miércoles, 9 de octubre de 2019

Solos


En su novela Abejas de cristal, Ernst Junger dedica un capítulo a explicar la experiencia de la soledad. Comenta que una de las experiencias de soledad más profundas que vivió fue en Asturias cuando, durante la Guerra Civil Española, vio allí las tumbas de los conventos profanadas y cadáveres de frailes colgados de ganchos en las carnicerías. Y escribe: “Ese día me acometió una gran tristeza; tuve la certeza de que todo cuanto habíamos respetado, cuanto habíamos reverenciado, se había acabado. Palabras tales como ‘honor’ o ‘dignidad’ se habían vuelto ridículas. Allí volvía sobre mí, de noche, la palabra ‘solo’. La infamia de los corazones, como si la extinción amenazara a nuestro planeta”. 
Somos muchos los que a lo largo de estos años de pontificado francisquista hemos tenido una experiencia similar: la de sentirnos solos porque todo lo que habíamos reverenciado se ha acabado; una sensación de orfandad y de desánimo que, para expresarla, hay que recurrir a la pluma de los poetas. Y estos días amazónicos están cargados de esas tristes nubes.
El sentido del ridículo y la vergüenza ajena no fueron suficientes cuando ayer veíamos y escuchábamos a los cardenales y obispos participantes del sínodo —Padres sinodales, les llaman—, aplaudir y festejar como adolescentes cuando el cardenal Baldisseri les avisaba que, a partir de hoy, podían ir al aula sinodal sin sotana. 

El lunes, mientras vociferaran en el aire que “los hombres y las mujeres de la tierra te alaban Señor” con ritmos tribales, el Papa Francisco caminaba de la basílica de San Pedro al aula sinodal rodeado de personajes arrabaleros, portadores de carteles y fotos con los “mártires amazónicos”.

Más tarde, ingresaba en el aula sinodal una canoa portada por obispos, monjas y aborígenes emplumados, conteniendo en su interior un montón de cachivaches, entre ellos la talla en madera de una mujer embarazada y desnuda. Nadie sabe si se trata de una imagen blasfema de Nuestra Señora o de alguna deidad amazónica. Cualquier sea el caso, el hecho de no deja de ser gravísimo.

Y se trata de un hecho, por otro lado, en un todo armónico con la danza de la lluvia o de la fertilidad que un grupo de indios bailó el viernes en los jardines vaticanos, en presencia del Santo Padre y de orondos cardenales, en torno a un olivo recién plantado, en la que ni siquiera se privaron de adorar postrados a la indecencia más pagana de la representación de la fertilidad: el falo, como puede verse en la figura de la derecha de la fotografía y este video. Sobre este acto de culto pagano y su gravedad, se han explayado los últimos días conocidos personajes, como el P. Nicola Bux. 
Finalmente, en su discurso de apertura al sínodo, nos advertía Francisco que debemos acercarnos a la “cultura amazónica” en “puntas de pie”, para demostrar nuestro respeto, admiración y actitud de escucha.
Se trata de una serie de hechos concentrados en pocos días que además de enfurecernos, provocan sensaciones similares a la descritas por Junger. Se trata de la “infamia de los corazones” y, agregaría yo, de la “infamia de la inteligencia” puesto que la evidencia del ridículo se impone a la vista de todos. Por caso, hay que ser muy caradura para hablar de la densidad e importancia de la “cultura” amazónica sentado bajo la cúpula de la basílica de San Pedro. Mientras la cultura cristiana occidental puede ufanarse de semejante portento artístico y arquitectónico, la máxima hazaña cultural de los pueblos del Amazonas es su habilidad para reducir cabezas rebanadas a los guerreros de las tribus enemigas. No hay que ponerse de puntillas; hay que restregarse los ojos.
Sin embargo, frente a estos acontecimientos que estamos viviendo, es justa y necesaria una reflexión. Nadie duda que el papa Francisco es una calamidad y un personaje rastrero que está provocando un daño enorme a la Iglesia, pero debemos reconocer que ese daño se viene infligiendo desde hace décadas, concretamente desde el Concilio Vaticano II. Como he dicho muchas veces en este blog, Bergoglio no es más que la floración más hedionda de la primavera conciliar, pero me pregunto si es justo sindicarlo como el peor de todos. Es sin duda el más vulgar y el más ramplón, y es por eso que causa en nosotros tanta repulsión, pero si sacamos la vulgaridad y la ramplonería, Bergoglio no es peor que Juan Pablo II. El hecho que durante el pontificado polaco las redes sociales todavía no existieran y que la información fuera sobre todo gráfica, puede contribuir al olvido. Debajo incluyo tres fotografías muy elocuentes:

El Papa Juan Pablo II es “bendecido” por el chamán de una tribu americana (1985).


