martes, 24 de agosto de 2010

Celso, el precursor


La aprobación del sodomonio dejó muchas enseñanzas y experiencias que merecen ser capitalizadas. Una de ellas fue el desenmascaramiento definitivo de la prensa y su patente posicionamiento a fin de que todos podamos saber, por si nos quedaban dudas, acerca de qué lado están y estarán.

Uno de los mensajes que quedó claro es que los ultra-católicos, es decir, los que se oponían a la legalización de la perversión, son un claro peligro para la convivencia democrática, el respeto a las minorías y el ejercicio pleno de los derechos humanos. Es decir, podemos ser católicos y profesar nuestra fe siempre y cuando la misma no vulnere los derechos fundamentales que la humanidad ha conquistado en los últimos tiempos. ¿En qué se traduce esta disposición? Por ahora, en que oponerse al sodomonio es oponerse al principio de igualdad que rige para las minorías sexuales; dentro de poco, que el respeto a esas mismas minorías, y a cualquier otra, exigirá que los católicos no impidan que un travesti enseñe en colegios religiosos, o que una mujer sea ordenada sacerdote o que un sacerdote no pueda casarse. Es cuestión de deducción lógica, y de tiempo. En el fondo, lo que se esconde es la determinación de que los católicos serán admitidos en el seno de la sociedad civil tal y como hoy está constituida, siempre y cuando se integren plenamente a ella, lo cual implica decir, siempre y cuando acepten todos y cada uno de sus principios y leyes.

Nada nuevo bajo el sol. En el año 178, Celso, un filósofo pagano, escribió contra los cristianos un libro titulado Discurso verídico, en el que atacaba la nueva fe que se había expandido por el mundo civilizado de la época. El librito habría pasado sin pena ni gloria, si no hubiese sido porque, más de cincuenta años después, Ambrosio, amigo y mecenas de Orígenes, le pidió al eximio maestro de la escuela de Alejandría que lo refutara. Y así nació del Contra Celso del gran Orígenes. De entre las muchas cosas que dice el escrito de Celso, quiero destacar lo siguiente: él no rechaza todo lo que enseña el cristianismo, sino que aprueba varias cosas de la nueva religión y, por eso mismo, no tiene inconveniente en que los cristianos sigan existiendo, a condición de que renuncien a su aislamiento político y religioso y se sometan a la religión común de Roma.

Casi un calco de lo que sucede hoy. Cualquier político y periodista podría firmar ese capítulo del Alethés logo de Celso: los católicos pueden seguir existiendo en nuestra civilización a condición de que se integren plenamente a la sociedad, lo cual significa que acepten y colaboren eficazmente en todos los postulados que ha impuesto la religión común democrática en la que vivimos, comenzando, en este caso, por el respeto a las minorías. Si esto no ocurriera, y en nombre de la nueva civilización que la humanidad ha alcanzado, los católicos no deben ser permitidos puesto que implican un peligro para la convivencia y para la estabilidad del sistema. Por eso mismo, y a fin de que no corrompan con sus ideas a los niños, no podrán educarlos en colegios propios e, incluso, el Estado podrá sustraer los hijos a los padres para que sean educados en los principios de la religión común (Recordemos que varios medios objetaron que los menores fueran con sus padres a las marchas contra el sodomonio. De ahí a que se comience a cuestionar la patria potestad, no hay mucha distancia).

En fin, podríamos seguir previendo lo que vendrá. Pero no hace falta tanto ejercicio de imaginación. Más fácil, vayamos a algún libro de historia o preguntémosle a Septimio Severo, Maximiano, Decio, Valeriano o Diocleciano.

28 comentarios:

Coronel Kurtz dijo...

Exite de illa, populus meus, ut ne comparticipes sitis peccatorum eius et de plagis eius non accipiatis,
5 quoniam pervenerunt peccata eius usque ad caelum, et recordatus est Deus iniquitatum eius.


Aléjate de ella, pueblo mío, no sea que te hagas cómplice de su maldad y tengas que compartir sus castigos; porque sus pecados se han apilado hasta el cielo y Dios se ha acordado de sus maldades.

