martes, 12 de junio de 2007

Modernistas del siglo XVI


Muy acertada ha sido la expresión vertida por algunos lectores del blog en los comentarios al sindicar a muchos grupos pretendidamente conservadores o tradicionalistas como “modernistas del siglo XVI”. Y, si lo consideramos seriamente, veremos que es atinada en la mayoría de los casos.

Veamos a la FSSPX, que pasa por ser el grupo más tradicionalista y recalcitrante del espectro católico. Más allá de que, para muchos, sus pretensiones son sólo de volver a los ´50 (back to the fifthies), con lo cual serían modernistas de siglos posteriores, la elección misma de su patrono y protector, San Pío X, indica claramente que no son, propiamente, tradicionalistas.

No tengo nada contra San Pío X. Es un santo, y de los genuinos, elevado a los altares antes de la inflación canonizante del cuarto de siglo pasado. Un amigo mío dice que el papa Sarto fue un papa mersa; puede tener razón, pero después de la “mersandad” de los veinticinco años eslavos, puede ser considerado un príncipe bizantino. Sin embargo, Pío X no fue un papa tradicionalista, más bien lo contrario, y a pesar de la Pascendi. Veamos.

Hay un hecho importante y claramente modernista impulsado por este pontífice: la reforma del breviario. No soy especialista en el tema del breviario romano (creo que el Amigo Invisible sí lo es) pero Pío X, a través de su bula Divino afflatu en 1911, reformó el breviario romano alterando el orden de los salmos que se rezaban de un modo determinado desde los primeros siglos del cristianismo, concretamente, desde San Benito. El motivo fue que muchos de esos salmos se rezaban pocas veces o que estaban mal distribuidos. A mí me parece que, en realidad, se quiso agilizar y acortar el rezo del breviario para que el cura pudiera dedicar más tiempo a organizar rifas, ir de campamento con los chicos de la parroquia, repartir volantes contra el aborto y organizar ruidosas procesiones. Un motivo simplemente pastoralista y voluntarista.

Alguno dirá que el breviario no tiene tanta importancia puesto que no es más que algunas oraciones piadosas que rezan los religiosos. Y sin embargo, no es así, aunque la mayoría de los curas lo considere de ese modo. El rezo del breviario es el Oficio Divino u Opus Dei (no confundir con el invento de Escrivá) y es, por tanto, un acto cultual, como es cultual la celebración de la misa. Es fácil darse cuenta de la enorme importancia que, a lo largo de los siglos, la Iglesia le otorgó al rezo de las horas, que consumía mucho más tiempo que los actos propiamente sacramentales, como la celebración eucarística.

Con el paso del tiempo, este acto eminentemente cultual que debía ser celebrado, comenzó a convertirse, en el mejor de los casos, en una devoción privada del cura cuando no un peso insoportable: había que rezar rápido el breviario para poder estar luego tranquilos y concentrados para hacer la meditación, rezar el rosario y la novena de Santa Rita. Es más, había que aprovechar cada minuto disponible para su “recitación”, no importa dónde el cura estuviera: el micro o en el tren, en la vereda o en la sala de espera del médico, en la cancha de básquet de la parroquia o en los pasillos del colegio. Incluso estaba bien visto hacer tal cosa porque era un modo extra de hacer apostolado: los fieles viendo al curita de sotana rezar su breviario. ¡Se puede ser tan…! En definitiva, se posponía la vida de oración y de contemplación por la acción pastoral.

El rezo del breviario es un acto cultual, aunque se haga en solitario y, como tal, se celebra, y la celebración implica movimientos, silencios, pausas, gestos, e incluso cantos. No significa esto que deba hacerse en el templo, con ornamentos, turíbulo y ciriales. Bien puede hacerse en la celda o cuarto del religioso, o del seglar, pero de un modo litúrgico porque, en definitiva, se trata de un acto propio del culto, es decir, de la liturgia.

El acto del papa Pío X, al meter mano en una estructura litúrgica tan enraizada en la tradición de la Iglesia, fue visto por mucho como la puerta abierta para que, cincuenta años más tarde se reformara el ordo de la Misa. Y, aún hoy, es un fuerte argumento que se utiliza para justificar la reforma de Pablo VI, tal como se dice en esta página web.

Pío X también impulsó otro hecho que podría ser considerado bastante modernista, como fue la comunión frecuente, pero es un tema medio complicado con el que no me animo a meterme, por ahora.

Así las cosas, los amigos de la FSSPX son más, mucho más, modernistas de lo que ellos creen, aunque usen sotana y faja.

51 comentarios:

Plinio dijo...

Comparto cuanto refiere a la reforma del Breviario y a su progresiva sustitución por diversos ersatz.

El resto, bueno, algunas cosas bien y otras parecen más una meada fuera del tacho.

La vinculación FSSPX = SPX no es del todo real.

Más adecuada sería FSSPX = Pio XII.

Saludos

Wanderer dijo...

Estimado Plinio: Más allá de la innecesaria vulgaridad de la expresión, que bien poco condice con la referencia de su nombre, le recuerdo que, al afirmar que la FSSPX pretende un back to the fifthies es lo mismo que vincularla con Pío XII. Por otro lado, que la tal fraternidad se llame "San Pío X" es bastante significativo.
Sin embargo, pero para el caso es lo mismo: Pío XII también reformó el breviario al imponer la horrible traducción jesuita, desechando la plurisecular versión de la Vulgata, amén de otras reformas litúrgicas para nada tradicionales.

El Sacristán dijo...

Don Wanderer:

Con todo respeto, ¿pero este post es una especie de broma, o qué? ¡No veo qué de modernista puede tener el promover la comunión diaria! Quizá para los ojos jansenistas esto pueda parecer una innovación jesuítica e impía. Es siempre muy importante reconocer la existencia del jansenismo, herejía "caleta" que parece reverdecer en los campos tradicionalistas de cuando en cuando.

Si vemos con nuestra lupa particular, nuestro cristal que se achica o agranda a nuestro capricho, entonces bastantes personas serían "cincuenteras"
"criptomodernistas", "modernistas del siglo XVI" o "modernistas del siglo X" (hasta Aquino caería por ahí, acompañado por Dietrich von Hildebrand, San Francisco de Sales, el Padre Urraca, Suárez, Balmes y hasta San Efrén el Sirio).

Las Reformas de San Pío X (en varias partes de tu post se te olvida ponerle el "san": me hizo acordar a ciertos "modernistas del siglo XXI" que se refieren a la Misa Tradicional como Misa de Pío V) obedecieron a un afán de rescate y purificación (sobre el tema del Breviario hay debate, lo admito) uno de cuyos frutos mejores sería el rescate del Canto Gregoriano, iniciado por Dom Prosper Gueranger. ¿O preferías tú, estimado Wanderer, la vieja Medicea bastardeada e incierta que regía antes la música sacra? ¿Y también los breviarios galicanos y jansenistas, alterados en los siglos XVII y XVIII, que presentaban un fárrago de desaciertos?

Sobre eso de "Back to the 50s" algo similar dice Mons. Williamson en entrevista realizada en el foro Angelqueen. Para él, la peor tentación del tradicionalismo católico es el "fithieism". Porque Monseñor es crítico también de esa época. No sabemos hasta qué época es crítico monseñor Williamson. Yo la ubico hacia el siglo V, más o menos. Porque para monseñor Williamson creo que no importa mucho la vida de la Iglesia, su historia y su auténtica Tradición, sino una especie de gnosis inmanente, expresada mediante gestos misteriosos y palabras confusas: mientras la Iglesia se acercó a esa gnosis, fue digna y grande, si la Iglesia se alejó de ella, acabó en algo soso y feo, que "no nos gusta". Tan antibarroco como De Lubac, Monseñor Williamson vive en la ucronía de una medievalidad inexistente, de un catolicismo que no fué, de un ballet imaginario de capuchas y cavidades góticas, de penumbras místicas y de ordalías que acaban en decapitación.

