lunes, 14 de marzo de 2016

La soga en casa del ahorcado

Estoy haciendo compras en el supermercado. Una anciana de ropas elegantes aunque un poco raídas - la media poblacional de la Recoleta - me mira con seriedad, después de dejar en la góndola un lujoso paquete de parmigiano y me dice, con ese acento levemente familiar con que se dirigen los ancianos a los que después de los 50 todavía nos creemos jóvenes: "Señor, ¿cómo va a terminar esto?". La pregunta y sobre todo el tono me descolocan, y trato de balbucear algo sobre la herencia recibida y las bombas de tiempo. La mujer se ajusta el pañuelo de seda, baja la cabeza tristemente y se aleja. Las voces se multiplican, porque la inflación está estrangulando a todos.

Ciertamente el régimen extremista anterior ha sembrado de cizaña el campo. Ha hecho realidad en una deformación grotesca del pasaje evangélico, la enemistad entre hermano y hermano, entre hijos y padres, entre amigos y amigos. La grieta, un gadget populista teorizado por ese perverso llamado Laclau e inventado por Kirchner para robar mejor, subsiste. El progresismo deletéreo también; el candidato a la Corte de hamletiano nombre Rosenkrantz, ha demostrado en el encuentro con los senadores que nadie lo puede correr por izquierda. En efecto, después de salir airoso del test de corrección política sobre matrimonio gay y políticas de género (mi abuela hubiera dicho que género eran las telas), se agrandó y proclamó audazmente sus dudas sobre la penalización de la pornografía infantil, porque los militares usaban la censura contra lo que llamaban pornografía. Menos mal que no le preguntaron sobre su disposición a salir con un travesti, podría haber contestado como Aníbal en su momento "no descarto nada".
Y en el aspecto económico la situación no es mejor. Con criminalidad inaudita, el bolchevikismo kirchnerista ha plantado las causas del actual desmadre inflacionario, básicamente una fenomenal expansión monetaria repotenciada por el criminal regalo de una apuesta al dólar futuro que exige más emisión para pagarla. Sólo que igual que en el cuento "Los ganadores de mañana" de Holloway Hore, los compradores de dicho derivado tenían el diario del lunes el viernes anterior. La inevitable devaluación y el relajamiento de los controles de precios antes de entregar el poder han construido laboriosamente este caos al que llamamos inflación, con la cual los argentinos de mi generación nacimos y con la cual probablemente moriremos.
Está claro que esta inflación, más allá de las teorías, tiene una causa inmediata fundamentalmente monetaria. Una cantidad creciente de moneda contra un universo estático de bienes devalúa el poder del dinero, no hay otra posibilidad. Por eso, la única solución a corto plazo es retirar ese exceso y disminuir el ritmo de emisión, acciones que está realizando el gobierno, además de conseguir financiación genuina que reemplace la emisión espúrea.
El problema es que las medidas expansivas o contractivas en materia monetaria tienen un delay de por lo menos un año. Mientras tanto, los precios suben, hacen sufrir a gente concreta como la señora del supermercado y dan aire al grupo de ineptos que propiciaron este desastre, transmutados en censores indignados. Mientras tanto se observa cierta perplejidad en una conducción económica dividida. No se quiere caer en las prácticas de avería de Moreno y no se puede explicar a la población que la inflación no se soluciona con revólveres. Y la idea de una concertación suena muy corporativa al oído ortodoxo.
La ortodoxia económica o por llamarla de alguna manera el liberalismo, olvida a menudo que la noción de "ley" es análoga, es decir, no se predica del mismo modo ley en materia físico matemática o moral o psicológica. Las leyes económicas, como la oferta y la demanda, no son leyes necesarias pero tampoco son leyes morales; tienen su autonomía específica. Básicamente, las leyes económicas son tendencias psicológicas determinadas por decisiones racionales de los actores, que funcionan en los grandes números. 
Todo esto viene a cuento porque si bien es cierto que la apelación al corazón de los empresarios suele ser respondida por el bolsillo, creemos que una decisión racional hoy debe contemplar la autorregulación de los formadores de precios. Y es racional, porque de fracasar en los próximos meses este intento de salir del desierto, la alternativa muy probablemente será el retorno de la anterior barbarie y la ruina de aquellos factores. Estamos en un país en que la mayoría cree en el Estado como protagonista central de la Economía, odia a Estados Unidos y abomina de la iniciativa privada. Caveat
La famosa frase atribuida dudosamente a Lenin -“Los capitalistas nos venderán la soga con la que los ahorcaremos”- debería tener una respuesta racional y concertada. La racionalidad económica no puede ser ciega. Señores, sean genuinamente egoístas y autorregúlense, dejen de ganar para no perder definitivamente, generen acuerdos, permitan que esta travesía por el desierto avance. De lo contrario, la soga probablemente no alcanzará.