Teseo dijo...

W:

Se están moviendo fichas en el tablero eclesial. B. se va. A. vendrá? Es lo más posible, dado el nuevo canadiense en Roma.

Le tocará una papa ardiendo, ¿se animará a dar un portazo definitivo al desborde porteño? No parece.

Cada día pienso más: el "exite de illa" del Coronel nos va a agarrar sin jefe. En este sentido, nos parecemos a los católicos del tiempo arriano, aguantando la herejía y a sus propulsores obispos.

Por otro lado, me llama la atención cierta reticencia a pensar la situación actual nuestra en términos parusíacos, incluso en algunos comentadores de su blog. Como que apuntar la mirada del alma al comienzo definitivo tuviera algo de cobarde, o de vago, por decir.

Anónimo dijo...

Teseo... cuidado con el quietismo, que sentarse como un expectador en el cine, no es una tentación menor de cierta gente devota.

Julián Alvarez

Pippin dijo...

Hay un articulo muy interesante de José Antonio Ureta sobre el Mensaje de Fátima y la persecución a la Iglesia en donde describe 4 etapas o fases en que se desarrolla esa persecución por parte del mundo laicista:
La 1ª fase consiste en establecer el falso principio de que la Religión debe permanecer recluida en la conciencia de las personas y en las sacristías, y no debe en ningún caso interferir en la vida pública.
La 2ª fase lógica del montaje de la persecución consiste en cumplir la amenaza. Es decir, en aprobar leyes que limiten la libertad de expresión y de acción de los católicos, convirtiendo en crimen su rechazo a la legislación que viola la Ley de Dios
La tercera etapa del mecanismo de persecución a quienes se opongan a la agenda «liberal»-laicista que estamos analizando, consiste en silenciarlos y llevarlos a prisión.
Sin embargo, la revolución libertaria no se contenta con el silenciamiento de quienes no toleran la legalización del pecado, la corrupción de la sociedad, la ofensa pública a Dios. Exige la complicidad positiva de los opositores, y particularmente de los católicos, para sus actividades atentatorias contra la ley moral.
Esta es la cuarta y última etapa del mecanismo de persecución religiosa que se está implementando en los bastidores de la sociedad contemporánea. Consiste en impedir que las personas de bien puedan utilizar la objeción de conciencia como causa para no colaborar con el mal.
El artículo completo es interesante y abunda en ejemplos actuales.

Lamentablemente se viene ¿el comienzo o el fin?

Pippin

Anónimo dijo...

Ya que estamos tan escatológicos, quisiera sugerirle a Wanderer que traduzca el artículo de Daniel Mitzui sobre las consecuencias naturales que acarreará el pecado generalizado en el alma humana:

http://www.danielmitsui.com/hieronymus/index.blog?entry_id=2044990

Leido hoy en día, los signos no parecen tan imposibles, aunque algunas formas difieran mucho de lo imaginado durante la edad media.

Jafet

Teseo dijo...

Estimado Julián:

¡Justo a eso me refería! Si alguien dice: "pensar la situación actual nuestra en términos parusíacos", parece reo de quietismo, o de beatón, como Ud. insinúa.

¿Qué nos ha llevado a este lamentable estado? ¿El quietismo? ¿El estar sentados sin hacer nada? Dos aristas erróneas, claro está, y coincidimos en esto.

Pero mire la cuestión. Por esas coincidencias de la vida, el núcleo del catolicismo deformado, hiper-movilista, victorioso en los tradi, ingenuo en los progres, es el que ha dado a luz al minotauro, que ya se alimenta solo. Lupus lo figuró muy bien: la boa corre sola, no hace faalta que ningún diablo le dé de empujones.

Nadie ha reparado un momento en mirar los acontecimientos desde el sentido primordial, que da dirección a toda lucha por el Reino.

¿Donde están/amos los huelguistas anti-putimonio? En sus casas, frente a un monitor, en su jardín de magnolias o en sus laburos. Una "acción" sin miras cabales, sin preveer que la guerra está ganada, y poniendo todas las fichas en un agere que, por ciego, desanima.

