miércoles, 10 de abril de 2013

El anacoreta de Constitución



Un anacoreta del Egipto sufría de un tentación muy fea, que era la de pensar: "El Papa actual es un pavo; el Papa actual es malo"; contra la cual luchaba denodadamente con todos los medios a su alcance sin lograr vencerla; hasta que en premio de sus esfuerzos, Dios le mandó un Ángel que le dijo: "Si el Papa actual es malo, hazte tú más bueno que el Papa para suplir lo que falta";-con lo cual quedó tan avergonzado que nunca más en la vida volvió a pensar en el Papa.


Del diario del P. Leonardo Castellani, 
12 de diciembre de 1954.

31 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por la entrada, es muy buena y consoladora.

saludos cordiales, Hildegaris.

Anónimo dijo...

Propone que ya no pensemos? Lo contrario a lo que aquí se hace desde siempre?
Lo de mejorarse uno está bien, pero no es todo.
También fie Castellani el que insistió en la diferencia entre obediencia y sus vicios extremos.
Y fue también él el que llamó "fetichismo africano" a la papolatría.
Siempre mejorarse uno y hacer penitencia, pero en uso de la inteligencia y como juez la conciencia.

Conciente.

ex boquense dijo...

¡Eso, Wan!
¡Hoy todos somos Francisco, todos somos cuervos!

Anónimo dijo...

Consciente: creo que lo que dice Castellani no es otra cosa que aquéllo de la paja en el ojo ajeno y la viga en el propio.

Una cosa es pensar y juzgar. Otra cosa es creerse juez supremo de la doctrina y garante último de la Tradición. ¿Cuántas críticas a los Papas son en realidad juicios temerarios, afirmaciones que denotan una tremenda ignorancia teológica, pasiones escondidas bajo el disfraz de la "sana doctrina", taras ideológicas con las que se construye un Credo paralelo, para la "elite tradi"?.

Pensar no es ser un francotirador.

Saludos, el Juglar

Anónimo dijo...

Confieso que la postura que ha tomado este blog sobre SS Juan Pablo II me hizo pensar que ya no lo visitaría luego de la elección de SS Francisco I, pero luego he notado en Wanderer un entusismo y comprensión por el atual Sumo Pontífice que me hace cambiar de opinión.



Anónimo dijo...

Juglar: Si yo, transeúnte de éste blog,leo su comentario y el de Conciente, bien pudiera notar que no se oponen sino que se complementan. No se trata de renunciar al discernimiento ni de ejercerlo desde posturas carentes de sustento. Menos aún sugerir un punto medio donde todo confluya en utópica armonía y comprensión. Cada quien sabrá que sayo le cabe, pero me parece que aún los ánimos están demasiado caldeados y el vituperio a flor de labios. No se crea que soy una lechuga impasible. Sin embargo -aún a costa de mi tensión arterial- me mantengo en el silentium propuesto por W en su momento. No se si hay virtud en mi propósito, pero al menos no aspiro a desahogarme aquí. Ni en ningún otro lado de la web. Postura que no aconsejo ni desaconsejo. Es la mía.
Y provisoria. Entretanto sepan Ud., Conciente, nuestro anfitrión W y cuantos más vengan a comentar, que aunque un día nos matemos a trompadas, nos une un vínculo fortísimo, cual es la comunión de fe y esperanza. Está todo muy revuelto y no es de ahora. Veremos.
Saludos. Bigote Dema

Anónimo dijo...

Wanderer: ¿tantos días de silencio, supuestamente meditativo y orante,para salir con esto?
¿Qué tiene que ver este argumento ad personam con la obligación de pensar lo que está sucediendo en la Iglesia, y de aportar un poquito de lumbre? ¿No se da cuenta de que no basta decir: "como dice Castellani, Buenos Días, para que la frase no sea genial sólo por que la dijo Castellani?

Anónimo dijo...

La tentación del anacoreta no se refiere al pensamiento en general, sino a un determinado pensamiento. Conciente se tragó el dos puntos, inconcientemente quizas.
saludos

Anónimo dijo...

Me parece que el post está en consonancia con la abstinencia de Papa que ya había sugerido W. Castellani no dijo: y nunca volvió a pensar "mal" del Papa, sino "y nunca volvió a pensar en el Papa".

Anónimo dijo...

Me parece que las críticas hechas son inútiles, pues no creo que Wanderer quiera quebrar el silentium previamente propuesto, ya que este no es pasividad, más bien es reflexión. Y siguiendo esa línea, supongo que esto no es una conclusión, sino más bien un aporte para aquella meditación a la cual se nos invitó anteriormente.¿De qué sirve este texto de Castellani frente a la de pensar lo que está sucediendo? ¿Si acaso todo marcha mal, nos hundiremos en la miseria, viviendo apenados? No, por el contrario, tenemos que mejorar. ¿Puede usted hechar al Papa? ¿Puede cambiar la Iglesia de un día para el otro? Nadie renuncia a trabajar por la Iglesia, pero debemos comenzar por nosotros. Lo demás, Dios lo dispondrá.
Hace tiempo estaba esperando alguna entrada; muchas gracias don Wanderer.

