martes, 14 de enero de 2020

Il pasticcio Benedicto - Sarah y el celibato


La situación que explotó en los últimos dos días a raíz del libro escrito por Benedicto XVI y el Cardenal Sarah sobre el celibato es grave. Pareciera que no aporto ninguna novedad al calificarla de tal modo porque lo cierto es que todo lo que ocurre durante el pontificado de Bergoglio es grave, pero en este caso, la gravedad es aún mayor y todavía es muy pronto para saber cómo terminará el affaire. Lo cierto es que en el Vaticano están furiosos y los “guardianes de la revolución” han soltado a la jauría.
Copio a continuación el artículo de Ricardo Cascioli aparecido recién en La brújula cotidiana. Me parece un excelente análisis de los hechos. Agregaría solamente una observación. Me huelo que el que complicó la situación fue Nicolás Diat, el editor de los libros del cardenal Sarah. Y, como apunta Marco Tosatti, lo hizo “tutto a sua gloria e merito”.


El libro sobre el celibato, el gran lío de monseñor Georg Gänswein

Tras el clamor suscitado por los extractos del libro en defensa del celibato eclesiástico, firmado por Benedicto XVI y el cardenal Robert Sarah, se discute el sensacional giro de 180 grados del secretario de Ratzinger, monseñor Georg Gänswein. Había asegurado el desconocimiento del Papa emérito sobre el proyecto del libro a cuatro manos, pero los hechos lo desmienten. Y el cardenal Sarah confirma que todo estaba claro y compartido, y publica cartas de Benedicto XVI dirigidas a él. Y los editores también recibieron en su momento el "visto, se imprima" de Gänswein. Quizás después de los violentos ataques, mentiras y amenazas recibidas, el secretario ha querido proteger al Papa emérito, pero va a obtener el resultado contrario, porque separar a Benedicto XVI del cardenal Sarah sólo ha facilitado a sus enemigos su eliminación. Mientras tanto, el libro saldrá con la firma del cardenal Sarah y "con la contribución de Benedicto XVI". Pero el contenido, que es lo que cuenta, sigue siendo el mismo.