Qué cosa sea mirar los acontecimientos desde la parusía, no se adscribe en el quietismo, ni mucho menos en la efervescencia. Ni qué le digo de la beatería, que es tan ingenua como castrante. ¿Quiénes son los beatones, Julián? ¿Los que animan quimeras humanas, o los que animan quimeras divinas? ¿Los que echan los dados pensando en el seis, o los que sacuden el vaso esperando el seis? ¿Los que hacen sin substrato o los que menosprecian todos sus obrares?

Lo frustrante de todo esto, me parece, es pelear por un Cristo que no va a volver.

Pero al final, Cristo: ¿vuelve o no vuelve?

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

Coincido con la apreciación del Cnel. Kurtz.

Teseo: lo que Ud, dice "(...) me llama la atención cierta reticencia a pensar la situación actual nuestra en términos parusíacos, incluso en algunos comentadores de su blog. Como que apuntar la mirada del alma al comienzo definitivo tuviera algo de cobarde, o de vago, por decir", creo que tiene razón: en seguida cae la acusación de "quietismo" al que se refiere a este tema.

¿No será que estamos bastante más apegados de lo que pensamos a este mundo que pasa?

Algunos se parecen al jovencito de 12 años que ayudo en la preparación de su primera comunión (y espero que no sea la última): "No quiero que este mundo se termine y que venga otro definitivo. Yo todavía no viví, y me gusta la televisión, me encanta la computadora, y los jueguitos... ¡¡¡YO QUIERO MI VIDA TECNOLÓGICA!!!"

¿Será que se quiere más "la vida tecnológica" que la plenitud de la Vida verdadera, la Vida Eterna?

Cordiales saludos.

Benigno dijo...

Que me vengan a buscar a mi y a mis hijos, los estoy esperando con la 12/70, la 9 y el FAL.
Perder voy a perder seguro pero van a pasar dos cosas seguro tambien, me voy luchando como los cruzados y a alguno me llevo conmigo.

Benigno

CP dijo...

Benigno, guarde ese arsenal para el polígono que esta gente nunca se presenta así armada.

CP

PS: además, con lo cara que están las municiones.

Anónimo dijo...

Bueno... el desapego del mundo, la contemplación, la busqueda de Dios, la oración, el estudio de las Escrituras..... tiene mucho de quietismo a los ojos de los activistas. Marta, Marta...

larvatus prodeo dijo...

Benigno, me hace acordar demasiado a Boromir.

No es recurriendo al anillo que se salvará, no es así la cosa, no se llevará a nadie consigo, y su familia no ganará nada.

No se lucha con demonios en el aire caliginoso con puños y pistolas.

"Cuando yo era niño, pensaba como niño, pero ahora..."

¡Déjese de niñerías! Estos son tiempos para gente grande... que piensa y lucha a lo grande.

(La fortaleza consiste en resistir y no dejarse vencer por la tristeza.)

L. P.

Anónimo dijo...

Benigno, eso que decís le pasó a un pobre yankee mormón, por no enviar a sus hijos al colegio, en USA. Al pobre lo ametrallaron en su casa, delante de su mujer e hijos, en la década del 70 (fines, porque para que yo me acuerde..., me súper impresionó cuando lo leí). No sé qué habrá sido de sus hijos, probablemente "re-educados" por el Estado-liberal-socialista, sobre-protector, anónimo y corruptor de la maquinaria burocrática.

Wanderer, una observación de una mediocre (según Hello, es típico de los mediocres ignorar el fondo del asunto y quedarse en las minucias sintácticas): en la frase: "(...)Ambrosio, amigo y mecenas de Orígenes, le pidiera al eximio maestro de la escuela de Alejandría que lo refutara.", en lugar de pidiera, va pidió. El subjuntivo, normalmente, es un modo de lo que no ocurrido. Y aquí, se trata de un hecho que sí ocurrió, y bien sucedido. Es un error que aparece con frencuencia, porque suena, tal vez más literario o poético, pero no corresponde el subjuntivo en ese caso.

Maestrita Siruela Pedantoni

Anónimo dijo...

