miércoles, 9 de marzo de 2016

Supuración

Es natural a cualquier católico bien formado se sienta confundido e indignado cada mañana cuando descubre la sorpresa diaria que nos tiene preparada el papa Francisco. Algunos han declarado la sede vacante y aseguran que Bergoglio es el Falso Profeta, o el Anticristo o algún otro bicho apocalíptico. Puede que lo sea; no lo sé, pero hay algo que sí resulta claro: Francisco no es más que el fruto maduro del Concilio Vaticano II, and beyond. Lo cual es lo mismo que decir que el actual pontífice no es más que la manifestación sin ambages de lo que la Iglesia ha vivido y ha sido en los últimos cincuenta años. En pocas palabras, Bergoglio no es nada nuevo. Bergoglio es la manifestación de la cruda realidad del estado actual de la Iglesia católica.
Por cierto que hay diferencias con los pontífices anteriores, pero ellas no son más que epifenómenos, subproductos propios de la personalidad del pontífice y que, a nuestros ojos católicos, pareciera que marcan un cambio radical con la Tradición de la Iglesia, pero no es así. Propongo aquí algunos ejemplos de lo que sucedía en la década de los ’60 con el papa Pablo VI. 
Muchos se escandalizan de los amagues ecuménicos de Bergoglio: sus besuqueos con los ortodoxos, sus comidas kosher con los judíos o sus permisos para comulgar a las obispas luteranas. Pero ¿qué hacía el “beato” papa Montini? 
1. El 16 de septiembre de 1975 se arrodilló ante el metropolita Melitón de Calcedonia, arzobispo ortodoxo, y besó sus pies, como pueden ver en la foto.
2. Casi una década antes, en 1966, Pablo VI, al encontrarse con Michael Ramsey, arzobispo de Canterbury, se había sacado el Anillo del Pescador y lo había puesto en el dedo del obispo anglicano.
Otro motivo de escándalo es la aparente -y sólo aparente- abdicación al ejercicio del pontificado de Francisco, negándose a ser llamado Papa y prefiriendo ser conocido como “obispo de Roma”. Sin embargo, Montini había sido más dramático: 
3. El 13 de noviembre de 1964, en medio de una de las sesiones del Concilio Vaticano II, descendió de su trono con la tiara pontificia con la cual había sido coronado, y la depositó sobre el altar, entregándosela luego al cardenal Spellman de Nueva York a fin de que fuera subastada y el dinero recaudado distribuido entre los pobres de la India. Pueden ver el hecho aquí.
Un último ejemplo: Francisco se resiste a habitar en el Palacio Apostólico a fin de mostrar humildemente al mundo su humildad y pobreza. 
4. Pues bien, Pablo VI, pocos meses después de ser elegido Papa, ordenó despojar literalmente el Palacio Apostólico de los tapices, cuadros, muebles y demás objetos de valor que allí se estaban, por amor a la pobreza, dejando desnudos los muros y aposentos.
Lo de Bergoglio, entonces, no es novedoso. Lo novedoso, en todo caso, es su estilo vulgar y ordinario. Muchos fueron los plebeyos que ocuparon la sede petrina, pero todos ellos supieron amoldarse a las circunstancias y adoptar, como correspondía, los modos y las actitudes de un príncipe. 
Francisco, en cambio, es plebeyo y se regodea en su plebeyismo. Es análogo al caso de los intelectuales de La Cámpora que hace algunos años reivindicaban la villa miseria como estilo de vida y el ser villero como condición deseable. Tal como bien lo expresó Elisa Carrió, Bergoglio se complace de rodearse de personajes menores y bajos o, dicho de un modo más directo, le gusta estar rodeado de negros, y está en su salsa entre ellos (y aclaremos que los negros no son los pecadores y los pobres a los que se acercaba Nuestro Señor. Como bien decía un maestro, hay negros de muchos colores).

En definitiva, lo que se ha degradado es el estilo. Bergoglio no es más que el pus que supura a raíz de la infección que la Iglesia padece desde hace más de cincuenta años. Lo que cambia, es que el pus se ha vuelto más purulento. Pero la infección supura desde hace décadas. 

27 comentarios:

Anónimo dijo...

http://exorbe.blogspot.com.ar/2011/04/patetico-final-de-los-ornamentos-de.html

anonimo dijo...