Empecemos con los hechos. El libro "Desde lo más profundo del corazón", del que Le Figaro anticipó algunos extractos causando un gran revuelo, ha sido compartido realmente por Benedicto XVI y el cardenal Robert Sarah. La obra está compuesta por dos ensayos sobre el sacerdocio, con especial atención al celibato, escritos respectivamente por Benedicto XVI y el cardenal Sarah. Luego hay una introducción y una conclusión firmada por ambos: las dos fueron escritas por el cardenal Sarah pero vistas y aprobadas por Ratzinger. Y el "visto, se imprima" vino directamente del secretario personal de Benedicto XVI, monseñor Georg Gänswein.
¿De dónde viene entonces todo el caos de estas horas y el giro inesperado de Gänswein? El secretario de Ratzinger ha declarado a la agencia de noticias ANSA: "El Papa emérito sabía que el cardenal estaba preparando un libro y había enviado un texto suyo sobre el sacerdocio autorizándole a usarlo como quisiera. Pero no había aprobado ningún proyecto de libro firmado por ambos, ni había visto o autorizado la portada". En realidad, los editores son capaces de demostrar que monseñor Gänswein está mintiendo: el secretario sabía muy bien que el libro saldría con la doble firma y había dado el visto bueno a pesar de que era consciente del enorme impacto que tendría la publicación. Además, desde la tarde del lunes 13 de enero, tan pronto como se difundió la noticia de una disputa sobre las firmas, el cardenal Sarah –hablando de "difamaciones de excepcional gravedad"- hizo circular en las redes sociales las cartas que le había escrito Benedicto XVI en las que se ponía de manifiesto que el Papa emérito era consciente del proyecto del libro.
Y de nuevo, la introducción corresponde a esa media página preparada por el cardenal Sarah que es el tema de la carta enviada por Ratzinger el 25 de noviembre: "Querida Eminencia, de todo corazón quiero darle las gracias por el texto añadido a mi contribución y por toda la elaboración que ha hecho. Me ha conmovido profundamente que haya comprendido mis intenciones: en realidad había escrito siete páginas de aclaración metodológica de mi texto y me alegra decir que usted ha sido capaz de decir lo esencial en media página. Por lo tanto, no veo la necesidad de enviarle las siete páginas, ya que usted ha expresado lo esencial en media página. Por mi parte, el texto puede ser publicado en la forma que usted ha previsto".
En la mañana del 14 de enero, el cardenal Sarah reconstruye de nuevo con un comunicado oficial todo el proceso que ha llevado a la publicación del libro: desde el 5 de septiembre pasado, cuando fue a ver a Benedicto XVI a la Mater Ecclesiae pidiéndole un "texto sobre el sacerdocio católico, con especial atención al celibato", hasta el 3 de diciembre, cuando en otra visita explicó a Benedicto XVI que "nuestro libro se imprimiría durante las vacaciones de Navidad y que se daría a conocer el miércoles 15 de enero". Entre tanto, las fechas que han marcado los distintos momentos han sido en gran parte ya documentadas con las cartas que circularon el día 13 por la tarde. En la conclusión del comunicado, el cardenal Sarah habla de "una abyecta controversia": "Perdono sinceramente a todos aquellos que me calumnian o que quieren oponerse al Papa Francisco. Mi adhesión a Benedicto XVI permanece intacta y mi obediencia filial al Papa Francisco es absoluta".
El tema es entonces por qué monseñor Gänswein, en nombre de Benedicto XVI, ha dado este insólito giro con el doble y dramático resultado de haber puesto al cardenal Sarah en serias dificultades y de haber distraído la atención de los contenidos del libro, que siguen estando en cualquier caso confirmados y al mismo tiempo son perturbadores. Además, las afirmaciones más relevantes teológicamente sobre la cuestión del celibato, que niegan absolutamente la posibilidad de excepciones motivadas por necesidades sociales, se pueden encontrar precisamente en el ensayo de Ratzinger.

Sin ninguna duda la publicación de los extractos del libro ha provocado un terremoto en el Vaticano: una verdadera bomba mientras se espera la exhortación post-sinodal con la que algunos albergan la esperanza de que el Papa Francisco se abra a las peticiones contenidas en las conclusiones, precisamente en lo que se refiere a las excepciones al celibato eclesiástico. Las reacciones de los "guardianes de la revolución" no se han hecho esperar en absoluto: si por un lado el gran jefe de la comunicación vaticana, Andrea Tornielli, ha escrito en Vatican News un artículo "normalizador" que intenta reconciliar la posición expresada por Ratzinger con la del Papa Francisco, por otro lado ha “desatado a sus hombres” con el doble propósito de cerrar la boca del Papa emérito y “manchar” al cardenal Sarah, que habría dado vueltas alrededor de un Papa emérito descrito como un pobre viejo tonto. Es significativo a este respecto que el "delfín" de Tornielli, Domenico Agasso jr., firmara el 14 de enero el artículo de apertura de La Stampa, con el título inequívoco de "El Vaticano, el nudo del Papa emérito". Resumen: "Crece la petición de un texto que prevea límites al ejercicio del magisterio del Pontífice renunciante". ¿No está claro?
Se pueden hacer una idea del tipo de presiones que habrán recibido Benedicto XVI y monseñor Gänswein quien, entre otras cosas, es Prefecto de la Casa Pontificia y por lo tanto, se encuentra en una posición delicada entre Ratzinger y el Papa Francisco. Dada la violencia de los ataques públicos, podemos adivinar fácilmente lo que ha ocurrido en privado. Eso no justifica los cambios de rumbo de monseñor Gänswein, pero tal vez se pueda entender que, ante las amenazas y falsedades que circulaban, pretendía proteger a Benedicto XVI. El problema es que obtendrá el resultado contrario: al separar al Papa emérito del cardenal Sarah sólo ha facilitado a sus enemigos su eliminación. Y al mismo tiempo ha debilitado la contribución que los ensayos de Benedicto XVI y Sarah pretenden aportar al debate sobre el celibato eclesiástico, para detener el ataque a la identidad de la Iglesia. El cardenal Sarah ha escrito en Twitter: "Considerando la controversia que ha causado la publicación del libro ‘Desde lo más profundo de nuestro corazón’, se ha decidido que el autor del libro será para futuras publicaciones: el cardenal Sarah, con la contribución de Benedicto XVI. Sin embargo, el texto completo permanece absolutamente inalterado".



