miércoles, 3 de marzo de 2010

Clase magistral


Absolutamente imperdible la clase magistral que Gandalf acaba de brindar en el blog de Natalio Ruiz acerca del verdadero sentido de la liturgia en tanto "flujo" en el que se vive, que se ha recibido y que debe continuar. Ocasionado como respuesta a algunos devaneos del Athonita es el complemento ideal para nuestro ciclo sobre "Así se hizo la reforma litúrgica", que continuará en los próximos días.

Chisme monástico: Ha sido tan dura la paliza que ha recibido el Athonita que nadie sabe si podrá reponerse de ella y responder. Además, algunos comentan que su superior lo transferiría desde el Monte Athos a alguna loma bonaerense, no sabe aún si a las de Zamora o a las del Mirador. Otros, en cambio, afirman que el prior no puede hacer eso porque, en ese caso, la comunidad dejaría de ser cenobítica para ser, propre dictum, eremítica.

36 comentarios:

Natalio Ruiz dijo...

Si bien estoy en completo acuerdo con Gandalf y mantengo una diferencia con el Athos en el punto (que en especial se plasmó en el post donde confrontamos nuestras visiones del ofertorio) no creo que el palo sea definitivo ni irremontable.

Más allá del "show off" chistoso sobre la confrontación la realidad es que el pobre Athos estaba contestando "de pasada" un par de comentarios mientras que Gandalf se tomó todo el tiempo del mundo para pensarlo y desmenuzarlo.

Por otra parte es sabido que la liturgia es especialidad de Gandalf y no del Athos.

Es decir, creo que fue un golpe duro pero que no hace mella en la interesantísima y "particular" ortodoxia general del Athos. Si lo transfieren que sea para hacerlo obispo.....

Respetos.

Natalio

Wanderer dijo...

Estimado Natalio: Creo que la cosa es mucho más grave de lo que Ud. indica. Es verdad que Athos respondió "de pasada" un comentario, y Gandalf se tomó todo el tiempo para responderle, pero Athos "celebra" lo que respondió de pasada. Me da la impresión de que sus conocimientos de liturgia son, también, de pasada, lo cual no sería grave si sólo se quedara en la teoría. El problema, insisto, muy grave, es que él lo lleva a la práctica en las celebraciones de su monasterio.
Y por favor, no le largue ideas peligrosas, que ya tenemos demasiados obispos inventores.

Anónimo dijo...

Para conocer un poquito el pensamiento de Benedicto

http://caridadenlaverdad.blogspot.com/search/label/liturgia

Anónimo dijo...

El Athonita haría bien en leer o releer "On the development of doctrine" de Newman, texto clave si se quiere trabajar en la hermenéutica de la continuidad.

No es tan fácil entender qué cosa es la tradición.

Nínive.

Anónimo dijo...

Ché, no se peleen por favor! Yo sigo los dos blogs y los dos creo que hacen mucho bien, pero a gente distinta. Son como complementarios ustedes dos, seria una pena que se pongan de enemigos, lo mismo ese Gandalf con el Atonita, supongo que sera chiste todo eso. Ya muchos enemigos en serio tenemos en este mundo, y en la Iglesia también.
Lo que sí una cosa, creo que lo que ocasionó la respuesta, no fue como un comentario de pasada, sino la descripción de los criterios que durante años vienen aplicando, después de mucho pensarlo como él mismo lo dice.
Tampoco me parece que sea para desterrarlo al pobre, lo importante no es si sabe o no sabe sino que quiere saber y él mismo dijo muy humildemente que le quería preguntar a Gandalf sobre esas cosas y que no parecía seguro. Además todavía no contestó, capaz que dice que está de acuerdo en todo y no tiene sentido la discusión.

Jorge Bergoglio

Anónimo dijo...

Me desilusionó el Athonita. No puedo entender que un monje que se presenta como de "buena línea" se pone a inventar ceremonias porque le parecen bellas y poéticas.
Espero que no le parezcan bellas y poéticas las poseías de Alejandra Pizarnik o de Borges.
Staret Vasilii

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

Estimado Staret Vasilii, no se enoje con el Athonita, al cual no conozco pero intento comprender en este tema de los "inventos"...

