lunes, 31 de agosto de 2009

Estamos salvados II


Ludovicus comentó una entrada. Pero su magistral comentario merece algo más que la categoría de "comment".

Kimbo, me alegro que le quiera enmendar la plana a San Pablo y a Benedicto, corrigiendoles la forma gramatical:
IN SPE FACTI SALVI SUMUS

Queda para una fe de errata de las próximas ediciones de la Encíclica.

Las reacciones contra la fórmula, así como los intentos por circunscribir la acción salvífica divina "al pasado" (¿el Calvario?)o "al futuro" (el Cielo) y no al Hoy de Dios, único ámbito en que se realiza la obra de nuestra salvación, demuestra que hay una heteropraxis galopante, específicamente voluntarista.

No se soporta que la obra de salvación ya haya sido cumplida por Dios, y se pretende que la aplicación subjetiva ("lo que le falta a la Pasión de Cristo" que dice san Pablo) sea parte necesaria de la acción salvífica de Cristo.

Más brutalmente, algún barroco habla de que la composición de la salvación es 50% Dios 50 % esfuerzo humano. Una versión "a lo divino", del edisoniano "90 de transpiración, 10 de inspiración".
Ay los occidentales, con el "triunfo de la voluntad" y la mar en coche...

Frente a esto, y provocativamente, poner fórmulas a lo Eckart es mandatorio. A ver si sirve para pensar. No me voy a molestar en transcribir a Pieper, que dice lo mismo que hemos dicho, sólo que en pacíficos renglones que se lee con anodina tranquilidad.

Que en este blog haya habido interpretaciones pueriles de la frase (como "el Infierno está vacío"), apelaciones a manuales de iniciación teológica del óptimo Pieper o alguna memez por el estilo ya es más inocente, denota cierta "theological plainness", o sancta simplicitas.
Pero cuidado con creer que Dios está en el allende la muerte. Está ahora mismo, aquí enfrente. Y es la única forma en que se te manifiesta. Hoy. Aquí.
No es un Dios de ultratumba. Está vivo, respirando encima tuyo. Y te ha salvado, te está salvando. Si no lo adviertes, no te salvarás.

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojo, mi amigo yo no descansaría tan tranquilo, pues el día del juicio puede que esa tranquilidad del "total ya estoy salvado" puede venir en contra !!!
Y ahí te quiero ver
¿Como no era que ya...?
Uhh que cag.. y ahora?????

Anónimo dijo...

Ludovico, no es exacto lo que dice en relación a que no estar de acuerdo con usted en este asunto denota "voluntarismo", tampoco un "Dios de mañana", ni uno de "ultratumba".
Nadie pone en duda el "hoy" de Dios.
Al menos yo no lo he hecho.
Dónde está la heteropraxis en "temer" por la propia salvación, siendo que el Juicio será en el futuro y no hoy???
El temor efectivamente es un don del Espíritu Santo. NO ES un invento de la iniciación teológica, por más que Ud. lo desee así.
No recomienda la escritura que se "cuiden de no caer los que están de pie"??? y tantísimas citas más ...
Por otro lado, todo el tiempo que se habló de este tema se entró en el tópico de la esperanza como virtud teologal. Siendo así, es muy atinado ir a la obra de Pieper. Le hago notar que en aquella obra el autor cita a santos, al MAGISTERIO y a doctores de la Iglesia. No son ocurrencias del propio J. Pieper.
Si usted quiere creer que "ya está salvado", que no hay nada que temer, que alcanza con la fe y la esperanza excluyendo la caridad (que es donde juegan las "obras" de hoy Y DE MAÑANA), hágalo, pero eso NO ES lo que enseña la Iglesia, además de olvidar otras exortaciones del mismo San Pablo.
Es su tesis personal y la de Wanderer.
Nada más que eso, por más que ahora arengue sin probar sus dichos con descalificaciones que suenan bien, pues reconozco que Ud. sabe escribir.
Lo que no entiendo es porqué se planta en una postura a todas luces heterodoxa cuando es evidente que usted mismo no la puede considerar verdadera ...
Solo por no ceder???
Podría citarle infinidad de teólogos y santos que predicaron el temor del juicio futuro y la necesidad de no caer, pues la salvación no es "pan comido".
Podría usted citar la fuentes de sus dichos???
Rip.

Anónimo dijo...

Ludovico, una cosa más.
Usted nos ha dicho:

"No se soporta que la obra de salvación ya haya sido cumplida por Dios, y se pretende que la aplicación subjetiva ("lo que le falta a la Pasión de Cristo" que dice san Pablo) sea parte necesaria de la acción salvífica de Cristo".

