lunes, 18 de enero de 2016

Soluciones de taberna vaticana

Comienza un nuevo año. El año de gracia de 2016. Y lo hemos comenzado recordando, una vez más, la asombrosa noticia sobre la que se cimenta nuestra esperanza. La noticia más asombrosa, sin duda: «porque hay distancia más inmensa / de Dios a hombre, que de hombre a muerte». Y, aún así, los cristianos reconocemos y confesamos que el Altísimo «se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre».
«El pueblo que caminaba en tinieblas ha visto una gran luz». Y querríamos inundar el mundo entero con el aviso. Querríamos que todo el mundo se alegrara hasta el desbordamiento, y que la Navidad fuera una fiesta verdaderamente arrolladora. Porque no estamos solos. Porque no somos una mera combinación efímera de polvo estelar. Porque el fondo de la realidad no es el azar, la materia inerte, la inconsciencia, la muerte. Porque «por nosotros los hombres, y por nuestra salvación, bajó del Cielo». De manera que «un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado», cuyo nombre es «Dios fuerte, Padre eterno».
Sin embargo, lo cierto es que no todo el mundo se alegra con esta gran luz. En Occidente muchos se burlan de semejante vieja leyenda infantil. Y la burla se va transformando crecientemente en odio, y en un deseo mal disimulado de acabar cuanto antes con esta «farsa». En los países musulmanes los cristianos son perseguidos, discriminados, torturados, y masacrados sin piedad. Sobre un fondo de miedo y amenaza viven también su fe nuestros hermanos en la India, en China, y en los países de mayoría budista. Y en Israel son ciudadanos de segunda, a los que se tolera por motivos pragmáticos, pero poco más.
Esta es la situación real. Y no resulta demasiado difícil entender su causa: Se trata del choque entre las distintas imágenes del mundo. Pues cada hombre trata, en la medida de sus posibilidades, de interpretar y valorar los acontecimientos de su vida a partir de un marco general. O, dicho de otro modo, cada persona trata de entender su vida y su entorno desde una imagen del mundo, o cosmovisión. Y una imagen del mundo incluye siempre, ya sea implícita o explícitamente, un postulado clave acerca de las características de la realidad primera. Tanto las distintas religiones como el materialismo ateo, que por ahora domina en Occidente, son cosmovisiones. Cosmovisiones que discrepan entre sí en su caracterización de esa realidad primera.
Por eso, la convivencia entre personas y comunidades que aceptan como planteamiento básico cosmovisiones diferentes resulta muy problemática. Puesto que lo que los seguidores de un determinado enfoque ponen en duda no es nada menos que la validez del propio marco básico desde el que los demás interpretan su vida y su entorno. Las cosmovisiones no son colores. No da lo mismo blanco que negro. Y haberse equivocado en esto, en el fondo, es haberse equivocado en todo.
Imaginemos, pues, que se produce un encuentro entre un budista, un hinduísta, un judío, un cristiano, un musulmán, y un ateo. Cabe hablar de algunas cosas: de economía, de negocios, de fútbol, de física, del tiempo... Cabe tratar de ser amables y corteses. Cabe intentar que el encuentro transcurra sin graves incidentes, y que se consigan acuerdos sobre tales o cuales materias particulares. Pero no podemos evitar que cada uno de ellos piense que los otros están profundamente equivocados en lo más esencial. Ni podemos evitar que muchos de ellos se sientan incluso cuestionados en lo más íntimo por la mera presencia de los otros.
En un suelo así, el odio germina con facilidad. Por desgracia. Y esta es la situación real ―la dolorosa situación real― en la que nos hallamos. Y es la fuente última de los choques y los atropellos que estamos viviendo los cristianos.
¿Hay alguna solución? No lo sé. Ojalá pudieran encontrarse formas para soportar las tensiones cosmovisionales sin estallidos de violencia física. Pero no es en modo alguno seguro que existan tales formas, ya que, sin ir más lejos, no todos reconocen la primacía del Logos sobre el poder. Y, por tanto, no todos convendrán ni siquiera en el punto mínimo de que sea la discusión y el diálogo el campo en el que se diriman las diferencias. Hay también adoradores del Poder, adoradores de una Voluntad que puede imponerse por la mera fuerza bruta. Sí: Hay planteamientos profundamente malvados, que esparcen odio por esencia. Hay religiones demoniacas.
Pero exista, o no exista, solución al choque físico entre cosmovisiones, un católico tal vez debería esperar de la cátedra de Pedro algo mejor que un análisis tabernario del problema. Un análisis tabernario es fácil, y todos incurrimos en él de buena gana de vez en cuando. Resulta agradable reunirse con un par de amigos, tomar algo, y conversar enfocando los más diversos problemas de una manera simplificada, en la que queden fuera del tablero precisamente los factores que convierten los asuntos en endiablamente difíciles. En la taberna, uno puede, con tal de que haya bebido lo suficiente, simplificar el conflicto entre las distintas cosmovisiones, enfocando sólo el denominador supuestamente común del diálogo y del amor... ¡Qué bonito es el amor! Vistas así las cosas, todos convendríamos en el fondo en lo esencial, mientras que las discrepancias serían más superficiales, cuando no malentendidos que cabría limar con una serie de aclaraciones y explicaciones mutuas. Son efectos de la niebla etílica, que todo lo iguala, y borra todos los contornos y matices.
En la taberna, insisto, uno puede olvidar que no todas las religiones son hermanas en el diálogo, porque no todas las religiones creen que Dios sea esencialmente Logos. En la taberna, uno puede calificar de «maneras de encontrar a Dios» ―«maneras»: es decir formas accidentales― lo que en realidad son concepciones de la realidad primera incompatibles entre sí. Puede olvidar que ser cristiano implica necesariamente pensar que la imagen coránica de Dios es en gran medida falsa, y viceversa. Y no digamos ya la imagen budista del mundo y de la salvación. En la taberna, uno puede olvidarse de que Cristo se llamó a sí mismo «Verdad», y no «una opción más». Puede olvidar que hemos recibido un mandato de anunciar el Evangelio y hacer discípulos a todas las naciones. Y puede olvidar también que el anuncio del Evangelio, que para los cristianos no es algo opcional, sino un mandato imperativo, es considerado precisamente como un delito gravísimo desde la perspectiva de esas otras «maneras de encontrar a Dios» con las que se pretende confraternizar.
En un análisis tabernario, semejante ramplonería está permitida, sin duda. Pero, ¿es de recibo encontrar este nivel argumentativo en los labios del Sumo Pontífice? Y ni siquiera en una declaración espontánea ―que ya sería grave―, ¡sino en un texto escrito y grabado!
¿Qué pretende explicarnos el Papa Francisco? ¿Que en el fondo es lo mismo ―o sólo secundariamente distinto― creer en Cristo o en Buda o en Mahoma? Es decir, en otros términos, ¿que en el fondo es lo mismo ―o sólo secundariamente distinto― creer o no creer que el Altísimo «por nosotros los hombres, y por nuestra salvación, bajó del Cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre»?
¿A quién han elegido, pues, los cardenales como Sumo Pontífice con el nombre de Francisco? ¿A Obama? ¿A John Lennon?, ¿O tal vez a un obispo que, por razones de edad, o de notoria falta de capacidad, no está en condiciones de custodiar ni las verdades más elementales del depósito de la fe?
Comienza un nuevo año. El año de gracia de 2016. Quiera Dios proteger a su Iglesia este año de todo mal. También de las ideas y soluciones tabernarias que están envenenando su sangre desde Roma.

