lunes, 8 de mayo de 2017

Las hienas de Malta


La semana pasada, fray Gerundio de Tormes publicó un excelente post sobre la Orden de Malta, cuya lectura recomiendo. Me permitiré algunas acotaciones marginales al texto frailuno. Verdad es que dos de los motivos que impulsaron al "Patógeno Supremo" a lazar el ataque de microorganismos a los malteses fueron el dinero que está juego y la nobleza: a primero lo desea y a la segunda la desprecia. Pero hay un motivo más, y es el conocimiento directo que tuvo en Buenos Aires de los caballeros de Malta, que por estas zonas del fin del mundo, tienen dinero pero escasa o nula nobleza.
Ocurre con ellos lo que ocurre con buena parte las asociaciones nacionales que la Orden de Malta posee, sobre todo en los países del nuevo mundo, donde es imposible conseguir nobles de varios cuarteles para llenar sus filas. Lo que ocurrió, consecuente y lamentablemente, fue que las asociaciones se nutrieron de nuevos ricos que, en el caso de Argentina, tomaron a la Orden como un sucedáneo, o un complemento, al Jockey Club, que les permitía a sus miembros mantener largas conversaciones acerca de sus estancias en San Martín de Los Andes, mientras tomaban un single malt en los altos sillones de gobelino de su sede de Av. Santa Fe. Estos señores caballeros, que preferían no usar los uniformes rojos y mucho menos las cogullas, seguramente ponían dinero para sostener las dos o tres buenas obras de caridad que la Orden mantiene, pero de ir a cuidar enfermos, de bañarlos y sacarlos a dar un paseo en sus camillas o sillas de ruedas, estaban bastante lejos: con hacerlo una o dos veces por año era suficiente. No es raro, entonces, que el cardenal Bergoglio les tuviera una abierta antipatía, fruto de su natural resentido aunque en este caso se justificaba en buena medida.
Pero me permitó también añadir al post de fray Gerundio algunas otras observaciones acerca de la etología de este agente patógeno que algunos denominan Bergoglius sceleratus y que pertenecería a la familia del Staphylococcus improbus. Según aseguran algunos, sufre una mutación genética consistente en un rimero de genes pertenecientes a la familia de los hiénidos. Para quienes no conocen las oscuridades de la ciencia genética, digamos que por su sangre circulan genes propios de las hienas. 
Todos hemos visto más de una vez los documentales en los que se nos muestran la conducta predadora de estos cánidos en las sabanas africanas: siguen a una manada de gacelas o de ñus, detectan al miembro más débil -sea porque está enfermo, o porque es viejo, o porque es cachorro-, lo aíslan de la manada, lo atacan y se dan un festín con él entre carcajadas. La única estrategia que han desarrollado las víctimas es proteger a los miembros más débiles concentrándolos en medio de la manada a fin de que las hienas no puedan localizarlos. Consecuentemente, el peor error que pueden cometer estos individuos es apartarse del grupo y hacer visible su vulnerabilidad. 
Y es esto justamente lo que hizo la Orden de Malta a fines del año pasado a través de su Gran Maestre frey Mathew Festing apalancado por el cardenal Burke. Levantó la cabeza, cuando debería haber seguido caminando y silbando bajito, y se la cortaron. Sus altisonantes declaraciones luego de la expulsión del distribuidor de condones y, sobre todo, a raíz del nombramiento vaticano de una comisión investigadora, no pasaron de ser una bravata que mostró al mundo entero que había un ñu avejentado y herido. Y el olfato siempre atento del Bergoglius sceleratus enseguida lo identificó, organizó el ataque con sus compañeros de especie, y ahora mismo se están comiendo al pobre mamífero entre eructos y risotadas plebeyas.

