martes, 3 de noviembre de 2015

El vicario de San Pedro; y los problemas del ultramontanismo

A veces algunos de mis amables lectores me preguntan por qué hablo de “vicario de San Pedro” cuando me refiero a nuestro querido Santo Padre, en lugar de referirme a él de la manera usual, como “Vicario de Cristo”. 
Desde luego, no tengo ninguna clase de objeción contra este último título, con tal de que se lo entienda correctamente. Estoy conteste en que es completamente apropiado y que una larga costumbre lo respalda, así como muchos documentos magisteriales. Pero sucede también que a veces me da por interpretar que se presta apenas a malas interpretaciones. Se lo podría entender como implicando que el Pontífice Romano tiene una especie de línea directa con la Segunda Persona de la Santísima Trinidad; o que, como individuo, el Papa es la real encarnación del Verbo Encarnado. Son casos de ultamontanismo (que, personalmente, resiento como herejía especialmente horrible) que ha sido promovida por un abogado romano con el improbable nombre de Pío Vito Pinto, quien aparentemente sostiene que el Santo Padre es Uno al que todos los demás obispos han de obedecer incondicionalmente puesto que encarna de un modo único y perentorio al Señor Jesucristo y al Espíritu Santo, el Paráclito. Pinto… querido… puedes excluirme de la nómina de los que así entienden el Papado.
Por supuesto que “Vicario de San Pedro” es el título más antiguo atribuido al Romano Pontífice.  “Vicario de Cristo” apareció, hasta donde sé, durante el segundo milenio. No estoy seguro de por qué esto vino a ocurrir; después de todo, podríamos llamar al Papa “el Sucesor de Cristo” sobre la base de que Nuestro Señor efectivamente le entregó la Iglesia a San Pedro como sucesor suyo y del cual descienden los papas; pero no lo hacemos. Los Padres de Calcedonia con toda facilidad podrían haber exclamado en el aula conciliar “¡Cristo ha hablado por boca de León!” y habrían estado en lo cierto; y sin embargo, cuando se leyó el Volumen, se expresaron diciendo “¡Pedro ha hablado por boca de León!”.
A mi me parece que lo que torna preferible la referencia a San Pedro, el Príncipe de los Apóstoles, es que sitúa al Soberano Pontífice en el contexto de la Iglesia de Roma, la Iglesia de San Pedro. En su libro “Tú eres Pedro” del año 2003, Olivier Clément, un distinguido escritor ortodoxo, escribió en términos harto incisivos y conmovedores lo que significa que la voz de San Pedro se oiga en la Iglesia de Roma, que sea precisamente allí en donde aún predica y gobierna: se trata de la Iglesia de Roma, la que es Madre y Maestra de todas las iglesias, la que en Caridad las preside todas. Quiere decir que ostenta un papel único dentro de la Iglesia Militante aquí en la tierra; y que este rol existe por disposición divina.
Y la autoridad del Pontífice Romano deriva, no de su santidad personal o inteligencia particular, como tampoco procede de su consagración episcopal, sino muy sencillamente—y sólo por esto—del hecho de que él es Obispo de la Iglesia de San Pedro y, en tanto es su actual obispo, se expresa con la vox petri.
Aquí la razón por la que el rol del Papa no es individualista, en el sentido de depender de las ocurrencias de un hombre, por mucho que sea un hombre lleno de natural sabiduría y que esté habitualmente asistido por el Espíritu Santo. Los cardenales presbíteros constituyen el Presbiterio de la Iglesia Romana de tal modo que su función no es la de lacayos del Papa (recordad que en los siglos primitivos el presbiterado era el órgano de gobierno decisivo de cualquier iglesia particular). De manera que, muy apropiadamente, las acciones del Papa concurren con aquel presbiterado. (Como se ve, la Curia Romana constituye un cuerpo no desprovisto de significación eclesiológica). Durante los primeros siglos, los Papas, cuando actuaban solemnemente, lo hacían con el concurso de sínodos formados por todos los obispos que casualmente se hallaran por entonces en Roma; todo lo cual atestigua que cuando un Papa actúa qua (en tanto que) Papa, toma los recaudos necesarios para no aparecer como aislado, como un individuo que actúa según sus propias ocurrencias.
La posición del Papa es encumbrada, tan encumbrada como lo ha dicho el Concilio Vaticano I, mas no es la posición de un individuo solitario que expresa sus veleidades personales; se trata del sucesor de San Pedro, sentado, al menos moralmente, en su Cátedra, rodeado de sus obispos vicarios, sus presbíteros, sus diáconos, y toda su iglesia particular (y Petrina). 
Es por esto que me he sentido algo preocupado al enterarme de un episodio (que no ha sido confirmado oficialmente) según el cual, por mediación de un amigo laico, nuestro Santo Padre reinante ha dispensado privadamente a una mujer de una ley Divina y cuando el amigo le objetó “¿Pero acaso eso no está prohibido?”, contestó: “Tú solamente dile que el Papa dice que puede”. Habiendo contado con innumerables oportunidades para desmentir este sucedido… o decir que es inconcebible que sucediera… lamentablemente no ha dicho nada sobre el particular.
No creo que haya un hombre sobre la tierra fuera del Verbo Encarnado que puede dispensar a alguien de la Ley Divina; y si per impossibile, existiese tal hombre, estoy seguro de que no lo podría hacer de un modo privado e informal.
Existe abundante e interesante respaldo magisterial para escrupulosas distinciones entre la Iglesia de Roma y las acciones de uno de sus obispos como individuo aberrante en la Carta del Papa San León II cuando anatematiza a su predecesor doctrinalmente inseguro, Honorio, "qui hanc Apostolicam Ecclesiam non Apostolicae Traditionis doctrina lustravit, sed profana proditione immaculatam fidem subvertere conatus est” (quien no iluminó  a esta Iglesia Apostólica con la doctrina de la Tradición Apostólica, sino que se esforzó con impía traición en subvertir la fe inmaculada”).
Lamento profundamente tener que mencionar estas cosas en público, pero el amigote del Papa, el Arzobispo Fernández, ha sido citado como diciendo que “El Papa está convencido de que las cosas que ya ha escrito o dicho ya no pueden ser condenadas como errores. De tal manera que cualquiera puede repetir estas cosas sin resultar pasible de censura alguna”. Fernández podrá ser todo lo “rector” de una “Universidad Católica” que quiera, y bien puede ser también que sea el primer ordenado como obispo por el Papa Francisco, a pesar de que Fernández nunca contó con una cura episcopal. Pero si anda por ahí sugiriendo que la Historia carece de ejemplos de Papas tenidos, después de su reinado, como herejes, o de haber enseñado o permitido errores, él es el culpable de que tenga que recordarle los casos de Liberio, o de Vigilio, o de Honorio, o de Juan XXII. Podría ser que la falta de tacto fuera un pecado menor que ocultar la verdad. El Papa San León II confirmó la condena del Papa Honorio por parte de un Concilio Ecuménico agregando su propio anatema. Ha pasado, de modo que puede volver a pasar. Quiera Dios que no suceda nunca más.

