lunes, 2 de diciembre de 2019

Zelig


Poco más de un años después de la elección al pontificado del cardenal Bergoglio, todos nos preguntábamos acerca de lo que había en el fondo de su compleja personalidad. Para muchos, ya comenzaba a asomar un cierto desequilibrio mental que explicaría actitudes que, de otro modo, eran imposibles de descifrar. Ludovicus, colaborador de este blog, lanzó varias hipótesis, y una de ellas era la hipótesis Zelig. Yo la retomé y completé en el libro Conversaciones vespertinas (el libro puede comprarse en formato Kindle (€ 2,99) o en soporte papel (€ 10,30) en Amazon). 
Habiendo hablado en los últimos meses abundantemente sobre Bergoglio y sobre el blog con personas de varios países que no terminan de comprender comportamientos tan extraños, creo que vale la pena insistir en la pista Zelig
Partamos de algunas afirmaciones antológicas del Santo Padre:
1. A comienzos de noviembre de 2019 se encontró con los miembros del Ejército de Salvación, y les dijo: “Recibí mi primera lección de ecumenismo hace muchos años, ¡yo tenía cuatro! cuando con mi abuela encontré a los miembros del Ejército de Salvación”. 
2. Los que leyeron el libro de Omar Bello El verdadero Francisco, recordarán los relatos acerca del sarcasmo que utilizaba con sus allegados para referirse al rabino Skorka, del que se dice tan amigo.
3. En 2013, reveló a los fieles de una populosa parroquia de las afueras de Roma que, en su juventud, había sido “patovica”, es decir, uno de los musculosos custodios de las puertas de un boliche, sin caer en la cuenta que en los años de sus juventud esa figura era inexistente.
4. En 2014, afirmó en una reunión con sacerdotes romanos que todos llevamos dentro un ladrón, y que él había robado, en el momento de su velorio, la cruz del rosario que tenían en sus manos el cadáver del P. Aristi, legendario confesor de la basílica del Santísimo Sacramento de Buenos Aires.
En pocas palabras, Jorge Bergoglio le dice a cada interlocutor lo que ese interlocutor desea escuchar, sin importarle que deba cambiar de discurso varias veces al día, y sin importarle tampoco el ridículo o las consecuencias que podrían acarrearle.
Todas estas son actitudes propias de Zelig, el personaje de la película de Woody Allen estrenada en 1983. El protagonista, Leonard Zelig, es un hombre que ha logrado fama mundial gracias a su singular capacidad de adoptar la personalidad de cualquier persona que se encuentre a su lado. Este insólito hecho es estudiado por la doctora Eudora Fletcheer (Mia Farrow).
La película está presentada como un documental rodado en blanco y negro y al estilo de los filmes de la década del ’30, en el que se sigue la vida y evolución terapéutica de Leonard Zelig y su habilidad camaleónica que le permite confrontar su identidad individual y la colectiva, y el desapego como medio para entrar a formar parte de manera complaciente en el núcleo de la masa social. Zelig afirma en la película: “Miento porque quiero caerle bien a todo el mundo”. Y el relator comenta: “Estaba loco por asimilarse”. Más aún, el proceso patológico de Zelig lo lleva a “adquirir gusto plebeyos”, y la película se cierra con el colofón: “Esto demuestra que lo puedes hacer si eres un psicótico total”.
¿No son similares a las de Zelig las actitudes del papa Francisco? Siempre está de acuerdo con su interlocutor circunstancial sin importarle que mañana deba decir exactamente lo contrario a otro interlocutor. En una de las entrevistas que le concede periódicamente a Scalfari se mimetizó con la postura del ateísmo humanista representada por el periodista italiano. Afirmó, entre otras cosas: “Y lo repito. Cada uno tiene su propia idea del Bien y del Mal y debe elegir seguir el Bien y combatir el Mal como él lo concibe”, y “El Hijo de Dios se encarnó para infundir en el alma de los hombres el sentimiento de hermandad”. Muy poco tiempo antes, y con el mismo proceso mimético, le había comentado a Mons. Bernard Fellay que había leído ¡dos veces! la biografía de Mons. Lefebvre escrita por Mons. Tissier de Mallerais, que le había hecho muy bien, y que guardaba una profunda admiración y reverencia por Mons. Marcel Lefebvre, el arzobispo francés representante del tradicionalismo en los últimos cuarenta años.
Durante su visita a Ecuador en 2015, el Sumo Pontífice expresó: “La evangelización no consiste en hacer proselitismo, el proselitismo es una caricatura de la evangelización, sino evangelizar es atraer con nuestro testimonio a los alejados, es acercarse humildemente a aquellos que se sienten lejos de Dios en la Iglesia, acercarse a los que se sienten juzgados y condenados a priori por los que se sienten perfectos y puros”. Estas palabras fueron dichas en un contexto específico: en Quito, delante de delegaciones aborígenes, y luego de haber exaltado la independencia americana. Ellas significan, lisa y llanamente, la condena de la labor de los misioneros españoles que durante siglos dejaron su vida y su sangre en las tierras americanas. ¿Qué hicieron los jesuitas, franciscanos y dominicos? Proselitismo, tal como lo entiende el papa Francisco. Claro que atraían a los indígenas con su testimonio, pero también los atraían con el violín, como San Francisco Solano, y con la predicación del evangelio de Jesucristo. Esos millares de hombres admirables se acercaron ciertamente a los que se sentían alejados y a los más pobres, pero se acercaban para predicarles la Buena Nueva y para bautizarlos en el nombre de la Trinidad. Pareciera que el pontífice está aludiendo a una mera cercanía humana, de consuelo emocional y de promoción social. 
Veamos un último caso. Se trata de una sencilla anécdota que me fue referida por su mismo protagonista. Hace algunos años, cuando el cardenal Bergoglio ocupaba aún la sede porteña, un grupo de laicos de derecha le pidió que celebrara una misa en la catedral con motivo de un aniversario particular. El organizador del evento se encontró con el cardenal Bergoglio en la sacristía minutos antes del inicio de la celebración. Luego de un más que frío y distante saludo, le preguntó: “Decime quiénes están en la iglesia”. El joven le comentó quiénes eran, dando el nombre propio de aquellos más conocidos, y con referencias generales al resto. Eran todos dignos representantes del nacionalismo católico argentino. En la homilía, el cardenal habló como si fuera uno más del grupo de derecha que lo escuchaba, con sus mismas consignas y vocabulario común. Nadie podía salir de su asombro de que ese mismo prelado que se negaba a apoyar las marchas pro-vida o que boicoteaba las manifestaciones públicas contra la ley del matrimonio igualitario, pudiera tener un pensamiento tan claramente conservador. 
Por supuesto, no lo tenía. Era Leonard Zelig.