La Orden de Malta era un miembro débil dentro de la Iglesia. Más de trece mil miembros y cientos de millones de dólares era manejados por un reducido grupo de señores mayores que poseían antecedentes tales como tasación de antigüedades, enseñanza de música en colegios secundarios y especializaciones en griego clásico. Todos estos caballeros, hay que decirlo, llevaban una ejemplar vida religiosa en el cumplimiento de sus tres votos, pero de ahí a gobernar una organización de estas características hay un trecho muy largo y que exige, mal que nos pese, experticia. Se trataba de una situación análoga a la que viven decenas de congregaciones religiosas que están agonizando y que, sin embargo, poseen enormes colegios que manejan presupuestos millonarios, los que claramente no pueden ser gerenciados por religiosas octogenarias. No ha quedado más remedio que entregarlos a los laicos y acuñar para esta triste situación el eufemismo de misión compartida
Los estatutos de la Orden de Malta se fueron ablandando en el último siglo y ya no se exige sangre noble para pertenecer a ella. Sin embargo, habían mantenido sabiamente ciertos requisitos para aquellos que ocuparan los cargos más altos. Concretamente, el Gran Maestre debía ser un caballero de justicia, es decir, un religioso con los tres votos de pobreza, castidad y obediencia, y debía poseer cuatro cuarteles de sangre noble. En pocas palabras, al menos sus cuatro abuelos debían ser nobles. Esta situación llevó a que, en la actualidad, cuando existen solamente cincuenta y cinco caballeros de justicia en todo el mundo, de entre ellos sólo trece cumplan con los requisitos de nobleza, y se trata en todos los casos de personas mayores, una de 97 años.
La estrategia que siguió frey Mathew mientras duró su mandato, secundado por otros buenos caballeros como frey Duncan Gallie y animados por el cardenal Burke, fue propiciar el aumento de las vocaciones de caballeros de justicia entre personas de mediana edad a fin de nutrir la cantera de autoridades de la orden y sobre todo fortalecer su carácter religioso. Caso contrario, la Orden terminaría siendo, decían, una ONG católica. 
Esta iniciativa no podía ser bien vista por las asociaciones nacionales, es decir, las delegaciones de la Orden en los diferentes países, que eran los que ponían el dinero pero que no tenían, ni les interesaba tener entre sus filas, caballeros de justicia, y tampoco se desvivían por mantener la condición de Orden de religiosa de caballería: con un par de misas al año a la que asistían vistiendo sus cogullas era suficiente. Sus esperanzas consistía en la extinción de los caballeros de justicia, lo que llevaría consecuentemente a que el gobierno de la Orden, y el manejo de los millones de dólares, pasara a sus manos.
El plan de frey Mathew, aunque de éxito incierto, era bueno y, hasta donde puedo yo ver, el único posible para salvar una Orden que, más allá de las apariencias de uniformes, espadines y sombreros emplumados, estaba tan débil como un ñu rengo. Y es en este momento cuando se cometió la gran imprudencia: apartarse de la manada, quedar al descubierto y mostrar sus debilidades frente al coro de hienas cuya madriguera está a un tiro de piedra del Palacio Magistral. 

Si la Orden era, como de hecho es, un estado soberano, debería haber tenido un reducido servicio de inteligencia: un MI5 que le dijera a las autoridades lo que se estaba tramando en el interior, y un MI6 que le reportara los corrillos que circulaban en Santa Marta y que les permitiera tantear si el horno estaba para bollos. Pero, o no tenían servicio de inteligencia -no necesitaban a George Smily; con Mr. Bean hubiese sido suficiente-, o si lo tenían, no le hicieron caso: en diciembre expulsaron con bombos y platillos al barón de Boeselager y, pocos días después rechazaron con oriflamas y alabardas a la comisión investigadora nombrada por el Vaticano. El problema fue que no eran conscientes que al primer grito, pues ni siquiera fue necesaria una escaramuza o el haka de los All Blacks, huiría hasta el último alabardero, dejando lanzas y banderas abandonas en las callejuelas del Aventino.
Hace algunos días se eligió a un nuevo lugarteniente, frey Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto, un santo varón italiano que tendrá la triste tarea de reformar, en el término de un año, los estatutos de la Orden a fin de eliminar cualquier requisito que impida que distribuidores de preservativos y nuevos ricos puedan llegar a los cargos más altos de su gobierno. 
Y entonces, la Soberana Orden militar y hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, dejará de ser una orden de caballería y se convertirá, al sonido de risas de hiena, en una Cruz Roja paqueta, millonaria y más o menos católica.

