domingo, 5 de diciembre de 2010

Los cuatro mosqueteros del Papa


Le Figaro publicó la semana siguiente al consistorio, el siguiente artículo escrito por Raphaël Stainville acerca de los que él llama "los cuatro mosqueteros del papa".
Aquí va una traducción casera y rápida:

Los cuatro mosqueteros del Papa

El sábado pasado, Benedicto XVI no solamente creó veinticuatro nuevos cardenales. También eligió a cuatro de sus hombres más fieles para que ejerzan los primeros roles. Retrato de esta nueva guardia.

El Roma, el último sábado, los obispos y los sacerdotes presentes que conocen mejor el modo de funcionamiento de la Iglesia y sus relaciones de fuerza discretas que se operan en ella, habían anotado en sus agendas de asistir sin falta ese día por la tarde a la recepción de los nuevos cardenales que habían sido creados esa misma mañana por el papa Benedicto XVI. En muchos casos por amistad. Pero también por cálculo, puesto que ya se rumorea que Mons. Rankith, Mons. Piacenza, Mons. Burke y Mons. De Paolis forman parte de la nebulosa ratizingeriana que, para bien o para mal, y a pesar de las oposiciones reales, se instala en los puestos de mando del Vaticano.

Junto a los otros prelados que ya ocupan un lugar, estos nuevos cardenales están llamados a jugar los primeros roles en los próximos años del pontificado de este papa. Algunos, incluso, como Mons. Ranjith o Mons. Piacenza, se perfilan ya revestidos con la púrpura cardenalicia, como papabiles serios. Se comprende mejor entonces, por qué los salones del palacio apostólico donde se desarrollaban estas audiencias, se animaron en medio de la tarde de una multitud de fieles y de eclesiásticos. Se apretaban entre ellos, como un cortejo de cortesanos, en un concierto de telas y en una marejada de sotanas. Un extraño contraste para quien conoce esos lugares. Habitualmente, el palacio apostólico, que se ubica no lejos de los apartamentos pontificios, es un mundo de sombras y de silencio. Esas salas y los largos corredores, en los que vigilan los guardias suizos, sólo se perturban por el murmullo de discretos conciliábulos. Es aquí, antes de que Juan Pablo II hiciera construir la casa de Santa Marta para alojar a los cardenales durante la elección, que, en ocasión de un cónclave, entre las votaciones del Sagrado Colegio en el secreto de la Capilla Sixtina, los cardenales electores realizaban sus visitas de “calor” (durante la tarde), o de “pantuflas” (durante la noche) y, en pequeños grupos, intentaban ponerse de acuerdo en el nombre de un sucesor en el trono de Pedro. El último sábado, el palacio apostólico tenía un aire de Jornada del Patrimonio, para aquellos que, por primera vez, penetraban en estas salas de ceremonia de una belleza inaudita. Y se percibía también un aire con acentos fuertemente políticos en este decorado renacentista.

Aunque ya habían dejado la muceta púrpura que, en la mañana, en la basílica de San Pedro, cubría sus espaldas, y el roquete de puntillas blancas que caía sobre sus sotanas rojas, las cardenales, con su nuevo hábito, no habían dejado por eso el aire de príncipes de la Iglesia. Especialmente Sus Eminencias, el cardenal Burke y el cardenal Piacenza, que recibían en la sala ducal. En estos salones, las colas se extendían bajo un cielo de paños de estuco sostenidos por dos amores realizados por Bernini, y bajo una bóveda de grotescos, el americano Raymond Burke, 62 años, con sus sienes apenas blanqueadas, mostraba su habitual sonrisa de bonhomía. Es un prelado de mano dura, con palabras muchas veces muy poco diplomáticas, que no teme censurar severamente las políticas americanas que se oponen a la cultura de la vida sostenida por la Santa Sede. Si bien se ha creado algunas enemistades sólidas del otro lado del Atlántico e, incluso, en el seno de la curia, donde los prelados italianos vigilan su prestigio y el brillo de la vieja Europa frente a la llegada de un cow-boy, por otro lado, ha sabido conservar su lugar durante el pontificado de Juan Pablo II que lo tenía en alta estima. Benedicto XVI lo sabe.