Bueno, no creo que Bergoglio sea un "negro" - siguiendo la incorrección política del estimado Wanderer-, se trata en realidad de un fenómeno muy moderno, una especie de snobismo al revés, lo practican todos los políticos del mundo. Básicamente es disimular cualquier excelencia para no disgustar a las masas. El que sabe, se hace el distraído. El que tiene buenos modales, se vulgariza un poquitín, para que no lo consideran presuntuoso. Francisco hace lo mismo, es pura estrategia demagógica. Lo lamentable es que funciona, miren a Mr. Trump.

Anónimo dijo...

Lo novedoso del Papa es que es peronista. En "De la Cábala al Progresismo" Meinvielle describió al Papa peronista. Para los que no somos argentinos al principio nos resultó difícil comprenderlo porque el peronismo es único en el mundo. La comparación con Pablo VI es desafortunada. Lea "La Iglesia en explosión" de Frederic Franck y verá cómo se expresaban los progres holandeses de Pablo VI.
http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-602684242-frederick-franck-la-iglesia-en-explosion-_JM

Anónimo dijo...


Wanderer..

Como Ud , somos muchos que leemos diferentes blogs ( en varios idiomas) que critican al Papa . Hay blog sedevacantistas , pro lefes , anti lefe ,anti papa o simplemente críticos con diferentes grados de causticidad .... Algunos dirigidos por intelectuales , por filósofos , otros por pseudos intelectuales y pseudos filósofos .Todos estos blogs hablan todos los días de lo mismo ….

Honestamente , tenemos que admitir una cosa ……es un quilombo ….. Y me parece malsano “ darse manija “…

Anónimo dijo...

Apoyo el comentario 12:16
Si este Papa es calamitoso, Dios lo permite, y si lo permite por algo será. A veces creo que lo permite porque es el único que puede admitir a los lefes sin que todos los obispos se le vengan encima como hicieron con Benedicto cuando levantó la excomunión. Otro cardenal no tiene lo que tiene Bergoglio. Llamenlo como quieran: autoritario, déspota, enfermo de poder. Dios bien puede convertir ese defecto en algo útil.

Anónimo dijo...

Sí. Ya lo sabemos. Sabemos todo eso. El problema es que no sé qué hacer. En teoría no soy sedevacantista, pero en pensamiento, sentimiento y en la práctica entiendo que ya no estoy en comunión con Roma, co el Papa al que reconozco, es decir, que soy cismático por definición y en pecado mortal. Ya no me acerco a comulgar, para aflicción de mi familia. No sé para dónde voy. No sé donde terminaré. No fuí criado para ir contra la Iglesia. O quizás no sé y nunca supe, nunca entendí bien lo que es la Iglesia.
En fin...que Dios se apiade de mí.
X.

Anónimo dijo...

Y también la fascinación de ambos por el tema de la homosexualidad y los homosexuales, por quienes Pablo VI tuvo algo mas que fascinación según notas de época y Bergoglio es un claro promotor de la misma.

Drakkar

Maite C dijo...

Al Anónimo de las 10,15.

Muy oportuno y acertado dejar el enlace de Terzio del blog Ex Orbe que en su día escribió sobre Pablo VI, un dato muy complementario al artículo con que nos obsequia Wanderer.

Anónimo dijo...

Dios no maneja a los hombres como marionetas. Les da el libre alberdrío; por lo tanto, el que ha elegido por el despotismo, la ambición y el poder no será nunca guiado por el Espíritu Santo (de Dios), pues ha querido -en su plena libertad- servir no a Dios sino al enemigo. "El hombre propone y Dios dispone.

A cada uno le parece correcto su proceder,
pero el Señor juzga los motivos.
Pon en manos del Señor todas tus obras,
y tus proyectos se cumplirán.
Toda obra del Señor tiene un propósito;
¡hasta el malvado fue hecho para el día del desastre!"

(A Anónimo 13:04)

MV.

Jorge Bosco dijo...

Al Anónimo de las 13:31 hs.

Primero que todo, le aseguro mi comprensión, que en idénticas fatigas me he hallado. Por otro lado, le arrimo como tizón un consejo: no le afloje a la oración.

El mentado "quilombo" que un comentarista anterior denuncia, no es sino el natural fruto del proverbial "heriré al Pastor y se dispersarán las ovejas". No habría tales desbandes entre la feligresía, si no tuviéramos hoy una crisis severa de autoridad. Lo natural, en estos casos, es que ca' cual salga a buscar refugio donde mejor quepa, asigún propio entender.