41 comentarios:

Anónimo dijo...

Un buen análisis y un colofón previsible. Es triste, pero ante la apostasía de la Iglesia, desde el vértice, no es lo más grave.

Lefe Estepario dijo...

Wanderer: me permito detenerme en un tema que Ud ha señalado y que es de importancia: el protagonismo de los religiosos en asuntos económicos y administrativos donde pueden perfectamente actuar los laicos.
Por mucho que nos irrite Bergoglio, quizás profetiza como Caifas, y su critica al “clericalismo” es posible entenderla rectamente, aun cuando no fuera su intención. Yo entiendo clericalismo como la intromisión de curas y religiosos en asuntos que pueden ser atendidos de mejor manera por los laicos con expertiz técnico y solvencia moral. A mi me sobran curas y monjas dirigiendo hospitales, constructoras de viviendas o defensorías de inmigrantes: los necesito a unos transmitiendo la gracia increada y otros contemplando la belleza increada.
Y por mucho que a varios irrite la Obra, en este terreno también han hecho las cosas de un modo que me parece correcto. Colegios, Universidades y otros “apostolados” son fundados y gestionados por laicos, siendo escaso el protagonismo de los curas limitados a su función sacramental y de ayuda espiritual. El problema (entre varios) del Opus es otro: que laicos y “numerarios” de mediana edad se arroguen potestad en el fuero interno, cuestión que la sana tradición siempre reservó al cura de almas o un padre espiritual experimentado.
Si bien, la tradición canónicas, recogida ya en las Constituciones Apostólicas, encomendaba a los Obispos la administración de los bienes eclesiásticos, claro está que no preveía el crecimiento desmesurado de esos patrimonios y la diversificación de sus fines, particularmente en la Iglesia Latina.

Anónimo dijo...

Wanderer al final Bergoglio acabará nombrándolo colaborador suyo.
Si no lo es ya...



Colgunter

Anónimo dijo...

Les faltó política de la buena. De eso que es mala palabra enseñar y meterse. San Martín para organizar el cruce de Los Andes, primero lo que hizo fue hacer una "política de buenos amigos". Alianzas con indios, jueces, militares. Todavía acá siguen pensando que la política es solamente no robar y hacer cosas para el bien común. Cuando no conocés la realidad, asomás la cabeza y te comen las hienas.

-Nomos

Anónimo dijo...

Wanderer,
me parece que estamos rizando mucho el rizo. Lo que abunda hoy en el Catolicismo -por todos lados, laicos y sacerdotes, nobles y plebeyos- es gente que tiene poco miedo de pasar la Eternidad en el Infierno.

Anónimo dijo...

No se puede tener contento a todo el mundo.
Manténgase en paz con Dios, denuncie y si puede diviértase.

Anónimo dijo...

Ahora, qué se hará con todo el dinero de la Orden?
Mientras las hienas se comen todo y no dejan ni carroña, a las familias católicas no les alcanza para pagar las desorbitantes cuotas de los colegios "católicos" que quedan.
Los bienes de la Iglesia están administrados por maricas y usureros. La Iglesia usurpada.

Karl

Anónimo dijo...

Parece ser que el Padre Julio Muñiz, el párroco del último bastión del catolicismo más o menos tradicional que quedaba en la diócesis de San Isidro, está internado muy enfermo. Digamos que está en las últimas. Pido que recen por él mientras Hooper y su horda progre se aprestan para tomar posesión de la parroquia.

