domingo, 21 de junio de 2009

Las tres ideas de Tollers y una nota intrusa


Estimado Wanderer:

No querría abusar de esta “plataforma de lanzamiento de ideas” en que se ha transformado vuestro apreciado blog, suerte de “Cabo Cañaveral” desde donde parten misiles para todos lados. Y menos que menos atiborrar al pobre lector que ya bastante despatarrado anda, como yo, con el bombardeo constante de noticias, ideas y sugerencias. Como están las cosas, ya bastante “infoxicados” estamos.

Y sin embargo, me atrevo a someter a su consideración lo que sigue, no sea que alguno se alegre con estas tres ideas que, no sé cómo, se me han ocurrido en los últimos tiempos, y (que si son buenas, no son mías). Y como esto se escribe en la Octava de la Trinidad, quizá las tres resulten ser misteriosamente consonantes.

Si llegó hasta aquí, le pido entonces al lector que preste atención: pues la primera idea requiere bastante de eso. No sé bien qué titulo ponerle, pero quizá funcione algo así como “Pensemos bien”. Así, imperativamente. Tenemos que pensar bien. Pase lo que pase. ¿Qué es pensar bien? No estoy muy seguro (y resulta considerablemente más difícil pensar bien cuando uno viaja a bordo del Titanic en medio del despelote que se está armando a propósito del run-run que corre por ahí de que el buque se hunde), pero de lo que sí estoy seguro es de lo que sigue: si nuestras consideraciones en torno a un asunto terminan entristeciéndonos, estoy seguro de que estamos pensando mal. Cuando terminamos de pensar en algo y quedamos como deprimidos, melancólicos o atribulados, entonces hay que llamarse al orden a uno mismo y si a mano viene, darse órdenes a uno mismo en tono viril, militar diría yo, a guisa de “¡Tollers! ¡Estás pensando mal!” “¡Pensá bien, ché, dejáte de embromar!” “¿Qué diablos estás pensando que terminás con ideas de este tenor?” “¿Estás loco, o qué?”. Y es ahí en ese momento donde se juega un gran partido, el gran partido contra la akedia, pues… si hemos acabado así, quiere decir que no hemos terminado nada. Y entonces, que resulta imperioso, por más fiaca que nos de, arrancar de nuevo con el hilo de ideas… hasta que terminemos contentos, con esperanza o, por lo menos, con tranquila confianza en Dios, en su Providencia, en la firme convicción de que al final, todo termina bien.

Y para esto, aquí ofrezco una pequeña receta: una manera sumamente eficaz de exorcisar este mal espíritu consiste en contestar la Gran Pregunta que, si prestamos atención, oiremos claramente, venida de lo Alto, como ésas, las últimas grandes preguntas del Libro de Job: “Cíñete los lomos, que quiero hacerte una pregunta”. Y entonces prestarle mucha atención a lo que Dios Todopoderoso nos pregunta:

“¿Señor, usted está sugiriendo que Yo hice las cosas mal?”.

¿Así que todo termina bien? Sí, por supuesto que sí: es el moderno, decía Claudel, quien cree que al final todo termina mal. Y yo no soy moderno, ni quiero serlo. Cristiano soy y eso quiero ser, como decían los mártires en Roma cuando interpelados por la autoridad. Pero se me objetará que esto parece puro voluntarismo, que lo desmiente la experiencia de los que vivieron mucho, los viejos, que miran hacia atrás con melancolía y… constatan que atrás, en el pasado, quedaron cosas feas, cosas malas, cosas que salieron mal. Y que son irrevocables.

Con lo que vamos a la segunda idea. En efecto, con el paso del tiempo, uno repasa el pasado, mira para atrás y tiene la indefinible sensación de que todo salió mal, que la historia, personal, familiar, amical, política, moral, religiosa, etc., salió mal.

¿Salió todo mal?

