sábado, 1 de mayo de 2010

Refundación


La Santa Sede ha emitido hoy en su boletín de prensa los resultados de la visita apostólica a los Legionarios de Cristo y las acciones que el Santo Padre dispondrá.
Todo parece indicar que se trata de una verdadera y propia refundación de la congregación, toda vez que se habla de la "necesidad de redefinir el carisma" de los Legionarios, y que una de las acciones que se han dispuesto es nombramiento de una Comisión encargada de revisar las constituciones. El gobierno del instituto, además, pasará a manos de un Delegado pontificio.
Llama la atención, por otro lado, el hincapié que se hace en los defectos que los cinco visitadores han observado en los miembros de la Legión: un ejercicio de la autoridad descontrolado, irrespetuoso de las conciencias y separado de la verdad; una falta de formación que compromete el entusiasmo juvenil, el celo misionero y el dinamismo apostólico de los miembros.
Interesante para aplicar a otros casos similares.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Es un gran día.
Demuestra que la Iglesia no se llama veinte mil millones de euros.

Y que el padrinazgo de nadie, de algún Papa para abajo, pesa más en la balanza que una víctima.

Caifás, en pleno siglo XXI ha sido desmentido en el sentido carnal de su afirmación: NO es preferible que perezca un inocente a que se salve el pueblo.

Yendo al terreno doctrinario

1) reviste especial interés la puñalada en el corazón a la "teoría del carisma". ¿Desde cuándo un carisma, id est, una gracia divina, se "redefine"?

De ahora en más, cada vez que se hable del "carisma" de una congregación, recordar que se está usando en un sentido analógico, similar a la "visión, misión y valores" de una empresa moderna. De su "ideario". No de una gracia descendida del Cielo y transmitida en un acto de transfusión mística por el Fundador.
Es la defunción de una añeja deformación que nace en Scaramelli y la doctrina jesuitica del carisma institucional. Es la victoria de Pinckaerts o.p.

2) Se constituye una comisión para revisar los Estatutos y se reconoce que la acción dañina de Maciel fue estructural. Hasta hace poco, algún manualista preconciliar hablaba de "infalibilidad pontificia" en la aprobación de Congregaciones y movimientos, que eran presentados como "impulsos del Espíritu Santo" reconocidos por Pedro.
Otra puñalada al corazón.
Habrá que hablar pues de "experimentos y tentativas", algunas felices, otras fallidas, otras catastróficas.

Hay más consecuencias doctrinales. Este comunicado es una bomba de fragmentación. Se habla de ejercicio errado de la autoridad, de deformación de la conciencia, de entornos y silencios, de idolatría...

Que siga el baile, por favor.

Martin Ellingham dijo...

El Mago Blanco enseña y gobierna. Se acabó la joda.

Rober, pbro. dijo...

"Redefinir" no necesariamente es "reinventar", también puede ser "puriricar", volver a poner en claro la definición y eliminar lo espúreo.
El carisma fundacional a veces queda hilvanado en los textos legales y sin embargo es vivido en la práctica cotidiana no escrita.
Yo estimo que la aprobación de los Institutos religiosos puede considerarse infalible en cuanto que estos son medios propuestos para alcanzar la santidad. Ahora bien, en cualquier institución hay detalles, praxis, consueta... que no están necesariamente escritas en los textos legales, Estatutos, Constituciones, Reglamento, o como se quiera llamar.
Y yo creo que esto es lo que hay que purificar y hacer concorde al sentir de la Iglesia. Por eso veo más necesario que los textos legales sean más completos, concretos y comprensivos de la realidad de cada institución. No he leído la legislación propia de los Legionarios de Cristo, pero estoy seguro que, por ejemplo, hablarán de la obediencia, pero no de la coacción de conciencia...
Y así muchas cosas. Me vienen a la cabeza ciertos movimientos y asociaciones cuyos estatutos están aprobados por la autoridad eclesiástica y que luego, sin saltarse iota unum de lo escrito, van en contra de la Iglesia o son, digamos, menos edificantes. Y es que lo escrito, en ocasiones, no baja a mucho detalle. Supongamos un superior severo, o blando, o "moderno", o tradicional, que esté varios años en un cargo, no dejará la vida de la institución que presida como la encontró, sino que intentará dar un cariz propio en muchas cosas (liturgia, formación, relación con los superiores...) sin tocar los textos escritos. Eso veo, y puedo estar tuerto o ciego.
In Xto. Rege.