Tomado del blog del P. Hunwicke 

(Tradujo Jack Tollers)

33 comentarios:

Martin Ellingham dijo...

Excelente artículo. Gracias a Tollers por traducirlo.

Un complemento sobre el ultramontanismo:

«A veces la devoción al papa adquiría incluso formas harto discutibles, que el arzobispo de Reims denunciaba como "idolatría del papado". Unos, a fin de confesar mejor que para ellos el papa era el vicario de Dios sobre la tierra (el "ViceDios de la humanidad", se llegó a decir), creían oportuno aplicarle los himnos que en el Breviario se dirigen a Dios mismo: "Pater pauperum, dator munerum, lumen cordium, emite coelitus lucis tuae radium". Y otros lo saludaban con los títulos atribuidos a Cristo en las Sagradas Escrituras: "pontifex, sanctus, innocens, impollutus, segregatus a peccatoribus et excelsior coelis factus". Ahora bien, dichas inconveniencias no sólo eran aplicaciones irresponsables. Un artículo de La Civiltá Cattolica, la revista de los jesuitas italianos, explicaba que fe "cuando medita el papa, es Dios quien piensa en él". Uno de los obispos más ultramontanos de Francia, Mnns. Hertaud de Tulle, presentaba al papa como "el Verbo Encarnado que se prolonga". Y el obispo de Ginebra, Mons. Mermillod, no vacilaba en predicar sobre "las tres encarnaciones del Hijo de Dios: en el seno de una virgen, en la eucaristía y en el anciano del Vaticano"» (FLICHE-MARTIN, Historia de la Iglesia, T. XXV, 329).

Anónimo dijo...