¿Tú qué opinas, estimado Wanderer?

(P.S.: ¡Vivan los 50s! jejeje)

Wanderer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Wanderer dijo...

Estimado amigo Sacristán: Muchas gracias por su sabroso comentario. En algunas cosas estoy de acuerdo, y en otras no tanto. Veamos:
1. Con respecto a lo comunión frecuente, como digo en el post, prefiero no pronunciarme porque no he estudiado a fondo el tema, pero tengo mis dudas.
2. Debo decir que, efectivamente, Dietrich von Hildebrand, San Francisco de Sales, el Padre Urraca, Suárez y Balmes, son algo modernistas. ¿O no? Advierto, sin embargo, el enorme peligro en el que han caído algunos amigos para quienes la única Iglesia totalmente pura es la de los dos primero siglos, antes de la división entre católico paulinos, protocatólicos y gnósticos, con lo cual y paradojalmente, defienden la mayoría de las posturas modernistas. Sin darse cuenta, son modernistas por ser hipertradicionalistas.
3. El rescate del gregoriano de Dom Gueranger es para discutir. ¿Fue rescate o fue invento? Admito que me gusta el gregoriano de Solesmes y lo prefiero a lo que existía antes, pero ciertamente no es ese el gregoriano medieval. Puedes leer, y escuchar sobre todo, las obras de Marcel Perés, quien ha dedicado su vida a estudiar el tema con el más estricto rigor científico.
4. Desconocía la postura que comentas de Mons. Williamson. Yo no creo que sea filognóstico; creo que está medio pirado, eso es todo.
Un saludo cordial, y !Abajo los 50s!

Anónimo dijo...

Veo gran imprecisión en los términos. El modernismo es una herejía condenada en la encíclica Pascendi, fundamentalmente se trata de una herejía cristológica.

La modernidad es un período histórico que algunos hacen iniciar en el Renacimiento (me parece erróneo, muchos pienas que no existó el tal Renacimiento) y otros en la Revolución Francesa (me parece más acertado). La modernidad presenta desarrollos incompatibles y contrarios a la religión católica, en algunos casos sistemático y excluyentes de la religión (el ateísmo de estado, el marxismo, por ejemplo) pero, a la vez, contiene desarrollos que la admiten y que permiten convivir a ambos (la Cristiandad y el feudalismo no escapan a esta regla).

Modernismo no es modernidad. Y ni San Pío X, ni Balmes ni ninguno de los nombrados pueden tacharse de modernistas, sencillamente porque es equivalente a tacharlos de herejes.

La SSPX y Williamson sostiene algunas herejías materiales y formales (no infabilidad papal en la canonización de los santos, auto convencimiento de que hay cismas justificados -el suyo-, etc.).

Wanderer dijo...

Precisemos términos entonces: Modernismo es la herejía condenada por la Pascenci, en lo que no entran, por cierto, San Pío X ni Balmes, ni los otros.
Entiendo por Modernidad el periodo no histórico sino filosófico que que implica un quiebre con la tradición o, si Ud. quiere con pensamiento clásico, y que podría ubicarse paradigmáticamente, en la filosofía de Descartes. Si Ud. quiere, la modernidad nace en el siglo XIV, por eso Trento es moderno, y también lo son los jesuitas y muchos más de los nombrados. Y no sólo porque "habitaron" ese tiempo, sino porque asimilaron, consciente o inconscientemente, los ideales alimentados por la modernidad.
Con respecto a la infalibilidad de las canonizaciones, está por verse. No es un tema claro, como Ud. sabrá, y yo así lo espero. ¿Ud. cree que Escrivá de Balaguer es verdaderamente Santo?

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer:
precisión de conceptos.
Según el diccionario
modernismo.

1. m. Especialmente en arte y literatura, afición a las cosas modernas con menosprecio de las antiguas.

2. m. Movimiento artístico que, en Hispanoamérica y en España, entre finales del siglo XIX y principios del XX, se caracterizó por su voluntad de independencia creadora y la configuración de un mundo refinado, que en la literatura se concreta en innovaciones lingüísticas, especialmente rítmicas, y en una sensibilidad abierta a diversas culturas, particularmente a las exóticas.

3. m. Movimiento religioso de fines del siglo XIX y comienzos del XX que pretendió poner de acuerdo la doctrina cristiana con la filosofía y la ciencia de la época, y favoreció la interpretación subjetiva, sentimental e histórica de muchos contenidos religiosos.

Gracias por los elogios.

Amigo Invisible

Anónimo dijo...

Estimado Wanderer:
Excelente nuevamente su post hodierno. Me atrevería a decir que ha llegado al meollo de la cuestión. De ello la reacción habida y por haber.
Con respecto al Oficio Divino solitario pero de un modo cultual está el ejemplo cartujo totalmente adaptable al cura, fraile o laico que no actúa en coro.
Podemos señalar como otra gaffe del Papa Santo el asunto del Biblicum: para evitar el racionalismo concentró los estudios bíblicos en una sola academia regenteada por los jesuitas. Conclusión: ¡casi todos los biblistas son modernistas! porque estudiaron en esa única academia y sus profesores (modernistas del S XVI) se transformaron en modernistas del S XX-XXI.
No nombro al modernismo porque no creo que sea un tema de discusión el grandísimo acierto del Papa Sarto. Como tampoco su actitud política que creo que fue ciertamente superior a la de su antecesor.
Canonizaciones: sea Santo Tomás que Benedicto XIV (las autoridades más importantes en la materia) no las consideran infalibles. Motivos: no pertenecen a la Revelación y se basan en testimonios falibles.
Comunión frecuente: tal vez haya sido acertado acercar la comunión al uso de razón pero la comunión fecuente trajo muchos problemas. Se ve hoy en las parroquias larga la fila de la comunión y corta la de la confesión. Además, cada comunión debería traer mayor provecho al alma que la que la precedió y eso con la comunión frecuente (o sea: comulgar cada vez que voy a Misa y estoy en gracia y en ayunas) no siempre se da. Igualmente es tema para otro post.
Amigo Invisible

Andino dijo...

Con el permiso del dueño de este espacio, ¿me puede decir, señor Sacristán, cuál es su problema con la FSSPX?. Lo suyo parece una obsesión, pues venga o no a cuento, siempre se las arregla para salir con algo en contra de ellos.
Si sólo contáramos con sus reflexiones, terminaríamos por convencernos que la FSSPX es el principal problema de la Santa Iglesia.

A usted, que en otra parte ha decretado el fin del estado de necesidad en la Iglesia, ahora lo acompaña un señor anónimo que fulmina acusaciones de herejías y cismas...uf!!
Demasiado para mí, soy sólo un católico de a pie (de esos que seguimos perplejos) incapaz de captar las sutilezas de sus argumentaciones.

Gracias, don Wanderer, por el desahogo...

Andino dijo...

