lunes, 23 de noviembre de 2015

El silencio de don Gabino

Los días más largos que traía el verano eran propicios para que, después de cumplidos sus deberes domésticos, algunos de los amigos de don Gabino se reuniesen en su casa, cuando el sol ya se había ocultado, no más que para leer mientras bebían algún whisky de uso diario y sin pretensiones. El Poeta era infaltable, y el resto rotaba según las exigencias y las ganas de la jornada. Ese día, se habían sumado Mr. Pale, el Dr. Silícides y joven de mirada incisiva, último fruto de las corrupciones de Pale. La casa del Bobus Dei del pueblo se había vuelto un aquelarre, con acusaciones cruzadas, cuando se supo que Jens el Belga, pues ese era su nombre, había abandonado su círculo. Ellos se habían ilusionado en que sería el nuevo bobus que ofrendarían a “nuestro Padre”. 
- ¿Qué lee don Gabino? - preguntó Mr. Pale, más dado al diálogo que a la lectura silenciosa.
- Las Confesiones de San Agustín.
- Lea en voz algo -dijo el joven mientras agregaba un hielo al vaso con Vat 69 original, el destilado en Escocia y no la porquería que habían comenzado a hacer en el país.
- Voy por el libro noveno -dijo el viejo- cuando Agustín habla con su madre Santa Mónica, en Ostia, pocos días antes de su partida. Escuchen: “Y decíamos nosotros: Si hubiera alguien en quien callase el tumulto de la carne; callasen las imágenes de la tierra, del agua y del aire; callasen los mismos cielos y aun callase el alma misma y se remontara sobre sí, no pensando en sí; si callasen los sueños y revelaciones imaginarias, y, finalmente, si callase por completo toda lengua, todo signo y todo cuanto se hace pasando –puesto que todas estas cosas dicen a quien les presta oído: No nos hemos hecho a nosotras mismas, sino que nos ha hecho el que permanece eternamente–; si, dicho esto, callasen, dirigiendo el oído hacia aquel que las ha hecho, y sólo él hablase, no por ellas, sino por sí mismo, de modo que oyesen su palabra, no por lengua de carne, ni por voz de ángel, ni por sonido de nubes, ni por enigmas de semejanza, sino que le oyéramos a él mismo, a quien amamos en estas cosas, a él mismo sin ellas, como al presente nos elevamos y tocamos rápidamente con el pensamiento la eterna Sabiduría, que permanece sobre todas las cosas; si, por último, este estado se continuase y fuesen alejadas de él las demás visiones de índole muy inferior, y esta sola arrebatase, absorbiese y abismase en los gozos más íntimos a su contemplador, de modo que fuese la vida sempiterna cual fue este momento de intuición por el cual suspiramos, ¿no sería esto el «Entra en el gozo de tu Señor»?
- Un gran silencio, con sólo la voz de Dios. Esa es la vida eterna -dijo el Poeta.
- Sí, esa es la vida eterna, pero también a eso debe tender la vida terrena. Hacer silencio para poder escuchar solamente la única voz que vale la pena ser oída -dijo don Gabino. 
- Yo más o menos puedo entender ese silencio -agregó el Dr. Silícides-, silencio del cuerpo, silencio de las cosas materiales, silencio de la imaginación, pero ¿qué se escucha? No será que usted nos está intentando decir que hay que escuchar voces y tener revelaciones como María Valtorta…
El Belga miró con temor al médico. Por un momento pensó se había metido en un círculo de iniciados y visionarios, y casi comenzó a lamentar de haberse convertido en un modosito bobus Dei
- Yo de locuciones y visiones no sé nada. Más bien me aparto con rapidez de todas ellas, aunque no las condeno, porque sólo Dios sabe lo que conviene. Yo solamente leo a San Agustín, y a Newman, que de esos silencios y de esas voces sabía mucho. 
- ¿Es que el cardenal tuvo revelaciones privadas? -preguntó el Poeta con asombro.
- No, pero tuvo certezas e intuiciones, que él siempre respetó como expresiones divinas.
- ¿Certezas e intuiciones? -dijo Jens el Belga- No entiendo.
- Alcánceme ese libro amarillo -le dijo el viejo. Era la Apologia pro vita sua, en la edición de Everyman Library. Buscó un rato entre las páginas y comenzó a leer: “Estoy obligado a mencionar, aunque lo hago con gran reticencia que, en ese momento, el otoño de 1816, tomó posesión de mi -y no hay error con respecto a ese hecho- de que era la voluntad de Dios que yo debía llevar una vida célibe. Fue una anticipación que se ha mantenido firme continuamente desde entonces”. Este convencimiento interior, tomó posesión de Newman cuando tenía quince años, y la Apología la escribe cuando tenía más de sesenta. Eso es una certeza interior. En medio de un gran silencio, “escuchó”, instantáneamente, la voz de Dios. 
