viernes, 15 de noviembre de 2019

¡Qué vergüenza, Mons. Arizmendi!


Cuando yo era pequeño y hacía alguna travesura, mis padres me retaban y era habitual que en sus regaños me dijeran: “¡Qué vergüenza! ¡Cómo podés haber hecho esto!”, o bien: “¿No te da vergüenza?”. Para mi, estos retos eran mucho más efectivos que las amenazas con el viejo de la bolsa, pues me sentía verdaderamente avergonzado.

Cuando leí la columna que escribió Mons. Felipe Arizmendi, encargado de la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Mexicana, sobre los actos idolátricos en el Vaticano, mi reacción fue decirle: “¡Qué vergüenza, monseñor!” Pero habría sido inútil. Esta gente no tiene vergüenza, y no pretendo que la tenga por escribir semejantes sandeces, sino por aceptar el cargo de “defensor de la fe” en la noble nación mexicana. Personajes como Arizmendi nos hacen sentir nostalgia por los viejos tiempos en que los herejes y contrincantes de la fe al menos sabían teología, y se podía tener con ellos una discusión con cierta altura.
Y para peor y más vergüenza, la reflexión de Mons. Arizmendi no solamente se publicó en un sitio mexicano sino que, traducida al italiano, fue publicada en L’Osservatore Romano y en Vatican News. Deberíamos decir también entonces: “Santidad, ¿no le da vergüenza?”. No puede la Iglesia dar lugar en sus órganos de prensa a semejantes mamarrachos que no resisten el análisis de un buen estudiante de bachillerato.
En el primer párrafo, dice Mons. Arizmendi refiriéndose a la Pachamama: “No son diosas; no fue un culto idolátrico. Son símbolos de realidades y vivencias amazónicas, con motivaciones no sólo culturales, sino también religiosas, pero no de adoración, pues ésta se debe sólo a Dios”. La invalidez de este razonamiento es palmaria y es casi superfluo analizarlo. Nos dice el obispo que la Pachamama es un símbolo de realidades amazónicas con motivaciones religiosas pero no objeto de adoración pues esta sólo se debe a Dios. Para empezar, debería explicarnos qué entiende por “símbolo con motivaciones religiosas”, y qué tipo de culto se le debe a este tipo de simbologías, pues lo cierto es que en los jardines vaticanos se les rindió algún tipo de culto. Según me enseñaron a mi en el catecismo, la Iglesia reconoce tres clases de culto: latría, que se debe a Dios; dulía, que se debe a los ángeles y santos, e hiperdulía que se debe a la Santísima Virgen. ¿En cuál de los tres habrá que incluir a los “símbolos con motivaciones religiosas”, o habrá que crear una nueva categoría?
Otra dificultad es que la Iglesia afirma que el culto no se le rinde a las imágenes sino a quienes ellas representan: el Señor, la Virgen o los santos, que son en todos los casos personas y no entidades naturales o imaginarias. La Pachamama, en cambio, simboliza “realidades y vivencias amazónicas” y, como aclara más adelante el obispo mexicano, se trata de la tierra a la que los indígenas “reconocen como una verdadera madre, pues es la que nos da de comer, la que nos da el agua, el aire y todo lo que necesitamos para vivir”. Es decir, dan culto a una realidad que no es persona, por más que el prelado la llame “verdadera madre”, sino un ser material inanimado. Debemos concluir en buena lógica, entonces, que dan culto a seres de la naturaleza, lo que técnicamente se denomina idolatría. Más aún, ídolo proviene del griego εἲδωλον que significa, entre otras cosas, imagen  o representación mental, casi como si dijéramos un símbolo de realidades extramentales, con lo que idolatría sería la adoración de símbolos, de esos mismos que nos habla el obispo.
Es llamativo también el modo elemental con el que Mons. Arizmendi completa su razonamiento: como el culto de adoración se debe sólo a Dios, el culto que los amazónicos rinden a la Pachamama no puede ser de adoración porque la Pachamama no es Dios. Es una lástima que los mártires de los primeros siglos no hayan contando a Su Excelencia entre sus pastores  porque, en ese caso y apelando a tan magistral silogismo, se habrían ahorrado la vida. Santa Perpetua, o Santa Inés, o San Sebastián, por ejemplo, habrían podido razonar del siguiente modo: “Como la adoración sólo se debe a Dios, y Jupiter no es Dios, el culto que yo rindo a Jupiter no es idolatría”. ¡Cuánta sangre y dolores nos habríamos ahorrado si la lumbrera mexicana no hubiese iluminado antes el firmamento de la Iglesia!