Pasando a otro tema y como ya nos tiene acostumbrados, don Wanderer toca un tema muy polémico y controvertido. Nos habla de "la inflación canonizante del cuarto de siglo pasado", de "la “mersandad” de los veinticinco años eslavos" y nos acaba de preguntar si creemos que Escrivá de Balaguer (ex Escriba) es verdaderamente Santo.
Me alegra que exista al menos un ambiente en que se pueda hablar de esto sin las consabidas condenas y descalificaciones a que algunos nos tienen acostumbrados.
A los que suelen desenfundar muy rápido las acusaciones de cismáticos, herejes y otras lindezas que su caritativo y fraternal espíritu les inspira, sólo les pediría que se abrieran a la posibilidad de que de este lado también habemos católicos que nos esforzamos por ser fieles a Nuestro Señor y que casos como el del marqués de Peralta (ex Escriba) han producido graves problemas de conciencia en muchos de nosotros.
En todo caso, me queda la esperanza de que el Buen Dios será misericordioso con nosotros y que si erramos en algo, considerará el monumental despelote eclesial que nos ha tocado vivir.
Don Wanderer, ¿para cuándo el post acerca del marqués?

El Sacristán dijo...

El posteador anónimo creo que ha dado en el clavo: hay una confusión de términos.

Sobre lo de Escrivá como Santo, te diré una cosa: ¿cómo podría desde mi madriguera serrana juzgar a la Sede Romana? Prefiero abstenerme en este caso puntual y seguir lo que ha dicho Roma. ¿Quién soy yo, pobre sacristán serrano, para decir que Monseñor José María no es santo?

Si los santos y filósofos mencionados son "modernos" (que ya no "modernistas", pues como diría el anónimo, eso es herejía y esas gentes no son herejes) bendita sea esa "modernidad". Feliz "modernidad" que mereció a Trento.

Sobre el gregoriano también ha dado su punto de vista Monseñor Bartolucci, encargado perpetuo de la capilla sixtina: el denosta el gregoriano afrancesado y fashion que ha empezado a abundar y reivindica los coros de gente de diversa edad, quizá "broncos", como podría ser en el medioevo. Los yanquis consideran, por esas razones, creo, al Coro de la Capilla Sixtina -al de Mons. Bartolucci, incluso- como pésimo.

Mucho cuidado con ir buscando pasados imaginarios, mi estimado Wanderer, mucho cuidado con rizar el rizo, porque como bien dices, acabas volviendo a un pasado inventado por algunos modernistones de "renovar en las fuentes". Cuidado.

No vaya ser que, parafraseando a Sor Juana Inés, seais vos parte del mal que condenais.

Hay que andar con pies de plomo en estos casos y no dejar que el vuelo reflexivo entre a la Casa de la Heterodoxia por la puerta menos pensada.

(P.S.: ¡Revivan los 50s!)

El Sacristán dijo...

Cuando escribí mi post anterior no había salido el post de Andino, que dice entre otras cosas:
"Con el permiso del dueño de este espacio, ¿me puede decir, señor Sacristán, cuál es su problema con la FSSPX?. Lo suyo parece una obsesión, pues venga o no a cuento, siempre se las arregla para salir con algo en contra de ellos"

Don Andino, ¿podría mostrarme citas que afirmen lo que usted está diciendo? He dicho que ha acabado a mi parecer el estado de necesidad, sí, ¿pero "siempre saco algo en contra de ellos"? ¡Por favor! En mi comentario al post de Wanderer hablé de Williamson cosas que he derivado de la lectura de sus opiniones. Puedo estar equivocado, demuéstremelo.

En varios sitios, inclusive en esta ilustre bitácora, se habla de "donatismo encubierto", de que en ciertos seminarios se prohíbe el uso del cerebro, que la FSSPX no es tradicionalista, que uno de sus obispos está "pirado", etc... pero nadie dice nada, en cambio cuando aparece un comentario del Sacristán donde se menciona de costado a Monseñor Williamson -cuyas ideas no requieren de mayor presentación- uuuf, se rasga el velo-en este caso- del priorato y piden mi cabeza.
Igualito en el blog de Crux et Gladius, donde se posteó un artículo sobre las llaves invertidas en Radio Cristiandad -asunto que se aclaró satisfactoriamente después- Don F. Vásquez, el director de la Radio, envió una carta al blog, donde mostraba un ánimo reconciliador y buena onda con los denunciantes, pero mencionó al Sacristán para darle palo, acusándolo de difamatorio y calumnioso. (¿?¿?¿?)

¿Por qué tanta inquina y prejuicio? En mi blog no ataco a la FSSPX, no desarrollo posts en contra suya ni nada por el estilo. Hablo, entre otras cosas, del IBP y de la FSSP en Sudamérica. ¿Es eso atacar a la FSSPX?

Creo que para algunas personas es menor mal el insultar a la FSSPX que mencionar y promover la expansión de otras comunidades tradicionales en nuestro continente, porque hay gente que cree ser dueña de la pelota y trata de hundir a los demás prójimos.

Anónimo dijo...

Mi interpretación de lo que dice Caminante es la siguiente: es una constante en la historia de la Iglesia el que, en cada época, los cristianos tiendan a adherir determinados elementos culturales propios de su época al depósito de la fe. Esto ocurrió durante la modernidad y se filtró en el movimiento post-tridentino. Fue descrito por el P. Castellani, en Cristo vuelve o no vuelve, al señalar las falencias del catolicismo post-tridentino.

Es tarea permanente de los cristianos, especialmente de pastores y teólogos, una renovación en las fuentes de la revelación, para distinguir lo que pertenece al fidei depositum de las adherencias culturales, tradiciones humanas no reveladas por Dios. Es la lucha por la ortodoxia bien entendida, que procura la purificar el conocimiento de la Revelación, en orden a evitar una culturización de la fe, que no hay que confundir con la cristianización de la cultura.

Lo que Caminante entiende por “modernismo”, prefiero designarlo como “modernidad”. Un auténtico tradicionalismo no puede consistir en un regreso a esos elementos de la modernos, si quiere ser verdaderamente ortodoxo.

Sobre los ejemplos que da Caminante, me abstengo de opinar. Claro que si alguno de los que participan en este blog es GDP –lo sospecho, pero no le pido que revele su identidad- tiene sobrados conocimientos para emitir opinión, sobre todo en materia litúrgica.

Cordiales saludos,

Pablo (Rosario).

Cruz y Fierro dijo...

Estimado Wanderer: Muy interesantes sus dos últimas notas. Gracias por darnos mucho material para pensar.

Hay un tema que toca "el Sacristán" de pasada sobre el que quisiera volver: Ambos "posts", el de la última vez y éste, parecieran asumir parcialmente posturas jansenistas. Por no ser especialista en el asunto, le pido si puede hacer algún comentario al respecto.

Gracias, de nuevo.

Anónimo dijo...

Estimado anfitrión Wanderer, estimados Sacristán, Amigo Invisible y demás concurrentes:
Me solazo con la lectura de las entradas y sus respectivos comentarios.
Las agradezco especialmente.

Pero,... pensando en aquella crítica al Santo Pío, "mersa y Papa", donde dice que "se quiso agilizar y acortar el rezo del breviario para que el cura pudiera dedicar más tiempo a organizar rifas, ir de campamento con los chicos de la parroquia, repartir volantes contra el aborto y organizar ruidosas procesiones"
¿No se omitió la actividad de "administrar eficientemente un blogg" o la de "participar activamente en sus foros"?.

Laico Consagrado

Savonarola dijo...

¿Cómo qué son los Cucús?

Con todo habría que hacer toda clases de distinciones: se ignora si son Cucús o Cucúes o Cucuses. Tampoco estamos seguros sin son Kukus (con acento, sin tilde, en la primera sílaba), o Kukús.

Se ignoran muchas cosas sobre el particular.

Pero lo que está claro es que son una secta que no llega a ser Ku-Klux-Klan.