- ¿Pero es que esa voz le vino así nomás, de la nada? -preguntó Pale mientras insistía con el whisky.
- No dice en este caso el cardenal cómo le vino. Ronald Knox tuvo exactamente la misma intuición cuando tenía más o menos la misma edad mientras rezaba frente a la imagen de la Santísima Virgen que estaba en Eton College, donde estudiaba. Pero no siempre es así. El mismo Newman dice que una de las dos verdades más importantes de su vida la intuyó leyendo El año cristiano, de Butler.
- El sistema sacramental -dijo el Poeta, que de estas cuestiones sabía bastante-. Explica Newman que los fenómenos materiales son tipos e instrumentos de las cosas reales, las cuales son invisibles. 
- Es decir -continuó don Gabino - el mundo material, el de las cosas visibles que vemos, oímos y tocamos, constituye solamente un sistema, el más débil e irreal, que funciona como tipo de otro sistema más profundo y bellísimo, que es el de las cosas invisibles.
- Platonismo puro y duro -dijo el Dr. Silícides, siempre proclive a apartarse con rapidez de todo lo que no fuera verificable en un laboratorio.
- Claro que sí, el “platonismo del alma inglesa”, del que hablaba Louis Bouyer, y que a mí me convence mucho más que el aburrido cartesianismo del alma francesa -respondió don Gabino mientras buscaba en el libro de Newman.  -Escuche, continuó: “Supongo que es a la Escuela de Alejandría y a la Iglesia primitiva a quienes debo particularmente lo que sostengo sobre los ángeles. Yo los considero no solamente como ministros empleados por el Creador tal como nos lo dicen las Escrituras, sino como desarrollando, como también lo deja entender la Biblia, la economía del mundo visible. Considero a los ángeles como las causas reales del movimiento, la luz y la vida, y de todos esos principios elementales del universo físico que, cuando aparecen a nuestra vista, nos sugieren la noción de causa y efecto, y lo que se llama leyes de la naturaleza. Yo creo que toda brisa de aire y todo rayo de luz no es más que el borde de sus mantos, un pliegue de los vestidos de aquellos que ven el rostro de Dios. Me pregunto cuál sería el pensamiento de hombre que, al examinar una flor, o una hierba, o una piedra, o un rayo de luz, a los que considerara como seres muy inferiores a él en la escala de la existencia, descubriera repentinamente que está en presencia de un ser más poderoso escondido detrás de esas cosas visibles que él estaba examinando. Y que este ser, aunque ocultando su sabia mano, les otorga toda la belleza, gracia y perfección, pues es el instrumento que Dios ha elegido para este propósito”.
- Pues opinaría está negando el principio de causalidad -insistió Silícides-. ¡Newman es discípulo de Berkeley!
El Poeta comenzó a reírse. 
- No exagere, doctor. De eso justamente se trata el sistema sacramental -dijo - Lo que nosotros percibimos por los sentidos no es apariencia; es real, pero de una realidad más débil que la realidad de las cosas invisibles, y han sido puestas por Dios para que, al removerlas un poco, descubramos el mundo de las razones divinas, de los logoi del Verbo, escondidos dentro de ellas.
- Entonces las cosas de este mundo no tienen demasiada importancia -observó el Belga a quien, durante años, los bobus Dei le habían enseñado a examinarse diariamente si estaba triunfando en el mundo.
- Es eso lo que dice toda la espiritualidad cristiana, comenzado por el Evangelio y San Pablo, ¿no? -respondió don Gabino.
- Y creo yo que es lo que decía San Agustín cuando hablaba del silencio del mundo -dijo Mr. Pale, al que cada vez le aparecía con más frecuencia la veta contemplativa.
- Y les leo esto antes de que se vayan -finalizó el viejo al ver que sus amigos comenzaban con los amagues de la despedida-: “¿Qué puede ofrecernos este mundo comparado con esa mirada interior de las cosas espirituales, con esa fe entusiasta, con esa paz celestial, con esa alta santidad, con esa justicia perpetua, con esa esperanza de la gloria, que poseen los que, con sinceridad, aman y siguen a Nuestro Señor?”.