Ud. realmente cree que las propias obras (que no es lo mismo que "la propia subjetividad voluntarista"), presentes y futuras, nada tienen que ver con la salvación individual de cada alma???
Qué importancia le da Ud. a la caridad (obras)???
Aquí nadie ha puesto en duda que Cristo ya ha muerto en Cruz y resucitado para salvación de las almas!!!
Lo que aquí se viene diciendo en disidencia con su excursus es que cada hombre, a pesar de lo anterior, DEBE SEGUIR CAMINANDO SIN DESVIARSE, no solo hoy, sino mañana también.
Usted duda en que MAÑANA habrá un Juicio donde no todos saldrán airosos??? Los que salgan perdidosos, por qué será??? Sólo porque les falto esperanza??? O también por falta de caridad???
Sinceramente no le creo. Usted no puede creer en lo que escribe.
Rip.

Kimbo dijo...

Kimbo a Ludovicus dijo,

Me sorprende, lo consideraba más lúcido (es broma).
En ningún momento pretendí "corregir" a San Pablo, sino que apoyé el comentario del Carlista acerca de la ambigüedad de la frase planteada por Tollers, justamente señalando la diferencia con la del primero (San Pablo).
La diferencia es sutil pero real.
Y no tiene nada que ver con el resto de su "magistral comentario", únicamente se trataba de alertar a los lectores incautos.
Quédese tranquilo, ya sabemos que ni Usted, ni Wanderer, ni Tollers son herejes por ese lado.

Un gran abrazo!

pd: la próxima vez que me quiera sobrar tirándome una cita latina por la cabeza haga el favor de no equivocarse. En ese sentido, conocer sus fuentes podría serle de gran ayuda.

Anónimo dijo...

Ludovico.
A Tomás de Aquino en teología no le dio el cuero para más que escribir "manuales de iniciación teológica"???
Le recuerdo que el Aquinate consideró a la presunción de la anticipación de la plenitud como una copia falsa de la esperanza como virtud teologal. Exactamente la llamó "falsa simulatio" (II-II,21,3).
Castellani en teología fue un bebé de pecho??? Quiere que le busque citas de éste también???
Ahora es usted quien debe plantearse SERIAMENTE si lo suyo es verdadera esperanza o, como DIJO SANTO TOMÁS (y no yo), solo una simulación de aquella virtud.
Ahora sí me despido.
Usted siga argumentando con sus palabras altisonantes, pero, por favor, en privado y si quiere sin reconocerlo aquí, RECAPACITE.
Rip.
Ps. también lea II-II,21,4 (quizá le sirva para descubrir la causa de su error).

Anónimo dijo...

¡Estupendo, Rip, estupendo! Nadie mejor que Ud. para redactar en tan pocas palabras un catálogo casi completo del catolicismo contrareformista.
Ligorio.

Pablo dijo...

Creo que yo mencioné lo del infierno vacío, pero no en alusión al mensaje de Ludovicus, sino como aclaración y en respuesta incompleta a la paráfrasis de su contradictor.

La primera lectura del mensaje de Ludovicus, me hizo pensar que apuntaba sus cañones contra el voluntarismo. Como complemento, dije algunas cosas olvidadas sobre la necesidad de la gracia actual, y la limitación de las fuerzas naturales del hombre caído. Lo que no capté en la primera lectura de Ludovicus es la vinculación con la virtud de la esperanza que se traza ahora.

Si no lo interpreto mal, me parece que Ludovicus está poniendo el énfasis en que la esperanza teologal tiende con absoluta certeza a su objeto. No porque podamos saber con absoluta certeza que nos salvaremos de hecho, sino porque podemos tener la certeza absoluta de que apoyados en la omnipotencia auxiliadora de Dios, no hay obstáculos insuperables para nuestra salvación. Esa certeza es la que, me parece, lo lleva a decir «SPE SALVI facti sumus». ¡Una certeza absoluta en la una postmodernidad que ha matado las certezas!

Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

Ligorio, no es tan así.
Tomás de Aquino fue anterior a la Contrarreforma. Además es el "doctor común" de la Iglesia.
Rip.

Anónimo dijo...

PABLO, si Ludovico hubiese querido decir lo que usted dijo que él quiso decir, es tan sencillo como que él no hubiese dicho lo que efectivamente dijo, sino lo que usted ahora dice.
No lo defienda. Ludovico dijo y repitió, lo que dijo. Y punto.
Si fuera como Ud. dice ... vaya y pase ... Pero no es el caso.
Rip.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Pablo, usted me interpretó perfectamente, siempre.

