martes, 17 de julio de 2018

Gironella y Pedro Sánchez

Creo que somos varios los argentinos que sufrimos vergüenza ajena ante el comportamiento de nuestros gobiernos, de nuestros obispos y de muchos de nuestros conciudadanos. Sin embargo, cuando se asoma la nariz por sobre Los Andes o cuando se otea más allá del Atlántico, nos consolamos un poco porque vemos que lo que sucede en otros lares es también merecedor de vergüenza, entre otros sentimientos.
Nos hemos enterado en estos días que uno de las primerísimas decisiones del nuevo presidente del gobierno español ha sido apurar los trámites para exhumar los restos del general Francisco Franco de su tumba en la basílica del Valle de los Caídos y convertir este monumento en un sitio destinado a la reconciliación de los españoles, como si otro hubiese sido el destino que le dio en su momento el mismo Caudillo. 
No vale la pena detenernos a analizar el hecho, puesto que todos los lectores del blog, y todo el mundo que conserve un mínimo uso de la inteligencia, se dará cuenta que en este acto no hay un sano deseo de reconciliación (y la verdad es que yo no veo a muchos españoles hoy en día dolidos o resquebrajados por la Guerra Civil, luego de ochenta años) sino de revancha y odio. La derrota que sufrió la izquierda en el '39 aún les duele y el resentimiento ha pasado de generación en generación. 
Por mi parte, debo reconocer sin la menor vergüenza que la Guerra Civil Española me ha causado, desde mi adolescencia, una extraña fascinación. Claro que a partir de los diez años comencé a fascinarme con la Segunda Guerra Mundial, y que a los trece leí en menos de una semana en enorme librote que guardaba mi abuelo titulado "La Gran Guerra", extendiendo mi deslumbramiento a la Primera. Algún tiempo después, un buen sacerdote me prestó un monumental álbum con fotografías de la Guerra Civil Española, y fue allí cuando comenzó mi atracción por todo lo relativo a esa contienda, atracción que aún perdura. Quizás haya sido el relato de las hazañas de falangistas y requetés, algunos de ellos poco mayores que yo, que habían tenido la posibilidad de batirse por la fe y acribillar un buen puñado de marxistas o, simplemente el deslumbramiento por las imágenes en épocas en que no era tan fácil acceder a ellas como los es ahora. 
Comento todo esto porque la próxima expoliación a que se verá sometida la historia y la memoria de España me ha llevado a recordar, y recomendar, la lectura de la tetralogía de José Maria Gironella. 
Desconozco cuál es la opinión que tienen sobre este autor y su obra la gente amiga de la Península. Yo puedo dar testimonio de la lectura de los dos primeros volúmenes, Los cipreses creen en Dios y Un millón de muertos (el tercero y cuarto, Ha estallado la paz y Los hombres lloran solos, no los he leído aún). Cada uno de ellos tiene más de ochocientas páginas e infinidad de ediciones, por lo que no creo que resulte difícil conseguirlos todavía. La novela fue leída por millones de españoles en los '50 y '60, quizás como un recurso terapéutico que ayudara a curar tantas heridas, porque la palabra y las narraciones poseen el poder de curar. La estricta censura establecida por Franco quiso, en un primer momento, prohibirla, supongo que porque no la consideró suficientemente franquista pero, afortunadamente, se impuso el sentido común y finalmente esta saga contribuyó más que otras muchas medidas a sostener el gobierno. 
La trama se desarrolla a través de lo vivido por una familia catalana de Gerona, los Alvear, particularmente de Ignacio, uno de los hijos, durante los años previos y preparatorios de la guerra en el primer volumen, y en el segundo, durante el desarrollo del conflicto. Los capítulos van pasando de un lado al otro; de nacionales a rojos, de Oviedo a Madrid, de Burgos a Barcelona, y tratando de ponerse en la piel no solamente del falangista o del monárquico, sino también del comunista, del anarquista o del socialista; de qué modo cada uno de ellos veía y vivía el conflicto que se avecinaba primero, y que se desencadenó después. Aparecen las miserias de un bando y del otro, y las virtudes y los sufrimientos de todos, de un modo, a mi entender, muy equilibrado. 
La novela tiene mucho de autobiográfico. Gironella vivió en Gerona, estuvo en el seminario, fue soldado durante la guerra del lado de los nacionales como esquiador en el Pirineo aragonés, tal y como ocurre con Ignacio, el protagonista. No se trata de un escritor eximio, pero es un buen escritor y alcanza sobradamene su objetivo. Fue un hombre de fe, católico como eran católicos la mitad de los españoles en el década del '30, aunque me da la impresión que luego del Vaticano II viró un poco hacia el progresismo (digo esto último a raíz de una recomendable entrevista que le hizo Joaquín Soler en 1977, en su programa "A fondo").
En fin, una recomendación de lectura que puede servir para contrarrestar, al menos en el alma, con José María Gironella la iniquidad que cometerá Pedro Sánchez.
(Los interesados en leer los libros que no tengan problemas de conciencia demasiado graves, pueden bajarlos gratuitamente de este sitio).