- Por Newman -dijo el Poeta, mientras levantaba por última vez el vaso.

32 comentarios:

Anónimo dijo...

Sencillemente inspirador Don Gabino!..muchas gracias por compartirlo con nosotros!..no quisiera agregar nada porque aun me suenan raro estas cosas de espíritus y ángeles, a ver si estropeo esta poesía encima. Pero le diría que ya me esta convenciendo un poco.

Thanks for everything.
Sincerely yours.
Dr. Silícides.

Anónimo dijo...


El VAT es el mismo. Simplemente Diageo (o Peñaflor ahora) lo EMBOTELLA en Argentina.

Quizá con el Mauri vuelvan a transportar vidrio.

Wanderer dijo...

Anónimo, lamentablemente no es el mismo. Tanto el VAT como el White Horse son "embotellados" en Argentina, pero durante el vieje, el bendito líquido amarillo sufre no sé qué procesos, que lo que tomamos es alcohol teñido. Espero que con Macri podamos tomar whisky escocés y comer queso francés a precios razonables.

Anónimo dijo...

Hermoso y contemplativo... me recuerda charlas del Padre Fernando María Cavaller, gran conocedor de Newman. Un carácter insufrible el viejo, pero nos dejó una enseñanza teológica imborrable...
El de H.

Anónimo dijo...


Muy bueno este artículo de Sandro Magister donde un cura anónimo explica cómo la nueva pastoral casuística y la intervención de los medios termina relativizando toda la doctrina.....vale la pena porque está muy bien escrito, pero en italiano. Quizá me vengan ganas de traducirlo estos días.

http://magister.blogautore.espresso.repubblica.it/2015/11/23/lettere-dalla-periferia-prima-lo-scisma-pastorale-poi-quello-di-dottrina/

Anónimo dijo...

¿necesita comer quesos franceses con lo exquisitos que son los que se elaboran aquí?

Anónimo dijo...

El White Horse se embotellará acá, pero digamos que sigue a años luz del Vat que ahora se consigue por aquí. También tiene otro precio...
El primero es generoso y se deja tomar, el segundo acepta como competencia del Criadores.
En relación costo-calidad el del blanco corcel da en la tecla y es el que compro (4 al mes).
Estoy cuidándome.

El que sabe de esto es Wiskerer.

Suyo siempre,


Anónimo dijo...

Magnífico, Wanderer. Impresionante la correspondencia con Duquesne, que estudiando la teología judía dice que "para los judíos el conflicto terrestre entre el Bien y el Mal se conformaba con esta actitud espiritual que acabamos de describir, la proyección de la sombra de un conflicto celeste de escala cósmica y aun hipercósmica sobre el plano de las creaturas sensibles. Entre los dos, correspondencia."

O cuando cita a varios padres, los cuales creían que cada brizna de pasto tenía un ángel custodio (o gobernante).

Creo que por este lado se puede entender lo de San Pablo: "Porque para nosotros la lucha no es contra sangre y carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los poderes mundanos de estas tinieblas, contra los espíritus de la maldad en lo celestial"

Vladimir

Anónimo dijo...

Wanderer, dicen los que saben que es el agua (y algún alcohol que le agregan acá). Traen la malta y la arruinan con los componentes locales.

Anónimo de las 9.33, el White Horse y el Vat 69 (ambos embotellados acá) son veneno, pero con el escocés más cerca del alcance de la mano a $ 550 la botella, bueno, le diría que en este caso los sufro como mal menor. No los elijo, sino que la adicción me compele a comprar lo que puede la billetera.

Cuando cada tanto, por la generosidad de un alma desinteresada, aparece un escocés auténtico, es una fiesta.

Yendo sobre el artículo, se podría decir que los whiskies de acá, respecto de los buenos whiskies escoceses, son lo que el mundo visible al invisible. Y esto, siendo generoso con los brebajes locales.

