domingo, 3 de mayo de 2015

Marquetería pontificia

La “revolución” del Papa Francisco tiene sus peligros y consecuencias. Desde la blogósfera venimos adviertiendo con mayor o menor acierto sobre esta situación desde el nefasto 13/3/2013 (¡vaya numerito!). Sin embargo, hay un elemento que no siempre tenemos en cuenta pero que, a la postre, es el más importante de todos. Lo llamaría “el efecto distractivo del Papa Francisco”. Concretamente, Bergoglio es un arma de distracción masiva que, con sus payasadas, oculta el problema más grave que implica su jocoso pontificado, al que ha encarado como un típico producto posmoderno. Las “cosas sólidas” de la Iglesia, como la doctrina y la liturgia, no tienen importancia y las deja como objeto de discusión de teólogos sabelotodos, y prioriza las “cosas líquidas”, como el problema de la inmigración, el calentamiento global o el ecumenismo flué. Pero la cuestión es que esa estrategia política posmoderna no se puede hacer con el papado, sencillamente,  porque el papado es una cosa seria, mal que le pese a Bergoglio.
Veamos un ejemplo. La semana pasada el Santo Padre espetó esta frase: "¡Cuánto quisiera que las comunidades parroquiales en oración, al entrar un pobre en la iglesia, se arrodillaran en veneración, así como hacen cuando entra el Señor!" Hasta un niño de catecismo se da cuenta que la frase es un disparate: el Papa está asimilando -o confundiendo- la presencia verdadera, real y sustancial de Nuestro Señor en la Sagrada Eucaristía con su presencia en los pobres. Si seguimos el criterio pontificio, deberíamos arrodillarnos con mayor razón cuando el que entrara en la iglesia fuera un hombre en gracia de Dios puesto que en él inhabita la Trinidad, y también deberíamos arrodillarnos cada vez que nos topáramos con una Biblia e, incluso, cuando viéramos un clavel o cualquier otra especie vegetal o animal, porque en definitiva, Dios está también presente en toda la Creación. Lo curioso es que nadie se “escandalizó” de estos dichos, y fue así porque nadie los tomó en serio. ¿Qué hubiese ocurrido si la frase la hubiera dicho un pontífice en serio, pongamos como ejemplo Gregorio XVI o Pío XI? Inmediatamente, el cardenal prefecto de la Congregación de Ritos habría comenzado a preparar las ceremonias necesarias para recibir a los pobres en las iglesias y el prefecto del Santo Oficio hubiese encargado a sus teólogos la redacción de un tratado De praesentia Christi in pauperibus.
Sin embargo, más allá que el papado de Francisco sea un pontificado líquido, el pontificado en cuanto tal es una cuestión sólida, y seria. Dicho de otro modo, un día Bergoglio no estará más –Festina tempus, Domine!- pero la Iglesia continuará pero, ¿de qué modo podrá continuar después de esta catástrofe? ¿Qué hacer con la colección de disparates que no se cansa de esparcir al mundo día a día? Este es, creo yo, el elemento más preocupante de su pontificado: que el papa argentino sea capaz de cambiar no ya los atuendos pontificios sino la misma doctrina de la Iglesia a fuerza de debilitarla y deslegitimarla como consecuencia de la liquidez de su magisterio.
Aquí entra en juego la guerra sorda que se está librando en los palacios vaticanos, una “guerra de marquetería”, pues se trata de batallar por los “marcos” o “encuadres” en los cuales deben ser leídas las afirmaciones pontificias. El cardenal Kasper hace algunas semanas afirmó que para que las palabras del Papa Francisco sean correctamente comprendidas por teólogos y académicos, deben ser encuadrados dentro de la tradición de la Iglesia, tarea que, ciertamente, él pretende realizar (recordemos su argumentación para permitir la comunión sacramental a los divorciados). Pasando en limpio, para que las los dichos de Bergoglio puedan ser tomados en serio y tengan gravitación en la Iglesia, deben ser dichos “teológicamente”, o sea, resignificados en lenguaje y argumentaciones teológicas.
Pocos días después, el cardenal Müller, Prefecto de la Doctrina de la Fe, respondía: «La llegada a la Cátedra de Pedro de un teólogo como Benedicto XVI es probablemente una excepción. Juan XXIII no era tampoco un teólogo de profesión. Papa Francisco es también más pastor y la Congregación para la Doctrina de la Fe tiene una misión de una estructuración teológica del Pontificado».  Es decir, se arrogaba con toda lógica para sí y para su dicasterio la función de “marquetero” pontificio: a él le corresponde “estructurar teológicamente el Pontificado”. Y es lo que el pobre teuotón viene haciendo desde hace dos años: ir detrás del farabute porteño tratando de arreglar y componer católicamente lo que dice.
Por cierto, los sectores progresistas se levantaron como leche hervida. El mismo Vatican Insider, donde apareció la noticia, se encargó de decir, citando documentos, que la Congregación de la Doctrina de la Fe no tiene como función “estructurar el pontificado”. No reparó que, cuando esos documentos fueron redactados hace décadas, nadie pudo imaginar de que el magisterio petrino iba a caer en tales manos. Otros se asombraron del inaceptable paternalismo demostrado por Müller, propio de otras épocas, que pretende poner cerco a las iluminadoras e inspiradas palabras que el papa argentino nos regala todos los días.

