eso le falta mucho. No digo que no vaya a llegar, pero le falta.
De hecho, en los setenta había Montoneros que se entrenaban con Al Fatah.
Esto es otra cosa.
Yo querría ver que haría un delincuente argentino reclutado en la cárcel frente al Tzahal. ¿Les diría "Todo liso amigo, eh"?. No perdamos de vista que el delincuente común en general ataca por sorpresa, a blancos escogidos (que no tienen licencia para matarlos), y en superioridad armamentística y/o numérica. Cuando hay tiros no suele quedarse a defender su posición bajo fuego. Un chorro o un violador, no suele organizar ataques de infantería. En una conmoción civil les van a tirar en cuanto los vean, sin darles tiempo a desenfundar. La situación táctica es otra.

Benign_o dijo...

Yo tengo 36 años, naci en el 76, ergo no tengo ni idea de lo que paso en los 70, salvo por lo que lei.

De eso puedo decir que concuerdo con el coronel y algunos mas que han sido claros, los guerrilleros de los 70 o estaban muertos o estaban a sueldo, los que no eran ni uno ni otro estaban camino a ser del primer grupo.
Lo que si habia en esos tiempos era un ejercito (que al margen de su ideologia, no importa si era liberal, o tradicional catolica o la reserva moral de la patria) era al menos lo suficientmente idonea en su profesion como para aplastar a los guerrilleros.

Hoy no hay ejercito idoneo, (igualmente creo que con lo poco que tiene es suficiente para aplastar a cualquiera que quiera hacer lio).
Pero tampoco hay guerrilleros, los jovenes Kamporistas son de dos tipos, al igual que antes, los que estan a sueldo y los que esperan estar a sueldo (dentro de este ultimo grupo hay muchos giles que se creen el verso) pero de ahi a poner el pecho a las balas??? no creo que pase nunca, el zurdito burgues siempre es igual, antes es burgues y se va a esconder a la casa de mami.

Lo que si es preocupante, es lo que dice el coronel, sobre los zombies, el vatallon militante, es de temer, lo drogadictos armados por el gobierno para generar terror son de temer, eso si que es guerra de guerrillas real, uno esta totalmente a su merced, uno vive con miedo de que un paquero le vuele los sesos por 100 pesos o por un par se zapatillas, y lo que es peor, este gobierno los esta usando, y se va a poner peor, para desestabilizar a la provincia, achacandole la culpa a Scioli, son tiempos dificiles, y como siempre, y no es poco, nos queda orar y encomendarnos a nuestra Señora.
Igual, como dijo Harvey Dent ayer, la noche es mas oscura antes del amanecer, pero siempre sale el sol.

Hay que aguantar hasta que la loca y su sequito se tengan que ir corriendo (pronto, ya que el argentino tolera todo menos que no pueda ahorrar en dolares).

Saludos

Benigno