Katólicos de Karloncho que no saben de distinciones.Papólatras, pertenecientes a "la inmensa parroquia de la ortodoxia infantil" (Castellani), autores de revistas "avant la lettre" (Delfina Bunge de Gálvez), voluntaristas, defensores de la comunión en la mano, maniqueos, misógenos y muy duchos en leva de vocaciones, pero sumamente cautelosos en conservar "el secreto mejor guardado de la Congregación": cuántas defecciones, apostasías, y bajas.

¿Qué son los Kukús? Eso, y mucho más. Pero, para enterarse, vean www.ive.org-y allí verán que es como el Opus, sólo que un poco más grasa.

Savonarola

Wanderer dijo...

Estimados lectores: Desopilantes comentarios que no tengo más que agradecer. Muchos de ellos merecen un post, por ejemplo, la respuesta debida y merecida al Sacristán y a Cruz.
Espero que mis dichos no sean ocasión de una nueva guerra entre los hermanos países de Chile y Perú...
Al Laico Consagrado deseo aclararle que nos soy sacerdote, ni religioso, ni nada por el estilo. Soy un simple laico que ni siquiera está consagrado como Ud.
Don Savonarola: Estimo, por sus dichos, que es Ud. un ornitólogo destacado. Lo animo a que continúa con sus estudios sobre los kukúes y le acerco mi opinión con respecto a la formación del plural: la Real Academia indica que, en el caso de los sustantivos acabados en vocal tónica, el plural se forma añadiendo -es. Por tanto, en buen castellano, el plural de estos bichos sería kukues.

Anónimo dijo...

¿FSSPX?
¿FSX?
¿IBP?
¿Opus?
¿Progre?
¿Familia Bellavistense?
¿GDP?

Muchas gracias por fomentar nuestra eutrapelia

Y hablando de eutrapelia, no vendría mal recordar aquí aquello de "GKCH"

It is not a question of Theology,
It is a question of whether,
placed as a sentinel of an unknown watch,
you will whistle or not.

Laico Consagrado (a la intemperie)

Anónimo dijo...

Estimado Laico Consagrado:
Las acciones que Ud. deputa San Pío X no las tenía en cuenta visto que la internet no existía en su época. Como tampoco se mencionó su análogo histórico que era escribir en revistas o participar en tertulias o foros que sí existían en la mencionada época por ser actividades que no están en lucha con el breviario precedente a la Divino Afflatu.
La conveniencia en la participación por parte de consagrados en estas instancias la conocerá Ud. En el caso de amigos invisibles es absolútamente lícita porque no rompe la amistad ni lo hace visible, salvo que use una webcam. Por lo tanto no ataca su esencia. Supongo que para sacristanes también lo es siempre y cuando no se olviden de juntar el dinero de los cepillos y de pasar la bolsa de la colecta para que el cura pueda darse a la buena vida y, de paso, pagarles un sueldo aceptable.
Amigo Invisible

Anónimo dijo...

Estimados:

Por lo de la canonización. El Motu Propio Ad tuendam Fidem de Juan Pablo II y su comentario auténtico -con valor de magisterio ordinario de la Iglesia- afirman que la infiablidad de las canonizaciones forman parte del magisterio irreformable y definitivo de la Iglesia, constituyen facta dogmática y que quién niega esa verdad se aparta de la fe católica (herejía). Tal afirmación contradice directamente el acto de Profesión de Fe católica ordenada por el Vaticano en el año 1998. Es decir es una negación de la fe católica.

La interpretación de Santo Tomás no forma parte del magisterio de la Iglesia (y la que se invoca es un interpretación parcial de Santo Tomá, la de una organización cismática e interesada como la SSPX) y la afirmación de que los Papas no son infalibles en materia de canonizaciones es calificada por Benedicto XIV (en realidad como Própero Lambertini) como impiadosa y con fuerte sabor de herejía. Ese es el calificativo que le merecerían a tal Papa publicaciones o sostenedores de esa teoría (como ser Panorama Católico Internacional en Argentina). Frente al magisterio actual de la Iglesia son lisos y llanos sostenedores de herejías (SSPX, Williamson et al)

La fórmula de canonización que usan los Papas es la misma de las definiciones dogmáticas e infalibles en su máxima solemnidad.

Por supuesto que San Josemaría Escriva es santo, y los problemas de consciencia que algunos puedan tener con eso tienen dos origenes: 1.- Viven en cisma material respecto de la Iglesia, 2.- Graves problemas de fe.

No trasladen sus problemas -como los abortistas- a un defecto de la Iglesia. El problema está en Uds., cúrense a si mismos.

Fórmula de canonización:

"En honor de la Santísima Trinidad, para EXALTACIÓN DE LA FE CATÓLICA y crecimiento de la vida cristiana, CON LA AUTORIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, DE LOS SANTOS APÓSTOLES PEDRO Y PABLO Y LA NUESTRA, después de haber reflexionado largamente, invocado muchas veces la ayuda divina y oído el parecer de numerosos hermanos en el Episcopado, DECLARAMOS Y DEFINIMOS SANTO a xxxxxx y lo inscribimos en el Catálogo de los Santos, y establecemos que EN TODA LA IGLESIA sea devotamente honrado entre los Santos. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Disponemos que lo que hemos decretado tenga validez ahora y siempre, y que nada sea dispuesto en contrario."

Anónimo dijo...

Hay ambientes donde se discute que Escrivá de Balaguer no es santo.

Son los ambientes cismáticos y heréticos, no los ambientes católicos.

Anónimo dijo...

Es verdad que en ambientes católicos no se discute la santidad de Escrivá de Balaguer. Se la niega y basta.
En ambientes herejes y cismáticos se la afirma o se discute.

Amigo Invisible

Anónimo dijo...

Estimado Anónimo:
El Vaticano no puede ordenar nada en materia de fe (como en cambio Ud. afirma) porque el Vaticano o mejor dicho la Ciudad del Vaticano es un estado y no tiene potestad para ello.
Sobre calificar de hereje al que no cree que un deputado santo esté en el cielo es un poco de locos porque la herejía es negar una verdad de fe. El Papa puede decir lo que quiera pero su infabilidad es en materia de fe y moral no en vida de santos que se basan en testimonios humanos y falibles.
Lea al P. Ols, relator de la Congregación para la Causa de los Santos, y Mons. Gherardini y se va a enterar.
Amigo Invisible

El Gallo dijo...

Estimado Anónimo que dice que quien niega una canonización es hereje: Lejos de mí tomarme de un detalle semejante, pero usted dice que está fuera de duda la "infiabilidad" (sic) de las canonizaciones. Con todo respeto, me pregunto si no lo traicionó el sub-consciente. Por otra parte, amigo, todo hay que interpretarlo armónicamente, hasta el Decálogo; cuanto más el asunto de las canonizaciones. Por decir; la obra del cura Rosmini Serbati fué condenada solemnemente el Papa por seriamente errorosa; y ahora lo están por canonizar. Más que discutir si Escrivá goza de la visión beatífica me parece que el punto es si su obra es buena o mala. No quiero molestar a nadie, no vayan a tomarlo a mal; pero me viene al teclado lo que decía algún despeinado, a saber: que la canonización de Escrivá era el milagro necesario para canonizar a Juan Pablo IIdo. El primero, por que el segundo fué mantener incorrupto al Cardenal Martini. Cordialmente

Anónimo dijo...

Amigo Invisible:

Mejor lea Ud. lo que yo cito. Monseñor Gherardini y Ols no son magisterio. Lo que yo le indiqué sí (y vinculante en consciencia para los católicos). Si es por citas, le cité a Prospero Lambertini (Benedicto XIV) quién dijo que los que sostienen lo que Ud. dice, sostienen tesis próximas a la herejía. Y si es por trabajos recientes le recomiendo la lectura de Ernesto Piacentini, que esclarece lo que dice Santo Tomás (y que los tradicionalistas deforman).