Hiere la razón (y no me vengan con lo de "santa locura"), que Dios nos ponga en este mundo para que esperemos como amebas nuestra muerte o la Parusia, mientras dejamos el mundo material en las manos del enemigo.

Con ese criterio, Nuestro Señor Jesucristo podría haber hecho como buda, y recluirse en su interior a la espera del juicio final. Por supuesto que no habría tenido sentido alguno, pero a eso vamos!

Wang Chan Key

Anónimo dijo...

Vamonós amigo Cruz! Algún día llegaremos, luego veremos a donde...

Fierro

Anónimo dijo...

no estaría mal agarrar la ametralladora...

Anónimo dijo...

Lo que me preocupa de esta situación es que la Iglesia le ha dado tanta rosca a "la sana laicidad", que ha quedado entrampada en su propio discurso. Porque una vez que defendés el laicismo (¡por más sano que crean que es estos liberales!), es, como dice Wanderer, cuestión de tiempo, tiempo de que ese principio vaya "progresando", para llegar hasta donde, por ahora, hemos llegado.
Por ese laicismo, la mayoría de los buenos dirigentes católicos defienden sus principios escondiendo que somos católicos (como si los otros fueran tarados), defendiendo nada más que el orden natural y disimulando lo que no hay que disimular ni conviene que así sea. Pero bueno, también son los signos de los tiempos que vivimos. El católico se esconde tras el orden natural. Espero que Dios no se esconda de nosotros.
Sole

Gelfand dijo...

Muy de acuerdo con el blogger y con larvatus. Creo también que no sirve pensar que van a hacer ellos. Si van a venir por nuestros hijos o no nos van a dejar trabajar. Tenemos que pensar que hacer nosotros. Y ojo, también es hacer lo de María y no necesariamente lo de Marta. Tengo la sensación que hay que terminar de perder para empezar a ganar. Querer frenar la descristianización occidental, hoy por hoy, por más Secretaría que le hayan dado a Fisichella, es una quimera.
En términos tácticos, replegarse y consolidar. O mejor, como escribió el blogger hace un tiempo "El que va al desierto, no es un desertor. Nada de un desertor, sino más bien un creyente que, en vez del activismo constructivo sólo en apariencia, ha decidido practicar otras formas de caridad más efectivas desde la perspectiva evangélica: el cuidado de sí y de los suyos y la oración por todos."
Pues eso.
P.D.: Teseo, yo al árbol lo veo verde. El canadiense debe ser del sistema. Porque al australiano lo bocharon porque no lo era. Además, después de sentir al nuevo Secretario de la Congregación para los Religiosos, creo que Roma colgó el cartelito de "No habrá cambios hasta nuevo aviso".

Wanderer dijo...

Maestrita Siruela: Sus correcciones siembre son bienvenidas.

Anónimo dijo...

De activismos, quietismos y fe.

Paralipónemos XX 5,19

ORACION DE JOSAFAT: Entonces Josafat, puesto en pie en medio de la asamblea de Judá y de Jerusalén, en la Casa de Yahvé, delante del atrio nuevo, dijo: “Yahvé, Dios de nuestros padres, ¿no eres Tú Dios en el cielo, y no reinas Tú en todos los reinos de las gentes? ¿No está en tu mano el poder y la fortaleza sin que haya quien pueda resistirte? Tú, oh Dios nuestro, expulsaste a los habitantes de este país delante de Israel, tu pueblo, y lo diste a la posteridad de tu amigo Abrahán para siempre. Ellos fijaron allí su morada, y te han edificado allí un Santuario para tu Nombre, diciendo: “Si viniere sobre nosotros algún mal, espada, castigo, peste o hambre, nos presentaremos delante de esta Casa, y delante de tu Rostro, porque tu Nombre reside en esta Casa; y clamaremos a Ti en nuestra angustia; y Tú oirás y nos salvarás.” Ahora bien, he aquí que los hijos de Ammón, y los de Moab y del monte Seír –aquellos cuyos (países) Tú no dejaste invadir por Israel en su salida de la tierra de Egipto, por lo cual Israel se apartó de ellos, sin destruirlos-, he aquí que ellos nos pagan, viniendo para echarnos de tu heredad, que Tú nos diste en herencia. Oh Dios nuestro ¿no los castigarás? Pues nosotros no tenemos fuerza contra esta gran muchedumbre que viene contra nosotros; y no sabemos qué hacer. Por eso nuestros ojos se vuelven hacia Tí.” Y todo Judá estaba en pie ante Yahvé, con sus niños, sus mujeres y sus hijos.