Una “sacerdotisa” indígena, realiza sobre el Papa un ritual de purificación (2002). Info


Un grupo de aztecas realizan una danza religiosa pagana en torno al altar durante la celebración pontificia de la Santa Misa (2002).



Seamos justos y reconozcamos que algo está oliendo mal en la Iglesia desde hace décadas. En los últimos años, en todo caso, la sentina se ha ensanchado. Por eso, y una vez más, mientras no se ataque el origen, las aguas sépticas seguirán supurando. 


59 comentarios:

Maite C dijo...

Totalmente de acuerdo con lo escrito por Vd. estimado Wanderer.

Personalmente estoy destrozada por todo lo que acontece a la Iglesia, no veo solución alguna y esto me deja bajo mínimos. Los años que llevamos arrastrando al personaje que figura como Vicario de Cristo parece como el remate final de tanto dislate.

Tan sólo espero que la Providencia se pronuncie para que los católicos de bien lleguemos a tener la Iglesia que Él fundó, que nada tiene que ver con lo que tenemos que ver y aguantar.

Estoy viviendo al límite, y todo lo que observo en el mundo es malo y pernicioso, lo cual no me beneficia en absoluto. Deseo que Dios me ayude pues yo no puedo más.

Jack Tollers dijo...

¡Bien dicho Wanderer, una vez más, bien dicho!

(Y no, no me desanimo ni pienso en desanimarme).

JFF dijo...

Quo vadis Franciscus....????

Anónimo dijo...

Está claro que no todo lo ha hecho Paco, ya desde Juan Pablo II se hacían todas estas cosas, porque era un papa que le gustaba mucho el gentío y los carnavales. Lo que pasa es que la oficina del Vaticano lo vestía de honor. Ahora ya el resto de curas, cardenales y obispos, salvo raras excepciones, se han cansado y quieren quitarse el disfraz, y que todo cambie rapidamente, no quieren cámara lenta, para ello está Francisco que cumplirá con el propósito por el que fue elegido.

Fuenteovejuna dijo...

Don Wander, muy oportuna su comparación entre aquella tristeza que sintió Junger en la Guerra Civil Española y esta soledad que hoy sentimos nosotros en medio de este increíble Sínodo de la Amazonia, porque el gato por liebre que Francisco nos quiere hacer tragar acusando a los ultraortodoxos de discriminar a los indios, se descubre fácilmente comparando los frutos nefastos que dejará este Sínodo herético con los frutos maravillosos que dejaron -por ejemplo-las Misiones Jesuíticas en Argentina y Paraguay.
¿Acaso es posible comparar a este Papa jesuita que quiere aprobar los viri probati e incorporar a la liturgia católica ceremonias amazónicas paganas con aquellos jesuitas que hicieron proselitismo para evangelizar y convertir a miles de guaraníes a la Santa Religión? ¿Es posible comparar a este Papa jesuita que recibe a los indios en el Vaticano cómodamente sentado en el trono de San Pedro, con aquellos jesuitas que avanzaban con dificultad por la selva misionera entre arañas y víboras de todo calibre y en medio de un calor agobiante sin saber si de atrás de unos arbustos aparecían de sorpresa unos indios taimados que los podían degollar? ¿Son todos hijos de San Ignacio, o unos eran hijos y otros entenados? Porque si el árbol se conoce por sus frutos, los resultados están a la vista.
En lo que no coincido es en que Francisco sea igual que Juan Pablo II. El Papa polaco habrá prestado la Basílica de San Pedro para increíbles demostraciones indígenas como muestran esas fotos, pero ni de lejos hizo el daño enorme que Francisco le hizo al depósito de la fe. Y eso sin contar el daño que todavía le está por hacer, porque el caos y la confusión doctrinaria que hoy vive la Iglesia nunca existió en tiempos de Juan Pablo II.

Raúl Benjamín dijo...

Don Wnaderer, leyendo las noticias en los días que van del Síndo, se me viene a la mente la repartición de vestiduras de Nuestro Señor en su Pasión. ¿A qué horas sucedió aquello, antes de morir en la cruz?

Anónimo dijo...

SJPII pagó pecados en vida, aguantando hasta el final –pienso; sin juzgar; pues eso, lo ha hecho el Señor-. Lo cierto es, que esa circunstancia, fue la chispa, para que yo regresara a la Iglesia y alcance a leer, artículos como este; que tanto agradezco.

Anónimo dijo...

Trascendió que Scalfari dijo que Francisco no cree que Jesucristo sea el Hijo de Dios.
Cuanto menos se impone la desmentida inmediata y el cese del trato entre ambos.
A esta altura ya nada sorprende, pero no puede permitirse el dejar pasar ni un instante de algo tan significativo.
De lo contrario, ni dudas pueden quedar que estamos ante la abominación de la desolación del lugar santo.
En cualquier caso, lo que expresa esta nota es lo suficientemente grave como para pensar que si no estamos, falta muy poco.