La pregunta a la que se reduce la cuestión no es ya “¿Quién le pone el cascabel al gato?” sino “¿Quién le pone el marco al Papa?”    Veremos como se resuelve esta batalla en la que se juega, me parece a mí, lo poco que está quedando de la autoridad magisterial de la Iglesia.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy oportuna esta entrada, estimado Wander. Entiendo que el núcleo de lo que dice está en este párrafo:

"Concretamente, Bergoglio es un arma de distracción masiva que, con sus payasadas, oculta el problema más grave que implica su jocoso pontificado, al que ha encarado como un típico producto posmoderno. Las “cosas sólidas” de la Iglesia, como la doctrina y la liturgia, no tienen importancia y las deja como objeto de discusión de teólogos sabelotodos, y prioriza las “cosas líquidas”, como el problema de la inmigración, el calentamiento global o el ecumenismo flué" (o poliédrico, diría yo)

Pero la cuestión central no pasa por "enmarcar" el discurso bergogliano, sino por entender en toda su amplitud ese espíritu de Reforma que tiene en Hans Küng uno de sus mayores exponentes. Ud lo sabe muy bien y no hace falta que se lo explique.

No es para hacerle propaganda, pero bien vale leer lo que piensa al respecto el teólogo sabelotodo, en este mensaje:

http://sintapujos.org/2011/07/31/se-puede-salvar-aun-la-iglesia-diagnostico-enferma-terminal-por-hans-kung/

También hay un video más que ilustrativo aquí

https://www.youtube.com/watch?v=m6FJ00NSsqs

ALGUNOS LECTORES LE VAN A GRITAR: "WANDER, NO DEJE QUE LE ENVENENEN EL BLOG CON ESTA CLASE DE CITAS !"... lo cual es tan necio como no querer ver la realidad. Indudablemente se pretende un cambio radical en el modo de SER-IGLESIA

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer, la situación es peor, un nño de catecismo no se da cuenta del error. Ni siquiera muchos adultos practicantes lo hacen. Porque la Iglesia ha renunciado a educar en la Fe. Ha decir de nuestro Papa educar en la Fe no es lo importante mientras le enseñen a dialogar pueden educarlo judio o musulman. Por eso ese error lo puede escuchar en muchas parroquias y congrgaciones de Buenos Aires.
Como Ud dice el problema es volver de esto. O el Señor lo hace o estamps cerca delnfonal.

Blas

Anónimo dijo...

El fundamento magisterial para dar (algún día) un marco interpretativo adecuado al magisterio (?) bergogliano lo proveyó la CDF en 1990, en la sección 24 de la instrucción "Donum Veritatis", a la que aludía el Cardenal Ratzinger en este párrafo de su discurso de presentación de esa instrucción, que es un documento magisterial pues fue refrendada por Juan Pablo II:

“[La instrucción Donum Veritatis] afirma —quizá por primera vez con esta claridad- que hay decisiones del magisterio que no pueden ser una última palabra sobre la materia en cuanto tal, sino que son, en un anclaje sustancial en el problema, ante todo una expresión de prudencia pastoral, una especie de disposición provisional. Su núcleo (en el caso presente, la intención profunda del Pontífice, a la que suponemos ortodoxa de acuerdo a su respuesta el 29/07/2013 a la pregunta "¿Pero cuál es su postura en esos temas?": "La de la Iglesia, soy hijo de la Iglesia.") sigue siendo válido, pero los detalles particulares sobre los cuales han influido las circunstancias de los tiempos (en el caso presente, la falta de claridad conceptual de dicho Pontífice) pueden necesitar rectificaciones ulteriores."