40 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantástica entrada! JB Es un peronista consagrado; es decir un Jesuita

Anónimo dijo...

Recuerdo que Lucrecia Rego de Planas, allá por septiembre de 2013, le había sacado la ficha y comentaba en su "carta al Papa Francisco" varios episodios donde resaltaba esa cualidad camaleónica. En fin, Dios quiera llevarlo pronto al Cielo

El sanjua

Eduardo dijo...

Excelente aquella película y excelente su reflexión. Gracias, Mr. Wanderer. Siempre un placer(muchas veces un consuelo) leer sus comentarios.
Eduardo

Unknown dijo...



O sea, es un perfecto politico, de palabra facil e inconsistentemente voluble,pero peligroso como mono con navaja.
Es el Papa pero no es Papa
Representa a Jesucristo?
Si.
Pero lo hace muy mal, espanta al rebaño y confunde y dispersa a sus ovejas.
La mafia lavanda y de SAINT GAL lo puso con un fin, pero pareciera que justo coincide con el los principios o el inicio del Apocalipsis?Que cosa extraña esto de poner en movimiento la rueda tantas veces anunciada.
Que papel patetico le toca desempeñar
Oremus

Anónimo dijo...

Pero...eso es peronismo!!

Walter E. Kurtz dijo...

Hay que seguir martillando sobre este genial descubrimiento de Ludovicus, que si tal vez no explica todo, explica bastante.

A los que son nuevos en el blog, les recomiendo el link que pone Wanderer al post de 2014 donde se habló del tema [https://caminante-wanderer.blogspot.com/2014/08/el-papa-francisco-la-hipotesis-zelig.html]. Lean también los comentarios que valen la pena.

Anónimo dijo...

Es más fácil decir que es Juan Domingo Perón.

Fuenteovejuna dijo...