Otra afirmación del obispo que llama la atención es la siguiente: “Es mucho atrevimiento condenar al Papa como idólatra, pues nunca lo ha sido ni lo será”. ¿Cómo sabe él que no lo será? ¿Se lo habrá profetizado algún chamán? Yo creo que está afectado por el papismo exacerbado en el que sumió a la Iglesia el ultramontanismo de Pío IX y que ha dado, como lo preveía el santo cardenal Newman, los resultados que están a la vista: por una cuestión meramente voluntarista, el Papa no puede ser idólatra. Todavía creen que al Papa lo elige el Espíritu Santo…
Pero pasemos a un segundo nivel de análisis del texto de Mons. Arizmendi. La cuestión del culto a la Pachamama no es algo que debamos sindicar a los indios sino a los “misioneros” actuales. La talla que todos vimos y que luego hizo buceo en el Tiber, ciertamente no fue diseñada por un amazónico. Sospecho que la autora fue una monja alemana que, junto a algún fraile español, “evangelizan” en el Amazonas predicando a un Cristo aguado que no tiene problemas en convivir con los dioses originarios. Es que —dicen ellos—, hay que ser respetuosos de las culturas y creencias locales, que tienen mucho por enseñarnos, que no podemos imponerles una religión europea, que el respeto por la diversidad, y que toda la monserga progre que ya conocemos. Total, que no le dan a los aborígenes la fe, sino hilachas de la fe.
La práctica de la Iglesia hasta el Vaticano II era arrasar con los cultos paganos luego de evangelizado un pueblo. Y eran precisamente los mismos pueblos recién convertidos los que quemaban a sus antiguos dioses. Era ese el modo más eficaz de evitar que volvieron a caer en la idolotría, tan castigada por un Dios celoso como es el nuestro. Es como si un joven de vida disoluta se casara y su mujer le permitiera continuar con visitas —o “simbologías con motivaciones religiosas”— a sus antiguas amigas y amantes. El Dios de los cristianos es un Dios que rechaza el poliamor y los matrimonios abiertos.
En el fondo, lo que ha ocurrido en los jardines vaticanos no es más que la floración pública del actual “carácter misionero de la Iglesia”. Ya no existe; ya no tiene sentido ser misionero y entregar la vida a Dios en esa función, puesto que ya no se convierte a los paganos ni es posible hacer proselitismo. A lo más, habrá que enseñarles a lavarse las manos antes de comer.
Finalmente, un último nivel de análisis. Si leemos con cierta atención, las motivaciones que ofrece Mons. Arizmendi en su columna no son teológicas; son pura y meramente emotivas. Por ejemplo, nos narra sus experiencias personales aquí y allá, y nos dice: “¡Estupenda respuesta! ¡Eso son! Son manifestaciones del amor de Dios,…”; o “Antes de conocerlos y compartir la vida y la fe con ellos, sentía la tentación de juzgarlos y condenarlos como idólatras; después, aprecié su respeto a estos elementos de la naturaleza…”. Se trata de respuestas a una cuestión muy seria —si se rindió culto idolátrico en los jardines del vaticano en presencia del Santo Padre— que es respondida desde la subjetividad, desde la experiencia personal, desde las emociones y los afectos, y no desde la razón, como corresponde a un ser humano.
MacIntyre advirtió en su libro Tras de la virtud que el discurso moral contemporáneo es no racional, y que se basa en la emotividad. “Si se aman y no hacen mal a nadie, ¿qué de malo tienen las relaciones entre personas del mismo sexo?”, es una respuesta emotiva, despojada de cualquier racionalidad, frente a una situación moral determinada. Lo que estamos viendo en discursos como el de Mons. Arizmendi, es que en el plano teológico está ocurriendo algo similar. Ya no hay argumentaciones racionales; es la pura emotividad, o la experiencia subjetiva, la que se impone a la hora de definir y de enseñar.