Cuando Ratzinger dijo eso, tenía en mente expresiones magisteriales ya insostenibles por estar demasiado "a la derecha", particularmente las de la Comisión Bíblica anteriores a 1943 (Moisés único autor del Pentateuco, un único autor para todo el libro de Isaías, etc.), cuya motivación pastoral había sido contener el modernismo. En el futuro se podrá aplicar ese mismo criterio a expresiones insostenibles por estar demasiado "a la izquierda", cuya motivación pastoral habrá sido...

Y antes de que el tema salga, ya sé que las decisiones de la PCB "magisterial" pre-1943 nunca fueron declaradas sin vigencia por escrito por un Papa, el único que puede hacerlo. Simplemente fueron sistemáticamente ignoradas por Juan Pablo II y Benedicto XVI en sus catequesis, etc., así como consideradas no vigentes por el Card. Ratzinger en discursos pronunciados en carácter de prefecto de la CDF en 1990 y 2003, y por Benedicto XVI en su famoso discurso a la Curia el 22/12/2005. Es precisamente ese discurso, tan deplorado desde el lado tradi en su momento, el que provee, junto con la instrucción mencionada de la CDF, el fundamento magisterial del "enmarcamiento" que deberá aplicarse en mejores tiempos futuros al magisterio (?) bergogliano:

"Precisamente en este conjunto de continuidad y discontinuidad en diferentes niveles consiste la naturaleza de la verdadera reforma (que en el futuro deberá ser más bien restauración). En este proceso de novedad en la continuidad debíamos aprender a captar más concretamente que antes que las decisiones de la Iglesia relativas a cosas contingentes —por ejemplo, ciertas formas concretas de liberalismo o de interpretación liberal de la Biblia— necesariamente debían ser contingentes también ellas, precisamente porque se referían a una realidad determinada en sí misma mudable. Era necesario aprender a reconocer que, en esas decisiones, sólo los principios (en el caso presente, la presumible intención profunda ortodoxa del Pontífice,) expresan el aspecto duradero, permaneciendo en el fondo y motivando la decisión desde dentro."

Anónimo dijo...

Apliquemos la regla del comentario de las 18:21 al artículo 35 de DenzingerBergoglio, sobre la omnipotencia de Dios. Los bloggers se escandalizan por este pasaje del discurso a la Academia Pontificia de Ciencias:

"Cuando leemos en el Génesis el relato de la creación corremos el riesgo de imaginar que Dios haya sido un mago, con una varita mágica capaz de hacer todas las cosas. Pero no es así."

Yo entiendo claramente que el "núcleo" de lo que Francisco quiso decir es totalmente ortodoxo, pero la forma de expresarlo, "los detalles particulares sobre los cuales han influido las circunstancias de los tiempos" (en este caso el carácter coloquial informal de la verba de este Pontífice), fue errónea.

El concepto de fondo, totalmente ortodoxo, es que Dios ha creado los distintos entes: estrellas, planetas, seres vivientes, etc. no con toques de una varita mágica sino guiando el desarrollo del universo de acuerdo a las leyes que Él le "imprimió" al crearlo. Con la excepción, por supuesto, de la creación del alma espiritual en los seres humanos, que requiere una intervención directa de Dios en cada uno.

En contraste con el concepto de fondo, que es ortodoxo, la expresión "con una varita mágica capaz de hacer todas las cosas" es errónea, porque Dios ES capaz de hacer las cosas en un instante de manera tal que aparenten haber llegado a ese estado por una evolución gradual a lo largo de miles de millones de años.

En vez de eso, Francisco debió haber dicho "que con una varita mágica hace todas las cosas". Eso habría sido correcto, porque de hecho Dios no ha actuado en la creación como un mago, no porque no podía sino porque no quiso. Porque, interpreto yo, guiar la evolución del universo a través de las propias leyes que Él le imprimió al crearlo revela muchísima mayor sabiduría que hacerlo dando toques de varita mágica aquí y allá.