Entre tantos personajes camaleónicos de Francisco hay uno que para mi es el más desconcertante de todos. Mientras fue Arzobispo de Buenos Aires Bergoglio siempre se manifestó como un duro opositor del kirchnerismo gobernante, a tal punto, que un día Néstor Kirchner decidió no hacer más el Te Deum en la Catedral porteña porque Bergoglio le resultaba insoportable.
Cuando llegó el turno de Cristina la situación siguió igual, prueba de ello fue que cuando Bergoglio fue elegido Papa, en el Congreso que estaba sesionando los diputados de Cambiemos pidieron un aplauso que nunca llegó porque el Frente para la Victoria se opuso terminantemente.
Sin embargo, instalado ya como Sumo Pontífice, Francisco produjo una metamorfosis extraordinaria, y en vez de un conejo sacó de la galera un Zelig kirchnerista que dejó a todos con la boca abierta. ¿Por qué cambió tan radicalmente? ¿Qué fue lo que pasó? Nadie lo sabe hasta el día de hoy, pero ya recibió siete veces a la expresidenta y se perdió la cuenta de los políticos, funcionarios, sindicalistas, dirigentes de ONG, de derechos humanos, etc. que también recibió, todos kirchneristas que no creen en Dios y muchos de ellos ladrones como el Caballo Suárez que hoy purgan sus delitos en la cárcel.
Jorge Sonnante, un desconocido diácono que después resultó ser un falso diácono, hizo circular varios videos por las redes diciendo que Francisco custodia en el IOR cientos de millones de dólares que Cristina le robó al país y que explicarían ese Zelig que ahora luce con orgullo, aunque es algo que nunca se pudo comprobar.
Si algún día sabremos lo que pasó, nadie lo sabe, lo más probable es que se lleve el secreto a la tumba.


Kusiwakcha dijo...

Por la piel de toro el difunto cardenal Tarancón también tenía esa dudosa habilidad de hacerse judio con los judios aparentemente al estilo de 1 Cor 9,20-22, pero aparentemente, en realidad el hacerse judio o gentil era ponerse un disfraz ocasional, nada que ver con el espíritu paulino. En Señor tenga a su gloria a D. Enrique y se apiade de D. Jorge.

Anónimo dijo...

Estimado, revise sus fuentes. Sonnante ya sonó. En cuanto a la supuesta oposición Bergoglio-Kirchner, ¿Sería tan amable de señalar una sóla y concreta manifestación clara de esa oposición? Por mi parte no la he podido encontrar jamás. Salvo que UD. Se refiera a esas habituales declaraciones vacías de contenido que tienen tantos significados cuántos posibles destinatarios y que constituían el rompedero de cabezas de esa cohorte o cloaca de periodistuchos del medio argentino. Nunca hubo real oposición de Bergoglio a ninguna política K.
Hilbert

Carlos Dufour dijo...

El asunto poco tiene que ver con peronismo o antiperonismo, más bien con la teleología.
Un político tiene su grupo de pertenencia, sea un grupo grande o uno chico, y tiene que hacer lo que beneficia sus propósitos. Pero eso no basta: tiene que hacer y también decir lo que promueve esos propósitos y objetivos.
O consideren un historiador de provincia y un humorista escuchando una anédocta de almacén. El historiador atiende al grado de verosimilitud, el humorista al efecto que el relato produciría en un número de cabaret. Se trata de objetos formales distintos, apuntaría un tomista.

Pero bueno, si se quiere hacer política de verdad, sería muy desventajoso renunciar a los decires, con sus policromías y sus matices, sus ambigüedades y énfasis, sus esperanzas y amenazas etc. Hay en la historia muy pocos políticos que decían lo que iban a hacer (y no me atrevo a mencionar sus nombres). El resto - la inmensa mayoría - es, más o menos, como Menem.
Se puede criticar a todo el mundo, hasta al mismo Papa, lo cual constituye un cómodo pasatiempo. Pero la crítica incide más y posee su relevancias si se basa en un proprium del sujeto, no es un rasgo genérico.
Aquí defiendo a Bergoglio, en un cierto sentido.

Walter E. Kurtz dijo...

Otra clave de interpretación (no necesariamente excluyente con Zelig) son los consejos del Viejo Vizcacha.

Díganme sinó:

EL PRIMER CUIDAO DEL HOMBRE
ES DEFENDER EL PELLEJO.
LLEVATE DE MI CONSEJO,
FIJATE BIEN EN LO QUE HABLO:
EL DIABLO SABE POR DIABLO,
PERO MAS SABE POR VIEJO.

HACETE AMIGO DEL JUEZ,
NO LE DES DE QUE QUEJARSE;
Y CUANDO QUIERA ENOJARSE
VOS TE DEBES ENCOGER,
PUES SIEMPRE ES GÜENO TENER
PALENQUE ANDE IR A RASCARSE.