El proceder que a Ud. lo inquieta es un rasgo común a todos los iniciadores (por no decir "Fundadores") de comunidades religiosas contemporáneas: hablando en general, se creen "autorizados" a innovar en materia litúrgica (con las mejores intenciones, claro está), costumbres o disciplina "monástica", como expresión del "carisma" que han recibido o de la inspiración que dicen tener. Algunos de ellos ni siquiera han sido miembros de una comunidad religiosa antes de iniciar lo nuevo, otros no se han embebido seriamente de la historia monástica, de su espíritu, y ya se lanzan a fundaciones en las que en seguida introducen "innovaciones", como si fueran autoridades en la materia...

¿Quién es capaz de mantenerse "pequeño", de aceptar y transmitir sin deformación lo que "los Padres" han legado?

-M. Martin-

Natalio Ruiz dijo...

Concuerdo Wanderer con su comentario pero creo, como bien dice Gandalf que no se trata de un problema del Athonita ni de su monasterio sino que es algo que "está en el aire" (desde bastante antes del concilio y creo, como lo dije varias veces en mi blog, desde el nacimiento del "movimiento litúrgico" por lo menos.

Estimado Cardenal primado, no me peleo con Wanderer. Lejos de eso, como también comenté en mi blog, lo leo a diario, lo respeto, lo admiro y muchas cosas más (aunque no comparta algunas otras cosas, quizás más en los "modos" que en las ideas). Pero tengo todo dicho por escrito...

Respetos.

Natalio

Wanderer dijo...

Estimado Natalio: Quizás convendría matizar y no incluir a "todo" el movimiento litúrgico. Me parece que, por ejemplo, Odo Casel y en muchos aspectos también Louis Bouyer, no lo entendían como un mecanismo de invención sino de retorno a la verdadera tradición, como lo explica Gandalf.

Natalio Ruiz dijo...

Comparto, pero me refiero al "movimiento" en cuanto "movimiento" más allá de las intervenciones e intenciones particulares. Es decir, creo que lo que impulsó el movimiento (más allá de que, incluso desde dentro mismo, no todos fueran para el mismo lado) fue la idea, que tampoco creo que sea mala "simpliquiter loquendo", de una liturgia "pastoral", y por ende, acomodable. Es decir, el movimiento en cuanto dirección. Pero es muy largo.

REspetos litúrgicos.

Natalio

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Natalio, la idea de una liturgia "pastoral", y por lo tanto acomodable, es EL mal. "Acomodarse a las necesidades del hombre moderno", fuente primigenia de toda la mierda que nos tapó.

Respetos.

Odysseus dijo...

Che! Pero el Athonita no inventó nada... o yo leí otro comentario...??


Cordialmente.
Odysseus.

Natalio Ruiz dijo...

No estoy de acuerdo, estimadísimo Ludovicus, y al menos en los diferentes modos que se planteó la idea pastoral (que tampoco me gusta del todo aunque no me parece "en sí" mal).

Y eso porque no necesariamente "la pastoral acerca de la liturgia" (que fue el primer paso qeu, si quiere, abrió la canilla) es lo mismo que la "liturgia pastoral". Es decir, la edición de misales para que el fiel siga la misa es un modernísimo ejemplo de lo querido por el movimiento litúrgico y, desde el punto de vista litúrgico en sí (porque, desde un punto de vista integral el salto, hasta de concepción de qué cosa sea la liturgia, es abismal) no cambió nada la liturgia.

Algo parecido ocurrió con otro paso clarísimo del movimiento, la autorización para las misas rezadas.

En sí no eran innovaciones o, si me permite, "acomodaciones". Entiendo que en definitiva es una innovación y una "acomodación" de la doctrina litúrgica pero no es lo mismo que sea una innovación litúrgica.

No es lo mismo un fiat 600 negro que....

Respetos.

Natalio

Juancho dijo...

Se que las identidades son secretas, pero el Athonita es realmente un monje? Se puede saber la orden al menos?

Juancho.

Natalio Ruiz dijo...

Copio un comentario dejado por Gandalf en mi blog sobre este mismo punto en el mismo sentido de lo que decía y remarca Odyseus:

"¡Pasó lo que temía, y todas mis precauciones fueron pocas!
¡En ningún momento quise señalar al Athonita con el dedo como "heterodoxo" para que lo lapiden a megabyte limpio! Tampoco se trata de ver quién sabe mas o menos, primero por aquello de que "el que se salva sabe y el que no, no sabe nada" y segundo porque tampoco soy ninguna eminencia litúrgica: que me atraiga el tema que cuando puedo lea y piense sobre él, no me da mas autoridad que la del tuerto en el país de los ciegos.