Ludovicus

33 comentarios:

el pibe de rivendel dijo...

Confieso que todo esto no me importa nada y puedo darles mis motivos, que no serán los de la mayoría, pero tal vez les ayude:

Los que venimos de una discreta clase media notamos que es mucho más fácil ser clase media hoy que en los tiempos de nuestra infancia: mi padre era clase media, con coche viejo y casa discreta propia, siempre debía cuotas del colegio de sus hijos, nos íbamos de vacaciones a un departamento interno en Mar del Plata una vez cada tres o cuatro años porque era de mi abuelo y siempre que no se encontrasen allí mis abuelos y tíos. Gaseosas sólo se tomaban en los cumpleaños top (no en todos), las tortas distaban mucho de ser las de las actuales casas de tortas (eran esas borrachitas de puro biscochuelo sancochado) y las piñatas aun eran inflables (hoy son de cartón...). Los juguetes eran inaccesibles, pero nos divertíamos.

Tan solo hace treinta o cuarenta años atrás, ser clase media suponía no poder pagar siempre la boleta de la luz, deber las patentes del coche de los últimos tres años y usar de los hospitales públicos, cuando no de la terrible obra social de alguna madre maestra (creo que IOMA aún existe).

Por aquel entonces había que ser un completo bacán para ir al trabajo en coche y tener una piscina era impensado. De chicos la barrita de hermanos y amigos caminábamos unas cuarenta cuadras hasta la zona de las quintas de fin de semana y saltábamos los libustros solo para bañarnos y salir corriendo cuando no había perros ni gente.

Por supuesto que de pensar en un viaje en avión, aun de cabotaje, a uno lo dejaba más en la media-alta que en la media.

Hoy ser clase media (y hablo de clase media, no más) supone un standard de vida extraordinariamente cómodo si lo comparamos con aquel tiempo en el que no nos faltó nada. No existía la rúcula con queso, pero cómo salían la mixta y la rusa; y hacía menos calor, pero hoy todos tenemos aire acondicionado.

Lo que quiero decir sobre lo pedestre es que fuimos niños felices y que creemos que hoy también lo son nuestros hijos, que como argentinos estamos acostumbrados a estos picos cada tanto y que ajustarnos lo necesario en esta hora nos sigue dejando en una situación alegre y más cómoda que aquella del tiempo "de cercos y glicinas".

Me tocó hace unos años ver al madrileño por el suelo, cuando en el peor de los pozos estaban varias veces mejor que nosotros en los mejores años de Néstor (el pato lo había pagado Duhalde y esto se puso divertidísimo).

Y sobre lo que no es pedestre nada ha cambiado y todo tiempo da su chance, importa lo Otro.

Anónimo dijo...

Estimado pibe de Rivendel, lo que ha sido usted es clase media baja. No se confunda.
Saludos,
el garca.

Jorge Rodríguez dijo...

La señora K dejo la bombita armada y con la mecha encendida: Deficit fiscal desbocado, banco central sin reservas, imposibilidad de pedir crédito externo. La idea es que a este gobierno le tocase hacer un ajuste draconiano y eventualmente que le explotase el gobierno para volver al poder en 2 años.
Vamos a ver que pasa con Jezabel, si no termina como la de la biblia.

Anónimo dijo...

No crea, Garca.

En mi caso también tuve carencias como la de vivir meses en los que mis padres no podían pagar los servicios públicos o con dificultades para comprar útiles escolares, pero iba a uno de los pocos colegios privados de la zona (antes había pocos) y eso era ser clase media por lo menos.

Hoy soy media baja: mi padre me advirtió en su momento: "si te gusta leer hacete abogado, no profesor", pero creía tener vocación. Terrible error, solo me gustaba leer.

El Impoluto.

Constantino dijo...

Querido Ludovicus

¿Qué los empresarios argentinos se "autorregulen"? es más inimaginable que la utopía marxista. ¡Nunca lo hicieron! Siempre tuvieron un interés contrario al país, salvo honrosas excepciones

CP dijo...