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo,

Ludovicus, gracias por este primer análisis del comunicado.

Me interesa mucho esta afirmación: "Es la defunción de una añeja deformación que nace en Scaramelli y la doctrina jesuitica del carisma institucional. Es la victoria de Pinckaerts o.p.".
¿Podría explayarse más, en atención a aquéllos de nosotros que no estamos tan duchos en el tema?

Gracias, de nuevo, por anticipado.

-M.Martin -

Violinista Escéptico dijo...

Queridos Ludovicus, Martin Elinjam y demás amigos wanderianos:

De ingenuitate dispersanda

"desperteeemos lleeega Cristooo..."

Primum: lo de Maciel es la historia de un monstruo, no es lo mismo que el otro caso. ¿O me equivoco?

Secundum: el asunto maceliano llevó años de pelearla, de investigaciones llevadas a la prensa una y otra vez, de forcejones que sólo Dios conoce. ¿Ustedes pensaban que con una carpetita chota venida de un obispo sudaca lo iban a poner en su lugar nada menos que al protegido de Al Sodano? Minga. Las pelotas. Lo siento, pero tendrán que laburar. Es más, con un poco de viento a favor el hombre terminará como un héroe, a la grande, sufriendo calumnias y persecución, como todo buen fundator.

Tertium: Algo le adelanté a PyE en el post anterior, pero sé que no es soplar y hacer botellas. Ahora tendrán que ajustarse la cincha y ver qué se puede hacer. Se trata nada menos que del coraje y la constancia de exigir la verdad, en palabras de B16, según el comunicado. A ver si los que tienen algo que decir se ponen de acuerdo y van pensando en algo como la gente, que a estas alturas ya se puede prever con cierta seguridad que lo vuestro es ido al cuerno.

Sed contra: ¡pero algo hará B16!

Respondeo dicendum quod: balae erunt gomae tantum. Credere vel reventare. Doleo.

Anónimo dijo...

Estimado Pbro Rober


Una gracia no se "redefine".

El jueguito consiste en usar la palabra "carisma" en un sentido analógico. Cuando conviene a los Fundadores fulleros, es una gracia que comprende una Visión y un Destino comunicado directamente por el Espíritu Santo.

Cuando no conviene, se habla de "redefinirlo", es decir de modificarlo en su esencia, que eso es redefinir. Sólo las cosas humanas son redefinidas. No la gracia. Así de sencillo.

Respecto de los Estatutos de la Legión y del voto de no criticar al Superior y delatar a quien lo hiciera,no, es una aberración ab origine. Como que hubiera un cargo de "Moderador del Superior General", que debía velar por la observancia de Maciel. Se preveía que, ante la crítica del Moderador al Superior General, fuera depuesto inmediatamente.
Tan disparatados eran estos Estatutos, que se dice que un cardenal otrora pirómano resistió su aprobación un tiempo, hasta que se le volvio irresistible.
En fin, me remito a los estudios que se han hecho en la red, en particular Peters y Pete Vere. Le sugeriria opinar luego de leerlos.
Los Estatutos también puede encontrarlos y leerlos.

Respecto de la infalibilidad en las aprobaciones, creo que la realidad, esa infalible voz de Dios, ya ha hablado.

Anónimo dijo...

Respondeo dicendum Violinistam quod:
ad primum. Es un monstruo, si por monstruo estamos entendiendo lo mismo. In specie, es lo mismo, el grado puede variar. Tal vez no sea de la torpeza brutal de Maciel y, por otro lado, este personaje lo supera por mucho en viveza para ocultar cosas. Pero hay de lo mismo...

ad secundum. Hay más que lo que usted describe, hay más que una "carpetita chota", y más que un obispo sudamericano. Lo interesante de este caso es que no es algo que va de acá para allá, sino es un encargo que viene de allá para acá... Eso cambia mucho las cosas.

ad tertium. Concedido, sin pataleo nadie obtiene resultado. Pero hay mucha gente muy herida y en un primer momento no quiere saber nada de salir al ruedo. Lo de Maciel pudo sacarse adelante porque fue tan brutalmente torpe que absolvió al cómplice de delito sexual y eso no caduca para el derecho canónico. Si no fuera por eso, hoy por hoy, estaríamos viendo la introducción de la causa de canonización.