Anónimo dijo...

El que da el aviso de la sotana es Baldisseri, no Hummes.

Anónimo dijo...

GASTON: Por haber relativizado y disculpado las barbaridades interreligiosas de Juan Pablo II se preparó el ambiente para las actuales.
A mi modesto juicio es muy insensato olvidar hasta que punto la iglesia de los escándalos es también, simultáneamente, la Iglesia de los mártires. Y que son esos miles de mártires los que mantienen la nota de Santidad que hace reconocible a la Iglesia auténtica. Pienso que ahondar en esto y colaborar con organizaciones de ayuda a esos cristianos en la medida de las fuerzas de cada uno es la manera eficaz de superar el desánimo que provocan las aberraciones francisquistas.

Uno del monton dijo...

Bueno.Junguer se convirtió al catolicismo, al final de su centenaria vida. Admiraba a León Bloy. Se bautizaría hoy? Supongo que no, toda esta payasada repugnaria su gusto aristocrático....aunque era medio ecologista. Quien sabe.

Anónimo dijo...

Muy atinado y oportuno su comentario. Lo de las semillas de Verdad en toda cultura, sin discriminación, que casa mal con el pecado original y la naturaleza herida de todo hombre que viene a este mundo y con la Revelación, es un simple recurso literario para agradar al personal, alegrarles los oídos, y sabemos que JPII era lector aficionado a la literatura, particularmente a la Dramática (Teatro). Muchos lo reconocemos buen actor y con un acusado ego de protagonista especial del drama. Lo del beso al Corán y los aciagos encuentros de Asís son sólo representaciones teatrales que hizo, ...y dejémoslo ahí.
El papa Francisco es otra cosa, no creo que haya leído buena literatura en su vida, ni tenga dotes de buen actor. Desde luego que no. Más bien sus interpretaciones son lamentables, de forma y de fondo. Se me hace difícil creer que haya leído una buena obra de teatro. Iba a decir que ninguna del teatro clásico español, pero está claro que detesta la historia de España, precisamente por desconocimiento y prejuicios... ¡cómo para apreciar su teatro clásico! En cualquier corral de comedias del siglo XVI, XVII o XVIII hubiera sido descubierta su impostura con su sola presencia, antes de abrir la boca. Gente de otra pasta, me refiero el público asistente a las comedias. Ahora en cambio pedimos al Señor que los obispos se percaten...de lo evidentísimo.
No me resisto a comentarlo: Lo de los supuestos aztecas haciendo sus fantasías histriónicas delante de su santidad el papa y sus eminencias reverendísimas e ilustrísimos epíscopos y demás clerecía posconciliarista, que nos enseña en la foto con la que ilustra su artículo, demuestra que la Misa Novus Ordo lo aguanta todo, hasta lo inaguantable.

Joel dijo...

¿Quienes organizaron y participaron en las tenidas interreligiosas de Asís no rompieron la «comunión» eclesial con sus adoraciones idolátricas? ¿Es que no fueron heterodoxos redomados públicos aunque como eran los investidos en potestad no se declararan autoexcomulgados?
¿Pero es que esos actos eran compatibles con La Religión Católica?¿Cómo es posible detestar a Mons. Lefebvre precisamente por permanecer solo católico en comunión con toda la Iglesia desde San Pedro hasta el Vaticano rupturista con 1.500 años pasados de Religión Católica y por consiguiente con la Doctrina Católica de la FE de la Revelación?
¿Hubiera sido imaginable esta chapuza inmunda de la celebración ecológica a Gea en los jardines vaticanos sin el precedente de Asís con su posterior terremoto incluido? ¿Habría sido posible imaginar siquiera estos sínodos asamblearios de la manipulación orquestada y aherrojada con parresía descocada en sus consensos y conclusiones sin el antecedente del Vaticano II que de Conciio Ecuménico Católico que se convocó, después se autodeclaró ecuménico pastoral y por lo mismo ya no sacerdotal aunque haya seguido llamándosele sacro concilio y en consecuencia abarcativo del intitulado cristianismo gnóstico al ser un cristianismo de libre exámen e interpretación hermenéuitica al gusto del sírvase usted mismo en el que se considera a todo el mundo salvado por el hecho de haber quedado cumplida la Redención que solamente Jesucristo verdadero Dios y verdacdero hombre podía y pudo llevar a cabo en cuanto que es posilidad instaurada a la participación en la Vida de Dios? ¡La antropología de cultura religiosa ricoeuriana arrupítica y el panenteísmo krausista!
Demasiados dislates y horrores desacralizadores de una saga de clérigos autosuficientes pagados de sus altas lucubraciones academicistas teosóficas, ya no teológicas católicas, que les han conducido a la actual circunstancia de considerarse a sí mismos ufanos de ser guías de ciegos embaucados o mercenarios.
Ya ocurrió con el sumo pontificado judío en Jerusalén cuando llegó a la cúpula sacerdotal Hircano II, cuyo padre saduceo Alejandro Janeo había hecho crucificar a 3.000 fariseos, gracias al apoyo de Pompeyo con el que se alió el idumeo Herodes el Grande, conquistador de Jerjusalén año 63 que lo designó Sumo Pontífice y que daría una dinastía de saduceos sumos sacerdotes hasta llegar al propio saduceo Caifás.
Una tipología de gentes instaladas que negaban la inmortalidad del alma y la resurrección (Mateo 22:23-32).También negaban la existencia de espíritus o ángeles (Hechos 23:8). Establecían la propia conciencia-libre albedrío- como norma del bien y del mal. Sostenían que Dios premiaba a los hombres buenos en vida y si eras rico señal de ser bueno, filosofía materialista, liberal y mundana que viene a ser la de los reformistas de toda laya en general aunque se presenten como liberadores de la pobretería mental y material.
Nada nuevo bajo el sol. Es es Jesucristo el Alfa y el Omega. No los clérigos en consenso
Que ya lo dejó escrito San Pablo:"Dialécticas confrontadas (δια/παρατριβαι) de hombres que han perdido la cabeza y marginados de La Verdad pensando que es asunto negociable la recta-piedad (ευ/σεβεια), si bien es el Gran Negocio la recta-piedad (religión) dentro de su propio orden (μετα αυτ/αρκειασ). 1Tm,6, 5-6. Y si se lee desde el versículo 3 se verán retratados.