NUNCA LE LLEVES LA CONTRA,
PORQUE EL MANDE LA GAVILLA.
ALLI SENTAO EN SU SILLA
NINGUN GÜEY LE SALE BRAVO:
A UNO LE DA CON EL CLAVO,
A OTRO CON LA CONTRANILLA.

EL HOMBRE, HASTA EL MAS SOBERBIO,
CON MAS ESPINAS QUE UN TALA,
AFLUEJA ANDANDO EN LA MALA
Y ES BLANDO COMO MANTECA.
HASTA LA HACIENDA BAGUALA
CAI AL JAGÜEL EN LA SECA.

NO TE DEBES AFLIGIR
AUNQUE EL MUNDO SE DESPLOME.
LO QUE MAS PRECISA EL HOMBRE
TENER, SEGÚN YO DISCURRO,
ES LA MEMORIA DEL BURRO,
NUNCA OLVIDA ANDE COME.

DEJA QUE CALIENTE EL HORNO
EL DUEÑO DEL AMASIJO.
LO QUE ES YO NUNCA ME AFLIJO
Y A TODITO ME HAGO EL ZORRO:
EL CERDO VIENE TAN GORDO
Y SE COME HASTA LOS HIJOS.

EL ZORRO, QUE ES YA CORRIDO,
DENDE LEJOS OLFATEA.
NO SE APURE QUIEN DESEA
HACER LO QUE LE APROVECHE:
LA VACA QUE MAS RUMEA
ES LA QUE DA MEJOR LECHE.

EL QUE GANA SU COMIDA,
GÜENO ES QUE EN SILENCIO COMA.
ANSINA VOS, NI POR BROMA,
QUERRAS LLAMAR LA ATENCIÓN:
NUNCA ESCAPA EL CIMARRON
SI DISPARA POR LA LOMA.

LOS QUE NO SABEN GUARDAR
SON POBRES AUNQUE TRABAJEN.
NUNCA POR MAS QUE SE ATAJEN
SE LIBRARAN DEL CIMBRON:
“AL QUE NACE BARRIGON
ES AL ÑUDO QUE LO FAJEN”.

VOS SOS POLLO, Y TE CONVIENEN
TODITAS ESTAS RAZONES.
MIS CONSEJOS Y LESIONES
NO ECHES NUNCA EN EL OLVIDO:
EN LAS RIÑAS HE APRENDIDO
A NO PELIAR SIN PUYONES.

Anónimo dijo...

Otro ejemplo: cuando engañó al Cardenal ZEN: http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=31498

Abiatar dijo...

Sí, lo de Zelig lo desconocía, y ahora que lo sé me deja frío, pero esto es puro Perón: adaptación camaleónica total con el interlocutor, sea Hitler o Stalin.

Anónimo dijo...

Creo que bergoglio quiere imitar al polaco en esa capacidad que tenia de ser visto como un tradicionalista por los tradicionales (posconconciliares), un conservador para los conservadores, un progre para los progresistas,etc... pero no tiene la habilidad o la "gracia"(no me refiero a la santificante, sino a de los comediantes), ese don de actuación que tenia el polaco...

Fuenteovejuna dijo...

Estimado Hilbert
1) Sobre el tema de Jorge Sonnante creo que no leyó bien mi comentario, allí dije que es un falso diácono. Para más detalles, le informo que el Padre Olivera Ravasi habló con el Superior de la Fraternidad San Pedro, quien le informó que el tal Sonnante nunca fue diácono de la Orden. Esto viene a cuento porque Sonnante dijo que era miembro de esa Fraternidad y había sido ordenado en Roma por el Cardenal Burke.
2) Me sorprende que nunca se haya enterado del enfrentamiento entre el Cardenal Bergoglio y los Kirchner, así que paso a informarle:
Cansado de las críticas del Arzobispo de Buenos Aires, La Nación del 24 de mayo de 2005 publicó que el Gobierno dispuso trasladar el tradicional Te Deum del 25 de mayo a la provincia de Santiago del Estero, razón por la cual el Arzobispado emitió un comunicado lamentando que por primera vez desde 1810 no se iba a realizar el Te Deum en la Catedral de Buenos Aires.
Ese cortocircuito se mantuvo invariable hasta que Cristina Kirchner dejó el poder en 2015, razón por la cual recién volvió el Te Deum a Buenos Aires con el gobierno de Macri.
Tal vez el enfrentamiento más duro entre Bergoglio y los Kirchner lo protagonizó el periodista Horacio Verbitsky, dirigente del CELS y una de las primeras espadas del kirchnerismo, cuando junto con otros organismos de derechos humanos acusó a Bergoglio de haber entregado a la dictadura militar a dos sacerdotes jesuitas, Orlando Yorio y Francisco Jalics que habrían sido torturados en la ESMA.
Está demás decir que cuando Francisco se puso el traje kirchnerista de Zelig, Verbitsky y los organismos de DD.HH. fieles a Cristina Kirchner metieron violín en bolsa y nunca más hablaron del tema. Tan es así que Hebe de Bonafini, que como defensora de los Kirchner se había cansado de insultar a Bergoglio, hace poco contó que Francisco la invitó muchas veces a ir a verlo pero por una cosa o por otra ella nunca iba, hasta que al final cediendo a su insistencia lo fue a ver. Al regreso contó maravillas del encuentro y de los rosarios que el Papa le regaló y que seguramente habrá tirado en algún cesto de basura de la Plaza San Pedro.
Me imagino que si Ud. nunca se enteró de estos y otros choques que hubo entre Bergoglio y el kirchnerismo debe ser porque no es argentino; pero bueno, siempre hay una primera vez para enterarse.
Que pase bien el día.