Le aviso que la Iglesia (a ella me refiero cuando digo el Vaticano, no intente mostrarme como ignorante porque es un recurso de argumentación MUY BAJO) sí puede imponer verdades de fe sobre hechos. Son los facta dogmática. Por ejemplo puede condenar las interpretaciones de la Biblia que quieren negar la existencia de los milagros -inexplicables cientifícamente- y obligar a los católicos a creer que son como literalmente la Biblia los relata. Esto lo hizo precisamente contra los modernistas. Como obligar a los católicos a creer que las ordenaciones anglicanas (reputadas por muchos ortodoxos doctores católicos -y por mucho tiempo- como válidas) son inválidas cuándo y cómo ocurrieron. En ese mismo plano debe tenerse la sentencia sobre la infabilidad de las canonizaciones, y así lo sostiene la Iglesia. Ahora bien supongo que Ud. no sostendrá que la invalidez de las ordenaciones anglicanas son una cuestión de libre disputa entre los teólogos.

Pero bueno, si el Papa afirma la santidad de alguien con la forma dogmática que transcribí y Ud. cree que puede disputar la autoridad del Papa, allá Ud. Soy libre de pensar que Ud. de católico sólo tiene el nombre porque sostiene una herejía similar a la de tantos protestantes. Y también puedo pensar que la SSPX no es más que neoluteranismo antiromano, de hecho no se les cae de la boca la expresión "Roma".

Anónimo dijo...

Gallo:

La ortodoxia de la obra de Rosmini como el alcance doctrinal de su condena fue debidamente fundamentada (y no fue solemne como Ud. dice). Resulta inconstrastable esa condena relativa con una definición dogmática como la de las canonizaciones que transcribí. Benedicto XVI explica muy bien el sentido no dogmático del tipo de condenas a Romini Serbatti en su discurso a la Curia de diciembre del 2005. Lea.

No me traicionó el subconsciente sino el teclado (no use también recursos BAJOS de argumentación, por favor). A muchos tradicionalistas les falla la honestidad intelectual, cegados como están por su odio al Opus Dei y a Roma como por su ideología (y su antisemitismo).

Anónimo dijo...

Estimado Caminante:
No quiero deshonrar este blog refiriéndome a minciones fuera del debido receptáculo, pero creo que eso le ocurre al anónimo.

Anónimo:
Lejos de pertenecer o favorecer a la FSSPX está el P. Ols. Él trabaja en el organismo de la Santa Sede que se ocupa de las causas de los Santos y en el curso para postuladores de dicho dicasterio el texto oficial dice lo que yo cité. Es actual y viene del organismo debido. Explíqueselo Ud. mismo a Ols y al Santo Padre.
El texto del Quod. X de Santo Tomás es claro. O sea que no se trata de una interpretación de la FSSPX. Es verdad que la FSSPX adhiere a esa teoría pero por otros motivos. Al respecto puede leer lo que escribió el P. Calderón.
Estamos hablando del modernismo del S XVI y no de ordenaciones anglicanas. Eso atañe a la validez de los sacramentos y no la santidad de alguien. Lo mismo lo que Ud. cita de los milagros del Señor: se trata de la fe.
Las canonizaciones se basan sobre testimonios (por lo tanto falibles) y el mismo Ols muestra casos de "descanonizaciones" sobre procesos posteriores a Sixto V, que no ayudan a su teoría. Si Juan Pablo II no lo tuvo en cuenta, mala suerte.
Si no, hagámoslo más fácil. Queme todo el Migne, S. Tomás, las obras del mismo Escrivá, del Juan Pablo II y el libro de doña Petrona C. de Gandulfo porque el magisterio se expidió o se expedirá sobre lo que sea.
Si no quiere que lo corrijan mida sus palabras. Es muy fácil asustar con el Vaticano dijo... Eso está bien para Sergio Rubín, pero no para Ud. que es tan celoso de la precisión en los términos o conceptos.

Amigo Invisible

Anónimo dijo...

Vea, Vd. no citó a Ols y le desafío a qué lo haga.
Por demás, la opinión de Ols, ¿Por encima de Ad Tuendam Fidem, de la Profesión de Fe de 1998 y de la interpretación auténtica de ambos con aprobación pontificia? Al Santo Padre actual no tengo que explicarle nada porque Él firmo como Cardenal el Comentario auténtico a la Profesión de Fe y Ad Tuendam Fidem. Sus tesis de que las canonizaciones no son infalibles es hoy una herejía. Podría disputarse la cuestión en los 80s o 90s. Hoy no.
Aún cuando Ols tenga o hubiera tenido esa opinión (que tengo que hacer un acto de fe en Ud. pues no trae la cita de los textos, y que deberían ser posteriores a 1998) el Sr. Ols no es magisterio. Lo que yo dije sí.

Ols et al. = Papel picado.

Sobre la validez de las ordenaciones anglicanas estas refieren precisamente a hechos, y la definición dogmática implica que tales hechos -que provocan la invalidez- deben entenderse como la Iglesia los explica en sus consecuencias sacramentales. No conforme la explicación que dan los anglicanos o algunos doctores católicos que siempre defendieron la validez de las ordenaciones anglicanas, equiparándolas a la de los ortodoxos griegos con muy convincentes argumentos basados en hechos (un estricto cumplimiento de todas las normas litúrgicas y la fe en la transubstanciación y los siete sacramentos conforme la fe de la Iglesia al momento del cisma de Enrique VIII).

Como mañana podría expedirse Roma sobre la invalidez de las ordenaciones de los obispos de la SSPX (que no se ha expedido). Y algunos tradicionalistas despertarían a una triste realidad en relación a la gracia -dada su larga negación implícita de la santidad de la Iglesia Católica tal cual es-.

Le recuerdo que hasta Trento la Biblia eran "testimonios" y pasaron a ser tenidos -todo su contenido- como facta dogmática con la definición del canon. Y esa fue la principal dificultad con amplios pasajes del Viejo Testamento en los siglos XIX y XX que el modernismo planteó a la ortodoxia.

Por demás, fíjes que notable su proceder en cuestiones de fe, frente a una tesis cercana a la herejía como es la de que las canonizaciones no son infalibles, Vd. opta por esa. ¿Supongo que se creerá muy ortodoxo? Es lógico en quienes padecen esa enfermedad de la fe que es el tradicionalismo.

Espero sus supuestas correcciones, maestrito.

Andino dijo...

A los Anónimos de 18:56 y 18:59 (¿son el mismo?):
Lo dicho. Pertenecen al club del gatillo rápido, de los que desenfundan las condenas y descalificaciones: qué grandes las palabras y que cortas las ideas...

Lo dicho: gracias a Dios no son ustedes los que nos juzgarán, sino que el Buen Dios misericordioso.

Por otro lado, considerando que el dueño de este blog fue el que planteó el tema, preguntando si creíamos en la santidad de Mons. Escriba (con b y sin acento en la a), y si, como ustedes dicen, este polémico tema sólo se discute en lugares heréticos y cismáticos, ¿entonces, qué hacen aquí?, ¿cómo es que manchan sus piecesitos pisando este territorio infiel?

Anónimo dijo...

Todo este asunto de la infalibilidad papal trae a la memoria dos incidentes: el del General español aquel (¿Yagüe?) que en entrevista con Pío XII lo oyó decir:

-Nuestro predecesor, de feliz memoria, erró en decir que...

-¡No se lo permito! ¡El Papa es infalible!