Así es don Ludovicus, la causa es el descontrol monetario, pero en el corto plazo necesitamos una solución cooperativa para este juego. De otro modo nos tocará el "máximo perjuicio común"

Seremos capaces?

Anónimo dijo...

Estimado Impoluto. Soy abogado. Le cambio de profesión. El trueque no admite posteriores reclamos ni devoluciones.

El Tano Passucci

Anónimo dijo...




Me gusta la opinión de Ludo ....comparto ..


p...s...

viejo mejillón dijo...

Soy abogado y no me puedo quejar. He currado, algunos años bastante.

Anónimo dijo...

¿No será que todos los impuestos retorcidos que le cobra el Estado los empresarios lo trasladan al precio final?

Anónimo dijo...

Coincido con el planteo de Ludovicus en todo menos en el pedido hecho al final.
A mi entender la devaluta fue un exito y es del 60% mientras que el traspaso de la inflacion no va a ser mayor al 30% si y solo si el BCRA mantiene las tasas altas y sigue esterilizando pesos con colocacion de deuda todo para llegar a Julio/Agosto a tomar deuda y equilibrar todo. Si esto se da podemos zafar y ver como de a poco se acomoda el gasto publico y se baja la inflacion.

El empresario argentino sobrevive como puede y haciendo las macanas que sabe hacer nada nuevo y el mercado se ajusta solo si el queso no se vendea se bajara el precio o no se vendera mas queso.

Ahora bien me parece que el tema de fondo fue mas por el lado de la existencia o no de la clase media.

Yo vengo de clase media baja, de Jose C Paz mi abuelo paterno no termino tercer grado mi papa vino con el de Italia a los cinco años con una mano atras y la otra adelante mi mama lo mismo a.los nueve de Croacia.
Ambos llegaron a profesores mi abuelo tano nunca fue brillante pero trabajaba de albañil 6 dias a la semana y sabia que la unica forma de progresar era que el hijo estudie. Mi papa trabajo hasta que se jubilo 12 horas por dia alcanzo para de a poco tener algunos privilegios como una video casetera vacaciones en mar del plata y carrera universitaria en una universidad privada para mi hermano y para mi. Siempre tuvimos auto usado pero con los impuestos al dia.
En avion vole por primera vez a los 23 por trabajo y a mendoza.

En unos meses cumplo 40 desde lo profesional puedo decir que me va muy bien viajo mucho gano muy bien tengo la casa en el country y la empresa me da auto, varias cosas tengo y otras no igual que hoy todo el mundo tenga AA o auto nuevo no me parece una mejora de clase sino mas bien una democratizacion del consumo gracias a la linea de montaje. Son cosas materiales al fin y al cabo y tenerlas o no no le dan o quitan dignidad a nadie.

Yo creo que el verdadero progreso se da con el sacrificio y el trabajo(no bajo de 12 horas por dia y a duras penas me tomo unas vacaciones al año). Mi sacrificio es solo para lograr que mis hijos progresen mas que yo (colegio bilingue etc etc) asi como mi abuelo se sacrifico antes o como o hizo mi viejo asi lo tengo que hacer yo.
No lo hago por aspirar a titulos o alcurnia o fortuna que nunca voy a tener sino porque creo que el trabajo dignifica al hombre y es lo unico que te hace mejor.

Ahora lo paradojico de todo esto es que estoy poniendo todo mi esfuerzo y energia para lograr que mis hijos tengan todas laa herramientas para poder mandarse a mudar de este pais que no tiene futuro, gobierne quien gobierne.

En mi profesion analizo los fundamentals de los negocios y viendolos puedo determinar si el negocio es factible o no (modestia aparte soy bastante bueno) y por mas vueltas que le doy para mi la Argentina esta jodida.

Perdon por la catarsis

Benigno

Anónimo dijo...

Anónimo 21:47
Con inflación, se "estima" la futura, se cargan todos los costos, todos los impuestos apagar, mas los etceteras y surge el pecio final...El cosumidor siempre paga...

Anónimo dijo...

Algo está mal en esto de poner el ojo y la esperanza en la economía, sin más. Si funciona, seremos Babilonia (o Suecia, suicidios para todos y todas). Capaz que sea mejor que se termine de hacer mierda todo y de las cenizas, con un poco de gracia de Dios, surjan algunos Cristóbales.
V.

Anónimo dijo...