De un Papa muy , pero muy malo , Santa Catalina de Sienna decía ....
el" Dulce Cristo en la Tierra "

Wanderer dijo...

Anónimo de las 9:55: Y por la misma época en que Santa Catalina de Siena decía eso, San Vicente Ferrer decía de un papa no muy malo que era el Anticristo.

Anónimo dijo...



Wanderer...

Personalmente , como no soy Santo , ....me la aguanto ....

Anónimo dijo...

Es para mí una inmensa decepción enterarme ahora que usé tanto tiempo mal el término "ultramontano".
Siempre me jacté de ultramontano, me encantaba la idea y lo relacionaba con el anti liberalismo.
Decía: los lefes somos ultramontanos.
Pero ahora resultó todo lo contrario, siendo que nada o muy poco nos importan el papa actual y los cuatro o cinco que lo antecedieron.
Maldita semántica. Deberíamos seguir siendo los ultramontanos nosotros, que el nombre es lindísimo.

el ultra(tumba)

Anónimo dijo...

Sta. Catalina de Siena para mi es una gran santa, admiro sus acciones y como decia lo debia sin ningun temor, pero no se algo que hasta ahora no puedo superarlo es eso de "dulce cristo en la tierra" que opinan de eso? Creen que esto llega al punto de la papolatria?

Anónimo dijo...

Es que un Santo no puede errar? Ademàs, hay que ver en que contexto y en que sentido lo dice....ni papolatrìa ni santolatria....toda idolatrìa es mala.

Walter E. Kurtz dijo...

Santa Catalina también les repetía a los Papas Gregorio XI y Urbano VI que sean "hombre verdadero", "viril", "no afeminado", "obediente", etc. Por mucho "dulce Cristo en la tierra", les cantaba las cuarenta.

Y eso que, en sentido estricto, esos Papas eran cisalpinos y Sta. Catalina ultramontana :-)

aprendiz de seductor dijo...

utra(tumba),

El ultramontanismo es una mala tendencia y más según el caso. En caso que un papa defienda errores, dependiendo del calibre de estos, de mala tendencia podría pasarse a herejía si no se lo contradice y el fulano se acopla a la nueva postura pontificia.

Lo que sucede es que el término se forjó, eclesialmente hablando, en tiempos donde los papólatras eran además anti liberales (tiempos de papas que, haciendo correctamente lo que debían hacer, atacaron al liberalismo) y en esto último no se equivocaban aquellos obispos, cardenales y curas.

Era correcto que sean antiliberales, pero incorrecto que sean papólatras. El problema es que una cosa se mixturaba con la otra, pues las condenas al error liberal salían del mismo papado y parece ser que no distinguieron del todo entre el condenante y la cosa condenada.

Amigo de las distinciones, profundamente anti liberal fue Newman, pero sin ser papólatra.

Es verdad que J. H. Newman, siendo el espíritu finísimo que fue, podía menos que el Espíritu Santo (si no hay que ser papólatra, tampoco newmanómano)y por sus años no pudo ver el acierto del Vaticano I en puntos donde él mismo le hacía su crítica. Dicho concilio, con Su asistencia al menos en las cuestiones doctrinales que tocó, terminó tirándonos cierto salvavidas para estos tiempos distintos de aquellos, pues nos permitió descartar la infalibilidad para ciertos casos y por ello atemperar el grado de adhesión al Magisterio Petrino según cómo vengan los tiros.

Porque los ultramontanos tienen a la persona del papa por lumbre indiscutible en toda época, pero la actual embestida es la idiotez por la idiotez misma y ésta se defiende desde Roma; mientras antes lo fue el liberalismo dentro y fuera de la Iglesia pero atacado por Roma.

De donde -podemos agregar para ir concluyendo-, mucho más grave es ser ultramontano hoy que haberlo sido ayer. Los de antes se empacharon con una persona, pero accedían a la verdad, los ahora pifian en ambas.

Por ello, si quiere seguir llamándose ultramontano de puro anti liberal puede seguir haciéndolo, que en sentido estricto o no, cuadrar podría.

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, encontre varias respuestas a ciertas preguntas, gracias por publicarlo.

Anónimo dijo...

Yo creo que es Ignorancia crasa

Anónimo dijo...

Es el fruto de un self-made-man, que usó mano de obra no calificada...

Anónimo dijo...

No, no hay que ser newmanómano, pero es muy saludable ser newmaniaco. Gracias a JT por las traducciones, y por la selección de autores y textos.

Anónimo dijo...