Juana dijo...

Quizás lo interesante sea, más que pensar o no que el papa es "pavo" -me encantó Castellani-, o "malo", no pensar en él, o no pensar tanto en él, que está más en la línea de la espiritualidad del desierto.
Pero, ciertamente, los anacoretas tenían la indudable ventaja de no tener motivos históricos para pensar en el papa, pero nosotros, hijos e hijas de siglos de "romanidad" estamos entrampados, y no basta con el acto de la mera voluntad que desea un ministerio petrino distinto para que éste sea.
¿To think or not to think?....

Perlimplín dijo...

Ya empiezan los ataques a Wanderer también por señalar lo que debe ser evidente para cualquier católico...

Ludovicus dijo...

Ahora le pegan, Wanderer por su incipiente pacomanía.

La fábula del viejo, el niño y el burro.

Silvestre dijo...

Yo no estoy de acuerdo con el silencio de Wanderer por lo contrario de los trads que le reprochan este post: porque el Papa Francisco ha tenido palabras que han edificado mi alma. No me parece justo la actitud de los mismos que se obsesionan con tiaras y mucetas; esa casi obsesión por extender la sospecha por el nuevo Pontífice a la vez que se ocultan homilías y palabras suyas que son un verdadero hallazgo. Me da gusto oir a un Papa hablar tan claro sobre el núcleo del mensaje del Evangelio, y me parece parece inquietante que, mientras, otros estén impacientes por tener algo que tirarle a la cara.

Se olvida que una vez nombrado Papa la persona recibe una ayuda con la que no contaba antes. Se acabó el cardenal Bergoglio, ahora tenemos a Francisco. ¿Qué clase de morbo es ése de estar escudriñando al nuevo pontífice para ver cuando se equivoca, a la vez que se silencian sus aciertos? No es sano.

Mucho criticar a los neocons por papólatras, pero hay tradicionalistas que tienen en mente un Papa perfecto, ideal, que se ajusta hasta en los detalles a lo que ellos piensan que ha de ser el Romano Pontífice. Y cuando comprueban que no es ése el que ocupa el trono de Pedro, dudan de todo, incluso de la promesa de Cristo al Apóstol. Los papólatras necons creen ciegamente en que el Papa reinante es un semidiós perfecto, incapaz de equivocarse, y los tradicionalistas románticos esperan la llegada de un Papa perfecto, impoluto, que guarde las formas hasta en el más pequeño detalle. Pues despierten porque la realidad nunca es así. Nos ha tocado un Papa algo desastrado con las formas, pero que, a cambio, es una ráfaga de aire fresco a la hora de recordar la esencia del cristianismo. Deo gratias!

Foni dijo...

Excelente. Sin palabras. Gracias Wanderer por tus reflexiones.

Jack Tollers dijo...

En la línea de su post W., me parece que es lo que ha resuelto Michael Voris: en un primer programa se permitió especular sobre quién era el argentino este que habían elegido de Papa (como si nosotros especuláramos sobre un Papa salido de, digamos, Burkina-Fasso, y del que lo único que supiéramos era que es amigo de Desmond Tutú).

Y después no habló nunca más del asunto.

Para hablar sobre otros, como este último en el que distingue entre los progres radicales de los '70 y los "happy clappy", "soft power" de ahora.

http://www.youtube.com/watch?v=Sr32VXZbevI&feature=youtu.be

Como verán, ni hace falta mencionar al Papa... con los papanatas ya tenemos bastante.

J.T.

Anónimo dijo...

Es la primera vez que como miembro del Camino me siento cómodo en este sitio.
Siga así, Wanderer.

Jorge.

muletas's pig dijo...

Solo son cinco líneas de Castellani, y de 1954... Yo también con aquel Papa podría haber afirmado eso. Y con el Papa Borgia también. Los papas no fueron casi nunca perfectos, y muchas veces grandes pecadores, pero siempre celosos de la doctrina (el descalabro litúrgico no existía). El entuerto es posterior y las quejas no son por nimiedades como si el Papa tiene o no novia, o si excomulga a un rey por capricho o política. Ojalá fuese eso.

De todos modos lo que hace ahora Wanderer es mojarnos la oreja. Subrepticiamente nos está diciendo: "tengo el Diario de Castallani; sí sí, ese mismo que permanece inédito". Y yo lo envidio. Si me entero dónde vive le entro a su morada con un grupo comando y se lo afano.

Anónimo dijo...

Grande Wanderer, caminemos juntos en el silentium reflexivo.

