lunes, 19 de mayo de 2008

Castrillón Hoyos responde


Entrevista al cardenal Castrillón, presidente de la Comisión Ecclesia Dei, para que lo lean los obispillos argentinos:


Eminencia, a pocos meses de la promulgación del Motu proprio, ¿qué balance hace?
'Con el Motu proprio el Papa ha querido regalar a todos una renovada oportunidad de disfrutar de la enorme riqueza espiritual, religiosa y cultural presente en la liturgia del rito gregoriano. El Motu proprio nace como un tesoro ofrecido a todos, no en primer lugar para salir al encuentro de las quejas y requerimientos de algunos.
No pocos de los que en un principio no estaban implicados con esta forma del rito romano, ahora manifiestan una gran estima.
Entre los fieles distinguiré tres grupos: aquellos que están vinculados de forma cuasi orgánica con la Hermandad San Pío X; aquellos de la Fraternidad San Pedro y, finalmente el grupo más importante y numeroso, formado por personas afectas a la cultura religiosa de todos los tiempos, que hoy descubren la intensidad espiritual del rito antiguo y, entre estos, numerosos jóvenes. En estos meses han nacido nuevas asociaciones de personas pertenecientes a este último grupo.
A propósito de la riqueza, algunos liturgistas subrayan el hecho de que el rito extraordinario no oferce la riqueza bíblica introducida en el novus ordo...
'Estos no han leído el Motu proprio, porque el Papa afirma que las dos formas se deben enriquecer mutuamente. Es evidente que tal riqueza litúrgica no se desprecia. En el novus ordo con los años se lee prácticamente toda la Biblia, y esta es una riqueza que no se opone, sino que se integra en el rito extraordinario.
Otra objeción es sobre el peligro de que celebraciones separadas y diversas puedan crear comunidades separadas...
'Es una multiplicidad que enriquece, es una más amplia libertad cultural que el Papa introduce de una forma audaz. Por el resto, en las parroquias hay muchas diferencias en las celebraciones, y no quiero hablar de los abusos, porque no son los abusos la razón principal del Motu proprio.

Monseñor Camille Perl, ha anunciado que en breve habrá un documento aclaratorio del Motu Proprio. ¿Cuándo se publicará?
«Fue el Cardenal Bertone quien lo anunció, y tiene el derecho de hacerlo. Pero, yo, que soy un servidor del Papa, lo anunciaré sólo cuando lo diga el Papa. Nuestra Comisión ha referido al Pontífice que de todas partes del mundo llegan tantas preguntas, muchísimas justificadas, otras debido a falta de conocimiento. El Santo padre, y sólo Él, dirá si conviene hacer tal documento y cuando».
¿Cuáles son las preguntas que han llegado y que merecen una respuesta?
«La primera se relaciona con el latín —dicen— celebrar en una lengua que no se conoce no es conveniente. Desafortunadamente los seminaristas, pero también algunos sacerdotes, no lo han estudiado y entonces es difícil para ellos celebrar en la forma extraordinaria. Para hacerlo deberían al menos conocer el canón de la Misa, la parte de la consagración. Nosotros en “Ecclesia Dei” nos estamos equipando y estamos preparando encuentros, cursos y comunicación informática para un profundo conocimiento de la liturgia anterior. Algunos cursos ya estan activos en Francia, Alemania, en Brasil, en America Central y el los Estados Unidos. En Toledo, en España, por ejemplo, se está evaluando si conviene hacer un seminario extra para la preparación al rito extraordinario o dar cursos especiales en el seminario de la diócesis. En general se nota un interés de regresar el latín en el mundo académico. Ha sido triste en estos años constatar el abandono no sólo de la lengua latina, sino también de ciertos contenidos teológicos coligados a la precisión semántica de la lengua latina».
Otro problema es la carencia de sacerdotes...
«Si en una diócesis faltan sacerdotes y sólo tres o cuatro fieles demandan el rito extraordinario, es una cosa de sentido común pensar que sea difícil satisfacer la demanda. Pero, porque la intención, la 'mens', del Papa es conceder este tesoro para el bien de la Iglesia, donde no haya sacerdotes la mejor cosa sería oficiar una celebración según el rito extraordinario en una de las Misas dominicales parroquiales. Sería una Misa para todos, y todos, aún las generaciones jóvenes, disfrutarían de la riqueza del rito extraordinario, por ejemplo, esos momentos de contemplación que en el Novus Ordo han desaparecido».
¿Entonces Ud. sostiene que, aunque no haya un grupo consistente y estable, en el futuro se piensa ofrecer una de las Misas dominicales en el rito extraordinario?
«Pienso que sí. Por otra parte, esta posibilidad ya había sido aprobada unanimemente en 1986 por una Comisión cardenalicia en la cual estaba presente también el cardenal Ratzinger, pero en ese entonces no llegó a ser operativa. Ahora estaría seguro que podría realizarse».
Otro punto para clarificar es la definición de “grupo estable y consistente”. ¿Qué se entiende exactamente?
«Es una cuestión de sentido común: ¿por qué hacer un problema si las personas que piden el rito vienen de diferentes parroquias? Si se reunen y piden una Misa, se convierten en grupo estable, aunque no se conozcan de antes. Aunque [sobre] el número es una cuestión de buena voluntad. En algunas parroquias, especialmente en el campo, en los días de feria las personas que participan en la Misa ordinaria son tres o cuatro y lo mismo pasa en no pocas casas religiosas. ¿Por qué si aquellas mismas tres personas buscan la Misa antigua, sería pastoralmente necesario rehusarla?».
¿Entonces el futuro documento debería ser más acogedor a las peticiones de pocos?
«Si, pero se necesita entenderlo no como una cosa que va en detrimento de otros, de la mayoría, sino por el enriquecimiento y siempre evitando toda forma de contraposición, por mínima que sea»....
Después de la reformulación de la plegaria del Viernes Santo se ha dicho que se volvía cuarenta años atrás en el diálogo hebraico-cristiano. ¿Se esperaban estas críticas?
'¿No es una cosa buena rezar por nuestros hermanos hijos de Abraham?
Abraham es padre de la fe, pero en una cadena salvífica en la cual se espera al Mesías. Y el Mesías ya ha llegado. En los Hechos de los Apóstoles leemos que, en un día, se convirtieron 5 mil hebreos. No contesto la plegaria del novus ordo, pero considero perfecta la actual del rito extraordinario. Y rezo de buena gana por la conversión de tantos amigos míos hebreos, porque creo verdaderamente que Jesús es el Hijo de Dios y el Salvador de todos'