26 comentarios:

Jav dijo...

Solo Dios y el nuevo orden mundial conocen a qué presión y lobby está el Papá Benedicto XVI.
Hoy más que nunca, penitencia y oraciones para el Papá y El Cardenal.
Los demás temas muestran el grado de influencias del Enemigo.

Anónimo dijo...

Se cierne la tormenta.Parece ser que se sumarán más vergonzosos escándalos.

Anónimo dijo...

No se puede servir a dos señores.

Anónimo dijo...

Después de tantos "dimes y diretes" pensábamos que el Vaticano y su burocracia se habían convertido en un comité peronista o "unidad básica" como la llaman en Argentina. Pero ahora vemos que esa corte bergogliana es el "conventiyo de un sainete porteño" igual a como lo planteaba el autor argentino ALBERTO VACCAREZZA.

CARLITOS GARDEL.

Anónimo dijo...

Han dejado a Sarah a los pies de los caballos.

Huele que apesta a operación interna.

Gelfand dijo...

Jaja! Ahora se dan cuenta los "ratzingerianos" que Gänswein es un vivo...que ingenuos...

Gelfand dijo...

Digamos además que si Tornielli, Piqué y compañía son los "guardianes de la revolución", La bussola quotidiana es claramente un medio opositor.

Que muestren las pruebas que Gänswein sabía todo...si las tienen. Ciertamente que un obispo no le exige seguridades a un cardenal...

Fuenteovejuna dijo...

Más allá del conventillo de la paloma del que habla otro comentarista, este pontificado parece haber convertido a la Santa Sede en un sórdido tugurio donde todo vale a la hora de llevar agua para su molino.
En efecto, Julio Algañaraz, el oscuro corresponsal de Clarín en Roma, escribe hoy con satisfacción que "Benedicto XVI pide retirar su firma de un polémico libro que presiona al Papa. Para todos sonó a una maniobra a fin de presionar al Papa Francisco que está preparando la exhortación, que es el documento final del Sínodo de Obispos sobre la Amazonia".
Paralelamente, en las redes circula un wahtsapp atribuido a Antonio Socci, donde entre otras cosas dice lo siguiente:
"Las fuentes dentro del Vaticano reconstruyen la historia de esta manera: anteayer, cuando se anticipó la parte en defensa del celibato eclesiástico, se desató un infierno en el Vaticano porque Bergoglio estaba furioso. De hecho, el pronunciamiento autorizado de Benedicto XVI le impidió vencer el celibato como hubiera querido hacer en la siguiente Exhortación Postsinodal. Así que él en persona convocó a Monseñor Gaenswein, que es secretario de Benedicto pero también Prefecto de la Casa Pontificia, y le ordenó furioso que quitara el nombre de Benedicto XVI de la portada de ese libro (sin poder pretender cambiar los textos del libro). Bergoglio exigió una derrota completa y total. Por eso las primeras noticias filtradas hablaban de 'fuentes cercanas a Benedicto XVI' según las cuales Benedicto no había escrito un libro a cuatro manos con Sarah ni había aprobado la portada, es decir, su firma en el libro.
Sin embargo, esto no era cierto y Benedicto XVI no podía aceptar decir una falsedad, acusando asi implícitamente al Cardenal Sarah de haberlo involucrado sin su consentimiento porque él no tenía intención de retirar lo que había escrito en defensa del celibato.
Por otra parte, Benedicto se vio también en la necesidad de proteger a su secretario de las 'vendettas' sudamericanas dado que había recibido una orden perentoria de Bergoglio. Así que se adoptó esta solución de compromiso: en las ediciones del libro que siguen a la primera, el autor será el Cardenal Sarah, CON LA CONTRIBUCIÓN DE BENEDICTO XVI, pero en cualquier caso el texto del libro sigue siendo el mismo.
Con este compromiso desordenado, el tribunal de Bérgamo puede hacer decir a los medios de comunicación que Benedicto XVI ha retirado su firna del libro -aunque no sea verdad- pero de hecho el libro permanece como está, con la firma de Sarah y el nombre de Benedicto XVI como autor de las partes acordadas. Una historia muy fea de acoso clerical que al final pretende amordazar a Benedicto XVI".

