martes, 25 de junio de 2013

Los unos y los otros

Los que tenemos varias décadas recordamos la película "Los unos y los otros" de Lelouch que terminaba con Jorge Don danzando al ritmo del Bolero de Ravel. Esta entrada, sin embargo, no tiene nada que ver con la película, sino con la curiosa reacción que ha tenido el obispado de San Rafael, a través de su vocero, a fin de explicar la desbordada medida tomada por el ordinario del lugar consistente en "desaconsejar" a los católicos la asistencia a las conferencias que brindará allí el reconocido intelectual, Dr. Antonio Caponnetto.
Cuando, interrogado por la prensa, quiso explicar lo inexplicable, dejó muy claro que ellos, es decir, el obispo y los suyos, -que en este discurso vendrían siendo los católicos-, quieren "ganar" al doctor Caponnetto. De esta menara, pensaría el vocero, se ablanda un poco la medida: no condenamos a nadie; solamente queremos que se arrepienta para que vuelva con "nosotros". Y para lograrlo, lo castigamos. No será a través de la tortur del potro o de los grilletes, pero sí boicoteando sus conferencias y escarneciéndolo públicamente. 
Pero lo que me interesa destacar es el concepto que ha manejado el vocero: el de los "unos" y los "otros", puesto que estamos "nosotros" y está el "otro", que no es nosotros -o que no es de los nuestros-, y ese tal, en este caso, es el Dr. Caponnetto. El caso daría para una interesante investigación que no pretendo hacer, pero sí que podemos bucear un poquito más la cuestión.
¿Cuál es el motivo por el cual se arroja a A.C. al leprosario de los "otros", o al "atrio de los gentiles", o al grupo de los pueblos "bárbaros"? Lo dice el mismo lenguaraz episcopal: el problema es que ha dudado de la ortodoxia y de la valentía de los tres últimos papas. 
Vayamos a la primera objeción. ¿Qué es la ortodoxia? Todos los sabemos: la "recta doctrina" o, dicho de otro modo, la integridad y pureza de la fe católica. ¿Cómo conocemos esta "recta doctrina" o dónde la encontramos? Muy fácil también: en los artículos del Credo o Símbolo que recitamos dominicalmente y que fuera elaborado por los primeros concilios ecuménicos, principalmente Nicea y Constantinopla, y a lo que habría que agregar algunas definiciones más que se introdujeron en siglos posteriores. Esa es nuestra fe, y esa es la "ortodoxia" que estamos obligados a profesar. 
Francamente, no creo que el Dr. Caponnetto haya puesto en duda en alguna ocasión que los tres últimos papas hayan faltado o negado algún artículo de la ortodoxia católica. Lo que me temo más bien, es que el vocero incluye inapropiadamente dentro de la ortodoxia a toda una interminable serie de afirmaciones pontificias y episcopales -algunas pertenecientes al magisterio ordinario y otras no-, a las que él considera partes integrantes de nuestra fe. Quien niega entonces algunos estos enunciados, se apart de la ortodoxia. No sé qué irán hacer ahora que Bergoglio habla todos los días improvisando en sus homilías de Santa Marta. ¿Cuestionar algunas de las cosas que allí dice nos convierte en herejes? ¿Seremos también censurados por las mitras cuyanas?  Es probable que la curia sanrafaelina siga la escuela de un antiguo y docto sacerdote de esa misma diócesis cuya tesis sostiene que incluso el magisterio ordinario tiene el carácter de infalible. De ahí al pajarico de Chavez que escucha Maduro de vez en cuando, no hay mucha distancia...
La segunda acusación que merece nuestro amigo Antonio es que ha dudado también de la valentía de los tres últimos papas. Y si así fuera, me pregunto yo, ¿cuál es el problema? La valentía es un virtud moral, dependiente de la virtud cardinal de la fortaleza. Se trata, por tanto, de una virtud adquirida y de ningún modo infusa por el bautismo, o por el sacramento del orden o por alguna otra fuente sobrenatural. Si el escándalo surge rque se afirma que el papa no posee alguna virtud, eso deja suponer que, para el lenguaraz, todos los papas son, por naturaleza, "santos", en tanto deben necesariamente y por don divino poseer en grado heroico todas las virtudes. Es este uno de los dogmas del credo neocon, pero parece mentira que pueda ser proclamado sin vergüenza alguna. ¿Qué hubiese pasado si este vocero, por ejemplo, hubiese vivido en tiempos del papa Alejandro VI y alguien hubiese dudado de su castidad? 
El problema, una vez más, es la mentalidad neocon, que idolatriza a papas y obispos, y considera que el romano pontífice, por el sólo hecho de serlo, es santo. Poco va a faltar para que, desde ahorita mismo, inicien el procesos de canonización de Bergoglio que, parece, ya hizo su primer milagro en vida.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien dicho, mi amigo. No soy de navegar mucho y apenas se me da por hacerlo me encuentro con un sinfin de barbaridades que... ¿para que me habré metido? Paso por castellaniana y lo mismo (perdone si no tiene nada que ver, pero Bergoglio es tan parecido a Ducadelia como la Cicciolina a Sofia Loren).