Hermenegildo dijo...

El Vaticano ha dicho en diversas ocasiones que las palabras que Scalfari pone en boca de Francisco «no pueden ser consideradas como un relato fiel».

Existen casos más claros en los que Francisco dijo a su interlocutor lo que quería oír:

- En la conferencia inaugural del evento Sacra Liturgia UK 2016, el Cardenal Sarah explicó que el Papa Francisco le ha pedido comenzar un estudio sobre “la reforma de la reforma” para adaptar los cambios litúrgicos del Concilio Vaticano II, y que este estudio busca “el enriquecimiento las dos formas del rito romano”: la ordinaria y la extraordinaria.

Unos días después, el Cardenal fue corregido por la Sala de Prensa del Vaticano:

https://www.aciprensa.com/noticias/vaticano-aclara-afirmaciones-del-cardenal-sarah-sobre-la-celebracion-de-la-misa-89693

- Francisco dijo por carta al Cardenal Burke que los masones no pueden pertenecer a la Orden de Malta y que esta institución no debería utilizarse para difundir difundir métodos y medios contrarios a la ley moral. Luego ya sabemos lo que pasó.

Anónimo dijo...

Wanderer, dedique unas palabras al amiguito de Tucho, Eduardo Lorenzo
https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2019/12/03/una-nueva-victima-acuso-al-cura-eduardo-lorenzo-yo-era-menor-y-me-pedia-que-le-hiciera-masajes-en-la-espalda-y-me-subiera-arriba-suyo/

Fred dijo...

¿Progre para los progresistas? Ni de broma. Los progres nunca tragaron a S. J.P.II

Anónimo dijo...

Estimado, gracias por su respuesta. Creo que Sonnante no sólo mintió con lo de su diaconado sino también con lo del dinero K para el Vaticano vía Cáritas con video incluído (se demostró que era todo trucho). Lo del Te Deum lo sabía, ciertamente, pero sigo sin conocer cuáles fueron los actos de Bergoglio de oposición a los K. Ni sus razones. Lo que UD. Señala es una guerra de zapa en la que unos decían que Bergoglio era "colaboracionista" con el Proceso mientras él afirmaba o hacía afirmar que, en realidad, siempre había sido compañero de ruta de ellos. Entre bueyes no hay cornadas. ¿Cuál habría sido la.oposición que ejerció, entonces, Bergoglio? Sigo sin entender.
Que termine bien UD. también su día.
Hilbert

Anónimo dijo...

...sencillamente, Francisco está loco

Carlos Dufour dijo...

Y dale con el cargo del peronismo, que no es necesario ni suficiente para el problema que nos ocupa! Por qué esa persistencia parroquial?
Sospecha: Endilgando obstinadamente vicios y yerros al peronismo (o a Bergoglio) el antiperonista se cree virtuoso, probo y excelente.

Anónimo dijo...