Pero resulta que el desdichado monasterio cordillerano está siendo más sacudido que con el terremoto del otro día. Las objeciones que en "estéreo" se han multiplicado (aquí y en otro conocido blog) son a mi modo de ver, completamente válidas, lo único que me parece que no le caen al pobre Athonita, quien, por otra parte, debe estar a esta altura él mismo "atónito" de ver todo esto.

Fíjense que hay una distinción muy importante a hacer: no es que el monje en cuestión invente porque el cuerpo se lo pide: él encuentra ya el invento hecho y el hábito de inventar ya inveterado, en general esos inventos que uno encuentra por todos lados son de pésimo gusto y crean un clima que poco tiene que ver con la oración litúrgica y en casos extremos tampoco con la religión a secas. Ante esto, que en ningún momento parece agradarle, trata el pobre de buscar una salida, no como quien "descubre la pólvora", ni como quien aprovecha una situación para dar rienda suelta a su creatividad sino como quien busca paliar las consecuencias de una situación en sí desagradable, y (esto habla en su favor) no creando él sus propios himnos y cánticos, oraciones, etc., sino tomando cosas de indiscutida calidad.

Lo que yo intenté hacerle notar es que estaba queriendo combatir el mal con el mismo germen que trajo la infección. Porque, para ir mas allá del epifenómeno, es el principio del "ad libitum" como tal el que ha producido el lío. (Y me permito matizar también un poco: en las liturgias tradicionales existe también la posibilidad de un cierto "ad libitum", pero fundado de un modo totalmente distinto: cuando hay propuestas posibilidades diversas no es ni el gusto ni la imaginación la que define, es lo que llaman los franceses el "savoir faire", lo cual crea un "sensus liturgicus", que no se aprende en libros ni en institutos académicos, ni siquiera en el estudio de las rúbricas, sino en la vida litúrgica recibida de quienes a su vez la recibieron).
Es en todo caso lo suyo una mala solución, porque es inefectiva, pero no creo que sea una inciativa para sembrar el caos o para aprovecharse de él.

Pero a fin de cuentas, aún en el caso de que fuera realmente nocivo lo que hace el Athonita, ¿a quien daña? Está naturalmente circunscrito a quien tiene el ánimo de llegarse hasta allí arriba para asistir a sus celebraciones litúrgicas. El problema grave no es lo que hacen tres cristianos en la punta de un cerro, si no lo que pasa por todos lados. Ojalá los que frecuentamos estos ilustres blogs, tuviéramos la ocasión de vivir nuestra vida litúrgica cotidiana, al menos con el "gusto, solemnidad, sacralidad y poesía" que busca darle el Athonita. "

Gandalf by Natalio

Gandalf dijo...

Cuando Natalio mandaba aquí mi largo comentario, yo estaba aclarándole esto, que transcribo para que la idea no quede incompleta. Saludos

Aún a riesgo de ser pesado, estimado Natalio, le hago una precisión sobre lo que dice de Odysseus. El esforzado nauta da a entender que el Athonita no inventa nada, pero lo que yo digo, es que él cree que esto de inventar forma parte de las reglas del juego, entonces se esfuerza por hacerlo de modo "decente", pero inventar, inventa. Es mas, yo creo que aún en el contexto de la liturgia postconciliar, si uno se atiene a las normas y su interpretación, la mezcla que hace Athos es un poco too much...

Anónimo dijo...

Juancho, sí, el Athonita es realmente monje. Pregunte por Mendoza.

Y Gandalf para mí que no es monje, sino cura. Si no me equivoco tiene la barba un poco menos larga que el Gandalf de la fotito.

Ruso.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Natalio, "acomodar", DRAE, "1. tr. Colocar algo de modo que se ajuste o adapte a otra cosa"

En el caso de la liturgia, el desviado -¿desde Beaudoin, gran "mezclador de West-East"?- movimiento litúrgico la tenía clara: no se trata de facilitar el acceso a la liturgia, sino de promover,entre otros, el objetivo extralitúrgico de otorgarle acuidad, inteligibilidad a la misma liturgia, dado que su celebrante, ejecutante y receptor es el pueblo.La Sacrosanctum Concilium hace cierto eco de la idea de la adaptación, que Bugnini llevará a su cúlmine, en "acomodaciones" sucesivas.

Voilá el giro antropotrópico.