Lo forzoso, lo imperioso hoy, es pisarle la cabeza al serpentino fariseísmo que nos lleva a juzgar a los otros con rigores que no nos corresponden.

Esto no implica admitir errores intelectuales ni dobleces morales; esto implica comprender que el que yerra y se dobla, es porque carece de tutor que lo guíe.

Humildemente, y en unión de oraciones.

Anónimo dijo...

Al anónimo de las 13:31, por qué se turba?
"nada te turbe, nada te espante...."

Vamos gente! Les recuerdo las máximas de la Iglesia:
1- Jesús verdadero Dios, verdadero Hombre
2- La misa es el memorial de la muerte y resurrección de Jesús, donde se da la transustanciación del cuerpo y la sangre de Jesús
3- La Virgen, es virgen y santa
4- Existe el cielo, el purgatorio y el infierno
5- Dios creó al hombre y a los ángeles (claro que también a toda la creación) me refiero a que NO creó otros seres con inteligencia (gigantes, extraterrestres, etc)
6- Los 7 sacramentos
7- Jesús va a volver en gloria

El resto de las cosas que se digan me da igual, así que amigo anónimo de las 13:31 no se turbe, tome mate con amigos (si es argentino) disfrute de la familia y visite a Jesús.
Abrazo en Cristo Jesús

Anónimo dijo...

Maite C es que tenía entendido que pablo sexto había dejado la Tíara en la ONU, me puse a googlear el tema y salió ese enlace interesante. Algo dejó en la ONU ¿alguien recuerda que?

Anónimo dijo...

...la misa era antes EL SANTO SACRIFICIO ¿ahora es un memorial? no me diga...

Anónimo dijo...

Al anónimo de las 13:31

Le adjunto una reflexión que he leído recientemente, y que puede ayudarle.

La Iglesia está experimentando una pasión similar a la que experimentó el mismo Cristo. Según todas las apariencias, parece que Dios está permitiendo que su Iglesia sufra todo lo que le sea posible soportar sin que al mismo tiempo se rompan ninguna de sus promesas divinas. Esto representa una prueba real para los fieles. Así como Cristo fue prácticamente irreconocible cuando fue colgado en la cruz al morir, así también la Iglesia de hoy, en muchos aspectos, es irreconocible, ya que sigue a Cristo a través de su propia Pasión amarga. En un momento tan extraordinario como este – cuando la propia Iglesia parece estar muriendo – los católicos están tratando de dar sentido a lo que están presenciando, y están tratando de buscar respuestas que lo expliquen.
Hay que contestarlas, no mediante la emoción (por ejemplo, con la ira y el disgusto por lo que está sucediendo a la Iglesia), sino mediante la consulta de las enseñanzas de la Iglesia y de sus mejores teólogos. Si formamos nuestros juicios y nos dejemos guiar por la sana doctrina, en lugar de por las emociones, nos sorprenderá la cantidad de claridad que podemos llegar a tener – incluso en medio del caos y de la oscuridad actual.

Anónimo dijo...

Anónimo 4:09

la anámnesis del Cánon Romano (inspirado en la anáfora de San Hipólito, s. III, y en última instancia en las palabras de Cristo "hágan esto en memoria mía") es recontra tradicional. En las otra plegarias eucarísticas también está (no se si en todas). Decir que la Misa es memorial no tiene nada de heterodoxo. Tiene un sentido muy preciso que se distingue del simple "recuerdo".

Saludos.

El Juglar.

Anónimo dijo...

GASTÓN a ANONIMO 22:06: Tengo entendido que otro de sus "gestos" fue devolver a los turcos el pendón de Lepanto. Quizá lo hizo en uno de sus viajes a la ONU.
Gracias a Don W. por el artículo.

Anónimo dijo...

Estimado Juglar,

Más allá de que el tema ése ya ha sido tratado en este blog y en otros lados demostrando la mentira del mismo; el arquelogismo no tiene nada de tradicional. Que algo de haya hecho de alguna manera en el siglo III, no quiere decir que por eso esté bien. Lo tradicional es lo que ha sido recibido en herencia, no lo que por algún motivo el tatara-tatarabuelo dejó caer. La doctrina tiene un desenvolvimiento histórico (cf. Newman). Si queremos hacer arqueología, volvamos a las penas públicas para los pecadores, no hagamos beneficio de inventario ideológico. Como decía Mons. Knox, el arqueologista litúrgico en el fondo es un modernista oculto.