Coincido con quienes desestiman que haya existido alguna querella real entre JB y los KK. ¿Pruebas? Pues como decía el personaje de Juan Luis Gallardo: "Los amigos se prueban en el homicidio", es decir, se prueban en las situaciones más bravas. Y tal caso fué el de Monseñor Antonio Basseotto. Defenestrado por los KK por haber cantado cuatro veradedos (no Dufour, no eran verdades peronistas) nadie salió a defenderlo; menos que menos el primado de la Argentina o la CEA. ¿Que la CEA no tenía nada que ver...? Veamos estos casos: Mons. Maccarone; JB salió a hablar bien de él ("es un hombre de bien" dice el comunicado de la CEA firmado por él) cuando al tipo lo descubrieron haciendo de su c-lo un florero. Otro caso: Mons. Bargalló se tomó una liclencia del voto de celibato con "una amiga de la infancia". Ahí reaccionó todavía más rápido: Se fué como "metropolitano" a Moreno y lo puso a cargo a su amigo Casaretto, otro "quétal".
En el período de votación de la ley del putimonio no hizo nada, salvo aparentar que estaba en contra, pergeñando una carta (que muchos creemos que era un fraude) dirigida a las Carmelitas de la calle Amenábar que, como todos sabemos, tienen voto de clausura así que no pueden confirmar ni desmentir la correspondencia que reciben. Golpe maestro que lo deja bien con Dios y con el diablo; o sea con el diablo, por que Dios no mastica vidrio. Y esto es porque estaba de acuerdo con los KK. Fueron funcionales recíprocamente a fin de arruinar la moral católica en la Argentina; un éxito notable...
Anselmo

Ludovicus dijo...

La lucha entre los K y Bergoglio fue por la hegemonía del progresismo. Así de simple.

Fuenteovejuna dijo...

A la confrontación entre Bergoglio y los Kirchner le pueden poner el nombre que quieran, lo que no se puede hacer es negarla.
El 25 de mayo de 2012 decía Clarín: "La reflexión que el Cardenal formuló en 2004 delante del presidente Kirchner cuando criticó 'la tentación de promover la confrontación', cayó muy mal en el mandatario, al punto que decidió no asistir más a ese oficio en Buenos Aires".
Y el 25 de mayo de 2013 decía La Nación: "...durante toda la década, las punzantes palabras del entonces insospechado Papa sonaron siempre a admonición y reproche. Es imposible no ver en algunos tramos de estos mensajes alusiones directas, no sólo a la política kirchnerista, sino al estilo y hasta a la personalidad de Néstor Kirchner y más tarde de su esposa, (y cita textual a Bergoglio):'la intemperancia y la violencia son inmediatistas, coyunturales, porque nacen de la inseguridad de sí mismo'; 'la reinvidicación rencorosa es cáscara de almas que llenan su vacío triste'; la referencia clara a quien 'como no se soporta a si mismo necesita atemorizar a los demás y llena de palabras contradicentes lo que los hechos evidencian'; y la crítica al'hábito de polarizar y excluir' y a las 'pretensiones voraces de poder, la imposición de lo propio como absoluto y la denostación del que opina diferente'. Todo ello sumado a la invocación a 'renunciar a la mezquindad y el resentimiento de los internismos estériles y de los enfrentamientos sin fin".
Y en claro desafío a los Kirchner y a pesar de que ni Néstor ni Cristina asistieron más al Te Deum en Buenos Aires, Bergoglio lo siguió celebrando todos los 25 de mayo para no perderse la oportunidad de pegarles un codazo en los dientes.
Estos son hechos, no conjeturas, por eso digo que entre todos los personajes Zelig que Francisco guarda en su placard, el más desconcertante es este del Bergoglio antikirchnerista y el Francisco ultrakirchnerista que hasta ahora nadie ha logrado desentrañar.

Anónimo dijo...


Anselmo.

No entiendo su razonamiento .

Lo importante de la carta , no era sus destinatarios , sino que Ud y yo nos enteramos de la opinión del Cardenal .
No me acuerdo de la forma de la publicación pero ha salido en todos los medios .

Carlos Dufour dijo...

4 DEZ 2019
El problema no lo crean las "verdades peronistas", sino las numerosas "verdades antiperonistas", que con imparcial miopía confunden lo propio, lo específico y lo genérico.

Muchachos: Todo pontífice es un político. Y todo político que no calcula los efectos de lo que dice y no usa esa posibilidad, quedará en desventaja ante quienes se valen de ella, y desaparecerá más rápido que ligero.

Por eso, honestamente, NO me parece una perversidad especial de Bergoglio que diga cosas pensando en los efectos probables de esas expresiones sobre públicos o interlocutores. Si hay aquí perversidad estará en las circunstancias del oficio político. Ya Maquiavelo decía, creo recordar, que el Principe a de amar a su patria más que a la salvación de su alma.