Recomiendo a los interesados en este episodio de la historia, el documental en diez capítulos Gran historia de la Guerra Civil Española que, aunque realizada desde una perspectiva liberal y ligeramente favorable a los rojos, no deja de ser interesante, sobre todo por la gran cantidad de material fílmico y documental. Puede encontrarse fácilmente en Youtube. 

59 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer,
no es mi intención causar dolor a sus lectores de España. Pero hago notar que España está sosteniendo -desde hace años- una tasa de fertilidad de 1,3 (la de reemplazo -para mantener la población- es de 2,1). Una tasa de 1,3 quiere decir -si no hago mal las cuentas- que cada generación será un tercio más pequeña que la precedente. España está embarcada en un proyecto nacional de extinción biológica que, a estas alturas, es completamente irreversible. A la luz de este hecho catastrófico -que no tiene precedentes en toda la historia española- nada que pueda hacer o dejar de hacer Pedro Sánchez tendrá trascendencia alguna.
En algún momento alguien debería investigar cuándo y por qué fue que la Nación Española decidió extinguirse.
Y nosotros, pongamos urgente las barbas a remojar.

Anónimo dijo...

Gracias por la recomendación, don Wanderer.
No conocía al autor ni su trilogía.
Los voy a buscar.

Anónimo dijo...

Se auto extingue igual que toda Europa Occidental.

Benigno

Anónimo dijo...

Ya tengo los 3 libros. Kindle azw3, mobi y pdf. Pregunta: ¿lo puede leer un niño de 11 años? Agradezco el "parental advis..." Gracias.

Anónimo dijo...

No sabe quién no quiere saber.
Hace rato que (youtube mediante) se puede acceder a investigaciones y filmaciones de la catástrofe que fue la segunda República en España y su intento de replicar la extensión de la URSS en Europa, obra de Stalin y sus esbirros.
Del mismo modo existen numerosos estudios serios de los antecedentes, el desarrollo y la conclusión de la Guerra Civil y la gesta que implicó.
Incluso pueden enterarse de cómo el bando republicano fusilaba a los anarquistas del POUM la CNT y a todos aquellos que consideraba traidores o contrarrevolucionarios o trotskistas.
Tal como lo hacía en la propia URSS Stalin en las purgas de 1937 y 1938.
Las muertes en la retaguardia, en las checas y en los "paseos" por parte de los rojos alcanzó la suma de 60.000 personas.
13 obispos y unos 7.000 religiosos, monjas, curas y frailes lo integran.
Y no hablemos del robo del oro de España entregado a los soviéticos por el gobierno de Largo Caballero.
Hasta la historia de la checas y los campos de concentración rojos, precursores y anteriores a los establecidos luego por parte del bando contrario.
No le pueden perdonar a Franco el haber sufrido la única derrota del marxismo en el campo militar durante el siglo XX.
Y hoy España es lo que es, y no una republiqueta como Venezuela o como lo fueron los países de detrás de la abatida Cortina de Hierro, gracias al Alzamiento que se produjo hace 82 años.
Ésa es la verdad. Le guste a quien le guste y le moleste a quien le moleste.
"La Verdad es como el arado, lastima pero fecunda".
Y lo propio puede decirse de la historia argentina de los años 1959/1989. Donde el terrorismo fomentado por y en el extranjero intentó imponer por la fuerza un estado cubano en Argentina.
Y hoy, igual que en España, una banda de aprovechados y aprovechadores, valiéndose de los medios de desinformación y de la multitud de ignorantes y de estúpidos, sea con Podemos o el Kirchnerismo o el relato políticamente correcto -lo mismo da-, intentan ganar en la paz lo que perdieron en el campo de batalla.
Ello sin dejar de mencionar y también de reconocer los delitos y los excesos que hubo o pudieron haber habido. Ni las miserias que acompañan a la labor de cualquier accionar de hombres con todas sus falencias y traiciones al ideal más puro.
Pero lo madre del borrego, la causa de tanto desastre, fue siempre la misma: el marxismo en todas sus variantes y las injusticias de un mundo explotador.
Sea con el Partido Comunista, el Gramscismo o la Escuela de Frankfurt. O con el Nuevo Orden mundial.
Honor a todos los muertos y ¡¡¡arriba España, la Argentina y la Cristiandad!!!

Felix N dijo...

España,desde donde escribo, esta bajo una dictadura atroz, ya no invisible,pues se toma el poder con descaro pactando todo tipo de partidos de extrema izquierda e independentistas.
En apenas un mes en el gobierno ya han anunciado una ley de Eutanasia, seguir profundizando en el feminismo la ideología de género más radicales, a las que dedican miles de millokes, en seguir prohibiendo el español en media España, pactar con los independentistas cediendo en todo lo que les pidan, eliminar la asignatura de religión catolixa de los colegios mientras se introduce el Islam,etc

Un programa absolutamente masonixo y anticristiano que tiene como punto más simbólico el sacar a Franco del Valle de los caídos. Pero la cosa no queda ahí, los socios más radicales de la coalición de gobierno ya piden la demolición de la Cruz, que es lo que realmente les molesta del monumento.

La Cruz más grande de la Cristiandad, que se ve a kilómetros, enraizada en la sierra de granito de la que procede.