I.

Anónimo dijo...

"el párroco del último bastión del catolicismo más o menos tradicional"
Todo bien con que usara sotana en horarios de Misa y rezara el Canon romano en latín, pero si a eso le llaman último bastión del catolicismo tradicional, tamo al horno.
Ojo, lo digo con el cariño que le tengo al p. Muñiz, que solía celebrar una de las dos Misas de Gallo de la diócesis a las 00.00 hs, Misa a la cual íbamos en familia cada año. Ahora vamos a Santa Escolástica, cuyo gregoriano es excelso.
Recordando la Misa tradicional de exequias que un cura celebra anualmente en Santa María, e incluso un casamiento "tradicional" que allí hubo, hará unos 5 años le pregunté al p. Muñiz si se había celebrado Misa tradicional en la parroquia y me contestó con un rotundo "No". Se habrá prevenido de cualquier pedido o sugerencia, que me imagino que le habrán hecho varias veces.
Rezo por él, que está mal de salud hace años. Hooper no sé quién es, pero la primera Misa de los domingos solía celebrarla un curita que venía ensotanado desde Tigre, si mal no recuerdo. ¿Qué es de ese tipo?

Anónimo dijo...

8 de mayo de 2017, 18:40
El comentarista anterior no dice que sea "el último bastión del catolicismo más o menos tradicional", sino de la diócesis de San Isidro. Lo que es muy distinto.
El gregoriano de Santa Escolática es aceptable. El resto: la forma de "ustedes", todo en castellano chabacano y los sermones y los modos de los capellanes...
El curita que venía ensotanado desde Tigre en este momento se dedica a estudiar abogacía en la universidad del colegio marin y en criar a sus dos hijas.
Ramiro

Anónimo dijo...

Anónimo de las 18:40 del 8 de mayo:
Para ser "San Isidro" era un oasis ir "a lo del P. Muñiz", cosa que me tocó muchos domingos de hace unos años por circunstancias de la vida. A más de que la Arq. de Bs.As. se iba poniendo cada vez más imposible e insoportable. No sabía que estaba mal, y por supuesto rezaré por él.

Anónimo dijo...

Foto exclusiva del delegado del Papa para la Soberana Orden de Malta. Para recortar y guardar.

lucardo dijo...

Anónimo de las 18:40.

El año pasado asistí a una Misa tradicional en la parroquia del padre Muñiz , Santa María de la Cruz, celebrada por el Emérito castrense, Monseñor Baseotto.

lucardo dijo...

Disiento con el comentario de Wanderer sobre la orden de Malta, que está en línea con anteriores referidos al mismo tema.
En mi opinión adolece de un exagerado énfasis en las cuestiones tácticas demasiado terrenales , tratando de superar o defenderse de Bergoglio.
Me permito disentir, y si no me falla la memoria , lo mismo con críticas parecidas a los cardenales de "Las dubia".
Si seguimos con el criterio del artículo , se puede llegar a criticar también el testimonio de Monseñor Livieres cuando fue víctima de una venganza de Bergoglio.
Lo que quedó es el testimonio de Livieres frente al Sínodo destructor de la familia, quedó eso y no la traición pública de las autoridades del Opus Dei.

En el caso de las Dubia, ahí están, y de tanto en tanto salen algunos escuerzos como el cardenal Madariaga o el prelado de la signatura apostólica que los amenazo con quitarles el birrete.

En este caso se procedió como correspondía, Frey Festing y el cardenal Burke, y Bergoglio no ganó, sino que se enterró un poco más, como con las Dubia , con Livieres, y con la orden de Malta.
Queda la duda de porque Festing aceptó renunciar, duda que el cardenal Burke también tuvo cuando le pregunto porque renunció, porque Festing bajo la cabeza en aquel último momento.
Podria haberse negado : "Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres".
Sin embargo , hay que ponerse en su lugar, ese momento, debe haber sido terrible, y muy duro de enfrentar ( ha mostrado ser sanguinario)
Pero quedo igualmente, la marca del mal, que no se la sacara nunca, quedo señalado una vez más con la marca.