Anónimo dijo...

En la novela del P. Benson, El señor del mundo, el protagonista, el padre Percy, sufre lo indecible ante un mundo que se ha vuelto horizontal e idolátrico. Y como no tiene a qué aferrarse, su fe se afianza y consolida llegando a eso que se llama "fe pura", creer en Dios sólo por Dios, sin ninguna otra cosa a qué aferrarse, ni siquiera la Iglesia visible. Pero en esa novela, al menos tenían un Papa católico. Nosotros no tenemos un Papa católico, y muy pocos obispos y sacerdotes católicos. Es el tiempo de salvación que Dios nos ha dado. Roguemos que Él nos dé su gracia.

El sanjua

Anónimo dijo...

Es un tema. Francamente no me gusta ningun papa postconciliar. Pero creo q hay diferencias entre Bergoglio y JPII o BXVI. Asis, el beso del coran, etc etc son actos hereticos/apóstatas.

Pero Cristo dijo que hiciéramos lo q decían y no lo q hacían.

Con Pancho, en cambio, no se puede hacer tampoco lo que dice (Amoris Laetitia y carta a los obispos de bs as).

Alfonso Jesús Vivar

Anónimo dijo...

JPII escribió Veritatis Splendor y Fides et Ratio; Francisco vomitó esas lindezas heréticas que todos conocemos. Me parece un despropósito afirmar que la única diferencia es que Francisco es mas vulgar. Entre la ortodoxia y la herejía hay un salto abismal, la contradicción más absoluta. Digo esto, mas allá de la falta de prudencia de JPII en algunas (o muchas) decisiones concretas (Asís, por ejemplo, entre otras). Sí: estoy de acuerdo con que a toda decisión errada se le puede buscar una conexión con el progresismo doctrinal o con tal y cual herejía. De hecho, eso se puede hacer con nuestras propias decisiones erradas. Pero creo que hay que ver todo el conjunto. En este sentido, si bien creo que no se puede decir que JP II fue un santo para ser propuesto como modelo a todos los fieles (él, por otro lado, no fue el que se auto-canonizó), es verdad que el tipo era católico. Y a juzgar por lo que escribía (cuando fue Papa, no antes), también bastante lúcido. Francisco es lo opuesto, y ni creo que tenga fe católica. Por otro lado, considerado en cuanto hombre individual, no se puede juzgar a un Papa negativamente solo porque gobernó después del CVII. Hay que ver objetivamente en lo que erró y en lo que acertó. JPII incluso doctrinalmente fue mas claro en su exposición de la verdad católica que su sucesor, a juzgar por los documentos. Me parece mas tradicional el modo escolástico de Veritatis Splendor que las enciclicas "existenciales" de Benedicto, mas allá de que este habilitó la misa de S. Pío V (que dudo que haya sido por motivos teológicos sólidos, sino mas bien por un gusto estético, porque teología muy tradicional no tenía en su cabeza). No se puede juzgar solo exteriormente, o hacer afirmaciones absolutas en base a movimientos de ideas. Ej: los Papas antes del CVII son buenos, los posteriores malos. La realidad es mas compleja, y las acciones de las personas tienen múltiples motivos. Me parece, en definitiva, que hay que ver las causas teológicas y espirituales de las decisiones de una persona. Saludos.

Jose Vidal Floriach dijo...