Mons. Piacenza y su ingreso a los apartamentos pontificios

Burke comparte con el papa la preocupación por la belleza de la liturgia. Y el pontífice no ha tardado en llamar al protector del Instituto de Cristo Rey (comunidad de sacerdotes franceses instalados en Toscana) a la curia, nombrándolo en 2008 prefecto del Tribunal de la Signatura Apostólica. Pero su influencia se extiende más allá de la corte de casación del Vaticano, porque es igualmente miembro de la Congregación del Clero, del Consejo Pontificio para los textos legislativos y miembro de la importante Congregación de los Obispos que, en su reuniones semanales de los viernes, decide las candidaturas de los obispos que serán sometidas a la aprobación del Santo Padre.

No lejos de allí, el cardenal Mauro Piacenza, quizás menos locuaz, parecía eclipsado. A los 66 años, ha llegado a ser el nuevo prefecto de la Congregación del Clero, con una trayectoria asombrosa y prometedora. Formado en la escuela del arzobispo de Génova (Su Eminencia, el cardenal Giuseppe Siri, que fue durante mucho tiempo el jefe de las filas conservadoras en el seno del Sacro Colegio), Mauro Piacenza es un ejemplo extremadamente raro, por no decir único, de un simple oficial, como se acostumbra decir en el Vaticano para designar a los burócratas en el seno de los dicasterios, que ha transitado todos los escalones de su ministerio. Fino político, este profesor que enseñó durante muchos años en la facultad de teología de Italia septentrional, ha sabido siempre hacerse escuchar por sus superiores. No es de extrañarse entonces si, antes incluso de acceder a las más altas funciones de sus dicasterio, fue la punta de lanza de la Congregación para el clero, presidida entonces por el cardenal Hummes. En plena crisis de los sacerdotes pedófilos, ha sido él quien tuvo la idea de promover en todas las diócesis de la iglesia una campaña de adoración perpetua por la santificación de los sacerdotes. Y fue también él quien comandó el Año Sacerdotal que acaba de terminar. Como dice uno de sus antiguos colaboradores, “el cardenal Hummes tuvo la humildad de entusiasmarse por los proyectos de su subalterno”. Y el Papa no se ha equivocado. Lo ha constituido uno de sus colaboradores más cercanos. Se cuenta entre los raros prelados quien tienen entrada al Santo Padre. Cuando muchos jefes de dicasterio ven a Benedicto XVI solamente en las reuniones plenarias, una o dos veces al año, Mauro Piacenza, siendo no más que secretario de la Congregación del clero, era regularmente consultado y poseía entrada a los apartamentos pontificios. Un raro privilegio.

Los hombres fuertes en los puesto claves de la curia romana

El cardenal Velasio De Paolis es menos conocido para el público. Pero hace ya tiempo que este eminente profesor de derecho canónico, y además gran teólogo, es conocido en numerosas universidades católicas a través del mundo. Con más de 70 años, el enseña todavía en varias universidades, por ejemplo la Gregoriana y el Laterano. Sacerdote de la congregación de los scalabrinianos, cuyo carisma es ocuparse de los emigrantes y deportados, Velasio De Paolis es uno de los profesores más consultados por la curia. Benedicto XVI, que aprecia a este intelectual al que considera muy próximo, lo promovió en 2008 al delicado puesto de presidente de los Asuntos económicos de la Santa Sede. Prueba aún mayor de la confianza que siente el Santo Padre por este prelado, es que lo designó para hacerse cargo de la congregación de los Legionarios de Cristo, todavía traumatizada por el escándalo ligado a la vida de su fundador.

Queda Su Eminencia el cardenal Ranjith. Originario de Sri Lanka, Mons. Albert Malcom Ranjith Patabendige Don –este es su nombre completo-, no era de los menos rodeados en Roma la última semana en la inmensidad de la sala Pablo VI. Cerca de mil fieles de su arquidiócesis de Colombo, y también sacerdotes, con sus sotanas blancas inmaculadas y fajas negras, habían viajado para asistir a la creación del segundo cardenal de su país. Él podía contar también con amigos cercanos en el seno de la curia. Porque este prelado asiático es también muy romano. Ex - subsecretario de la poderosa Congregación para la evangelización de los pueblos (antes llamada Congregación para la propagación de la fe), fue nombrado nuncio en Indonesia y en Timor Oriental, luego secretario de la Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos hasta 2009 junto al cardenal Cañizares, que buscó en vano conservar este valioso colaborador. En su puesto pastoral, Mons. Ranjith ha dado muestras de ser un pastor disponible a todos. Presente en Jakarta durante el terrible tsunami de 2004, este obispo se puso inmediatamente a disposición de la comunidad católica de Banda Aceh y de la isla de Nias, durmiendo en un campamento improvisado, sin agua ni electricidad, entre los escombros y los muertos. Con este prelado, Benedicto XVI posee un sacerdote de choque, fiel al dogma, liturgista apasionado, de corazón generoso y tierno, y representante de la Iglesia en el Tercer Mundo.