Un peronista ilustrado en las cinchadas de teólogos podría leernos en voz alta, la declaración atribuida a Paulo en I a los Corintios c. 9:

19 Por lo cual, siendo libre , me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número. 20 Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; 21 a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley.
22 Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. 23 esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él.

Hacerse de todo... ¿Cómo? Cuando de Bergoglio de trata, se rechaza con desprecio su “esquizofrenia moral” y se deplora la influencia nefasta de Perón? Y cuando viene de la Biblia resulta ser inspiración del Espíritu Santo?
Nietzsche tenía razón cuando deploraba cómo adiestra el cristianismo en el arte de leer mal.

Anónimo dijo...

Estimado amigo, hay una diferencia grande entre mentir para quedar bien, es decir, mentir demagógicamente… respecto de otra actitud que consiste en acercarse al otro, abajándose, yendo a menos, a efectos de intentar llevarlo hacia una instancia más elevada o de mayor luz. Como si usted, pudiendo hacer un mejor uso del idioma, hablara más llanamente cuando se dirige a una persona sencilla, pero no lo hace por demagogia, no lo hace para ganar su voto sino para no humillarlo, para que no se sienta mal, para que le pudiera entender… en definitiva, como un acto de caridad, es decir, de amor, pensando en el bien de la otra persona y no en un beneficio que pudiera obtener de ella.

Anónimo dijo...

hegemonía del progresismo....jaja
buen análisis en apretada síntesis.

Anónimo dijo...

Insisto, Clarín dice, la nación interpreta, ámbito financiero colige...etc, etc. Etc., Sigo sin encontrar ningún acto de verdadera oposición de Bergoglio a ninguna política kirchnerista. Todo fuegos fatuos, o a lo sumo presuntos personalismos entre personas mal llevadas. Todo leído entre líneas por periodistuchos pagos, por uno o por otros.
Hilbert

Anónimo dijo...

Y agrego, su silencio o ambigüedad frente a infinidad de políticas expresas nefastas de los K lo convierte más en su cómplice que en su opositor.
Y creo que, ya pontífice, podemos decir lo mismo respecto de Macri, pues ninguno de los obispos o personajes que viven hablando en su nombre hizo jamás una abierta oposición a la infinidad de nefastas políticas en las que Macri se mostró como un kirchnerista aventajado. Mutis por el foro...
Hilbert

Anónimo dijo...

Hilbert tiene razón.
No hubo un verdadera oposición doctrinaria de parte del arzobispo Bergoglio a las políticas del kirchnerismo.
Hubo, es verdad, una incomprensión mutua. Los Kirchner, en su lejanía de todo lo católico, no se daban cuenta de que Bergoglio no era ideológicamente un enemigo.
Si hubo oposición Bergoglio-Kirchner, fue por espacios de poder, como la hubo entre Clarín y los Kirchner. Ideológicamente, Clarín es lo mismo que los Kirchner, como se puede ver en materia de bioética (temática LGTB) e interpretación del pasado histórico, tanto reciente como remoto.
Un asunto algo misterioso, era la insistencia de Horacio Verbitsky en la supuesta complicidad, puntual, de Bergoglio, con la represión antisubversiva del Proceso, sobre un par de sacerdotes, que no tuvo consecuencias fatales para estos.
La interpretación más sencilla es que se trató de una estrategia para mantener a Bergoglio a la defensiva.
Otra interpretación, más alambicada, conspirativista, es que fue algo acordado para darle a Bergoglio un barniz de derecha que lo hiciera potable para los cardenales ortodoxos.
Saludos cordiales.

Fuenteovejuna dijo...

Hilbert
A ver si nos ponemos de acuerdo, Usted y yo vestimos la misma camiseta mientras Bergoglio, los Kirchner y ahora Francisco, juegan para el equipo contrario. Punto.
¿Por qué negar que mientras Bergoglio fue Arzobispo de Buenos Aires tuvo serios encontronazos con los Kirchner y luego como Francisco hizo una pirueta de 180° y se convirtió en defensor a ultranza del kirchnerismo? Eso es algo indiscutible.
Si tiene bigotes, cuatro patas y dice miau, es un gato. ¿Por qué insistir en que es un perro?
A Usted y a mi no nos agradan ni Bergoglio, ni los Kirchner, ni Francisco, pero la realidad está ahí, delante de nuestros ojos, de modo que si antes Bergoglio fue antikirchnerista y ahora defiende al kirchnerismo, ¿por qué negar lo evidente?
Es cierto que no sabemos por qué antes Bergoglio pensaba de una manera y ahora Francisco piensa de otra, pero es así aunque no tengamos explicación. Basta de negar lo evidente.