EL PROFETA JAHASIEL. Entonces vino el Espíritu de Yahvé sobre Jahasiel, hijo de Zacarías, hijo de Banaías, hijo de Jeiel, hijo de Matanías, levita de los hijos de Asaf, el cual estaba en medio de la asamblea, y dijo: “¡Atended, Judá todo, y vosotros los habitantes de Jerusalén, y tú oh rey Josafat! Así os dice Yahvé: No temáis ni os asustéis ante esta grande muchedumbre; porque no es vuestra la guerra, sino de Dios*. Bajad contra ellos mañana; he aquí que van a subir por la cuesta de Sis. Los encontraréis en la extremidad del valle, enfrente del desierto de Jeruel. No tendréis que pelear en esta ocasión. Apostaos y quedaos quietos, y veréis la salvación de Yahvé, que vendrá sobre vosotros, oh Judá y Jerusalén. ¡No temáis, ni os amedrentéis! Salid mañana al encuentro de ellos, pues Yahvé estará con vosotros.”
Entonces Josafat inclinó su rostro en tierra; y todo Judá y los habitantes de Jerusalén se postraron ante Yahvé para adorarle. Y los levitas, de los hijos de los caatitas y de la estirpe de los coreítas, se levantaron para bendecir con grandes voces a Yahvé, el Dios de Israel.

*Nótese esta terminante declaración, capaz de centuplicar nuestra fe. Todos los grandes triunfos de los hebreos fueron como éste, obra de su Dios, porque pusieron en Él su confianza. Cf. Ex. 14,14; I Rey. 17,47. Véase 16.9 y nota.

Anónimo dijo...

ORACION DE JOSAFAT: Entonces Josafat, puesto en pie en medio de la asamblea de Judá y de Jerusalén, en la Casa de Yahvé, delante del atrio nuevo, dijo: “Yahvé, Dios de nuestros padres, ¿no eres Tú Dios en el cielo, y no reinas Tú en todos los reinos de las gentes? ¿No está en tu mano el poder y la fortaleza sin que haya quien pueda resistirte? Tú, oh Dios nuestro, expulsaste a los habitantes de este país delante de Israel, tu pueblo, y lo diste a la posteridad de tu amigo Abrahán para siempre. Ellos fijaron allí su morada, y te han edificado allí un Santuario para tu Nombre, diciendo: “Si viniere sobre nosotros algún mal, espada, castigo, peste o hambre, nos presentaremos delante de esta Casa, y delante de tu Rostro, porque tu Nombre reside en esta Casa; y clamaremos a Ti en nuestra angustia; y Tú oirás y nos salvarás.” Ahora bien, he aquí que los hijos de Ammón, y los de Moab y del monte Seír –aquellos cuyos (países) Tú no dejaste invadir por Israel en su salida de la tierra de Egipto, por lo cual Israel se apartó de ellos, sin destruirlos-, he aquí que ellos nos pagan, viniendo para echarnos de tu heredad, que Tú nos diste en herencia. Oh Dios nuestro ¿no los castigarás? Pues nosotros no tenemos fuerza contra esta gran muchedumbre que viene contra nosotros; y no sabemos qué hacer. Por eso nuestros ojos se vuelven hacia Tí.” Y todo Judá estaba en pie ante Yahvé, con sus niños, sus mujeres y sus hijos.