Quo vadis, Francisce?

Joel dijo...

Se trata de la dinámica de FE y Costumbres que se puso a rodar en el Vaticano II y que inevitablemente nos ha traído hasta este desbarajuste teosófico y mental con repercusiones descatolizadoras en todos los aspectos vitales, señor Anónimo 10 de octubre de 2019, 0:06.
Es a partir del supuesto buenismo de Juan XXIII pretendidamente liberador de las ataduras en que nos tenía La Religión Católica en criterio de los enterados, en la que introdujo las premisas disolventes del masonismo relativizador de las religiones y fes pluralistas donde no existe La Verdad objetiva de la Revelación que de sí mismo hizo Cristo Jesús. Un fallo inmenso de la Teología Católica porque la filosofía de base llegó a ser calamitosa y hasta desquiciada como estamos viendo y experimentando hasta por los ateos, uno de los cuales, Scalfari amigo de Francisco, llegó a decir que Joseh Ratzinger tenía menos solidez filosófica que un alumno de primer curso de filosofía, referido nada más y nada menos que al teólogo compañero de Hans Küng en un tiempo de Tubinga, facultad teológica interconfesional, que fue uno de los rupturistas en el Vaticano II con su discurso leido por el cardenal Frings. Lo cual no contradice que haya sido un eximio hermeneuta erudito.
Las personas con potestad en La Religión Católica de los tiempos del Vaticano II rompieron con el Magisterio al conculcar la Encíclica Mortalium animos de Pio XI fechada en 1928 en la que insistía en el deber de apartarse del ecumenismo iterconfesional que precisamente por contra se asumió como reforma positiva en el Vaticano II. No podían cosecharse otros frutos que los presentes emponzoñados.
En realidad la reforma de la Iglesia de Cristo que es irreformable, trató de desmontar y derruir la Contrarreforma Católica erigida en Trento que tenía por base dogmática el contenido de la Teología de la Liturgia Sacramental Católica y la Economía de la Gracia que son las premisas de La Religión Católica sin las cuales no hay posibilidad de recobro.
Es la Doctrina de La FE de la Revelación la que se puso en cuestión y los Papas se quedaron prisioneros del Vaticano II con toda su buena voluntad humanista.




Anónimo dijo...

y como lo dijo Hugo Wast buscarán con quien confesarse y no lo hallarán....


https://www.devocionario.com/textos/sacerdote.html
Cuando se piensa que eso puede ocurrir, porque están faltando las vocaciones sacerdotales; y que cuando eso ocurra se conmoverán los cielos y estallará la Tierra, como si la mano de Dios hubiera dejado de sostenerla; y las gentes gritarán de hambre y de angustia, y pedirán ese pan, y no habrá quien se los dé; y pedirán la absolución de sus culpas, y no habrá quien las absuelva, y morirán con los ojos abiertos por el mayor de los espantos.

Anónimo dijo...

Es, por lo menos, muy curioso que Bergoglio haya recomendado por lo menos en dos oportunidades la novela de Benson.

Anónimo dijo...

Bien dicho. Comparto totalmente

Anónimo dijo...

Se puede decir que Juan Pablo II y Benedicto XVI facilitaron el camino de Bergoglio, pero ¿es justo ponerlos al mismo nivel con este personaje tan mal formado, blasfemo, herético y completamente ideologizado como éste?

Anónimo dijo...

Creo que Juan Pablo II era, él sí, un hijo del Concilio. Que lo creía un bien para la Iglesia. Pero era un creyente verdadero, y buscaba siempre, acertada o equivocadamente, el bien de Cristo y de la Iglesia.

Por contra, Francisco, si acaso, es hijo de conciliábulos jesuiticos acerca del poder y del humanismo difuso de la ética situacionista, del aquí y del ahora, que él ha entendido a su interesada manera y que utiliza para ser popular y para acumular poder sobre las almas de la gente (el poder administrativo le interesa menos que la influencia que ejerce sobre los demás).

Francisco ya no cree en nada, y su manera de sublimarlo es intentar elevar lo terrenal para disponer, por lo menos, de alguna espiritualidad meliflua y universal que lo coloque en la cúspide de los líderes morales.

Aunque debo reconocer que, a veces, le adivino otra filiación más oscura.

Unknown dijo...

Efectivamente, la comparación es odiosa. Las anécdotas del pontificado de JPII puede que no hayan sido lo más acertado. No lo sé, porque no conozco el contexto en el que se dieron. Pero no tiene nada que ver con la carta de naturaleza que están tomando con Francisco la herejía, la profanacion, incluso la apostasía. Aunque le concedo que el mal viene de lejos, antes del CVII, con la infiltración de elementos satánicos

Anónimo dijo...

Los otros eran católicos, este Bergoglio no es católico.

Anónimo dijo...

“De lo altares olvidados han hecho su morado los demonios” Ernst Jünger.