Anónimo dijo...

Y si... coincido con Dufour. En especial con este ultimo comentario suyo. Independientemente de eso... no solo Bergoglio... ultimamente se me hace cada dia mas y mas y mas elocuente que todo el mundo se ha vuelto loco. Hay una locura creciente en todos los estratos en todos lados y por todas partes.
Por Dios!!! Que no sea yo quien enloquece...

Carlos Dufour dijo...

Si el anónime preopinante coincide conmigo, puede haber motivos para dudar de su salud mental.

Anónimo dijo...

Estimado Fuenteovejuna: No creo merecer el mote de negacionista de lo evidente, por el simple hecho de que no hay ninguna evidencia acerca de que Bergoglio fuese antikirchnerista o, más bien, de que hubiese hecho oposición alguna a los Kirchner y sus políticas. Puede que les pusiera caras más o menos feas, pero ciertamente nadie nunca supo decir, sin entrar en interpretaciones o elucubraciones, cuáles eran las discrepancias entre Bergoglio y los K, más precisamente, qué políticas de los K impugnaba o condenaba el Cardenal Primado de la Argentina en tanto que tal. Si "Él" o "Ella" no le caían simpáticos, si en sus sermones había o no alguna indirecta que pudiera interpretarse en contra de ambos, etc, es todo una fantochada. Nunca les plantó bandera ni se les opuso francamente, digan lo que digan los medios que, en definitiva, juegan un partido distinto del nuestro y que fabrican oficialismos y oposiciones en el más desarrolaldo gatopardismo que pueda haberse jamás imaginado. Basta de negar lo evidente. Sinceramente,
Hilbert

Anónimo dijo...

Y si... puede haberlos, amigo Dufour.

Esto me recuerda a Evan Mc Ian. Esa clase de locura es de la que creo que participamos, o que en buena hora sea la que nos toque. Por oposición a la otra, la del mundo, a la que hice referencia en el comentario anterior.

Anónimo dijo...

Al señor que escribe: "No entiendo su razonamiento. Lo importante de la carta, no era sus destinatarios, sino que Ud y yo nos enteramos de la opinión del Cardenal. No me acuerdo de la forma de la publicación pero ha salido en todos los medios ."
Exacto. Lo que se pretendía era difundir, vender, "una imagen", real, presunta o falsa, porque ya estaba aspirando a "un ascenso". Su controversia, real, presunta o falsa con los KK. era más de lo mismo: aunque resultaran siempre recíprocamente funcionales, a él le convenía mostrar una cierta imagen de adversario de los KK., tan mal vistos en Roma y en el resto del mundo. Y a fuer de decir toda la verdad, no eran mal vistos por zurdos, progres o peronistas -todo lo cual hubiese sido plenamente justificado- sino por notablemente atorrantes, ordinarios o lo que sea...
Este es el contexto que creo totalmente real de la ficticia "controversia" entre Bergoglio y los KK.: se utilizaban recíprocamente. A Bergoglio le venía bien distanciarse de estos impresentables (pensando en sus futurros electores, y no es un error de tipeo) y a los KK les caía de perlas pasar por comecuras frente al zurdaje en general y a los curas progres en particular. Ni qué decir lo bien que les salió la maniobra a los dos. Los peronistas tienen una larga tradición de alianza con los Obispos, que los KK querían dejar a un lado de momento, y a JB no le conenía mantener.
Hoy JB es Papa y mañana a la mañana, CFK vicepresidente.
En cuanto al caso concreto de la Carta, lo considero una artimaña, fraudulenta o no, no lo sé, porque no había manera de que una carta supuestamente enviada por un Arzobispo a un Convento de Clausura Carmelita viera jamás la luz y menos en un medio de difusión periodístico, así que si se conoció, fué porque la filtraba el remitente.... y si la filtraba el remitente, pregúntese para qué.
Todo lo que hemos conocido en la vida pública de este personaje huele a timo, a falsificación, a teatro.
Espero haber sido claro.
Anselmo

Anónimo dijo...

Wandere que opina de la nooticia de Specola que el Vaticano quede bajo la administración del estado italiano?

Anónimo dijo...

Estimado Anselmo ..

Con tantas conjeturas y supuestos , me parece que no clarifica nada al contrario ...