miércoles, 29 de marzo de 2017

Lo que perdimos


A un mozo de regular sentido le es fácil construir en su imaginación una ciudad, sin haber visto otra como ella; llenarla de tiendas aparatosas, de caballeros principales... y aun de lo que no existe sino en los cuentos maravillosos; cabe, en fin, hasta mejorar la realidad, y con frecuencia se observa este fenómeno en las gentes sencillas que han soñado mucho y han visto poco. Pero es imposible adivinar hasta dónde puede elevarse, cuánto puede sentir el espíritu humano excitado por el concurso de agentes externos, de los cuales no se tiene la menor idea. Yo me vi en este caso entonces. No me maravilló el templo con sus tres naves góticas, su coro bajo frente al altar mayor, su suelo de mármoles y sus capillas sombrías; pues si he de hablar con verdad, cosa más grande y más rica me había imaginado yo para una catedral de población tan renombrada e importante; pero comenzó la misa, y ya el ir y venir de los canónigos arrastrando las negras colas; el solemne y ostentoso ceremonial del presbiterio; los preludios del órgano; las nubes y el olor de los incensarios agitados por los inquietos monaguillos vestidos de rojo y blanco, y la templada luz que se descomponía en todos los colores, del prisma al atravesar los vidrios de las ojivas, imprimieron un nuevo rumbo a mis ideas, sacándolas de sus ordinarios y naturales cauces. Después, a medida que la misa adelantaba, crecía la fuerza de mi atención, porque nuevas ceremonias y no soñadas impresiones la sorprendían y la cautivaban, sin poder yo darme cuenta todavía de si aquel arrobamiento en que comenzaba a caer era solamente una inesperada excitación de mis sentimientos religiosos en ocasión y sitio tan señalados, o si en él influía también un exceso de curiosidad. Pero llegó un momento en que a las voces estentóreas de los sochantres, y a las atipladas de los niños de coro, y al sonar de las campanillas de los monagos, y al cántico trémulo e inseguro del oficiante se unió el estruendo de toda la trompetería del órgano, formando el conjunto un verdadero torrente de armonías que se desbordaba de las naves del templo y parecía estrellarse en inmensas oleadas contra los fustes, y saltar en ecos resonantes desde los mármoles del pavimento hasta los rosetones de las bóvedas. Entonces sentí un extraño cosquilleo que se deslizaba por todas las fibras de mi cuerpo; perdí la noción racional de cuanto tenía delante y en derredor de mí; hundí la cabeza en el pecho; parecióme que los haces de columnas se alargaban y crecían hasta perderse de vista, diáfanos y aéreos, y que la tempestad de sonidos se extendía por todo el espacio hasta llenar los ámbitos del mundo, como la voz terrible de Jehová...; Y LE Vi, Sí, LE vi flotando sobre nubes de incienso y de armonías, entre las desvanecidas bóvedas del templo, Y LE sentí en mi corazón y en mi conciencia, y crecieron en ella las más leves faltas hasta la magnitud de enormes culpas, al ardor de la fe, que también crecía en mi pecho; humillé mi cabeza... (creo que toqué con la frente el duro mármol en que se hincaban mis rodillas); negóse mi labio trémulo a pronunciar las plegarias que salían de mi corazón; brotaron mudas lágrimas de mis ojos; y al verme en presencia de Juez tan grande y majestuoso, avergonzóme la altura del suelo que me sostenía, y envidié la obscuridad y bajeza del mísero gusano que se arrastra bajo las costras de la tierra. 
Doliente y quebrantado salí de aquel éxtasis extraño cuando el silencio volvió a reinar en el templo, y, mi padre, después de plegar en tres dobleces el pañuelo de yerbas sobre el cual se había arrodillado, me tocó en el hombro para advertirme que era hora de marcharnos, pues se había concluido la misa y no quedábamos allí más que nosotros y cuatro viejas rezadoras. 
-Parece que te ha gustado la solemnidad -me dijo al llegar a los claustros-. ¡Nunca te vi oír una misa con tanta devoción! 
En toda mi vida he vuelto a sentir impresiones como aquéllas. 


José María de Pereda, Pedro Sánchez

10 comentarios:

Anónimo dijo...

"Pedro Sánchez" es la más autobiográfica de las novelas de Pereda (su apellido materno era ése); por eso la descripción es, pienso yo, tan vívida. Bravo Wanderer, muy bien seleccionado. Bartolo el flautista.

Anónimo dijo...

¡La pucha!¡Qué ganas de ir a esa misa!

Anónimo dijo...

Yo no me lo perdí.
Que me tachen de cismático (anuque años atrás mucho más que ahora), pero eso lo vivo de chiquito.

Anónimo dijo...

Hay que tener la sensibilidad de Pereda para vivir la Misa así. Apuesto a que el católico común de hoy día se aburriría.

Yilmaz

Anónimo dijo...

¡Excelente!
Muchas veces pensamos que ya no es posible algo así..., pero hay que animarse a formar gente, invertir, colaborar, y así con pocos pero cualificados se pueden experimentar de nuevo estos sentimientos.
Tal vez no tenemos una catedral gótica... ojalá, pero la liturgia trasciende el ambiente y el alma se une a Dios y lo glorifica, eso es lo importante.
Henri Charlier, en EL ARTE DEL PENSAMIENTO dice:
“Se debe perder la ilusión de que la verdad puede comunicarse con fruto sin el brillo que le es connatural:la belleza”

Anónimo dijo...

Off the topic
Estaba anunciada la aparición del segundo volumen de la biografía del P. Castellani. Alguien sabe que pasó?
Gracias

Anónimo dijo...

Muy bueno. Se me humedecieron los ojos.

Anónimo dijo...

No vaya a creer, Yilmaz.
Lo vivo de chiquito (como dije antes) y esto se ve mucho.
Obviamente, se trata de gente de hoy, pero que no se parece mucho, o por lo menos en todo, a la gente de hoy.
Lógicamente, el que va a esas misas difícilmente sea igual o similar al que va al Gasómetro a apoyar al Ciclón o a ver una carrera de TC 2000.

Anónimo dijo...

En lugar de pensar en lo que perdieron, piensen en lo que pueden ganar, el cielo esta de rebajas estos tiempos

Anónimo dijo...

Justo hoy que tenía tiempo para leer esta pagina, veo que don Wanderer se tomó un respiro, y nada hay de nuevo. Pero es un vivo, porque él tiene la llave de la página y no se puede aprovechar para escribir por cuenta de los lectores. No puede aplicarse aquello de "cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta".
Apaga y vamos.....