La vergüenza que debería sentir Mons. Felipe Arizmendi y no la siente, la siento yo. En verdad, me avergüenzo que la Iglesia haya caído en un estado de postración tan grande y que sus obispos sean capaces de publicar columnas como la que hemos leído y que, para peor, se las replique en los medios de prensa de la Santa Sede.

39 comentarios:

Anónimo dijo...

A este monseñor, le da buena respuesta la 1ª lectura de hoy:
Lectura del libro de la Sabiduría (13,1-9):
Eran naturalmente vanos todos los hombres que ignoraban a Dios y fueron incapaces de conocer al que es, partiendo de las cosas buenas que están a la vista, y no reconocieron al Artífice, fijándose en sus obras, sino que tuvieron por dioses al fuego, al viento, al aire leve, a las órbitas astrales, al agua impetuosa, a las lumbreras celestes, regidoras del mundo. Si, fascinados por su hermosura, los creyeron dioses, sepan cuánto los aventaja su Dueño, pues los creó el autor de la belleza; y si los asombró su poder y actividad, calculen cuánto más poderoso es quien los hizo; pues, por la magnitud y belleza de las criaturas, se descubre por analogía el que les dio el ser. Con todo, a éstos poco se les puede echar en cara, pues tal vez andan extraviados, buscando a Dios y queriéndolo encontrar; en efecto, dan vueltas a sus obras, las exploran, y su apariencia los subyuga, porque es bello lo que ven. Pero ni siquiera éstos son perdonables, porque, si lograron saber tanto que fueron capaces de averiguar el principio del cosmos, ¿cómo no encontraron antes a su Dueño?
Palabra de Dios

Raúl Benjamín dijo...

La sociedad toda cayó en lo mismo. No es solo la Iglesia sino todo gremio, toda representación, incluso a nivel universitario y docente (y me temo que en la Iglesia, como en la policía, no entran los mejores, sino los que no dan para más)

Anónimo dijo...

"la quieren valorar y reconocer como una verdadera madre, pues es la que nos da de comer, la que nos da el agua, el aire y todo lo que necesitamos para vivir: No la consideran una diosa; no la adoran; sólo le expresan su respeto y oran dando gracias a Dios por ella."

En este punto es util tener en cuenta el conocimiento que la humanidad ha adquirido a traves de la ciencia contemporanea.

El sol, la tierra y los demas planetas comenzaron a existir hace 4.600 millones de años, a partir de la coalescencia de gas interestelar y polvo de supernovas de estrellas de generaciones anteriores (el universo ya tenía 9.200 millones de años). La tierra no decidió su distancia al sol. Un poco mas lejos o mas cerca del sol, y la tierra no sería apta para la vida. Mas aun, la aparicion de la vida no era de ninguna manera un evento inevitable. Dios es el unico al Quien agradecer.

Si la tierra es especial por su ubicacion, y el sistema solar tambien por la proteccion que los grandes planetas dan a los interiores al atrapar cometas, el sol no es especial de ninguna manera, es una estrella mas cuya evolucion natural es un aumento continuo de la potencia irradiada hasta convertirse en gigante roja, proceso por el cual la tierra sera calcinada a lo sumo en 2.000 millones de años.

Ludovicus dijo...

Siempre me pareció intrigante la relación que establece San Pablo entre la idolatría y la sodomía, entre dos cosas que parecían tan disímiles (Rom, I, 22 y ss).
Ya no. Como siempre, lo que parece oscuro en la Escritura termina por ser lo más refulgente, eso lo aprendemos con los años.