Esteban

Anónimo dijo...



Anónimo del...9 de marzo de 2016, 21:45

Para cumplir con eso , no se hace falta estar en comunión con Roma (el Papa )....

Anónimo dijo...

Estimado Esteban,

el comentario fue sólo lateral, al respecto de un comentarista que se sorprendió cuando llamaron a la misa memorial de la pasión. No pretendo ser "arqueologista", sino sólo mencionar que así también lo llamaba un mártir de los primero tiempos. Sin embargo creo que el argumento mayor está en el hecho de que al menos durante más de 1500 años, y todavía hoy, en la anámnesis del cánon romano la Iglesia así lo menciona.
Santo Tomás en la parte de la Suma donde habla del rito de la Eucaristía habla sobre el sacramento como imagen de la pasión (imago est quaedam repraesentativa passionis Christi), aunque no por ello deja de enseñar que hay una unidad (qué misterio!) entre lo que sucede en el altar y lo que sucedió en el Calvario.

Saludos.

El Juglar.

Anónimo dijo...

Jorge Bosco, lo que escribió es tremendo, pero cierto.

Saludos.

El Juglar.

Walter E. Kurtz dijo...

Estimado Juglar: Para no volver a repetirnos con un tema que no hace al fondo de la cuestión, como le dice Esteban, el tema ya fue tratado numerosas veces en el blog del Wanderer. Buscando en Google, sobre la supuesta plegaria de San Hipólito vea ésta. Saludos.-

Emilio Montt Marchant dijo...

Muy interesante. Felicitaciones.

Anónimo dijo...

Gente, fui el que escribió la palabra memorial pero sin ánimo de entrar en polémica, la misa celebra la crucificción, muerte y resurrección de JHS.
Lo que tengo en claro que si alguien viene y dice que "la misa recuerda la última cena" eso si es un error (anatema) tremendo.
Saludos

Anónimo dijo...

Citamos a Marcel Lefebvre en su libro: “Yo soy el acusado quien tendría que jusgaros” Ed. Voz en el Desierto, 2004. Pag.129
“Afortunadamente, muchos africanos, incluso musulmanes, aún tenían sentido común y preferían poner a sus hijos en nuestras escuelas católicas. Siempre teníamos buena cantidad de musulmanes en nuestras escuelas, aunque sin sobrepasar el 15%. Los primeros en inscribirse eran los musulmanes y eso a causa de la religión. Los padres sabían que en nuestras escuelas enseñábamos la religión, aunque no para convertirlos o para que se hiciesen católicos. Eso, por desgracia, era imposible. Si un niño musulmán era el primero en catecismo, era imposible que hiciera su primera comunión. Algunas veces el niño lloraba cuando veía a los demás ir a comulgar, siendo que él, el primero en catecismo no lo podía hacer. No lo entendía. Pero a causa de sus padres, no se podía hacer nada, pues si se enteraban que habíamos dado la primera comunión en secreto, nos habrían quemado la escuela. Era, pues, imposible convertirlos, pero tenían tal sentido de la religión que querían que se las enseñáramos a sus hijos.”


Y luego el besacoranes tuvo el tupé de excomulgar a Monseñor Lefebvre.......
woytila viejo de mierdas y la reputamadre que te reparió

Anónimo dijo...

Hola anónimo no te desanimes, si comulgas con el papa Benedicto xvi, no eres cismatico... muchos nos encontramos en tu situación.. mientras no tengas odio o resentimiento no tienes pecado.. alimentate de la Eucaristía para que puedas resistir lo que se viene... somos muchos los que no comulgamos con Francisco porque se ha apartado de la sana doctrina... y solo tenemos que seguir a Dios no al hombre...

Anónimo dijo...

Anónimo, busca conspiraciones. En ellos encontrarás que parece que suplantaron a pablo vi, hay fotos donde se aprecia eso.

Anónimo dijo...

Esteban del 10 de marzo de 2016, 16:45

"Que algo se haya hecho de alguna manera en el siglo III, no quiere decir que por eso esté bien."

Y que algo se haya comenzado a hacer, o a hacer de una manera distinta, en el siglo X, no quiere decir que por eso esté bien.