Comparto, en parte, su escepticismo.

Slumdog

Anónimo dijo...

Ludovicua
¿dónde se pueden encontrar los estatutos de la legión?

Fulgencio Batistuta.

Violinista dijo...

Slumdog: le agradezco sus comentarios. Su latín es peor que el mío, seguramente lo estudió en un seminario.

ad 1. Me convenció sobre eso de la "monstruosidad", y da la impresión, sí, que el caso argenteo es más astuto. No extraña.

ad 2. Evidentemente su información es mejor que la mía, puede entonces que aún haya esperanzas. Pero no me idealice demasiado (mejor, nada) ese allá, que es cualquier cosa menos algo unísono, como usted sabe.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Estimado Malacchi, la clave es la confusión con el término "carisma", que se usa ora en forma propia, como gratia gratis data, o en forma impropia como "modalidad o aspecto relevante en la vida cristiana".

Es obvio que el término, aplicado a los movimientos, se refiere a lo segundo, es decir, alguna característica (a veces muy vaga) que distingue a un grupo de personas que se asocian en alguna "Pía Unión". Ningún reparo en ello, forma parte del carácter asociativo de la naturaleza humana y de la vida eclesial. En el origen de esa organización, puede haber un Fundador con un carisma propiamente dicho. Pero nada me persuade que ese carisma se "transfunda", se "institucionalice". Lo que se continúa es la cultura, la misión, los valores de cierta organización.
Por eso, acertadamente el Vaticano ha dicho que el "carisma" de la Legión debe redefinirse: porque no es un "carisma".

Esa misión o característica va mutando con el tiempo: los dominicos nacieron para luchar contra los cátaros, luego desarrollaron la veta intelectual contra los errores modernos; la Compañía de Jesús inicialmente iba a evangelizar Palestina, etc.

La ilegitimidad surge cuando se empieza a hablar, al calor de cierto nominalismo, de "espiritualidad específica" ( el jesuita Scaramelli fue el primero en diversificar los carismas y espiritualidades, cuando clásicamente se hablaba de una espiritualidad sóla con diversos grados de desarrollo por un lado y de adapatación a distintos estados de vida), y aún más grave aún, de "carismas insitutionales" como gratias gratis data que habría recibido el Fundador, y que transmite a sus asociados, como si fuera una iluminación autonoma por parte de Dios, específica de cada organización. El Fundador se convierte en una especie de Mini-Cristo y Mini-Papa, que asegura a los miembros de la organización que funda la certeza de que la vía que el ha visto, a través de una Visión, asegura la salvación a quien la siga, con tal de someter su entendimiento y voluntad a sus disposiciones. Por eso, el movimiento se convierte en un "opus Dei", y se identifica con la Voluntad Divina a través del seguimiento del Fundador, pues quien obedece nunca se equivoca.

El "carisma" se convierte así en una Segunda Revelación, que satisface el ansia de todo hombre de sentirse seguro, contenido y salvado en una organización intraeclesial. Y a tal punto ese "carisma" es gracia gratis data, dicen los sectarios de Maciel, que un Fundador morfinómano, pederasta, estafador, es un "instrumento" de transmisión de ese carisma. Gratia gratis data.

Por cierto que esquematizo un poco... aunque no demasiado.

Para más detalles, cf. mi post:

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2009/08/el-fundador.html

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

(Por cierto, el estudioso del barroco notará que el auge de la teoría de los carismas institucionales guarda parangón con la consolidación de los Estados Nacionales europeos y la diversificación del "genio" de cada Nacion en materia linguistica, literaria, artística y social.
El "elefante barroco" se alimenta de muchas plantas, en lo posible bien variadas).

Anónimo dijo...