Anónimo dijo...

Este tema me ha recordado un parrafo de uno de los primeros textos de Ratzinger, "El Dios de la Fe y el Dios de los filósofos", de 1959:

"El constitutivo decisivo del politeísmo, que le constituye en cuanto tal politeísmo, no es la falta de la idea de unidad, sino la representación de que lo absoluto en sí y como tal no es apelable para el hombre [24] . Por eso ha de resolverse a invocar los reflejos finitos del absoluto, los dioses, que no son precisamente «Dios tampoco para él» [25] . Porque Dios, esto es, el absoluto mismo, no es, para decirlo una vez más, apelable [26] , y la esencia del monoteísmo, como se muestra ahora, consiste precisamente en que se atreve a apelar al absoluto en cuanto absoluto en cuanto Dios, que, al mismo tiempo, es el absoluto en sí y el Dios del hombre. Dicho de otra manera: el riesgo audaz del monoteísmo es apelar al absoluto –el «Dios de los filósofos» y el Dios del hombre–, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, uno con otro."

En la cuestion presente, el punto a notar es el recíproco al enfatizado por Ratzinger: mientras el Absoluto es apelable, invocable, Alguien que nos escucha, nos habla y nos da la vida material y la eterna, cualquier ente material como la tierra NO es apelable! Es un mero sistema material que funciona de acuerdo con leyes puestas por el Creador, a las que se debe cualquier comportamiento aparentemente "inteligente" de ese sistema. No es alguien que pueda escuchar y a quien tenga sentido "expresarle respeto". Quien lo hace se aparta de la verdad.

Esto está directamente relacionado con el tema de la racionalidad y emotividad, y lo voy a mostrar con un ejemplo personal. A veces, cuando estoy tratando de hacer funcionar correctamente algo, digamos X, y X me presenta mas dificultad que la compatible con la energia que en primera instancia tenía disponible para ese trabajo, mi reaccion espontanea ante esa dificultad adicional es insultar a X. Tengo claro que esto no es un comportamiento racional porque X no es apelable, no tiene inteligencia, no es alguien, pero en ese momento en que mi capacidad racional está siendo usada totalmente por el trabajo en cuestion, la unica capacidad disponible es la del plano emotivo/impulsivo, y la reaccion propia de ese plano ante la dificultad adicional ofrecida por X es tomarla como que X es idiota o tiene algo contra mí e insultarlo en consecuencia. No seguir esa reaccion espontanea insumiria un consumo mucho mayor de energia mental y requeriria detener el trabajo en cuestion. (Un colega reacciona distinto ante la dificultad adicional: golpea al objeto en cuestion.)

Obviamente hay una diferencia total de importancia entre estos actos: mientras insultar un ente material es un acto impromptu llevado a cabo por la periferia de la mente (porque la mayor parte está ocupada en el trabajo), "expresarle respeto" a un ente material es un acto planeado llevado a cabo por la totalidad de la mente. Esto implica por un lado su gravedad, porque aleja al sujeto de la verdad, y por otro lado su completa evitabilidad. Por lo que los encargados de conducir a la Verdad a los pueblos deben enseñar en ese sentido a los destinatarios de su ministerio.

Anónimo dijo...

Soy el de las 13:34. Para ser exactos, el ultimo parrafo debe terminar:

"proceso por el cual la tierra sería calcinada a lo sumo en 2.000 millones de años, si el Señor hubiese dispuesto que el universo material presente continuase existiendo y evolucionando de acuerdo a sus leyes naturales durante todo ese tiempo."

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer, soy admirador de su blog, pero me gustaria que trate no tantas críticas, aunque haya motivos, sino temas para aumentar la piedad y seguir a Jesucristo en estos tiempos, pues lo necesitamos y usted es muy leido y piensa correctamente.. cordialmente,

Anónimo dijo...

