lunes, 22 de abril de 2019

Los mártires de Sri Lanka



La imagen de Cristo Resucitado gloriosamente manchada con la sangre de los nuevos mártires ceylandeses es más elocuente que un largo discurso sobre el martirio. Ellos han dado con su vida efectivo testimonio de nuestra fe. 

"Haciendo memoria de nuestra Santísima Señora, la inmaculada, bendita y gloriosa Madre de Dios, de los mártires de Sri Lanka y de todos los santos, encomendémonos a nosotros mismos, y los unos a los otros y nuestra vida entera a Cristo Dios".

Liturgia de San Juan Crisóstomo

10 comentarios:

La Bergoglia dijo...

¡Que Angelelli ruegue por sus almas!

Fuenteovejuna dijo...

Monseñor Ranjith, Cardenal de Sri Lanka, pidió a las autoridades que encuentren a los responsables de esos salvajes atentados y los castiguen sin piedad.
Como no podía ser de otra manera, el Papa Francisco no coincidió para nada con los dichos del Cardenal que encerraban tanta dureza. ¡Por Dios!
Por eso la corriente de buenistas que admira a Francisco lamenta profundamente que Ranjith haya pedido un castigo "sin piedad" para los asesinos, olvidando que la Iglesia es ante todo miericordiosa y siempre encuentra el lado bueno a los peores criminales.
Claro, como no hay regla sin excepción, eso se aplica siempre y cuando no se trate de militares de lesa humanidad cuyo horrible pecado haya sido liberar a sus pueblos del terrorismo marxista que pretendía tomar el poder a sangre y fuego para instaurar una feroz dictadura castrocomunista.
A semejantes genocidas no alcanza la misericordia de la Iglesia, por eso Francisco no les envía ni un rosario ni nada. ¿Qué es eso de acabar con una juventud maravillosa que tenía tan hermosos sueños y proyectos?

Anónimo dijo...

Campana, triduo sacro y San José que oye
abril 22, 2019 Que No Te La Cuenten 9 comentarios
– ¿Y si le pide a San José, Padre? –me dijo un sacerdote amigo.

– Vamos… Yo también soy cura, le respondí, con un aire de cierta incredulidad…

– ¡No!¡En serio! San José no defrauda; ¡más cuando es para dar gloria a Dios!

– Bueno: con probar no pierdo nada (me dije para mis adentros).

Era el 16 de Marzo del corriente año, 2019 y faltaban sólo tres días para la solemnidad de San José. ¿Qué podía hacer entonces? Pues un triduo.

Pero esta vez fue distinto. No sé; había como una certeza interior de que el gran Patrono me concedería algo tan importante, trascendental y perenne como es una campana de iglesia.

Y decidimos pedirlo en la capilla con mucha Fe.

– “San José: te pido en nombre de mi capilla” –dije arrodillado frente a muchos niños y jóvenes- que nos concedas la gracia de tener una campana para poder llamar a Misa, tocar a difuntos, expulsar demonios y rezar el Ángelus. Y sé que me la vas a conceder”.

Eso fue el 17 de Marzo, primer día del triduo.

Un día antes había publicado un post que pueden leer aquí

Y fue creer o reventar…

Al día siguiente, el 18 por la tarde, a eso de las 17 hs., recibo un mensaje de whatsapp; venía de un teléfono desconocido.

– Padre; me enteré que necesita una campana.

– Sip… -respondí.

– Yo podría ayudar.

– Ejemmm…, ¿sabe cuánto cuesta una campana? –pregunté con aire de que no sabía de lo que hablaba.

– No exactamente, pero quiero ayudar.

Y así fue nomás; en 24 hrs., un par de personas a quienes nunca había visto hicieron realidad la gracia pedida. Eso sí: alcanzó para la campana y nada más (la próxima vez pido también para la instalación…, porque dicen que San José es así: da ni más ni menos de lo que uno pide…).

Luego vendría la compra en la centenaria fábrica de campanas “Bellini”, en San Carlos, Santa Fé: única en su género por trayectoria y calidad.

Y vendría después el Jueves Santo, con la solemne bendición de Monseñor Baseotto, obispo emérito castrense, un hombre de Dios.

Y la campana repicó, para expulsar demonios, para dar gloria a Dios y para recordarnos que podrán matar a Dios, pero Dios no muere…

Venga entonces mi reconocimiento al gran San José que se alegra ahora con la Resurrección de su Hijo adoptivo que venció. Venció.

Y pa’ que vean cómo sonaba cuando la instalábamos





Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE


http://www.quenotelacuenten.org/2019/04/22/campana-triduo-sacro-y-san-jose-que-oye/

Walter E. Kurtz dijo...

Pretiosa in conspectu Domini mors sanctorum ejus.

martin dijo...

El Romano Pontífice Francisco I dijo:
Lamentamos el atentado…
Manifestamos nuestra cercanía…
Esto me suscita dos preguntas:
¿Sólo lo lamenta? No lo condena ¿?
¿Su cercanía? ¿no lo siente como sufrido en su propia carne? ¿?
no entiendo nada.

Un Nostálgico Lector dijo...

Σασ, Κύριε
Si Kìrie.
A Ti, Señor.

Anónimo dijo...


Martin ...


Al rezo del Regina Coeli del lunes 22 de Abril , la alocución del Papa a los fieles presentes , es más parecida a la Oración de Jesús a su Padre « Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” , que a lo que tú dices .

Anónimo dijo...

tweet by H.Clinton

On this holy weekend we must stand united against hatred and violence, I'm praying for everyone affected by today's horrific attacks on Easter worshippers and travellers in SriLanka

tweet by Obama

The attacks on tourists and Easter worshippers in Sri Lanka are attacks on humanity on a day devoted to love, redemption and renewal.We pray for victims and stand with the people of Sri Lanka.
Easter worshipper, Catholic or Christian are forbidden names.

Anónimo dijo...

¡Qué bueno!
¡San José, ruega por nosotros!

Anónimo dijo...

It's consistent, the way they say it, and as seen from their side: their absolute denial of Our Lord Jesus Christ.

We, as Catholics, are many times inconsistent in proclaiming Him.