jueves, 3 de julio de 2014

La agenda progre. Dos hipótesis



En La Nación de hoy aparece una columna del archiprogre director de la revista Criterio sobre el papa Francisco. Es un artículo bastante malo, que por momentos se convierte en una mera expresión de deseos (como cuando dice: “No será fácil en un futuro pretender recuperar boatos y protocolos que ya han quedado, de hecho, extemporáneos…”, olvidándose que esos boatos y protocolos los recuperó el papa Benedicto en pocos meses luego de treinta años de mal gusto polaco y de la destrucción sistemática de Piero Marini), y flojito de papeles, como cuando apoya sus tesis en autoridades irrefutables como el teólogo argentino Gustavo Irrazábal (?) o la teóloga brasileña María Clara Bingemer  (¡).
Lo que intenta hacer el señor opinador es plantear una hipótesis acerca de la agenda revolucionaria del papa Francisco, en especial, en lo que atañe al próximo sínodo sobre la familia. Ya podemos imaginar, sin demasiado esfuerzo, lo que sugiere.
Mientras lo leía, recordé la opinión de un amigo que deslizó hace un par de semanas durante un almuerzo en La Ópera de Madrid –que no es un teatro sino un restaurante (recomiendo el osobuco al vino tinto)- ubicado a un tiro de piedra de la Plaza de Oriente. Aquí se las resumo:

El papa es un personaje astuto y hábil a la hora de tomar decisiones y de jugar distintos roles durante el tiempo que sea necesario a fin de lograr sus objetivos. Ya hemos visto que, de portero en la residencia jesuita de Córdoba, lugar donde todos pensaban que finalizaría sus días, terminó sentado en la sede de Pedro, y no fue, claro está está, por su santidad de vida, ni por su sabiduría, ni por sus desvelos pastorales, sino, precisamente, por su astucia y jesuítica constancia.
Cuando se encontró vestido de blanco, sabía perfectamente que de ningún modo podría evitar la agenda progresista que se venía preparando desde hacía décadas, principalmente por los obispos del Rin y por los americanos. Ella incluía la comunión a los divorciados y vueltos a casar, el aflojamiento en las rigideces de la moral sexual como las relaciones prematrimoniales o los amores contra natura, el celibato sacerdotal, el sacerdote femenino, etc.
La presión de los progres, ayudados por la prensa universal, había sido inefectivo en las décadas polacas pero no había dejado de nutrirse y potenciarse. El acceso de Ratzinger significó un freno en seco, pero al próximo papa, fuera el que fuera, se le haría muy difícil, si no imposible, resistir el embate. Algo, en algún momento, iba a tener que ceder para que no se lo llevaran puesto.
Y Bergoglio, que sabía todo esto, los primerió. Convocó a un sínodo para tratar el tema de la familia, deslizó el problema real de admitir a la comunión a los casados que viven en situación de adulterio, y mandó a hablar a Kasper, casi un año antes de la realización del sínodo. Sabía que el cardenal alemán representaba a la posición liberal más extrema y tenía particular interés en humillarlo. Kasper es exactamente lo contrario de lo que Bergoglio pretende: es un teólogo de erudición que, más que olor a oveja, tiene olor a Givenchy, y sabe que la suya no es teología de rodillas sino teología de escritorio.
Mandarlo al frente a Kasper con ese punto de la agenda progre le permitió a Bergoglio elegir él mismo el tema que se trataría. Tranquilizaría las agitadas aguas del progresismo, la prensa lo seguiría alabando y los efectos colaterales serían, para su inteligencia práctica, mínimos. En realidad, estaba entregando, o entregaría, lo que está entregado ya desde hace al menos dos décadas. Pongamos un ejemplo. En un reino, es coronado un nuevo rey, pero, quienes lo promovieron y eligieron, le advierte al monarca que la corona no le saldrá gratis y que deberá entregar a uno de sus generales más fieros y contrarios a la facción ganadora. El rey, que es astuto, asiente y les entrega a un viejo general que sabe que padece un avanzado cáncer de páncreas y que irremediablemente morirá en los próximos meses. ¿Cómo juzgar la acción del monarca? No estuvo mal. Consiguió minimizar los daños y, en todo caso, sólo adelantó en un par de meses la muerte de uno de sus amigos.
La comunión a los casados en adulterio es una cauda perdida por la sencilla razón que, en la práctica, es algo que se hace desde hace muchos años, y no solamente en las progresistas parroquias renanas, sino en las más modestas iglesitas del interior argentino. Los curas, en su mayoría, permitían que los fieles, en esa situación canónica se acerquen al sacramento de la eucaristía. No hay, claro está, una pronunciación oficial de la Iglesia, y es eso lo que los progres quieren y es eso lo que no van a obtener.
Bergoglio hizo hablar a Kasper por boca de ganso: el alemán desplegó toda su artillería argumental, que es más fácil de rebatir que el Libro del Mormón, y su estrategia teológica ya está develada. La mayoría de los cardenales que se oponen al tema han tenido tiempo sobrado elaborar argumentaciones en contra y para rosquear lo suficiente como para asegurar que el sínodo, celebrado en dos tiempos, no se pronunciará sobre el tema. En el medio, el padre Jorge Mario llama a la señora santafecina y le dice que no hace nada malo si comulga ya que la comunión es un remedio y no un premio, y de aquí a octubre hará un par de maniobras más a fin de que, al finalizar el sínodos, los fieles y los curas liberales digan: “Es claro que el papa quería que la Iglesia oficialmente permitiera que los católicos divorciados y vueltos a casar que se acercaran a la comunión, pero las fuerzas conservadoras de la Curia no lo dejaron. Sin embargo, como nosotros obedecemos al papa, permitiremos y alentaremos esa práctica”. Los curas y fieles neocones dirán: “¡Qué buen papa tenemos! A pesar de las tremendas presiones de los progres fue capaz de resisitir y jugársela y no dijo nada sobre el tema, por lo que la enseñanza de la Iglesia permanece semper idem”.
En definitiva: el papa Jorge Mario sigue reconocido como el héroe de la nueva etapa de la humanidad, la práctica sacrílega se seguirá realizando con mayor intensidad y tranquilidad de conciencia, y los neocones seguirán victoreando al papa Francisco.
Nadie puede negar que es un maestro del maquiavelismo político.
Pero muchos, como yo mismo, diremos: ¿Y el escándalo que esto produce en los fieles? Estimados lectores, ¿Qué le importa a Bergoglio el escándalo? Quien ablacionó su intelecto teórico en favor del intelecto práctico no se detiene en esas menudencias.