Ese es el objetivo final y ya van calentado los mass media para que la gente se vaya haciendo a la idea.

España está bajo la dictadura del gobierno mundial desde hace lustros, la degeneración alcanzada por la otrora reserva espiritual de occidente es inimaginable.

La puntilla son las fronteras abiertas a millones de musulmanes para sustituir étnica,racial y culturalmente a un pueblo embrutecido y envejecido.

Esto ya no tiene soliciso humana. No hay reaccion alguna ni se atisba.

Dios salve a una tierra que durante tantos siglos sirvió tan bien a la Cristiandad.

Anónimo dijo...

No se equivoque. El revanchismo decla izquierda estaba muerto y Franco casi olvidado. Fue el nefasto Rodriguez Zapatero el que resucitó todo esto con la idea de perpetuarse en el poder deslegitimando a la derecha como heredera del franquismo y legitimando a la izquierda como la única democrática, lo cual en ambos casos es mentira, puesto que muchos izquierdistas son hijos o nietos de franquistas y la izquierda durante la república apostaba por la revolución y no por la democracia. Eso poor no hablar del actual partido denominado Podemos ciyo referente " democrático" es el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

Dark Henry dijo...

Anónimo: "España está embarcada en un proyecto nacional de extinción biológica que, a estas alturas, es completamente irreversible"
Es ominoso y muy peligroso, especialmente dada la presión demográfica del islam et al, pero no es irreversible.

Falstaff dijo...

La paradoja de la decisión de Sánchez es que Franco no quería ser enterrado en el Valle de los Caídos, sino en El Pardo.

De todas formas, el franquismo fue más nacionalista (en el sentido que damos los españoles al término) que católico. De ahí que la movilización de la parte sana que queda del pueblo español se haya dado más por mantener la unidad de la Patria que por cuestiones de Ley Natural. Contra el aborto o el homonomio pueden salir un millón de personas a la calle, pero sólo un día. Contra los separatistas las acciones se mantienen todo el año.

Como católico español agradezco infinitamente a Franco la Victoria en esa guerra tan peculiar que fue una Cruzada en pleno siglo XX. Pero como carlista, no comulgo con la España que nos legó. De esos polvos vienen estos lodos.

Antonio Caponnetto dijo...

Estimado Don Wanderer:
Algunas apostillas, si me permite. La primera es para agradecerle esta nota. Que haya salido, además, en vísperas del 18 de Julio, nuevo aniversario del Alzamiento, le agrega un sabor de homenaje y de tributo a aquella gesta, hoy tan olvidada y tergiversada.
La segunda es para subrayar la conveniencia de leer "Ha estallado la paz" y aún "Los hombres lloran solos"(1986), con los cuales -hasta donde yo sé- se completaría definitivamente esta saga. O sea, son cuatro volúmenes, en rigor. Con sus más y sus menos, está claro.Gironella no escribe con la camisa azul colocada o la boina roja al viento, pero sí con la bandera de España tras sus hombros,como pendón amado. No es poca cosa.
La tercera apostilla es una información que puede ser útil. En el nº 101 de Gladius, que acaba de salir,Enrique Díaz Araujo aporta una "Bibliografía sobre la persecución religiosa en la Guerra Civil Española", que es realmente completísima y exhaustiva, y que comprende incluso a la misma guerra, y no sólo a la persecución religiosa.
Por último, y ya que de novelas hablamos,acabo de leer con deleite "Jazmín del país" de Javier Anzoátegui. A mi juicio una obra edificante y conmovedora, que le hubiera gustado leer a Castellani, tras Su Majestad Dulcinea. Como no soy hombre de letras, no me creo habilitado para reseñarla. Pero sugiero que no pase inadvertida. Tal vez pudiera reseñarla usted mismo. O El Anónimo Normando, o Aduardo Edullegri, a mi juicio, el mejor poeta argentino viviente.
Un abrazo
Antonio Caponnetto

Anónimo dijo...

He escuchado que Franco gobierna desde El Escorial. Franco vive en la política española como antifranquismo. Vive en numerosos monumentos. En Barcelona han decapitado una estatua suya, seguro con la intención de matarlo, pues aún vive. Parece que exhumarlo va en la dirección política mencionada. Al menos, es lo que se ha escuchado.

Muy buena la entrevista del video. Menciona a David Bronstein un gran maestro de ajedrez, un brujo del tablero. Si alguien alguna vez se interesa por ese juego inútil, el camino de aprenderlo a través de la admiración y la creatividad y la buena literatura, entonces debe leer su obra.

slds

Chestertoniano español dijo...

Había oído hablar de los libros a mi abuelo, pero no me interesé entonces. Les daré una oportunidad ahora (entonces estaba habituado a leer sobre esa época en libros izquierdistas). Eso si, he visto que no es trilogía sino tetralogia, esta también el libro "Los hombres lloran solos".
Al anónimo de las 22.20, no causa ningún dolor porque somos conscientes (al menos los españoles que venimos por aquí) de nuestra triste situación. La mayoría de la población asume que esto se soluciona trayendo gente de fuera (especialmente de África). Unos quieren que sea con orden y otros con desorden pero al final es lo mismo. Se asume que la caída de la fertilidad es una especie de hechizo que ha caído sobre la población y que es insuperable; o, en algunos sectores progresistas, se toma como un progreso mas, irrenunciable. Pero aunque en España es especialmente deplorable, esto se ve en toda Europa y buena parte de Asia.