javcus dijo...

Gelfand:

Gänswein tenía necesariamente que saberlo porque fue él el que dio el imprimatur al libro, así lo asegura el artículo de La brújula cotidiana.

Por cierto, en LifeSiteNews se dice que parece que las editoriales (Fayard e Ignatius Press, ésta llevada por jesuitas) van a hacer caso omiso y mantendrán la coautoría del libro:

«Pope Benedict’s publisher stands by listing him as co-author on new book defending priestly celibacy»
https://www.lifesitenews.com/news/pope-benedicts-publisher-stands-by-listing-him-as-co-author-on-new-book-defending-priestly-celibacy

Anónimo dijo...

Terrible todo. No podemos aferrarnos a esperanzas ni seguridades humanas. Quienes ponían en Sarah su esperanza de restauración de la Iglesia, la ven ya frustrada. Quienes confiaban en la firme lealtad de Gänswein, quedan defraudados. Por no hablar de Benedicto, de quien preferimos no saber...

Pero el Señor no abandona a su Iglesia. In extremis, y con muchas bajas, se ha impedido el asalto al sacerdocio católico que se preparaba. Laus Deo.

J.V. Boo, abyecto. Ya veremos si esa banda le paga los servicios prestados. Vergüenza para su prelatura.

Y aún en medio de los escombros, y rodeado de muertos y heridos, que no se me pase felicitar al Wanderer porque el decisivo ensayo de Benedicto, del que no se ha retractado el autor, tiene mucho en común con los argumentos que tuvimos el privilegio de leer aquí hace poco. Dios le bendiga, don Guánder.

Anónimo dijo...

Hace rato que se huele la traición de Gänswein...sino ¿cómo se entiende que sea tan "afín" a ambos pontífices?

Hermenegildo dijo...

Según el editor, Sarah mostró personalmente a Benedicto la tapa del libro y Gänswein aprobó la versión italiana:

https://gloria.tv/post/jhCkmSpGMEHC1FnQ9xNffJKvQ

Hermenegildo dijo...

Según Antonio Socci, hubo una intervención directa y furiosa del Papa Francisco, que llamó a Gänswein:

https://www.antoniosocci.com/il-clamoroso-caso-del-libro-di-benedetto-xvi-e-del-card-sarah-sul-celibato-ecclesiastico-bergoglio-e-inferocito-perche/#more-8483

Anónimo dijo...

Al Anónimo de las 13:12: Muy atinado su comentario. Recuerdo la sensación de vacío que experimenté cuando nuestro Wanderer- needing to rest- anunciaba su retiro.
Si, Dios lo bendiga por haber vuelto y mantenernos atentos y vigilantes.

Anónimo dijo...

Pienso ahora en la profecia de parravichini donde dibujo dos papas espalda con espalda mirando a lados opuestos como sugiriendo dos posturas contrarias, no se si fue un demonio el que se lo revelo o si era un plan que ya tenian en mente hace tiempo los demoledores de la iglesia, o las dos cosas,el peligro mas grande que veo es poner la esperanza, la energia y la confianza en los hombres de iglesia, entrar en division y peleas desgastantes y agotadoras entre los que nos llamamos catolicos, y terminar desesperados. Con esto no digo que sea pacifista soy tradicionalista y ni discuto con un modernista mi fe. Pero siguiendo con las profecias catolicas apuntan a tres papas a la vez en roma, luego la profecia de la masacre de fatima, y luego dos años sin papa, si piensan que esto es la tormenta pues les advierto que es solo el preludio de lo que llaman las profecias la tormenta que nos va a esperar en un clima de persecusion global y sin papado, realmente va ver que huir a las catacumbas literalmente, a mi lo que me inquieta no es terminar martir sino que va a pasar si sobrevivo y como voy a sobrevivir a todo lo que se nos avecina, invasiones islamicas, esclavitud, guerra,etc...