Las castas de los doctores de la ley, fariseas y sacerdotales han perdido la fe y han adquirido algún tipo de deísmo con contenido a descifrar. Son vulgares, medio pelo intelectuales, carecen de todo conocimiento básico de la lógica racional, ignoran todo sobre la historia de la Iglesia, son simples burócratas a sueldo al servicio del sistema interno y político mundial. Antíoco Epifanes los ha seducido e impuesto su orden cultural, religioso y político homogeneizador por el bien del reino. Los pocos macabeos aparecen por aquí y por allá pero se los obliga a partir al monte. Nihil novi sub sole. El destierro en Babilonia está cerca y luego, a llorar al campito.

Jack Tollers dijo...

Anónimo de las 16:05, puesto que no le gustan estas críticas y quiere leer sobre "temas para aumentar la piedad y seguir a Jesucristo en estos tiempos", cambie de blog, señor, cambie de blog.

Y trate de no ser tan boludo.

J.T.

Anónimo dijo...

GASTON: La propuesta del anónimo de las 16,05 me parece un despropósito. ¿No tiene bastante en toda la blogósfera para nutrir su piedad? Este es un blog de análisis de la situación eclesial y debe seguir así. Aparte que la "piedad" que propone suena a evasión de la realidad.

Anónimo dijo...

Espero que esta vez me publique el comentario... Este blog es de crítica..pero no es infalible...como no lo somos ninguno de nosotros. No siempre estoy de acuerdo con lo escrito...o con las formas..pero mucho cuidado con sentirse superiores a los demás porque «sabemos más» o «somos más inteligentes»...
Esa actitud la observé varias veces...en los comentarios y quizás también en algún post.
Si, ya sé que Jack Tollers me tildará de boludo...pero me tiene sin cuidado...
Saludos
Pd.: este blog me ha sido de gran utilidad durante muchos años...Gracias!!

Anónimo dijo...

Me ha hecho reír Jack Tollers, esta vez más Jack que Tollers se me ocurre. El anónimo mencionado estuvo simpático, después de todo, y además elogió el blog y a su autor.
Pero usted sabe que en estos días me ha pasado algo parecido... Harto y agobiado a causa de las noticias de Roma (por mi culpa, obviamente, yo mismo las buscaba, una cosa es informarse y muy otra devenir en adicto), me di cuenta de que me estaba volviendo monotemático. Así que abandoné -bueno, massomeno nomás- los canales de youtube de análisis de la situación actual y volví al solaz de otras cosas, entre las cuales estuvieron algunas de sus "Charlas de bar" y su "Conversaciones con amigos"... Enormemente gratificante. Muchas gracias le sean concedidas.

Anónimo dijo...

Ji ji... Tollers en su veta mas divertida.
El "piadoso" personaje objeto del comentario de Jack, probablemente no consiga olvidarlo ni en 1000 años. Lex dura lex.

Anónimo dijo...

Lamentable su agresion a mi comentario Sr Tollers, Dios lo perdone por su soberbia, y a usted no le habia dirigido el comentario, como no soy conventillero lo dejo ahi, y no escribire mas. saludos

Anónimo dijo...

Para aumentar la piedad hay que rezar y recibir los sacramentos. Un blog va a estar infinitamente lejos de lo que pide. Un libro piadoso puede ayudar a rezar. No un blog. Para seguir a Cristo también es necesario conocer los errores en los que no hay que caer.

Anónimo dijo...

Señor 1:09, no se ofenda. Es usted el que ha abierto la capa delante de la puerta de toriles.

Anónimo dijo...

El único proselitismo posible en la actualidad del funcionario a cargo del Estado Vaticano es el de la Cumbre de Puebla.
Sumidero de marxistas, cuyo nombre se debe a que difícilmente se superen las cumbres de corrupción que caracterizan a sus miembros y el término Puebla me parece más una concesión al lenguaje inclusivo para lo que antes se llamaba pueblo que una referencia a la localidad mexicana.
Por delicadeza dejaron atrás toda referencia al Foro de San Pablo. Hicieron mutis por el Foro y evocaron al Pablo que los convocaba (Escobar Gaviria o Picapiedra, según fuera el caso).
Es que esa antigüedad de predicar el Evangelio no se condice con los tiempos modernos de diálogo y comprensión de absolutamente todo, menos de cualquier cosa que tenga que ver con el cristianismo.
Fidel Pintos, un Obispo sin obispado, críptico pero locuaz.