Francisco José Soler Gil

17 comentarios:

Anónimo dijo...

I'd like to know the name of little green newborn baby the man in white dressed, sorry cannot remember his name, baptized, a new entry for the NWO church.

Anónimo dijo...

Me permito un aporte de utilidad práctica para lectores hispanoamericanos que, como yo, no conozcan esta expresión:

ser de recibo (loc. verb.) = Tener todas las cualidades necesarias para administrarse según la costumbre, ley o contrato.

Pasando al tema en sí, el Profesor Soler Gil dice "no todas las religiones creen que Dios sea esencialmente Logos." Ese es el caso del Islam, tratado por Benedicto XVI en su clase magistral de Regensburg (Ratisbona) de 2006. En el caso del budismo, éste directamente no cree en un Dios creador, y en la escuela Teravada ni siquiera en que existan uno o más seres superiores (buda/s) que puedan influir en el resultado de la reencarnacion de las personas.

Notablemente, a pesar de que la diferencia de cosmovisión con el budismo es más radical que con el Islam, la convivencia pacífica con budistas es mucho más probable que con musulmanes por una razón que el Dalai Lama mencionó en una declaración de aproximadamente este tenor (no palabras exactas): "Al budismo no le interesa convertir cristianos sino que sean buenos cristianos. De esta manera, en su vida siguiente se reencarnarán como budistas y podrán llegar al nirvana." Digamos que la noción de que hay varias balas en el cargador elimina la tensión sobre la criticidad del uso de la bala que ahora está en la recámara.