Anónimo dijo...

lo mejor que pudo haber ocurrido para promocionar el libro es un escándalo, y precisamente eso ha ocurrido!!! record de ventas en su primer día

AtanasioNiceno dijo...

Según parece, Ganswein no es trigo limpio en todo este lío (como en otros temas)
https://www.marcotosatti.com/2020/01/16/ganswein-benedetto-sarah-un-intervento-di-mons-vigano/

Anónimo dijo...

Ratzinger llama Gaenswein Gestapo......intelligenti pauca.

Anónimo dijo...


¿..Donde se puede leer las " difamaciones de excepcional gravedad " de las cuales habla el Cardenal Sarah ..?

Anónimo dijo...

Cada día estoy más convencido de la cobardía de Ratzinger y que ese fue el verdadero motivo de su renuncia. Aquí otra prueba.

Anónimo dijo...

El tema del celibato no salva o pierde almas....el de recibir la Eucaristia en pecado mortal..por vivir en concubinato...union gay..etc..SI !!!!...a eso hay que apuntar hoy..A SALVAR ALMAS...y como se pierden por otros caminos ...asi les va!!!!!!.Todos estan enredados en las mismas farsas !!!.. A buen entendedor......

Gilles de Rais dijo...

https://www.laverita.info/e-la-fine-della-finta-concordia-tra-i-papi-2644821675.html
http://www.benoit-et-moi.fr/2020/2020/01/16/une-importante-interview-de-sandro-magister/?fbclid=IwAR3VactZ1lp48hOkXUg-omNbqYpQICG6w-OrDUq2zo7Nulqk9QpAK89U66w

Buen análisis de Sandro Magister.

Se habrá vuelto loco Francisco con el libro, ¿no?

¿Asique el negrito y el abuelo no quieren que le abra la puerta a los curas casados? ¡Gänswein! ¡Veni para acá! Decile a Hummes que me llame urgente y, ¡pásamelo a Scalfari, ya! ¡Corré Gänswein! ¡Corré y haceme un desmentido también! Pachamama querida… mirá lo que vienen de hacerme!

Piensa un rato Francisco y por la puerta aparece Hummes: ¿-Mandó llamar Su santidad? – Si, entrá Cláudio, ¡entrá!

¿Viste lo que está publicando el negro este? ¿Sabé que le vamo’ a hacer? Sacá la nota de pie de página, le vamo’ a meter una página entera en la exhortación.

Y siguieron discutiendo sobre la venganza que mejor le cabía a Sarah mientras se comían juntos un plato frio.

Unknown dijo...

"El tema del celibato no salva o pierde almas" comenta alguien. Pero atacar, derribar el sacerdocio trae consigo la ausencia de Dios y acabar como las bestias, solo hay que dar tiempo al tiempo.una espita, que provoca una grieta. Y las grietas se abren más y más, hasta que todo hace crack.
Saben perfectamente a quien apuntan y sus consecuencias.

Anónimo dijo...


Gilles ..

C 'est dangereux de prendre ses désirs ( ou ceux de Sandro Magister ) pour des réalités .

Anónimo dijo...

Gänswein es un hereje y como tal es digno de una legítima desconfianza. Siempre me resultó extraño cómo los "tradis" lo bancaban tanto.

Aa dijo...

Ahora Mons. Bonanueva catequiza a Sarah, estamos todos locos, querrá ser arzobispo:http://www.aica.org/42729-mons-buenanueva-el-celibato-es-mucho-mas-que-una-norma.html