Sirva de ilustración jocosa las declaraciones de un sacerdote, el padre EPL en un programa de hace algunos años sobre el nuevo ritual de exorcismos: la Iglesia lo había cambiado para "acomodarse a la mente moderna".

Parece que el diablo sabe por viejo, pero más que nada por sus lecturas de Derrida, y necesitaba un cambio.

Perdone el exabrupto, pero esto de la acomodación de la liturgia, cuando en realidad la única adaptación que cabe es la mayor aniquilación posible de la voluntad personal y narcisista en una latreusis absorta ante el Otro Absoluto por mediación de una Tradición Sagrada(que no tiene nada de acomodable ni de cómodo) me parece una suprema impiedad y la madre de todos los males. Una mierda, en fin.

Natalio Ruiz dijo...

Perfecto entonces Ludovicus, pero entonces no era ese el sentido ni lo querido por el movimiento litúrgico. Y a eso apuntaba la distinción (y calculo que también la de Wanderer).

Respetos abruptos.

Natalio

Anónimo dijo...

Ludovicius, el P. EPL digamos que es todo un ejemplo de "acomodo" en muchos sentidos. No es raro que piense como actúa. Es un perfecto ejemplo de los "conservas" de recoleta, retiro y Bº Norte: un poquito de íconos y cismáticos del monte athos, otra poca de tradicionalismo cincuentista, y mucho pot-pourry social...

Por supuesto, en esa mezcla no entra la verdadera devoción, ni una vida moral integra en todo sentido. A lo sumo una vaga concepción del "buen gusto" y lo "espiritual", que tanta gracia daba a la "eva" de Perelandra.

En fín, prefiero para eso alguna parroquia no subterranea en que el Párroco dé la cara celebrando la Misa de San Gregorio Magno. O en su defecto el viejo y venerable Mons. Julio Muñiz-Vidal, que celebra un Novus Ordo totalmente válido. Conste que los lefe se santiguan cuando pasan por su Parroquia, y eso mismo no veo que ocurra frente a cierta Catedral, que queda a pocas cuadras.

El bicho nebuloso de la isla

Pablo dijo...

Me parece interesante la distinción que hace Ludovicus, y aprovecho para ilustrar con un par de ejemplos mi coincidencia con él, y tal vez mi divergencia con el apreciado Natalio.

Hay muchos ejemplos de «pastoral litúrgica» entendida como un facilitar el acceso a la Liturgia. Pienso en los niños y, me parece un buen ejemplo, el librito de María Montessori, que se puede bajar de alguna página. Hoy, con los medios audiovisuales, se podría superar la estupenda obrita didáctica de Montessori.

También hay ejemplos de «pastoral litúrgica» que alteran la Liturgia misma. Si alguno tiene un misalito Novus Ordo en su casa, puede ojear las «Plegarias eucarísticas para las misas con niños». Y si los niños, con su lenguaje simple, merecen plegarias eucarísticas especiales, ¿por qué no los adolescentes? Y ya sabemos que los adolescentes forman una la “subcultura”… que muchas veces tiene gestos y jerga propios. Lo que se puede destruir so pretexto de «pastoral litúrgica» no tiene límites.

Cordiales saludos.

Natalio Ruiz dijo...

Estimadísimo Pablo; lo mío no es una toma de posición ni mucho menos.

Simplemente estoy hablando de los fines, incluso escritos, del movimiento litúrgico en la historia de la Iglesia.

Por eso es que, en definitiva, también concuerdo con Ludovicus en cuanto a que lo que implique acomodar es nefasto.

Respetos.

Natalio

Anónimo dijo...

Shhhhhhh!!!! Pablo, no dé ideas por favor!!!!!!!

Gandalf dijo...