Por otro lado, la tensión con los judíos (ortodoxos) ocurre únicamente en Israel, por una razón muy simple: el mandato mosaico de purgar la Tierra Prometida de idolatrías (y no el mundo entero, a diferencia del Islam) en conjunción con la visión judía del cristianismo como una idolatría objetiva, dado que los cristianos consideramos Dios y adoramos como tal una entidad (Jesús de Nazaret) que objetivamente no es Dios, aunque los judíos más desarrollados intelectualmente entienden que no es una idolatría subjetiva, dado que adoramos a Jesús porque creemos que es "Yo Soy" de Exodo 3,14 hecho hombre, y no un ente distinto.

Algo similar ocurre con los calvinistas respecto a la adoración eucarística de los católicos, que ellos ven como una idolatría objetiva, aunque los más desarrollados intelectualmente entienden que no es una idolatría subjetiva, dado que adoramos a la hostia consagrada porque creemos que es realmente Jesús, y no un pedazo de pan.

Anónimo dijo...

¡Gracias! Por poner en palabras bien escritas lo que yo siento, como seguramente lo sienten muchos católicos desconcertados ante lo que está pasando...

El Nevado

Anónimo dijo...

muy bueno! Muchas gracias al Sr. Soler Gil, y al Wanderer por publicarlo.

Anónimo dijo...

Es lamentable que nociones como "que Dios sea esencialmente Logos" sean traidas a colación en el contexto de ver cómo capear el diluvio de despropósitos pontificios y no en el contexto de, por ejemplo, una discusión de las "razones necesarias" para la Trinidad en San Buenaventura, y su posible compatibilidad con la doctrina ortodoxa.

Da envidia intertemporal echar un vistazo a los artículos de este mismo blog anteriores a 2013. Envidia no de la situación de otros, sino de la situación propia en otro tiempo, en cuanto expuestos al magisterio proveniente de Roma, o lo que pasa por tal.

Anónimo dijo...

"¿A quién han elegido, pues, los cardenales como Sumo Pontífice con el nombre de Francisco? ¿A Obama? ¿A John Lennon?, ¿O tal vez a un obispo que, por razones de edad, o de notoria falta de capacidad, no está en condiciones de custodiar ni las verdades más elementales del depósito de la fe?"

¡Qué buena pregunta! Si un Papa es Cristo en la Tierra, se supone que dicho Papa debería hacer lo mismo que hizo Cristo en la Tierra, y aquello que ordenó hacer a sus Discípulos cuando Ascendió a los Cielos.

Jesús dijo entonces: ID POR TODO EL MUNDO Y ANUNCIAD EL EVANGELIO A TODAS LAS GENTES. HACED DISCÍPULOS A TODAS LAS NACIONES BAUTIZÁNDOLAS EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO, Y DEL ESPÍRITU SANTO. EL QUE CREA Y SE CONVIERTA SE SALVARÁ. EL QUE NO CREA Y NO SE CONVIERTA SE CONDENARÁ.

Jesús usó el tiempo de verbo IMPERATIVO: LES DIO UNA ORDEN.
Ahora bien, Bergoglio ¿busca hacer discípulos a TODOS?, ¿busca bautizar a TODOS?, ¿busca convertir a TODOS al Catolicismo como lo indicó Jesús?
La respuesta es muy clara: ¡NO! Ni lo hace, ni le interesa hacerlo. Más bien hace TODO LO CONTRARIO.

Dice que cada uno siga en su religión que así se salva igual. LO CONTRADICE A JESÚS.
Dice a los Católicos que no hay que hacer proselitismo, prosélitos. LO CONTRADICE A JESÚS.
Dice que no existe un Dios Católico, Entonces ¿Jesús, qué es? ¿Budista? NIEGA A JESÚS DIOS.
Y si Jesús no es Católico, entonces, ¿para qué queremos una Iglesia Católica? ¿Para qué queremos un Vicario de Cristo?
Dice que la Antigua Alianza no ha sido revocada, que sigue vigente. Entonces, la promesa hecha por Dios a Abraham no se ha cumplido aún. Nunca ha venido el Mesías. Decir ésto y decir que no existe un Dios Católico, es afirmar que Jesús fue un mortal más, que la Iglesia es un invento humano, que los Sacramentos no tienen razón de existir, y que los así llamados "católicos" son personas que han sido engañadas durante dos mil años a quienes ahora hay que convencer de que el mesías verdadero, todavía no llegó. Que hay que seguir esperándolo...