21 comentarios:

Jorge dijo...

Disculpe mi ignorancia Sr.Wanderer : pero quienes son esos curitas progres de la foto que ilustra esta entrada de su blog.
Gracias
Jorge

Ludovicus dijo...

Un tipo que llega a escribir que "Francisco trata de ganar tiempo y terreno sin conceder demasiado a la burocracia, uno de sus enemigos" no merece el menor crédito.
Sin burocracia no hay papado; quizás Iglesia sí, pero papado seguro que no.

Wanderer dijo...

Jorge, lo único que sé es que son jesuitas. Mírele las caras: dan miedo!

Anónimo dijo...

Yo creo y espero que los promotores del monarca no se van a conformar con el viejo general enfermo. Creo y espero que lo van a forzar a definirse.

Blas

Anónimo dijo...

Los hijos del mundo son más astutos que los hijos de la luz.

Juan dijo...

Aprovecho para pasar una buena noticia sobre la superacion de un situacion injustificable, excepto por descuido, que si no habia sido mencionada en este blog, lo fue en unos cuantos de los blogs amigos apuntados a la derecha.

La situacion era que en vatican.va, mientras los papas recientemente canonizados tenian el "S." en su página, Pio X no lo tenía. Pues bien, acabo de chequear y dice "S. Pius PP. X".

Anónimo dijo...

Es un hombre admirador de un personaje nefasto que:
Como católico, mandó quemar las iglesias.
Como militar mandó quemar su bandera nacional.
Y como hijo no concurrió al funeral de su madre.
¿Es preciso agregar algo más?
¿Por qué razón iba a proceder de otro modo del que lo hace?

Benign_o dijo...

El razonamiento esta bien.
El tema es que lo hizo W. yo no creo que ni remotammente le de la cabeza a JB para semejante maniobra.

CP dijo...