Santa Catalina se refirió a los malos cardenales como "demonios encarnados"....

aprendiz de seductor dijo...

En efecto, son cosas distintas.

Anónimo dijo...

¿El nombramiento del sucesor de Sarlinga es la forma de misericordiar por vía indirecta al laico responsable de la maniobra que quiso voltear a Bergoglio en tiempos de BXVI?

Si es así, políticamente es una genialidad. Malvada, pero genialidad al fin.

Lo siento, Ludovicus. Pero ya no compro más su tesis del Francisco inútil que le salen las cosas de casualidad.

-.Tigris.-


SOLDADO dijo...

“Vicario de Cristo” apareció, hasta donde sé, durante el segundo milenio. No estoy seguro de por qué esto vino a ocurrir"

El primer Papa en hacerse llamar Vicario de Cristo fue Inocencio III, elegido casi en el 1200.
Como proclamó la soberanía de la Iglesia incluso por sobre el Emperador, intervenía incluso políticamente cuando observaba situaciones de pecado en los príncipes. Inocencio decía que como su misión era la de salvar almas, y la misión de los príncipes era cuidar del bienestar físico de sus súbditos, pues entonces su soberanía estaba por encima de la de ellos. Y para llevar esta idea a la práctica se hacía llamar Vicario de Cristo que era su forma de mostrar que él no sólo se ocupaba de las cosas del Cielo sino también de las de la tierra.

Anónimo dijo...


“He sido un esclavo sexual de depravados encubiertos por obispos”
Un exmisionero denuncia al Papa presuntos abusos sexuales en una poderosa comunidad de clérigos españoles extendida por EE UU, África y Latinoamérica.

http://politica.elpais.com/politica/2015/11/02/actualidad/1446484849_624241.html

Con todo respeto, pero son tantas y tal el calibre de las noticias, que la instalación semiótica cura = presumible pederasta parece ilevantable. Pobres aquellos inocentes, seguramente la mayoría, pero indistinguibles en el colectivo.
Parece temerario dejar niños y jovénes cerca de ellos.
Lo digo con el mayor y sincero respeto; alguien que otrora soñó con esa vocación... Hiede.

Anónimo dijo...

¿Alguien tiene referencias acerca del nuevo Coadjutor de Bahía Blanca, próximo Arzobispo, Azpiroz Costa?

EM dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...


El único AZPIROZ COSTA que conozco, y gracias a internet, es el fraile domínico argentino que fue Maestro General de la Orden del 2001 al 2010

ver https://www.google.com.ar/?gws_rd=ssl#q=azpiroz%20costa

videos aquí
https://www.youtube.com/results?search_query=azpiroz+costa

Martire dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

LA DIFERENCIA ENTRE LA VERDADERA IGLESIA Y LA FALSA.


SEGUNDA LECTURA

Del sermón pronunciado por san Carlos Borromeo en el último sínodo
(Acta Ecclesiae Mediolanensis, Milán 1599, 1177-1178)

NO SEAS DE LOS QUE DICEN UNA COSA Y HACEN OTRA

Todos somos débiles, lo admito, pero el Señor ha puesto en nuestras manos los medios con que poder ayudar fácilmente, si queremos, esta debilidad. Algún sacerdote querría tener aquella integridad de vida que sabe se le demanda, querría ser continente y vivir una vida angélica, como exige su condición, pero no piensa en emplear los medios requeridos para ello: ayunar, orar, evitar el trato con los malos y las familiaridades dañinas y peligrosas.

Algún otro se queja de que, cuando va a salmodiar o a celebrar la misa, al momento le acuden a la mente mil cosas que lo distraen de Dios; pero éste, antes de ir al coro o a celebrar la misa, ¿qué ha hecho en la sacristía, cómo se ha preparado, qué medios ha puesto en práctica para mantener la atención?

¿Quieres que te enseñe cómo irás progresando en la virtud y, si ya estuviste atento en el coro, cómo la próxima vez lo estarás más aún y tu culto será más agradable a Dios? Oye lo que voy a decirte. Si ya arde en ti el fuego del amor divino, por pequeño que éste sea, no lo saques fuera en seguida, no lo expongas al viento, mantén el fogón protegido para que no se enfríe y pierda el calor; esto es, aparta cuanto puedas las distracciones, conserva el recogimiento, evita las conversaciones inútiles.