Si hubieran agachado la cabeza como sugiere Wanderer, además de una táctica menor, era peor.
Por otro lado fue el mismo Bergoglio el que le ordenó a Burke en noviembre (después delas Dubia) que pusiera manos a la obra.
Era obviamente , para defenestrarlo. Burke obedeció , no a Bergoglio sino a Cristo, hizo bien.

Ahora , esto se sabe URBI ET ORBI y la Santa Ira crece, tambien URBI ET ORBI.

Es evidente. Hay que acordarse de la ceguera de 2013 , y comparar con hoy. Bergoglio está perdiendo , y lo sabe.
El rey está desnudo, lo mismo que la Plaza de San Pedro.

Ayer veiamos a otros levantar la cabeza , desoyendo el consejo... eran unos venezolanos que llevaban cruces con los nombres de los muertos por Maduro, cruces que levantaron en alto en el momento que Bergoglio se asomaba para el Angelus.
También hace pocos días un simple sacerdote venezolano :

Padre José Palmar: "En Venezuela nos estamos muriendo de hambre, el mutismo del papa Francisco es lamentable"
Le cortara la cabeza también ?, debió haber callado ?

Yo creo que en lugar de criticar, hay que admirar.

Hay más ejemplos , pero el crucial es el de Cristo.

El hizo lo mismo.

Anónimo dijo...

Buenísima la foto !! La pongo ya mismo en un marquito de... plástico.

Carlos Dufour dijo...

Bergoglio = el Menem del Catolicismo.

Anónimo dijo...

Bastión de San Isidro me refería, claramente. Ahora lo mejorcito (2 o 3 curas) de la diócesis está más bien entre Florida, Florida Oeste y Villa Adelina. En esta última localidad un cura recibe todos los años a un cura de la FSSP, que reza Misa tradicional en su parroquia; y él le acolita. Pero de celebrar, parece que nada.
Recuerdo que hace unos años me encontré con un cura de a FSSP por la zona, que estaba de paso y explorando la posibilidad de instalar una casa de formación en la diócesis. Me maté de risa, qué iluso. Y en la diócesis de Zárate-Campana después de darle luz verde los fletaron.
Una pena lo del cura de Tigre, siempre me pareció que era un buen candidato para quedar en Santa María. Pero en fin. Si alguien de la diócesis tiene sugerencias de qué parroquias son más potables, speak out!

El anónimo del 8 de mayo de 2017, 18:40

Anónimo dijo...

El "oasis" del p. Muñiz duraba 30 minutos reloj (aún los domingos), se salteaba la primera lectura (algo insólito) y en la vida usaba incienso. Eso sí, los conserva de San Isidro consideraban que estaban yendo a Misa tradicional.

Ex acólito ocasional del p. Julio. Rezo por él!

Anónimo dijo...

El tema del artículo se inscribe en los destructivos frutos visibles (los no visibles, el daño a la salvación de las almas) del pontificado de Bergoglio, y en este sentido se van publicando artículos y libros de autores católicos (sin más) que realizan balances de los cuatro años del mismo.

Un libro muy recomendable, que acaba de salir, de momento sólo en inglés, es “The Political Pope. How Pope Francis delighting the liberal left and abandoning conservatives”, de George Neumayr, que describe, con una investigación exhaustiva, la personalidad de Bergoglio como producto del izquierdismo político y del modernismo teológico; y muestra los graves efectos de su agenda personal, política y teológica, para la Iglesia. Puede leerse una información de la obra en la entrevista al autor en OnePeterFive.

https://www.onepeterfive.com/interview-george-neumayr-author-political-pope/

Anónimo dijo...