La respuesta correcta es: no sabemos. Sólo Dios sabe. Aquí quizá quepa recordar una ipssísima verba Jesu, ¿no?, esa su palabra cuando mandó no juzgar para que no seamos juzgados. Nosotros no tenemos derecho a hacer un “balance” sobre nuestra historia, es incumbencia específica del Justo Juez, Jesucristo, que efectivamente emitirá juicio sobre eso… en el Juicio Final, en el tiempo de la Irrevocabilidad. Pensar que nuestra vida “salió mal” constituye usurpación de una prerrogativa exclusiva de Jesucristo; y si pensamos así, de nuevo estamos pensando mal. Por supuesto, me apresuro a agregar que esto no quita el examen de conciencia, el esfuerzo por mejorar todos los días, la santificación diaria, etc… Pero “mirar cómo ando”, fijarse si las cosas salieron bien… sencillamente, no.

Así que, estimado Wanderer, ahí tiene el lector dos ideas para considerar: la primera, que si terminamos tristes es porque estamos pensando mal; la segunda, que en ningún caso hemos de emitir juicio sobre nuestra propia existencia. La primera está más o menos formulada en los “Ejercicios” de San Ignacio, la segunda, más o menos patente en la “Spe Salvi” y en el poema “Eclesiastés” de Chesterton (¿recuerdan? Una sola cosa es necesaria / Todo / el resto es vanidad de vanidades).

La tercera está en el Evangelio de San Juan.

Consiste en esforzarnos por disipar un verdadero disparate. Esta idea roma, torpe y estúpida. Que no por eso deja de ser una burrada, un devaneo neurótico, una majadería brutal y embrutecedora. No sé cómo vino a instalarse semejante sandez entre nosotros, en nuestro confundido mayín, esta cretina, fatua y ridícula memez digna de zopencos. Y sin embargo esta idea boba, obtusa, insistente, insidiosa, obsesiva, diabólica, persiste, se reproduce, anda buscando los lugares vacíos y, si nos descuidamos, por vía de usurpación se puede alojar en nuestra alma. Es una noción que flota en el aire caliginoso, que se infiere directamente de todas las comunicaciones del mundo, que se reitera hasta el cansancio, como una letanía incesante pronunciada infatigablemente por “los espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas”. Se trata de una impresión absurda, que contamina nuestras almas con su misma taradez, que nos enferma y debilita, que atenta directamente contra el Evangelio, que compromete los mejores esfuerzos, que abre la puerta a otras gansadas mucho peores: y que ha sido inspirada por el Padre de la Mentira. Es una fantasía blasfema que hemos de esforzarnos en exorcisar a diario, ganándole a Satanás allí donde con más empeño se posiciona.

La insensata idea, la peregrina noción, el insano postulado, el artero espejismo, la venenosa conciencia, la imbécil ocurrencia de que Dios no nos quiere.

Porque el cielo y la tierra pasarán, pero no esto: “El Padre os ama Él mismo, porque me habéis amado y habéis creído que Yo salí de Dios” (Jn. XVI:27).

Habría que inventar un formulario que nos pregunte por tres veces:

- ¿Renunciáis a la idea de que el Padre no os quiere?

- ¡Sí, renunciamos!

En síntesis, estimados amigos, pensemos bien. Si terminamos tristes, pensemos más, mejor, de nuevo, que si pensamos bien, el fin de nuestros pensamientos por fuerza ha de desembocar en pensamientos consoladores, gozosos y confiados. Y dejemos a Dios y para el día del Juicio que se establezca cuánto vale lo que hacemos o no y que diga Él cómo salieron las cosas.

Sé bien lo que sigue, mido mis palabras. Sé que los lectores de este blog aman a Jesucristo (un poquito, ya sé, ya sé). También sé que no tienen duda alguna de que salió de Dios.

Y que el Padre, Él mismo, los ama.

De modo que… os lo ruego, ¡sursum corda!

Jack Tollers.

Nota intrusa del Wanderer

Me parece oportuno incluir en la magnífica reflexión de Tollers un par de párrafos de Bouyer:

La nuestra “ya no es más la espera de los pecadores para quienes el juez debe venir, ni, incluso, la de los cautivos encadenados en las tinieblas donde esperan un redentor pero sin conocerlo aún, si pertenecerle aún. Es la espera de la Esposa que dice al Esposo, inspirada por el Espíritu que la prepara para la boda: “Ven Señor, ven pronto”. Por ella ya ha sido lavada en la sangre del Cordero, ya ha bebido de las fuentes de agua viva, ya ha comido el pan celestial, su frente en la que pronto lucirá la corona ya porta la unción de la alegría con la que el Esposo mismo ha sido ungido, el sello de ese Espíritu que la hace santa de su santidad, que le permite afirmar de cara a los ángeles: “Mi amado es para mí, y yo soy para mi amado”.