Pero mejor todavía es el párrafo en Brideshead, la novela de E. Waugh, cuando el cura toma el té con la madre de Julia. Según como lo recuerdo, venía de darle catequesis a Rex Mottram:

-¿Y cómo va la catequesis?

- Más o menos, es un tipo muy raro. Nunca tuve un catecúmeno como éste...

-¿Por qué?

-Y qué se yo. A todo le dice que sí. El otro día le pregunté si el Papa era infalible y me dijo que sí. Y luego le pregunté qué pasaba si el Papa decía que al día siguiente iba a llover y luego no llovía nada. Me dijo que suponía que estaba lloviendo espiritualmente.

Telón.

Savonarola

Anónimo dijo...

Savonarola:

Su argumento sobre la infabilidad papal y la lluvia están muy bien en un pastor protestante e ignorante del alcance de la definición del Vaticano I. Quieren ser una burla para el contradictor y, en realidad, es una fea burla a la fe católica. La infabilidad en materia de canonizaciones hoy es contestada sólo por el cisma de la SSPX, Williamson, Panorama Católico Interncional y algunos otros soberbios o despistados.

¿Los ejemplos de supuesta defenestración (así se la llama la descanonización) posteriores a Pío V? Estoy esperando porque lo único que hay ssegún tengo entendido -y me adelanto- es un error en la beatificación de tres benedictinos ingleses que fueron revocadas. La beatificación no está alcanzada por la infaiblidad como se sabe.

¿Porque estoy aquí? corregir al que yerra, es una obra de caridad. Es triste irse al infierno por una herejía tan tonta como esa: pura soberbia especulativa y porque un santo que adhiere al Vaticano II no se puede aguantar. Pero San Pío de Pietralcina también adhirió al Vaticano II, a Pablo VI, a sus reformas y está canonizado. Y no me vengan con la mentirita de Chiron y recuerden la profecía de cisma que le espetó en la cara a Lefebvre como futuro traidor al Papa (tampoco vengan con que eso es falso).

Anónimo dijo...

La profecía del Padre Pío sobre el cisma y pecado mortal de Lefebvre (conforme figura en las actas de canonización del VATICANO):

"Among the many, many people who came to see Padre Pio was Archbishop Lefebvre who, later clinging stubbornly to Catholic Tradition, as he called it, questioned the authority of Vatican II and was removed from office by Pope Paul VI.

The archbishop had a meeting with Padre Pio in the presence of Professor Bruno Rabajotti. This witness reported that at a particular moment Padre Pio looked at Lefebvre very sternly and said: "Never cause discord among your brothers and always practise the rule of obedience; above all when it seems to you that the errors of those in authority are all the more serious. There is no other road than that of obedience, especially FOR THOSE OF US WHO HAVE MADE THIS VOW."

Padre Pio could give this advice because he had had to obey some rather questionable orders himself. His attitude was to put this in God's hands because He would find a way for truth to triumph. It seems Archbishop Lefebvre did not see things in quite the same way even if he did respond to Padre Pio with: "I will remember that, Father."

Padre Pio looked at him intensely and, seeing what would soon happen, said: "NO! YOU WILL FORGET IT! YOU WILL TEAR APART THE COMMUNITY OF FAITHFUL, OPPOSE THE WILL OF YOUR SUPERIORS AND EVEN GO AGAINST THE ORDERS OF THE POPE HIMSELF AND THIS WILL HAPPEN QUITE SOON. YOU WILL FORGET THE PROMISE YOU MADE HERE TODAY, AND THE WHOLE CHURCH WILL BE HURT BY YOU. DON'T SET YOURSELF UP AS A JUDGE. DON'T TAKE POWERS THAT DO NOT BELONG TO YOU AND DO NOT CONSIDER YOURSELF AS THE VOICE OF GOD'S PEOPLE, AS GOD ALREADY SPEAKS TO THEM. DO NOT SOW DISCORD AND DISSENSION. HOWEVER, I KNOW THIS IS WHAT YOU WILL DO!"

Unfortunately, the truth of Padre Pio's prophecy is obvious to everyone.

Andino dijo...

Para Anónimo de 12:30:

Para hacer obras de caridad, primero es necesario ser caritativo y usted, señor, no lo es. Su lenguaje lo delata.
Lo que quiera, pero eso no es caridad.

Anónimo dijo...

Andino:

Mi lenguaje lo adquirí leyendo folletos tradicionalistas (de la SSPX o independientes) que trataban sobre las doctrinas de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Mi corazón es otra historia.

Anónimo de las 12:30

El Gallo dijo...

Estimado Anónimo defensor de Escrivá: me manda usted a leer y acepto complacido. Aunque ya leí algo sobre la condena y la rehabilitación de Rosmini Serbati. Entre tanto, respondo a lo que Ud. dice. Creo yo, me parece que Rosmini fué un buen cristiano y un cura piadoso, y no tengo motivos para dudar de que esté en el Cielo ahora mismo. Pero la condena a sus obras es (o fué, como usted quiera) concreta y redonda. Me dice usted que "La ortodoxia de la obra de Rosmini como el alcance doctrinal de su condena fue debidamente fundamentada". Con lo cual me está diciendo, palabra más o menos, que se equivocaron al condenarla, que es lo que dicen ahora. Entonces me está dando la razón, aunque ud. no quiera. Créame, amigo; todo debe ser interpretado. Si usted se atiene a un criterio amplio sobre qué es Magisterio y uno estricto sobre su interpretación se va a armar un embrollo fenomenal. Por lo demás, lo de la "infiabilidad" de las canonizaciones de Juan Pablo IIdo era una broma, no lo tome a mal. Lo saludo en Cristo y en María y, aunque usted no lo crea, muy cordialmente

lhd dijo...

On August 8, 1990, Archbishop Lefebvre wrote a personal letter to a Society priest in France who had written to ask him about the meeting with Padre Pio. Here are extracts from the letter:

For several years now this slander, a fabrication from start to finish, has been circulating in Italy. I have already refuted it, but lies die hard; there is not one word of truth in the page of that magazine you photocopied for me.
The meeting which took place after Easter in 1967 lasted two minutes. I was accompanied by Fr. Barbara and a Holy Ghost Brother, Brother Felin. I met Padre Pio in a corridor, on his way to the confessional, being helped by two Capuchins.

I told him in a few words the purpose of my visit: for him to bless the Congregation of the Holy Ghost which was due to hold an extraordinary General my Chapter meeting, like all religious societies, under the heading of aggiornamento (up-dating), meeting which I was afraid would lead to trouble...


Padre Pio kissing Archbishop Lefebvre's ring.
Then Padre Pio cried out. 'Me, bless an archbishop, no, no, it is you who should be blessing me!' And he bowed, to receive the blessing. I blessed him, he kissed my ring and continued on his way to the confessional...

That was the whole of the meeting, no more, no less. To invent such an account as you sent me the copy of calls for a satanic imagination and mendacity. The author is a son of the Father of Lies

Thank you for giving me the chance to tell once more the plain truth.

Most cordially yours in Christo et Maria,

+Marcel Lefebvre

Anónimo dijo...

Y para cuando hablamos del "Movimiento Apostólico Deutscheland"??? El Padre K. siempre habló de hacer una Iglesia Cristiana Federativa, es decir, que se elija al superior... precursor del CVII. Ese tipo y el de la secta de Berazategui (la Divina Comedia), son dos gusanos que roen la Iglesia y nadie los menciona :-(

Nestor K.

Anónimo dijo...

Otra mentira de Lefebvre:

El arzobispo tuvo dos reuniones con el Padre Pío y fue en una de ellas donde el Padre Pio le dijo lo transcripto. No tuvo un encuentro como mentirosamente arguye en esa carta falsaria. Existen fotos de ambas audiencias. Y es un hecho conocido que Lefebvre era un mitómano terrible y sin palabra. Todo su derrotero posconciliar lo indica. Hasta la última traición a Juan Pablo II con la ordenación de los cuatro obispos.