Lo siento por don Antonio y lo siento por todos nosotros, presas de estos señores. Obispos.

Chino Benitez

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer,

Me parece que este artículo merece un post suyo:

http://goo.gl/A8TsM

Saludos,

Gauthier

Adrián Roberto Abeijón dijo...

Muy bien dicho Wanderer... Es que , como dice el tango, "los Papólatras nos han igualao". Pero la historia de la Iglesia muestra claramente -preguntenle sino a Ludwig Pastor- que existieron Papas pecadores, mediocres y hasta alguno malo.
Lo mismo podría decirse de los Obispos... No podemos ser "obispólatras".
Ya sabemos que por sus frutos los conoceremos. Y que hay que examinar todo... por eso NO a la Papolatría y Obispolatría.
Adrián

Miles Dei dijo...

Por dar una vuelta de tuerca moral al tema.

Pongámonos en el peor de los casos y pensemos que, en efecto, el Sr. Caponnetto ha pecado públicamente de modo que debe ser reprendido y hasta castigado.

Es curioso como ante el pecado de escándalo el culpable actúa poniendo al escandalizado en la picota, mientras se afirma todo lo contrario como base ecuménica para evitar la desunión de los cristianos.



La antigualla blindada dijo...



'El estilo es el hombre' decia por ahi Castellani, no?

Un peroncho vestido de blanco | Demagogia pura


http://www.romereports.com/palio/audiencia-general-nadie-es-inutil-en-la-iglesia-todos-somos-iguales-spanish-10399.html

Anónimo dijo...

Estimados: a partir de los últimos post me ha venido a la memoria mi propio itinerario de vida con respecto al tema del Papa y de la papolatría. Como son experiencias personales posiblemente no sean de aplicación universal, empero quería compartirlas con Uds., pues quizá cause algún provecho a los jóvenes o no tan jóvenes que se rasgan las vestiduras ante las afirmaciones de este blog y del Dr. Caponnetto.
Cuando Caponnetto criticó hace unos años a Benedicto (no recuerdo el asunto concreto) me escandalicé muchísimo. Luego veía las críticas de Wanderer a Juan Pablo II, y si bien seguía alborotado, las razones del caminante eran muy firmes y las pruebas contra aquél eran casi irrefutables. Recién allí empecé a comprender que el Papa no era inmaculado, que podía pifiarla en muchísimo temas (como de hecho lo hacen) y que hasta podíamos tener un Papa muy malo en varios aspectos, como creo que es el actual.
A mí me llevó tiempo entender y asumir aquello, no fue repentino. Es decir, tuve que MADURAR. Como dice un querido profesor mío de filosofía: "a los 20 años casi todos somos unos bobos". Además, me implicó un estudio extra para ver si lo que decían sobre los Papas era cierto o si se equivocaban, si hablaban con mal espíritu (como solía decirse) o si se expresaban con buenas intenciones y desde la ortodoxia. Por tanto, necesariamente debía FORMARME intelectualmente. Asimismo, me implicó desprenderme de no pocos preconceptos y herencias que uno acarrea desde la niñez e incrementa en la adolescencia, y que por consecuencia son difíciles de desterrar (algo así como cuando debo reconocer que la he pifiado por mucho tiempo pero eso a veces implica hacer el ridículo ante los otros). A esto le llamo AUTO-ACEPTACIÓN; y esto supone saberse errado y tener intenciones de estar en la verdad, aunque sea difícil de aceptar y de vivir.
Posiblemente se me escapen otros puntos necesarios o algunos de los mencionados no lo sean; pero esto no pretende ser exhaustivo ni, como dije al principio, de carácter universal.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

¿W. no le da Ud. demasiada importancia al texto del comunicado episcopal?
¿No existe la posibilidad de que Caponnetto le caiga mal al obispo por otras razones, y las del comunicado son las 'mejores razones' para prohibirlo?

Anónimo dijo...

Debo haberme equivocado de blog pues buscando a interesantes personas que habían dejado atrás los grupetes parroquiales me encontré de repente con "nacionalist wanderer".

Ludovicus dijo...

Es el mismo tema de siempre, la Iglesia de los Caudillos como definió con precisión Mary Lennox.