Luis dijo...

Justo es intervenir en esta cuestión de comentarios, aunque en estricto sea vano.
Pero la verdad es que el Sr.anónimo en su primer intervención, hizo una sugerencia con respeto, y a cambio recibió una respuesta de una persona a la que no era dirigida su propuesta (Sr. Tollers) que resultó ser finalmente el inicio de un desvío temático, sin el respeto que en cambio había manifestado el anónimo susodicho. En resumen; tiene derecho el anónimo de comentar y sugerir a Wanderer lo que desee. Y no tiene derecho el Sr. Tollers de faltar el respeto y caer en una chabacanería como la que dejó escrita.
En honor a la verdad y la virtud.
Luis

Anónimo dijo...

no es el tema del articulo, pero como salió este asunto, la recomendación de un buen libro, el tratar la vida de algún santo, temas de doctrina etc que si puede hacerse y se ha hecho en este blog, ayuda a la piedad, no es desatinado lo que plantea el anónimo cuestionado.

Anónimo dijo...

Son años ejercitándose en justificar lo injustificable, a nosotros debería darnos vergüenza llamar santidad a alguien como bergoglio.

Anónimo dijo...

El culto que le dieron a las pachas en Roma es de idolatría.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Lógicamente si adorás a Bouyer necesariamente debés detestar a Pío IX, con eso cualquiera de tus críticas pierde entidad. En ese punto dejé de leer el artículo, chau picho.

Guillermo Carranza dijo...

Anónimo de la 1:09
Comprendo perfectamente su necesidad. En estos tiempos donde sólo se respira un aire pútrido llega un momento que uno necesita que sus pulmones se expandan. Creo que lo que busca lo puede encontrar en este mismo blog en las imperdibles tertulias de Don Gabino. Le dejo este link que creo hallará acorde a su actual necesidad http://caminante-wanderer.blogspot.com/2017/07/la-respuesta-de-don-gabino.html
En cuanto al exabrupto grosero, violento y completamente innecesario de Jack Tollers comparto su posición expresada en su post de la 1:09.
Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

Estimado Ludovicus:
El texto de Romanos I, 22 y s.s. que atribuye a la apostasía y a la idolatría el retorno en homosexualidad, se corresponde con I Corintios 10,20 y el salmo 95, 5 (versión según los LXX) «Los dioses de los gentiles son demonios, y todo lo que se sacrifica a los dioses de los gentiles, se sacrifica a los demonios». El texto actualizado del salmo 95 ya no dice más "demonios"...
Como para no volverse p..o.
An other Ludovico

Anónimo dijo...

Podría hacerse un post que dijera: "Qué vergüenza, Señor Tollers". Porque la verdad no nos exime de la caridad. Incluso aunque uno crea que por caridad debe despabilar al prójimo, debe calcular también que puede espantarlo o escandalizarlo. Me parece que el Señor Tollers le debe una disculpa al comentarista anónimo y sería bueno y aleccionador para todos que lo hiciera.
Otro anónimo.

Anónimo dijo...

Es interesante ver como la acedía se metamorfosea en coraje digital
Matrix da para cualquier cosa.

El cruzado virtual

Anónimo normando dijo...