Cuando el papa, pacientemente, intenta a través de su ejemplo, imponer una reforma litúrgica a través del mundo, no podría tener mejor sueño que introducir en todas partes esta renovación litúrgica de la mano de la figura gozosa de este prelado asiático. Considerado como un ratzingeriano de paladar negro, Mons. Ranjith forma parte de aquellos que hacen escuela y sobre los cuales el papa se apoya. Y si, como dice un vaticanista, existen en Roma dos clases de cardenales “los hombres buenos y los hombres fuertes”, indudablemente, Mons. Ranjith milita en la segunda categoría. Es de aquellos que sabrán responder al llamado que el papa les ha dirigido en su homilía: ser fieles a la púrpura cardenalicia y “seguir a Cristo sobre la cruz, si es necesario, hasta la efusión de la sangre”.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Está seguro que Ranjith es papable?

Hace poco dijo que M. Lefebvre o era un loco o un santo y que loco no parecía.

Es demasiado más duro que Benedicto y su prudentísima hermenéutica de la continuidad. No me lo imagino papable, salvo que el Papa actual sea mucho más duro de lo que aparenta, cosa que dudo mucho.
Benedicto me parece sincero en esto.

Wanderer dijo...

No sé, la afirmación es del periodistas francés. Es verdad que las afirmaciones de Ranjith suelen ser mucho más destempladas que las de Benedicto pero a veces me parece que el ceilandés dice lo que el alemán no puede decir.
Por otro lado, fíjese que reúne varias condiciones: conoce la curia, tiene experiencia pastoral, es del tercer mundo y de piel morena.

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

En mi modesta opinion, Ranjith es impapable, por razones pastorales, políticas y eclesiales, salvo que baje San Pedro y les ponga un revólver en la cabeza a los señores cardenales. Si Siri ya era impapable en la década de los sesenta y aún más en los setenta, imagínense a Ranjith. Es cierto que es otro colegio cardenalicio, pero una elección semejante sería sismática y cismática. Por otra parte, el neocardenal, persona excelente y tradicional, desgraciadamente adolece de, por llamarlos de algún modo, pintoresquismos muy vulnerables. Videtur el Ranjithmóvil con que fue agasajado recientemente. Que se haya subido a semejante adefesio muestra cierto disminuido olfato, to say the least.

Como las profecías no son mi métier, por cierto que esta opinión puede fallar, lo cual me encantaría. Pero sería una verdadera revolución, un verdadero "Papa Negro".

Anónimo dijo...

En qué profecía se apoya Wanderer para enunciar las condiciones del futuro Papa? Tiene visiones?

Wanderer dijo...

Anónimo de las 23:21: No es una profecía ni una visión. Es una simple opinión que, como verá, ya fue discutida por Ludovicus.

Anónimo dijo...

Ya la pegué con el Card. Ratzinger... el próximo, que sería fiel representante de lo mejor del Catolicismo, será el Card. Burke. Es todo un príncipe de la Iglesia, y es por así decirlo "romano"

Crux Australis

Anónimo dijo...

Si me hicieran cardenal para el tiempo de la elección, a Ranjith lo voto.

Ya lo votaba de antes, pero si dijo eso de M. Lefebvre, ahora de jonca. Le podrá o no gustar al cardenal la espiritualidad lefebvrista, las puntillas, los sermones de 1/2 hora, los retiros ignacianos... Pero lo que es seguro es que estos arbolitos, yuyos y matorrales no le taparon el bosque.

El Carlista.

Anónimo dijo...

Crux Australis, no había que ser Tu Sam para acertar con Ratzinger.
Si lo acerté hasta yo, que jamás me adentré en el asunto.
El próximo comicio está menos claro.

Anónimo dijo...