Abrazo

Anónimo dijo...

Ludovico.
En vez de decir "estaba equivocado" aprovecha la bien intencionada pero errada interpretación de "sus" dichos hecha por Pablo para zafar cuando ya no le queda otra ...
Bueno, mejor que la herejía es.
Wanderer.
Lo dejaron solo con la postura del "ya estamos salvados" o usted también "RECULA"???, pues no es igual decir "ya estamos salvados" (y varias cosas más por estilo) que, como dice Pablo, ..."no porque podamos saber con absoluta certeza que nos salvaremos de hecho, sino porque podemos tener la certeza absoluta de que apoyados en la omnipotencia auxiliadora de Dios, no hay obstáculos insuperables para nuestra salvación". Pues, OBVIAMENTE los obstáculos no son insuperables con TAMAÑA ayuda, LO QUE ES MUY DISTINTO A DECIR QUE SON NECESARIAMENTE SUPERABLES SOLO CON LA ESPERANZA!!!
Qué dehonesto!!! Que diga "ME EQUIVOQUÉ"!!!
Rip.

Pablo dijo...

Estimado Rip:

Nadie mejor el propio Ludovicus para explicar lo que quiso decir.

Por mi parte, antes de enviar un post al Index, evitaría una interpretación demasiado “literalista”. La certeza de la esperanza, es certeza de salvación. Certeza de inclinación y de motivo, no de previo conocimiento infalible, ni de evento o de ejecución infrustrable. Pero certeza absoluta, al fin.

Cordiales saludos.

Pablo dijo...

Ludovicus:

Ha sido Ud. un tanto enigmático... :)

Abrazo.

Anónimo dijo...

PABLO, Ud. es demasiado buen tipo. Es evidente.
Pero no pierda de vista que Ludovico en su insistencia en el error se despachaba descalificando con palabras como "memez", acusar al que llevaba la razón en esta cuestión de basarse en "manuales para iniciados", etc.
Y los "tratados o summas para no-iniciados" qué dicen Ludovico??? Dónde apoyan los argumentos de Ludovico???
Reitero: Ud, Pablo, es demasiado bueno.
Un abrazo.
Rip.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

No pensaba contestar porque todo está perfectamente claro. Pero como algún forista habla de rectificación, ratifico todo.
Repito que ya estamos salvados,
que nos salvamos hoy, no mañana,
que el futuro no existe,
que el pasado tampoco.
Y que Dios sólo se nos da hoy,
en este kairós. En el pasado no puede dársenos, en el futuro tampoco, porque ninguno de los dos existen.
Es posible que las falencias metafísicas de algunos impugnantes les jueguen en contra. Atrapados en el tiempo lineal, quizás ignoran que la Eternidad es un plano que intersecta al presente, con el nombre de Kairós, Instante, Hoy Eterno.
Que además, el Cielo y el Infierno empiezan aquí (subjetivista, materialista Ludovicus!!!!!).

Y que el amor expulsa el temor servil, el temor por la propia salvación, que es propio de inferiores (muchachista, irreverente, progresista Ludovicus!!!!!!)

El Señor ha dicho "Este es el Día que hizo el Señor" "Ojalá escuchen Hoy mi voz y no endurezcan su corazón" y "los muertos no alaban en el sheol" (saduceo, judaizante, ateo Ludovicus!!!!).

Otros, cauterizados por el hierro candente del barroco, no pueden entender que la omnipotencia de la gracia no ofusca la natura, y que reafirmar la absoluta eficacia de la gracia no nubla el Poder de la Voluntad.

Lo siento por ellos. El Maestro ha dicho: "Sin Mí, nada podéis hacer" O "Sin Mí, hacéis la Nada", como dijo un sabio glosador. O como le dijo a santa Catalina: "Yo soy El que Soy, tú eres la que No es"

Dijo Nada (nihilista,budista, quietista, enemigo del género humano Ludovicus!!!!!).



Arréglense con El

Anónimo dijo...