El catolicismo se define en esta Iglesia de Caudillos como una adhesión y culto personal al Papa "reinante", a su programa, a su gestión, a su estilo. De modo que una relación con el Señor y con la Iglesia como nota específica del católico deviene en una adhesión populista a un programa religioso-político. Y quien no adhiere a la gestión populista está más fuera de la Iglesia que un hereje. En cambio, un hereje notorio, si comulga con el pathos de un pontífice esta adentro o por lo menos se lo trata como si lo estuviera.

Eso explica el doble standard de obispos como Taussig, que se rasgan las vestiduras respecto de Caponetto por sus críticas a aspectos de la gestión de los papas, pero no se inmutan ante heterodoxias palmarias.

Anónimo dijo...

http://onlinebaires.com/articulo/hablando-mal-y-pronto

Todo este asunto de las charlas de Caponnetto en la Ciudad de San Rafael olía raro. Ya viejo y desconfiado, la cosa me parecía fula cuando un medio Lefe como Panorama publicitaba unas conferencias del profesor en una ciudad que tufa a conserva por todos lados y no hay un tradi
ni pa remedio. Piensa mal que acertarás, el caso es que mala prensa resultaba que los tradi lo recomendaran. Salvavidas de plomo se le llama, y no quiero pensar que es a propósito, pero siempre hay un bien intencionado que nos jode. El asunto tomaba ribetes superiores.

La charla se iba a dar en una Universidad liberal-opusdeana. Y pa colmo… con uno de sus profesores católico-conservador. Esto no cuadraba por ningún lado. Está bien que Antonio nunca habló mal del Papa, habló mal de un Obispo y por uno de esos caprichos de la Tercera Persona de la Trinidad el mal referido terminó Papa, pero la torta estaba hecha. No quiero decir con esto que el Espíritu Santo estaba pensando sólo en embromar a Caponnetto cuando señaló a Jorge Mario, pero en su omnipresencia, no dudo que también pensaba en él y lo metió en un brete con alguna de esas intenciones que no se alcanzan a comprender y que mal se haría en tratar de interpretar.

Anónimo dijo...

SIGUE...

Uno es provinciano y manya el medio. Taussig es el Obispo típico argentino y viene escaldado. Se hubiera hecho el sota. Pero siempre hay secretarios para que te jodan. Y ahí estaba José Antonio Álvarez, el vocero (en mi barrio se decía el “oreja” o “alcachofa”) del Obispo. Este personaje viene del nacionalismo argentino en su variante mendocina, que… ¿como decirlo sin ofender?… les gusta el calorcito de la orga. Jamás habrían traicionado por treinta monedas de oro… pero… por un cargo en el sinedrio con un salario justo…, y ¿si desde el puesto podemos ayudar a que no lo crucifiquen? Viejo; en el fondo no es Caifás; el cabrón es Anás y el otro está mal aconsejado, que si me das tiempo y gano su confianza este asunto se arregla… espero que el Otro no salga con su temperamento y se le dé por decir verdades inoportunas , o peor aún, andar ratificando las ya dichas. Dejame que en diez años el intendente de Jerusalem (perdón, San Rafael) es de nuestro palo y solucionamos el problema, pero no hagan olas.

El tema final es que Caponnetto les viene pegando a estas viejas astillas de su palo y no iban a dejar pasar esto tan fácil. Charla los cojones. Que primero pides perdón y reculas o te quedas sin público, sin sala y sin colega. Y así fue. Que a buscar otra sala que te la alquile un turco, y sin colegas académicos, que el que tenías ¡cof! ¡cof! se atoró con algo y no llega. Lo cierto es que si le salía bien al comedido, le debían un favor en el proceso de reivindicación planteado. Pero siempre hay un buey corneta que sabe lamer y sabe qué pedir para bien acuchillarte. La sentencia del fariseo es así: “oye que eres fantástico, y te queremos horrores, pero te queremos corregido. Pide la escupidera y te abriremos las salas y hasta te pondremos coleguitas de adorno”. Que se traduce así: “grandísimo soberbio, te jactas de no haberte bajado nunca los greguescos y te ciscas en todos nosotros porque pactamos. No vengas ahora con que quieres universidades y doctoreos. O te agachas o te jodes, y endemientras le hablas a los locos en el cine La Bolsa”.