Capitán Ryder

Anónimo dijo...

La CEE da el visto bueno a la profanación de la basílica, y de un cuerpo, del Valle de los Caídos.

Roma también.

El abad se resiste.

No esperaba menos de uno ni de los otros.

Capitán Ryder

Anónimo dijo...

Yo me encuentro en idéntica situación. Que Dios nos bendiga y nos ayude.

Anónimo dijo...

Una diferencia entre ambos es que Juan Pablo es el Papa de Veritatis Splendor y Bergoglio el de Adulteris Laetitia.

Anónimo dijo...

Anónimos de las 9:52 y 13:56

Sinceramente, no sé si esto no hace a JPII peor que Bergoglio. Que JPII haya sido un hombre culto, instruido, inteligente, hace que lo que hizo, su sincretismo, besar el Corán y todo eso, mucho peor que lo de Bergoglio. Bergolgio tal vez no entienda completamente lo que hace en todo lo que concierne a liturgia y ecumenismo, JPII sí lo hacía.

Anónimo dijo...

No estamos sólos, seguimos teniendo a Dios, por más que, parafraseando a Gambra, Él guarde un silencio atronador.
Hilbert

Anónimo dijo...

Ahora el periodista ateo Eugenio Scalfari -a quien Francisco ha concedido numerosas entrevistas- ha afirmado que el Papa no cree en la divinidad de Jesucristo.
Eugenio Scalfari
Por supuesto que a quienes integran la Jerarquía de la Iglesia el asunto no podría importarles menos. Ellos están en otra cosa. Vaya uno a saber en cual.

Kusiwakcha dijo...

Después de leer todo esto, casi espontáneamente, me ha venido un soneto triste, canción de frustración con apertura a la esperanza, pero espwranza dura que quizá sólo se cumpla en lo alto. El soneto canción compuesto por un falangista navarro, que murió joven, Ángel María Pascual, describe el estado de ánimo de muchos falangistas, que acabada la guerra del 36 experimentan una fuertre frustración al ver que sus ideales son robados por los oportunistas, los corruptos y que una vez más la revolución pendiente que necesita España, sigue pendiente una vez más. Como seguidores de la filosofía realista, la analogía nos ayuda a encontrar resonancias de este soneto en el asunto del que trata la entrada de la bitácora y sus comentarios.

ENVÍO

A ti, fiel camarada, que padeces
el cerco del olvido atormentado;
a ti que gimes sin oír al lado
aquella voz segura de otras veces:

te envío mi dolor. Si desfalleces
del acoso de todos, y cansado
ves tu afán como un verso malogrado:
bebamos juntos en las mismas heces.

En tu propio solar, quedaste fuera,
del orbe de tus sueños hacen criba.
Pero, allí donde estés, cree y espera.

El cielo es limpio y en sus bordes liba
claros vinos del alba, primavera.
Pon arriba tus ojos, siempre arriba.

ANGEL MARÍA PASCUAL (Pamplona 1911 - 1947).

Así que hermanos: bebamos juntos de las mismas heces y con los ojos siempre arriba, allí donde estemos creamos y esperemos.

_ dijo...

Lo que comentan por ahí. No es o más acertado la excesiva tolerancia de JPII a dichos elementos de falsas religiones, pero hay un abismo entre JPII y Francisco y esto es su magisterio.
Vemos en el polaco calidad, intelectualidad, ortodoxía, etc. Veritatis Splendor, Familiaris Consortio contrastan muchisísimo con Amoris Laetitia, por ejemplo. Y después, las acciones de gobierno tomadas, sigueidno la línea moral-familiar (que es hoy lo que más es atacado por el orden mundial contemporaneo -sin por usar esta expresión querer referir a conspiraciones ni cosas raras-).
Creo que basta con ver los "amigos" de unos y otros, ver las homilías de uno y de otro, las "broncas", etc.


Creo que hay un punto de obsesión en este blog en intentar decir que en realidad JPII & Co., eran lo mismo que lo que hay ahora y no es así. Antes de llegar al tema, se veía venir que, otra vez, saldría con lo de siempre. (No pretendo con esto insultar, sólo decir que me parece incorrecto el análisis y que no me gusta la reiteración continua de esto).

_ dijo...

Perdonad el doblepost.
Sobre Juan PAblo II, vemos lo que dice sobre el Corán:
"Cruzando el umbral de la esperanza: "Cualquiera que conozca la Biblia y conozca El Corán, se percata con facilidad del proceso de simplificación de la divina Revelación que El Corán se lleva a cabo. De hecho, toda la autorrevelación de Dios, que ya aparece en el último judaísmo y que culmina en Jesucristo, desaparece. El Dios predicado por Mahoma vuelve a situarse fuera del mundo, en cierto modo despreocupado de la salvación del hombre. No es un Dios 'íntimo' que tolera que lo llamemos Padre, o que establezcamos una comunión de amistad con Él."