Estamos marchando en rumbo de colisión. Pero de la peor que podemos sufrir los argentinos, la de la más cruda realidad.
Nos hemos acostumbrado a vivir como pordioseros y como porcinos en un basural, siendo que Dios nos puso en una tierra bendecida por Él.
La semejanza evidente con la parábola de los talentos y con el relato del hijo pródigo y el padre bondadoso son más que evidentes.
Encima, vaya uno a saber por qué razón, nos especializamos en echarle la culpa a cualquiera que no seamos nosotros, con tal de lavarnos las manos de nuestro suicidio en cuotas y nuestras frustraciones seriales.
Errores, horrores y vicios que tuvieron el dudoso logro de convertir una patria potencialmente incomparable en la concreta fábrica de pobres y de basurales que es. En casi todas los lugares del país, excepto algunos casos puntuales como puede ser la provincia de San Luis.
Es posible sostener que la influencia nefasta del Gran Corruptor (fuente de toda una ristra de impresentables, surgidos a su vera y tras su estela, al estilo de La Corte de los Milagros) haya tenido efectos tan deletéreos que se haya enraizado fuertemente y, por eso, prolongado en el tiempo mucho más allá de su inefable producción de desastres en vida.
Lo que realmente no entiendo ni puedo entender cómo es que -con semejante derrotero- todavía seguimos subsistiendo como país. No digo como Nación pues sería ofender el concepto, ya que está a la vista que cada cual atiende su quintita y sólo tiene ocasionales compañeros de ruta. Quienes a veces son cómplices, lisos y llanos.
Bien se que los eternos optimistas (del descenso a los quintos infiernos que ellos creen que no puede producirse sólo por causa de sus risotadas y sus fanfarronadas) se mofarán de este panorama sombrío.
Tanto lo se, como que esos mismos humoristas Tinellizados o exponentes de la televisión basura que abochorna el buen sentido, viven enrejados o en aparentes sosiegos (vulgarmente conocidos como countries), mueren por viajar al exterior de vacaciones o de compras al gas metano y que abominan de viajar en el transporte público. No sea cosa que la realidad les borre las bravuconadas sobradoras de un saque.
Es que, además del desastre económico que se trasluce en la inflación creciente y en déficit abismal, existe otro desastre aún peor cual es el social y cultural.
Esta mañana, a eso de las 9 horas y mientras caminaba por la Avda. Rivadavia rumbo al trabajo, entre Plaza Once y unas pocas cuadras más, me he cruzado a lo largo de ellas con cuatro sujetos totalmente drogados o alcoholizados que iban promoviendo molestias múltiples y que -no es de extrañar- cuando alguien reaccione antes sus provocaciones, serán actores de un juicio de daños contra el pobre tipo que sólo quiso que nadie lo moleste.
Ni hablar de la prostitución -a toda hora- en la plaza Miserere.
Ni tampoco de las mafias que trafican en forma ilegal mercadería del mismo origen. Y que dejan todos sus efectos -cubiertos por plásticos- durante la noche, a sabiendas que ni el ladrón más osado se animaría a tocar un sólo artículo. Y ni que hablar de la recaudación en efectivo que tampoco hay hombre en la tierra que se anime a quitarles.
Y qué decir de las bandas de mantenidos que hoy se manifestarán en la Plaza Congreso para oponerse al arreglo con los acreedores. Los mismos que guardaron el más absoluto silencio acerca del saqueo, el endeudamiento y los pagos escandalosos hechos en el pasado más reciente.
En fin, todas cosas que vemos a diario. Y que no podrán tapar ni la entrega de rosarios bendecidos ni los cantos de cancha de fútbol de algunos embrutecidos que van gritando "fumando porro y tomando vino"...
Observador Sinfiltro.

Anónimo dijo...

ANONIMO 14/mar/21:47

POR SUPUESTO. LAS EMPRESAS NO PAGAN IMPUESTOS,
SON ESTIBADORES DEL GOBIERNO. SÓLO LO ANTICIPAN FINANCIERAMENTE Y LO
TRANSFIEREN AL CONSUMIDOR FINAL EN EL PRECIO. SI NO PUEDEN HACERLO POR
COMPETENCIA, ENTONCES BAJAN SU GANANCIA Y LOS INVERSORES SON QUIENES
ABSORBEN LOS IMPUESTOS.

pero siempre, siempre, en todos los casos los impuestos son absorbidos
cargados y pagados por personas físicas: consumidores, ahorristas,
inversores, padres de familia, solteros, etc.