Un consejo avuncular: leyendo con placer unos papeles de Wanderer, me topé con esta perlita que me permito adelantar:
“El amor y el conocimiento progresaban juntos. Pero habían ocasiones especiales: un versículo que se había repetido cien veces o miles de veces sin prestar casi atención y por el que no se había sentido nada, de pronto, un día cualquiera, producía una asociación inesperada. Llamaba la atención un contraste o aparecía un recuerdo olvidado. Era una chispa que saltaba luego que el martillo golpeara más de mil veces en el yunque, y esa chispa iluminaba el mundo e iluminaba la vida del hombre con una luz que antes no poseía.”
Y bien: eso me pasó rezando por millonésima vez la oración al Espíritu Santo, donde pedimos “da nobis […] recta sapere, et de eius semper consolatione gaudere”, que suele traducirse “danos el gustar todo lo recto para gozar su consuelo”, o algo así.
Y necesitamos consuelo. Esto no significa ignorar las cosas horribles que suceden. Pero Elrond (y no Gandalf, como me corrigió un avisado comentarista del blog) nos recuerda que “es peligroso estudiar demasiado las artes del enemigo”. O sea que debemos alimentar nuestra alma con grandes cosas verdaderas, buenas y bellas. Si nos pasamos las horas con Bergoglio, Macri, los Fernández y el episcopado argentino, nos intoxicamos. Hay que tener espacio interior para saborear (sapere) las cosas altas, y dosificar el seguimiento de las inmundicias. Como dijera alguno: en toda casa hay un tacho de basura. Negarlo es imbécil. Pero no debe ser el centro de mesa de nuestra alma.

luciano tanto dijo...

Divinidades. Tranquilos. Por ahora y hasta aquí, estas, aquellas y las de más allá, son pura imaginación.

Anónimo dijo...

No siempre nos es dado, pero, a veces, tenemos un atisbo de la Providencia...
me parece a mí...
Porque si el anónimo más mencionado en estos comentarios no hubiera hecho su muy entendible y amable pedido y, además, si al buen Jack Tollers tal pedido no le hubiera hecho volar los pájaros, vaya uno a saber por qué (y, encima, va y lo escribe, en vez de putear solo como podía haber hecho, y, en tal caso, estoy seguro que un rato después bien podría haber dicho "Ah, no, mirá vos, algo de razón tiene el tipo este..."), muy difícilmente el Anónimo normando nos habría regalado su precioso consejo avuncular.
Así que, al amigo anónimo le pediría que no deje de escribir cuando considere que tiene algo para decir... su intervención nos ha hecho un bien a todos.

Anónimo dijo...

Anónimo 17:13.
Todo muy lindo y cierto.
Pero si hubo algún tipo de injusticia, involuntaria o no, se pide perdón y sanseacabó.
Como cuadra entre caballeros.
Lo contrario, es pedirle al piadoso anónimo que siga escribiendo como si nada hubiera pasado: es decir, que haga el papel de boludo.

Boludillo

Anónimo dijo...

Los demonios que se ocultan en los ídolos de las divinidades paganas, son bien reales.

Anónimo dijo...

Imposible no reflexionar en cómo ha caído en desuso la palabra "sinvergüenza".

Quizás porque ya casi nadie sabe qué es la vergüenza y por lo tanto tampoco les importa saber si la han perdido.

Anónimo dijo...

Muy interesante lo del Salmo 95,5. Y en efecto, solo figura en la versión LXX, hasta donde pude ver.

Me pregunto cuándo dejaron fuera un versículo tan crucial, quién lo hizo y por qué.

marcos dijo...

Pero lo que son las cosas, Don Anónimo Normando.Cada día cuando manejo para mi trabajo,antes del Rosario,rezo esa oración al Espíritu Santo y me he planteado últimamente que siempre se "descubre"algo nuevo en ella.¿ A qué viene hacer pública ésta coincidencia,mi estimadísimo amigo? A que ha sido usted quién me la enseñó hace ya muchos años...bueno,debe ser la vejez la que nos pone así de blandos.
Ah!! de paso dígalé a Jack Tollers, si lo vé ,que su comentario estuvo demás y que disculparse es de hombres de bien , por lo que descuento que lo hará.
criollo y andaluz

Anónimo dijo...