Muy bueno el post.

Whiskerer.

Anónimo dijo...

Pasó algo con el Bobus? No me enteré!

Aldo

Wanderer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

La ventaja que tenemos los mendocinos es que estamos a 300 km. de Chile. En ocas horas cruzamos y allí se consigue el VAT escocés a AR$ 80, el White Horse a $110 y el JB o el Ballatines a $120.
Whiskerer Cuyano

Anónimo dijo...

El Doble W sigue igualito que hace 50 años.

Anónimo dijo...

Estos cuyanos, siempre «cruzando la cordishera»...

Anónimo dijo...

Alguno de los amigos presentes probó un nuevo whisky argentino se llama la alazán se hace un Chubut de pura malta, no se en q precio esta pero un amigo perito en la materia me dijo q es muy tomarle. Abzo y salud a la barra desde Pehuajó bs as

Anónimo dijo...

Noviembre y Diciembre, por nuestra pampa, son los meses de apareamiento del chimango.
Hay que salir al parque todos los días, entre las 18:00 y 20:00 hs, a contemplar el cielo sentados cómodamente. Los pájaros imponentes gritan, vuelan alto y en círculos mientras hacen gala de ser los más capaces y merecedores de la recompensa.
Esto se acompaña con whisky servido en trago largo y tres hielos.
Por momentos los niños hacen compañía sin respetar el silencio.
Luego la mujer de la casa llama a cenar.
Si eso no es el resultado del mundo invisible que apenas entrevemos desde aquí, francamente no sé qué es.

Anónimo dijo...

http://media02.radiovaticana.va/photo/2015/11/24/ANSA910492_LancioGrande.jpg
aca tienen a la verdadera chaouqui sin photoshop.... para los que se entusiasmaron jajajajaj

Tomás Fisher dijo...

Muy bueno, Wanderer. Un oasis en medio de tanto barullo democrático. Tesis bella y convincente la de Newman; sobre todo, si se la contrasta con la visión mecanicista que nos inculcan desde chicos. Se la puede relacionar con aquella tesis, también platónica, según la cual la función del arte sería provocar, a través de lo sensible, un vislumbre de la Belleza invisible. Por eso las cosas bellas producen nostalgia, además de gozo.

Anónimo dijo...


En un comentario que hice el 1 de octubre de 2015, 23:24
al post
http://caminante-wanderer.blogspot.com.ar/2015/09/efectos-secundarios-de-la-bergoglina.html
mencioné a mi vecina de la infancia SUSANA MALCORRA como Nro.3 de la ONU
que ahora MACRI acaba de nombrar CANCILLER y RR CULTO.

Como yo voy seguro de Asesor Adjunto, quiero nombrar a Wander
interventor en la Conferencia Episcopal Argentina, que joder !

El poeta dijo...

Querido Wanderer, un verdadero oasis como dice el amigo Fisher. ¿Acaso no es esto más real que Bergoglio, la democracia y tantas realidades débiles que nos hastían?

Que Newman diga que la brisa y el rayo de luz son el borde del manto de los ángeles no es fantasía, es realidad. Es esa realidad que sólo la intuición poderosa y la limpia percepción pueden sospechar, pero que no puede decirse al común de los mortales sin el auxilio de la poesía. Deben escoger un signo sensible que les permita contar ese mundo maravilloso de la trastienda, al que llegan los poetas por un don de lo Alto, por un "estar-fuera-de-sí" que los hace ver más, los hace ver sin entender...
Por eso la poesía, porque es una "intimidad amorosa con la vida esencial" como dijo Lugones. Y por eso Newman, claro!

Después la seguimos. Con todo el afecto su

El poeta.-

Wanderer dijo...

Anónimo de las 19:17: Acepto el cargo que me propone en nombre del ing. Macri.
Mi primera medida como interventor de la Conferencia Episcopal Argentina será enviar a todos los obispos argentinos a Roma a entrevistarse con el Santo Padre. Le pido que me ayude a fletar el charter: debe ser, necesariamente, un avión tripulado por pilotos de German Wings.

Anónimo dijo...

¿Quieren saber algo de la amiga Malcorra? Una joyita que nos regala el ing. Macri.