Lo único que queda claro es que si los cardenales creyeron que con Bergoglio habían elegido un Papa, se equivocaron de cabo a rabo porque "éste" hace exactamente todo lo contrario a lo que debería hacer un Papa.

Uno podría pensar que se equivocaron, pero al ver que ninguno de los tan buenos cardenales mueve un dedo por "corregir" su error, pues entonces no queda otra que pensar que lo pusieron ahí precisamente para hacer lo que está haciendo.
Pero, ¿puede ser posible una cosa así? Y sí, desde hace rato que lo querían hacer así. Vean:

https://youtu.be/83q5QF3shTg

Y lo que hicieron con Juan Pablo II, lo quisieron volver a hacer con Benedicto XVI. Como lo supo, se hizo a un lado pero, sin ceder el Papado. Por éso, ahora tenemos un Papa Reinante que no gobierna la Iglesia, y un impostor que se viste de blanco para destruirla.

Kill The Gaard

Anónimo dijo...

Protegerse "de las ideas y soluciones tabernarias" que vienen de Roma depende también de uno mismo, como dice John Rao en el último artículo de Rorate Caeli, cuando afirma estar "convencido de que la no tan sorprendente sorpresa del Espíritu Santo en nuestros días es la necesidad de cerrar nuestros oídos herméticamente a los disparates provenientes de Roma hoy" ("convinced that the one not so surprising surprise of the Holy Spirit in our day is the need to shut our ears tightly to the nonsense coming out of Rome today").



Anónimo dijo...

Excelente artículo.
"Ser de recibo" quiere decir simplemente "ser admisible". Una cosa es de recibo si puede admitirse; so no pudiera admitirse, no sería de recibo.

crispín dijo...

Es la primera vez que salen a relucir los Sres. Cardenales que ¿iluminados por el Espíritu? nombraron a este pobre hombre la Piedra de la Iglesia; digo pobre hombre porque es de un nivel de fe y de formación doctrinal, bastante escaso.
Creer hoy en día, con esta tropa de Cardenales y este Papa tan cortito como se muestra, en la indefectibilidad de la Iglesia, es en mi opinión el dogma cristiano más difícil de creer.

Anónimo dijo...

Este parloteo no alcanza ni a ser de taberna. Es directamente chapucería peronista, versión inefable e inigualable de la kakistocracia afincada en el "fine del mondo" desde hace tres cuartos de siglo a la fecha.
Ni siquiera puede ser catalogado como tributario del circiterismo del último concilio, pues supondría conferirles una finalidad determinada. Por el contrario, las expresiones originadas en todas las vertientes de ese movimiento personalista hasta lo más absurdo, son palabras al viento que tienen un denominador común. No se corresponden en lo absoluto con el obrar del que las expele a la atmósfera.
Es lógico que el profesor no pueda comprender el vacío que acompaña a esas manifestaciones. Como también es lógico que uno se pregunte cómo un organismo de carácter corporativo -como es el colegio cardenalicio- pueda haber propuesto y elegido a un representante de la demagogia y la populachería más burda y elemental.
Pero ahí está. Como sucesor de Pedro en lo formal, pero como puntero de unidad básica del conurbano bonaerense, lo cual constituye un claro caso de contradicción en los términos.
Para cerrar la cuestión, no tuvo empacho en reunirse con cuanto rabino haya para decir lo que le viniera a la mente. No lo tuvo para recibir a los familiares de otro judío que fue asesinado por meterse donde no debía.
Como siempre, "todo lo que digo es frontalmente opuesto a lo que hago".
Un ex peroncho que, a Dios gracias, pudo abrir los ojos al mundo exterior. Y real. Por eso es ex.

Anónimo dijo...

¿Alguien sabe qué ha pasado con Catapulta? Lleva un día «suspendida administrativamente»; hace poco Pancho se reunió con el de Google y se me han disparado todas las paranoias. Con eso de que somos «un sector organizado» según Andrea Tornielli (jaaajaja, que más quisiéramos) según cuenta

http://secretummeummihi.blogspot.com/
http://secretummeummihi.blogspot.com/2015/06/francisco-yo-se-que-hay-muchos-blogs-en.html

Anónimo dijo...

