miércoles, 7 de noviembre de 2018

San Ernesto, los franciscanos y Francisco



"Hubo un tiempo en que los musulmanes eran dueños de España, África y el Cercano Oriente. La Cristiandad, a veces defendiéndose, a veces atacando, peleaba por su vida. Hubo también un tiempo cuando muchos de los primeros discípulos del Poverello se esmeraban en imitar a su seráfico padre. La misma Santa Clara pidió ir a África. Los cruzados habían soñado con vencer derramando la sangre de sus enemigos; San Francisco, en cambio, pensó en ganarlos para el Evangelio yendo a hablarles de Cristo y derramando su propia sangre.
Fray Daniel era parte de los discípulos de la segunda generación de franciscanos. En 1227, acompañado por Nicolás, Donolo, León, Agnello, Samuel y Hugolino, zarparon de España y arribaron a las costas de Ceuta. Habían sido animados por su padre espiritual a predicar el evangelio a los musulmanes de aquella zona, buscando los insultos, no resistiéndose a quienes querían maltratarlos y lavando los pies de todos. A los mercaderes cristianos que viajaban por Africa, les predicaban en los términos más simples. En presencia de los moros, en cambio, pronto comenzaron a vituperar a Mahoma, afirmando que se estaba quemando en el abismo del infierno y que sus seguidores ciertamente lo seguirían. 
Su apostolado duró pocos días. Apresados y desafiados a someterse a la ley del Corán, rivalizaron entre ellos para proclamar su fidelidad al Evangelio. Luego, fueron llevados encadenados a la plaza pública y allí decapitados entre los gritos y insultos de la plebe".
(Omer Englebert, The Life of the Saints, Thames and Hudson, London, 1951, p. 385)

Sobre la muerte de San Ernesto, abad de Zweitfalten, cuya fiesta se celebró ayer, 7 de noviembre. En 1147 se unió a la Segunda Cruzada, marchando a la cabeza del grupo alemán comandado por el emperador Conrado III. Antes de llegar a Jerusalén, fue tomado prisionero por Ambronius, rey de Persia, y conducido con otros cuatrocientos cruzados a Mecca. Allí, se le propuso abrazar el Islam, a lo que se negó, por lo que fue llevado al martirio. Narra Marsilio, sacerdote armenio, un testigo presencial de los hechos: "Los verdugos finalmente hicieron incisiones en el cráneo de Ernesto y le arrancaron lo piel de toda su cabeza; luego, abrieron su vientre y sacaron los intestinos; finalmente, lo ataron a una estaca que clavaron cabeza abajo en el piso, y lo hicieron girar en torno a ellos hasta que cayó muerto a sus pies".



Ciudad del Vaticano - El Gran Imán de Al Azhar se ha encontrado con el Papa Francisco por cuarta vez. De regreso de Bolonia donde ha participado de un evento inter-religioso organizado por San Egidio, el Imán se ha detenido en Roma y, antes de tomar el avión para regresar a el Cairo, fue a saludar al pontífice. El coloquio tuvo lugar en Santa Marte y ha concluyó con un abrazo fraterno. Las relaciones del Vaticano con la más alta autoridad sunita son más que buenas.
(Il Messaggero, 16 de octubre de 2018).

¿Cómo se sentirán San Daniel y sus compañeros, y San Ernesto cuando ven este abrazo fraterno?
Yo me siento traicionado.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

GASTÓN: ¿Y qué dice el imán en cuestión de Asia Bibí y su familia?

Anónimo dijo...

Creo que probablemente tan decepcionados como a propósito de la alianza del Papa Clemente VII con los turcos otomanos.

Anónimo dijo...

Fran Cisco Kid, tiene ideas diferentes a las de San Francisco de Asís. Éste quería llevar el Evangelio a los seguidores de Mahoma. El otro quiere dejarlos donde están.
Nunca segundas partes fueron buenas. Y menos las copias truchas.
Aza Fran Konkhanela.

Wanderer dijo...

Anónimo 6:59: Tiene razón. Y no sólo Clemente VII. Juan Pablo II besó el Corán y Pablo VI se lució con el efod judío. Lo de Bergoglio es más grosero: se besuquea con el imán, pero es lo mismo.

Anónimo dijo...

La foto del subte, con la mano dentro del saco, tocando supuestamente "el librito" me pone mas los pelos de punta que esta.

Raymond Percy dijo...

Por el contrario, no siento ninguna traición.
La traición debe ser decepcionante por su contenido, a la vez de sorpresiva. Mas aquí no hay sorpresa, siendo que no es esperable otra actitud de los papas últimos.

Echenique dijo...

