lunes, 23 de junio de 2014

Sonidos del silencio

Hace apenas algunas horas, CNN comunicaba que Meriem Yahya Ibrahim había sido liberada. Recordemos que se trata de la mujer sudanesa condenada en mayo a cien latigazos y a morir ahorcada por haberse convertido al cristianismo. El caso acaparó los reclamos de muchos países y los pedidos de liberación de muchos líderes mundiales.
Y hoy mismo, Sandro Magister nos cuenta qué hizo el papa Francisco para salvar a Miriam:

A mediados de mayo, el mismo día que la condena a muerte en el Sudán musulmán de la joven esposa y madre Meriem Yahya Ibrahim por la única culpa de ser cristiana pasó a ser de dominio público, Bergoglio recibió en el Vaticano al nuevo embajador sudanés. No dejó traslucir ni una sola palabra sobre la cuestión. Tampoco después. Silencio absoluto, a pesar de la creciente campaña mundial para la liberación de la mujer.
"La Santa Sede busca la manera más eficaz para intervenir, que no siempre es la de gritar", ha justificado el cardenal Parolin, secretario de Estado.
No sorprende que el Papa Francisco sea un convencido defensor de los silencios de Pío XII “para que no mataran más judíos”.

Bergoglio prefirió el silencio, tal como hizo durante el Proceso Militar en Argentina: no solo se quedó callado sino que le dio el doctorado honoris causa de la Universidad del Salvador, de la que era responsable directo, al almirante Massera.

Toda una línea de conducta.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

No entendí. ¿Que Bergoglio fue cómplice de la dictadura? ¿Qué Pío XII fue cómplice del genocidio perpetrado por el nazismo? ¿Esto es un sitio tradicionalista o zurdo?

Wanderer dijo...

Estimado, este es un sitio lefoprogresista.

Anónimo dijo...

Yo si entendí que la verdad incomoda a los idolatras que prefieren seguir a un falso profeta que al evangelio los fanáticos de Francisco siempre hay que explicarle las burradas de Francisco.

Anónimo dijo...

Es un sitio nipotrotskonazilefekirchnofalangista.
Son los signos de los tiempos, stupid

Anónimo dijo...

Don Wanderer, le hago una pregunta de un tema que no entiendo: si los "tradis" somos tan pocos en el mundo como aparentemente somos (basta ver que uno va a una conferencia/evento y nos conocemos entre todos)... ¿por qué tanto interés en destruirnos por parte del Papa y de todos los progresistas? ¿acaso nos tienen miedo? ¿miedo a qué? El Papa levanta un dedo y tiene tres millones de personas aclamándolo en Copacabana, somos demasiado minúsculos nosotros como para que nos tenga miedo.

¿Qué es lo que pasa? Imagino razones sobrenaturales (odio contra la verdad, etc.) pero también debe haber razones más "terrenales".

¿Qué es lo que pasa?

Un abrazo, don Wanderer, siempre leo su blog pero nunca escribo.

Fiel escondido

PD: hace años que asisto a Misa tradicional. ¿Cómo puede ser que siempre tuvo que ser a las escondidas? ¿Los Obispos, el Papa, nos tienen miedo? ¡Si no somos nadie!

Anónimo dijo...

Dicen que la informacion que tenia Verbitsky sobre los curas que JB habria "botoneado"era real, pero que ante la ola de francisquismo feroz que se vino, prefirio callar .
Ese cuento del valiente JB,enfrentando a Massera es tan real como el Raton¨Perez y la plata que te regala por los dientes abajo de la almohada.

Wanderer dijo...

Don Fiel Escondido,
Yo no estoy tan seguro que el papa y los progres tengan demasiado interés en destruirnos. Como usted dice, no somos nada; apenas un puñadita. A Francisco lo le importamos nada; lo único que quiere es que no lo fastidiemos para que pueda continuar con su show unipersonal.
No me parecería muy sano andar pensando que estamos en el centro del ojo de Sauron. Por ahora, podemos seguir caminando en medio de los orcos con bastante tranquilidad. Ya vendrán otros días...

Javier dijo...

Bueno,

el silencio de Pio XII tuvo algún apoyo en los hechos: cuando el episcopado holandés, durante la ocupación alemana se pronunció públicamente contra el racismo nazi, la Gestapo -en represalia- se metió en los conventos y mandó para Auschwitz a todos los judíos conversos que encontró, incluída Edith Stein. Y los obispos se callaron, claro. Tampoco se iban a estar haciendo los guapos sobre la sangre de otros. (Dicen que dijo Pio XII: "Yo no puedo imponer el martirio a mis fieles").

Anónimo dijo...

"La persecución contra los cristianos hoy es más fuerte que en los primeros siglos de la Iglesia… Sé muchas cosas de persecuciones que no me parece prudente contarlas aquí para no ofender a nadie”.

Sorprende desde luego a la entrada de la entrevista el extraordinario comedimiento del principal representante de la Iglesia católica en tema tan… sangrante, máxime cuando le vemos tan decididamente suelto luego en asuntos mucho más opinables. Es como si los portavoces de las víctimas del Holocausto renunciasen ex –profeso a revelar según qué cosas, no vaya a ser que alguien vaya y se importune.Este hombre está peleado con la Verdad.. La odia y le puede su antropocentrismo y su falso respeto humano.


Torrijitas



RICHARD dijo...

Siguiendo el hilo de algunos comentarios, creo que a las jerarquías y seguidores de la Nueva Religión no los mueve el temor a los católicos tradicionalistas. Los mueve y sacude el odio a la Fe, a la Verdad y al único Camino. Somos las únicas paredes y columnas que todavía no pudieron demoler y eso los fastidia. Todavía los orcos nos dejan deambular pero nos gruñen y algunos (Franciscanos de la Inmaculada,por ejemplo) han comenzado a recibir palos.

Descendencia de Ioreth dijo...

Al ritmo de "Los sonidos del SIlencio" se cantaba el padrenuestro en las misas de los 80 en la parroquia donde concurría.
Toda una profecía.