Saqueo a la iglesia San Francisco Valdivia, Chile


13 nov. 2019

El obispado de Valdivia ha hecho público el siguiente comunicado:

COMUNICADO DEL OBISPADO DE VALDIVIA, CHILE

Ante las situaciones que estamos viviendo como país, y, dentro de ella los destrozos sufridos en el Templo San Francisco, patrimonio del sur de Chile y de Valdivia, declaramos:
1.- Hemos estado unimos a las búsquedas legítimas que tantos conciudadanos estamos realizando a lo largo de Chile en búsqueda de la Justicia y la Paz, en nuestra región y ciudad, hay hermosas manifestaciones que nos deben llenar de esperanza.
2.- Rechazamos las muertes, los heridos de distinta índole, nos estremece el ver tantos hermanos y hermanas que han perdido la vista, menores de edad, jóvenes, adultos, miembros de las fuerzas armadas y de orden que han sido violentados, personas que han sufrido destrozos en sus lugares de trabajo, nuestras comunidades originarias, pescadores, campesinos, pequeños emprendedores, empresarios, etc., que de uno u otro modo han sufrido a lo largo de la historia distintas formas de violencia.
3.- Sumado a lo anterior, lamentamos profundamente el destrozo que ha sufrido el Templo San Francisco de Valdivia, sabemos que lo más importante en cualquier situación siempre son las personas, ante ello señalar que ahí viven cinco hermanos dehonianos, personas consagradas al servicio de la comunidad. Ellos se encuentran bien, pero sí con el estado natural de impotencia y dolor. Lamentamos que se haya entrado al Templo y profanado el Santísimo, destruido imágenes, el destrozo en muebles y daño general a este espacio patrimonial, ese espacio nos pertenece a todos los valdivianos, y juntos hemos de cuidarlo. Agradecemos a las personas que han ayudado a custodiar, limpiar el Templo y personas de buena voluntad que rechazan todo tipo de violencia, conscientes de que allí opera un comedor solidario y es un espacio propio de Valdivia.
4.- Además de esto, queremos señalar que solidarizamos con todos aquellos que a lo largo de la historia han sido despojados y sufrido distintos destrozos en su dignidad y desarrollo integral como personas o grupos, que han sido fruto de tantas injusticias y cuyo grito ahora también clama al cielo, y estamos convencidos que «¡El fruto propio de la justicia es la paz!» (cfr. Is. 32, 17).
5.- Finalmente, invitamos a todos a unirnos en oración y en la búsqueda del bien, oremos por todos aquellos que se han sentido violentados y quienes causan violencia de distinta índole, miremos juntos nuestros espacios y mirémonos unos a otros no como enemigos, sino como aquellos que son capaces de construir juntos la familia humana que todos esperamos.
En nombre de la diócesis de Valdivia, y en representación nuestro Administrador Apostólico R.P. Gonzalo Espina, les anima y bendice su hermano.
Pbro. Nelson R. Huaiquimil
Vicario General

Contra la Abominación de la Desolación dijo...

"Es llamativo también el modo elemental con el que Mons. Arizmendi completa su razonamiento: como el culto de adoración se debe sólo a Dios, el culto que los amazónicos rinden a la Pachamama no puede ser de adoración porque la Pachamama no es Dios".

Perdón por lo que voy a decir, pero este prelado es un imbécil !!!! No suelo insultar, pero esto no amerita otra cosa, sobre todo cuando se trata de alguien ordenado, de un pastor de almas, un obispo, y en este caso uno que supuestamente tiene que observar la Fe !! Si fuera un fiel de su grey y le tuviera que hacer una "corrección fraterna" sin dudas que comenzaría insultándolo, es que lo de este hombre no pasa de "teología para tontos". Según su estúpido argumento, la idolatría no existe !!!!!!!!!! QUE ALGUIEN LO ABOFETEE. UNA "COLAFISACIÓN" URGENTE PRECISA !!

Anónimo dijo...

A lo mejor tenía razón Mons. Pucho Fernández cuando dijo por ahí: "dejen a Francisco tranquilo".
Aunque yo prefiero, naturalmente, su explicación y aplicación vía Guanderer.

Anónimo dijo...

Merecen ser arrasados.
Hilbert