¿Estás dedicado a la predicación y la enseñanza? Estudia y ocúpate en todo lo necesario para el recto ejercicio de este cargo; procura antes que todo predicar con tu vida y costumbres, no sea que, al ver que una cosa es lo que dices y otra lo que haces, se burlen de tus palabras meneando la cabeza.

¿Ejerces la cura de almas? No por ello olvides la cura de ti mismo, ni te entregues tan pródigamente a los demás que no quede para ti nada de ti mismo; porque es necesario, ciertamente, que te acuerdes de las almas a cuyo frente estás, pero no de manera que te olvides de ti.

Sabedlo, hermanos, nada es tan necesario para los clérigos como la oración mental; ella debe preceder, acompañar y seguir nuestras acciones: Salmodiaré -dice el salmista- y entenderé. Si administras los sacramentos, hermano, medita lo que haces; si celebras la misa, medita lo que ofreces; si salmodias en el coro, medita a quién hablas y qué es lo que hablas; si diriges las almas, medita con qué sangre han sido lavadas, y así hacedlo todo con espíritu de caridad; así venceremos fácilmente las innumerables dificultades que inevitablemente experimentamos cada día (ya que esto forma parte de nuestra condición); así tendremos fuerzas para dar a luz a Cristo en nosotros y en los demás.

http://oraciondelashoras.blogspot.com.ar/

Anónimo dijo...


Para Santa Catalina , los " demonios encarnados " eran los Cardenales Franceses
que querian un Papa a sus gustos .

Podriamos hacer una comparación con los " rebeldes " de hoy , que tambien quisieran un Papa a sus gustos ...




Anónimo dijo...

ya lo tienen a su gusto anónimo 7:14, bergoglio sin dudas

Anónimo dijo...

Tigris: hay que estar delirando, para creer que van a remover un obispo para cobrarle la factura de un laico y cia.

Hubiera bastado con dar instrucciones.

Black Fat dijo...

Que alegría para la orden. El funebrero a Bahía Blanca.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 9.23, es que Sarlinga no era un obispo cualquiera. Fue parte de la maniobra a la que alude Tigris. ¿nunca escuchó la expresión "matar dos pájaros de un tiro"?

Anónimo dijo...


NO DEJEN DE LEER

Sínodo discordante. ¿Hacia un "cisma de hecho" en la Iglesia?

El teólogo dominico Thomas Michelet desnuda las ambigüedades del texto sinodal, el cual no produjo unidad sino que encubrió las divisiones. El conflicto entre "hermenéutica de la continuidad" y "hermenéutica de la ruptura". El dilema de Francisco

por Sandro Magister

http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1351170?sp=y

Anónimo dijo...

Anónimo 4 de noviembre de 2015, 9:23

No estoy diciendo eso. Para nada.

Me refiero al nombramiento de un "progre hijo de tradi" en Campana-Zárate.

-.Tigris.-


Anónimo dijo...

Estimado Wander,

¿ Qué otra cosa se podía esperar ??? !!! …

Dígame usted: ¿¿¿ Qué otro posible desenlace se debía aguardar ??? … luego de tanta mentira, de tanta infatuación , de tanto cinismo… y de tan ostensible “lavado de cerebro” … de tantos abusos con los cuales dejaron a este pobre muchacho continuar defendiendo LO INDEFENDIBLE … LO INCONFESABLE … en absoluta soledad, abandonado a su suerte, y ninguneado por aquellos mismos ‘próceres’ que antes lo expoliaron de su vida…

¡ Maldito sea mil veces este siniestro montaje de super-ortodoxia católica !!! no es más que un engendro monstruoso diseñado como “cazabobos” … bien lo decía, allá por 1985, con total desparpajo y desorbitada arrogancia el psicópata fundador : EL QUE TIENE LAS VOCACIONES TIENE LOS FIERROS …

¿ Qué más necesitaban ustedes, ya en aquellos comienzos tan exitosos y arrolladores, para alejarse espantados de semejante ciénaga ??? … ¿ Piensan acaso seguir encubriendo como sea y a toda costa, para tentar al Cielo ???… ¡BASTA YA DE HIPOCRESÍA EN BIEN DE ‘LA CAUSA’ ! …

Valgan análogamente, para todos aquellos, que por traidora omisión o complicidad implícita con éste infernal aparato de manipulación de conciencias , callan y se hacen los desentendidos aquella proverbial maldición del gran Lope de Vega, dirigida a los traidores de su querida España…

“y el traidor que la abandone,
no tenga quien le perdone,
ni en tierra santa cobijo,
ni una cruz en sus despojos,
ni las manos de un buen hijo,
para cerrarle los ojos”.