Jack Tollers dijo...

Por mi parte, recomiendo la lectura de Agustín de Foxá y su inmejorable novela, "Madrid, de corte a cheka".

Jack Tollers dijo...

Perdón, es "Madrid, de corte a checa".

Anónimo dijo...

Coincido plenamente con su reflexión y también con su recomendación de la obra de Gironella. La devoré en mi juventud, merced al préstamo de un amigo mayor, y resultó para mí una lectura de ésas que dejan marca indeleble (luego conseguí comprar los dos primeros tomos, pero curiosamente nunca encontré el tercero, "Ha estallado la paz").

La decisión de este animal de Sánchez lo único que logra (y procura) es agravar los males de España, intentando borrar su memoria, A lo cual debemos incluir lo que tan dolorosamente señala el primer comentarista. Y a eso sumado, lo que ocurre en la Argentina y en todas las naciones hispanoamericanas. En fin, no hace falta ser demasiado ilustrado para comprender que hay una firme decisión de eliminar todo lo que haya de católico y patriótico y hogareño en el mundo, y llevar esa decisión hasta sus últimas consecuencias.

Pero no son decisiones espontáneas, no son un producto de la "época": forman parte de un plan de exterminio espiritual, o si prefieren, de reemplazo religioso. Ya lo sabíamos, lo habíamos aprendido de nuestros mayores, que advirtieron las primeras fases y nunca dejaron de prestar atención a las profecías, pero ahora lo estamos viendo ejecutarse a toda velocidad.

Alex

Anónimo dijo...

Van muy rápido los comentaristas. Excelentes recomendaciones las de Jack y Antonio. Foxá es ineludible, y la reciente novela de Javier Anzoátegui también. Está aposentada en la realidad actual y es singularmente acuciante e inspiradora. Es más que una "utopía" o una "distopía": es un llamado a resistir, a trabajar, a no bajar los brazos, aunque sepamos lo que se nos viene encima (ya le llegará a Wanderer, si se le despertó el interés, un ejemplar para que la reseñe). Bienvenida también la mención de ese cuarto tomo de Gironella, que no recordaba, no leí, y un poco dudo de encontrar.

Alex

Anónimo dijo...

GASTÓN: Nada se va a entender de la situación española -demográfica y demás- sin la crisis de la Iglesia y la mediocridad de la jerarquía católica. Supongo que -con matices- será algo muy general en paises otrora católicos.

Denisovic dijo...

D. Wanderer, decirle y confirmarle que desde julio del 2016, tenía información personal de que el actual presidente de gobierno, Pedro Sánchez, había estado reunido con el Club Bilderberg; él lo niega, pero hay evidencias de esto.

Pues bien, en dicho "encuentro" y aconsejado por Soros, se le dijo que él tenía que gobernar España. No hace falta ser profeta para saber cuales fueron los "consejos" que le dieron sobre cómo y, de qué forma tenía que gobernar España. Una prueba de que esta información no es falsa, consiste en que, como todos sabemos, hace unos meses, Pedro Sánchez era un don nadie políticamente hablando y, de repente, en menos de 24 horas, accede al máximo poder del Estado por "arte" de magia, por decirlo de alguna forma.

Esto confirma que todo estaba pactado de antemano.

Anónimo dijo...

Falstaff, Franco lideró esa Cruzada, como bien la llama ud., que combatió contra los enemigos de la fe de España. Luego, fue el defensor de esa fe en un momento capital de la historia de España y del mundo. Despues de ese ciclo agonal vinieron los 40 años de su gobierno, o sea su política arquitectónica, y sobre eso podemos despachurrarnos analizando errores y aciertos. Pero fue lo que hubo, y él resultó el caudillo vencedor, irreemplazable en momento y, ciertamente, más y más obstinado a medida que pasaron las décadas, al punto de traer esa fallida dinastía a regir a España bajo cuerda. Pero no sé si hay que cerrarse tanto al decidir cuáles son las causas de este barrial, desde que todo fue polvareda en la modernidad, todo. Haga historia ficción y piense: ¿un carlista hubiera asegurado el porvenir católico de España, en un mundo que convirtió a la democracia en religión? Póngale que sí, ¿y su sucesor?, ¿y el sucesor del sucesor? Con sumo respeto se lo digo: la política no es matemática, y las profecías no funcionan hacia atrás, y sólo la Virgen es inmaculada.

Alex

Anónimo dijo...

La guerra civil española no fue la única ni la primera derrota militar del marxismo en el siglo XX. La primera fue la batalla de Varsovia de agosto de 1920, de la cual los derrotados tomaron venganza 20 años después en la masacre de Katyn.

Wanderer dijo...

