miércoles, 4 de febrero de 2009

La rebelión contra el Mago Blanco

Parece que la injustificable imprudencia de Mons. Williamson le está trayendo al Santo Padre más problemas que los esperados. Se asoma una rebelión, tal como dice La Nación. Quizás todo sea providencial, y los tiempos estén ya cerca.

 
Interesante, para conocer quién es la maldita Piqué y quiénes son los dueños de La Nación, leer la declaración de la Secretaría de Estado:


 

14 comentarios:

Anónimo dijo...

La injustificada imprudencia del P. Williamson??
Wanderer, liberal, sacate tus anteojeras antinazis para seguir opinando. La verdad es más importante que toda tu comidilla clerical.
O es que como buen sectario "ortodoxo ruso" estas celoso del logro de la competencia?

Anónimo dijo...

Interesante comentario del abate Berthe en le forum catholique:

http://www.leforumcatholique.org/message.php?num=463756

CyF

Anónimo dijo...

Es curioso:
Si negás la Shoah, sos un sacrílego y te condena el mundo entero.
Si negás la divinidad de Cristo, está todo bien, sos un teólogo progresista, ejemplo de la diversidad que hay en la Iglesia.
Signo de los tiempos dicen?

Roberto Bolaños

Anónimo dijo...

¿Habrá que ir a misa a Venezuela durante la semana y a La Reja los domingos?

Anónimo dijo...

¿Vieron lo de Ceriani? ¿Otro que se irá con Morello al Bolsón?

Anónimo dijo...

Curiosamente, es la misma prédica la de Mons. W, que la de sectores filonazis del anglicanismo.

Moro viejo, mal cristiano?

El luciferino grial no es la Santa Eucaristía, y Nuestro Señor Jesucristo no era ario. Mediten a que Iglesia pertenecen nazionanistas!

Richard Horse-Puckey

Pablo dijo...

Tiendo a ver la repercusión de las declaraciones de Williamson como un casus belli, es decir, como un mero pretexto para incrementar los ataques de una rebelión intra-eclesial contra la autoridad del Papa, que se desató durante el Vaticano II. Ya sabemos que el “caballo de Troya en la Ciudad de Dios” no trepida en aliarse con enemigos de la Iglesia para llevar a cabo su agenda destructiva. Y me pregunto –con mucha pena- si no hay episcopados que son mayoritariamente cismáticos, en silencio, que están prontos a explicitar una rebeldía que cultivan desde hace tres o cuatro décadas.

Anónimo dijo...

Aconsejo la editorial de Mr. Gonsález, ya que hace un buen estudio del documento, que daría para una buena charla de whisky en la reja...

Richard Horse-Puckey

Anónimo dijo...

Algo hay, algo hay. Resulta llamativo que siendo los seguidores de Marcel Lefebvre en términos cuantitativos una minoría, la envergadura que ha tomado la cuestión. Desde el punto de vista semiótico la FSSPX ha logrado "instalar" la tópica tradicional, lo cual es una victoria de trascendental importancia; parece mentira leer en diarios noticias (si bien vulgarizadas, pero algo es algo) sobre el debate teológico y litúrgico tradicional (antes reservada a unos cuantos iniciados). Y así viene a mi memoria que Dios siempre se vale de lo pequeño (el pueblo de israel en su momento), y el propio Cristo nos exhorta: "no temáis pequeño rebaño". Quien sabe, tal vez el cazador sea el cazado y lo de Tissier sea profético. Aventuro que desde el CVII se trata del hecho más trascendente para la Iglesia, por ello hay que estar atentos y rogar por Benedicto, pues vaya a saber qué tipo de maniobras se pueden estar orquestando para neutralizarlo.

Anónimo dijo...

Roberto Bolaños (chespirito?) tiene razón en lo que marca. Que opina Ud don Wanderer? Ultimamente le alforó aún más la vena modernista y liberalota.

Al primer anónimo: comparto. comparto, comparto, fiat, pero: Lo de ortodoxo está mal y lo de ruso...casi casi... almost there, missed by some miles mon amié. (en el inglés de Lord Tollers). La geografía le jugo una mala pasada (y la unión soviética se desmoronó).

Pégue Caminante al Obispo Inglés, pegue tranquilo, que ya tendran 400.000 highchurch´s fellows defendiendo "The Roman Pontiff". Vuelve Arturo de la Isla Blanca? Newman logró algo milagroso? o es la iglesia frankenstein hodierna moviendo su maquinaria?

No se, digame Ud Wanderer que creo se está volviendo un buen ejemplo "della": liberal, oriental, pseudotradicional y papista... QUE MATETE (no Mathet). Lo que puede producir un blog, los tiempos modernos y muuucho tiempo..

Incredible!

Et Voilá!

The Seventh Wise-King.

Anónimo dijo...

PD: Y yo que le tenía sana admiración... Recuerdo lo de Charbonneau. Si quiere le presto el libro de Zocatelli que, además de opusdeista, es un ladri (aunque tiene buenos facsímiles del epistolario en cuestión...)a menos que lo tenga ya.

DER 7 KÖNIG

Anónimo dijo...

Ahora empieza el verdadero combate. Que si latín o lengua vernácula, que si de frente o de espaldas, pavadas.
Hay que aguantar en la mano el fierro caliente de la verdad. Sin soltarlo.
Y los que lo aguanten van a estar jodidos en este mundo. No podrán comprar ni vender.
Postlefebvrista.

Anónimo dijo...

Postlefevrista:

Quizás comparto todo. Quizás no comparto ni un ápice. No le entendí digamos.
Para que lado corre?

El Septimo Rey mago

Anónimo dijo...

Para el lado del Credo, completo, sin concilio pastoral que pretenda suprimir o cambiar las verdades de fe, o hacer callar a los Padres de la Iglesia.
Todavía quedan algunos pocos curas "dentro" de la Iglesia que son fieles a esto, sin que necesariamente pertenezcan a congregación o fraternidad alguna.
Obispos no se si quedan, Cardenales creo que no.
De esta "convulsión" tengo la impresión que puede surgir la "persecución" o la "apostasía". ¿o no están ya sucediendo un poco de ambas?
Da la impresión, como ya han dicho por ahí, que los tiempos se están acortando. Y presumo que cada uno tendrá que tomar la decisión más dificil de todas.
¿y porqué no voy a misa a la calle Venezuela? Eeeesteee, tengo muchas ganas, pero me puse como límite -por ahora, por no estar muy seguro de lo acertado de la decisión- que cuando el Papa diga ex cathedra que la Verdad no es verdad, lo haré.
Mientras tanto buscaré alguno de estos curas en extinción y seguiré comulgando como quién toma una aspirina, al decir de Castellani.

Postlefebvrista (bastante rudimentario, lo se).