A los que escriben sobre los problemas de la misa por San Isidro les aviso que hace décadas se celebra en la calle Rodriguez Peña de Martinez la misa tridentina con curas de excelente formación doctrinal. Curiosamente éstos andan siempre de sotana.

Pepe

Anónimo dijo...

Al Thomas Mann lefebvrista de ayer a las 11 y algo le convendría recordar que no tendría por estas tierras ruinas de San Ignacio ni Basílica de Luján ni yerba mate sin clerigos (aunque con la yerba tambien le debemos a Humboldt). Y del otro lado del oceano no tendria nada de arte medieval, renacentista y barroco sin ellos, desde Suger hasta el prete rosso de Venecia. Y no tendría Big Bang sin Lemaitre -y Pio XII-. Y si le reconoce la doble helice al deshonesto de Watson y a Crick, no se olvide del viejo Mendel y sus guisantes. Atras de todo siempre un clerigo genial.

Anónimo dijo...

¿Hay que opinar sobre cómo un cura de pueblo, soportó en soledad y a la intemperie, un temporal? Si hay que responder a esta pregunta a boca de jarro, lo más sensato es decir que NO. No cualquiera, no en cualquier momento, no siempre, no sin conocimiento. Así que recen en silencio y dejen de opinar.

Anónimo dijo...

Anónimo del 9 de mayo de 2017, 11:04
¿De qué cura de pueblo habla? ¿Quién opinó del temporal de alguien acá?

Lefe Estepario dijo...

Anónimo de las 10 36. Los ejemplos que ud da no contradicen lo que yo señalé, precisamente porque fueron clérigos descollantes en los talentos personales que el Señor tuvo a bien darles, mientras que en el caso de la Edad Media fueron circunstancias históricas que hicieron de los religiosos los custodios de la erudición y la sabiduría que sin ellos habrían sido arrasadas.. Incluso en siglos posteriores, la formación escolástica –aùn decadente- y el ambiente social favorecían el desarrollo de los talentos en religiosos.
La cosa es que en los tiempos que corren, lo que a los cristianos debe interesarnos es que los curas se enfoquen más que nunca en dispensar la gracia, y los religiosos en orar sin cesar. Si les queda tiempo para hacer otras cosas –y si las hacen bien- bendito sea Dios, pero si no que no jodan.

Anónimo dijo...

Anónimo 11:04,

De qué habla?

Anónimo dijo...

No estoy para nada de acuerdo, ni con el título ni con la foto. Las hienas no hacen mal adrede, sólo cumplen la función para la cual el Creador las creó. Los que se actúan como ellas, pero no son animales, ejercen su función en forma invertida. El Creador no los llamó para actúen así.
Buytrehs Konsottanas, un coprófago de aquellos.

Anónimo dijo...

Es respuesta no al post sino a los que hablan del padre Julio M.

Anónimo dijo...

Anónimo de 9 de mayo de 2017, 8:22: Bergoglio ni es izquierdista ni milita en el modernismo; que me perdone el escritor gringo que así lo cree. Es un trepador y nada más, carece de principios y de doctrina fija. Si lo redituable en la hora presente es ser zurdito y progre, pues será eso. Si fuera otra cosa, sería esa otra cosa. El problema es que esto no es visible a simple vista, porque para negociar un ascenso con los poderes del mundo, hay que seguir lo que ellos deciden, como hace el interfecto con cada gesto que toma; es diferente en cambio, de halagar a un electorado, para lo cual acaso hay que contradecir -o aparentarlo al menos- a los poderes del mundo para, después de triunfar, volver al sendero marcado por las logias, así como el nuevo mandamás yanki ha demostrado con holgura. Bergoglio y Trump son dos figuras ejemplares de nuestro tiempo -final, me parece. Aloysius.

Anónimo dijo...

"Es respuesta no al post sino a los que hablan del padre Julio M."