En Finanzas se dice que el impuesto tiene 4 etapas: IMPACTO - TRANSFERENCIA -
INCIDENCIA - CONSECUENCIA.
Impacto = la empresa
Transferencia = los precios
Indicencia= persona física
Consecuencia = empobrecimiento de la sociedad.

Anónimo dijo...

Estimado Benigno,

En general tiendo a compartir sus comentarios. Pero en esta ocasión, la falta de signos de puntuación me lastima la vista.

Juan Pérez


Anónimo dijo...

Le recuerdo al anónimo de las 10:09 que la doctrina que sostiene, la de "cuanto peor, mejor", no es católica. Más bien todo lo contrario.

Suyo,

Trotsky

Anónimo dijo...

Puede que no Trotsky, aunque tengo mis dudas, pero no hay que tomarlo a poca pena, todo lo que está pasando, no pasará, y cosas peores vendrán. Eso está profetizado. De otro lado, en la pasión de Cristo se dió lo de "cuanto peor, mejor".
V.

Anónimo dijo...

Estimado Juan

Perdon a usted y a todos.
La justificacion si es que la hay es que escribi todo en la minuscula y demoniaca pantalla de mi celular.
Mil disculpas y gracias por tomarse la molestia de leerlo.

Benigno.

Anónimo dijo...

Pedir un capitalismo que se autoregule por principios morales es como pedir al marxismo y sus heces que se guíen por el Espíritu trascendente.
Presenciamos en cámara lenta la explosión de todo un obsoleto sistema que en regiones como la nuestra se presenta con crudeza creciente.
¿A dónde piensa el comentarista que podrá huir para estar a salvo y confortablemente?. ¿Tiene idea de lo que está pasando realmente en el mundo ahora mismo y sus expectativas mas probables?.
Hace algunos años una frase explicaba (parcialmente) el problema de forma suscinta: "es la economía, estúpido!".
Hoy, ya lejos de 1989, en el Occidente se debería precisar mejor la misma frase cometiendo el tan anhelado y justo sincericidio: Es la democracia liberal, estúpidos!.

En el Valhalla se respiran aires de esperanza ya que vemos que la solución del filoso acero o su versión latinobananera de la soga se vuelve cada día mas real. Solo tenemos la duda de si luego las Valkyrias llevarán a los vencedores hacia Asgaard o los dejarán en el mas profundo de los infiernos.

Drakkar

"
La decreciente economía global, frenada por la desaceleración en China, y la volatilidad política en varias partes del mundo, impulsada por la desilusión con el 'statu quo', oscurecerán el relieve geopolítico en los próximos cinco años, según un estudio preliminar de los servicios de inteligencia estadounidenses publicado por AP.

Este documento del Consejo Nacional de Inteligencia, que forma parte de la Oficina del Director Nacional de Inteligencia norteamericana, indica que la competencia entre Estados Unidos, China y Rusia se va a agudizar y que esa situación incrementará el riesgo de que se produzcan enfretamientos en el futuro.

Además, los estadounidenses prevén que la inseguridad que se generará profundizará las divisiones entre las clases sociales y los grupos religiosos, mientras que los extremistas se consolidarán en redes de gran escala, que actuarán en África, el mundo árabe y varias partes de Asia.

"Es posible que aparezcan múltiples centros de poder, si no se controlan las agresiones regionales y el acatamiento de las normas internacionales", pronostican los autores del dosier, quienes estiman que, debido a los avances tecnológicos, los gobiernos y sus ciudadanos se enfrentarán a problemas de seguridad de datos, privacidad, propiedad intelectual y desempleo.

El Consejo Nacional de Inteligencia, que sirve de vínculo entre las agencias de inteligencia y los políticos, emitió el informe preliminar este lunes, mientras que presentará la versión final al futuro presidente de EE.UU. en el periodo entre las elecciones del 8 de noviembre y su investidura, el 20 de enero de 2017.
"

Anónimo dijo...

soy quien escribió el comentario 21:47, gracias por confirmarme lo que estaba intuyendo, porque economista no soy, ni tengo estudio universitario, pero con observar la realidad tuve la sospecha (o percepción o intuición o como gusten llamarlo) de que era algo por el estilo el mecanismo que hace subir los precios.

Anónimo dijo...

mueren por viajar al exterior de vacaciones o de compras al gas metano

jajajaja tal cual...

Anónimo dijo...

Dijo Benigno: "por mas vueltas que le doy para mi la Argentina esta jodida."

