sábado, 1 de septiembre de 2007

La Afectividad y los Prestes

El autor de un blog colega, Ludovico ben Cidehamete, ha dejado un par de comentarios a antiguos posts de este blog. Reproduzco aquí uno de ellos, que me parece excelente, destinado a "El Semianrio de San Luis". A los entendidos e interesados en liturgia les recomiendo que lean el comentario al post "Modernistas del siglo XVI":
Apreciado Caminante:
No parezco respetuoso del jurídico non bis in eadem, pues dos veces el mismo día me tropiezo con estos sabrosos comentarios a su interesantísimo posteo.
Flota en el aire una interesante cuestión, que no estaría nada mal fuera procesada liminarmente en el área electrónica de los blogs, cual es esta, asaber: Si los seminarios forman adecuadamente a los futuros sacerdotes y (por extensión e implicancia); si no resultan afectivamente contraproducentes, o a lo menos, poco educativos.Ud. se las podrá ver con sus Kukúses cuanto quiera, pero el problema no son ellos (que hacen lo que pueden con lo que tienen, que no es gran cosa) sino una tendencia generalizada en la Iglesia que ha devenido mortal tormento y devastador diezmo.
A la ausencia o ineficacia de real estudio, cuyas causas no están del todo claras y pueden tener que ver con el racionalismo atorrante que impera en las cabezas de los "educandos" por incidencia de la enseñanza enciclopédica de pésima calidad (aquí: respirar), se une la falta (o exceso: es lo mismo pasarse que no llegar) casi completa de una verdadera educación de la afectividad, la cual queda reducida, y confundida, a una represión hormonal más o menos indisimulada, en el mejor de los casos.
El santo cura de Ars de salvó del seminario, por que tuvo suerte, por que era bruto, y por que Dios lo ayudó más que todo lo otro. Los seminarios "conciliares" no habrán sido todo lo maravilloso que se esperó en Trento, pero por ahora son irreemplazables, por lo menos hasta la Segunda Venida, así que, salvo casos particulares, habría qu buscarles alguna solución. Una solución sería no confiarles la exclusividad en la formación sacerdotal (anote que digo formación sacerdotal y no "estudios de Filosofía y Teología"), pudiendo el candidato, y acaso también el formador, hacer fructífera la vocación que Dios envía por cualquier otro medio razonable y apropiado.
Castellani tiene unas cartas magnificas sobre este y otros asuntos conexos, que merecen un lugar de honor en un compendio seminarístico y que, por este motivo, jamás lo tendrán. El problema de la afectividad es ESENCIAL, porque es uno de los puntos cardinales, o el cardinal, por dónde se filtra el desequilibrio del Pecado Original en el hombre. Y como tal, se irradia sobre toda la vitalidad del hombre como el ventilador proverbial. Yo considero descuidado este aspecto en la formación sacerdotal desde hace unos 200 años, a tal punto que, aún reducida a hilachas la hormonalidad a fuerza bruta, estilo kukús (y estilo toda la Iglesia, vamos), el sacerdote ya mayor (especialmente el secular) no podrá luchar con parejo éxito contra la soledad que le impone un ministerio errante y errabundo, una vida solitaria y triste, pobre y sin satisfacciones ni acaso, comprensión ni afecciones humanas. Eso ya es mucho pedir: estar solo, ser pobre, casto y además ¡obediente!
Diga lo que le parezca del heroísmo, la santidad, la oración y todo cuanto guste, pero no olvidemos el pecado original, el "bendito" pecado original, cuya primera víctima fue, precisamente, la afectividad humana.
Por lo tanto, para vivir como es debido los consejos evangélicos, y para cumplir con los preceptos eclesiásticos en este renglón, cuyo mantenimiento es conveniente y necesario al estado clerical, es necesaria una formación bien estructurada y equilibrada, que eleve en lugar de reprimir, sin dejar de reprimir lo que no convenga cuando sea preciso.
La explanación ideal de la teoría tomista de la compensación de la fuerza del pecado original por medio del acrecimiento de la fuerza contraria, y de su intensificación constante por medio del hábito virtuoso (o sea a los bifes), no sirve para calmar un estado de emergencia hormonal ni, mucho menos créame, para soslayar los efectos de un enamoramiento sincero, que bien puede darse, y de hecho se da, en aquellos a quienes se les exigen los mayores sacrificios en homenaje ... ¡al Amor!. Hay que comprender siempre y en todo momento que la renuncia al amor de una mujer, a un hogar, a la paternidad natural, es cosa contraria a la naturaleza humana, y que solamente el auxilio de la Gracia puede garantizar o, al menos, permitir.Este problema tiene dimensiones gigantescas y se desparrama, como las neoplasias más resilientes, sobre toda la actividad humana; afecta tanto al virtuoso obispo emérito de San Luis, como a los pelados de Morón y los demasiado vivarachos de Santiago del Estero, o al seminarista afeminado de Villa Devoto, o al curita ya no tan joven que se fuga con una catequista... y se queda a vivir a 2 cuadras de la parroquia traicionada.
Por lo demás: Eso será el caldo de cultivo y semillero de futuros facundos disertantes sobre las diversas crisis de la Iglesia; téngalo por cierto. Y es lógico: el desamor, el olvido y el desapego, son insoportables y, sin soluciones efectivas, colocan al pobre tipo en un plano inclinado que, como mínimo, termina en la herejía.
Déjole le inquietud; así de paso, y si no le parece mal ni me lo toma a artículo de guerra, deja en paz a los kukúses, que a mi modesto modo de ver, hacen lo que pueden, son bastante sacrificados y creen estar en la más absoluta ortodoxia. Y en su presente tienen su castigo, si es que lo merecían.
Cordiales saludos en Jesucristo N. Señor y María Santísima.
L. b-C.

2 comentarios:

Ludovico ben Cidehamete dijo...

Muy conmovido por su distinción.
I. D. L. b-C.

Alejandro Maria Massot dijo...

Me parece que hay que tener más confianza (por no decir Fe) en que la gracia derramada (más la Misa diaria) sobre los sacerdotes Católicos les dará la fuerza necesaria para no sucumbir ante el mundo, la carne ni el demonio...