Ya que tomé este ejemplo, agrego que el segundo pasaje que supuestamente escandalizó a los denzingerbergoglianos, dado que lo resaltaron, es totalmente ortodoxo:

"Y así la creación siguió su ritmo durante siglos y siglos, milenios y milenios hasta que se convirtió en lo que conocemos hoy, precisamente porque Dios no es un demiurgo o un mago, sino el Creador que da el ser a todas las cosas."

El pasaje es ortodoxo si interpretamos "Dios no es un mago" como "Dios no actúa como un mago". Como dije antes, no porque no puede sino porque no quiere.

Anónimo dijo...

Lo que dice el Anónimo de las 18:21 sobre la validez no-absoluta de (cierto) Magisterio Pontificio (supongo que se trata de así llamado Magisterio Ordinario), es algo muy sutil y profundo. Las tremendas cuestiones plnteadas por la exégesis histórico-crítica exigieron al Magisterio que se definiera al respecto (autoría mosaica, Isaías, etc), de modo que hubo una innovación en la enseñanza, mal que les pese a los detractores del Padre Heriberto Rivas.

Si "hay decisiones del magisterio que no pueden ser una última palabra sobre la materia en cuanto tal, sino que son (...) ante todo una expresión de prudencia pastoral, una especie de disposición provisional", ergo: NO ACLARE, QUE OSCURECE!

Pero hay algo evidente: a los reformadores neo-modernistas no se los puede correr con citas del Magisterio, y menos del Catecismo, porque ellos están en otra sintonía, es decir: parten de una Teología que no es la misma. La de ellos es más bien una Sociología.

Anónimo dijo...

Parece que Cuba de debe mucho a 2 argentinos.

Anónimo dijo...

El hecho de decir cosas que suenan ortodoxas, es muy propio de los neo-modernistas. Por ejemplo cuando hablan y hablan acerca de la humanidad de Jesús...


..........


..........


..... y prefieren no mencionar su divinidad.

....... o dicen que fue una innovación del cuarto evangelista !


Anónimo dijo...

Parece que Cuba le debe mucho a 2 argentinos, sobre todo al CHE BERGOGLIO.

Anónimo dijo...

Estimado Wander... en breve lo tendremos al jocoso Pontifex por estas latitudes, y me parece interesante ir apuntando a ciertos temas. Por ejemplo la relación de Evo Morales y Rafael Correa con la Iglesia. Este último fue educado en colegios católicos, fue boy scout y más tarde se graduó en Lovaina. Además de español, habla inglés, francés y quechua, y conoce (desde un ángulo tercermundista) las internas de la Iglesia. Jugó un rol decisivo en el conflicto de la diócesis de Sucumbíos, en contra de los Heraldos del Evangelio (ex TFP de don Plinio, ahora reencarnado en Clá Diaz).

Evo Morales, en cambio, no tiene raíz católica sino aymara, y mantiene una relación conflictiva con la Jerarquía local, aunque ahora sintoniza con Francisco y su larvada Teología Liberacionista light. A Benedicto, en su momento, le pidió (audazmente) acabar con el celibato, democratizar la Iglesia y ordenar mujeres, según dice esta noticia

http://peru21.pe/noticia/479886/evo-pide-al-papa-abolir-celibato

Es parte del "marco referencial" para entenderlo a Zelig en los pxmos meses.

Anónimo dijo...

Respecto a cualquier tipo de reforma que se pretenda en la Iglesia, no olvidar la condición previa de forma, digo para que sea re-forma.

Los reformadores actuales son demasiado modernos: toman una idea parcial, la aplican a todo y creen que se les ocurrió solamente a ellos, sin tradición; no se corren en nada de la verdad pero entendida discursivamente en abstracto, resultando una no-forma.

Saludos

Anónimo dijo...

El arzobispo Tucho Fernández se ha vuelto papólatra. Desde que el Papa es un amigo y protector suyo, con el declara que piensa igual. Antes de estos sucesos Fernández era mas sensato en cuanto a no basar la fe ni la práctica cristiana en vivir pendientes de los gustos y simpatía del papa. Me parece que hay desintoxicarse de ultrapapismo. Eso de leer la noticias diarias de lo que dice o insinúa el papa es algo desorbitado. Lo cotidiano del papa no tiene valor de regla de fe ni de vida. Para esos menesteres están los libros de la Biblia y los documentos oficiales.

Anónimo dijo...