Me permito una precisión sobre lo de la liturgia y la pastoral que estaban discutiendo mas arriba. Yo creo que habría que ver un poco qué entendemos por liturgia, qué por pastoral y qué por "pastoral litúrgica".
Pero esto llevaría mucho tiempo. Me detengo entonces solo en lo siguiente: La liturgia en su concreción celebrativa es una "acción" y las acciones se especifican por su fin, esto quiere decir que si cambia el fin, cambia la esencia de la acción. El fin de la liturgia es la gloria de Dios. Esto es claro a lo largo de la historia y de los diversos ritos de la Iglesia. Es claro también en el texto mismo del documento conciliar que lo repite varias veces (releer por ejemplo Sacrosanctum Concilium (5, 7,10 y 112). Lo vuelve a reafirmar claramente un importante (y poco conocido) texto de PJ II dirigido a la Congregación de Culto divino, de no hace mucho (2002?): "La sagrada Liturgia no puede jamás reducirse a una simple realidad estética, ni ser considerada como un instrumento para fines puramente pedagógicos o ecuménicos. La celebración de los sagrados misterios es ante todo acción de alabanza a la soberana majestad de Dios Uno y Trino, y la expresión querida por Dios mismo...". Unido estrechamente a éste hay un segundo fin: la santificación de los hombres, que es como una consecuencia de lo anterior: Esta santificación es fruto de la participación (y acá nos encontramos con otro término "riesgoso") de aquel acto orientado a la glorificación de Dios. Es lógico entonces que un pastor que se precie, debe hacerlo todo para llevar a sus ovejas a adquirir esa santificación y debe hacerlo todo para atraerlos hacia esa acción de glorificación de Dios, para hacer conocer las riquezas de ese culto de la Divina Majestad y que de este modo esas riquezas lo ayuden a transformarse. Y acá tenemos una "pastoral litúrgica" que no es sino deseable.

Gandalf dijo...

El tema es que en algunos círculos, en la teoría o en la práctica, el acento se fue desplazando y la "participación" y la "pastoral" llegaron a ocupar el puesto de fin. Y esto no sólo cambia la esencia de la acción y su definición, si no la de sus concomitantes. En el caso de una liturgia que tiene como fin la Gloria de Dios, todos sus elementos: música, textos, lengua, decoración, arquitectura, serán "litúrgicas" en tanto se dirijan a ese mismo fin.
Pero si el fin fuera la participación o la pastoral, sería eso en cambio lo determinante a la hora de juzgar si algo es litúrgico o no. A lo que hay que añadir una devaluación tanto de la "participación activa" (el término lo usa por primera vez nada menos que San Pio X) como de la "pastoral" que, al perder su orientación al fin, quedan "locos" y vacíos de contenido, absorbiendo con un movimiento mounstrosamente centrípeto todo el fenómeno litúrgico. Se trata entonces de que la gente "participe" haciendo algo, no importa qué perdiéndose enteramente de vista el verdadero sentido del "partem capere" de la etimología. El "pastor" por su parte, no es ya quien debe llevar, guiándolo, al rebaño hacia latentes manantiales de aguas vivas, sino que lo es simplemente porque que va delante de él... hacia donde el rebaño quiera ir. Y esto es ahora lo que como fin determina qué es litúrgico y qué no y así nos hallamos con música, textos, lengua, decoración, arquitectura, etc. considerados litúrgicos porque se orienta a lo que es reputado como fin de la liturgia.
Estos nuevos fines, con frecuencia, se mutan a su vez en otros.
Por ejemplo: el "misional" es decir una litúrgia para que los que están"afuera" sean atraídos. Sin embargo la liturgia presupone la conversión, es el culto de los ya convertidos. Esto está claramente dicho en Sacrosanctum Concilium nº 9: "antes de que los hombres puedan acceder a la Liturgia, es necesario sean llamados a la fe y a la conversión".
Habría que añadir por último los fines "Ecuménicos", que imponen una liturgia minimalista donde nadie debe sentirse a disgusto.

Todo esto es muy simple como esquema, pero en la práctica se encuentran los casos mas insólitos: hay quien promueve estos amuchamientos pseudolitúrgicos dentro de un marco inmanentista sociologizante, hay quien lo hace por banal espíritu de festichola, pero también hay quien lo hace preocupado por la salvación de las almas, usando de modo curioso, el ultratradicional principio de la acción "ex opere operato" de los sacramentos, y así hacen cualquier cosa para que la gente venga a la Iglesia y esté en la Misa.
Hay de todo en la viña del Señor...

Anónimo dijo...

El bicho nebuloso de la isla:

Usted dice:

"el viejo y venerable Mons. Julio Muñiz-Vidal, que celebra un Novus Ordo totalmente válido. Conste que los lefe se santiguan cuando pasan por su Parroquia, y eso mismo no veo que ocurra frente a cierta Catedral, que queda a pocas cuadras".

No le entendí.
Soy lefe y me santiguo frente a toda Parroquia, aun ante la Catedral Metropolitana a pesar de Bergoglio.

Qué es lo que quiso decir?

Se contagió de Seba?

Coronel Kurtz dijo...

Interesantísimo debate en ambas bitácoras, la de Natalio y ésta. No me animo a intervenir, pero me gustaría hacer una pregunta: ¿dónde hacemos el corte?