Ludovico.
Ahora usted dice:
“Es posible que las falencias metafísicas de algunos impugnantes les jueguen en contra. Atrapados en el tiempo lineal, quizás ignoran que la Eternidad es un plano que intersecta al presente, con el nombre de Kairós, Instante, Hoy Eterno”.
Le recuerdo, eminentísimo Ludovico, que el “Hoy Eterno” se da en Dios, no en Ud. ni en mí en esta tierra.
Yo podría decir “todo es presente” a pesar que mañana será miércoles y hoy es martes y que por ello mañana miércoles está en el futuro, no en el presente. Y esto efectivamente lo puedo decir debido a que mañana miércoles diré también “hoy miércoles es el presente”, PERO NO PORQUE NO HAY TIEMPO LINEAL ENTRE NOSOTROS, sino porque la existencia concreta sucede en el presente.
Y también dice:
“Y que el amor expulsa el temor servil, el temor por la propia salvación, que es propio de inferiores”
ESTO NO ES LO QUE ENSEÑA LA IGLESIA!!! LE MINTIÓ A PABLO!!!
Sigue Ud. negando, doctísimo Ludovico, el “temor” como don del Espíritu Santo??? Cree Ud. que son “inferiores” los que lo poseen??? Ha olvidado Ud. que el amor a Dios es amor-deseo y amor-necesidad??? Quiere volver a enmendarle la plana, sin éxito, a Pieper y ahora también a CS Lewis??? Olvida ahora que el amor “egoísta” (o “amor-servil”) en este caso es lícito??? Ud. olvida que el Aquinate y toda la tradición anterior mantuvieron que el hombre no puede querer para sí otra cosa que la felicidad, por lo que el temor a la posibilidad de no salvarse es UN TEMOR CORRECTÍSIMO???
Ludovico, no siga. Que cada vez la embarra más.
Rip.

Pablo dijo...

Estimado Rip:

Ojalá el Señor tenga en cuenta eso que Ud. dice sobre mi bondad. Yo estoy convencido de que san Pedro me tiene en el Veraz, y me espera un purgatorio machazo..

Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

Ludovicus,

Rip, su ignorancia e insolencia, frutos ubérrimos de su -presumo- espléndida juventud, me enternecen al punto de volver por última vez a hacerle la caridad de la verdad:

1)Lo del kairós no se lo explico porque lo excede, evidentemente, la definición de Boecio sobre el tiempo y la noción de participación de la eternidad en el Instante desplegada por Kierkegaard creo que en las Nonadas. Ya llegará, luego de las urgentes lecturas de los siempre eminentes Pieper y Lewis (by the way, la noción de participación del Hoy de la eternidad en el presente aparece en el querido Jack en varios loci de su veneradísima obra - ya los encontrará, no es cuestión de meterle la cucharita en la boca al crío que ya tiene uso de las manos).

2) Lo del temor servil es más grave, porque basta abrir la Suma (que ciertamente es un manual de iniciación teologica en la intención de su autor): le sugiero estudie el temor servil, que en cuanto temor servil, se opone a la caridad y si es servilismo es absolutamente malo (Summa Th, II-II, quaestio 19). No se identifica, al contrario, con el temor filial, si bien es un comienzo imperfecto de algo.

Y bueno, si quiere aprender deberá callarse y estudiar un poco. La juventud, o más bien la insolencia juvenil, como ciertas enfermedades venéreas, son afecciones que se curan con el tiempo y un poco de dedicación.

Me despido, o más bien lo despido, esta vez sí definitivamente.

Toto corde

Anónimo dijo...

Ludovico.
No soy nada joven ni Ud. lo parece tampoco. Si quiere meter cuchara, meta.
Lo que ha mencionado en el punto 1 NO JUSTIFICA en absoluto que USTED, creatura "en este mundo", se vea en un instante eterno "sin nada que esperar” (pues todo es "ahora"). No comprende que nada queda de la esperanza ni de la caridad como virtudes si para Ud. como creatura en este mundo todo es presente??? Si nada debe "esperar" (esperanza)???
Lo que ha manifestado en el punto 2tampoco importa. Yo hablé del amor-servil, no del temor. De todos modos noto que sigue considerando al DON del Espíritu Santo llamado TEMOR como algo a erradicar …
Toto Corde.
Rip.

Anónimo dijo...

Señores: hay dos cosas que me parecen importantes. Una de ellas es la famosa afirmación de San Agustín: Dios, que te creó sin tí, no te salvará sin tí.
La otra es que el quietismo, por ejemplo el de Molinos y el de Fenelón, fueron objeto de condena por el magisterio pontificio. Me gustaría que me expliquen cómo se concilian estas cosas con la afirmación de que "estamos salvados".

Anónimo dijo...

Venía más o menos bien en el seguimiento de las posturas esgrimidas hasta que Ludovicus dijo que "la noción de participación del Hoy de la eternidad en el presente aparece en el querido Jack en varios loci de su veneradísima obra".

Si no entiendo mal, la concepción del tiempo de Jack Tollers y de Ludovicus -según Ludovicus- son las mismas y ésta le permite a Ludovicus afirmar que "ya estamos salvados".