Es lo que figura en las actas de canonización del Padre Pío -el mismo que predijo el pontificado de Juan Pablo II- con declaración juramentada del profesor Bruno Rabajotti que estuvo presente.

Anónimo dijo...

Que Mons. Escrivá no era un santo lo afirmó Carmen Tapia en declaración jurada pero no quisieron escucharla en la Congregación para la causa de los santos.
Dónde es conocidoque Lefebvre era un mitómano? Es la primera vez que escucho algo similar.
La versión piadosa pero condenatoria era que fue un gran misionero pero que se quedó en el tiempo y se hizo cada vez más rígido. Eso de mentiroso nunca se dijo.
Al profesor Bruno Rabajotti lo pasaron por la máquina de la verdad de Chiche Gelblung?
Venezolano Mersa

Anónimo dijo...

Anónimo:

Carmen Tapia -que tiene su fe católica intacta, no como los de la SSPX- no se le pasa por la cabeza dudar de la santidad de Escrivá desde su canonización, aún cuando la hubieran dejado declarar en contra (que no la dejaron) antes. A sus dichos me remito.

Leete la carta que le escribió Pablo VI a Lutero, digo Lefebvre. En los primeros párrafos hay unos ejemplitos de la afición a la mentira del Arzobispo fundador del cisma.

El profesor Rabajotti fue uno de los principales testigos de la causa de canonización del Padre Pio y declaró bajo juramento, no tenía ningún conocimiento de lo que pasaría con Lefebvre después. Le llamó la atención el hecho -típico en las frecuentes locuciones y alumbramientos del Padre Pío- y lo registró en su cuaderno. Lo que pasó, pasó.

Anónimo dijo...

Que Paulo VI, que más que de mitómano tenía fama de..., le haya dicho lo que lo engañaba significa que es conocido que que Lefebvre era mitómano?!
No me dirás que esa carta es infalible? Es un hecho dogmático?
Venezolano Mersa

Anónimo dijo...

Para Néstor K.:

No le parece que calificar al Padre Kentenich (que no sé bien que tiene que ver en esta discusión) de "gusano que corroe la Iglesia" es un poco exagerado. Sobre todo viniendo de una persona que ha dado muestras suficientes de fidelidad y obediencia a la Iglesia en condiciones durísimas (18 años en el exilio, campo de concentración en Dachau, etc.) No sé, antes de mandar tamaño juicio, yo lo pensaría un poco.

Anónimo dijo...

anónimo, tu no sabes las extrañas teorías que tenía sobre la "paternidad" el sr. K.

Cuando vayas por la casa central, pideles que te pasen la grabación del museo.

Pues, no es por nada que tuvo que esperar al Vaticano 2 para su aceptación.

Nestor K.

Anónimo dijo...

Oye, que en Dachau no todos eran santos. Puedes decir que era un espanto, pero no necesariamente un martirio. El P. Karloncho fue justamente proscrito. ¿Conoces en profundidad sus extrañas teorías?

Pregunta por "BundesKatolik", y verás tu de quien estamos hablando.

Nestor Gabriel K.

Anónimo dijo...

Estimado Nestor K.:

He leído algo sobre el Padre K., y conozco algo su Movimiento. A priori no me ha parecido nada malo, antes bien, rescato muchas cosas buenas. Pero gustosísimo le agradecería si pudiera decirme a donde puedo encontrar información"no oficial" sobre el Movimiento , o alguna idea que tenga Ud. sobre el mismo. No sé exactamente cuales son las cosas que se le objetan.

M.M.

Anónimo dijo...

Pues se nota que tu no tienes juicio crítico. ¿Mucha vinculación con "la familia"? El barbudo confundía su propia paternidad con la de Dios Padre (Pater se usa indistintamente en los locales de la cadena). Además de su curioso concepto de "Iglesia Federal", ¿Núnca te has preguntado si la Santa Iglesia Católica puede ser una federación?

Viva, pues, la Santa Iglesia Católica de Cristo Rey y Santa María Reina!

Nestor Gabriel K. W.

Anónimo dijo...

Para Nestor Gabriel K. W.:

Si le estoy preguntando por información adicional o cierta fundamentación es porque estoy dispuesto a ejercer mi juicio crítico. He tenido cierta vinculación con el Movimiento, pero siempre "desde afuera". Mi requerimiento de fundamentación no es irónico, sino sincero.
¿Porqué dice Ud. que confundía la Paternidad de Dios con la suya propia? ¿En qué se fundamenta, en qué escritos? ¿En qué acciones concretas?
Hasta donde yo he comprendido, la idea de la federación es ad intra del Movimiento, no ad extra. Nunca he leído que haya propuesto que la Iglesia toda se organizase como una federación, sino que el Movimiento se formara de distintos Institutos (que puertas adentro son jerárquicos como cualquier otro) federados entre sí, y que todos juntos forman el Movimiento. Es decir, el Movimiento es una federación de Institutos autónomos.

Repito, estoy intercambiando ideas y fundamentos, para poder progresar en mi conocimiento, no otro interés mueve estos mensajes.

M.M.

Anónimo dijo...

Mira tú, AQUEL es el problema. El movimiento tiene sus textos "públicos" y otros que no lo son. Comenzando por el breviario de las "hermanitas" (que no son monjas, sino "formalmente" laicas), donde se expresan teorías muy misteriosas y teóricamente es "secreto".

Con respecto al "Pater", es como los chismes del Opus. Pues nadie puede confirmarlos, excepto quien ha sido miembro. Estoy intentado advertir, que el CVII tuvo más de un hijo predilecto.

Nestor Gabriel K. W.

Ludovico ben Cidehamete dijo...