Esos abrazos son pura escenificación, son más falsos que Judas. Bergoglio prodiga abrazos simulados con todos menos con los católicos y todos ellos son en clave anticatólica. El pensamiento único, el islam religión de paz y la misericorditis sodomita se han aliado contra los católicos, por su pecado de rigidez, el único detestable para los bergoglianos.

Adolfo Jesús Astinza dijo...

También Joseph Ratzinger, dejó el papelito en el muro de los lamentos.
https://www.aciprensa.com/noticias/publican-oracion-que-el-papa-benedicto-dejo-en-el-muro-de-los-lamentos

Capitán Dalroy dijo...

Mr. Wanderer: ¡esta pantomima es insufrible! ¡Los católicos fieles se sienten traicionado por quien debiera ser su pastor y su guía!
Amén de la Revelación y la Tradición, se dice que el Magisterio es otro pilar de nuestra Fe... yo le pregunto: ¿dónde hallar el Magisterio de la Iglesia -si es que lo hay- en estas circunstancias adversas?

Qué naufragio, mi Señor. Tu sigues durmiendo en la Barca, yo sigo de pie y esperanzado en tu Victoria inminente.

Lo abraza,


Capitán Dalroy.-

Eck dijo...

No me extraña que se lleven tan bien ambos dos. Son tal para cual: son dos Judas. El imán porque en el fondo piensa que ese cafre (Kaffir es infiel al Islam) al que desprecia es un tonto útil al cual engañar para imponer la religión de la "Paz" (la taqiyya esa que permite ese dios satánico y ese falso profeta pedófilo) y que, cuando ganen, Dios no lo quiera, le hará elegir entre conversión o muerte. El Papa Francisco lo abraza para dar imagen de lo cool, kumbayá y de lo tolerante que es ante el mundo cuando tiraniza a los más fieles de su Iglesia.

¿Que dirían de esto los santos mártires mozárabes sacerdotes, monjes y laicos Eulogio, Alvaro, Abundio, Alfonso, Juan, Amador, Pablo, Luis, Pablo, Anastasio, Digna, Argimiro, Aurea, Benilde, Columba, Elias, Pablo el monje, Isidoro, Emilio, Jeremías, Fandilas, Flora, Maria, Jorge, Aurelio y Natalia, Félix y Liliosa, Gumersindo y Servusdei, etc. muertos por predicar a Cristo, a San Pelayo niño o los monjes de Cardeña degollados en su monasterio (EL Isis es antiguo), a los cristanos asesinados en las aceifas sobre Santiago, León, Sahagún, Oviedo, Astorga, Burgos, Pamplona, San Millán o Barcelona U Omar/ Samuel ben Hafsun y sus hijos que se sublevaron y volvieron a la Fe junto a los oprimidos mozarabes? ¿Se acordará el Papa de los 813 mártires de Otranto que él mismo canonizó, de como esclavizaron a griegos, serbios, eslovenos, rumanos, hungaros, bulgaros, macedonios, armenios, etc. y los cientos de miles de italianos, españoles, portugueses y franceses por la piratería o los miles de melquitas, asirios, caldeos y otros cristianos exterminados en el XX por esa religión?
Hay que recordar estas cosas frente a tanto laico cándido, cura pánfilo, obispo irenista, cardenal masonico, papa politicante para que no se olvide la memorias de nuestros padres y hermanos en la Gracia.

Luis Gatti dijo...

No me olvido del martir mistico All Hallaj, "canonizado" por Louis Masignon, asi lo dice Castellani en su Psicología Humana. Castellani dice que All, tuvo "fe implícita", ya que Jesus es mencionado en el Corán, no sin errores, pero es mencionado allí con cierta luz santa; y All piensa asi: Si Mahoma es la plenitud de los profetas, eso esta bien, pero Jesus es la plenitud de los santos, y eso es aun mayor, porque el profeta puede no ser santo, pero el santo es mayor que el profeta

Anónimo dijo...

Hace falta un Vlad Tepes.

Anónimo dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=TGyVdAr8Gss
Que no te la cuenten El surgimiento y la expansión del Islam
tanto el falso judaísmo cabalista como el islam tienen raíz gnóstica.

Anónimo dijo...


Eck...

También era pánfilo y cándido el rey San Luis , cuando se embarca para las Cruzadas con su familia para convertir al emir de Tunes , Muhammad al-Mustansir .

JPB

Anónimo dijo...

Luego lo martirizaron los propios musulmanes. Por otro lado, difícil aceptar como profeta de Nuestro Señor a un tipo que condena a quienes no violan las mujeres de pueblos derrotados.

El Espectador dijo...

¿Se sabe en que pensaba Juan Pablo II cuando besó el Coran? Nunca obtuve respuesta. ¿Significaba algo inequivoco desde un punto de vista católico?
Católico perplejo.

Anónimo dijo...

Perplejo porque no leyó nostra aetate y demás heterodoxia conciliar.