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer,

O lo estan "cachando" con algunos comentarios (como el del supuesto miembro del "Camino") o son de verdad.
En el primer caso sus lectores estarían, sardónicamente, indicándole que pifió el tiro (y mal), en el segundo, que sería peor, lo aplauden los peores.

Fíjese.

El Chafirete

Anónimo dijo...

Como vecino de Constitución me siento discriminado.

Ludovicus dijo...

Ludovicus dijo,

Ahora, en serio, no sé si se puede dejar de pensar en el papa. No sé si te dejan. Dejate despapizar.
¿Se puede dejar de pensar en elefantes, sobre todo si vivís en una cristalería, y un tipo entra y te dice "no pienses que puede entrar un elefante? "- y mientras tanto, oís en la calle que pasan efectivamente los elefantes, barrritando vigorosamente?...

Anónimo dijo...

Hay un pensamiento que me da vueltas en la cabeza, y más desde la nueva elección papal: ¿En qué ME afecta el Papa? No quiero caer en un individualismo desmesurado, ni despreciar la vida en comunidad que existió inclusive entre los apóstoles, instituida por el mismo Cristo, pero a fin de cuentas, me salvo solo, no agarrado de la mano de la viejita de la parroquia, en una suerte de unión ontológica, un co-ser. La cosa es entre Dios y mi persona. No desprecio con esto los sacramentos ni la Iglesia, tampoco el apostolado, ni jamás lo haría, sino que me parece que este Papa o este otro es algo más bien trivial. Amargarse la vida por ello no me parece que tenga sentido, pues si yo cumplo con mi tarea encomendada por Dios para con la Iglesia y trabajo por la salvación de mi alma ¿en qué me afecta realmente? Probablemente esté equivocado, y si estoy cayendo en alguna herejía o algo similar, les pido que lo remarquen.

Wanderer dijo...

Estimado Anónimo de las 00:08: Creo que la suya es la forma más sana y católica de pensar.

Grumete dijo...

Me parece muy buena la entrada. Pero porque no la utilizaban cuando se referían a JP II. Uds. son lo más caradura que he visto en mi ya larga vida.

Wanderer dijo...

Don Grumete, me parece que usted y varios más no entendieron el post.
Lo importante es la conclusión que sacó el monje, es decir, "dejó de pensar en el papa". Si lo decimos de acuerdo a los actuales aires vaticanos, lo importante del post sería:
¡DEJATE DESPAPIZAR!

Wanderer dijo...

Don Grumete, me parece que usted y varios más no entendieron el post.
Lo importante es la conclusión que sacó el monje, es decir, "dejó de pensar en el papa". Si lo decimos de acuerdo a los actuales aires vaticanos, lo importante del post sería:
¡DEJATE DESPAPIZAR!

Anónimo dijo...

Con respeto a esta gente tan instruida e informada, creo que habría que volver a pensar aquello de que el magisterio de la Iglesia es el único intérprete auténtico de la revelación de Dios (Tradición y Escritura). Si aplicáramos este criterio al Concilio Vaticano II como el principal acto magisterial del siglo XX (simplemente por lo que siempre significó en la Iglesia un concilio ecuménico), será más fácil entender hacia dónde está guiando el Espíritu Santo a la Iglesia... por más que a alguno pueda no gustarle, ya que el Espíritu de Dios a veces nos va educando los gustos también. El diálogo de la Iglesia con la razón moderna no se opone al rechazo al modernismo, lo cortés no quita lo valiente.

Anónimo dijo...

Wanderer, yo quiero creer que usted está chacoteando; y está bien; me queda un resto de humor. Pero decirle al Anónimo de las oo.o8 que su forma de pensar es la más católica, es un disparate impropio de su inteligencia. Agrava la situación su traducción bergogliana del mensaje del Anónimo, sintetizable en un "dejate despapizar". Si el Papa es el Vicario de Cristo y Cabeza Visible de su Iglesia (se llame Pepe o José, proponer la despapización es proponer el descabezamiento de la Iglesia. No vale que me diga que esa despapización propuesta consiste sólo en dejar de pensar en el Papa, porque también es incorrecto. Teóricamente, nuestro pensamiento, amor, y obediencia deben estar puestos en él. Es como si usted nos propusiera "des-iglesiarnos" o "des-madrarnos". Tampoco vale que me diga que poner en el Papa nuestro pensamiento es sustituir a Cristo como centro. Se supone que ese pensamiento puesto en el Papa, para un católico normalito, lo es en tanto el Papa e el Vicario de Cristo, no hincha de San Lorenzo.

Anónimo dijo...

Claro anónimo de las 01:13 seguramente el Espíritu Santo durante casi dos mil años inspiró y enseñó una doctrina y ahora luego del V II dijo nooo me arrepentí me arrepentí ahora les voy a enseñar lo contrario ..... que chiste ¿no?

Anónimo dijo...

Anónimo de las 22:03, te pido un poco de precisión: ¿en cuál de las verdades del credo ha cambiado la doctrina el vaticano 2?