Estamos en la última noche que nos separa del alba luego de la cual no habrá más atardecer, a la puerta misma del banquete de bodas, y el Espíritu suspira en nosotros en la espera del momento que esa puerta se abra”.

Amigos, hemos recibido las arras del Espíritu. El Señor está a las puertas. Viene pronto!

(En el sitio de Jack Tollers ya está colgada su traducción de “La misa en cámara lenta”, de Ronald Knox, corregida por un conocido traductor).

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Bien Tollers. Me quedo meditando la segunda idea, acerca de la nocividad de lamentar el pasado y sobre todo, los "might have been be". Todo el primer canto de los Cuatro Cuartetos de Eliot,es una vasta meditacion sobre la irrealidad e inutilidad de esos podría-haber-sido, venenos nocivos y acidiosos que nos distancian de la verdad de nuestro ser desplegado en el tiempo.
Como dice el Padre Justo o.p., nada más contrario a la espiritualidad y sobre todo, al plan de la Providencia, instalándolos en una perpetua potencia que nunca llega a la actualizacion y queda congelada en un "mundo de especulación".

"What may have been is an abstraction/
Remaining a perpetual possibility
Only in a world of speculation"
(...)
"Go, go, go, said the bird: human kind/
cannot bear very much reality"

(T.S. Eliot, "Burnt Norton")

Anónimo dijo...

Agradezco el nuevo artículo; vuelve la inteligencia y la luz, andábamos con temas pequeños y con este artículo regresamos a lo que este bog nos concede: Respirar un poco en esta ínsula Agatháurica que se asfixia en pequeñeces y vilezas. lo que leí e inteligente, y lo agradezco. Inteligencia, luz y alegría profunda van de la mano, sin duda.

Alejandro Celedonio Heredia Gutierrez

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

y paso ahora a la primera idea de Tollers (pensar bien no es necesariamente pensar en orden, al menos cronológico).
Hace poco leía un artículo con la vida de Onetti. Y un comentario que este pobre desdichado le había hecho a un amigo: que todo tipo, a la larga, es un derrotado. Que depende del momento de la vida que tomes encontrarás al hombre en un alto o en un bajo, pero a la postre, todos terminamos en un fracaso total. Idea nada original, alguien en el siglo XIX dijo que toda historia de amor es, màs tarde o más temprano, una tragedia.

Pues bien, ser cristiano, pensar bien, es precisamente sostener con Jualiana de Norwich (otra vez Eliot) que

"All shall be well, and all shall be well, and all manner of things shall be well"

Y eso, no en una fiesta, no ante un nacimiento, ni siquiera ante un problema cualunque como actitud nacida del optimismo facilón y americanista.

No. Ante una Tumba.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Y sí, la tercera idea cierra las otras dos, es espirada por ambas, las abraza y circula y les da sentido y unidad.
Si el Padre nos quiere, somos. Si el Padre nos quiere, nos quiere como somos, pero somos como nos ha querido, en nuestro irrevocable pasado, en nuestro Hoy permanente y en el futuro en que este hoy desemboca aquí y ahora en el Hoy de la Trinidad Santa y Feliz. Donde todo termina bien, porque de un Acto de Amor salimos y al mismo Acto de Amor volvemos.

Anónimo dijo...

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia como lo había prometido a nuestros padres
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.....

Mary Lennox dijo...

Tengo otra idea Tollers:
No siempre la ayuda, y otras cosas que uno puede buscar vienen de la persona que uno las busca. No siempre Dios te da la ayuda o las señales donde uno las espera, como cuando los Hobbits encuentran a Aragon bajo el nombre de Trancos.
Quizás, es una tonteria pero es lo que me ha pasado en estos meses, desilusión cuando iba en busca de algunos, y sorpresa cuando no buscaba a otros.
En fin creo que la parte de la Sorpresa de puede enganchar con la providencia y la alegría de saber que el Padre no te abandona, aunque la ayuda no es como uno quiere que sea.
Saludos
La pequeña
Mary Lennox