Agradezco a Tollers la recomendación del libro de Foxá, y al Prof. Caponnetto la sugerencia de lectura de los dos restantes tomos de Gironella que completan la saga.
Los cuatro libros de Gironella y el de Foxá pueden bajarse gratuita, e ilegalmente, de http://ebiblioteca.org
Acepto el ofrecimiento de Alex y quedo a la espera del Jazmín.

Anónimo dijo...

Y a los restos de José Antonio no los tocarían?

Igual el prior del Valle de los Caídos se opone (a pesar del cardenal madrileño) y parece que con su oposición, salvo que el superior de los benedictinos de Solesmes o el papa le den la orden contraria, Franco se queda ahí.

Adolfo Jesús Astinza dijo...

Hay que acordarse lo que decía el Padre Julio Meinvielle, en “LOS TRES PUEBLOS BIBLICOS EN SU LUCHA POR LA DOMINACIÓN DEL MUNDO”, Ediciones DICTIO 1974. Pag. 192.
“Mejores esperanzas prometía la Cruzada anticomunista de la España del 36, donde requetés y falangistas, oponiéndose con la bravura de leones al avance judeo-comunista, detuvieron por entonces este peligro en la Europa occidental. Pero allí, el pueblo judío aprendió tan solo una lección: la raza hispana es imbatible de frente, pero solo de frente. Puede ser traicionada si se acierta en proporcionarle un tratamiento debidamente dosificado de “cristianismo y mundo moderno”, con el que, bajo apariencia de apostolado, se le inoculen los virus de la anti-religión y de la anti-patria. Tal iba a ser la misión en la España franquista del “Opus Dei”.
La heroica España del 36 ha sido totalmente emputecida y envilecida y, hoy en la década del 70, ha quedado totalmente ganada para el mundo judío.”

Anónimo dijo...

otra derrota militar que tuvo el marxismo fue en la Argentina, digo,,nomas...por si alguien no lo recuerda..saludos desde el oeste de la llanura bonaerense Pablo

Anónimo dijo...

Lo que queráis, pero si en la tarde del 18 y durante todo el 19 y 20 de julio del 36 no se llenaba Pamplona de requetés que apenas armados partían hacia diversos destinos, el Alzamiento hubiese fracasado. Eso es un hecho, lo demás son cuentos.

Falstaff dijo...

Alex-Anónimo 18 julio de las 11:40


No achaco a Franco y el franquismo todos sus errores, más bien a una tendencia que en España venía de lejos y estaba contaminada de conservadurismo, jansenismo y, en definitiva, de puritanismo. La España que heroicamente venció en el 39 no era la España de, por ejemplo, el siglo XVI.


¿Qué si el carlismo podría haber aportado una solución mejor? En esencia sí, pero también reconozco que en plena guerra fría sólo Franco podía mantenerse en el poder. Y legarnos una dinastía impresentable y una clase política traidora. A lo mejor no había otra, no lo sé.

Es una cuestión que no puedo resolver, pero sí sé que, como decía un carlista al que le debo mucho espiritualmente, vivimos los restos del franquismo sociológico.

Y ese fue el problema de España, que fue dejando de serlo subordinando lo espiritual a lo lo nacional. Cuando, precisamente, España siempre se caracterizó por existir, sufrir y vivir antes por Dios que por ella misma.

Esa España hoy ni se asoma. Probablemente también porque la Iglesia lo impida. Pero ésa era la verdadera España.

Yo al franquismo lo considero una especie de mal menor. Una resistencia ante el comunismo y la anti España (siempre latente) que llegó a hacerse con el poder y a exterminar a españoles porque sí.

Falstaff dijo...

En cuanto al libro de Foxá que citan varios, y que me encantó cuando lo leí, refleja una burguesía de buenas intenciones y de sana Fe que los marxistas torturaron y mataron sin piedad. Pero entre las varias Españas había otras que representaban y combatieron más por la vieja Patria Hispana. Eran garrulos, campesinos que agarraban el fusil porque estaban hartos de que les destrozaran su sociedad y su patria.


"De Madrid a checa" refleja una parte de España masacrada por los rojos. De hecho, con la que me identifico más familiarmente porque un abuelo mío estuvo a punto de ser fusilado por los republicanos por el grave "delito" de leer el ABC.

Pero la España más auténtica y atávica, en el buen sentido, no es la de Foxá. Por mucho que lo admire. Eran los campesinos que dejaban el caserío o la adusta de Castilla para liarse a tiros porque les estaban tocando los cojones matando curas, monjas y España en general.

Anónimo normando dijo...

José Antonio, de guardia sobre los luceros, ora pro nobis.

Anónimo dijo...

18 de julio de 2018, 17:56

Los carlistas son muy simpáticos. Nadie niega su rectitud y su coraje. De ahí a su gravitación y visión política...
Franco dejó a Juan Carlos. Un desastre.
Don Javier adhirió al Vaticano II y dejó a Carlos Hugo, de quien -dicen- después renegó.
Y ahí empiezan una serie de laberintos que terminan en un simpático puñado de boinas rojas de salón.
Es claro que el alzamiento sin los carlistas no hubiera existido. También es claro que con solamente los carlista, menos.

Anónimo dijo...