Coincido con que el cardenal-móvil del neo cardenal Ranjith no es de buen gusto, pero hay que tener presente el contexto en el que se da, que, por empezar, no es occidental. Es una adaptación de lo occidental por los srilankeses, que, desgraciadamente, se quedan con lo malo de occidente y lo adaptan a su gusto.

Pero de este lado no andamos mucho mejor, el papamóvil será más sobrio, pero... de buen gusto. Y los altares preparados para las Misas multitudinarias en los recientes viajes papales a England y Spain tampoco me parecen de buen gusto; son "austeros", "modernos", "sobrios", "modernosos", "de diseño de autor". A mí paladar, horrísonos y la negación de lo que es un altar.

La Negra

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Una cosita más, respecto de otros de los "mosqueteros", Velasio de Paolis: ha entrado con el pie izquierdo en la Legión de Cristo, exculpando a la Cúpula con un comunicado vergonzoso. Hasta ahora, un completo e indignante fiasco que está haciendo fracasar la polìtica anti sectaria de Benedicto.

Anónimo dijo...

Anónimo... unos años después, abundan los que la pegaron. Seguí participando.

C.A.

Anónimo dijo...

Concidero mejor a Ranjith que a Burke. Burke es más cheto si se quiere, pero en materia Iglesia-Estado es americanista como buen americano (y como Ratzinger).
Ranjith es el mejor. Es un lefebrista no irrregular en materia canónica.

Anónimo dijo...

Se nota que no lo han leído a Mons. Burke, y solo se quedaron con el golpe de efecto que descargó Mons. Rankhjit. Mons. Burke fundó su propia "fraternidad" (los Canónigos Regulares de la Nueva Jerusalem) y ha sido el protector, en los tiempos de polonio, del tradicionalismo más ferviente.

Mons. Rankhjit tuvo declaraciones ambiguas sobre el novus ordo y el Ordo Romanum. Actúa políticamente, es de buena doctrina, pero me parece de mejor corazón Mons. Burke.

Y eso último, que fue lo esencial en Pedro, creo que debe ser lo esencial del próximo Pontífice. El actual metió la pata por seguir siendo un intelectual europeo en privado.

Crux Australis

Anónimo dijo...

Wanderer, confiese, usted es seguidor de D´elía y discrimina a Burke por no ser morocho.

Mukhenio

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

ante todas estas cábalas, cabría plantear una modesta "utopía papista": que algún día, no importe demasiado el nombre ni las características ni la personalidad del Papa. Que sea simplemente "el Papa", como en las cartas del Tarot, como en la Edad Media o como moderaba el piononismo Don Bosco ante sus alumnos.

Anónimo dijo...

Que pasa , esta en agonía Benedicto.....

Anónimo dijo...

Muy estimado adivino Crux Australis.

Y porqué debo creer que usted adivinó cual Tu Sam en lo de Susana con la elección de Ratzinger, siendo que lo cuenta ahora, también, varios años después?

Además, ya que pareces de gran corazón, porqué no te postulás vos?

Osito.

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

A Ludovicus, sobre Velasio de Paolis:

tenga en cuenta que los Legionarios de Cristo siempre se llevaron bien con los "Asuntos Económicos"...

De entrada, no más, era lo esperable...

Anónimo dijo...

En el recinto del Vaticano donde están los retratos de los Papas no quedan más lugares para otro retrato.......

Anónimo dijo...

más específicamente en la Basílica de San Pablo Extramuros, nave central.

Anónimo dijo...

http://www.vatican.va/various/basiliche/san_paolo/vr_tour/Media/VR/St_Paul_Nave/index.html

Anónimo dijo...

Les pregunto de corazón...
Algún remedio para la acedia?

Pepe

Anónimo dijo...

Ludovicus dijo,

Sí, Malacchi, era lo previsible, pero justamente por eso esperaba otra cosa. Usted me entiende.

Anónimo dijo...

Wanderer: en la primera frase, cuando usted dice "Le Figaro publicó la semana siguiente al cónclave, el siguiente artículo (...)". Supongo que se refiere al Consistorio, ¿no?

Wanderer dijo...

Anónimo: tiene razón, se me chispoteó. Me refería al consistorio.

Anónimo dijo...

Malachi Martin dijo:

Ludovicus, yo lo único que entiendo (a esta altura del partido) es que voy a tener que vivir cerca de un confesonario: estoy extremadamente malvado...