Datos de la realidad: han censurado, con diversas excusas, a Argentinidad y Catapulta ambos blogs locales y tradicionalistas, y a otros similares, y me consta, los han apurado personalmente para que dejaran de escribir y ahí siguen vegetando sus sitios, algunos de sus responsables luego de pactar ominosamente con los mismos curiales a quienes defenestraban con justa causa.
La situación se repite en varios otros de lengua inglesa de los cuales hay uno que es el objetivo número uno pero que ha tenido la suficiente perspicacia con antelación de prever que esta persecución iba a comenzar tarde o temprano desde la prostituta que se sienta en Roma y ha organizado una red VPN con pool virtual de IPs y otras lindezas para poder estar mas a resguardo, aunque sabemos que no hay secretos ni sitios que no puedan ser hallados; este sitio está entre sus links y publica a diario...Otros de largas décadas y mas difíciles de "shut down" están siendo literalmente acosados financiera y fiscalmente pero en USA y UK no es tan fácil jorobar al periodismo aun siendo "católico retrógado" o "idólatra" como sugirió el Oráculo de Roma hace poco.
También en Expaña algunos otros han corrido la misma suerte bajo la atenta mirada de los obispos fieles al modelo termodinámico entrópico francisquista.
En fin, los cuervos sagrados que llegan a diario a Asgard solo traen noticias preocupantes desde Santa Marta al respecto y luego de la presencia del mandamás de Google allí y de la comisión de trabajo de la Web o algo parecido que se intenta coordinar..., digo...The Wanderer, vaya preparándose que aunque no tenga la justa virulencia de muchos de aquellos ni llegue a escribir las lógicas consecuencias que se desprenden de sus propios artículos y guarde ciertas formas de paquetería y estilo, no sería raro que fuese nominado a la misericordia bergoglista: muchos amigos (de aquel) de Mendoza, Córdoba, San Isidro y Capital están con ganas de descorchar.

Drakkar, la nave donde no entran las insidias del patovica de Flores ni de sus lacayos u otros pusilánimes varios.

Wanderer dijo...

Drakkar, Yo le agradezco que me cuente entre los enemigos que pueden molestar a ciertos personajes episcopales argentinos, pero no soy muy dado a las conspiraciones, y mucho menos a armar una conspiración para voltear un blog de morondonga como este.
Fíjese que tanto el sitio de Catapulta como el de Argentinidad era páginas web. El motivo que puedan estar suspendidas puede ser, por ejemplo, porque no pagaron el canon anual. Por otro lado, y conociendo al autor de Argentinidad, lo último podría pensar de él es que se dejara apretar por ¡curiales! nada menos.
En cuanto al Wanderer, es un blog de la plataforma Blogger, que pertenece a Google. Es verdad. Y claro que pueden borrarlo de un plumazo si quieren, pero ¿le parece que vale la pena? Yo no.

Anónimo dijo...

Tal vez no fui claro al escribir que los curiales que apretaron a “otros similares” no fueron a los dos primeros que cito sino justamente a “otros similares” a estos pero neocones-nacionalistas, especie en extinción gracias a Dios. No me cabe duda que ningún pelandrún local vestido con clergyman, gran mayoría, podría “correr” ni a D.C. ni al Artillero, pero sí a mucho neocon culposo de tener que llamar Papa a Don Giorgio teniendo en su hogar aun la foto con bendición y todo de Ratzinger, el Papa Benedicto.
Además, le aseguro que conozco al menos diez páginas de morondanga con larga falta de pago y siguen en la blogosfera…
Si usted no cree en conspiraciones, hace bien. Tampoco creía demasiado Luis, el Rey de Francia.

Drakkar

Anónimo dijo...

Lo de Argentinidad tuvo que ver con que llegaron avisos a una casilla de correos que ya nadie revisaba (por cuestiones inevitables) y de golpe la bajaron con una cantidad de pegas que cerraban la posibilidad de poner unos pocos mangos y reactivarla.
No hubo aprietes ni similares, ni creo que hubiesen sido otra cosa que motivo de risas para nosotros. Ya nadie se asusta de un obispo, un papa, un presidente o un periodosta.

Mons. Rocca

Anónimo dijo...


el inefable Sánchez Sorondo también va a DAVOS

http://www.la-croix.com/Urbi-et-Orbi/Monde/Des-responsables-religieux-presents-a-Davos-2016-01-19-1200732259

Anónimo dijo...

http://www.cristohoy.org/home/1/principal.php
vean los titulares de este semanario obsecuente y oficialista.