EL PROFETA JAHASIEL. Entonces vino el Espíritu de Yahvé sobre Jahasiel, hijo de Zacarías, hijo de Banaías, hijo de Jeiel, hijo de Matanías, levita de los hijos de Asaf, el cual estaba en medio de la asamblea, y dijo: “¡Atended, Judá todo, y vosotros los habitantes de Jerusalén, y tú oh rey Josafat! Así os dice Yahvé: No temáis ni os asustéis ante esta grande muchedumbre; porque no es vuestra la guerra, sino de Dios*. Bajad contra ellos mañana; he aquí que van a subir por la cuesta de Sis. Los encontraréis en la extremidad del valle, enfrente del desierto de Jeruel. No tendréis que pelear en esta ocasión. Apostaos y quedaos quietos, y veréis la salvación de Yahvé, que vendrá sobre vosotros, oh Judá y Jerusalén. ¡No temáis, ni os amedrentéis! Salid mañana al encuentro de ellos, pues Yahvé estará con vosotros.”
continúa...

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

"Apostaos y quedaos quietos, y veréis la salvación de Yahvé, que vendrá sobre vosotros..."

Lo felicito sinceramente, anónimo de 11:07. Y le agradezco por recordarnos este pasaje, con la nota correspondiente.

Es (y será, cada vez más)la "Hora de Dios". A nosotros nos queda esperar, soportar y suplicar su Venida, apresurándola...

"...¿cuál no debe ser la santidad de vuestra conducta y piedad para esperar y APRESURAR la Parusía del Día de Dios ...?" 2 Pe 3,11.

Dios lo bendiga.

Atanasio dijo...

El artículo del autor expone la misma intuición, para mí -desde España- diáfana, que narra figuradamente Benson en su Señor del Mundo.

Saludos cordiales.

Black Henry dijo...

"Piano piano si va lontano" como dicen en el bel paese. Primero el divorcio, después el aborto, ahora el putinomio, el próximo paso será la legalización de la pedofilia. En EEUU, donde el futuro llega primero, como dice un amigo, existe una asociación llamada NAMBLA (North American Man/Boy Love Association) que tiene eso como objetivo. Ver para creer:
http://es.wikipedia.org/wiki/North_American_Man/Boy_Love_Association
Despues de la pedofilia ya hay gente que está "creando consenso" para que los seres humanos puedan tener relaciones con los animales. Como este "profesor" de "bioética": http://en.wikipedia.org/wiki/Peter_Singer
Asi que gente a no desesperar, hasta que no tengamos nuestra versión criolla de NAMBLA y profesor pro-zoofilia el fin del mundo no llega

Black Henry dijo...

"Piano piano si va lontano" como dicen en el bel paese. Primero el divorcio, después el aborto, ahora el putinomio, el próximo paso será la legalización de la pedofilia. En EEUU, donde el futuro llega primero, como dice un amigo, existe una asociación llamada NAMBLA (North American Man/Boy Love Association) que tiene eso como objetivo. Ver para creer:
http://es.wikipedia.org/wiki/North_American_Man/Boy_Love_Association
Despues de la pedofilia ya hay gente que está "creando consenso" para que los seres humanos puedan tener relaciones con los animales. Como este "profesor" de "bioética": http://en.wikipedia.org/wiki/Peter_Singer
Asi que gente a no desesperar, hasta que no tengamos nuestra versión criolla de NAMBLA y profesor pro-zoofilia el fin del mundo no llega

CP dijo...

En Francia también andan por la etapa de la pedofilia, aunque no en su legalización todavía. Para decirlo de alguna manera, están en una fase de "insensibilización moral".

Para más detalles, vean la polémica que se dio el año pasado sobre los casos Cohn-Bendit y Mitterrand.

Anónimo dijo...

Black Henry, en Holanda se formó un partido político que tenía como principal fin legalizar la pedofilia. Luego se disolvió, por el escándalo y críticas, pero no va a tardar en aparecer otro...

Don Diego dijo...

Parece que les va a tocar el turno a los médicos creyentes británicos

Español dijo...

Si la Iglesia estuviera fresca y sana, no se atreverían a tanto. Un ejército de almas (y de armas, que coño) bien pertrechado y unido siempre ha servido de contención al mal en el mundo. Habiendo desertado la Jerarquía, sólo queda esperar el chaparrón (sea el último o el penúltimo).

A lo mejor tendríamos que ocuparnos antes de los enemigos internos que de los externos.