Si se trata de encontrarle al discurso bergogleano un "encuadramiento en continuidad" con la Tradición de la Iglesia, vale decir que esta Tradición le importa poco a los neo-modernistas. Porque justamente lo que quieren es echarla por la borda y volver al siglo I y a las comunidades de base. De modo que todo esfuerzo de la Congreg para la Doctrina de la Fe resulta, para ellos, cosa vana.

Y peor si los quieren correr con el catecismo, como dijeron más arriba.

Anónimo dijo...

El otro día leí que la Iglesia armenia (?) había canonizado al millón y medio de mártires del genocidio turco. Es posible algo así ? Qué valor tiene este acto ? O ellos también dicen estupideces como F ?

Anónimo dijo...

Wanderer, esto sí que es grave....y aparece en Infovaticana de hoy lunes 4....HEMOS LLEGADO A EXTREMOS INIMAGINABLES !!!

Utilizan el nombre de la fundación del Papa para promover la ideología de género entre los niños

Clarín en Argentina y El Mundo en España publican una colección de cuentos infantiles titulada “Con Francisco a mi lado” y con el sello de Scholas Occurrentes que enseña a aceptar la homosexualidad e incluso la transexualidad, sin que Scholas Occurrentes haya podido vetarlo.

ARTICULO COMPLETO EN

http://www.infovaticana.com/2015/05/04/la-fundacion-del-papa-promueve-la-ideologia-de-genero-entre-los-ninos/

Anónimo dijo...

Si uno se mete demasiado en todo este PUTERIO ideológico intra-eclesial, termina por enfermarse o al borde de un infarto. Lo mejor sería tomar distancia porque toda esta porquería también es RUIDO DEL MUNDO que afecta el alma. Es lamentable, pero es lo que hay.

Anónimo dijo...

Y ESTO COMO SE ENMARCA ???

Católicos y luteranos no son adversarios sino hermanos en la fe

Lunes 4 May 2015 | 11:18 am
« Volver





El Papa recibió hoy a Antje Jackelén ver más
Ciudad del Vaticano (AICA): El Santo Padre recordó, en la mañana de este lunes 4 de mayo, -al recibir en audiencia a la arzobispa luterana de Upsala (Suecia), Antje Jackelén, que encabeza la delegación de la Iglesia Evangélica-Luterana en ese país de visita en el Vaticano-, que el decreto “Unitatis Redintegratio” del Concilio Vaticano II sigue siendo el punto de referencia clave para el empeño ecuménico de la Iglesia Católica y que dicho decreto, añadió el Pontífice, “expresa un profundo respeto y aprecio por aquellos hermanos y hermanas separados a quienes, en la coexistencia cotidiana, se corre a veces el peligro de prestar poca consideración. En realidad no deben ser percibidos como adversarios o competidores, sino reconocidos por lo que son: hermanos y hermanas en la fe”.

http://www.aica.org/17591-catolicos-luteranos-no-son-adversarios-sino-hermanos-en-la-fe.html

Anónimo dijo...

Don Wanderer
A dado en el clavo!

Ese es el objetivo de Bergoglio desde el comienzo (y de todo su séquito diseminado por el orbe): diluir la autoridad pontificia, nivelar para bajo y reinterpretar los contenidos de la fe, deformando el sentido de los conceptos y palabras.
Ya no importa qué se lea o repita, a Nuestro Señor, Santo Tomás, Pío XII o quien sea; mismas palabras diferente contenido. Como dice el refrán "un texto fuera de contexto sólo sirve de pretexto".

Qué busca implantar?
- En teología, la teología de la liberación (con todo su discurso del "sacramento del pobre") y la religión universal (“si la educación de un chico se la dan los católicos, protestantes, ortodoxos o judíos, a mí no me interesa”).
- En moral, el recurso absoluto a la conciencia personal sin ley universal ("¿Quién soy yo para juzgar?" y "Los no cristianos... fieles a su conciencia, pueden vivir ´justificados mediante la gracia de Dios´").
- En política, el pacifismo y ecologismo liberal (con la "eco teología" de corte BOFFiano, que ya se viene en junio).
- Etc. me cansé

BP

Anónimo dijo...

Hablando de nivelar para abajo (sic), ¿no será "Wanderer: ha dado en el clavo?

Anónimo dijo...

Gracias por la corrección, anónimo de las 9:05.
Es el problema de escribir rápido, cansado y, además, ser un poco tonto.

Gracias por el buen humor.

BP