Wanderer: acá tiene la opinión de un español del palo -falangista para mayor precisión- sobre Gironella. en un magnifico blog que lamentablemente dejó de actualizar el año pasado:

http://laplumaviperina.blogspot.com/2016/03/los-cipreses-creen-en-dios.html

Tábano Resurgido

Anónimo dijo...

Algún lector mencionó tener los libros de Gironella en formato mobi...
¿Conoce el link para bajarlos? Gracias.

- malleus

Anónimo dijo...

Anón. 19 de julio de 2018, 7:54,

No estoy diciendo que no hubiera existido Alzamiento nacional (cosa que posiblemente no y de ahí la preocupación de Mola por incorporarlos*), pero digo otra cosa. De no haber sido por los requetés que se hicieron con el Norte (y ahí están las fotografías -como ésta- de los requetés de los pueblos esperando formados durante largas horas -y hasta tres días en varios casos- armas en la Plaza del Castillo de Pamplona), Franco no hubiese podido cruzar de Marruecos y los demás focos sublevados hubiesen eventualmente sido aplastados (y sino me cree, vea este mapa) que esquematiza los primeros días del Alzamiento.

*Y fue gracias a ellos, con sus "exigencias", los que le dieron al Alzamiento el carácter de Cruzada que finalmente tuvo. Y sino, lea la proclama de Franco del 18/7 con su aire masoneta aquí.

Sir Edward Hopkins dijo...

El Carlismo hoy puede ser dos cosas, ambas fuera de la praxis política:

1.- las boinas rojas de salón (el romanticismo contra el que advirtió Calderón Bouchet en su libro -precisamente- sobre Vázquez de Mella).

2.- una adhesión intelectual a la más perfecta de las posibilidades políticas que dio el Hispanismo (esto no es peligroso si no sale del estudio y la cátedra y si se sabe que ya no volverá).

Y además, si de romanticismo sin posibilidades de realización se trata, me quedo con José Antonio, el poeta bien nacido, que me hace latir mucho más fuerte el cuore que todos los Sixtos juntos.

Anónimo dijo...

Curiosamente algunos Requetes -los encuadrados en la 1ra División Navarra- terminaron la guerra combatiendo bajo las órdenes de un general musulmán, Mohammed ben Mizzian.

Anónimo dijo...

¿ustedes leen libros en sus móviles? ¡se van a quedar sin vista!!

Eck dijo...

Siempre me ha llamado la atención el autoflagelo argentino cuando España está aún peor: politicamente poco podéis envidiar y si tener enseñanzas que evitar (los tribalismos de aquí os dan el futuro si no cortais con el mapuchismo en la Patagonia), de corrupción poco tampoco (nuestra vicepresidente "dixit", que no pixit: El dinero público no es de nadie), obispos eunocoides y qué decir del terreno intelectual en el campo católico estamos años-luz de calidad y cantidad. En esto España es un yermo. De nuestros martires, santos y doctores puedo decir que no podemos vivir de la gloria del pasado si apenas les hacemos ninguno caso.
De Franco el odio de la Zurda española actual no es por haber vencido la guerra sino por pura envidia. El gran mysterium tremendum de la izquierda española es que Franco realizó TODO lo que había prometido realmente al país, no lo teorico que aquí siempre tuvo poca importancia (mi familia fue "roja" durante generaciones, sé de lo que hablo): creación de un estado digno de tal nombre, estado de derecho, eliminación de la pobreza, industrialización, alfabetización, seguridad social, derechos laborales, creación de las clases medias, entrada de obreros en las universidades, universidades laborales, casas baratas, paz social (de 8000 presos hemos pasado a 80000), etc. Y para más Inri desde presupuestos catolicos.
Respecto al debate carlista, he de decir que Franco hizo lo que tuvo que hacer cuando le tocó a él con sus muchos errores y que lo que pasó después tienen la responsabilidad los que vinieron después. Recuerdo que el Alzamiento lo hicieron toda las derechas desde las republicanas hasta las carlista pasando por liberales, conservadores, integristas, autoritarios alfonsinos, falangistas, fascistas, primorriveristas y regeneracionistas y que tenía que hacer equilibrios políticos de los que, hay que reconocer, los carlistas fueron los más sufridos y maltratados. Echar una sombra de culpa de la apostasía actual a un Franco que entregó tal cantidad de poder e influencia a la Iglesia que NUNCA se conoció en España es irónico y aquí esta uno de los temas menos estudiados del período.
Esta por hacer una verdadera y rigurosa historia de la iglesia española contemporanea y que explicaría como un pueblo que se lanzó en masa a defender a la Iglesia y al Rey en 1808 pasó a protagonizar una persecución como no se ha conocido desde Diocleciano y a un paganismo como no se ve igual en Occidente desde Juliano. Wanderer dio algunas claves en una polemica acerca de unas opiniones sobre nuestra patria al hablar de Castellani y que muchos de mis compatriotas no entendieron cuando hubiesen tenido que ser más duras aún para ser justas. Es más, creo que una de las claves para entender el más grabe problema de la Iglesia Universal está oculta en el extraño caso español. Perdón por la largura.

Anónimo dijo...