Escúchense esta entrevista que le hacen en un medio chileno. Sobretodo al principio y la última pregunta.
http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/mujer/onu-proyecto-de-aborto-terapeutico-se-alinea-con-nuestros-principios/2015-02-27/090018.html


- malleus

Anónimo dijo...

Hermoso don Wanderer me ha hecho sentir un nino leyando a Stebenson en la isla del tesoro como dice el amigo Poeta un oasis? y permitame que le diga un piropo, usted es un "inutil" en medio de tanta "utilidad" carronera y carnal. gracias y sigo esperando con mis cucharones y ollas queriendo cocinar a Don Gabino y sus amigos.

Coco de la JONS (o en ingles como a usted le gusta) Jonh Cocot

EM dijo...

malleus:

digámoslo claramente: en Argentina el aborto en esos casos que cita la mujer está despenalizado. Admeás la corte suprema avaló un protocolo impulsado por el ministerio de salud de la nación que admite estos casos y abre las puertas para cualquier caso.

Anónimo dijo...

“Las cosas de este mundo no tienen demasiada importancia”. ¡Sí, señor! Si lo sabré yo que no tengo nada en qué interesarme que no sea lo espiritual (más por falta bienes que por natural inclinación a ello).

Aunque, parece que los comentarios abandonaron lo espiritual, y se derivaron a lo “espirituoso”. Varios comentarios sobre whiskys “sin importancia”, jeje! Como vivo en la calle, no tengo oportunidad de probar tales bebidas (apenas medio tetra que me comparte algún nómade como yo).

El linyera errante

Anónimo dijo...

Bendito artículo. Gracias

Anónimo dijo...

Linyera, ojo con el tetra, que es también una cosa "sin importancia" y "espirituosa", pero de un espiritismo oscuro.

Anónimo dijo...

Gracias por el consejo Anónimo 12:49. Reconozco que al beber tales "tetras" paso de lo espiritual a lo espirituoso, y termino en lo espiritista: veo fantasmas por todos lados!!

El linyera errante

Jean Cocotte dijo...

No sea miedoso, linyera. Véngase a comer a casa, que acá por lo menos hay de damajuana.

Anónimo dijo...

Queridísimo don Gabino,

Otra vez siendo sus escritos solaz para el alma sedienta. Hermoso tema el discutido aquella vez; atrapante y atractivo. Y además, urgente. Porque, en efecto, es la ruidolatría que padecemos hoy la que genera tantos desastres. Si uno quiere averiguar porqué sucede tal o cual mal en cualquier parte del mundo, se va hallar con la sorpresa de que el bendito SILENCIO está ausente de la faz de la tierra. Me animaría a parafrasear a Lewis y escribir "más allá del planeta ruidoso". ¿A dónde te fuiste, silencio amado, y dejaste la tierra herida y con enfado? El hombre moderno te necesita más que nunca. O beata solitudo! Vuelve, vuelve que Narnia aún espera ser descubierta por algún peregrino solitario y perdido..

Dejando un poco el raptus de lado, quisiera advertir que el Sr. Jens, el Belga, no ofreció ningún tipo de resistencia a mis corrupciones asistemáticas. Es más, le pido que tenga mucho cuidado don Gabino, que aunque sé que usted es un viejo néptico, este joven Belga sabe corromper con encantos traídos desde afuera y con hechizos nunca antes visto en estos lares. Es un sujeto terriblemente encantador y peligroso, y cuenta la leyenda trasandina que hace bebidas mágicas para inmantar a los Maestros. ¡Ojo con el Belga, ojo!

Ya voy terminando para no ofender al amigo Colacho que dice: "La jornada se compone de momentos de silecio. Lo demás es tiempo perdido."

Con todo, preciado tiempo perdido este.

Cordialement,

Mr. Pale

El linyera sedentario dijo...

me lo explik don? (yo no lei a "Estíbenson")¿

Anónimo dijo...

Los comentarios de los amigos El Poeta, Coco de las JONS, EL Linyera Errante y ahora Mr Pale son sinceramente de excelentes. El Espiritu Santo los congrega en la Unidad y les obsequia el don de verdad y sabiduria a todos ellos como si fuesen una misma persona para gozo de los lectores.
Slds
El Viejo que Cuida los Caballos