Le dejo copia, Wander, para su publicación … si acaso esta vez usted se animara a optar por LA PLENA LUZ … SIN MÁS TAPUJOS … de este mail que contiene quizá uno de los últimos manotazos previos al abismo, Dios no lo permita, de la “pérdida de la Fe”, de la APOSTASÍA INDUCIDA de muchas de estas pobres víctimas … pérfidamente provocada por la actitud de cínica y desalmada de aquellos mismos que tenían a su cargo ilustrarlas, robustecerlas, resguardarlas, y orientarlas.

Quiera el Señor desbaratar cuanto antes esta espeluznante y sacrílega impostura con toda su estela de engaño…

Un amigo

pd: ahora le copio mail

Anónimo dijo...

Esto es COLOSAL! o más que un error es de TERROR!


-->


El mayor error
Tenía un amigo anglocatólico, que desde hace unos años vive en los Estados Unidos. Se trata de un hombre nacido en argentina, de familia anglicana y que desde muy joven aspiró al "sacerdocio" en dicha religión. Estudió y recibió la "ordenación" ministerial anglicana. Con el paso de los años llegó a la conclusión que el anglicanismo oficial había caído en herejía, así que se volvió un anglicano continuante, es decir, aquellos anglicanos que rechazan la ordenación de mujeres, el matrimonio homosexual y el aggiornamiento de los años 60-70.

Posteriormente, rechazó las autoridades y la jerarquía oficial anglicana y se incardinó en una comunidad "más dura". Con el paso de los años no dudó en que la verdad estaba en Roma y que todo el andamiaje anglicano era erróneo. No obstante, veía (y ve) el anglicanismo como una "tradición" que debería ser mantenida, respetada y conservada. Así se convirtió en un anglo-católico.

Realizó varios viajes por América Latina y fue uno de los pioneros en predicar a favor de un acuerdo con Roma a fin de conseguir la unión corporada de comunidades anglo-católicas a lo que él consideró la Iglesia Católica Romana, aunque en realidad era la Iglesia Conciliar del Vaticano II. Aplaudió la Constitución apostólica “Anglicanorum Coetibus” de Ratzinger/Benedicto XVI y fue uno de los que realizaron la primer traducción del texto al español, traducción no oficial y que circuló por Intenet.

Aún recuerdo la alegría que me expresó en varios correos electrónicos y las esperanzas que él había depositado en el "Papa de la Reforma de la Reforma", como le gustaba llamar a Ratzinger... hablaba de la importancia del "acuerdo" con el Vaticano y presagiaba el fin del cisma anglicano. En uno de los e-mails me decía que pronto, se iba incluso a corregir el Concilio Vaticano II y todo volvería a la normalidad.

Hoy se cumplen seis años desde aquel acontecimiento y su ánimo no es el mismo. La capilla en la que estaba incardinado decidió ingresar a la Iglesia Romana (Conciliar) a fines del año 2013. De hecho, a raíz de un correo que este amigo me enviara, publiqué el artículo titulado "rebelión anglocatolica en puertas". Si bien había varias objeciones de parte de algunos clérigos y fieles, especialmente desde que Bergoglio era Papa de la Iglesia Conciliar, terminaron firmando un acuerdo práctico. Los presbíteros (rápidamente reordenados en el rito igualmente inválido del Vaticano II) fueron obligados a celebrar el Novus Ordo y a conformarse con los nuevo aires del Vaticano II, aún cuando se les había prometido realizar, como a los apóstatas del Instituto Buen Pastor y Fraternidad San Pedro, observaciones y críticas constructivas... sus clases de catecismo fueron intervenidas y muchas familias escandalizadas. Ellos, que habían rechazado el falso ecumenismo del anglicanismo fueron forzados a practicar el falso ecumenismo en la Iglesia Conciliar y al no aceptarlo, fueron amonestados por el obispo diocesano... la cosa empeoró y terminaron "rebelándose".

http://sursumcordablog.blogspot.com.ar/2015/11/el-mayor-error.html

Anónimo dijo...

El comentario del anónimo de las 20:38 es verdaderametne aterrador. Los que hemos sufrido esos tipos de torturas no podemos más que rezar para que se acepte públicamente que Francisco es un hereje y no puede gobernar la iglesia. No entiendo qué están esperando.