Violinista
¿Donde vio un Slumdog que escriba bien latín? Se lee algo y de pe..
No idealizo nada, soy muy escéptico, este personaje es muy vivo, y me consta hace rato viene pensando en su canonización...:
sic: "los que salen del instituto no puede dar testimonio en el proceso de canonización" (obvio el de él)
sic: "sáquenle el cartelito (tenían un cartelito con su nombre) a mis comidas, por unos melones chotos casi le frenan la canonización a Escribá"...
Es muy astuto, pero bue... dicen que tener fe es creer que por muy vivo que sea no le va a torcer el brazo a la providencia.
Insisto soy casi tan escéptico como usted.
Slumdog

Anónimo dijo...

Lamentablemente debo decir que no estoy de acuerdo con el Vaticano.

Lo definido hasta ahora me parece muy blando frente a la gravedad de los crímenes de Maciel

En mi opinión la Santa Sede, ante la emergencia de la Verdad:

1.- Debió imputar a los responsables. Hubo toda una estructura de encubrimiento de las monstruosidades de Maciel. Una "estructura de pecado", para parafrasear al Papa que encubrió a Maciel. Encubrimiento que fue realizado nada menso que por sacerdotes del Instituto. Para un mínimo de ejemplaridad todos esos sacerdotes, en la medida que se haya probado que conocían los hechos y los encubrieron, deben ser reducidos al estado laical. Igual debe ser la sanción para aquellos que trataron con ligereza las denuncias, descartándolas cuando conocían a las víctimas y los testimonios tenían un mínimo de coherencia. Los sacerdotes arrepentidos que se fueron del Instituto son la prueba viviente que no todo da igual, y que no todo puede ser igual.

2.- Debió suprimir el Instituto, que no quedara nada de él. No "redefinir su carisma". Como bien se dice aquí, eso puede dar lugar a confusiones. Lo del carisma no puede ser más que un cuento, y si era un cuento no se redefine, es cuento.

3.- Con los elementos valiosos o rescatables del Instituto suprimido podría crear uno nuevo de derecho pontificio que, incluso y más allá de los fines que se le asignen, tenga como nota o carácter especial (por favor, no digamos carisma) la atención de las víctimas de la pedofilia (sea de institutos religiosos o no), a modo de memoria perpetua de su pecado de origen.

4.- Si no se puede crear un nuevo instituto, los elementos valiosos o rescatables que se integren a otras instituciones de la Iglesia o al clero diocesano.

5.- No debe hablarse más de los Legionarios de Cristo, solamente para recordar el daño irreparable que hicieron a muchos inocentes en lo más puro de su integridad psíquica, física y espiritual, precisamente por parte de quienes debían ser canales de la gracia divina. Daño tan esencial que no se lava con ninguna, por muchas que sean, de los actos virtuosos del Instituto cuya raíz es el bien, pues el Bien JAMÁS tiene causa en el Mal.

6.- Una condigna reparación pública, doble y universal de quienes: 1) fueron víctimas de este monstruo, 2) luego calumniados por los Superiores del Instituto por decir la Verdad sobre el monstruo.

7.- Del monstruo no debe quedar más memoria en la Historia de la Iglesia que su ignominia para la eternidad.

Saludos,

Wanderer dijo...

Profesor Worms: Prefiero no publicar por ahora su pregunta que identifica demasiado al "caso argentino". Esperamos un tiempito a que las autoridades correspondientes revelen la situación, si es que lo hacen.
Para su información, el caso judicial está ya sustanciado en los tribunales canónicos de Buenos Aires y el Vaticano. Y muchas de las víctimas ya han declarado.

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

Ludovicus, Dios le conserve la inteligencia y la claridad con que analiza y expone estos temas tan peliagudos...

Y tan serios, por el daño que vienen causando en muchas cabezas... De haber conocido estas cosas tiempo atrás, la mía se hubiera librado de unos cuantos dolorcillos, le aseguro.

Tengo guardados sus posts, pierda cuidado. Son piezas únicas.

Muchísimas gracias por la explicación.

-M.Martin-

Wanderer dijo...

Violinista: No se crea; sé bastante poco del tema.
Desde lo poco que sé, "ex" miembros seguro que han testificado.