"El concepto de tradición, aunque análogo, reclama en su acepción más precisa, el deber de conservar el traditum, y este deber sólo puede imponerse si se reconoce, a quien transmite el traditum, una autoridad indiscutible. La tradición se funda en la autoridad de Dios o no existe.
Se puede, empero, admitir también como tradicionales ciertos principios de orden social: usos, costumbres, instituciones, que hacen a la continuidad histórica de un pueblo. Pero esta variante requiere un par de recaudos que conviene examinar: a) que tales principos tengan vigencia histórica real, es decir que estén vivos en el pueblo, y que dicha vigencia se exprese en una actual ordenación de la vida privada y pública de una gran parte de la nación. De otro modo la evocación de la tradición no pasa de ser un juego retórico o más o menos romántico; b) que se pruebe con razones históricas y filosóficas, que el abandono de tal tradición treaería la desaparición de tal pueblo como realisad socio-política".

(Tradición, revolución y restauración en el pensamiento de Don Juan Vázquez de Mella. Rubén Calderón Bouchet).

Anónimo dijo...

Dígale a la Sra. Baleztena (aquí), frente a una plaza llena de separatas vascos, que el carlismo no está vivo. ¡Por favor!

También en 1936 decían que el carlismo estaba muerto. Los mismos.

Anónimo dijo...

La señora, ciertamente dignísima y admirable, no expresa "una vigencia pública y privada de una gran parte de la nación".
Y si la acompañasen 100 o 1000 personas, tampoco.

Anónimo dijo...

El Alzamiento pudo triunfar porque -tras el 18 de Julio- la República no tuvo mejor idea que disolver el Ejército. Y así a los Tercios y a los Tabores de Regulares opuso milicianos y sindicalistas. Para cuando pudieron organizar algo coherente, tenían a Franco a las puertas de Madrid.

Anónimo dijo...

Eck,
creo recordar que el Padre Castellani da pistas del por qué del odio de los republicanos a la Iglesia en su libro 'El ruiseñor fusilado'.

Anónimo dijo...

¿Y cómo sería entonces para ser "una gran parte de la sociedad"? Porque si vamos a la historia, antes del 36 el carlismo venía recibiendo cada vez menos votos. También parecía "muerto".

Anónimo dijo...

Soy Argentino y hace años que no deja de sorprenderme la bajeza del PSOE.
Los peores argentinos (como Caparrós) son los que parecen salidos del PSOE.

Anónimo dijo...

Franco se mantuvo en el poder porque, resistiendo la presion de falangistas y de una parte de su propia psiquis, no entró en la guerra. Y el hecho a partir del cual Franco pudo entender la necedad de que España entrase en la guerra fue la paliza épica que los griegos dieron a los italianos luego de su "No" al ultimatum del 28 de octubre de 1940. El heroismo griego fue causa instrumental segunda de la supervivencia del franquismo.

Falstaff dijo...

Me di cuenta de las adhesiones que aún puede despertar el carlismo cuando milité en él activamente, hace ya unos años. En las manifestaciones de turno, cuando salíamos con las banderas de la Cruz de Borgoña y la boina roja, era impresionante el afecto y apoyo de la gente.

El problema, como se ha dicho, es que por voluntad de muchos de sus dirigentes el carlismo ha quedado como un movimiento de salón y no como uno político, que es su esencia.

Falstaff dijo...

Cuando digo que comprobé las adhesiones que aún despierta el carlismo al militar hace unos años, no me refiero a demasiados, ni a los últimos del franquismo, sino a hace 12 o catorce, cuando Zapatero terminó de rematar la obra de la masonería contra España.

Anónimo dijo...

Los españoles ven su catástrofe demográfica, y con bastante claridad:
Alejandro Macarrón

Anónimo dijo...

Sí, el Carlismo venía en descenso, pero para el '36 eran una minoría significativa, que necesitó de otro bando (el Nacional) y juntos fueron algo viable políticamente (para la guerra).
Hoy entre carlistas y franquistas no llegan a más de un par de puñados.
Estuvo hace poco en España?
Recuerda a cuánta gente lograba juntar el gran Blas Piñar a su alrededor?
Y era el gran Blas Piñar y no los académicos de hoy...

Walter E. Kurtz dijo...

Anónimo del 19 de julio de 2018, 21:17,

Muy interesante lo que comenta de los griegos. ¿Es una deducción suya o existe algún testimonio de que Franco lo haya pensado?

Hasta ahora siempre creí en la excusa que había dado a Hitler (el calamitoso estado en que había quedado España después una terrible guerra civil) y pensé, además, que como Hitler siempre tuvo temor de quedar atrapado en el hado de Napoleón no deseaba abrir otro frente agregando varios miles de kilómetros de costa que vigilar, no habría querido presionar demasiado a Franco.

Pero lo que Ud. dice no me parece para nada inverosímil, de hecho recuerdo en las memorias de un alto oficial alemán cuyo nombre ahora se me escapa, acusar a los italianos de haber perdido la guerra justamente por el fracaso de su aventura griega, obligando a Hitler a invertir valioso tiempo (y, sobre todo, material y hombres) que hubiese sido fundamental en la invasión de la URSS.


caballo loco dijo...