Suscribo totalmente. La línea y lo anterior.

Muy bueno, Benigno.

El tema propuesto por usted, Wanderer, nos toca a todos. Nos "da en el trigémino" -como se decía antes.

Lamento no tener la capacidad suficiente para escribir un borrador de temario para contribuir a ordenar una discusión -en el sentido inglés, o sea un análisis compartido, no una charlatanería inconducente-, para ordenar, decía, sobre qué puede hacerse desde blogs como el suyo en aras de nuestra pobre patria yerma.

Si no se pudiera armar una línea de análisis incurriremos en meras opiniones de café. Alguien capacitado debe haber para sugerir un temario y acotar comentarios.

A mí lo único que se me ocurre por ahora son dos cosas.

La primera es tener siempre presente lo de Castellani, cuando hablando de las relaciones entre religión y política y comparando EEUU con la Argentina escribió algo así como: Más vale una religión errónea que una falluta.

La segunda leer a Julio Irazusta (empezando por La Política Cenicienta del Espíritu, Tito Livio y La Monarquía Constitucional en Inglaterra).


Pero independientemente de mis opiniones, creo queda claro que el blog y este post son muy buenos.

Atentamente

El Aprendiz II


Anónimo dijo...

Codicia no tein fin, LL. Esa es la Ley del Capitalismo del libre mercadeo. Cuando el pobrerío haga tronar el escarmiento, posiblemente me encuentre apoyando la insurrección. Y que mi suegra paqueta de country que compra mucho parmigiano y jamás convidó me acuse ya no de "peronista" sino de comunista. Pd la relectura de la populorum progressio me está haciendo levantar presión cada dia un poquitito mas.

Anónimo dijo...

Leo los comentarios y me sorprendo…Que si clase media, que si clase baja. Católicos de pura cepa preocupados por pertenecer o no a una clasificación marxista.
Luego que si Argentina está jodida porque le va mal económicamente. ¿Desde cuándo a los bienaventurados los pobres les asusta la pobreza?
Hombres de poca fe. Dios manda cruces para que de ellas obtengamos la gracia. Si hay que sufrir, se sufre y el sufrimiento se ofrece arriba, sin mariconadas y agradeciendo la ocasión de santidad. Recuerden que somos del pueblo que hace mucho soportó a Diocleciano y hace poco sobrevivió a Isabelita. ¿Qué nos puede hacer Macri?
Total, Dios no muere más.

Anónimo dijo...

Me gustó mucho el comentario de Benigno. Pero me quedé con las ganas de que profundizará en las razones que lo llevaron a concluir que: "y por más vueltas que le doy para mi la Argentina está jodida"

Miguel dijo...

Y quién dijo que el progreso es bueno?

Anónimo dijo...

Algunos pueblos TIENEN LOS GOBIERNOS QUE SE LE PARECEN.

El "pobrerío" al que alude UTÓPICAMENTE el anómimo que me precede es el que POSIBILITA la EYACULACIÓN de estos gobiernos, y olvida TEMERARIAMENTE que Alguien desde la Eternidad ha SENTENCIADO: "Sin Mí NADA PODRÉIS HACER" (Verbum Dei).

No espere de un "pobrerío" que es sólo UN PÚBLICO. La DEMOCRACIA NO SALVA.

Perogrullo.

Anónimo dijo...


Me parece que el tema " progreso " entra en el mandato divino de " dominar " la tierra...

El progreso , no sería un fin ... , sino una consecuencia

P...S...

Anónimo dijo...


Anonimo 7:36
el pobrerío carece de discernimiento intención y libertad política.
Acá los únicos bolas tristes son los semi cultos fatuos fabricados en serie por nuestras inmundas facultades, que se pavonean por los grandes medios de difusión creyendo que saben y no saben nada de nada.
La Democracia no salva. Chocolate por la noticia.
Pero los bolas tristes piensan que es sagrada.

Benign_o dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Benign_o dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Quizás les sirva de algo el caso peruano: Agosto de 1990 397% de inflación, cepo cambiario o dos tipos de cambio, dólar congelado u oficial y dólar mercado negro. El ajuste económico se hizo de golpe. Se liberó el dólar, los precios al día siguiente se duplicaron y triplicaron pero los sueldos permanecieron sin aumento. 5 años después la inflación bajo a 10%. No hubiera sido posible sin el apoyo de las Fuerzas Armadas. 4 muertos. El sentido de sacrificio y de solidaridad ayudó mucho.