Pero, voy al post escrito por JT y habla de la necesidad de ser santos para salvarse. No dice lo mismo que Ludovicus (ya estamos salvados) salvo que haya entendido mal el post de JT.

JT, usted qué piensa de esto?

Ya estamos salvados o hay que esforzarse para llegar a ser santos y solo así salvarse?

Gracias. Matías.

Lope de Aguirre dijo...

Pblito:Que bueno seguir siendo soberbio para asegurarse un purgatorio machazo.Eso quiere decir que no entendiste nada de nada.

Anónimo dijo...

Pablo.
Te equivocaste!
Si ya estamos salvados, no te vas para el purgatorio, te vas derecho al cielo!

Odysseus dijo...

Si aporta...

Acto de confianza del beato Claudio de la Colombière
Dios mío, estoy tan persuadido de que velas sobre todos los que en ti esperan y de que nada puede faltar a quien de ti aguarda todas las cosas, que he resuelto vivir en adelante sin cuidado alguno, descargando sobre ti todas mis inquietudes. Ya dormiré en paz y descansaré, porque Tú, solo Tú has asegurado mi esperanza.
Los hombres pueden despojarme de los bienes y de la reputación; las enfermedades pueden quitarme las fuerzas y los medios de servirte; yo mismo puedo perder tu gracia por el pecado; pero no perderé mi esperanza; la conservaré hasta el último instante de mi vida y serán inútiles todos los esfuerzos de los demonios del infierno para arrancármela. Dormiré y descansaré en paz.
Que otros esperen su felicidad de su riqueza o de sus talentos; que se apoyen sobre la inocencia de su vida, o sobre el rigor de su penitencia, o sobre el número de sus buenas obras, o sobre el fervor de sus oraciones. En cuanto a mí, Señor, toda mi confianza es mi confianza misma. Porque Tú, Señor, sólo Tú, has asegurado mi esperanza.
A nadie engañó esta confianza. Ninguno de los que han esperado en el Señor, ha quedado frustrado en su confianza. Por tanto, estoy seguro de que seré eternamente feliz, porque firmemente espero serlo y porque de ti, Dios mío, es de quien lo espero. En ti esperaré, Señor, y jamás seré confundido.
Bien conozco, y demasiado lo conozco, que soy frágil e inconstante; sé cuánto pueden las tentaciones contra la virtud más firme; he visto caer los astros del cielo y las columnas del firmamento; pero nada de esto puede aterrarme. Mientras mantenga firme mi esperanza, me conservaré a cubierto de todas las calamidades; y estoy seguro de esperar siempre, porque espero igualmente esta invariable esperanza.
En fin, estoy seguro de que no puedo esperar con exceso de ti y de que conseguiré todo lo que hubiere esperado de ti. Así, espero que me sostendrás e las más rápidas y resbaladizas pendientes, que me fortalecerás contra los más violentos asaltos y que harás triunfar mi flaqueza sobre mis más formidables enemigos. Espero que me amarás siempre y que yo te amaré sin interrupción; y para llegar de una vez con toda mi esperanza tan lejos como puede llegarse, te espero a ti mismo, Creado mío, para el tiempo y para la eternidad. Amén.

Anónimo dijo...

Pues no, al fin final. Vuelvo a la primera y me retracto de la segunda: esto es una tentación que hay que superar, por el bien de todos.

Tanto pueden entenderse como tanto pueden enfrentarse. No marcan diferencia, pudiendo.

Un anónimo, definitivamente cansado de serlo

jack tollers dijo...

Matías: el "Jack" al que se refiere Ludovicus es Lewis, no yo.

Respecto de lo demás, paso.

J.T.

Pablo dijo...

No podía faltar la intervención de Warren, OCD (no por carmelita, sino por eventual necesidad de un SSRI).

El problema es que el Libro de Warren tiene lagunas: en Escatología, está en el nivel imaginativo, y sigue prisionero de categorías espacio-temporales. Las almas del purgatorio se han salvado, y lo saben. Por lo que su pena de daño es un dolor bienaventurado. No por casualidad son llamadas benditas ánimas… En Espiritualidad, el Libro de Warren hizo de la clasificación septenaria de los capitales compartimentos estancos, y olvidó que uno de ellos es fontal, por lo que está, de manera mediata o inmediata, en la génesis de los restantes seis.

Cordiales saludos.

Pablo dijo...

PS: las almas del purgatorio son sujeto de la esperanza teologal, pero su certeza es mayor (siendo la "certeza" una noción análoga...) que la del homo viator.

Anónimo dijo...

Se te dió la Salvación como regalo.
Está en vos aceptarla o rechazarla.
...temor y temblor.

Richard