Tal vez no en todos sea romanticismo, sino una confusión entre política y testimonio.
No es una crítica al Carlismo, que para el caso hoy el Nacionalismo Católico argentino no es, tampoco, más que testimonial.

Ojo, no veo mal dar testimonio y por el contrario, veo mal inmiscuirse entre los malandras de turno y los callejones sin salida a los que se vieron tentados algunos católicos de buena voluntad, que no pueden hoy saber exactamente si desde sus puestos públicos es mayor el bien que hicieron al mal que aún sin quererlo directamente colaboraron en realizar.
Por ejemplo:
Si el massismo me lleva a un puesto público donde objetivamente colaboré para el equipamiento de escuelas públicas, pero por colaborar con Massa algo ayudé a que determinadas personas hoy sean diputados que votaron por la oblación de órganos o el aborto, actué con recta intención, pero también caí en la trampa, obviamente.

Por eso, nada tengo contra lo testimonial siempre que sea lúcido, siempre que sea eso: testimonial.

Anónimo dijo...

Mas faciles de de bajar aquí https://www.lectulandia.com/autor/jose-maria-gironella/

Anónimo dijo...

El retraso que provocó la indispensable ayuda alemana a los italianos en Grecia he leido que no supuso más de 11 dias. Pero suficiente para acercar más el terrible invierno ruso al ejército alemán. Y, por lo demás, lo que sé al respecto del argumento empleado por Franco en la entrevista refiere como único argumento el del estado desastroso de España.

Anónimo dijo...

Soy el de ayer a las 21:17.

Coronel y anónimo de las 13:25, los datos del estado desastroso de España en 1941 y de la performance desastrosa de los italianos dondequiera que peleaban, en Libia contra los ingleses y en Grecia, se reforzaban mutuamente para sustentar la conclusión de que una entrada de España en la guerra era una necedad extrema.

"Si a los fascistas italianos, que se prepararon durante 18 años de paz, los muelen a palos en todos lados, ¿qué nos pasaría a nosotros en el estado en que estamos?"

En cuanto a que la alianza con Italia fue un salvavidas de plomo para Hitler, creo que es más que evidnete. Si los recursos humanos y materiales que Alemania destinó a la guerra en Africa y a la ocupación de los Balcanes se hubieran aplicado a la campaña de Rusia, es muy probable que ésta hubiese sido exitosa.

Walter E. Kurtz dijo...

Es que esos once días (si es que fueron 11, cosa que no me acuerdo bien) hubiesen bastado para conquistar Leningrado y Moscú. No fue sólo el terrible invierno ruso (que ese primer año fue récord), sino también el otoño con sus aludes y ríos de barro, para lo que la Werhmacht no estaba preparada tampoco. Guderian relata la impotencia que tenían las divisiones Panzer ante el "enemigo naturaleza".

Walter E. Kurtz dijo...

Gracias por responder. Me imaginé que quizá había sido ésa una razón de Franco.

En cuanto a Mussolini, justo es decir que él no quería entrar en la guerra y pidió a Hitler más tiempo. Pero éste no le llevó el apunte.

Si fue un salvavidas de plomo durante la guerra, no hay dudas de que le fue muy funcional antes cuando aprovisionó y financió a las SA, cuando abandonó a Austria a su suerte, cuando apoyó en la conferencia de Múnich, etc. Si para Hitler la lealtad era la única virtud encomiable, no hay reservas de que la aplicó a Mussolini.

Anónimo dijo...

Kurtz,
según RHS Stolfi en 'Hitler Panzers East' los alemanes perdieron en Rusia por culpa exclusiva de Hitler. Siempre según Stolfi, en Septiembre los alemanes tenían despejado el camino hacia Moscú. Cayendo Moscú -que era el nodo ferroviario de la Rusia europea- las comunicaciones y el comando soviético quedarían tan alterados que no había forma logística de que montaran una contraofensiva. Leningrado caía sola por imposibilidad de abastecerla, y los ejércitos rusos de Ucrania serían embolsados y destruidos. Pero Hitler dudó, tuvo miedo de exponer los flancos, y ordenó atacar Ucrania. Y perdió la guerra.

Walter E. Kurtz dijo...

No conozco ese libro pero casi con seguridad se refiere a la campaña de verano del '42. Aunque según tengo entendido la decisión de avanzar sobre Ucrania en vez de Leningrado y Moscú fue por la necesidad de capturar los pozos petroleros del Cáucaso más las tierras fértiles de las llanuras ucranianas y llegar a las minas de los Urales.

Anónimo dijo...

No Kurtz,
se refiere a la campaña de 1941 (no al ataque al Cáucaso en 1942). Y se refiere a cómo Hitler perdió la guerra al demorar el eje central del ataque contra Moscú desviándolo sobre Ucrania, porque tenía temor de que la concentración de tropas rusas en Ucrania afectara el flanco del ataque contra Moscú. Y se equivocó.
Lo que usted dice se refiere a 1942. Según Stolfi, para ese entonces Hitler ya había estropeado su única posibilidad de ganar esa guerra

Anónimo dijo...

España en la memoria de Alfonso Arteseros...documentales españoles sobre la guerra civil....muy interesante...se encuentran en la red.