10 comentarios:

ErmitañoUrbano dijo...

Muy bueno el articulo. Felicitaciones por la pagina. Bendiciones.

Milkus Maximus dijo...

Cuando hay buena voluntad, o sea, vountad de bien, pasa lo que en las declaraciones de Castrillón: queda de lado la lectura politicoide de los hechos, la búsqueda de segundas lecturas facciosas, en resúmen, la mala manía de buscarle la quinta pata al gato.
"Retroceso" el rito tridentino? Retroceso llamo yo a llenarse la boca durante años de "tolerancia", "apertura", y "diversidad", y después patalear en berrinche cuando se pide poner en práctica tanta monserga.

Anónimo dijo...

A la misa "tridentina" solo tienen acceso algunos pocos privilegiados, exclusivos y determinados grupos y círculos. El 99,99 % de la feligresía, con una cultura superficial y una formación cada vez más decandente, no tiene ni idea de lo que se trata ni va a pedirle al cura que le dé la misa de San Pio V, ni tampoco el 99,99 % de los curas por su propia iniciativa va a ofrecerla a su parroquia. En suma, el "motu" quedará como una pintoresca curiosidad de algunos pocos admitidos a un club exclusivo. Yo, si fuera "progre", ni me preocuparía por el tema. Además, el próximo papa, quien sabe con qué ideas viene.

Anónimo dijo...

Claro como huevo e' tero.

Rublev dijo...

Yo quisiera saber por qué motivo son tan pocos los lugares donde se celebra la Misa Tradicional en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores. No sólo qué pasa con el clero sino que pasa con los laicos que no se movilizan más.¿O acaso Europa y Usa tienen más reservas que nosotros.¿Dónde está nuestro amor por la Tradición?

Adoquín

Dalí dijo...

Qué Dios le conserve la inocencia, Rublev!
¿Ud. se creyó el cuento nacionalista de la Argentina católica? Nunca existió. Argentina, que es Buenos Aires, fue siempre contrabandista y sin fidelidades.
Las pruebas están a la vista. Ud. mismo las aporta.

Horacio dijo...

Rublev, trato en la medida de lo posible de ir a Misa a las parroquias "designadas" por el Arzobispo para la celebración según el rito tridentino. Con el correr de los meses el número de feligreses fue decayendo (que la hora, que el lugar, que las rúbricas, que los ornamentos, etc.), incluidos los más conspicuos adalides restauracionistas de Buenos Aires y alrededores.
Las razones muchas veces son atendibles y responden al mismo espíritu soviético-menefreguista que caracteriza al clero argentino. Pero otras veces, y muchas lamentablemente, responde a comodidades y pruritos que nada tienen que ver con la Fe.
Mucha queja por no usar el tono debido, pero vamos a la parroquia de la vuelta de la esquina para asistir a un aquelarre litúrgico del que salen - ahora sí - farisaicamente escandalizados. Si por lo menos fuesen a Venezuela...
saludos

Anónimo dijo...

La jugada maestra de la progresía fue la "liberación" de la misa. Ellos tenían perfectamente calculado el grado de adhesión, así como el impacto de la novedad inicial, y el natural y paulatino decaimiento posterior, del que da cuenta Horacio en el comentario de las 15.32 hs. Es más, creo que sobreestimaron el impacto de la novedad. Quitaron la excusa y ahora se dan el lujo de decir, Y dónde están las mauchedumbres que Uds. decían iban a colmar "las misas tridentinas". Del lado tradicionalista hay mucho francotirador de internet, mucho "tarzán de maceta", que se cree que en un "bloggito" sobra y basta, que carece de todo tipo de formación en sociología, psicología social, etc... y ve a la sociedad con un simplismo que verdaderamenta asombra. Serán arrollados por sus enemigos. Repito el "motu" quedará como una pintoresca curiosidad de algunos pocos admitidos a un club exclusivo.

Anónimo dijo...

Creo que la autorización (si es que alguna vez no lo estuvo) de la Misa Tridentina es otra actitud ecléctica de la Iglesia Oficial donde todo vale.- Con ella se quiere decir "somos tan amplios que en nuestro seno residen desde los focolares -viva la pepa- hasta los de la Misa de San Pío V".- Y de esta manera dan a entender -al menos yo lo percibo así- que todo es válido, que todo es opinable, y que todo es lo mismo.- Un cambalache. John Lennon.

Mary Lennox dijo...

Hey gente! demasiada bronca en Internet! demasiada cháchara pero se pierde lo importante, el por qué de la liturgia, que si mal no recuerdo ya salió como tema en este blog hace un tiempo. La importancia de la misa como teofanía y como alabanza a Dios nos tendría que importar. No tanta disquisición entre si estamos en este u otro bando, si somos ingenuos o no ingenuos, nos estamos perdiendo así del vcerdadero tesoro en la polemica de la cuestion!
Saludos