Apreciado Caminante:
Interesante su posteo. Solo quiero aclarar algunas circunstancias históricas que parecen no haber sido tomadas en toda su importancia en el comentario, aunque son consideradas determinantes a la hora de calificar la mersalidad de San Pío X. La cual nos traería sin cuidado alguno, por que no es ni mala ni buena, mas no su hipotético "modernismo", que es una herejía y que se apareja a la cuestión -considerada desde una perspectiva histórica que me parece insuficiente- de la modificación del Oficio Divino.
Para adelantarle algo, le diré que la formulación del orden de los salmos de la Regula de San Benito, nunca fue una forma exclusiva en Occidente, como prueban la existencia contemporánea de infinidad de Oficios Divinos, en Oriente y Occidente; y aún en Roma.
Tampoco fue, en algún momento, una forma imperada, porque en principio, San Benito la hizo preceptiva solametne para los religiosos y no para los seglares.
Seglares que debían dedicarse a celebrar Misa, confesar, llevar el Viático, y realizar sus oficios propios con un insumo de tiempo y esfuerzos muy altos, además de las rifas, reuniones, kermesses y reuniones de "comunidades de base". En realidad, la diferenciación entre la vida religiosa y la del clero secular es tradicional, como prueba Sto. Tomás en su "Contra retrahentes". Inclusive los primeros franciscanos menores, hiciéronse con un Oficio Divino fundado en sugerencias de San Francisco de Asís, que también era modernista, entonces, como su homónimo de Sales.
En una página del Opus (¡aj!), puede encontrarse un desarrollo histórico bastante exacto del Oficio Divino, aceptable a falta de espacio y circunstancias apropiadas para una exposición más detallada.
Pero lo que queda en pié, es esto:
Tomo (para hacerlas efectivas) ciertas correctas admoniciones del Sacristán arequipeño, relativas a cierto jansenismo "paralizante" en estas críticas, algo acríticas, a las mas recientes normas litúrgicas de la Iglesia.
Lo primero a considerar, sería que, como señala Nuestro Señor, la ley es para los hombres y no los hombres para la ley, de manera que toda Tradición verdadera, siendo sociedad viva entre generaciones, y no un depósito inerte, es por su misma finalidad mudable en lo contigente. Desde luego, habría que ver, primero, dónde está lo contingente.
Cualquier historiador litúrgico (de Liturgia, no de ritos, que no son la misma cosa) podrá confirmarle que, aunque el acto latréutico podría considerarse en su devenir histórico idéntico a sí mismo, en cuanto hecho objetivo, público, que es, el rito no. Inclusive la misma coexistencia de diversos ritos (orientales y occidentales), más o menos inmutables en el tiempo, indica la existencia de una MISMA Liturgia, con mucha diversidad ritual.
El problema novedoso, realmente novedoso, se presenta cuando el rito no resulta adecuado a la Liturgia, pues no simboliza suficientemente aquello que la Liturgia significa. Símbolo y signo, no necesito explicarlo, son cosas bien distintas entre sí que, debiendo se complementarias, podrían no serlo en los hechos, como parece acontecer con los ritos de 1969, los cuales, sobre apartarse "de manera impresionante" de lo que allí está o debería estar significado, ha suscitado toda clase de inquietudes y perplejidades.
Por que observe, apreciado Caminante, que la discusión litúrgica anterior al Concilio, fuera de los ámbitos de la "renovación" (Cassel, Guardini o Parsh en el mundo católico, y los protestantes de siempre ...), eran casi inexistentes a nivel popular.
En cierta forma, Ud. ha dado en la tecla al hablar, en otra entrada, de cierta asincronía entre la Divina Presencia Eucarística y la Teofanía, a causa de la inconveniencia en los símbolos.
Sin embargo, en el Oficio Divino el problema es distinto, por que, siendo oración litúrgica pública pero de habitual recitación particular ya desde el siglo XI, el rito es menos determinante que en la Santa Misa.
La modificación de San Pio X fue un ordenamiento ritual, y en realidad, admitió en parte la propuesta del Breviario de Quiñones, anterior al Concilio de Trento.
La reforma de Paulo VI (al menos en lo ritual, no en lo disciplinar), toma en casi su totalidad la propuesta del Breviario de Quiñones, por que existe en esos años, y no se puede negar, una realidad que se debe solucionar: El oficio ya casi nadie lo reza, ni siquiera las congregaciones religiosas.
San Pablo enseña en la Carta a los Romanos que la ley es la causa del pecado, formalmente hablando; por lo tanto, no resulta criticable, ni "modernista", adecuarla para impedir que se convierta en la trampa que caza al cazador: modificar detalles del rito y adecuar la disciplina.
Eso no es una REFORMA LITÚRGICA, sino ritual.
Buscarle el pelo al huevo, e invocar estas mínimas modificaciones del rito como antecedente de la reforma de 1969, es disparatado.
La reforma de Paulo VI modifica el rito, a no dudar (no obstante la declaración en contra de Summorum Pontificum), al punto tal que se obscurecen al máximo los signos, por la ostensible inadecuación de los símbolos. Si la intención ha sido una concesión al ecumenismo, o por la causa que fuera, no modifica el hecho ni lo hace menos, ni más, conmovedor.
Un ejemplo vertido en este blog: tocar Wagner con flauta dulce, permite reconocer la melodía, pero no gozar de la composición en toda su belleza.
Pero también depende de Wagner. O mejor dicho, de la belleza intrínseca (pues sí: existe belleza instrínseca) de la partitura. El Oficio Divino NO es la Santa Misa, aunque responde a la Liturgia celestial, a la adoración angélica en la que nosotros participamos por medio de la oración que, según la Tradición viva, Cristo mismo rezaba continuamente: los Salmos.
No me pronuncio sobre la traducción castellana vigente, ni sobre las pobrísimas y tilingas (por ser benévolo) "preces" ni la selección local del himnario, en reemplazo de lo que contiene el antiguo Breviario.
Y no me pronuncio, por que el antiguo Breviario pudo ser empleado sin restricción alguna desde 1970 (algo confirmado por S. S. Benedicto XVI en el motu proprio), así que el empleo de los nuevos agregados, sobre ser facultativo, podía ser reemplazado a voluntad.
En resumen: lejos de ser modernista, Pio X el Santo, fue posiblemente el único papa que comprendió en toda su profundidad el drama de la Iglesia en el mundo moderno, y los "signos de los tiempos" que preanunciaban un próximo (y ya necesario) adviento de N. Señor.
El resto de su posición, me parece, tiene más que ver con una indagación más profunda sobre la intrusión masiva del racionalismo cartesiano en la vida occidental, y su influencia en la Iglesia. Pero esa es otra cuestión, en la cual también debe aplicarse el principio liminar de todas estas cuestiones: Que Dios guía a su Iglesia, y que todo, inclusive (y especialmente) los males, contribuyen finalmente a su Gloria eterna.
Cordialmente
L. b-C.

AV dijo...

La otra posibilidad: Que la conclusión y las premisas estén equivocadas (paralogismo) y sólo se vislumbre un simple ataque 'ad hominem' en contra de la FSSPX
+
Etiquetar a la FSSPX como un movimiento de 'nostálgicos' sólo constituye un ataque personal, que elude el argumento "ad rem", en otras palabras y en contradicción con el beato Kempis, "se atribuye mucha importancia a quien lo dijo y se ignora que es lo que se dijo".
+
La otra situación común es utilizar el argumento "ad populum", pretender hacer un análisis a partir de fuentes no oficiales de la FSSPX, de rumores; un análisis honesto de la Fraternidad debe fundamentarse sobre la posición oficial de ésta y en específico por la posición de sus cuatro obispos, que son la voz de la Fraternidad. A un argumento de la FSSPX se debe anteponer un contra argumento de un opositor, el cual, debe carecer de los vicios de la argumentación para otorgarle seriedad.
+
¿A pesar de la pascendi? ¿Pío X modernista? Claramente son afirmaciones contradictorias que sólo ponen en evidencia el débil paralogismo que se utilizó para concluir que la FSSPX es modernista. ¿Es esto el gran argumento?, debo decir entonces que realmente no hay argumento. Para aceptar su exposición como cierta, habría que considerar a San Pío X como alguien contradictorio, y todo con el afán de torcer el significado real de modernismo definido por este mismo santo y usarlo como ariete en contra de la FSSPX, si esto fuese cierto, según Pascendi ¿en qué contradicción cae San Pío X al modificar el breviario?, si no hay tal, es falso y es una difamación etiquetarlo de modernista. De la misma manera, según Pascendi, ¿en que contradicción cae la FSSPX?, si no hay tal, entonces es evidente que hay un problema con las premisas y con la conclusión utilizadas.
+
Es negligente y tendencioso pretender analizar cualquier cosa a partir de rumores y de ignorar selectivamente el resto. Es un hecho que el CVII no tiene paralelo en la historia de la Iglesia, es un hecho que los cambios hechos a la Misa tampoco tienen paralelo en la historia y que frecuentemente son minimizados por algunos prelados como simples traducciones, ¿es esto cierto y preciso? Finalmente habría que preguntarse si las consecuencias (¿hubieron?) de ese cambio que hizo San Pío X al breviario es realmente equiparable a los cambios traídos por el CVII, es obvio que no, el paralelismo entonces, es desproporcionado y por lo tanto inútil para el objetivo que se planteó.