Si a ud. le parece que ser el párroco de la catedral de San Isidro o capellán de un importante colegio sanisidrense es ser un "cura de pueblo", entonces o no conoce la zona norte (hace 70 años que dejó de ser zona de quintas) o es un ignorante de la iglesia rural.
Aquí nadie opinó ni de los infortunios ni de las tempestades personales del p. Julio. A lo sumo, si le interesaba o no celebrar Misa tradicional --que vemos que permitía que fuera celebrada en su parroquia.
Rezamos por él.

Anónimo dijo...

En la diócesis de San Isidro, yo recomendaría la de Roca (y no digamos mucho online no sea que se corra la bola y la defenestren como hacen con todo lo que tocan).

Anónimo dijo...

Es asombroso ver cómo se pasa de una reflexión sobre "las hienas de Malta" a la situación de la diócesis de San Isidro, ampliamente debatida.

Para los que no sabemos nada de ella y vista la importancia de la polémica, que ha resultado algo confusa, quizá que alguien haga una síntesis.

Wanderer, le felicito por su paciencia y tolerancia.

Anónimo dijo...

No pude ubicar "la de Roca", pero supongo que a buen entendedor...

Anónimo dijo...

Perdón, pero busqué en la guía diocesana de San Isidro, y no encontré al P. Muniz..Alguna ayuda?

Anónimo dijo...

Efectivamente las hienas tienen una función necesaria:eliminan carroña,evitando propagación de infecciones.Estas otras denominadas así por D. Wanderer,están en otra escala. ¡Si tan sólo fuera dinero aquello que esta en juego! ,estos no se paran ante nada y son las almas lo verdaderamente importante.
Dicho esto me gustaría hacer dos reflexiones.

Cuando algo se desvirtúa es mejor que se extinga. Pienso que en la Orden de Malta hay mucho de esto,por lo poco que he leído de su situación actual.

La segunda reflexión me tiene un poco inquieta.Este 13 de mayo Bergoglio va a Portugal,a Fátima, ¿?.Le irá a decir a Nuestra Señora que el infierno no existe.Me parece de tal desfachatez, tan disparatado, tan contradictorio, que este hombre no se para ante nada,ni nadie.

Anónimo dijo...

Parroquia Santa María de la Cruz
Avenida del Libertador 16624
San Isidro 1642.

Anónimo dijo...

Una pregunta para Lucardo y otra para el resto del foro.

Lucardo, hablas de Livieres y su oposición al Sínodo sodomita. He buscado mucho en internet y no veo información fiable sobre las verdaderas razones de su destitución etc. Sólo veo el anecdotario, que si dijo esto de este otro obispo etc pero los que no seguimos el tema en su momento no tenemos claros los desencadenantes, los enemigos etc.

La otra pregunta es sobre el famoso donativo de la Orden de Malta. He leído mucho sobre el tema y, creo que, tampoco se ha explicado claramente. Por un lado se insinúa que "el condoneti" estaba al tanto de ese donativo y Festing no, es decir, parece que el poder estaba invertido en la Orden. Por otro, la última versión, parece que el origen del dinero estaba poco claro y que Festing quería rechazarlo y "condoneti" y "el que viaja en bus" no.

Si pueden iluminarme se lo agradecería.

Capitan Ryder

Anónimo dijo...

Gracias...

Anónimo dijo...

Anónimo del 10 de mayo de 2017, 8:54: no hay tal polémica. Alguien pidió oraciones por un cura anciano de la diócesis, que sufrió bastante la época de Mons. Casaretto (sucesor de Aguirre, primer obispo de San Isidro) y que ahora está en las últimas. Lo demás son detalles de la trinchera. La diócesis es interesante porque está llena de gente bienuda, también de esa gente de abolengo que coqueteó con la FSSPX hasta las excomuniones de 1988, y porque su seminario está prácticamente vacío. Tienen media docena de muchachos que los mandan o a San Miguel o a Devoto. Y el promedio de edad de los curas debe ser 55-60 años. No hay una sola Misa tridentina diocesana, sólo una en una capilla de barrio privado.