Lo del Sr. Peral es un verdadero bodrio. Sus artículos están siempre horriblemente escritos.

Cuando leí:

“Y, en ese sentido, ciertos gestos valen más que una encíclica.”

Me acordé de la teoría de Wanderer según la cual Bergoglio no va a producir cambios mediante actos magisteriales. Por el contrarío, el cambio vendrá por algo así como un “magisterio del fait accompli”

CP dijo...

¿Poirier vendría a formar parte del "back office" de Bergoglio?

Anónimo dijo...

Todo pareciera cerrar. Pero francamente me cuesta creer que el papa sea tan maquiavélico. Me parece excesivamente compleja la maniobra, pero no dejo de admitir la posibilidad de que sea veraz.
Es como admitir que un punga te chorió la billetera en el bondi. Significa decepcionarte de la gente, admitirte un pelotudo ("¿cómo no me di cuenta... ?") y lamentar los billetes y/o tarjetas perdidas.
Qué se yo... Capaz en el fondo soy un lefoneocon o un ingenuo. O un boludo.

Anónimo dijo...

Anonimo de las 22.37. Si te choreó Bergoglio es porque tenías la billetera a la vista. No seas ingenuo, Papá.

Anónimo dijo...

La verdad es que, otra vez, el análisis de Wanderer, es certero.

Y, otra vez, el Rey está Desnudo.

Vladimir.

Anónimo dijo...

Hace como quince años, un ex jesuita (a quien yo había conocido a comienzos de los 90 cuando aun era sacerdote) nos dijo (a mí y a un grupo de amigos) que Bergoglio, "si tiene que matar a la madre para llegar a ser papa, la mata". Estas palabras resuenan en mis oídos desde el 13.3.13. Y debo agregar que yo fui testigo y víctima indirecta, en sus años de Provincial, de su maquiavelismo.
El Nevado

Ludovicus dijo...

Sí. La bipolaridad en el análisis de su personalidad es una constante.

¿Es un genio maquiavélico que ha llegado por una estrategia napoleónica y gobierna en consecuencia?

¿Es un chambón, émulo de Chauncey Gardiner, que logró acceder por una cadena de equívocos y se mantiene a fuerza de zapatazos y más equívocos?

Tertium non datur. Y no termina de disipar la ambivalencia.

Javier dijo...

Es todo muy triste, es una lose-lose situation. Por un lado, Kasper y compañía están en el error más profundo, pero son honestos y sinceros en su error, y son honestos al presentar sus propuestas. Por el otro lado, la única esperanza que nos queda a los ortodoxos de que el Catolicismo no se convierta en la Iglesia Anglicana bis, es el cinismo y la hipocresía de un porteño de Flores.
Muy triste.

Anónimo dijo...

Ludovicus, es perfectamente posible que la realidad sea una combinacion de ambas opciones. Un poco de estrategia y un poco de suerte.

Anónimo dijo...

Off topic, pero The Economist lee Wanderer?
Es la misma tesis de la viveza de Wanderer de un post anterior.

http://www.infobae.com/2014/07/04/1578258-the-economist-la-estrategia-equivocada-la-viveza-criolla

Anónimo dijo...

Es Gardiner. Definitivamente todo le queda grande y va siguiendo los vientos de la historia. No hay mas que ver los maravillosos efectos de su visita a Tierra Santa y su oración conjunta por la paz. A los minutos estaban agarenos y cañorecortados cagándose a tiros más que antes. Lo mismo va a pasar con el Sinodo.

Anónimo dijo...

¿Porque el autor de la nota cree que Bergoglio no es partícipe de la agenda modernista? ¿No es sincera su Evangeli Gaudium?

Francisco Javier dijo...

Pues si ese es el plan es una gran "cagada" con perdón.

Los neocones están en su mayoría lo suficientemente cabreados como para no aceptar más parches "conciliares" y muchos cada vez se orientan más hacia un tradicionalismo incipiente (basta ver páginas webs como Infocatólica con su director a la cabeza).

Y los progres están en su mayoría lo suficientemente cabreados como para no seguir tolerando más tiempo sin reformas profundas (que destruyan la Iglesia por supuesto).

Si la estrategia es complacer a ambos: ambos estallarán.