Tristemente, y con todo el respeto que merece el Santo Padre, algo así no lo encontramos en este pontificado.

Anónimo dijo...

No es que guarde un silencio atronador sino que los modernistas lo tienen amordazado y maniatado como en el Galli Cantu.

Soldado Colifo dijo...

Humildemente creo que los Papas anteriores a "Su Gratitud JB" pueden parecernos más buenos y piadosos sin embargo ya estaba en germen en ellos la calamidad actual "De aquellos polvos estos lodos"; no nos olvidemos que hasta Juan Pablo II todos fueron consagrados obispos antes del V2 es decir que estaban impregandos de un espíritu distinto que al menos los llevaba a "guardar" ciertas formas, JB ni siquiera rezo la misa tradi, se ordeno ya con la nueva, encima en el seno de la Compañía arrupiana, corrompida y corruptora...

Anónimo dijo...

Anónimo de 17.53. Me parece que es Adulterii laetitia, "La alegría del adulterio", no adulteris

Juan Bautista Donnet dijo...

Todos los Papas conciliares aceptaron y ensalzaron la Estrategia de Reconciliación con el Mundo, alma del Concilio; y la llevaron a la práctica. Al aceptar la libertad Religiosa masónico ONU, DH, la Colegialidad nefasta que permitió que el nombramiento de Obispos modernistas arruine toda la Iglesia y diluya el poder de un Papa católico; el Ecumenismo irenista desaforado de NE; el humanismo prometeico y personalista de GS; al apoyar y sostener el nefasto Novus Ordo, y como frutilla del postre, excomulgar a Lefebvre por parte del Magno con la aquiescencia del Ortodoxo (comillas disponibles), creo que no se puede afirmar que los predecesores de Bergoglio fueran católicos.

Anónimo dijo...

¿Me parece o la foto de soldado colifo es de Olmedo??

Anónimo dijo...

Francisco besó al Imán, Juan Pablo, el Corán.
Hilbert

Anónimo dijo...

El post bien podría titularse: "Soros".
Hilbert

Anónimo dijo...

Según el principio aristotélico, por un lado, todo lo que llega a ser, es causado por otro. En este sentido, es claro que JB no salió de un repollo, y que no se explica este momento sino como el término final de un proceso (cuyo origen es muy anterior al CVII). Por otro lado, debe haber proporcionalidad entre la causa eficiente y el efecto. En este sentido, este efecto que es Francisco no tiene proporción con los papas inmediatamente anteriores. JPII nunca puede ser causa eficiente de la llegada de este personaje. Perdone Wanderer, pero no creo que sea correcto decir que Francisco es lo mismo que JPII, solo que mas vulgar. En todo caso habría que matizar esa afirmación. Es verdad que algunos errores ya se venían cometiendo, a lo que hay que agregar el movimiento progresista que ha venido socavando la Iglesia en lo doctrinal y en lo político-institucional. Ahora bien, Francisco es una caída ontológica respecto de cualquier papa de los últimos 100 años. En fin, es un parecer nomas.

Anónimo dijo...

Wanderer: si el Bloque Concilio no tiene fisuras ni cabe hacer distingos en él, luego no hay que arredrarse. Lo insto a sacar las últimas consecuencias de la premisa monolítica e impermeable (a la realidad): Bergoglio es lo mismo que Benedicto.
En realidad, con dicha premisa ya casi ni siquiera es necesario razonar -o, por lo menos, los juicios se simplifican mucho-: porque todo lo que viene después de 1962, y todos, son lo mismo.

Anónimo dijo...

Hola. Hace pocos días he descubierto su blog y me han parecido muy buenos muchos de sus escritos y puntos de vista. A raíz de este artículo me surge una duda, ud. adhiere al sedevacantismo, cree que los papas de Juan XXIII para acá son herejes? Piensa que la Nueva Misa es válida? Es una simple curiosidad de un católico que últimamente anda más perdido que turco en la niebla. Para colmo tengo lejos a la FSSPX. En fin. Saludos. +.

Anónimo dijo...

Estimado: Con todo respeto, Ud. Dice "Algunos errores ya se venían cometiendo..." A Ud. Le parece que todo el encubrimiento de clerigos pedofilos, incluidos números "Fundadores", durante el pontificado de JPII, es "algún error" aislado? A mi me parece gravísimo... Pueden decir: "Bien, JPII no sabía nada de ello, lo engañaron" lo mismo da, tenía la obligación de estado de enterarse y tomar cartas en el asunto. Sin dudas que el problema viene de mucho antes del CV2 y que JPII no parió a Pancho, pero tampoco era un pobre ingenuo. He dicho.

Anónimo dijo...