Lo cierto es que no resulta tan malo recular. Quien no lo ha hecho alguna vez. No creo que Antonio sea tan orgulloso. Lo que en realidad se pide desde los correctos no es recular, sino avanzar de culo, que es la historia de sus vidas. Lo más gracioso de todo es que tanto tirios como troyanos ven conmoverse al personaje y piensan que ha llegado el momento de “ganarlo” (sic en Álvarez y casi sic en algunos tradi), sin saber que Caponnetto es un árbol frondoso, pero como todo árbol, tiene la desventaja de estar dentro de un paisaje que lo contiene y al que después de tanto tiempo, conforma. No te lo podés llevar a tu jardín.

Caponnetto es Caponnetto y ya es tarde para que sea otra cosa, digo, en esta vida. Que le queda un duelo que nadie gana y donde todo lo bueno y lo malo, la caña y el roble, crujen bajo el golpe del hacha que manipula la parca. Y creo; mejor dicho conjeturo; que la Tercera Persona estaba pensando en él cuando le jugó tan duro.

Aprendamos, aunque tarde, la enseñanza de los astutos: en estos tiempos democráticos… ojo con referirse mal a los imbéciles y a los malditos, porque estos van a llegar muy lejos. Por más increíble que nos parezca el personaje.

Anónimo dijo...

Anónimo, El Espíritu Santo no tiene nada que ver con la elección de Bergoglio. Bah, sí, tiene que ver por que no tiene nada que ver. Por su ausencia.

marcos dijo...

Anonimo de las 17:52
Su comentario es memorable ¡¡¡¡

criollo y andaluz

Anónimo dijo...

Ál anónimo de las 17:27:
Sería bueno recordar CONCRETAMENTE en que cuestiones AC. y W criticaban tan duramente a BXVI y a JPII.Ud. dice no recordar los asuntos criticados pero sí recuerda que tenían "razones firmes y pruebas irrefutables".
De esa forma no quedaría la sospecha que es recién ahora pecar de "papolatría" defender al Papa.

atento dijo...

Este link traido más arriba me parece un completo escándalo:

http://onlinebaires.com/articulo/hablando-mal-y-pronto

Diga algo, W.

Gracias,

Anónimo dijo...

Anónimo de las 00:07, el pecado oficial no es papolatría, sino "papofobia" (o bien "desorden nefasto de los coros de amor", según los especialistas). Papolatría es expresión que usamos los atorrantes y chicoteros, no confunda a los demás.

Atento: preste atención, su link no va a ningún lado.

Chino Benitez

Anónimo dijo...

Supongo que se refiere a este link.

Aunque no se sabe qué es lo que le escandaliza, si el lenguaje utilizado (ese "artículo" fue sacado de un comentario en un blog de amigos) o la crítica del masón de Beethoven.

Anónimo dijo...

Wanderer,

Le invito a que vea el video furor en internet por estos días.

"Conoce al Papa Francisco" (en caricatura)... sin duda, es para hacer un post.

https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=T4pioDyMi88

Por favor, no se ría cuando lo vea.

Atte. Anonymous

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Por favor, escriban un post sobre el IOR y Monseñor Scarano!

Anónimo dijo...

Del Catecismo de la Iglesia Católica (CEA) nn.882: "El Papa,obispo de Roma y sucesor de san Pedro, "es el principio y fundamento visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de fieles"."El Pontífice Romano,en efecto, tiene en la Iglesia, en virtud de su función de Vicario de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, la potestad plena, suprema y universal, que puede ejercer siempre con entera libertad".

Anónimo dijo...

El dibujo animada del Papa Francisco , a mi no me gusto , pero a mi nieto de tres años le gusto......

Anónimo dijo...

el anónimo de 21:28 (o....¿el catecismo?) se olvidaron de aclarar que el papa tiene postestad no para cualquier verdura, que sería libertad de perdición, sino para cuidar el Depósito de la Fe y el culto.
La libertad de todos tiene límites la del papa también anónimo (¿papólatra?)

Anónimo dijo...

Al anónimo de las 06:29:
Yo no me olvidé de aclarar nada, sólo cité textualmente al Catecismo de la IC.(entiendo que no fue impugnado)Proponga ud. las reformas que crea convenientes, anónimo (¿papofófico?)

Anónimo dijo...

No hablé de reformar nada, el debe ser obediente a lo que SIEMPRE SE ENSEÑÓ. Ellos deben trabajar para el bien no para lo que se les antoje. ¿papafóbico? ¿se le terminaron los argumentos? le dolió la verdad parece.

Anónimo dijo...

Al anónimo de las 08:00:
Dije "papafóbico" en respuesta a su "papólatra".Nunca como argumento.
Creo que, a juzgar por los últimos textos que leo en esta tribuna,son otros los que parecen no asimilar todavía que el Papa es Francisco, digan lo que quieran, les duela o no.Recuerde que Ud. también debe ser obediente, tal cual SIEMPRE SE ENSEÑÓ.