También los bancos en Misa fueron una innovación; lo que, según algún autor, fue por la "protestización" de la liturgia como consecuencia del "estiramiento" de las homilías en competencia catequítica con luteranos y calvinistas. Los bancos también se introdujeron con el fin de obligar a "participar" a los fieles, pues antiguamente éstos deambulaban por la iglesia durante la Misa (incluso cruzando el antecoro para enojo del clero), de modo que ahora tuviesen un lugar y mirasen hacia el altar todo el tiempo. Y aquí estamos hablando de los siglos XVI-XVII. Pero también podemos encontrar otras innovaciones anteriores (ss. XII-XIV) con el fin de "obligar" a los fieles a "participar".

Por eso, repito, ¿dónde hacemos el corte?

Anónimo dijo...

No estimadísimo hijo espiritual de Mons. Lefebvre. Solo constato lo que veo con mis propios ojos: frente a la capilla de muñiz se santiguan, otras pasan y no veo ni un movimiento de manos. Luego de muchos viajes en auto, puedo asegurarlo.

No los culpo, hay muchas fiestas del pueblo de dios, pero muy pocas misas.


el bicho nebuloso de lost

Anónimo dijo...

el bicho nebuloso de lost:

Ahora dice:

"Luego de muchos viajes en auto, puedo asegurarlo".

Es usted taxista? Lleva particularmente a lefes?


El Lefe.

Anónimo dijo...

Gandalf locutus, causa finita est.
Brillante.
El Pelado Locke

Anónimo dijo...

¿A dónde se metió el Athonita? No aparece ni por aquí, ni por el blog de Natalio.
O lo aplastó el Tupungato por el terremoto, e emigró a otro blog.
Oscar del Portal

Anónimo dijo...

Por algo soy un bicho nebuloso...

(idem)

el hijo de jack dijo...

sobre el final apareció el athonita en lo de Natalio (como yo).

El hijo de Jack

Sebastein dijo...

No se puede acomodar el misterio para hacerlo más accesible ¿Que significa eso? Al contrario, cuanto más tomo conciencia de su inaccesibilidad, más estoy buscándolo y como accediendo... ¿Cómo puede nacer de la idea de su inaccesibilidad el tratar de hacerlo más accesible?

Entrar en algunos análisis que el dogma del pecado original, la simple letra de los Evangelios y la fe resuelven en dos patadas –pensando en aquellos “principios que están en el aire”, pues el hombre no cree en el verbo ni lo remite, muestran la ausencia de la Iglesia. Por ejemplo, ¿cuantos van a los salones de la iglesia universal para sentirse en comunidad con los hombres? Y Cristo dice claramente que antes de ir al Templo hay que arreglar las cosas con el hermano, antes, antes. Es una exigencia anterior y en esto Cristo es categórico, cortante. Pero un tipo va a misa y no puede “salir de su humanidad” porque fue a “humanizarse”. No es correcta dicha disposición y esta invertida.
El que tiene fe y algunos conocimientos termina combatiendo con humor las objeciones contra la fe, aun contra aquellos que la objetan precisamente al intentar defenderla. Si el acercamiento a la Iglesia implica conversión e incluso se siguen determinadas reglas iniciaticas, no tienen ningún sentido ni modificaciones insignificantes -por insignificantes- ni desdibujar luego la misa para hacerla “más accesible” con una batahola de modificaciones. Si no es de terror, ni es para llorar, entonces es para reírse. Chesterton (Idea): vallamos al manicomio moderno en compañía de un humorista. Si tal humor mata, tanto mejor. Más complicado es lanzarle una carcajada en la geta a un cura progre. Así se puede reclamar, recriminar casi al borde del exorcismo, pero lo establecido es lo establecido.

“La liturgia tiene un sentido de "integralidad" adquirido a lo largo de los siglos”
“sino en encontrar un modo de oración litúrgica de cuya riqueza sean "instuídos" y nutridos en su vocación monástica, y que conserve su autenticidad, es decir su unidad orgánica”
“por eso una Misa o una hora litúrgica tienen su unidad propia y forman a su vez parte de una unidad más grande”.

Muy bueno.

Seba

Anónimo dijo...

ay, seba, no sabía que había ido a poner vallas con un humorista alrededor de un manicomio...

Anónimo dijo...

Seba, qué cuernos te sucede?
Es la idea que no te entendamos?