Anónimo del 10 de mayo de 2017, 9:36: ¿para qué lo busca en la guía? Está registrado como Julio Muñiz Vidal allí. Pero no va a encontrar nada de él en ningún lado fuera de esa guía.

Anónimo dijo...

cuando dije la de Roca no hablaba en metáforas, aunque sería fantástico si dicho lugar estuviera firmemente sobre la verdadera roca de la Iglesia. Un poco lo está, más que otros sin duda.

Me refería, en cambio, a la de la calle Roca, en el barrio de Florida.

lucardo dijo...

De RORATE CAELI DE HOY : Cardinal Burke: The dignity of the office does not alter the humility of the man

One does not have to dumb down and create liturgical monstrosities in order to demonstrate humility -- indeed, one must not do so.

Humility and kindness are in one's daily routine, in charity unfeigned (II Cor., 6:6) -- not in corruption of Truth and Beauty.

A buen entendedor , pocas palabras, Burke sigue hablando del pontificando bergogliano , y no le importa que le corten la cabeza, lo ha dicho expresamente, y lo que hace es valioso, mucho más valioso que callar y tener un perfil bajo.

Captain Ryder, en página católica que no está más activa, está toda la historia de Livieres.

Básicamente fue una venganza de Bergoglio Arzobispo por haber aceptado a un seminarista que se le fue de Devoto a ciudad del Este , y que le pidió que no lo recibiera, y Livieres le dijo que NO.
Posteriormente, Livieres se trenzó públicamente con el presidente de la conferencia episcopal paraguaya que era trolo.
Muy bien hecho de nuevo, y Bergoglio le mando una visita del cardenal progresista Santos Abril y Castelló donde le prohibieron ordenar más sacerdotes hasta "resolver" .
Fue llamado a Roma justo antes del Sínodo destructor , y echado a patadas , cuando, en una muestra más de coraje no acepto renunciar.
Bergoglio le mando un interventor , mientras estaba en Roma, a la curia de ciudad del Este donde también vivía su anciana madre
Lo envió con un auto de la policia, porque temía que el pueblo, que lo quería , lo resistiera.
Cuando comenzaba el Sínodo oprobioso, ya echado , y creo que desde Roma, saco una declaración pública diciendo que el Sínodo ponía en peligro la familia.
Ni Lerdo ni perezoso, las autoridades del Opus Dei en Roma sacaron una declaración defenestrandolo.
Luego cuando Bergoglio hizo una visita a Ecuador , Bolívia (donde hizo profesión de Fe marxista), y Paraguay, y le envió un par de Obispos paraguayos al hospital en Buenos Aires donde agonizaba del cancer que se agarro después de tanto sufrimiento.
Esos dos Obispos aparecen en la foto de página católica con falsa sonrisa tomándole las manos unos días antes de entregar su alma a Dios.
Con respecto a la cuestion de la Orden le recomiendo One Peter Five, donde está todo bien explicado, y hay también un relato de Burke de lo qué pasó , y de su extrañeza por la renuncia de Festing, de la que creo debe haberse arrepentido.
Burke , de nuevo , sin pelos en la lengua dijo , sin iras de las que no corresponde , lo que había pasado.
Bergoglio , Brosenlager , su hermanito del Ior, y El cardenal secretario de estado Parolin, el arzobispo sustituto Becciu , quedaron como unos mafiosos, con millones de euros sucios en juego.
Son todos ellos los que tienen la cabeza cortada porque Toda esta porqueria de esta pseudo jerarquía ha quedado al descubierto gracias a dos valientes, Festing y Burke.

Dieron testimonio y los lincharon igual que Cristo.

La voz de Bergoglio en sus últimos videos luce apagada y cansada.

Anónimo dijo...

Gracias amigo - 10 de mayo de 2017, 16:08 -, rezaré por el sacerdote.