Creo que la revolución de Francisco nos choca tanto porque es una revolución grasa, plebeya, plagada de lugares comunes, comandada por un resentido ignorante cuya penetración de las cosas no supera la de un autor de autoayuda como Pablo Coelho. Este es un Papado que podría perfectamente llevar adelante Claudio María Domínguez. Seguramente no le saldría tan horrendo.
Pero no olvidemos que Benedicto también hizo cosas gravísimas. Por ejemplo darle públicamente la comunión a un calvinista, el Hermano Roger de Taizé. Lo que ocurre es que ese fue un escándalo gravísimo pero sutil -propio del intelecto del bávaro- y los medios de comunicación no registran sutilezas.

Wanderer dijo...

Anónimo 12:48: Según comenta, usted es un recién llegado al blog. Bienvenido.
Y me apresuro a aclarar sus dudas:
1. Yo no adhiero sl sedevacantismo. Nunca se me ocurrió siquiera pensar en esa posibilidad.
2. Yo no digo que todos los papas de Juan XXIII en adelante son herejes. Más aún, creo que ninguno de ellos lo es.
3. No tengo duda alguna que la Misa Novus Ordo es válida, siempre sea celebrada de acuerdo al Misal Romano y en las condiciones que establece la Iglesia.

Anónimo dijo...

*Numerosos, perdón escribo desde un dispositivo móvil y necesito anteojos nuevos, ja

Anónimo dijo...

Me refería al Papa. El problema que usted menciona es de otra índole, y en modo alguno puede atribuirse a un solo pontificado. Es de índole espiritual y está en otro plano. Me refería a los actos prudenciales concretos de JP II. He dicho.

Anónimo dijo...

17:48 ¿que actos prudenciales?

Anónimo dijo...

Entonces la pedofilia es un "problemita" espiritual solamente? "Anda a rezar un rosario y se te pasa..." Por pensamientos de este calibre la Iglesia está como está. Nadie está atribuyendo a un solo pontificado la calamidad actúal, pero no fue Pio XII, Juan XXIII ni Paulo VI quienes declararon a Maciel, verbi gatia, como "Guía Eficaz de la Juventud" sino su amado JPII lo cual de prudente no tiene nada. Sdos.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 15 19:
El ejemplo que ha puesto de las "cosas gravísimas" hechas por Benedicto no es válido. Por lo menos está la versión de Sandro Magister, según la cual para ese momento el involucrado asistía y comulgaba en misa católica diariamente.
Aunque si el Bloque Concilio es premisa válida, no hay que preocuparse: todo está mal, todo es lo mismo, todos son iguales. Así nomás. Sin hacer los distingos molestos que la realidad a menudo pretende imponer en nuestras ideas bien concatenadas.
Por esa "razón" también Juan Pablo no es menos malo que Bergoglio (sic).

Anónimo dijo...

Anónimo 15:19,
que se sepa, el hermano Roger para esa fecha no se había convertido públicamente al catolicismo. Si era criptocatólico lo que hizo Ratzinger fue mínimamente escándalo.
Que otros curas le dieran también la comunión, no mejora las cosas para Ratzinger.

Anónimo dijo...

Hola, soy el anónimo "12:48". Le agradezco mucho sus respuestas. Saludos. +.

Anónimo dijo...

Buenas Don Guander
La canonización del John Henry Cardinal Newman ha sido un relámpago de esperanza en la noche oscura. Voy por mi mejor licor, anticipando el reencuentro en la taberna del fin del mundo
Entonemos un non nobis y.,, en lo alto la mirada!
Puestero del Oeste

Anónimo dijo...

Perdón, pero usted interpreta "problema de índole espiritual", que es el mas profundo de los dramas del hombre moderno, como un tema de piedad exterior. La raíz última de esos pecados gravísimos que Ud. nombra, antes de ser filosófica o teológica (o litúrgica), es el rechazo a Cristo. Precisamente, no me parece que este rechazo del verdadero Cristo del cual se habla en los Evangelios pueda atribuirse ni a JPII, y ni siquiera a Pablo VI. Otra cosa es Francisco, en el cual creo que se puede advertir una cierta espiritualidad invertida. Los papas anteriores eran católicos, mas allá de errores prudenciales. Saludos.

Anónimo dijo...

Concuerdo: hay que hacer los distingos necesarios que el autor del post (y del blog), en mi humilde opinión, se ha pasado por alto. Saludos.

Anónimo dijo...

Existe en la red una lista de “101 herejías” de Juan Pablo II. No menciono las fuentes para no promocionar sitios Sede vacantes, pero las herejías vienen con la correspondiente cita del documento papal en la que fueron pronunciadas. “La verdad (los errores doctrinales de JPII) diga quien la diga (en este caso pueden ser sedevacantes) viene del Espíritu Santo”
No solo fueron actos (Asís, beso del Corán, recibir la marca de Shiva, “excomuniones” a la Tradición), también una heterodoxia sutil.